Navegación – Mapa del sitio
Artículos

Las armas de Melpomene: el teatro portugués de la guerra de Restauración (1640-1668)

Manuel Calderón Calderón
p. 257-277

Resúmenes

Aproximación de conjunto al teatro escrito desde los años cuarenta hasta finales del siglo xvii por autores portugueses, centrado en distintas fases de la guerra de Restauración (el golpe de Estado de 1640 y algunas acciones bélicas desarrollados en la Península y Ultramar), así como en el papel del valido o privado. La hibridación lingüística y tipológica de este teatro, reflejo de una comunidad cultural peninsular, no cabe interpretarla como degeneración de un teatro “nacional”. Incluso en el contexto de una guerra de secesión, responde a un fin propagandístico según un sistema de valores estamental, corporativo, patrimonial y dinástico. Escrito por soldados y representado en la retaguardia (los patios de comedias) y en el frente de guerra, no pretende explicar la realidad, sino mitificarla exponiendo una verdad providencial, ortodoxa y homogeneizadora que choca con las ambigüedades y contradicciones tanto de la realidad como de la ficción.

Inicio de página

Notas del autor

Es parte del proyecto de investigación Teatro Português do Século xvii: uma biblioteca digital (PTDC/CLE-LLI/122193/2010), la edición electrónica y anotada de cuyos textos estará disponible en la base de datos del Centro de Estudos de Teatro < http://www.cet-e-seiscentos.com/>.

Texto completo

  • 2 Barbosa, 1741-1759.
  • 3 Braga, 1870 y 1898.
  • 4 Los autores y obras que citan Barbosa (1741-1759), Barrera (1860), Braga (1870), 1898 y García Pére (...)

1Lo que sabemos del teatro portugués del siglo xvii, a través de la Bibliotheca lusitana de Barbosa Machado2, principal fuente de Teófilo Braga3, es que en el Portugal del siglo xvii se representaba un teatro jesuítico en latín, un teatro de títeres (del que no se citan testimonios directos), una incipiente Opera-ballet, un teatro en español escrito por portugueses y un teatro en lengua portuguesa que bien permaneció manuscrito, bien fue impreso en el siglo xvii y luego olvidado, bien se ha perdido4.

2Dentro de la producción dramática en romance, figuran las piezas que tienen una relación directa con la guerra hispano-portuguesa de Restauración (1640-1668), escritas por autores portugueses desde los años cuarenta hasta finales del siglo xvii, de las que ofrezco una primera interpretación de conjunto.

Un teatro bilingüe

3El primer problema que se nos plantea es decidir a qué aplicamos el adjetivo «portugués», pues nos hallamos ante un teatro escrito por autores portugueses a) en lengua portuguesa; b) en lengua española; c) en ambas lenguas, ya sea alternándolas en obras distintas, ya sea combinándolas en una misma pieza. El hecho es que, a pesar del largo conflicto desencadenado por la rebelión del primero de diciembre de piezas tanto en portugués como en castellano.

  • 5 «Como quiera (excelente Príncipe y Rey muy poderoso) que las comedias, farças y moralidades que he (...)
  • 6 Teyssier, 1990. No obstante, la recopilación de las obras de Simão Machado, impresa por Pedro Crasb (...)
  • 7 En el Auto dos Sátiros, el príncipe Flerisel se hace pasar por jardinero para estar junto a la hida (...)
  • 8 En la Aulegrafia, de Jorge Ferreira de Vasconcelos, el tipo popular del castellano fanfarrón sirve (...)

4Desde el siglo anterior, el uso del castellano estaba asociado a una tradición literaria, al principio de verosimilitud y a la propia retórica del género comedia, como había declarado Gil Vicente al frente del Don Duardos5; pero también servía para crear tipos y estereotipos anticastellanos, una tendencia reforzada, en época del humanismo, por la defensa que hicieron algunos intelectuales y dramaturgos, como Antonio Ferreira, de un teatro clasicista escrito exclusivamente en portugués6. En el mismo sentido, otros autores utilizan el castellano para distanciar cultural y lingüísticamente a determinados personajes: 1) cuando buscan la comicidad respetando la verosimilitud, de manera que la incomprensión entre los hablantes ocurre entre naturales de diferentes países o distinta clase social7; 2) cuando el uso del castellano tiene una función catárquica8; y 3) cuando es indicio de una declarada castellanofobia.

  • 9 Los romanos en el Auto de São Vicente (en Obras de Afonso Álvares); los musulmanes en el Cerco de D (...)
  • 10 El Diablo en el Auto da Ave Maria (Autos de António Prestes); D. Rodrigo, en el Auto de Rodrigo e M (...)

5En relación con lo anterior, el uso de la lengua española cumplirá, desde entonces, otras dos funciones en el teatro portugués: caracterizar al extranjero9 y ocultar la propia identidad (Fernández 2004, p. 243)10.

  • 11 Época en la que «ciertos dramaturgos portugueses continaron sirviéndose del español, empleado todav (...)

6Aun así, en el siglo xvii y hasta las primeras décadas del siglo xviii11, siguieron representándose entremeses y comedias escritas en español por autores portugueses y no sólo por los emigrados, como Francisco Manoel de Mello, João de Matos Fragoso y Manuel Freire de Andrade, sino por quienes no siendo ideológicamente procastellanos (como Jacinto Cordeiro, «alferes de ordenanças de Lisboa»; Pedro Salgado, también militar; Manuel de Galhegos, Manuel Araújo de Castro y António de Almeida), querían llenar el vacío teatral en lengua vernácula, aprovechando el éxito comercial del teatro escrito en español (Ares Montes, 1991, p. 19).

  • 12 Braga, 1898, p. 329. «Aprovechando un impulso de carácter político, el teatro en el Portugal barroc (...)
  • 13 El término acuñado por Néstor García Canclini para analizar las modernas culturas urbanas en Iberoa (...)

7Son unos datos que no encajan bien con la interpretación de este teatro como una forma “degenerada” de una tradición dramática “nacional”, es decir, genuinamente portuguesa12. Por el contrario, reflejan un tipo de hibridación cultural13 que, además de lingüística, se manifiesta de otras dos formas: adoptando los convencionalismos teatrales de la comedia nueva y exhibiendo, tanto en la realidad del poeta como en la ficción de los personajes, una identidad y una fidelidad políticas ambiguas y contradictorias, como veremos.

Propaganda y legitimación dinástica

  • 14 La diferencia es que ahora «la propaganda y la polemística supieron sacar todo el partido posible a (...)

8El teatro portugués sobre la guerra de Restauración escrito, representado o editado desde el comienzo de las hostilidades hasta finales del siglo xvii, con una función predominantemente propagandística y legitimadora de la nueva dinastía, no es un fenómeno exclusivo del Barroco, pues la épica, la historiografía, la poesía satírica, la lírica cancioneril y el tratado ya habían incluido el adoctrinamiento entre sus otras funciones14. No obstante, para que resultara ideológicamente eficaz se requería un cierto equilibrio entre la realidad aludida en el escenario y su manipulación retórica (Elliott, 1985), de manera que tal manipulación se subordinase a la verosimilitud (Rodríguez, 2012, pp. 81 y 83).

9Tampoco debemos suponer que el teatro fuera un canal de dirigismo político monopolizado por la Monarquía, pues en la corte de Felipe III de Portugal, al lado de los intereses reales había otros particulares, tanto portugueses como castellanos, que luchaban por imponer su influencia (Schaub, 2001; Bouza, 2008, pp. 135-136).

  • 15 La conservación o no de Portugal en el seno de la Monarquía Hispánica dependía del consentimiento d (...)

10Sí es cierto que participa de una ideología providencialista y un sistema de valores señoriales (fama, valor, heroísmo), cuya vigencia ayudó a reforzar, como era común en la época (Aubrun, 1981, pp. 12 y 239-240). Valores que eran propios de quienes patrimonializaban el uso de la fuerza y habían sido educados para la guerra, no sólo frente a villanos como el lacayo Motril, en el Diálogo de Pedro Salgado; el gracioso Violín, en La desgracia más felice (1645) y el falstaffiano Torbellino, en El sitio de Olivenza (1664 a quo), sino también frente al Zé Povinho que los fidalgos de 1640 usaron como coartada, representado por el soldado y criado Octavio, en La mayor hazaña de Portugal (1645)15:

Telo

Seréis valiente.

Octavio

  • 16 Manuel Araújo de Castro, La mayor hazaña de Portugal, vv. 998-1005 y 1590-1593.

                        No soy
ni hay valientes. Valentía
es no tener dicha un día
ni mañana mejor que hoy
16.

11A pesar de que en esta comedia se describe la muerte de Miguel de Vasconcelos y se quita importancia a la del secretario Francisco Soares de Albergaria, omitiendo de paso las de los soldados de la guardia tedesca, del capitán Diego Garcer y del oficial António Correia, el doctor Juan Pinto declara:

Y no es menos maravilla
ver sin muertes todo aquesto,
echando el reino, tan presto,
de sí la voz de Castilla.         (vv. 1934-1937)

  • 17 «Octavio: Pero dejando razones, / digo que milagros son / los que en esta aclamación / van sucedien (...)
  • 18 «Tal vez nos habla así / Dios por la boca del pueblo» (ibidem, vv. 1004-1005). Esa voz del pueblo ( (...)

12El medio de atraerse a la plebe, como reconoce la propia Infanta Margarita en La feliz Restauración de Portugal (1649), vv. 4254-4257, así como de legitimar popularmente la rebelión, consistió en santificarla con un «milagro»17. En medio de la turbamulta amotinada frente al palacio de la virreina, el obispo de Lisboa organiza una procesión y ocurre el prodigio, que confirma las palabras providenciales que el Condestable Nuno Álvares Pereira había dirigido antes al futuro João IV, en sueños18:

Don Miguel

Iba arbolado, en la Cruz
clavado, un Cristo y bajó.
Dicen que la mano dio,
al caso, el mismo Jesús.
De bronce la imagen es.

Juan Pinto

  • 19 La mayor hazaña de Portugal, vv. 1926-1933. Jorge de Melo lo narra de nuevo en los vv. 2178-2189, y (...)

Quiso Dios viese la gente
que daba públicamente
la mano al Rey portugués
19.

  • 20 La feliz Restauración de Portugal, vv. 1370-1372.

13En la comedia de Manuel de Almeida Pinto será incluso la propia Margarita de Saboya quien pronostique una Restauración providencial20, provocada por la «tiranía» de los Austrias.

14Asimismo, Pedro Salgado, en A maior glória de Portugal e afronta maior de Castela (1663), intenta sembrar dudas sobre un hecho conocido: que Évora se había entregado a Juan José de Austria, persuadida por las tropas de Felipe III de que suprimirían los tributos creados por los Braganza. Hay dos soldados austracistas que sugieren que el trato no pasó de una falsa promesa, fiando la actuación de Juan José de Austria a la temeridad, la arrogancia y el afán de gloria:

Bermudes

Luego vino acá pensando
sin saber que nunca piensa
el hombre prudente y sabio,
sino que el cierto es aquello
que puede serle de daño.
Ni fía en prometimientos
de otros, su gloria dejando
a disposición de ajenos,
sino de sus propios brazos.

Ramires

Desa suerte, nadie hiciera
hechos grandes señalados;
que siempre el riesgo, el peligro
los hace más soberanos.

¿Quién en el mundo mayores
hecho los ha que Alejandro,
que con traza y con dineros
siempre que pudo ha obrado?
Si en esto bien Don Juan de Austria
hasta agora le ha imitado,
¿cómo, de repente, agora
sigue en todo lo contrario?

Bermudes

No quiere que d’él se diga
que en hecho tan señalado
con trazas y con dineros
sólo obró.         (vv. 648-672)

15Sin embargo, el propio Conde de Vilaflor, dos días después de entrar en la ciudad, confirmó las sospechas de que la capital del alto Alentejo contaba con muchos adeptos a la causa felipista (Valladares, 1998b, pp. 253-258).

El inicio de la guerra

16En la misma medida que las lealtades políticas durante el Antiguo Régimen no eran nacionales ni incondicionales, sino estamentales y corporativas, los personajes de estas comedias y del teatro barroco peninsular comparten también un concepto patrimonial y dinástico de la guerra (García Hernán, 2006, p. 67). Es la misma «perspectiva aristocrática» que expresa António de Almeida cuando presenta la frustrada sublevación de Castel Melhor «como fruto de su noble «envidia» por la «hazaña» del Primero de diciembre, tanto como de su anhelo de exteriorizar su «afición» o «amor» de vasallo (Rodríguez, 2012, p. 75).

17El juramento de João IV, al final de La feliz Restauración de Portugal y muerte del secretario Vasconcelos, puede interpretarse como el reconocimiento de que el Golpe del primero de diciembre no se dio para «salvaguardar las libertades juradas en 1580, sino para consolidar la victoria que un sector de los privilegiados lusos había obtenido contra el avance del autoritarismo real» (Valladares, 1998a, p. 97); pues hasta 1640, la resistencia de los fidalgos a las reformas no se había ejercido con la violencia, sino mediante el obstruccionismo institucional, tal como Vasconcelos y Olivares denuncian en esta comedia (vv. 898-905 y 3123-3142).

18Igual que Juan Pinto Riberio y Miguel de Almeida exponen en La mayor hazaña de Portugal, de Manuel Araújo de Castro, coincidiendo con el protagonista de la Tragedia del Duque de Berganza (1654), de Álvaro Cubillo de Aragón, lo que finalmente les indujo a dar ese paso fue la vulnerabilidad de la Monarquía Católica, que no habiéndose repuesto de la derrota en las Dunas, del año anterior, tuvo que afrontar la rebelión de Cataluña en la primavera de 1640, aprovechada inmediatamente por los franceses para abrir un nuevo frente en la Península, además de los que el Rey católico tenía abiertos desde 1621 en Holanda y Francia, las revueltas que estallaron en los años cuarenta en Toscana, Nápoles y Sicilia, y las conspiraciones de los duques de Medina Sidonia, en Andalucía, y de Híjar en Aragón.

Teatro en el frente y la retaguardia

  • 21 Desde 1460 fue un tema vigente en la cultura cortesana europea: Flavio Biondo, Cristóforo Lafranchi (...)
  • 22 Ejemplo modélico de transposición del lenguaje caballeresco al mundo de la saga espacial, en cuyas (...)

19Que fuera, por otra parte, un teatro hecho por soldados avala el discurso contemporáneo de las Armas y las Letras21. Fueron soldados, además de poetas, Cervantes, Luis Vélez de Guevara, Lope de Vega y Calderón de la Barca (citado en calidad de tal en el Diálogo de Pedro Salgado), como lo fueron éste mismo, Jacinto Cordeiro, Manoel Coelho Rebello, Rodrigo de Castro… hasta llegar, en el siglo xx, al capitán de marines Alex Raymond, creador de Flash Gordon22 .

  • 23 Manoel Coelho Rebello, Asalto de Villavieja. En el bando austracista también se trasladaron al fren (...)

20Lo significativo de estos dramaturgos es que, en algunos casos, sus obras se representaron en el frente de batalla, pues al lado de un teatro acerca de la guerra, hubo otro escenificado sobre el terreno para la población fronteriza. El citado Pedro Salgado fue soldado de la compañía de Rodrigo de Castro, Conde de Mesquitela, cuyo asalto a Villavieja de Yeltes (Salamanca), el 8 de septiembre de 1650, parodió Manuel Coelho Rebello en un entremés escrito, probablemente, para ser representado en el frente23. Y en A maior glória de Portugal, los soldados austracistas hicieron luminarias y corrieron con máscaras por la ciudad, al coincidir la toma de Évora con la víspera del Corpus.

Providencialismo y sebastianismo

21El objetivo del teatro barroco que trata el tema de la guerra no era explicar la realidad ni poner a prueba determinadas convicciones, sino reconstruir poéticamente un orden querido por Dios pero socavado por la maldad humana (Canavaggio, 1994, p. xxxiii). Este otro teatro militante lo hizo, concretamente, de tres formas: mitificando un patrimonio histórico común, contrastando la solidaridad del grupo en la piedra de toque de un enemigo externo y asegurando la hegemonía ideológica con la revelación de una verdad providencial.

  • 24 Además de atribuir a un grupo social las virtudes y defectos de un individuo, Quevedo descalifica a (...)
  • 25 El providencialismo fue, según Maravall, 2001, p. 62, una reacción contra el proceso de secularizac (...)

22Sus autores conciben la historia, al igual que Francisco Manuel de Melo (Epanáforas, p. 75), Francisco de Quevedo24 y los seguidores de Tácito, en general (Maravall, 2001, pp. 69-70), como la suma de decisiones y acciones de individuos eminentes, reducidos a tipos psicológicos, cuyo carácter es decisivo para explicar los hechos históricos. Al mismo tiempo, los protagonistas de estas comedias o sus oponentes obran por un interés generalmente contrario a la virtud y sobre un telón de fondo providencial, esgrimido contra determinadas decisiones políticas25. De manera que para los bragancistas, la incorporación del reino de Portugal a la Monarquía Hispánica resultaba, de entrada, incompatible con el milagro de Ourique (La mayor hazaña de Portugal, vv. 966-969 y 1756-1757; La feliz Restauración de Portugal, vv. 2317-2320).

23En este contexto hemos de situar el sueño premonitorio de Castel Melhor (futuro Gobernador del Alentejo y Consejero de Guerra), en La desgracia más felice; sueño en que se ve a sí mismo arengando al ejército portugués y dirigiendo la ofensiva que romperá las líneas del frente de Extremadura (Rodríguez, 2012, p. 76). Así como el soliloquio que João IV dirige, en la misma comedia, a la Providencia sobre el tópico de «los cuidados del reinar» y la necesidad de elegir un general para dirigir la guerra contra la Monarquía Católica, que será, naturalmente, el propio Castel Melhor.

  • 26 Tales versos evocan el martirio en Marruecos del Infante Santo, protagonista de El Príncipe constan (...)

24En La mayor hazaña de Portugal, el Marqués de Herrrera declara, en unos versos de resonancias sebastianistas, que el emisario enviado por los conjurados a Juan de Braganza «ha de librar, desta vez, / de la mazmorra de Fez / la cautiva Monarquía» (vv. 731-733)26, pues «la divina Providencia / exalta a las monarquías» (vv. 826-827) .

25El propio Juan de Braganza tiene otro sueño donde se le aparecen el bastardo João I de Aviz y el Condestable Nuno Álvares Pereira, vencedores en Aljubarrota (1385) contra las pretensiones castellanas, el primero de los cuales le pronostica que será «rey lusitano, imitando mis victorias». A lo que añade el Condestable, echando mano del tópico:

Porque es impulso del Cielo
ponerse la boca en ti,
que tal vez nos habla así
Dios por la boca del pueblo. (vv. 1002-1005)

  • 27 «Él te pisará tu cabeza mientras acechas tú su calcañar» (Génesis 3, 15). Asimismo, el cuerpo de Cr (...)

26Por el contrario, uno de los conjurados apela al futuro João IV, identificando a España con la serpiente del Génesis27 :

Socorre la ilustre planta
del Señor al penitente,
pues tu reino está presente
con la soga en la garganta. (vv. 1112-1115)

27Para el soldado Octavio, el secretario de Estado Vasconcelos es la personificación del Anticristo. Después de la aclamación de la nueva dinastía, Lisboa será un nuevo Valle de Josafat (vv. 1550-1557), lugar donde el profeta sitúa el Juicio de Dios después de la Restauración de Judá (Joel 4, 1-2). Y al final de la tercera jornada, los Caballeros de la Orden de Cristo y el soldado-criado Octavio confirman en un aparte:

Caballero I

¿El Duque, mi señor, Rey aclamado?

Caballero II

¡Esto es el Encubierto publicado!

Octavio

Burlábase Castilla del Bandarra.
¡Y cómo salió cierta su guitarra! (vv. 2014-2017)

Los Temas

La desagregación de la Monarquía

28Por lo que conocemos hasta hoy, este teatro dramatiza tres asuntos de la llamada Restauración de la independencia portuguesa, que comienza hacia 1625-1630 (época de las reformas del Conde-duque de Olivares) y acaba hacia 1675-1680. Dichos asuntos son el Golpe de Estado de 1640, con que se inicia la guerra larga de 1640-1668; algunos episodios bélicos, desarrollados en la Península y en ultramar, y el papel desempeñado en el gobierno por el privado o valido.

29A diferencia de la propaganda austracista, que se limitaba a exigir el acatamiento del principio tradicional de la herencia y la legitimidad dinástica, los conjurados de 1640 postulaban un cambio radical en la relación entre súbditos y soberano, atribuyendo al «pueblo» el derecho de aclamar a un rey propio (Bouza, 1991, p. 211). De esta manera, el magnicidio del Secretario real, Miguel de Vasconcelos, se perpetra al grito de «¡muera todo el traidor / si aquesta acción no le agrada!» (La feliz Restauración de Portugal, vv. 3459-3460). Y otro de los personajes de Obrar bien en la privanza (1646) compara al rey Don Manuel I con Nemrod, Pelópidas, Rémulo y Remo y Viriato, todos fundadores de reinos, el último de los cuales murió intentando pactar la independencia de Lusitania.

30Es el mismo punto de vista que expone Manuel Araújo de Castro en La mayor hazaña de Portugal; aunque frente a la lectura nacionalista de la historiografía romántica y republicana del Portugal de los siglos xix y xx, Araújo de Castro resalta el interés del nuevo Régimen por que las gentes «interioricen el protagonismo rector y exclusivo de la nobleza», puesto que «el único personaje popular es Octavio, un soldado portugués huido de la guerra de Cataluña que asume el papel de gracioso y, naturalmente, de cobarde. Es él quien se ensaña con el cadáver de Vasconcelos, pero sólo después de que los nobles lo hayan ejecutado y con el permiso de éstos, obsesionados por controlar cada paso de la revuelta» (Valladares, 1998b, pp. 293-294).

La guerra de Restauración

31Esta guerra fue, desde el punto de vista operacional, una guerra fronteriza, estacional y de desgaste, como las de la Reconquista y las contemporáneas de los Treinta Años (la franco-española de 1629-1659 y la europea de 1618-1648) y de los Ochenta Años, en los Países Bajos (1568-1648). La operación principal consistía en asediar y rendir plazas fuertes como la de Elvas en 1644, de cuya defensa por Matias de Albuquerque, gobernador militar de la provincia del Alentejo, trata el Diálogo sobre la entrada del Marqués de Terracuça (1645), de Pedro Salgado.

  • 28 El lacayo Motril se lamenta, en el citado Diálogo, de que muchos de sus compañeros han muerto de «h (...)
  • 29 El mismo personaje se pregunta: «¿Y cuántos en Badajoz / se han quedado? Galindo: Hasta la puente, (...)
  • 30 Realizados mediante «trincheras, minas y líneas de contravalación (contra la plaza) y circunvalació (...)

32Obligados los ejércitos a la inactividad por la escasez e indisciplina de los combatientes, la falta de mantenimiento28, las dimisiones de los mandos y las deserciones29, el objetivo se reducía a erosionar paulatinamente la base económica del enemigo mediante asedios30, escaramuzas, algaras, asaltos (como el fuerte de Santa Lucía), capturas de prisioneros, robo de ganado y destrucción de cultivos. Por lo demás, en el ejército portugués, como en todos los de la época, había franceses, escoceses, ingleses, flamencos, armenios y griegos. «Mas eso a mí no me espanta», observa Motril, «porque todo el mundo acude / adonde hay mejores pagas» (vv. 474-476).

33La reacción burlona del lacayo Motril tendrá un tono más irritado en Estebanillo González, propio de quien asumiendo su bufonesco papel de «archigallina», rechaza las corruptelas e ineficiencia de unos mandos que alteraban el número de soldados en el asiento de los tercios, defraudaban la munición, sobornaban en los alojamientos, eran nombrados por su linaje y no por sus méritos, usaban a los soldados como criados y reaccionaban con derrotismo y cobardía. Lo cual se convertirá ya en abierto sarcasmo en El engaño en la vitoria (1660), sátira pseudoteatral que mezcla el diálogo alegórico, la invectiva personal, el pasquín y las coplas de ciego para denunciar la irresponsabilidad de Felipe IV y su complicidad con el incompetente y cobarde comandante, pero amigo de la infancia, don Luis Méndez de Haro.

34Por otro lado, La desgracia más felice, de António de Almeida, escenifica la detención del segundo don João Rodrigues de Vasconcelos e Sousa, conde de Castel Melhor, por haber intentado sublevar la Armada a favor de João IV, apropiándose del tesoro de Indias, así como su posterior rescate con la complicidad de los holandeses. En cambio, la batalla de Ameixal, del 8 de junio de 1663, inspiró A maior glória de Portugal e afronta maior de Castela, ponderada así porque a partir de entonces y hasta el final de las hostilidades, el ejército austracista se batiría en retirada.

35Don Rodrigo de Castro, autor del entremés titulado Asalto de Villavieja (1658), figura también en él como personaje, aunque no hace papel. El argumento, desenfadado y burlón, es como sigue: el Gobernador castellano promete un collar a quien le traiga la nueva de que un portugués ha cruzado la frontera. Mientras, Rodrigo de Castro, Gobernador de las armas portuguesas en la provincia de Beira, entre 1647 y 1658, quema Villavieja y saquea «las trincheras y el fuerte». Luego envía a un Embajador para reclamar el collar y, de paso, recordarle Aljubarrota al Gobernador. El Alcalde sale a parlamentar con el Embajador y apuestan si hay más santos portugueses o castellanos. Para averiguarlo, el Alcalde de Villavieja y el Embajador portugués deciden que se arrancarán mutuamente un cabello por cada santo que nombren. Gana el segundo: después de nombrar a «Santo António», el castellano se queda calvo. El entremés acaba con el Embajador perseguido por el Alcalde.

El gobierno y el valimiento

36Obrar bien en la privanza y el privado para todos, de Manoel Coelho de Carvalho, aborda uno de los asuntos que están en la génesis del Golpe de Estado de 1640 y siguió presente después de la Restauración: el uso que la Monarquía debe hacer del privado, no tanto para reforzar la autoridad del Rey como para asegurar lo pactado entre éste y sus sostenedores, que aquí no son apenas los privilegiados del Antiguo Régimen, sino también los plebeyos y marginados, es decir, el privado para todos, vv. 1763-1772 y 1793-1800.

37Desde que fray Pedro Maldonado, confesor del Duque de Lerma, justificara en 1609 la presencia del valido apelando a la preferencia que Jesucristo había manifestado por los apóstoles Pedro y Juan, los publicistas, juristas y dramaturgos del Barroco empezaron a ver al privado como un intermediario entre el Rey y sus súbditos, en lugar de recelar de él. Siguiendo las directrices de Justo Lipsio, transmitieron también la necesidad de obedecer la autoridad del Rey, en un contexto político donde sus ministros luchaban para imponerse a los privilegios jurisdiccionales y corporativos (El mundo de los validos, 1999, pp. 175 y 303-304). Por eso la publicación de Obrar bien en la privanza coincide con el momento en que era necesario crear un clima de consenso para sostener el pacto entre João IV y los magnates del reino.

38No obstante, la amistad entre el rey y su valido constituía un argumento de doble filo en la retórica legitimadora del privado. Almeida Pinto alude a ello al presentarnos a un Olivares que justifica interesadamente la ocultación de informaciones al Rey, en La feliz Restauración de Portugal, vv. 3167-3170. Y el protagonista de Obrar bien en la privanza advierte: «entretener / el príncepe [sic] viene a ser, / con burlas de tal humor, / contra el bien común traidor, / porque el tiempo el tal le hurtó» (vv. 3950-3954).

  • 31 «Todos los malos ministros son discípulos de la hija de Herodías: divierten a los reyes y príncipes (...)

39Algo que había advertido Quevedo en su Política de Dios, Gobierno de Cristo (1626)31. Pero mientras este autor presenta al privado ideal como un Séneca español, la figura del fraile Miguel de Contreras, en Obrar bien en la privanza, sigue los modelos bíblicos, traídos retóricamente a colación en la literatura sobre el tema, desde los veterotestamentarios José, favorito del Faraón, Mardoqueo de Asuero, Daniel de Baltasar y Samuel de Saúl, hasta los apostólicos Pedro y Juan del Nuevo Testamento.

40Por el contrario, La feliz Restauración de Portugal y muerte del secretario Vasconcelos nos presenta a un Conde-duque de Olivares agresivo y maquiavélico (vv. 952-953 y 1003-1006), que propone a Felipe III de Portugal usar los impuestos punitivamente (vv. 930-933 y 1118-1119), frente a un Rey mesurado y piadoso. La Infanta Margarita de Saboya coincide en achacar la malicia e injusticia de esa política a los representantes del monarca, en este caso, al Secretario de Estado Vasconcelos (vv. 1409-1410), llevado de su ambición y mendacidad (vv. 1289-1291).

41Con todo, Almeida Pinto y Manoel Coelho de Carvalho coinciden, en su retórica deslegitimadora del valido, no sólo con Ben Jonson, Marlowe, Shakespeare y Mira de Amescua, sino también con el Quevedo de La isla de los Monopantos y La hora de todos que Francisco Manuel de Melo nos presenta en su Hospital das Letras. Ante tales detractores, ni siquiera la Virtud, Fortaleza y Saber o astucia del privado le servirían para sobreponerse a la Envidia, personificada en la obra de Carvalho e identificada con el Diablo, ni a la Ira y la Discordia (alegorías omnipresentes en la iconología del privado) ni, sobre todo, a la Ambición de los aduladores (emblema 53 de Alciato), rivales y enemigos.

Identidades poliédricas

42En el Antiguo Régimen, la pertenencia al grupo era jerárquica y heterogénea, propia de una sociedad corporativa. Por esta razón, la Europa de los siglos xvi y xvii tendía a concebir la rebelión, al margen de los movimientos religiosos, «sólo en las formas de la conspiración aristocrática», sin perjuicio del papel desempeñado por grupos sociales intermedios (magistrados, comerciantes, religiosos, humanistas, artesanos), cuyas actitudes más características fueron la cautela, la ambigüedad y el disimulo (Villari, 1987).

43No obstante el corporativismo del Antiguo Régimen, la relación entre señores y vasallos era mucho más contractual en la periferia peninsular que en Castilla, donde no se había institucionalizado la idea de contrato y el hecho de que las fuerzas oligárquicas compartieran el poder hizo innecesario su desafío a la Monarquía (Elliott, 2010, pp. 127-129). Así, el Estatuto de Tomar de 1581, por el que se regulaba la relación de Portugal con la Monarquía Hispánica, era para los partidarios de la rebelión un ‘contrato jurado’ entre dos reinos, mientras que para los olivaristas era una muestra de la ‘liberalidad real’ respecto de una provincia conquistada, como denuncian La mayor hazaña de Portugal (vv. 131, 516, 582 y 870) y La feliz Restauración de Portugal (vv. 1804-1811). Éste fue, precisamente, el debate de fondo entre 1580 y 1640: ¿qué interpretación debía darse a la integración de Portugal en la Monarquía Hispánica: una unión fiscal, legal, administrativa y militar o una confederación y alianza por la cual Portugal mantenía leyes, fueros, privilegios y costumbres propias?

44Por otro lado, el hecho de que antes y después del primero de diciembre de 1640 las fidelidades estuvieran repartidas explica, en parte, que la guerra durase casi treinta años. Repárese en que La mayor hazaña de Portugal (1645), el Diálogo (1645) de Pedro Salgado, La desgracia más felice (1645), Obrar bien en la privanza (1646), La feliz Restauración de Portugal (1649) y A maior glória de Portugal (1663) fueron escritas y publicadas coincidiendo con los periodos en que arreciaron los ataques españoles, fue más vacilante la monarquía de los Braganza (hubo dos intentos de regicidio contra João IV, en 1641 y 1647) y más inestable la lealtad de la población portuguesa a los sublevados. Tanto es así que la lealtad dudosa que denuncian algunos personajes de La feliz Restauración de Portugal (vv. 325-6, 1811, 2339-40, 3924-5), durante los sesenta años de Monarquía Dual, perduraría una vez declarada la independencia hasta el final de la guerra, pero ahora contra el rey Braganza.

45El segundo soliloquio de João IV, en La desgracia más felice, se refiere a la necesidad de distinguir entre leales y traidores a la causa de la Restauración, una tarea que había sido encomendada a la Junta de Inconfidentes, a raíz de la conjura de 1641 contra el nuevo Régimen (Rodríguez, 2012, p. 78). En la trama amorosa añadida por António de Almeida, el traidor desde el punto de vista bragancista, António de Azevedo, y don Luis se disputan a Aurelia. El despecho de Azevedo por la traición amorosa de Aurelia (quien dice desconfiar de los portugueses, sublevados en Lisboa contra la Monarquía Católica) será, a su vez, lo que le impele a delatar a Castel Melhor. Azevedo estaría tratando, así, de demostrar su fidelidad austracista; pero después de burlado y ridiculizado por los truhanes Aurelia y don Luis, muere a manos de un bragancista.

46De forma similar, la tragicomedia de Manoel da Costa e Silva y José Correa de Brito, El capitán lusitano (1677), recrea la gesta político-militar de Viriato, el caudillo lusitano que dirigió la resistencia contra el invasor romano en la antigua provincia de Imperio, ahora identificada con el Portugal de la Monarquía Dual (cuya contrapartida es el dualismo amoroso en que se debate el protagonista: Laura, la hija del pastor Fileno, y Lucinda, la hermana del pretor romano). Pero en este caso el traidor es el lusitano Riselo, pues como advierte Valladares (2002, pp. 29ss.), ser fiel al Duque de Braganza era para algunos más importante que ser portugués, hasta el punto de que son personajes no naturales del reino, como el soldado castellano Rodríguez (en La más desgracia más felice, de António de Almeida), el valenciano Miguel de Contreras (en Obrar bien en la privanza, de Coelho de Carvalho) el vizcaíno Ignacio de Loyola y el navarro Francisco Javier (en la entrada que hizo João IV en Évora, en 1643) quienes ejemplifican la fidelidad al nuevo monarca, frente a los tibios (el criado portugués del Conde de Castel Melhor) y los desafectos: los nobles portugueses que se exiliaron en Madrid después del Golpe y los conspiradores, también portugueses, que quisieron acabar con la vida de João IV en el verano de 1641 y seis años después.

  • 32 Compárese con Valladares, 1995, p. 115. La disimulación y el secreto podían entenderse como un gest (...)

47En la primera jornada de La mayor hazaña de Portugal, Araújo de Castro nos presenta a un Duque de Braganza evasivo que va dando largas tanto a los conjurados como a Felipe III de Portugal, hasta asegurarse de que podía ganar la partida y que, una vez ganada, obtendría más rebelándose que siendo leal a los Habsburgo (vv. 782-825). La ocasión llegaría después de la derrota española de las Dunas, a finales de 1639, y la rebelión de Cataluña, en la primavera de 1640. Mientras tanto, los conjurados llegaron a ofrecer la corona a su hermano Don Duarte (vv. 612-613)32.

  • 33 «Quem será tão atrevido que interprete as subtis linhas da humana simulação e queira introduzir a l (...)
  • 34 Torgal, 1979, pp. 197-232. Este conquense (I.S. Révah, 1962) que huyó de España por deudas y no sól (...)

48Siendo así, y dada la continuidad cultural a que me refería al principio, no es de extrañar que la temática de este teatro gire en torno a la dialéctica entre libertad, lealtad, duda, indiferencia y traición; una ambigüedad en la que se movían no sólo los personajes de ficción, sino también los conjurados contra Felipe III y João IV33, los fidalgos residentes en Madrid (siempre sospechosos de conspiración, espionaje o calculada tibieza), los naturales de la Monarquía Católica, ante la imprevisible privanza (Bouza, 1994, pp. 89 y 102-103) , e incluso los autores de comedias como Enríquez Gómez, hijo de padres españoles, cristiano viejos por la madre y judíos por el padre, y con alianzas familiares muy estrechas con portugueses, cuyo ‘vivir desviviéndose’ le obligaba a ser muy cauteloso34.

  • 35 Sin embargo, en la Vida de don Gregorio Guadaña, 1644, cap. 5, afirma que «el Diablo fue el primer (...)
  • 36 En cambio, el dudoso autor de A cada paso un peligro (1660) se refiere a las victorias del lusitano (...)

49En su comedia sobre Fernán Méndez Pinto (1633), la identidad del portugués aún se integra en España y ésta en Europa; pero emigrado su autor a Burdeos tres años después, donde se asoció comercialmente con parientes portugueses y viviendo en un país enemigo de España, amén de aliado de los Braganza, Enríquez Gómez haría gala de su adhesión a un Portugal restaurado y mesiánico (Wilke, 2006, pp. 313-314)35. Lo cual no le impidió regresar a España, vivir clandestinamente en Sevilla con el pseudónimo de Fernando de Zárate y mudar de lealtad política y militancia judaica entre los comerciantes marranos36.

50Asimismo, la situación de extrañamiento de los nobles portugueses con Rey pero sin reino después de 1640, les obligó a reformularse conceptos como servicio, merced, vasallaje y Corona, puesto que ellos tampoco eran útiles ya a la Monarquía como representantes del reino rebelde. Hasta el punto de que alguno, como el fidalgo Jerônimo de Mascarenhas, no identificaba ya la patria con el lugar de nacimiento, sino con un lugar ideal al que había decidido servir (Bouza, 2000, pp. 285-286).

51No sólo fueron algunos nobles portugueses quienes mantuvieron voluntariamente la obediencia a Felipe IV, por ser titulares de oficios en las diversas casas reales o por haber ascendido a puestos de importancia al servicio de la Monarquía, dentro o fuera de la corte; también hubo hombres de negocios de la nación, que eran los principales asentistas de la Monarquía Católica; oficiales letrados que se empleaban en sus Consejos y Juntas; soldados que formaban parte de sus ejércitos y armadas, y eclesiásticos cuyas dignidades dependían del privilegio de presentanción que tenía el Rey (Bouza, 2000, pp. 274-275).

52En La mayor hazaña de Portugal, el Duque de Braganza recuerda otra vez la batalla de Aljubarrota, pero para mostrar sus dudas sobre la fidelidad de sus partidarios:

Al rey Don Juan el Primero
Portugal Rey aclamó
y luego la fe negó
por Castilla el más entero.
Y así se sigue muy bien
que si fuere rey Don Juan,
mil Pedros me negarán
antes que las doce den.        (vv. 918-925)

  • 37 En realidad, el Duque de Braganza rechazó la propuesta hecha por Juan Pinto Ribero en 1639. En vist (...)

53Pues si ahora Juan Pinto Ribero exhorta al futuro João IV a «librar de español imperio / a Portugal, que se vio / en poder de Faraó» (vv. 1434-1436), años más tarde será otro portugués quien indentifique al rey Braganza con el rey de Egipto que esclavizó a los israelitas (Éxodo 1, 8-14)37.

54En A maior glória de Portugal e afronta maior de Castela, un soldado de las tropas de don Juan de Austria se refiere a su general, durante la toma de Évora, recordando un hecho que tuvo lugar en Lisboa al mismo tiempo:

En confusión le ha metido
de Lisboa aquel motín
que se hizo con una raya,
cosa para se reír.         (vv. 1359-1362)

55Ramires trata de quitar hierro a unos hechos que resultaron, en realidad, alarmantes por el temor de los bragancistas a que se desatara entre la población de la capital una reacción como la de Évora. El secretario de Estado António de Sousa de Macedo había mandado trazar una raya en medio del Terreiro do Paço, invitando a salvar a la patria a todos aquellos que la cruzaran. Pero Cuando supieron la rendición de Évora a las tropas de Juan José de Austria y su entrada en Alcácer do Sal, los lisboetas se lanzaron a saquear algunas casas de la nobleza al grito de «¡mueran los traidores!». El propio Conde de Castel Melhor, favorito de Afonso VI, tuvo que aplastar el tumulto y movilizar a los nobles para asegurar la capital, aunque era de dominio público que el ejército felipista no estaba en condiciones de alcanzarla. ¿Por qué se produjo, entonces, «aquel histerismo»? Por el temor a que la opinión se inclinara hacia el bando enemigo y lograra entregar la ciudad, como había ocurrido en Évora. «Las reacciones desatadas en Lisboa resultan sintomáticas de que persistía, por debajo del discurso patriótico de la Restauración, el particularismo local e institucional tan propio de la época» (Valladares 1998b, pp. 253 y 258).

La forma dramática

56Estos autores que escribían en castellano, siendo portugueses o de origen portugués, se encontraron viviendo, sobre todo después de 1640, en una realidad que pasó de ser simplemente heterogénea o híbrida, desde el punto de vista lingüístico y cultural, a ser contradictoria, desde el punto de vista personal, y conflictiva políticamente.

57Sin embargo, aunque fuera fácil orientar ideológicamente los textos según los destinatarios, era mucho más difícil crear una nueva forma dramática capaz de competir con la comedia lopesca; innovación estética propia de un nuevo sistema de producción y consumo cultural, cuyo enorme éxito entre poetas, representantes y empresarios se basó en su capacidad de reproducirse en serie, adecuándose al mudable gusto del vulgo, frente a un tipo de creación que dependía del tiempo largo exigido por la paciencia erudita.

58La desgracia más felice (1645), de António de Almeida, versifica linealmente la detención y rescate del Conde de Castel Melhor, narrados en una relación de Domingos Lopes Rosa, tres años anterior (Rodríguez 2012). Y lo hace traduciéndola al pie de la letra, bien amplificando la exposición de los hechos, bien abreviando el argumento, que además adapta al molde de la comedia nueva. Pero en el proceso de adaptación, el autor omite informaciones (como la intención que tenían los saboteadores de enfrentarse al general de los galeones, Francisco Dias Pimenta) y añade otras de su caletre, relacionadas bien con el efecto de la propaganda en el ánimo del enemigo (un romance noticiero sobre la derrota de Portugal), bien con la aclamación del rey Braganza, que Castel Melhor vincula a su propia sublevación en Cartagena de Indias, al tiempo que establece una relación de causa-efecto entre ambas. Asimismo, son fruto de la imaginación del autor el sueño del protagonista y el primer soliloquio de João IV, que comparten un mismo tono e intención providencialistas (Rodríguez 2012, pp. 75-78).

59La acción principal de carácter político, en cuya trama las cartas juegan un papel muy importante, también se alterna, en La feliz Restauración de Portugal y muerte del secretario Vasconcelos, de Manuel de Almeida Pinto, con otra secundaria, de carácter amoroso, entre don Pedro y Jacinta.

  • 38 Relação de tudo o que [se] passou em Oliuença e no Campo do Cerco e tomada da praça pellos Castelha (...)

60A este mismo periodo pertenece la comedia El sitio de Olivenza, que comparte algunos rasgos con la de António de Almeida. Escrita después de 1664, se ciñe a los hechos narrados en una relación portuguesa sobre la toma de esta localidad fronteriza38, a los que el autor de la comedia añade otros ficticios para adaptarla a los convencionalismos del género (una trama amorosa protagonizada por don Juan y Porcia, más la figura del donaire, representada por los graciosos Torbellino y Maripulgas), pero con una intención propagandística opuesta. Ante el irreversible declinar del ejército austracista, había que levantar los ánimos de los combatientes, encadenando en la acción de la comedia tres exiguas victorias en sendas jornadas: la toma de Olivenza (1657), la resistencia de Badajoz (1658) y la de Valencia de Alcántara (1664), al tiempo que se ignora el desastre de las Linhas de Elvas (1659), objeto de la citada sátira pseudoteatral El engaño en la vitoria, y las derrotas de Ameixal (1663) y Montes Claros/Vila Viçosa (1665).

61Tanto en un sentido como en otro, los recursos son los mismos y ni siquiera el uso del castellano era todavía un signo de heterodoxia política. Porque sus autores compartían un sistema cultural abierto, fluido y asimétrico que les posibilitaba entrar y salir de distintos entornos culturales, así como apropiarse de varios a la vez, dentro de un conjunto más amplio. Y desde el punto de vista individual, podían adoptar una identidad difusa y heterogénea que, después de la guerra, tuvo que definirse y homogeneizarse a la fuerza.

Inicio de página

Referencias bibliográficas

Almeida, António de, La desgracia más felice, Em Lisboa, por Pablo Craesbeeck, 1645.

Araújo, Teresa, «A dramaturgia de autores portugueses em língua espanhola (séculos xvi-xviii): notas de uma investigação em curso», À Beira. III Encontro da literatura e cultura no españo ibérico, 6, 2007, pp. 157-176.

Ares Montes, José, «Portugal en el teatro español del siglo xvii», Filología Románica, 8, 1991, pp. 11-29.

Armas y letras en el Siglo de Oro español (Antología poética), eds. Víctor García de la Concha, Abraham Madroñal y Mercedes Sánchez, Madrid, Ministerio de Defensa/Biblioteca Nacional, 1998.

Aubrun, Charles-Vincent, La Comedia española, 1600-1680, Madrid, Taurus, 1981, 2ª ed.

Autos de António Prestes, eds. José Camões e Helena Reis Silva, Lisboa, Imprensa Nacional/Casa da Moeda, 2008.

Barbosa, Machado, Bibliotheca lusitana, histórica, crítica e cronológica, Lisboa, Oficinas de Antonio Isidoro da Fonseca, Ignacio Rodriges y Francisco Luis Ameno, 1741-1759.

Barrera y Leirado, Cayetano A., Catálogo bibliográfico y biográfico del teatro antiguo español, desde sus orígenes hasta mediados del siglo xviii, Madrid, Imprenta de Rivadeneyra, 1860.

Bolaños Donoso, Pilar, y Mercedes de los Reyes Peña, «Presencia de comediantes españoles en el Patio de las Arcas de Lisboa (1640-1697)», en El teatro español a fines del siglo xvii. Historia, Cultura y Teatro en la España de Carlos II, Diálogos Hispánicos de Amsterdam, 8/I-III, Amsterdam/Atlanta, Editions Rodopi B. V., 1989, III, pp. 863-901.

——, «El teatro español en Portugal (1580-1755). Estado de la cuestión», en Dramaturgia e espectáculo. Actas do 1º Congresso Luso-espanhol de teatro (Coimbra, 23 a 26 de setembro de 1987), Coimbra, Livraria Minerva, 1992, pp. 61-81.

Bouza Álvarez, Fernando, «Primero de diciembre de 1640: ¿una revolución desprevenida?», Manuscrits, 9, 1991, pp. 205-225.

——, «Entre dos reinos, una patria rebelde. Fidalgos portugueses en la Monarquía Hispánica después de 1640», Estudis. Revista de Historia Moderna, 20, 1994, pp. 83-103.

——, Portugal no tempo dos Filipes. Política, cultura, representações (1580-1668), Lisboa, Edições Cosmos, 2000.

——, «Propagandas, papeles, batallas y públicos barrocos. En torno a la publicística hispana durante la guerra de Restauração portuguesa de 1640 a 1668», en Papeles y opinión. Políticas de publicación en el Siglo de Oro, Madrid, Consejo Superior de Investigaciones Científicas, 2008, pp. 131-178.

Braga, Teófilo, Historia do theatro portuguez. A comedia classica e as tragicomedias. Seculos xvi e xvii, Porto, Imprensa portugueza editora, 1870

——, Historia da litteratura portugueza. Eschola de Gil Vicente e desenvolvimento do theatro nacional, Porto, Livraria Chardon, 1898.

Brito, José Correa de, e Manoel da Costa e Silva, Tragicomedia El Capitán lusitano, [Lisboa], na Officina de João da Costa, 1677.

Calderón de la Barca, Pedro, El Príncipe constante y esclavo por su patria, eds. Fernando Cantalapiedra y Alfredo Rodríguez López-Vázquez, Madrid, Cátedra, 1996.

Camões, José, «Portugal restaurado: del combate político-militar al combate lingüístico en el teatro del siglo xvii», en Actas del Congreso La cultura del Barroco español e iberoamericano y su contexto europeo, eds. Kazimierz Sabik y Karolina Kumor, Varsovia, Instytut Studiów Iberyjskich i Iberoamerykańskich (Instituto de Estudios Ibéricos e Iberoamericanos)/ Universidad de Varsovia, 2010, pp. 131-140.

Canavaggio, Jean, «Introduction générale», en Théâtre espagnol du xviie siècle, ed. Robert Marrast, Paris, Gallimard , 1994.

Carvalho, Manuel Coelho de, Obrar bien en la privanza y el privado para todos, 1646 (Biblioteca Geral da Universidade de Coimbra, Ms-582).

Castro, Manuel Araújo de, La mayor hazaña de Portugal, Em Lisboa, por Antonio Álvarez, a custa de João Leite Pereira, 1645.

Centro de Estudos de Teatro, Teatro de Autores Portugueses do Séc. xvi - Base de dados textual [on-line], <http://www.cet-e-quinhentos.com/>

Comédias de Simão Machado, ed. José Camões, Lisboa, José Javier Rodríguez e Helena Reis Silva, Imprensa Nacional/Casa da Moeda, 2009.

Cruz-Ortiz, Jaime, «Lealtades divididas: las alianzas literarias y políticas del dramaturgo portugués Jacinto Cordeiro», en Dramaturgia y espectáculo teatral en la época de los Austrias: España y América, ed. Judith Farré Vidal, Frankfurt am Main, Vervuert/Iberoamericana, 2009, pp. 95-106.

——, Cuatro triunfos áureos y otros dramaturgos del Siglo de Oro, eds. Aurelio González, Serafín González y Lillian von der Walde Moheno, México D.F., El Colegio de México/Universidad Autónoma Metropolitana/AITENSO, 2010, pp. 331-344.

Cuenca, Luis Alberto de, El héroe y sus máscaras, Madrid, Mondadori, 1991.

Elliott, John H., «Poderes y propaganda en la España de Felipe IV», en Homenaje a José Antonio Maravall, Madrid, Centro de Investigaciones Sociológicas, 1985, II, pp. 15-42.

——, España, Europa y el mundo de ultramar (1500-1800), Madrid, Taurus, 2010.

El engaño en la vitoria. Sátira política en el siglo xvii, eds. Paola Elia y José Luis Ocasar, Madrid, Actas, 1996.

Enríquez Gómez, Antonio, Política angélica, Roan [sic], L. Maury, 1647.

Fernández García, María Jesús, «Comunicación y bilingüismo en el teatro portugués del siglo xvi», en Gil Vicente: clásico luso-español, eds. María Jesús Fernández García y Andrés Pociña López, Mérida, Editora Regional de Extremadura, 2004, pp. 233-265.

García Hernán, David, La cultura de la guerra y el teatro del Siglo de Oro, Madrid, Sílex, 2006.

García Pérez, Domingo, Catálogo razonado biográfico y bibliográfico de los autores portugueses que escribieron en castellano, Madrid, Imprenta del Colegio Nacional de Sordomudos y de Ciegos, 1890.

Gendreau-Massaloux, Michèle, y Constance H. Rose, «Antonio Enríquez Gómez et Manuel Fernandes de Villarreal: deux destins parallèles, une vision politique commune», Revue des Études Juives, 136, 1977, pp. 368-388.

González, Christophe, «De la Comédie espagnole aux textes anti-castillans, l’itinéraire d’un dramaturge portugais entre la Monarchie dualiste et la Restauration: Jacinto Cordeiro», Arquivos do centro cultural Calouste Gulbenkian, 44, 2002, pp. 183-197.

Maravall, José Antonio, «La corriente doctrinal del tacitismo político en España» [1969], en Estudios de historia del pensamiento español. Serie tercera. El Siglo del Barroco, Madrid, Ediciones de Cultura Hispánica, 2001, pp. 67-89.

Medina, João, «El Viejo de Restelo, Zé Povinho y el fin del viaje lusitano. Reflexiones sobre la identidad nacional portuguesa», Revista de Occidente, 278-279, 2004, pp. 89-113.

Melo, Francisco Manuel de, Epanáforas de vária história portuguesa [1660], ed. facsímil, introd. y apéndice documental de Joel Serrão, Lisboa, Imprensa Nacional/Casa da Moeda, 1977.

——, Tácito português. Vida, morte, ditos e feitos de El-Rey Dom João IV de Portugal [1738], ed. Raul Rêgo, Lisboa, Livraria Sá da Costa, 1999.

El mundo de los validos, dirs. John Elliott y Laurence Brokliss, Madrid, Taurus, 1999.

Mota, Carlos, y José Javier Rodríguez, «Sobre el teatro portugués en español», en El teatro del Siglo de Oro, edición e interpretación, eds. Alberto Blecua, Ignacio Arellano y Guillermo Serés, Madrid/Frankfurt, Iberoamericana/Vervuert (Biblioteca áurea hispánica, 61), 2009, pp. 307-320.

Obras de Afonso Álvares, ed. José Camões, Lisboa, Imprensa Nacional-Casa da Moeda, 2006.

Pinto, Manuel de Almeida, La feliz Restauración de Portugal y muerte del secretario Vasconcelos, Em Lisboa, por Paulo Craesbeck, 1649.

Quevedo y Villegas, Francisco de, Respuesta al Manifiesto del Duque de Berganza, ed. Mª Soledad Arredondo, en Obras completas en prosa, dir. Alfonso Rey, vol. III, Madrid, Castalia, 2005, pp. 391-431.

——, La rebelión de Barcelona ni es por el güevo ni es por el fuero, ed. Manuel Urí, en Obras completas en prosa, dir. Alfonso Rey, vol. III, Madrid, Castalia, 2005, pp. 447-471.

——, Política de Dios, Gobierno de Cristo, ed. de Eva Mª Díaz Martínez y Rodrigo Cacho Casal, en Obras completas en prosa, dir. Alfonso Rey, vol. V, Madrid, Castalia, 2012, pp. 161-639.

Rebello, Manoel Coelho, Asalto de Villavieja, en Musa entretenida de varios entremeses, Coimbra, Oficina de Manoel Dias, Impressor da Universidade, 1658, pp. 33-41 (BNP Res. 6506 P).

Révah, Israel S., «Un pamphlet contre l’Inquisition d’Antonio Enríquez Gómez: la seconde partie de la Política angélica (Ruan, 1647)», Revue des Études Juives, 121, 1962, pp. 81-168.

Reyes Peña, Mercedes de los, y Piedad Bolaños, «La presencia del teatro barroco español en Lisboa, a través del estudio del Patio de las Arcas», en O Barroco e o Mundo Ibero-Atlântico. Terceiras Jornadas de História Ibero-Americana, Lisboa, Edições Colibri, 1998, pp. 135-148.

Rodríguez Rodríguez, José Javier, «De la relação a la comedia: La desgracia más felice (1645), de António de Almeida», Criticón, 116, 2012, pp. 63-90.

El sitio de Olivenza, en Parte treinta y cinco. Comedias nueuas escritas por los mejores ingenios de España, Madrid, por Lucas Antonio de Bedmar,1670.

Salgado, Pedro, Diálogo que contém a entrada do marquês de Terracuça, General de Castela, fez na campanha da cidade de Elvas, Em Lisboa, por Paulo Craesbeeck, 1645.

——, A maior glória de Portugal e afronta maior de Castela, s.l., s.i., 1663.

Schaub, Jean-Frédéric, Le Portugal au temps du comte-duc d’Olivares (1621-1640). Le conflit de juridictions comme exercice de la politique, Madrid, Casa de Velázquez, 2001.

Teatro português do século xvi. 1. Teatro profano, ed. José Camões, Lisboa, Imprensa Nacional/Casa da Moeda, 2010, 3 vols.

Teyssier, Paul, «L’humanisme portugais et l’Europe», en Études de littérature et de linguistique, Lisboa, Fundação Calouste Gulbenkian, 1990, pp. 1-26.

Torgal, Luiz Reis, «A literatura ‘marránica’ e as ‘edições duplas’ de António Henriques Gomes (1600-1663)», Biblos, 55, 1979, pp. 197-232.

Urzáiz Tortajada, Héctor, Catálogo de autores teatrales del siglo xvii, Madrid, Fundación Universitaria Española, 2002, 2 vols.

Valladares, Rafael, «Sobre reyes de invierno. El diciembre portugués y los cuarenta fidalgos (o algunos menos con otros más)», Pedralbes, 15, 1995, pp. 103-136.

——, Epistolario de Olivares y el Conde de Basto (Portugal 1637-1638), Badajoz, Servicio de Publicaciones de la Diputación, 1998a.

——, La rebelión de Portugal. Guerra, conflicto y poderes en la Monarquía hispánica (1640-1680), Valladolid, Junta de Castilla y León, 1998b.

——, Teatro en la guerra. Imágenes de Príncipes y Restauración de Portugal, Badajoz, Diputación Provincial de Badajoz, 2002.

Varey, John E. y Norman D. Shergold, con la colaboración de Ch. Davis, Comedias en Madrid (1603-1709): Repertorio y estudio bibliográfico, Londres, Tamesis (Fuentes para la historia del teatro en España IX), 1989.

Vega, Lope de, El Duque de Viseo, ed. Manuel Calderón, en Comedias de Lope de Vega. Parte VI, 2, Lérida, Milenio /Prolope (Universidad Autónoma de Barcelona), 2005.

La vida y hechos de Estebanillo González, hombre de buen humor. Compuesto por él mesmo [1646], eds. Antonio Carreira y Jesús Antonio Cid, Madrid, Cátedra (Letras Hispánicas, 309 y 312), 1990, 2 vols.

Villari, Rosario, Elogio della dissimulazione. La lotta politica nel Seicento, Roma/Bari, Laterza, 1987.

Wilke, Carsten L., «Antonio Enríquez Gómez, el pseudo-portugués», Cadernos de Estudos Sefarditas 6, 2006, pp. 297-316.

Inicio de página

Notas

2 Barbosa, 1741-1759.

3 Braga, 1870 y 1898.

4 Los autores y obras que citan Barbosa (1741-1759), Barrera (1860), Braga (1870), 1898 y García Pérez (1890) son los que repite la crítica posterior, salvo raras adiciones (Araújo, 2007, p. 166) y correcciones en la atribución de algunas piezas (Urzáiz, 2002). Sin embargo, «esta dramaturgia permanece, em grande parte, desconhecida» (Araújo, 2007, p. 159).

5 «Como quiera (excelente Príncipe y Rey muy poderoso) que las comedias, farças y moralidades que he compuesto en servicio de la Reina vuestra tía (cuanto en caso de amores) fueron figuras baxas, en las cuales no havía conveniente retórica que pudiese satisfazer al delicado spíritu de V. A., conoscí que me cumplía meter más velas a mi pobre fusta. Y assí, con desseo de ganar su contentamiento, hallé lo que en estremo desseava, que fue don Duardos y Flérida, que son tan altas figuras como su historia recuenta, con tan dulce retórica y escogido estilo cuanto se puede alcançar en la humana inteligencia» (carta prólogo datable en 1521, aunque sólo publicada en la Copilaçam de 1586).

6 Teyssier, 1990. No obstante, la recopilación de las obras de Simão Machado, impresa por Pedro Crasbeeck en 1601 (y reimpresa en 1631 y 1706, también en Lisboa) con el significativo título de Comédias portuguesas, seguía combinando ambas lenguas.

7 En el Auto dos Sátiros, el príncipe Flerisel se hace pasar por jardinero para estar junto a la hidalga portuguesa Ulinea, pero el peón que le ayuda en sus labores está convencido, debido a su ignorancia y pocas luces, de que los castellanos «são infieles / e a fé não nos conhece» (Teatro português do século XVI, vol. 2, vv. 1218-1219). En la Comédia da pastora Alfea, de Simão Machado, los pastores galantes portugueses y castellanos tampoco tienen dificultad para entenderse, pero sí la tienen los pastores rústicos portugueses con su compañero, el castellano Benito. Y lo mismo sucede en el citado Auto de D. Luís e dos Turcos.

8 En la Aulegrafia, de Jorge Ferreira de Vasconcelos, el tipo popular del castellano fanfarrón sirve para producir la sensación de superioridad en el espectador (<http://www.cet-e-quinhentos.com/>).

9 Los romanos en el Auto de São Vicente (en Obras de Afonso Álvares); los musulmanes en el Cerco de Diu (en Comédias de Simão Machado) y en el Auto de D. Luís e dos Turcos (en Teatro português do século XVI, vol. 3); el Conde Chumber (al servicio de los Braganza) y los soldados austracistas Bermudes y Ramires, a quienes Barroca llama «mouros», en A maior glória de Portugal e afronta maior de Castela, de Pedro Salgado.

10 El Diablo en el Auto da Ave Maria (Autos de António Prestes); D. Rodrigo, en el Auto de Rodrigo e Mendo, de Jorge Pinto (<http://www.cet-e-quinhentos.com/>). Mercurio-Sosia, en el Auto dos Anfatriões, de Camões (<http://www.cet-e-quinhentos.com/>). los soldados del Cerco de Diu, de Simão Machado, y D. Luis en el Auto de D. Luís e dos Turcos.

11 Época en la que «ciertos dramaturgos portugueses continaron sirviéndose del español, empleado todavía en parte de su obra por António José da Silva, “O Judeu”, la figura más relevante del teatro popular, y cultivado con frecuencia por los autores de loas, zarzuelas y otras piezas destinadas a la fiesta cortesana» (Mota y Rodríguez, 2009, p. 316).

12 Braga, 1898, p. 329. «Aprovechando un impulso de carácter político, el teatro en el Portugal barroco va a hacer valer el idioma portugués con vistas a la refundación de una estética teatral nacional» (Camões, 2010, p. 135).

13 El término acuñado por Néstor García Canclini para analizar las modernas culturas urbanas en Iberoamérica fue aplicado por Jaime Cruz-Ortiz, 2010, al dramaturgo lisboeta Jacinto Cordeiro y la comedia portuguesa.

14 La diferencia es que ahora «la propaganda y la polemística supieron sacar todo el partido posible a unos medios de comunicación orales, escritos y visuales que habían llegado a su madurez dos siglos después de la invención de la imprenta y tras el formidable reto que supusieron la Contrarreforma y la misionalización» (Bouza, 2008, p. 135).

15 La conservación o no de Portugal en el seno de la Monarquía Hispánica dependía del consentimiento de la nobleza portuguesa y de sus redes clientelares (los Acuña, Melo, Meneses, Saldaña, Almada, Almeida, Coutiño, Mendonza, Teles, Mascareñas y Costa que se enumeran expresamente en esta comedia), tramadas en torno a los dos principales organismos de gobierno: el Consejo de Portugal y el virreinato de Lisboa. Dos siglos después, Rafael Bordão Pinheiro simbolizaría con este apelativo al pueblo disminuido por quien lo gobierna (João Medina, 2004, p. 98).

16 Manuel Araújo de Castro, La mayor hazaña de Portugal, vv. 998-1005 y 1590-1593.

17 «Octavio: Pero dejando razones, / digo que milagros son / los que en esta aclamación / van sucediendo a montones» (La mayor hazaña de Portugal, vv. 1898-1901). La aclamación de João IV también se considera un milagro providencial y de gran eficacia, en La feliz Restauración de Portugal, vv. 3870-3876 y 3954-3955, obra en la que Hernán Teles llama «impíos» a Vasconcelos y a Felipe III.

18 «Tal vez nos habla así / Dios por la boca del pueblo» (ibidem, vv. 1004-1005). Esa voz del pueblo (los mesteres del v. 638), articulada por la pequeña nobleza local, fue la que protagonizó los motines de 1637-1638 en el Alentejo, a los que el Rey hace alusión en los versos 497-498.

19 La mayor hazaña de Portugal, vv. 1926-1933. Jorge de Melo lo narra de nuevo en los vv. 2178-2189, y también lo incluyen en sus comedias Almeida Pinto (La feliz Restauración de Portugal, vv. 3653-3668) y Pedro Salgado (A maior glória de Portugal e afronta maior de Castela, vv. 503-506), quien relaciona este milago con el de Ourique. Valladares, 2002, pp. 79-81 reproduce un documento anónimo donde se esboza el guión que debía seguir una comedia de propaganda bragancista. En una de las escenas debía aparecer Cristo crucificado, quien «despregando a mão direita, promete sua protecção» al Consejo de guerra portugués. Y según el programa preparado para los funerales de João IV en la capilla mayor de su palacio de Lisboa (1656), también debía pintarse la célebre procesión del 1 de diciembre de 1640, descrita en las comedias de Araújo de Castro y Almeida Pinto.

20 La feliz Restauración de Portugal, vv. 1370-1372.

21 Desde 1460 fue un tema vigente en la cultura cortesana europea: Flavio Biondo, Cristóforo Lafranchino, Baldassare Castiglione, Juan Ángel González, Francesco Bocchi y Domenico Mora están en la trastienda de los capítulos XXXVII y XXXVIII de la primera parte del Quijote. Compárese con la antología citada en la bibliografía.

22 Ejemplo modélico de transposición del lenguaje caballeresco al mundo de la saga espacial, en cuyas historietas gráficas evoca el mismo universo quimérico de Chrétien o de Malory, trasladando al cómic del siglo XX las armas, el vestuario y los tópicos (la virgo bellatrix, la mujer disfrazada de hombre) usados por la épica y el teatro desde la Antigüedad hasta el Barroco (Cuenca, 1991, pp. 179-180).

23 Manoel Coelho Rebello, Asalto de Villavieja. En el bando austracista también se trasladaron al frente de Badajoz compañías de teatro de Sevilla y Granada, en 1641 y en 1658, así como al de Ciudad Rodrigo, en 1664, para entretener a unos soldados con escasa actividad militar (Valladares, 2002, pp. 62-76).

24 Además de atribuir a un grupo social las virtudes y defectos de un individuo, Quevedo descalifica a los conspiradores políticos desde el punto de vista de la ortodoxia religiosa, acusándolos de herejía, judaísmo o connivencia con el Islam, en sus dos libelos Respuesta al manifiesto del Duque de Berganza (donde João IV «vincula la recuperación de Pernambuco en los holandeses y ruega con Tánger y Ceuta a los moros», p. 421) y La rebelión de Barcelona ni es por el güevo ni es por el fuero (donde los catalanes «tienen príncipe, como el cuerpo alma, para vivir, y como éste alega contra la razón apetitos y vicios, aquéllos contra la razón de su señor alegan privilegios y fueros», p. 465), ya que en su teoría política de la Monarquía Católica, expuesta en la Política de Dios, Gobierno de Cristo, identifica ambos planos a lo largo de todo el tratado (como hace también Hernán Teles en La feliz Restauración de Portugal, vv. 1535 y 1556).

25 El providencialismo fue, según Maravall, 2001, p. 62, una reacción contra el proceso de secularización del pensamiento político de maquiavelistas y tacitistas; pero las ideas políticas de autores como los citados y Antonio Enríquez Gómez (Política angélica, 1647), aún derivaban de la filosofía moral cuando no del mesianismo teológico-político.

26 Tales versos evocan el martirio en Marruecos del Infante Santo, protagonista de El Príncipe constante y esclavo por su patria (c. 1629), de Calderón de la Barca. Y en la obra de Araújo de Castro, Olivares advierte que los portugueses esperan a su «rey Artur».

27 «Él te pisará tu cabeza mientras acechas tú su calcañar» (Génesis 3, 15). Asimismo, el cuerpo de Cristo (la planta) es mordido por la serpiente en la Cruz, donde el Hijo de Dios muere corporalmente; pero aplastando a la serpiente con la planta del pie (sinécdoque del cuerpo), Cristo triunfa espiritualmente sobre el pecado e inaugura el reino de la Gracia (Ireneo, Adversus haereses III, 23, 7).

28 El lacayo Motril se lamenta, en el citado Diálogo, de que muchos de sus compañeros han muerto de «hambre» y de «frío».

29 El mismo personaje se pregunta: «¿Y cuántos en Badajoz / se han quedado? Galindo: Hasta la puente, / ha faltado mucha gente. / Motril: Y aun después» (vv. 293-296). El socorro que esperan llegará «brevemente y sin falta… de Mesopotamia», es decir, dentro de «veinticuatro semanas» (vv. 553-560). Y los mandos «van siempre en la retaguardia / y son siempre los primeros / que embisten las retiradas» (vv. 610-612).

30 Realizados mediante «trincheras, minas y líneas de contravalación (contra la plaza) y circunvalación (contra el ejército de socorro)», tal como reflejan La vida y hechos de Estebanillo González, p. xxxiii) y la primera jornada de A maior glória de Portugal.

31 «Todos los malos ministros son discípulos de la hija de Herodías: divierten a los reyes y príncipes con danzas y fiestas; distráenlos en convites, y luego pídenles la cabeza del Rey justo. […] Quien les aparta o esconde lo que convenía que viesen, los ciega. Quien les aparta la vista de su obligación, les sirve de cataratas» (Parte I, cap. ix; Parte II, cap. v).

32 Compárese con Valladares, 1995, p. 115. La disimulación y el secreto podían entenderse como un gesto de prudencia y no de felonía; tanto más estando en mente de todos el recuerdo de aquella otra conjura encabezada por el tercer Duque de Braganza contra el rey D. João II y que acabó con la ejecución del noble en 1483 (Valladares 1998b, p. 229). Lope de Vega llevó a escena dicho asunto en El Duque de Viseo.

33 «Quem será tão atrevido que interprete as subtis linhas da humana simulação e queira introduzir a linha do seu juízo?» se pregunta Francisco Manuel de Melo en su Tácito português, p. 111.

34 Torgal, 1979, pp. 197-232. Este conquense (I.S. Révah, 1962) que huyó de España por deudas y no sólo por razones político-religiosas, apoyó la secesión portuguesa y catalana, pero luego se lamentaría de haber «dejado su regalo, mucho o bueno; / que el mejor, sin la patria, ha parecido / pintado gusto y superior veneno» (Academias morales, Burdeos, Pedro de la Court, 1642, p. 422).

35 Sin embargo, en la Vida de don Gregorio Guadaña, 1644, cap. 5, afirma que «el Diablo fue el primer estadista. Sólo los reyes son estadistas»; sentencia curiosamente hecha cuando Portugal había aclamado a un rey que ni siquiera había acaudillado la secesión. Enríquez Gómez vería frustradas definitivamente sus esperanzas con la quema de su amigo Manuel Fernandes Villarreal por la Inquisición portuguesa (Gendreau-Massaloux y Rose, 1977).

36 En cambio, el dudoso autor de A cada paso un peligro (1660) se refiere a las victorias del lusitano Viriato contra los romanos (140 a. C.) y de los portugueses en Aljubarrota (1385) como dos momentos «en que el reino / de Portugal a Castilla / usurpó el justo derecho, / donde arbitró la Fortuna, / quitó a la Razón su cetro / y dio, juez irrevocable, / la Tiranía al imperio». De ser cierta la autoría de Enríquez Gómez (Varey y Shergold 1989, p. 48), estaríamos ante un caso semejante al de Jacinto Cordeiro (González, 2002; Cruz-Ortiz, 2009).

37 En realidad, el Duque de Braganza rechazó la propuesta hecha por Juan Pinto Ribero en 1639. En vista de ello, los conjurados ampliaron su número y solicitaron al Conde de Vimioso y al Marqués de Ferreira (quienes también hacen papel en la comedia) que presionaran al Duque, sin éxito; así que, en el verano de 1640, lo amenazaron con crear una República. Luego, el portugués Francisco Tello se consideró llamado a ser ángel del azote deste Faraón (JoãoIV) y llegó a ofrecerse para acabar con su vida (Bouza, 2000, p. 286).

38 Relação de tudo o que [se] passou em Oliuença e no Campo do Cerco e tomada da praça pellos Castelhanos. Abril anno de 1657, editada por Horácio Madureira dos Santos en Cartas e outros documentos da época da Guerra da Aclamação, Lisboa, Estado-Maior do Exército, 1973, pp. 185-212.

Inicio de página

Para citar este artículo

Referencia en papel

Manuel Calderón Calderón, « Las armas de Melpomene: el teatro portugués de la guerra de Restauración (1640-1668) », Criticón, 120-121 | 2014, 257-277.

Referencia electrónica

Manuel Calderón Calderón, « Las armas de Melpomene: el teatro portugués de la guerra de Restauración (1640-1668) », Criticón [En línea], 120-121 | 2014, Publicado el 06 mayo 2015, consultado el 23 agosto 2017. URL : http://criticon.revues.org/921 ; DOI : 10.4000/criticon.921

Inicio de página

Autor

Manuel Calderón Calderón

Centro de Estudos de Teatro (Universidade de Lisboa)

Inicio de página
  • Logo Presses universitaires du Midi
  • Logo ENS de Lyon
  • Logo IHRIM - Institut d'Histoire des Représentations et des Idées dans la Modernité
  • Logo Labex COMOD - Université de Lyon
  • Logo Instituto Cervantes
  • Revues.org