Navegación – Mapa del sitio

César OUDIN. Tesoro de las dos lenguas española y francesa. Tresor des deux langues françoise et espagnolle. Étude introductive et édition de Marc Zuili, préface de Dominique Reyre. Paris, Honoré Champion, 2016. 2 vols., 816 p. + 480 p.

Daniel M. Sáez Rivera
p. 269-272
Referencia(s):

César Oudin. Tesoro de las dos lenguas española y francesa. Tresor des deux langues françoise et espagnolle. Étude introductive et édition de Marc Zuili, préface de Dominique Reyre. Paris, Honoré Champion,. 2 vols., 816 p. + 480 p. (ISBN: 9782745328878; Dictionnaires et références, 2.)

Texto completo

  • 1 Por ejemplo, la misma edición editada por Zuili (Bruselas: Jean Mommart, 1660) está disponible en l (...)

1¿Qué sentido puede tener realizar en el siglo xxi una edición facsimilar en papel como la que efectúa Marc Zuili de un diccionario del siglo xvii al que se puede acceder gratis y fácilmente en versión digital a través de diversos portales de internet?1 Pues afortunada y cuerdamente existen muchas razones para una edición como la que estamos reseñando.

2Sobre todo a este respecto conviene no confundir edición con acceso. Así pues, si bien la malla mundial o World Wide Web permite un acceso rápido e inusitado a textos de la imprenta antigua para cuya consulta los investigadores interesados teníamos antes que realizar visitas, por todo el mundo, a bibliotecas in situ o encargar costosísimas reproducciones en papel, microficha o microfilme (y solo últimamente ya en formato de imagen digital), no debemos confundirnos y pensar que con ello el trabajo intelectual está ya cumplido, y que las ediciones —ya sea en papel, ya sea en la red— huelgan. Todo lo contrario, por diversas razones: 1) porque la reproducción digital que podemos o solemos encontrar en internet en muchas ocasiones (la mayoría) se encuentra totalmente descontextualizada (así en portales como Google Books ni siquiera se suele indicar cuál es el paradero y la signatura del ejemplar reproducido —lo que no es el caso de bibliotecas digitales modélicas como Gallica de la Bibliothèque Nationale de France o la Biblioteca Digital Hispánica [BDH] de la Biblioteca Nacional de España— ni, por supuesto, se suele proporcionar alguna o suficiente información sobre el autor, el resto de su obra o su contexto histórico); 2) aunque a veces los diccionarios están recogidos en valiosas y manejables bases de datos (así el diccionario de Oudin en la 1.ª edición de 1607, dentro del Nuevo tesoro lexicográfico de la lengua española confeccionado por la Real Academia Española en 2001, primero disponible en DVD y ahora en red <http://buscon.rae.es/​ntlle/​SrvltGUILoginNtlle>), la consulta por artículos obscurece el acceso a la macroestructura o nomenclatura del repertorio lexicográfico en cuestión, y por otro lado hojear un diccionario de gran formato y longitud en una reproducción digital continua resulta incómodo y tedioso; 3) porque las reproducciones en internet son con frecuencia defectuosas (en baja o mala resolución, o de ejemplares deturpados); y 4) por último, si nos atrevemos a mirar la actualidad sub specie aeternitatis, convendría preguntarse cuál es la durabilidad y capacidad de conservación a largo plazo de los materiales colgados en internet, que suelen cambiar de dirección, desaparecer y reaparecer sin previo aviso, aunque también sorprendentemente pervivir, con portales muy estables como Parnaseo <http://parnaseo.uv.es/​>.

3En cambio, una edición como la muy esperada que ha realizado el profesor Marc Zuili del Tesoro o Tresor de César Oudin aporta enorme, diverso y rico valor añadido: la reproducción facsimilar es tremendamente limpia y ha sido muy cuidada por la editorial y vigilada por el editor académico, y al estar publicada en papel permite flanear por su macroestructura a placer y con comodidad; no solo se proporcionan los datos bibliográficos exactos de la edición reproducida, sino que se traza toda la historia crítica del texto desde la primera edición de 1607 hasta la de 1675, haciendo gala de un rigor filológico y bibliográfico loable por ejemplar; además, la obra está perfectamente contextualizada en cuanto a su autor, el resto de obras del mismo Oudin, la historia política y cultural, así como la tradición lexicográfica en la que se inserta, fungiendo como una especie de enciclopedia oudiniana de consulta obligada para los interesados en el primer gran hispanista (o hispanisant) francés; y no podemos olvidar que la factura editorial y la calidad del papel sin duda aseguran la pervivencia y conservación de esta edición.

4Más en concreto, esta edición se estructura en tres claras partes: dispuesta en dos volúmenes, el primero arranca —tras un prefacio de Dominique Reyre (pp. 7-8)— con un completísimo estudio introductorio sobre la figura de César Oudin y su obra, centrándose en el Tesoro en particular, que bien podía haberse publicado como monografía exenta (primera parte); y a continuación se encuentra el facsímil de la edición de Bruselas por Jean Mommart publicada en 1660, dirección español-francés (segunda parte), y —ya en el segundo volumen— de la dirección francés-español (tercera parte).

5En el estudio introductorio, Zuili destaca, en el prólogo o «Avant-propos» (pp. 11-18), la importancia de los diccionarios antiguos como los de Oudin para la aclaración léxica de los textos del Siglo de Oro español, y traza el plan de la obra en una primera contextualización.

6A continuación, en el capítulo primero sobre «César Oudin: un homme et son temps» (pp. 19-44), se dibuja una rápida pero certera biografía del secretario e intérprete de lenguas (sobre todo español e italiano) de los reyes franceses Enrique IV y Luis XIII, aparte de primer traductor del Quijote al francés, como es bien conocido, pero también se inserta a Oudin en las corrientes de enseñanza del español en Francia de su época. De esta manera, no solo se resume su conocida polémica con Ambrosio Salazar, sino que se establecen sus parecidos y diferencias como maestro de lenguas respecto a maestros españoles en Francia como Juan de Luna, Jerónimo de Texeda o Simón Deza Sotomayor, así como también otros maestros franceses de español como Jean Chapelain, Gilles Ménage, Jean Saulnier, Claude Dupuy (o Dupuis) sieur des Rosiers, Jean Pallet o Jean Doujat (sobre el que quizá hubiera merecido la pena detenerse más, como uno de los mejores seguidores de Oudin, mas también innovador en sus observaciones sobre sintaxis incluidas al final de su Grammaire espagnole abrégée [Paris: Antoine de Sommaville, 1640]).

7Tras ello, en el segundo capítulo («César Oudin et ses publications (I): ouvrages autres que le Tesoro…», pp. 45-112), se repasa el resto de la obra de Oudin distinta a la aquí editada, proporcionando completas noticias bibliográficas y explicando su influencia posterior. Tal copiosa producción oudiniana, conforme la desgrana Zuili, la podemos dividir en varios bloques: 1) obras para la enseñanza del español, esto es, su famosa y difundida Grammaire espagnolle (1.ª ed., 1597), sus Diálogos muy apazibles... (1.ª ed., 1608) en los que Zuili se detiene especialmente, y los Refranes o proverbios castellanos traduzidos en lengua francesa. Proverbes espagnols traduits en françois (1.ª ed., 1605), a los que podemos añadir el Tesoro mismo; 2) obras de ficción en versión bilingüe (que por otra parte también eran útiles para el aprendizaje del español), como La conversion d’Athis et de Cloride / La conversión de Atis y de Clorida de Nicolas Baudoin (1.ª ed., 1607), Les Épistres morales & consolatoires / Cartas morales y consolatorias de Antoine de Nervèze (1.ª ed., 1605), o Le jugement de Pâris / El juyzio de Pâris de Nicolas Renouard (1.ª ed., 1610); 3) obras españolas editadas en Francia por César Oudin, a saber, La silva curiosa de Julián de Medrano en 1583 con el añadido de la quijotesca novela de El curioso impertinente de Cervantes al fin de la edición oudiniana de Medrano de 1608, y la edición de La Galatea de su amado Cervantes en 1611 (a partir de una edición lisboeta de 1590), o La historia de los dos leales amantes Théagenes y Chariclea de Heliodoro en 1616, en versión del médico y humanista manchego —de Socuéllamos (Ciudad Real), para más señas— Fernando de Mena; 3) obras traducidas del francés al español por el mismo Oudin, así Le portrait du très-chrestien roy de France Louys XIII de Claude Garnier en 1612, aparte de las versiones bilingües de Nervèze y de El juyzio de Pâris ya señaladas; 4) obras traducidas del español al francés, sobre todo su pionera traducción de la primera parte del Quijote (1.ª ed., 1614), y quizá una traducción de la Floresta española de Melchor de Santa Cruz en edición bruselense de 1614, si Oudin tomó como seudónimo el nombre de Pissevin que consta en portada; 5) obras menores poco conocidas, como el elogio de César Oudin a Sébastien Hardy como traductor del Desengaño de cortesanos de Alonso de Barros (Paris, François Huby, 1617); 6) su Grammaire italienne (1.ª ed., 1610), que también recogió, retocó y amplió su hijo Antoine Oudin, como hizo con su gramática, los diálogos o sobre todo la obra magna oudiniana: el Tesoro de las dos lenguas española y francesa.

8Precisamente de esta última obra se ocupa el siguiente capítulo, el tercero, del estudio introductorio de Zuili: «César Oudin et ses publications (II): les cas du Tesoro de las dos lenguas española y francesa» (pp. 113-162). En este capítulo, las virtudes ya señaladas se potencian y amplifican: los amplios conocimientos de bibliografía material del profesor Zuili le permiten trazar una completa historia crítica del texto, indicando la lista de ediciones y describiéndola minuciosamente hasta el punto de poder trazar un certero stemma editorial en la página 142. Asimismo se nos presentan aquí sus fuentes y su influencia posterior más cercana: el famoso caso de plagio mutuo del Tesoro de las lenguas francesa, italiana y española de Girolamo Vittori, las otras fuentes de Oudin (Nebrija, Las Casas, Horkens, Pallet, Covarrubias...) y la tradición editorial posterior de copia y ampliación en los casos de Lorenzo Franciosini, Trognesius, Arnaldo de la Porte, Mez de Braidenbach y sobre todo Francisco Sobrino; todo lo cual se compendia en una ilustrativa tabla sinóptica de gran utilidad en la que no solo se presentan las ediciones del Tesoro de Oudin, sino además cómo cada una de estas ediciones es el punto de partida exacto de los distintos procesos de copia (p. 162).

9Finalmente, se llega a las conclusiones (pp. 163-166) del estudio introductorio, en las que se defiende la edición elegida para reproducción, la de Bruselas por Jean Mommart en 1660, debido a que —aunque ya muerto el autor, por lo que no podía efectuar control editorial de su obra— destaca por su calidad tipográfica y su edición cuidada, además de por numerosos avances o novedades como la sustitución de «u» por «v» para señalar su valor consonántico o la indicación del género de los sustantivos mediante la debida marca abreviada (p. 165); a ello podemos añadir el interés que ofrece esta edición como punto de partida del quizá mejor continuador de Oudin, Francisco Sobrino.

10El estudio casi se cierra con un completo «Appendice documentaire» (pp. 167-222) que recoge la transcripción de todas las piezas liminares de la historia editorial del Tesoro, que cambiaron con frecuencia, y de entre las cuales destaca la lista de «Augmentations et corrections pour le corps du livre» incluida en la edición de Paris por Antoine de Sommaville y otros en 1645, por su amplitud e interés al ser luego incorporada al cuerpo del texto de la edición de Bruselas de 1660 editada aquí (pp. 197-222).

11Por último, un completo y utilísimo índice onomástico (pp. 223-235) permite navegar mejor por el estudio introductorio, mientras que la lista de abreviaturas de bibliotecas reseñadas (pp. 238-240) es una muestra más del orden y rigor bibliográfico del editor y la nutrida bibliografía nos permite ahondar por nuestra cuenta en la obra de Oudin (pp. 241-254).

12Tras la cuidada reproducción facsimilar de la dirección español-francés (vol. I, pp. 257-812) y francés-español (vol. II, pp. 9-475) del Tesoro se despide al lector con el índice de contenido o «Table des matières» (vol. II, pp. 811-816).

13En conclusión, las expectativas despertadas por esta esperada edición del Tesoro de las dos lenguas española y francesa se cumplen con creces, de modo que puede actuar como modelo para otras ediciones de diccionarios antiguos del español, aparte de que el nombre de Marc Zuili queda con este trabajo aún más consagrado como el último gran estudioso de César Oudin y de su obra, una especie de Morel-Fatio del siglo xxi.

14En este punto, aparte de volver a aplaudir la aparición de esta edición, solo podemos desear la aparición de una edición crítica del texto en la que se pudiera observar la evolución exacta de la macro- y la microestructura de la obra maestra lexicográfica de Oudin, para lo cual sí se podría pensar en aprovechar los recursos informáticos disponibles en la actualidad para su confección y posterior presentación en línea. Asimismo, alentamos la realización de ediciones facsimilares y críticas de otras obras de Oudin, en especial su Grammaire espagnolle, los Diálogos muy apazibles y su traducción del Quijote, incluidas las notas.

Inicio de página

Notas

1 Por ejemplo, la misma edición editada por Zuili (Bruselas: Jean Mommart, 1660) está disponible en la biblioteca digital de la Bayerische Staatsbibliothek (BSB) de Múnich: http://bsb3.bsb.lrz.de/~db/1062/bsb10627890/images/ index.html?id=10627890&fip=qrsewqwsdaseayaewqqrsxsxdsyd&no=2&seite=1. A su vez la ficha de esta edición se encuentra archivada dentro de la utilísima Biblioteca Virtual de la Filología Española (BVFE), dirigida por Manuel Alvar Ezquerra: http://www.bvfe.es/directorio-bibliografico-diccionarios-vocabularios-glosarios-tratados-y-obras-lexicografia/16569-tesoro-de-las-dos-lenguas-francesa-y-espanola.html

Inicio de página

Para citar este artículo

Referencia en papel

Daniel M. Sáez Rivera, « César OUDIN. Tesoro de las dos lenguas española y francesa. Tresor des deux langues françoise et espagnolle. Étude introductive et édition de Marc Zuili, préface de Dominique Reyre. Paris, Honoré Champion, 2016. 2 vols., 816 p. + 480 p. », Criticón, 129 | 2017, 269-272.

Referencia electrónica

Daniel M. Sáez Rivera, « César OUDIN. Tesoro de las dos lenguas española y francesa. Tresor des deux langues françoise et espagnolle. Étude introductive et édition de Marc Zuili, préface de Dominique Reyre. Paris, Honoré Champion, 2016. 2 vols., 816 p. + 480 p. », Criticón [En línea], 129 | 2017, Publicado el 10 mayo 2017, consultado el 21 septiembre 2017. URL : http://criticon.revues.org/3407

Inicio de página

Autor

Daniel M. Sáez Rivera

Universidad Complutense de Madrid
dansaez@ucm.es

Inicio de página
  • Logo Presses universitaires du Midi
  • Logo ENS de Lyon
  • Logo IHRIM - Institut d'Histoire des Représentations et des Idées dans la Modernité
  • Logo Labex COMOD - Université de Lyon
  • Logo Instituto Cervantes
  • Revues.org