Navegación – Mapa del sitio
Artículos

Hacia una edición crítica de las Academias morales de las Musas de Antonio Enríquez Gómez

Milagros Rodríguez Cáceres
p. 235-256

Resúmenes

En este trabajo se analiza de forma detallada la trayectoria editorial de las Academias morales de las Musas, atendiendo a la filiación de cada una de las ediciones que se sucedieron desde 1642. Se pretende poner en evidencia cómo la necesidad de subsanar las notables anomalías ortográficas de la princeps llevó a descuidar la esencia del texto, que se empeoró considerablemente mediante errores y lectiones faciliores. A partir de la impresión de 1646, que marcó la pauta de las que vinieron después, muchas de las lecturas de 1642 fueron sustituidas por otras manifiestamente peores y, en muchos casos, incorrectas.

Inicio de página

Notas del autor

Este trabajo es fruto de la investigación que viene desarrollando el Instituto Almagro de teatro clásico. Se incluye dentro de los proyectos FFI2011-29669-C03-01 (I+D) y CSD2009-00033 (Consolíder), aprobados por el Ministerio de Economía y Competitividad.

Texto completo

De la biografía a la crítica textual y la anotación filológica

  • 2 Véanse Amador de los Ríos, 1848, pp. 570-588; Castro, 1857, II, pp. lxxxix-xci.
  • 3 Véanse Barrera, 1860 (entradas relativas a Antonio Enríquez Gómez y Fernando de Zárate); Menéndez P (...)
  • 4 Révah, 2003; Wilke, 1994. Con anterioridad había aparecido el estudio de conjunto de Dille, 1988.
  • 5 Las aportaciones de Rose se desparraman en una docena de artículos, de los que, por no ser prolija, (...)

1Durante siglos el conocimiento de la figura y la biografía de Antonio Enríquez Gómez, poeta lírico y dramático, pendió de una confusa maraña de datos, muchos de ellos erróneos. A pesar de estas bases poco fiables, el interés por su peripecia vital, por su identidad y sus andanzas se ha mantenido desde que José Amador de los Ríos, en sus Estudios históricos, políticos y literarios sobre los judíos de España, y Adolfo de Castro, en varios escritos que desembocan en la breve nota prologal incluida en Poetas españoles de los siglos xvi y xvii2 aventuraron algunas hipótesis sobre este enigmático personaje. Los datos allegados suscitaron una cierta confusión que se fue arrastrando en los estudios de Cayetano Alberto de la Barrera, Menéndez Pelayo, Díaz de Escobar y otros muchos eruditos3, sin encontrar apoyos documentales sólidos. El conocimiento efectivo de la genealogía, vida, aventuras y desventuras, viajes y procesos de Enríquez Gómez es, fundamentalmente, obra de I. S. Révah, cuyas indagaciones en archivos inquisitoriales vieron la luz en un conjunto de notables artículos entre 1953 y 1970. La síntesis definitiva apareció, póstuma, cuidada por Carsten L. Wilke, quien ya había publicado una biografía del poeta4. Otros investigadores, como Cordente, Rose o McGaha, han revelado nuevos datos5.

  • 6 Galbarro, 2012, pp. 25-148.

2Desde la década de 1960 y, sobre todo, en las postrimerías del siglo xx, se ha atendido apasionadamente a la vida de este singular escritor, símbolo de muchas realidades españolas. Una espléndida síntesis de estos estudios nos la ofrece Jaime Galbarro en su reciente tesis doctoral6.

  • 7 Galbarro, 2012, pp. 149-235.
  • 8 Sin ánimo de ser exhaustiva, me limitaré a apuntar algunos hitos relevantes en la recuperación y di (...)
  • 9 Se trata de una tarea colectiva en la que participan, además de quien firma este artículo, Raphaël (...)

3Del interés por la biografía y la identidad del autor se ha pasado al conocimiento de la obra, en cuya edición y análisis se ha avanzado mucho. No corresponde a este lugar registrar la totalidad de las modernas ediciones, también catalogadas por Galbarro7, aunque sí señalar el relieve de los trabajos de Charles Amiel, Timothy Oelman, María Teresa de Santos, Constance Hubbard Rose, Maxim P.A.M. Kerkhof, María del Carmen Artigas, Moshe Lazar y, ahora, Galbarro, en la labor de fijación y anotación de los textos8. Dentro de esa labor, buena y necesaria, de recuperación del patrimonio literario y cultural, el Instituto Almagro de teatro clásico de la Universidad de Castilla-La Mancha está preparando la edición crítica de las Academias morales de las Musas, cuya publicación se ha previsto para 20149.

  • 10 Véanse García Valdecasas, 1971; McGaha, 1989; los trabajos de Alonso de Miguel, Colón Calderón y Dí (...)

4Entre los estudiosos que han consagrado su esfuerzo interpretativo a la producción de nuestro autor, citaré a los que se han ocupado de una forma u otra de las Academias Morales de las musas: José Guillermo García Valdecasas, Michel McGaha, Álvaro Alonso de Miguel, Isabel Colón Calderón, José Ignacio Díez Fernández, Juan Matas y Matthew David Warshawsky10.

Lista y localización de los testimonios11

  • 11 En la recopilación del corpus bibliográfico de Enríquez Gómez ha tenido un papel muy relevante Rafa (...)

5En el presente artículo se aborda el análisis ecdótico de los poemas líricos y narrativos (10.275 versos) de esa curiosa miscelánea que vio la luz en Burdeos en 1642. No me ocupo, por tanto, de las cuatro comedias que se incluyen en el volumen. Cada una de ellas presenta una particular historia textual, que solo coincide en parte con la del conjunto.

6Disponemos de testimonios impresos completos, de manuscritos antológicos, de impresos parciales (de diversas épocas), de pliegos sueltos que recogen fragmentos narrativos (relaciones) y de un poco afortunado florilegio digital.

7Buena parte de los testimonios antiguos son accesibles a través de las páginas web de las bibliotecas en que se encuentran. Así, la Biblioteca Digital Hispánica, de la Biblioteca Nacional de España, nos permite acceder a los impresos de 1642, 1660, 1668, 1690, 1704 y 1735; la página web de la Biblioteca Xeral da Universidade de Santiago de Compostela, a la edición de 1646; la de la Biblioteca de Catalunya, al impreso de 1647; y la Biblioteca Digital Dioscórides de la Universidad Complutense de Madrid, a las estampas de 1690, 1704, 1734 y 1735.

Impresos que contienen el corpus poético completo

8Han llegado hasta nosotros ocho impresos antiguos, publicados entre 1642 y 1734, con el corpus poético completo. Todos, salvo el de Rohan (1646), presentan la misma conformación: cuatro academias, cada una de ellas precedida de una introducción, y seguida de una comedia (por orden: A lo que obliga el honor, La prudente Abigaíl, Contra el amor no hay engaños y Amor con vista y cordura). La edición de 1646, que constituye una excepción de la serie, ofrece una suerte de compendio de la producción no dramática del autor, prescinde de las comedias e incluye El siglo pitagórico, con la vida de don Gregorio Guadaña y La culpa del primer peregrino.

  • 12 No existe la edición de Madrid, Josef Fernández de Buendía, 1680, que señalaron Simón Díaz (1960-19 (...)

9Además de los impresos que se reseñan a continuación, la tradición bibliográfica ha registrado algunos otros que o no han existido o no han podido ser localizados12.

10Las ediciones con las que hoy contamos son las siguientes:

42

  • 13 Es decir: Masne fecit anno Domini 1642.

[Portada estructurada a modo de retablo, rematado por un frontón que se corona con un escudo sostenido por dos ángeles, en el que figura la leyenda SIMVL IN VNVM. Entre las pilastras en que se sustenta, hay un cortinón desplegado donde se inscriben el título de la obra, la dedicatoria y el nombre del autor:]
ACADEMIAS / MORALES DE LAS MVSAS /
DIRIGIDAS / A LA MAGESTÀD CRISTIANISSIMA / DE D. ANA DE AVSTRIA / REINA DE FRANCIA / Y DE NAVARRA. / POR / Antonio Henriquez Gomes. / [Al pie] Masne fe. anno Dñi. 1642.13
[5v]: Estampado en Bourdeaux, / por el señor / PEDRO DE LA COVRT. / 1642.
220 x 160 mm; 14 hs. preliminares + 478 pp. + 2 hs. de índices.
Ejemplar utilizado: Madrid,
BNE, R-8095.

46

OBRAS POETICAS / DE / ANTONIO ENRIQUEZ GOMEZ, / DIVIDIDAS EN TRES PARTES. / I.ª Las Transmigraciones del siglo Pita-/gorico, con la vida de Don Gregorio / Guadaña. / II.ª La culpa del primer Peregrino. / III.ª Las quatro Academias Morales. / [dibujo] / EN ROHAN. / [filete] / En la Imprenta de Laurencio Maurry. año 1646.
190 x 140 mm; 1 h. + preliminares, pp. 1-6 + El siglo Pitagórico, y Vida de don Gregorio Guadaña, pp. 7-315 + La culpa del primer peregrino, pp. 316-470 + Las cuatro Academias morales, pp. 471-786.
Ejemplar utilizado: Santiago de Compostela, Biblioteca Xeral da Universidade, 14132.

47

ACADEMIAS / MORALES / DE LAS MVSAS. / DIRIGIDAS / A LA MAGESTAD CHRISTIANISSIMA / DE DOÑA ANA DE AVSTRIA, REYNA / DE FRANCIA, Y DE / NAVARRA. / POR ANTONIO ENRIQVEZ / GOMEZ. / [escudo] / CON LICENCIA, / En Valencia, Por Claudio Macè, junto al Colegio del señor Patriarca. / Año MDCXLVII. / [filete] / A costa de Iuan Sonzoni, Mercader de Libros.
205 x 145 mm; 8 hs. preliminares + 470 pp. + 1 h. de índices.
Ejemplar utilizado: Barcelona, Biblioteca de Catalunya, R(8)-8º-332.

60

ACADEMIAS / MORALES / DE LAS MVSAS. / DIRIGIDAS / AL EXCELENTISSIMO SEÑOR / DON GASPAR DE HARO Y GVZMAN, CONDE DE / Morente, Marques de Heliche, Gentilhombre de la Camara de su Magestad, / su Montero Mayor, y Gobernador de las Alcaydias de las Reales Casas, y / Bosques de Buen Retiro, Valsain; y el Pardo, con la Zarçue- / la, y otros limites, &c. / POR ANTONIO ENRIQVEZ GOMEZ. / Año [escudo] 1660 / Plieg. 60. / CON LICENCIA, / [filete] / En Madrid. Por Ioseph Fernandez de Buendia. / A costa de Alonso Lozano, Librero de su Magestad. Vendese en su casa / en la Plaçuela de Santo Domingo.
208 x 152 mm; 6 hs. preliminares + 466 pp. + 1 h. de índices.
Ejemplar utilizado: Madrid, BNE, R-19815.

68

ACADEMIAS / MORALES / DE LAS MVSAS. / DIRIGIDAS / AL EXCELEN TISSIMO [sic] SEÑOR DON ANTONIO / Aluarez de Toledo Beaumont Enriquez de Ribera, Duque de Alva, / Condesta ble [sic] de Nauarra, Marques de Villanueua / del Rio, &c. / POR ANTONIO ENRIQVEZ GOMEZ, / Año [escudo] 1668 / CON LICENCIA, / [filete] / En Madrid. Por Ioseph Fernandez de Buendia. / A costa de Alonso Lozano, Librero de su Magestad. Vendese en su casa en la / Plaçuela de Santo Domingo.
205 x 145 mm; 6 hs. preliminares + 466 pp. + 1 h. de índices.
Ejemplar utilizado: Madrid, BNE, R-134.

90

ACADEMIAS / MORALES / DE LAS MVSAS. / DIRIGIDAS / A DON IVAN DE GOYENECHE, / Syndico de la Santa Provincia de Bur- / gos, del Orden de nuestro Padre San / Francisco, y Administrador de los / Puertos Secos de Cas- / tilla. / POR ANTONIO ENRIQVEZ / GOMEZ. / [dibujo] / CON LICENCIA. / [filete] / EN MADRID: Por Juan Garcia Infançon. Año 1690. / Acosta [sic] de Francisco Sazedon, Mercader de Libros.
200 x 145 mm; 4 hs. preliminares + 466 pp. + 1 h. de índices.
Ejemplar utilizado: Madrid, Biblioteca Complutense, BH FLL 29191(1).

1704

ACADEMIAS / MORALES, / DE LAS MVSAS. / DIRIGIDAS / AL GLORIOSISSIMO SANTO, Y / nuevo Apostol de las Indias S. Francisco / Xavier, Timbre Esclarecido de la / Sagrada Compañia de Jesvs. / POR ANTONIO ENRIQVEZ GOMEZ. / [dibujo] / [filete] / EN BARCELONA: En la Imprenta de Rafael Figuerò, / à los Algodoneros. Año de 1704.
200 x 145 mm; 4 hs. preliminares + 466 pp. + 1 h. de índices.
Ejemplar utilizado: Madrid, Biblioteca Complutense, BH FLL 29193.

1734

ACADEMIAS / MORALES / DE LAS MUSAS. / SU AUTOR / ANTONIO ENRIQUEZ / Gomez. / DEDICADAS / AL GLORIOSISSIMO SANTO, / Y NUEVO APOSTOL DE LAS INDIAS / SAN FRANCISCO XAVIER, / TIMBRE ESCLARECIDO DE LA / Sagrada Compañia de Jesus. / Pliegos [dibujo] 59/ Año 1734. / CON LICENCIA. / [filete] / En Madrid, en la Imprenta de Juan de Zuñiga. / Acosta [sic] de Francisco Manuel de Mena, Mercader de / Libros: se hallarà en su Casa en la Calle de Toledo, / junto à la Porterìa de la Concepcion Geronima.
200 x 150 mm; 4 hs. preliminares + 466 pp. + 1 h. de índices.
Ejemplar utilizado: Madrid, BNE, R-18968.

Manuscritos

11Los testimonios manuscritos de que disponemos son pocos y ninguno incluye todos los poemas de las Academias morales. Solo uno de ellos (A) tiene considerable extensión; los otros dos ofrecen una reducida muestra del corpus poético que analizamos.

  • 14 Véase Brown, 1996, pp. 47-65, que remite a Caravaggi, 1989, pp. 17-18.
  • 15 Véase Jauralde Pou, 1998, pp. 1214-1221.
  • 16 El personaje al que aluden estas palabras fue un general español (coronel, en el momento en que se (...)

B

Cogida de Rimas de diversos auctores en lengua castellana

Milán, Biblioteca Braidense, Manuscrito AD.XI.57.

195 x 150 mm; 60 fs. numerados en tiempos modernos.

Contiene 26 Sonetos sobre los antiguos patriarcas del Viejo Testamento, cuatro de los cuales pertenecen a la Academia primera: Soneto en alabanza de Adán (f. 27v), Soneto en alabanza de Enoc (f. 28r), Soneto en alabanza de Noé (f. 28v) y Soneto al robo de Dina (f. 33r)14.

N

PARNASO Español 14. [en el lomo]

Madrid, BNE, Ms. 3922

210 x 150 mm; 6 hs. preliminares + 499 fs.

Contiene el Panegírico de la creación del mundo, perteneciente a la Academia segunda, fs. 219r-229r. Al final: «Campo de Villanova a 7 de Agosto de 1703»15.

A

Obras de Don Antonio En- / riquez gomez.

Madrid, Biblioteca de la Real Academia Española, RM6948.

208 x 145 mm; 3 hs. preliminares + 95 fs. (en realidad, consta de 96 fs., porque entre el 23 y el 24, hay uno sin numerar). Perteneció a don Antonio Rodríguez-Moñino y a doña María Brey. Contiene una selección de poemas de las Academias morales de las Musas, un texto en prosa (Exortacion a la Virtud) y la comedia La prvdente Abigail (impresa, no manuscrita).

Va precedido de la siguiente anotación:

Soy del Excelentissimo / Señor d.n Vizente Maria / de Vera de Aragon Ladron / de Guebara Enrriquez / de Nabarra Conde de la / Roca y del Sacro Romano / Imperio Grande de Es- / paña, Rico=Home de Natu- / raleza en Aragon y Nabarra / Caballero del orden de S.n tiago / Academico de cuatro Academi- / as Reales Coronel del Regimto / de Infant.a de Estremadura16.

Impresos parciales y antológicos

12Tras la edición de 1734, solo encontramos estampas parciales, casi siempre a modo de breve antología, que llegan hasta tiempos recientes:

1735

LA CULPA / DEL PRIMER / PEREGRINO, / Y EL PASSAGERO. / SU AUTOR / ANTONIO ENRIQUEZ GOMEZ. / DEDICADO / AL SEñOR DON URBANO DE / Ahumada y Guerrero, Marquès de Monte- / Alto, del Consejo de su Magestad en el Real / de Hazienda, Corregidor que ha sido de las / ciudades de Caceres, Valladolid, y Truxillo, / y Corregidor Actual, y Superintendente Ge- / neral de Rentas Reales, y Servicios de / Millones de Madrid, y su Pro- / vincia, &c. / [filete] / A costa de Pedro Reboredo, Mercader de Libros, en la Calle de / Toledo, en donde se hallarà. / [filete] / Con Licencia. En MADRID: En la Imprenta de los Herederos / de Juan Garcia Infanzon. Año de 1735.

195 x 150 mm; 12 hs. preliminares + 176 pp. Además de El passagero (pp. 159-176), contiene seis sonetos de la Academia primera (pp. 159-176): En alabanza de Adan, En alabanza de Enoch, En alabanza de Noè, Al engaño de la vida humana, Al engaño del Mundo y A la perdida libertad de la Patria (pp. 155-158).

Ejemplar utilizado: Madrid, BNE, U-847.

1857

Poetas líricos de los siglos xvi y xvii, II, ed. Adolfo de Castro, Madrid, Rivadeneyra, 1857 (BAE, tomo 42).

Contiene una selección de «Composiciones varias» de las Academias morales de las Musas, pp. 363-391.

1943

Poesía heroica del imperio, II, ed. Luis Rosales y Luis Felipe Vivanco, Madrid, Jerarquía, 1943.

Contiene una selección de poemas de las Academias morales de las Musas, pp. 551-564.

1982

Marrano poets of the Seventeenth century. An antology of the poetry of João Pinto Delgado, Antonio Enríquez Gómez and Miguel de Barrios, edited and translated by Timothy Oelman, London/Toronto, Associated University Presses, 1982.

Contiene la elegía «Cuando contemplo mi pasada gloria...» de la Academia primera, pp. 140-150.

1984

Poesía de la Edad de Oro, II. Barroco, ed. José Manuel Blecua, Madrid, Castalia, 1984.

Contiene los sonetos A la perdida libertad de la patria, Al curso y velocidad del tiempo y A las tres edades del hombre, y la elegía «Cuando contemplo mi pasada gloria...», todos de la Academia primera, pp. 336-343.

1986

Antología de poesía barroca, ed. Vicente Tusón, Madrid, Anaya, 1986.

Contiene un fragmento de la elegía «Cuando contemplo mi pasada gloria...», pp. 214-216.

1992

Sonetos, romances y otros poemas, ed. Antonio Lázaro, Valencia, Alcaná, 1992, 235 pp.

Contiene numerosos sonetos de las Academias morales de las Musas.

1996

«Breve retablo poético», en Kenneth Brown (con la colaboración de Cyndi Valerio), Monográfico Antonio Enríquez Gómez, Revista Cuenca, 44 (1996), pp. 143-148.

Contiene catorce poemas del autor, trece de los cuales pertenecen a las Academias morales de las Musas.

13Asimismo, contamos con una fuente digital:

BVC

Sonetos, Biblioteca Virtual Cervantes.

Contiene numerosos sonetos de las Academias morales de las Musas.

Relaciones

14El corpus de impresos se completa con una docena de pliegos sueltos de los siglos xvii y xviii que contienen relaciones extraídas de las introducciones que hay al frente de cada una de las academias. Son pasajes narrativos que, dentro de la miscelánea que ofrece el libro, constituyen un mundo cerrado y autónomo. No están incluidas en el estema porque son copias serviles que no aportan nada a la trasmisión textual; pero revelan el eco que los versos de Enríquez Gómez tuvieron entre el público popular. De algunas de ellas se ha localizado más de una impresión.

Relación de Antilo y Laura

S. l., s. i., s. xvii.

2 hs. a 2 cols.

Pertenece a la Introducción de la Academia primera.

Ejemplar localizado: Madrid, BNE, VE/45-70.

Relación de Antilo y Laura

Sevilla, Imprenta Castellana y Latina de Diego López de Haro, s. a.

2 hs. a 2 cols.

Ejemplar localizado: Biblioteca Universitaria di Cagliari, Gall.01.02.055-41.

Relación de Antilo y Laura

Córdoba, Colegio de Nuestra Sra. de la Asunción, s. a.

2 hs. a 2 cols.

Ejemplar localizado: Biblioteca de Humanidades de la Universidad de Sevilla, Ca. 29/312 (antes 29/163).

Relación de Albano y Lisarda

Sevilla, Francisco de Leefdael, [1718-1728].

2 hs. a 2 cols.

Pertenece a la Introducción de la Academia segunda.

Ejemplar localizado: Madrid, BNE, R-24105(4).

Relación de Albano y Lisarda

Córdoba, Imprenta de la Calle Carreteras, [¿s. xviii?].

2 hs. a 2 cols.

Ejemplar localizado: Madrid, BNE, VE/45-71.

Relación de Albano y Lisarda

Sevilla, Imprenta Castellana y Latina de Diego López de Haro, s. a.

2 hs. a 2 cols.

Ejemplar localizado: Biblioteca Universitaria di Cagliari, Gall.01.02.055-37.

Relación de Damín

Sevilla, Francisco de Leefdael, [1718-1728].

2 hs. a 2 cols.

Pertenece a la Introducción de la Academia tercera.

Ejemplar localizado: Madrid, BNE, R-24105(5).

Relación de Damín

Sevilla, Imprenta Castellana y Latina de Diego López de Haro, s. a.

2 hs. a 2 cols.

Ejemplar localizado: Biblioteca Universitaria di Cagliari, Gall.01.02.055-39.

Relación de Damín

[¿Valencia?, ¿Agustín Laborda?, c. 1760]

2 hs. a 2 cols.

Ejemplar localizado: Londres, British Library, 11450 (69).

Relación del hijo del conde Fabricio y Danteo

Valencia, Agustín Laborda, [¿1762?].

2 hs. a 2 cols.

Pertenece a la Introducción de la Academia cuarta.

Ejemplar localizado: Londres, British Library, T-1953(50).

Relación del hijo del conde Fabricio y Danteo

Sevilla, Imprenta Castellana y Latina de Diego López de Haro, s. a.

2 hs. a 2 cols.

Ejemplar localizado: Biblioteca Universitaria di Cagliari, Gall.01.02.055-40.

Relación de Floro

Sevilla, Imprenta Castellana y Latina de Diego López de Haro, s. a.

2 hs. a 2 cols.

Pertenece a la Introducción de la Academia cuarta.

Ejemplar localizado: Biblioteca Universitaria di Cagliari, Gall.01.02.055-24.

La edición princeps: buenas lecturas entre un cúmulo de errores y extravagancias

  • 17 Michel Masne (h. 1590-1667).
  • 18 Barrera (1860, p. 136b) ya señaló la autoría del grabado. El ilustre bibliógrafo creyó ver reflejad (...)

15En 1642, cuando Enríquez Gómez vive exiliado en Burdeos, se publica en esta ciudad la primera edición de las Academias morales de las Musas, dedicada a la reina de Francia, Ana de Austria. Van precedidas de un retrato del autor [6v], obra del grabador francés Masne17, según se deduce de una leyenda incompleta que está al pie del óvalo en que aparece la efigie, en la parte inferior izquierda: M. fe, es decir: Masne fecit.18 Esta lámina no la volveremos a encontrar en ninguna de las impresiones posteriores.

16El libro presenta ya la estructura que se repetirá en todas las demás ediciones, excepto en la de 1646, con mezcla de poemas y comedias. Con esta fórmula el poeta pone en práctica el principio estético que declara puntualmente en el Prólogo: «conociendo que la variedad es la sal del entendimiento, juez de la lectura, en cada una de las cuatro academias que van en este libro, vestí la introdución de versos amorosos, y la academia, de morales conceptos, cerrándola con una comedia...» [10v].

17La diferencia entre los versos que se ponen en boca del narrador y aquellos en que hablan los personajes se marca desde el primer momento con el empleo de la cursiva para los primeros. Así se mantendrá siempre.

18Esta edición princeps es sumamente descuidada e irregular en lo relativo a la ortografía. No en vano, tras la Fe de erratas, aparece la siguiente advertencia, probablemente a instancias del autor, que estaría poco satisfecho con el resultado: «Si en los asuntos de esta obra se hallaren algunas comas de más, consideren los curiosos que fue estampado este libro en Francia, adonde los impresores están poco ejercitados en la lengua castellana; y así, se apela para la segunda impresión» [6v].

  • 19 En todas las citas, el número romano remite a la academia de que se trata, y el arábigo, al verso d (...)

19La verdad es que se quedó corto en la disculpa; mejor dicho, estas excusas parecen más bien una maniobra de distracción, porque no es precisamente el exceso de comas lo más criticable. Así se curaba en salud reconociendo algún defecto en el texto, sin aludir a otras muchas deficiencias. El empleo arbitrario y confuso de las grafías es una constante: mal uso o ausencia de la cedilla (compaçión, IV, 197219; çufriría, I, 1943; gocar, III, 776...); grupos consonánticos inusuales (ceptro, I, 1011; lectargo, I, 2106...); extrañas vacilaciones del timbre vocálico (pusible, III, 1095; agoa, IV, 2362; opusiciones, III, 1779; obidiencia, III, 1795...); empleo irregular de r/rr (rrigor, I, 1446; horor, III, 449...); diversidad de extravagancias ortográficas (egpigramas, II, 126; ofreszco, I, 1691...); alternancia aleatoria del fonema fricativo interdental y el alveolar (vez, I, 152 / ves, IV, 2321; capaz (III, 58 / capás, IV, 2143...); casos tan extraños como sezo, por seso, IV, 1648; confusión de las grafías que representan el fonema velar sonoro y el sordo (forgados, por forjados, III, 761; megor, por mejor, III, 1239...); incorrecta separación de las palabras (a dorno, II, 1074; alas, por a las, II, 1094; ajurado, II, 1244...); gran cantidad de signos de interrogación no justificados, frecuente olvido de la tilde de la ñ, etc., etc., etc. La lectura tropieza a cada paso con todo tipo de irregularidades.

20A la falta de un perfecto dominio del español por parte de los impresores franceses pudo sumarse alguna otra dificultad, como la de no disponer de un número suficiente de tipos, por lo que se vieran obligados a alternarlos como buenamente podían.

21Contrasta este panorama tan poco halagüeño con la evidencia de que, al margen de algunas erratas irrelevantes que luego hubo que corregir, las buenas lecturas son prácticamente siempre las de 42. Muchas de ellas se verán sustituidas en ediciones posteriores por otras peores o equivocadas, y desaparecerán para siempre.

Errores de la edición corregida de 1646

  • 20 Véanse Révah, 2003, p. 303; Galbarro, 2012, p. 60.

22Estando todavía en Francia, ahora en Ruan, adonde se había trasladado hacia 164320, Enríquez Gómez publica en 1646 un libro en el que ofrece una selección de su obra poética y narrativa. Reúne en él la novela picaresca El siglo pitagórico y Vida de don Gregorio Guadaña, ya publicada en 1644; el poema La culpa del primer peregrino, de ese mismo año, y Las cuatro academias morales de las Musas, de 1642, despojadas de las respectivas comedias, que no caben porque las 786 pp. que ocupan las obras editadas exceden ampliamente las dimensiones habituales de un volumen en cuarto (unas seiscientas páginas, trescientos folios).

23La promesa de corregir los abultados defectos de la primera edición de las Academias se cumple puntualmente. Sin duda, el poeta estaría impaciente por hacerlo. Esta segunda impresión es mucho más regular y correcta desde el punto de vista ortográfico. Sin embargo, ese perfeccionamiento contrasta con el hecho de que empeora el texto de la princeps. Subsana unos pocos errores y erratas de 42, pero introduce variantes (muchas de ellas de considerable relevancia) que alteran el correcto significado de bastantes versos. El interés primordial por subsanar las deficiencias ortográficas llevó a descuidar la esencia del texto.

24Naturalmente, no está en nuestra mano dilucidar en qué medida es achacable al autor o a los impresores, y tampoco sabemos si el propio Enríquez Gómez, que seguiría el proceso de cerca, modificó deliberadamente algunas lecturas de forma poco acertada.

25Lo peor fue que, al tratarse de una edición corregida, la de 1646 marcó la pauta de las que vinieron después, que con muy pocas excepciones (apenas se subsanaron algunos errores y erratas evidentes), mantuvieron las malas lecturas de este impreso. En consecuencia, se perpetuaron muchas variantes erróneas. Analicemos algunos casos en que se pone de manifiesto esa situación:

I, 2027-2032

No suelen, no, los campos que adornaron
el mayo y el abril helarse al norte
como todos mis miembros se me helaron;

ni el brazo suele, aunque al honor le importe,
segar con mano fuerte los vitales
como mi herida dio sangre en el corte. 42

26La ponderación subraya el daño que el viento del norte hace a los campos que han florecido con la primavera. En 46 (y luego en todas las demás) en el v. 2028 se sustituye norte por noto:

  • 21 Para perfilar con mayor nitidez la trasmisión textual de los versos que se proponen como ejemplo, (...)

No suelen, no, los campos que adornaron
el mayo y el abril helarse al
noto... 46 47 60 68 90 1704 173421

  • 22 Góngora, Soledades (I, vv. 15-17), p. 201.

27Se rompe así la rima de los tercetos (norte, importe, corte) y, por añadidura, la coherencia del texto, ya que el noto es un viento cálido del sur y, por lo tanto, carece de sentido referirse a él para hablar del frío. Podría parecer una lectio difficilior (la palabra noto es menos frecuente, más rara y exquisita que norte); pero, de hecho, se trata de una lectio facilior, porque sin duda el cajista, que debía de ser lector de poesía, se dejó arrastrar por el recuerdo de los célebres versos de las Soledades gongorinas («Del siempre en la montaña opuesto pino / al enemigo Noto / piadoso miembro roto...»22). De ahí resultó una variante incorrecta tanto en la forma como en el sentido.

28Hay otros muchos ejemplos:

I, 1107-1112

quien ignora el agravio
no tiene tanta culpa como el sabio,
que le sabe, y vicioso le ejecuta.
Ser cuerdo en la disputa,
y en las obras soberbio y atrevido,
no es de cuerdo sentido. 42

29El significado del texto está claro: las faltas en las que, a sabiendas, incurre el hombre docto son más censurables que las del ignorante. No parece razonable mostrarse cuerdo en las disquisiciones y argumentaciones, y pecar en las obras. La variante que introduce 46 (probablemente para evitar la repetición de cuerdo) da al traste con esa antítesis:

Ser vano en la disputa,
y en las obras soberbio y atrevido,
no es de cuerdo sentido. 46 47 60 68 90 1704 1734 1735 A

30Claro que está mal mostrarse desatinado en todos los terrenos, pero no es eso lo que se decía.

31Una muestra más:

I, 161-163

¿Qué me quieres, Elisa, qué me quieres,
cuando Pacor, Pacor te desengaña,
émulo, o mulo sí, de tus placeres? 42

32Pacor, gracioso rústico, introduce en su parlamento un calambur (émulo, o mulo) que viene a ser una broma sobre sí mismo, con la que reconoce, como en otras ocasiones, que es un poco bruto. El juego conceptista desaparece en las ediciones posteriores, bien por errata, bien por error que lleva a una lectio facilior:

émulo, émulo sí, de tus placeres 46 47 60 68 90 1704 1734

33La menor sutileza de bastantes lecturas de 46 respecto a las de 42 se advierte precisamente en esos versos en que aquella recurre a lectiones faciliores que empobrecen los matices:

II, 518

Las manos, copos del austro... 42
Las manos, copos del ampo... 46 47 60 68 1734

  • 23 Dos de los testimonios posteriores (90 1704) introducen una nueva lectio facilior respecto de est (...)

34La primera edición recurre a un atractivo oxímoron: las manos de la dama son blancas (como la nieve) y cálidas (como el austro). En cambio, 46 lee, de forma insulsa, copos del ampo, o sea ‘copos de nieve’ (ya que ampo es, como recoge Autoridades, «voz con que se expresa la blancura, albura y candor de la nieve»)23.

35Otros muchos dislates salpican el texto de 46 y se trasmiten a su larga descendencia:

III, 332-334

Pacor en su ridículo soneto
dijo, culto y secreto,
lo que pudo decir... 42

dijo, oculto y secreto 46 47 60 68 90 1704 1734

36Se ha introducido una mera reiteración que no aporta nada, a diferencia de la significativa calificación de culto.

37También se ve alguna muestra de lo que pudiera ser, no un error, sino una corrección que no se ha sopesado suficientemente. Así, en II, 658, 42 lee «Bajé a la cuadra»; 46 corrige «Subí a la cuadra», y la siguen las demás. Pero, un poco más adelante, se indica que la nueva sala a la que accede el personaje va a dar al río («la cual, haciendo una punta / circular al norte, daba / sobre la orilla del Júcar», vv. 705-707). Por lo tanto, forzosamente ha de estar más abajo; de manera que lo que procede es bajé, no subí.

38Alguna vez nos encontramos con que 46 recurre a una variante muy diferente, aunque igualmente plausible, que prevalecerá para siempre:

II, 490-491

Por un postigo que abierto
el hado dejó... 42
dejó el descuido 46 47 60 68 90 1704 1734

II, 743-746

con la mucha / alegría a la venganza / [...] acudió... 42
con mucha / diligencia... 46 47 60 68 90 1704 1734

39¿Se trata de una corrección del autor? Bien pudiera ser.

40Hay algún pasaje donde las demás ediciones no siguen a 46 en el que el resultado es igualmente favorable a la lectura de 42. En III, 1008-1009, la princeps lee:

Un hombre oí que se desgasnataba,
y ninguno sus voces escuchaba...

41Todas alteran el verso de forma disparatada:

desgraznaaba 46
desgaznaba 47 60 68 90 1704
desgraznaba 1734

42Sin duda, la lectura buena es la de 42: se desgasnataba: ‘se echaba a perder el gaznate’, de tanto gritar.

43El texto de las Academias ha llegado a nosotros prácticamente sin omisiones. Las poquísimas que hay parten de 46. Solo se perdió para siempre un verso completo de 42 (IV, 860) que nadie intentó restablecer:

Vestime como pude, y di conmigo
(¡oh, cuánto puede en sangre un enemigo!),
de uno en otro tejado,
en un balcón. Sirviome de sagrado...

44Las ediciones posteriores perpetuaron el descuido, a pesar de que se rompía la estructura métrica.

45Sí subsanaron (47, seguida por todas las demás) una pequeña omisión de 46 que daba lugar a un verso hipométrico. Bastaba una sencilla corrección ope ingenii:

IV, 3467

Si largos y prolijos días
vives llorando con amor constante... 46

Si largos años y prolijos días
vives llorando con amor constante... 42 47 60 68 90 1704 1734

46Lo dicho hasta ahora no impide que 46 aplique a algunos versos correcciones imprescindibles, fundamentalmente de erratas evidentes. También, aunque en muy pocas ocasiones, subsana algún error:

IV, 778-780

siendo en las minas de bronce
celebrada en prosa y verso
la mayor deidad del orbe. 42 47 60 68 90

47Por supuesto, la lectura correcta es:

siendo en láminas de bronce 46 1704 1734

Primera edición española: 1647

48En 1647 aparece en Valencia la primera impresión española de las Academias morales de las Musas. No cabe duda de que tiene presente la princeps, ya que retoma su estructura, con las comedias al final de cada uno de los cuatro certámenes. Pero el texto poético, salvo en determinadas variantes fonéticas, ortográficas o gramaticales, sigue a la de 1646 (no en vano esta era una edición corregida).

49Como ya se ha dicho, 47 (y, con ella, las que vienen después) mantiene la mayoría de los errores de 46. Veamos en II, 799 uno de esos muchos casos:

En la media región, de más colores
la imperial ave a gritos se bordaba
que el iris... 46 47 60 68 90 1704 1734

50El texto correcto es «la imperial ave a giros se bordaba», como había leído 42.

51En términos generales, 47 solo ofrece la misma variante que 42 las pocas veces en que subsana uno de los errores o erratas que se dan en 46. Suelen ser correcciones evidentes, para las que no haría falta acudir al texto primitivo. Así, por ejemplo, en I, 687, donde 46 había introducido una mala lectura que rompía la rima y el sentido:

En el bajel del mundo,
políticos de estado,
me embarqué, pasajero del cuidado... 42 47 68 1704 1734

políticos de esto 46 60 90 A

52En resumen: la edición de 1647 apenas presenta variantes ni errores propios. O sigue a 46, tónica predominante incluso en las malas lecturas, o se alinea con 42 al corregir en algún pasaje a 46.

Cinco ediciones a plana y renglón: 1660-1734

53Cuando, aún en vida del autor, en 1660, se volvieron a publicar en España las Academias morales de las Musas, lo más fácil hubiera sido que la nueva edición se limitara a seguir, excepto en correcciones necesarias, a la primera española: la de 1647. Sin embargo, solo se hizo así hasta cierto punto: se produjeron contaminaciones. Al margen de cuestiones fonéticas y ortográficas (en las que está más cerca de 47), en las pocas discrepancias entre 46 y 47, 60 se divide a la hora de seguir a una u otra fuente, tanto en buenas como en malas lecturas.

54Se podría esperar que volviera al texto de 46 para corregir errores de 47; pero no siempre es eso lo que sucede: algunas de las variantes que toma de 46 son erróneas, incluso evidentemente erróneas, como la que acabamos de ver en I, 687, y esta otra en que se rompe la rima:

IV, 1782

Una sola verdad, Danteo, advierto:
que más sabios sacó la pesadumbre
que la risa preciada de su acierto. 42 47 A

Una sola verdad, Danteo, advierte 46 60 68 90 1704 1734

55Lo que está claro es que 60 se aparta de 42; solo lee a veces con ella, en compañía de 46 o de 47, porque está siguiendo a una de las dos.

56Todas las ediciones posteriores (68, 90, 1704 y 1734) seguirán a plana y renglón a la de 1660. Se trata, pues, de un grupo fuertemente cohesionado que, partiendo de 46, se distancia de 42.

57La edición de 1668 utiliza los mismos tipos que la de 1660. No es de extrañar si se considera que salen de la misma imprenta: la de Josef Fernández de Buendía, en Madrid. Es más, coinciden en la mayor parte de los detalles de la impresión; hasta tal punto que, en un primer momento, parece que se trata de la misma edición. Luego se advierten pequeñas diferencias que demuestran que no es así. Difieren en alguna grafía, pero en muy pocas. Tienen una dedicatoria distinta: la de 1660, a don Gaspar de Haro y Guzmán; la de 1668, a don Antonio Álvarez de Toledo.

58El reducidísimo número de variantes en que 68 difiere de 60 son cambios leves o correcciones de erratas y errores. Veamos, por ejemplo, cómo subsana una hipermetría de su antecesora:

III, 1736

y su alcázar le preste
seguridad en dóricas figuras... 42 47 68 A

seguridad en doríficas figuras 46 60 90 1704 1734

59La discrepancia más notable es la que se da en I, 771-772, donde, sin duda inadvertidamente, 68 cambia el orden que esos dos versos tienen en todos los testimonios anteriores:

no te emplees jamás en vanidades,
sepan pocos tu nombre en las ciudades. 42 46 47 60 90 1704 1734

60El resultado es una lectura igualmente plausible:

sepan pocos tu nombre en las ciudades,
no te emplees jamás en vanidades. 68 A

61Enseguida tendremos que volver a estos versos porque nos ayudarán de forma determinante en la filiación de algunos testimonios posteriores.

62La edición de 1690, aunque está más próxima en el tiempo a la de 1668, sigue a la de 1660. Se pone de manifiesto en las escasas variantes en que discrepan 60 y 68, en las que 90 lee con la primera, incluso en errores evidentes:

I, 1833

Primero manchará de ese topacio
la luz solar, que ofenda una vislumbre
de mi honor... 42 46 68 1704 1734

Primero manchará de ese topacio
la luz solar, que ofende una vislumbre
de mi honor... 47 60 90

63Se trata de una mala lectura que rompe la construcción sintáctica.

64La muestra más relevante (prácticamente decisiva) de esta filiación es la que acabamos de ver (I, 771-772):

no te emplees jamás en vanidades,
sepan pocos tu nombre en las ciudades. 42 46 47 60 90 1704 1734

65Si 90 hubiera seguido a 68, que alteraba el orden de esos versos, los habría reproducido igual, ya que tienen perfecto sentido. Si no lo hace, es porque lee con 60.

66La edición de 1704 depende por completo de la que la precede: la de 1690. Se percibe de forma indudable cuando, en alguna ocasión, recoge una lectura defectuosa (hipométrica, en el ejemplo que veremos) que aparece por vez primera en 90:

II, 418

Hice naturaleza la costumbre... 42 46 47 60 68 1734 A

Hice natural la costumbre... 90 1704

67Son muy pocos los versos en que 1704 subsana un error o errata evidente de 90.

68Muy curioso es lo que sucede con la última edición de esta serie: la de 1734. Aunque sigue a plana y renglón a las cuatro anteriores, el texto de los versos líricos y narrativos es el de 1646. Cuando algunos testimonios convergen con 46 y otros no, 1734 figura siempre entre los primeros. Nunca se aparta de las variantes de 46, aunque sean erróneas; de hecho, a veces se queda sola en la fidelidad a sus malas lecturas:

I, 1937

mas es esta enemiga tan notoria
que, porque sabe que me da disgusto,
muerte me da con mi pasada gloria. 42 47 60 68 90 1704

mas es esta enigma tan notoria... 46 1734

69Pero, inevitablemente, para componer el volumen e imprimir las comedias (recordemos que no estaban en 46), la edición de 1734 tiene que recurrir a una de su grupo. La más afín es 1704, cuya dedicatoria a san Francisco Javier reproduce literalmente. Las dos coinciden en solitario en algunas variantes de las páginas preliminares.

Un Manuscrito

70Ya se ha dicho que solo conocemos un manuscrito de cierta extensión y relevancia: A. Su filiación es indiscutible: sigue a la edición de 1668. Es el único testimonio que lee con ella cuando 68 se aparta de todos los demás. Si alguna duda cupiera —que no cabe—, el ya citado pasaje de I, 771-772, nos sacaría de ella:

no te emplees jamás en vanidades,
sepan pocos tu nombre en las ciudades. 42 46 47 60 90 1704 1734

sepan pocos tu nombre en las ciudades,
no te emplees jamás en vanidades. 68 A

71Difícilmente podría explicarse esa lectura si el copista no tuviera delante la edición de 1668.

72Aunque no tanto como el citado, hay otros muchos ejemplos relevantes de la convergencia de A con 68:

II, 1436

La delicia cruel fue mi carroza... 42 46 47 60 90 1704 1734

La delicia más cruel fue mi carroza... 68 A

73Vemos que 68 y, tras ella, A intentan erróneamente corregir la supuesta hipometría.

74Salvo en la corrección aislada de alguna errata, A solo difiere de su fuente en errores introducidos por el copista, que es poco cuidadoso. Cae con frecuencia en omisiones que rompen la forma métrica, el sentido o las dos cosas a la vez:

I, 940-943

Ya que el bajel se quiebra —el cuerpo, digo—,
y es de este mal testigo
tu espíritu, que ha sido el pasajero,
procúrale salvar, pues es primero... 42 46 47 60 68 90 1704 1734

75Versos que A convierte en:

Ya que el bajel se quiebra —el cuerpo, digo—,
y es de este mal testigo
procúrale salvar, pues es primero...

Otros testimonios parciales y antológicos

76El volumen de 1735 que da cabida (junto a una obra ajena a nuestro poemario, La culpa del primer peregrino) a El pasajero y seis sonetos de las Academias, sigue a 47, pero lee con 46 en algunos versos.

  • 24 No las vamos a incluir en el estema, dado su carácter tardío y fragmentario.

77Las antologías posteriores (algunas con escasísimas muestras de este libro)24 convergen preferentemente con 46 o con 47 o mezclan las lecturas de una y otra. Todas se separan de 42. En algunos casos la filiación es muy concreta: Blecua (1984) sigue la edición de la BAE (así lo indica) o la de 1647 cuando en aquella falta el poema. Leen con 1992 tanto 1996 como la digital BVC, esta última con muchos descuidos añadidos.

78Las doce relaciones a que nos hemos referido, unas prefieren a 46 y otras a 47.

79Los dos manuscritos que se conservan con muy pocos poemas de las Academias morales están más próximos a la princeps. B, aunque coincide en algunas lecturas con 42, en bastantes versos se separa en solitario de los testimonios antiguos, a veces con variantes que difieren de forma muy considerable; N se alinea predominantemente con 42, a pesar de que al principio se indica que sigue a la edición valenciana de Claudio Macè.

Estema

80El análisis de los testimonios disponibles nos lleva a elaborar el siguiente estema:

81Se señalan con el signo = las ediciones que están compuestas a plana y renglón sobre 60.

A modo de conclusión

82Por las razones que se han ido exponiendo a lo largo de este artículo, los miembros del equipo de investigación que estamos preparando la edición crítica de las Academias..., a diferencia de todos los editores que nos han precedido, no tenemos la menor duda de que hay que tomar como texto base el de la princeps, incorporando, claro está, las correcciones imprescindibles que después se introdujeron.

83En las numerosas discrepancias relevantes, con escasísimas excepciones, las lecturas de 1642 son o bien las únicas correctas o bien manifiestamente mejores. Las ediciones que aparecieron después las empobrecieron con lectiones faciliores o las deturparon con errores y correcciones desacertadas. Los pocos pero significativos ejemplos recogidos en el apartado «Errores de la edición corregida de 1646» (a los que podrían añadirse muchos más) son buena prueba de lo que aquí se sostiene.

84Sin embargo, el poeta tenía razón al sentirse disgustado con el impreso bordolés. Los tipógrafos (quizá franceses poco duchos en el manejo de la lengua española, o españoles que llevaban años lejos de su tierra, o portugueses que, aunque tenían familiaridad con el castellano, no podían evitar dudas y contaminaciones) respetaron las lecturas básicas del manuscrito que se les entregó; pero alteraron el texto con multitud de vacilaciones vocálicas y usos ortográficos que no respondían a la lengua que Antonio Enríquez Gómez traía de la patria que había abandonado.

85En esta coyuntura, ¿qué habría que hacer al editar la obra? Seguir servilmente a 42 supondría ofrecer al lector un texto plagado de arcaísmos y con una ortografía insólita. Modernizarlo y regularizarlo radicalmente llevaría a planchar la lengua del poeta, a dotarla de una homogeneidad que, sin duda, no tenía. Creemos que la fórmula que hemos adoptado permite restaurar el texto genuino (casi siempre el de 42) y evita trasmitir usos lingüísticos en extremo irregulares y, en muchas ocasiones, ajenos al momento en que se publicó.

86Seguimos a 42, pero en los casos de vacilaciones vocálicas y formas ortográficas inusuales (lo que afecta especialmente a determinadas consonantes en posición implosiva: Adlante, adbitrio, inracional, ignocencia, Ectnas, nactivo, sumptuoso, jusgar...) únicamente mantenemos las que vienen refrendadas por alguna de las otras ediciones que salieron a la luz en vida del autor (46, 47 y 60). Si esa lectura anómala solo aparece en 42, queda relegada a una relación de variantes peculiares de este impreso.

87Confiamos en que esta solución merezca la comprensión de los expertos. En todo caso, estamos convencidos de que nos permitirá acercarnos todo lo posible al texto genuino de las Academias morales de la Musas y facilitará la lectura al aficionado a estos rincones olvidados, pero muy interesantes, de la poesía barroca.

Inicio de página

Referencias bibliográficas

Amador de los Ríos, José, Estudios históricos, políticos y literarios sobre los judíos de España, Madrid, Imprenta de M. Díaz y Comp., 1848.

Barrera, Cayetano Alberto de la, Catálogo bibliográfico y biográfico del teatro antiguo español desde sus orígenes hasta mediados del s. xviii, Madrid, Ribadeneyra, 1860 (edición facsímil: Madrid, Gredos, 1969).

Brown, Kenneth (con la colaboración de Cyndi Valerio), «Nuevas calas hacia la vida y obra de Antonio Enríquez Gómez», Monográfico Antonio Enríquez Gómez, Revista Cuenca, 44, 1996, pp. 47-65.

Caravaggi, Giovanni, «Cancioneros» spagnoli a Milano, Firenze, La Nuova Italia, 1989.

Castro, Adolfo de, «Apuntes biográficos de algunos de los autores contenidos en este tomo», en Poetas líricos de los siglos xvi y xvii, II, Madrid, Rivadeneyra (BAE, tomo 42), 1857, pp. xliii-cx.

Cordente, Heliodoro, Origen y genealogía de Antonio Enríquez Gómez, alias don Fernando de Zárate, Cuenca, Alcaná Libros, 1992.

Díaz de Escobar, Narciso, «Poetas dramáticos del siglo xvii: Antonio Enríquez Gómez», Boletín de la Real Academia de la Historia, 88, 1926, pp. 838-844.

Díaz Esteban, Fernando (ed.), Los judaizantes en Europa y la literatura castellana del Siglo de Oro, Madrid, Letranúmero, 1994.

Dille, Glen F., Antonio Enríquez Gómez, Boston, Twayne Publishers, 1988.

Galbarro García, Jaime, «Lusitanus inter Gallos». Investigación en torno a la figura de Antonio Enríquez Gómez, con estudio y edición del «Triumpho lusitano» (1641), Tesis doctoral, Universidad de Sevilla, 2012.

Garcia Peres, Domingo, Catálogo razonado biográfico y bibliográfico de los autores portugueses que escribieron en castellano, Madrid, Imprenta del Colegio Nacional de Sordo-Mudos y de Ciegos, 1890.

García Valdecasas, José Guillermo, Las «Academias morales» de Antonio Enríquez Gómez (Críticas sociales y jurídicas en los versos herméticos de un «judío» español en el exilio), Sevilla, Anales de la Universidad de Sevilla, Serie Derecho, núm. 9, 1971.

Góngora, Luis de, Soledades, ed. Robert Jammes, Madrid, Castalia, 1994.

Jauralde Pou, Pablo (dir.), Catálogo de manuscritos de la Biblioteca Nacional con poesía en castellano de los siglos xvi y xvii, II, Madrid, Arco Libros, 1998.

Kramer-Hellinx, Nechama, Antonio Enríquez Gómez: literatura y sociedad en «El siglo pitagórico y Vida de don Gregorio Guadaña», New York, Peter Lang, 1992.

——, «La literatura como espejo de la Historia: los históricos malsines inquisitoriales en la literatura de Antonio Enríquez Gómez (1600-1663)», Mélanges de la Casa de Velázquez, 30/2, 1994, pp. 139-150.

——, «Resonancias, protagonistas y temas inspirados en el Antiguo Testamento y la liturgia judía en la obra de Antonio Enríquez Gómez», Calíope, 17/1, 2011, pp. 125-156.

Matas Caballero, Juan, «Un cancionero del exilio en las Academias morales de las Musas de Antonio Enríquez Gómez», Confronto letterario. Quaderni del Dipartimento di Lingue e Letterature Straniere Moderne dell’Università di Pavia, 43, 2005, pp. 51-74. Nueva edición, con el título de «La poesía del exilio de Antonio Enríquez Gómez», en La espada del olvido, León, Universidad de León, 2005, pp. 257-284.

McGaha, Michel, «El prólogo a las Academias morales de las Musas de Antonio Enríquez Gómez», en Varia Hispanica. Homenaje a Alberto Porqueras Mayo, eds. Joseph L. Laurenti y Vern G. Williamsen, Kassel, Reichenberger, 1989, pp. 307-315.

——, «Biographical data on Antonio Enríquez Gómez in the archives of the Inquisition», Bulletin of Hispanic Studies, 69, 1992, pp. 127-139.

Menéndez Pelayo, Marcelino, Historia de los heterodoxos españoles, Madrid, Imprenta de D. Maroto e Hijos, 1880, tomo II.

Oelman, Timothy: Marrano poets of the Seventeenth century. An antology of the poetry of João Pinto Delgado, Antonio Enríquez Gómez and Miguel de Barrios, London-Toronto, Associated University Presses, 1982.

Révah, I. S., Antonio Enríquez Gómez. Un écrivain marrane (v. 1600-1663), ed. Carsten L. Wilke, Paris, Chandeigne, 2003.

Rose, Constance Hubbard, «Antonio Enríquez Gómez and the literature of exile», Romanische Forschungen, 85, 1973, pp. 63-77.

——, «The Marranos of the Seventeenth Century and the case of the merchant writer Antonio Enríquez Gómez», en The Spanish Inquisition and the inquisitorial mind, ed. Ángel Alcalá, Boulder (Colorado)/Highland Lakes (New Jersey), Columbia University Press, 1987, pp. 53-71.

Rubio, Jerónimo, «Antonio Enríquez Gómez, el poeta judaizante», Miscelánea de estudios árabes y hebraicos, 6, 1983, pp. 187-217.

Simón Díaz, José, Bibliografía de la literatura hispánica, Madrid, CSIC, 1960-1994, 2ª ed., 16 vols.

Wilke, Carsten L., Jüdisch-christliches Doppelleben im Barock (zur Biographie des Kaufmanns und Dichters Antonio Enríquez Gómez), Frankfurt am Main, Peter Lang, 1994.

Warshawsky, Matthew David, «Las múltiples expresiones de identidad judeo-conversa en tres obras poéticas de Antonio Enríquez Gómez», Calíope, 17, 2011, pp. 97-124.

Inicio de página

Notas

2 Véanse Amador de los Ríos, 1848, pp. 570-588; Castro, 1857, II, pp. lxxxix-xci.

3 Véanse Barrera, 1860 (entradas relativas a Antonio Enríquez Gómez y Fernando de Zárate); Menéndez Pelayo, 1880, tomo II, pp. 611-616; Díaz de Escobar, 1926.

4 Révah, 2003; Wilke, 1994. Con anterioridad había aparecido el estudio de conjunto de Dille, 1988.

5 Las aportaciones de Rose se desparraman en una docena de artículos, de los que, por no ser prolija, solo señalaré los publicados en 1973 y 1987. Véanse también Cordente, 1992; McGaha, 1992.

6 Galbarro, 2012, pp. 25-148.

7 Galbarro, 2012, pp. 149-235.

8 Sin ánimo de ser exhaustiva, me limitaré a apuntar algunos hitos relevantes en la recuperación y difusión de la obra literaria de Enríquez Gómez: a Ch. Amiel se le debe la edición de El siglo pitagórico y Vida de don Gregorio Guadaña (París, Ediciones Hispanoamericanas, 1977); a T. Oelman, Romance al divín mártir Judá Creyente (Cranbury —New Jersey—/London/Toronto, Associated University Presses, 1986); a M. T. de Santos, La torre de Babilonia (Universidad Autónoma de Madrid, 1990) y El siglo pitagórico y Vida de don Gregorio Guadaña (Madrid, Cátedra, 1991); a C. H. Rose y M. Kerkhof, La Inquisición de Lucifer y visita de todos los diablos (Amsterdam/Atlanta, Rodopi, 1992); a M. C. Artigas, Sansón Nazareno (Madrid, Verbum, 1999); a M. Lazar, Sansón Nazareno (Lancaster —California—, Labyrinthos, 2007). Galbarro ha fijado y anotado El triunfo lusitano, objeto central de su tesis.

9 Se trata de una tarea colectiva en la que participan, además de quien firma este artículo, Raphaël Carrasco, Jaime Galbarro, Almudena García, Rafael González Cañal, Teresa Julio, María Dolores Martos y Felipe B. Pedraza Jiménez.

10 Véanse García Valdecasas, 1971; McGaha, 1989; los trabajos de Alonso de Miguel, Colón Calderón y Díez Fernández, que se encuentran reunidos en Díaz Esteban M. (ed.), 1994; Matas, 2005; Warshawsky, 2011. Aunque no ha tratado específicamente de las Academias Morales, hay que tener también en cuenta la incansable labor de Nechama Kramer-Hellinx, 1992, 1994, 2011.

11 En la recopilación del corpus bibliográfico de Enríquez Gómez ha tenido un papel muy relevante Rafael González Cañal. Quiero agradecer su generosidad al facilitarme datos y materiales imprescindibles para la configuración de este artículo. También me han ayudado dando respuesta a diversas consultas Santiago Fernández Mosquera y Elena E. Marcello. He tenido el privilegio de poder acceder a la tesis de Jaime Galbarro, lo que me ha permitido contrastar y verificar datos. A todos ellos, mi reconocimiento y mi gratitud.

12 No existe la edición de Madrid, Josef Fernández de Buendía, 1680, que señalaron Simón Díaz (1960-1994, IX: 4537) y Rubio (1983), con la signatura R-7308 de la BNE. Explica Galbarro (2012, p. 215) que «el error procede de la ficha, accesible en la fotocopia del Catálogo General de Impresos de la BNE, en el que posteriormente se tachó parcialmente el 8, para sobrescribir el 9». En efecto, el que lleva esa signatura es un ejemplar de la edición de 1690. Por otra parte, parece que no se ha podido encontrar la edición de Barcelona, 1701, s. i., que cita Amador de los Ríos (1848, p. 573, nota 1). Barrera (1860, p. 140a) da noticia de ella con la siguiente descripción: «Sin retrato; suprimida la dedicatoria, y parte del prólogo». De esta referencia se hacen eco Garcia Peres (1890, p. 280): «Barcelona, sin retrato, 1701», y Díaz de Escobar (1926, p. 841), que repite literalmente las palabras de Barrera. El único impreso barcelonés conocido de las Academias... es el de 1704. Podría tratarse de una mera errata.

13 Es decir: Masne fecit anno Domini 1642.

14 Véase Brown, 1996, pp. 47-65, que remite a Caravaggi, 1989, pp. 17-18.

15 Véase Jauralde Pou, 1998, pp. 1214-1221.

16 El personaje al que aluden estas palabras fue un general español (coronel, en el momento en que se escribe la nota), VII conde y I duque de la Roca, cuya vida discurrió entre 1729 y 1801 (véase Diccionario universal ilustrado de Espasa-Calpe). Estos datos podrían permitir una datación aproximada del manuscrito hacia la segunda mitad del siglo xviii.

17 Michel Masne (h. 1590-1667).

18 Barrera (1860, p. 136b) ya señaló la autoría del grabado. El ilustre bibliógrafo creyó ver reflejado en el retrato el estado de ánimo del poeta y el tono y sentido de su producción literaria: «representa a Enríquez como de cuarenta años de edad. […] Reproduce muy vivamente […] el tinte de profunda tristeza que debía resaltar en el semblante de Enríquez Gómez, el cual en la mayor parte de sus obras líricas dio a conocer la amargura que le causaba su destierro».

19 En todas las citas, el número romano remite a la academia de que se trata, y el arábigo, al verso de dicha academia, según la edición que estamos preparando.

20 Véanse Révah, 2003, p. 303; Galbarro, 2012, p. 60.

21 Para perfilar con mayor nitidez la trasmisión textual de los versos que se proponen como ejemplo, recurriremos solo a los testimonios de los siglos XVII y XVIII.

22 Góngora, Soledades (I, vv. 15-17), p. 201.

23 Dos de los testimonios posteriores (90 1704) introducen una nueva lectio facilior respecto de esta última: «Las manos, copos del campo», que arruina definitivamente el juego conceptuoso imaginado por el poeta.

24 No las vamos a incluir en el estema, dado su carácter tardío y fragmentario.

Inicio de página

Índice de ilustraciones

URL http://criticon.revues.org/docannexe/image/913/img-1.png
Ficheros image/png, 16k
Inicio de página

Para citar este artículo

Referencia en papel

Milagros Rodríguez Cáceres, « Hacia una edición crítica de las Academias morales de las Musas de Antonio Enríquez Gómez », Criticón, 120-121 | 2014, 235-256.

Referencia electrónica

Milagros Rodríguez Cáceres, « Hacia una edición crítica de las Academias morales de las Musas de Antonio Enríquez Gómez », Criticón [En línea], 120-121 | 2014, Publicado el 05 mayo 2015, consultado el 31 marzo 2017. URL : http://criticon.revues.org/913 ; DOI : 10.4000/criticon.913

Inicio de página

Autor

Milagros Rodríguez Cáceres

Universidad de Castilla-La Mancha

Inicio de página
  • Logo Presses universitaires du Midi
  • Logo ENS de Lyon
  • Logo IHRIM - Institut d'Histoire des Représentations et des Idées dans la Modernité
  • Logo Labex COMOD - Université de Lyon
  • Logo Instituto Cervantes
  • Revues.org