Navegación – Mapa del sitio

El discurso del mercader y sus incidencias literarias

Michel Cavillac
p. 41-56

Resúmenes

Por «discurso del mercader» se entiende la recurrente reivindicación burguesa que, en la pluma de los tratadistas políticos o de los propios negociantes, pretende —entre 1520 y 1620, con un ápice en torno a 1600— recabar un cambio de rumbo socioeconómico en aras de una ética mercantilista basada en «la legítima mercancía de las cosas». Abocado in fine al fracaso, este discurso de ruptura ideológica contribuyó, no obstante, a crear las condiciones de una poética realista decisiva para la invención de la novela moderna en España.

Inicio de página

Texto completo

«Si como caballeros fueran mercaderes, pudiera España y Portugal triunfar».
Duarte Gomes Solís, Discursos (1622)

  • 1 Laffemas, Septième Traité du Commerce, p. 4.

1«S’il y a mépris au monde —deplora en 1600 el economista Barthélemy de Laffemas—, il est sur le marchand»1. Referida a la situación francesa del momento, esta consideración cobra una relevancia singular en el caso de España donde los mercaderes, hartas veces sospechosos de ascendencia judeoconversa, eran víctimas de tenaces prejuicios éticos y religiosos.

  • 2 Pienso en los imprescindibles trabajos de Jean Vilar, 1974, pp. 5-81; y 1976, pp. 37-55.

2Dentro de tal contexto, si en la aristocrática y emporófoba sociedad española del Quinientos llegó a darse un discurso de ruptura capaz de renovar las estructuras tanto económicas como culturales, ése se debió a los reformadores mercantilistas, quienes, a lo largo del siglo xvi, abogaron por los valores del mercader y la incorporación de España a la Modernidad. Calificable de burgués por su marcada oposición a la ideología señorial dominante, este discurso recurrente entre 1520 y 1620 no ha recibido hasta ahora —pese a escasas excepciones2— la atención que se merece por su incidencia en las mentalidades urbanas y en la novela áurea de signo realista.

  • 3 González de Cellorigo, Memorial de la política necesaria..., p. 79.
  • 4 Pierre Vilar, 1956, pp. 3-16.

3Sabido es que dicho reformismo no alcanzó a cuajar en España donde —subrayaba Cellorigo en 1600— «el trato de mercancía» solía reputarse tan deshonroso que «por las constituciones de las órdenes militares, no puede tener hábito mercader ni tratante, que no parece sino que se han querido reducir estos Reinos a una República de hombres encantados que vivan fuera del orden natural»3. Y al respecto cabría recordar el estudio de Pierre Vilar sobre «Le temps du Quichotte», donde el historiador relaciona aquel diagnóstico de Cellorigo con el amargo Guzmán de Alfarache de Alemán y la tragicomedia del Ingenioso Hidalgo cervantino4.

4El parentesco ideológico entre estas dos obras maestras y la literatura de debate económico y social cultivada a la sazón por los grandes arbitristas, es un referente ineludible. El alegato reformista anclado en la racionalidad mercantil constituyó en buena medida el background de la novela moderna que nace en el Siglo de Oro español. En esta línea se sitúa el presente estudio orientado a restaurar la cadena discursiva en la cual se insertan el precitado Memorial de Cellorigo y la mejor narrativa realista del xvi.

Tiempos de Lázaro de Tormes

5Como tantos sueños malogrados en la historia de España, el discurso del mercader hunde sus raíces en las reivindicaciones de las Comunidades de Castilla en favor de los «hacedores de paños» perjudicados por las exportaciones laneras que «quitan el modo de vivir a los naturales»:

  • 5 Ver Pérez, 1970, pp. 105 y 107.

Castilla —escribían Pedro de Burgos y Rodrigo de Luján— en el trato de los paños había de ser Flandes y della se había de bastecer Flandes y Francia y otros diversos reinos [...], y a esta causa, como habrían muchos más paños y más mercaderes, y más lanas y tratantes, pujarían y crecerían las alcabalas y rentas de sus Altezas5.

  • 6 Una de las referencias más precoces al modelo flamenco «donde la industria es la vida», nos la ofre (...)

6Ahí están sintetizados los principales asuntos (fomento de las manufacturas y del comercio, remedio de pobres, balanza de pagos) que conformarían en el xvi el proyecto mercantilista. Tras la derrota de los Comuneros, no habían de cesar esas críticas filoburguesas aplicadas a oponer el dinamismo económico de Flandes6, a la improductividad de una España que se estaba convirtiendo en «las Indias del extranjero».

7Más adelante, el culpable letargo de la sociedad española reacia a «la mercaduría y provechosa ocupación» (Pérez de Oliva), es tema que va a imponerse debido al estancamiento manufacturero y al crecimiento del pauperismo mendicante. La crítica a la ociosidad pasa a ser un leitmotiv entre los moralistas que ven en ella una excepción nacional, como reseña en 1537 Alejo Venegas, portavoz de los sectores mercantiles de Toledo:

  • 7 Venegas, Agonía del tránsito de la muerte, pp. 259-261.

En sola España —arguye el humanista— se tiene por deshonra el oficio mecánico, por cuya causa hay abundancia de holgazanes y malas mugeres [...]. Esos baldíos, si no tuviesen por deshonra el oficio mecánico, allende que represarían el dinero en su tierra que para comprar las industrias de las otras naciones se saca, excusarían muchos pecados que ordinariamente suelen nacer de la ociosidad7.

  • 8 Venegas, Primera parte de las diferencias de libros, fs. 155r-164v.

8En otro texto, Venegas se muestra aún más explícito al fustigar a los «fingidos pobres, ministros de Satanás, [...] que pueden trabajar y no quieren». Esos vagabundos de «los grandes pueblos» que «viven la vida bellaca de los picaños», debían ocuparse en «las artes mecánicas». Nadie debía estar ocioso sino imitar la diligencia de «los mercaderes [que] trastornan el mundo para buscar las mercaderías en que ellos tienen su trato»8.

  • 9 Vives, Tratado del socorro de los pobres, pp. 108-109 y 150.
  • 10 Fórmulación que pertenece al erasmista Bernardo de Chinchón, traductor (hacia 1528-1530) del libro (...)

9Venegas tenía probablemente en mente el De subventione pauperum publicado poco antes en Brujas por Juan Luis Vives. En ese tratado explosivo para los países católicos, el exiliado valenciano teorizaba una reforma de la asistencia basada en la obligación del trabajo productivo: «A ningún pobre que por su edad y salud pueda trabajar —recalcaba— se le ha de permitir estar ocioso» por cuanto «es un verdadero honor de la ciudad en la cual no se ve mendigo alguno»9. Los pobres válidos, acostumbrados a llevar «la vida gallofa»10, habían de transformarse en asalariados de la industria textil.

  • 11 Vives, Tratado del socorro de pobres, pp. 95-99.

10Y es de observar que el traductor Bernardo de Chinchón, tras elogiar a «la gente de aquella provincia de Flandes tan concertada en regir y governar bien sus ciudades», asume como suyas las soluciones vivistas al desear que éstas se apliquen no sólo en Valencia —a cuyos ediles dedica su traducción— sino también en «todas las otras ciudades, villas y lugares deste Reino, y de toda España»11. Desde esta óptica, el sistema secularizado expuesto por Vives puede considerarse partícipe del discurso reformador español.

  • 12 Bataillon, 1977, pp. 181-182.

11Como señaló Marcel Bataillon, «la mentalidad puritana y laboriosa [de Vives] es la de la burguesía mercantil en cuyo seno se ha casado en la misma Brujas; sus ideas concuerdan con las del capitalismo naciente, que no puede desarrollar sus empresas sin mano de obra»12. Al propugnar la eliminación de la mendicidad, Vives abogaba por una política nueva surgida en la herética Alemania donde nadie mendigaba. Dicho modelo no podía sino disgustar a la Iglesia católica, gestora tradicional de la beneficencia. Arriesgado era para los tratadistas españoles referirse a Vives cuya familia valenciana se veía perseguida por el Santo Oficio.

  • 13 Robles, De la orden que en algunos pueblos de España se ha puesto en la limosna, pp. 228, 248 y 313 (...)

12No obstante, la doctrina vivista, ampliamente difundida en la Península, iba a alimentar la gran controversia de 1545 entre Domingo de Soto (defensor del derecho a mendigar para cualquier pobre) y Juan de Robles, partidario de obligar a trabajar a los mendigos válidos «porque agora hay muchos más oficios en que se ocupen los hombres [...], y hay diversas contrataciones que en los siglos pasados». Para este discípulo de Vives ejercer la caridad se conceptualizaba en términos mercantiles: era «como quien libra o paga en cambio que da los dineros en Medina y con una cédula de cambio recibe su dinero en Roma»13. La obra de misericordia era una inversión provechosa.

13La política de pobres defendida por Robles en aras al ejemplo de «la ciudad de Brujas y los más pueblos del Condado de Flandes», fue pronto letra muerta. Pero el debate sobre la beneficencia y la carencia de trabajadores distó de extinguirse en Castilla.

  • 14 Pedro de Mercado, Diálogos, fs. 130v-134r.

14Bajo este ángulo, interesante es el médico granadino Pedro de Mercado cuyos Diálogos de philosophía natural y moral (1558) ponen de relieve —en la estela de Venegas— el contraste entre «los estranjeros, ocupados en sus oficios» y «la ociosidad que hay en España [...], causa porque en ninguna de las provincias del mundo se hallarán tantos pedidores y vagamundos». Mientras que en España —leemos— «todos se tienen por afrentados en usar de oficios mecánicos [...], de otra manera se hace en Flandes y Alemania, que tienen por afrenta no saber oficio, y ninguno queda sin ser oficial, hasta los señores príncipes tienen por pundonor saber oficio»14.

15Esta idealización de Flandes y Alemania donde trabajan «hasta los muchachos desde edad de seis años», la encontramos por la misma fecha de 1558 en el plan de relanzamiento económico que propone Luis Ortiz al joven Felipe II. Para este «contador de Castilla», todos (nobles incluidos) debían dedicarse a una actividad productiva capaz de evitar que el oro de las Indias termine en manos de los extranjeros «que con sus industrias nos llevan el dinero». Imperativo era fomentar el espíritu de empresa:

Lo primero que deroguen las leyes del Reino por las cuales están los oficiales mecánicos aniquilados y despreciados, y se promulguen y hagan otras en favor dellos dándoles honras y oficios, como se haze en Flandes y en los otros Reinos donde hay ordenadas repúblicas con estas libertades. Se ha de mandar que todos los que al presente son nacidos en estos Reinos, de diez años abajo, y los otros que nacieren de aquí adelante para siempre jamás, aprendan letras, artes u oficios mecánicos, aunque sean hijos de Grandes y de caballeros y de todas suertes y estados de personas.

16Sentada esta base (bien ajena al ethos nobiliario), pensaba Ortiz que, «estando la gente toda ocupada en sus oficios, no habría los ladrones, salteadores, vagamundos y perdidos que hay en el Reino». Pero, sobre todo, al fabricar las «tapicerías y otros paños y cosas labradas fuera de España», el país sería «en cuatro años» uno de los más ricos del mundo. Dentro de esta perspectiva, Ortiz preconizaba que Toledo —estratégicamente situado entre Sevilla y Medina del Campo— fuese el corazón de la economía y se afirmara semejante a Brujas merced a la creación de dos ferias francas al año:

  • 15 Ortiz, Memorial, pp. 125, 129, 150-152.

Si este lugar [Toledo] tuviese república concertada, como Brujas y otros pueblos estraños [...], trabajarían de crecerla, reedificarla y acrecentarla, y no disminuirla como al presente se hace. Y para entender mejor lo que conviene, se ha de considerar más que esta ciudad solía ser muy próspera por los muchos tratos y oficios que tenía, en especial por los de las sedas que en él se labraban [...]; y con hacerse las dichas dos ferias francas en Toledo, no sólo volverá a lo que solía, mas será uno de los mayores y más ricos pueblos del mundo [...]. Habiendo estas dos ferias francas en Toledo está claro que de Segovia, Pedraza, Cuenca y Palencia y de otras partes de sus comarcas llevarán a Toledo todas las mercaderías que fueren necesarias para Indias15.

  • 16 Montemayor, 1991, p. 6; y 1996.
  • 17 Ortiz, Memorial, p. 121.

17Este himno al recobrado dinamismo capitalista de Toledo invita a reconsiderar el enrarecido ambiente toledano que, hacia 1550, evoca el autor del Lazarillo. ¿Cómo olvidar en efecto que «c’est à Tolède que, pour une bonne part, se décide le destin du capitalisme castillan»?16. La coincidencia no es fortuita. El irónico testimonio de Lázaro, redactado desde «la cumbre de toda buena fortuna» en un Toledo improductivo donde no hay caridad ni trabajo ni comercio legítimo, revela una subrepticia afinidad con los criterios mercantilistas que presiden el Memorial de Ortiz cuyo Prefacio podría haberse escrito con la mira puesta en el escenario lazarillesco: «Me atreveré a dar orden —declara el burgalés— cómo se quite de España toda ociosidad e introducir el trabajo con el cual se sacarán innumerables tesoros»17.

  • 18 Sobre la cuestión de «los molinos de agua» y de «los molinos de viento», ver el citado Memorial (pp (...)

18Pues bien, ¿quién trabaja en el Toledo de Lázaro de Tormes? Al revés que en Brujas y demás lugares «donde hay ordenadas repúblicas» que alientan «las artes u oficios mecánicos» (Luis Ortiz) y cuidan de incitar al trabajo «a los muchachos desde edad de seis años» (Pedro de Mercado), el Toledo miserable, hidalguista y clerical del Lazarillo ofrece el espectáculo de una perversión de todos los valores. Esta degradación es ya perceptible en el preámbulo salmantino con la muerte del padre del narrador, uno de aquellos molineros cuya multiplicación —resalta Ortiz— permitiría abaratar el coste de las moliendas18. El personaje, es verdad, viene lastrado por el motivo folclórico del molinero ladrón, pero su desproporcionada condena por «ciertas sangrías mal hechas en los costales» pone ante todo en evidencia una justicia implacable para con los humildes. Tampoco es de descuidar que Tomé González —uno de esos «oficiales mecánicos aniquilados y despreciados», al decir de Ortiz— era de los pocos que trabajaban, y que su desaparición hunde a su familia en el desamparo.

  • 19 Medina, Libro de grandezas y cosas memorables de España, p. 120b. Villalón, El Crótalon, p. 213. Hu (...)
  • 20 Montemayor, 1996, pp. 266 y 431.

19Las escenas toledanas se inscriben a las claras en una fase de penuria —¿la crisis de 1539-1545?— que exigía la adopción de una política de pobres similar a la que impulsara Robles en Zamora. Ahora bien, ¿qué pasa en Toledo? Las autoridades se atienen a la tradición represiva, mientras la Iglesia, en vez de cumplir con su vocación asistencial, hace escarnio de la misma al estilo del Arcipreste de San Salvador o del capellán que explota a Lazarillo. Por lo visto, la economía de la ciudad se halla en poder de la clerecía. ¿Dónde están aquellos numerosos artesanos y «ciudadanos mercaderes» evocados por Pedro de Medina, Cristóbal de Villalón o Luis Hurtado19? A mediados del xvi, asegura Montemayor, Toledo semeja «une ruche bourdonnante de milliers d’artisans et de centaines de marchands»20. Extraña, por ende, comprobar que, en el Lazarillo, la única alusión a la manufactura textil la proporcionan esas «mujercillas, hilanderas de algodón, que hacían bonetes».

20¿Por qué decidió el novelista vaciar la ciudad de sus agentes económicos? ¿Cómo justificar el silenciamiento de aquellos ricos «mercaderes toledanos» que encontramos todavía en el Quijote? Tal vez porque, a imagen de Luis Ortiz, el Anónimo quiso cargar las tintas en el desgobierno de una ciudad emblemática de España.

21La vida de Lazarillo de Tormes es una metáfora degradada de las virtudes del trabajo y del comercio: no sólo el protagonista accede a la conciencia de sí mismo gracias a su «oficio» de aguador, sino que su promoción social va vinculada a su eficaz mediación en el tráfico mercantil. Como se sabe, Lázaro no se contenta con pregonar los delitos de los condenados, vocea las mercancías que salen a la venta. El negocio es su tabla de salvación: «en toda la ciudad, el que ha de echar vino a vender o algo, si Lázaro de Tormes no entiende en ello, hacen cuenta de no sacar provecho».

  • 21 Ortiz, Memorial, p. 150.

22Detrás de esta socarrona seudoautobiografía atenta a involucrar en el sarcasmo a «nuestro victorioso emperador», se perfila el punto de vista satírico de un reformador próximo a las posiciones de Vives, Venegas y Robles, sin hablar del doctor Mercado o de Luis Ortiz. El lector no puede menos de pensar que «la buena fortuna» de Lázaro no hubiera sido la de un cornudo consentidor si —como sostenía Ortiz— Toledo «tuviese república concertada, como Brujas y otros pueblos extraños»21.

Hacia el realismo del Guzmán y del Quijote

  • 22 Aunque se den notables excepciones en Sevilla, ver Pike, 1978.
  • 23 Ruiz Martín, 1990, p. 74.
  • 24 Lapeyre, 1955, p. 95.
  • 25 Ruiz Martín, 1990, pp. 15-27.
  • 26 Tomás de Mercado, Suma de tratos y contratos, pp. 338-340.

23Si durante la primera mitad del siglo xvi prevalece el modelo flamenco entre los reformadores, a partir de 1570 las miradas se vuelven hacia Italia cuya boyante economía está en manos de burgueses y de una nobleza comerciante. Esa dedicación de la aristocracia a la empresa mercantil, fenómeno infrecuente en Castilla22, suscita en 1572 la admiración de Simón Ruiz, el gran mercader de Medina del Campo, cuando su corresponsal en Florencia le explica que «en esta ciudad es costumbre muy antigua ser muy estimados los negociantes, y lo son todos los principales y nobles de ella»23. Lejos estamos de la mentalidad señorial prevaleciente en España. Baste recordar que, en el mismo año 1572, un sobrino de Simón Ruiz se niega a consagrarse al comercio «pues no quiere ser mercader sino caballero»24. Por aquellas fechas, en efecto, se acelera la deserción de la burguesía española, proceso vinculado a la asfixia comercial impuesta por los genoveses que, desde 1566, desdeñaban la compraventa de mercancías para volcarse sobre la especulación dineraria25. En adelante, la figura del genovés —aborrecida por los mercaderes castellanos— significa la ruina de «los obrajes» y del «arte mercante». Hacia 1570, fray Tomás de Mercado distingue así dos clases de comercio: «la verdadera contratación» basada en mercadurías reales; y la «contratación fingida» consistente en la especulación dineraria, negocio que equivalía a la muerte del mercader26. Conforme ha mostrado Felipe Ruiz Martín, ese capitalismo financiero, auxiliar del ideal rentista, desempeñaba un papel anti-burgués. La apología del «mercader verdadero» apunta en cambio a legitimar una moderna ética capitalista, objeto en España de no pocas prevenciones.

  • 27 Albornoz, Arte de los contratos, fs. 127v y 128r/v.

24Bajo este prisma, interesa destacar la postura mantenida en 1573 por Bartolomé de Albornoz, quien se siente obligado a tomar la defensa moral y económica del «mercader que emplea su dinero en mercadería» y no en «cambios que dan a logro». «Este oficio de mercader y trato de la mercadería —argumenta— es el que sustenta el mundo y el que da noticia de las unas partes a las otras; los que dicen que es peligroso al ánima no tienen razón, y mucho menos los que dicen que no es honroso». A sus ojos, esta profesión padecía en España un anormal descrédito debido al desprecio de la nobleza por las funciones económicas, mientras que «en Venecia es el oficio de Gentilhombre (que así llaman los caballeros y gente noble), desde que nace hasta que muere, mercader, y de éstos eligen su Duque y Consejo»27.

  • 28 Román, De las Repúblicas del mundo, II Parte, fs. 279r y 386v.

25Dos años más tarde, Hierónimo Román pondera también el ejemplo de la Señoría de Venecia que «tiene dos ejercicios nobilísimos con que los nobles conservan su autoridad y reputación: el uno es la mercancía y el otro seguir las letras». Para este cronista, los mercaderes eran acreedores a los máximos honores por cuanto «compran cosas provechosas para la República»28.

  • 29 Ruiz Martín, 1990, p. 31.
  • 30 Giginta, Exhortación a la compasión y misericordia de los pobres, fs. 41v et 43v.

26Estos textos que enaltecen el trato mercantil, coinciden con la bancarrota real de 1575 que sanciona «la victoria de los genoveses y el fracaso del capitalismo castellano»29. Simultáneamente, el auge del parasitismo mendicante instala un nuevo tipo de marginado al cual Miguel Giginta califica de pícaro al referirse a «los vagabundos y pícaros de los pueblos grandes»30. Y para este canónigo de Elna, la solución consistía en reavivar «la manifatura»...

  • 31 Botero, Diez libros de la Razón de Estado, fs. 77r, 132r, 133v y 212v.
  • 32 Botero, Relaciones Universales, f. 28v.

27Con todo, la obra que mayor influencia va a tener entre los «políticos» españoles, es el tratado Della Ragion di Stato (1589) publicado por Giovanni Botero. Traducido en 1593 por Antonio de Herrera, el libro de Botero teorizaba un mercantilismo y una razón de Estado compatibles con el catolicismo. Según el piamontés, la prosperidad dependía de «la industria, como lo muestran en Italia Florencia y Venecia donde con el arte de la seda y de la lana se mantienen las dos terceras partes de la gente»; por lo tanto, era preciso «introducir todo género de oficios mecánicos» a fin de propiciar «alguna gran mercadería»31. Génova, por contra —especificaba Botero en otro escrito—, ya no era tan ejemplar por «haberse vuelto sus ciudadanos a ser cambiadores y a otras maneras de ganancia útil para los particulares y de ningún provecho a su República»32. Principal víctima de tales «cambios y recambios» causantes de una nueva bancarrota estatal en 1596, «el pequeño capitalismo castellano» rendiría las armas ante los financieros de Génova que iban a dominar como antes no lo habían logrado nunca en España.

  • 33 Elliott, 1990, p. 113.

28La obra de Botero va a reactivar el discurso de ruptura socioeconómica que venían forjando los arbitristas más clarividentes; entre 1598 y 1620, sus memoriales llegan a ser tan numerosos que John H. Elliott no vacila en hablar de un «partido de la reforma»33.

  • 34 Valle de la Cerda, Desempeño del patrimonio de Su Majestad, fs. 54-61 y 97-124.

29La propuesta mercantilista más radical emana de Luis Valle de la Cerda que quiere reorientar «los dineros ociosos de la República» en favor de «las manufacturas» y «la mercancía de las cosas», mediante la creación de una red nacional de bancos públicos. Ahí negociantes y artesanos encontrarían un crédito a bajo precio y volvería a florecer el espíritu de empresa. Además, «creciendo el trato de mercancía legítima —puntualiza Valle—, resultaría haber menos pobres perpetuos y ocultos, y menos mendigantes»34. Saludado por la intelectualidad reformadora, ese proyecto de los Erarios suscitó enconadas oposiciones hasta verse aplazado por presiones de los genoveses.

  • 35 Álamos de Barrientos, Discurso político al rey Felipe III, pp. 51-52, 59 y 124.
  • 36 Gutiérrez de los Ríos, Noticia general para la estimación de las artes, pp. 268, 290 y 337.

30Por las mismas fechas, el tacitista Álamos de Barrientos, en vista de que «la negociación de dinero» había causado que «el comercio y trato de las mercancías en este reino [estuviese] muy disminuido y acabado», aconseja un cambio de rumbo político «enderezándolo todo a favorecer la mercancía, que es la que sustenta y enriquece los reinos»35. En 1600, acorde con semejantes principios, Gutiérrez de los Ríos incita a «todos en particular, nobles, hidalgos y plebeyos», a que imiten a «los Venecianos con el trabajar y ser mercaderes verdaderos y no hombres de negocios fingidos»36.

31Desde esta perspectiva filoburguesa, el proyectista más coherente es Pérez de Herrera cuyos Discursos del amparo de los legítimos pobres y reducción de los fingidos (1598) sientan las bases de una ambiciosa reforma tendente a transformar «los vagabundos mendigantes» y demás «pícaros» en asalariados de manufacturas textiles capaces de competir con las de «Italia, Flandes, Francia, Inglaterra y otras partes». Ferviente partidario de la industrialización de Castilla, el doctor no cesa de formular el deseo de «que revivan en estos reinos el comercio y trato de las mercaderías y manifaturas», pues urge «que se vuelva España a henchir de mercaderes». En este sentido, Herrera propugnaba que se derogaran los prejuicios que mantenían a la nobleza al margen de las actividades comerciales:

  • 37 Pérez de Herrera, Amparo de pobres, p. 38; y A los Caballeros procuradores de Cortes del Reino [161 (...)

Para que en mar y tierra haya gran comercio de tratos y mercaderías de todo género, pues tiene España tanta disposición para ello; y para que sea estimado el tratar por mayor [se ha de suplicar] a Su Majestad mande se dé orden como no se pierda por ello la nobleza, antes, con la riqueza y sobra de hacienda, luzca más y se conserve como lo hacen muchas naciones que, con tener tierra corta y estéril, con la industria sola de los tratos viven ricos, honrados y descansados37.

32Favorable a una nobleza comparable a la gentry inglesa, Pérez de Herrera pertenecía a un lobby industrialista allegado al conde de Gondomar, gran admirador de Inglaterra. Dignificar «la mercancía en grueso» tenía una doble finalidad: exonerar al mercader del desdén nobiliario, y liberar del estigma converso a una burguesía comerciante cuyo hundimiento significaría la desaparición de la clase media.

33«Faltan los medianos» es precisamente el leitmotiv del Memorial que, en 1600, González de Cellorigo dirige a Felipe III para avisarle de «los grandes y eminentes daños» que amenazan «la nave de su República». Las soluciones contempladas para «evitar el común naufragio» y restaurar «la medianía» estriban de nuevo en «la buena industria que a tantos reinos ha conservado», y en amparar a «los mercaderes, tan necesarios en las Repúblicas», en lugar de vilipendiar «el trato de los comercios, [que] perniciosa cosa ha sido a nuestra España». Y Cellorigo echa mano a su vez de la honorabilidad de «la mercancía en grueso» no sólo para convertir a los nobles en empresarios, sino también para alentar al conjunto de la profesión mercantil:

  • 38 González de Cellorigo, Memorial, pp. 5-7, 13, 80, y 84-87. Téngase en mente que el autor publicaría (...)

No hay ley que diga –destaca– que el que esto siguiere deje de ser noble y muy honrado, digno de todos los cargos honrosos de la República, y merecedor de autoridad en ella, tanta cuanta se debe al que es más ilustre y más aventajado [...]. Y así los Genoveses y Venecianos usan indistintamente la mercancía y la reputan por muy más noble que todos y no hay dignidad en Génova ni en Venecia, aunque sea la del Gran Dux, que se deje de dar a mercader38.

  • 39 Maravall, 1979, pp.107-113.
  • 40 En su controvertido Discurso sobre los estatutos de limpieza de sangre [1600], Salucio consideraba (...)

34A tono con esta postura, Cellorigo reivindicaba el derecho del «mercader copioso» a recibir un Hábito de Caballería, distinción que por entonces era reservada a quienes «no tenían parte ni mezcla de converso, moro, hereje ni judío [...], y ni ellos ni sus padres eran o habían sido mercaderes, arrendadores o cambiadores»39. Se trataba, pues, de una propuesta bastante conflictiva y abocada —al igual que el coetáneo Discurso de Agustín Salucio40— a ser rechazada por el Consejo de Castilla, guardián de una nobleza consustancial a la limpieza de sangre.

  • 41 Rojas, El buen Repúblico, pp. 82-85.

35Impregnado de las teorías de Botero y del subversivo «Juan Bodino», el Memorial de Cellorigo debió de alcanzar una envidiable resonancia porque su autor se quejó en ocasiones de lo mucho que se le copiaba. Uno de sus plagiarios fue Agustín de Rojas en un capítulo del Buen repúblico donde pretendía demostrar «Cuán noble sea el trato de los Mercaderes en las Repúblicas»41.

36El caso es que la apología del espíritu capitalista del mercader no hace sino afirmarse entre las élites intelectuales hasta erigirse en panacea de la agricultura tan desatendida por la clase señorial. Pérez del Barrio es quien mejor formula la idea de que el campo sería más rentable en manos de los mercaderes:

  • 42 Pérez del Barrio, Dirección de secretarios de señores, fs. 229r-230v.

A esta gente —señala— he deseado verla manejar la agricultura para que nos diera ejemplo, porque la tengo por la más animosa de cuantas tratan del servicio común [...]. Y si esta gente de tanto valor y ánimo hubiera dado en la agricultura, tuviera más que agradecerle que a los que ahora la tratan, que como gente aguda y discreta hubiera buscado la industria y traza del aprovechamiento y se desvelara en procurar disfrutar la tierra aventurando su caudal42.

  • 43 Moncada, Restauración política de España, pp. 108-125, 151, 205-206.

37Podrían multiplicarse tales textos cuya síntesis brinda en 1619 el téólogo mercantilista Sancho de Moncada en su Restauración política de España. Abrumador es el balance que hace ahí el economista toledano: si «no hay ya en qué trabajar» es porque no se supo romper a tiempo con un sistema financiero que esterilizó a la producción de mercancías. Hacía falta «volver a la haz el comercio (que hoy es al revés de lo que es razón)». Urgente era desarrollar «las fábricas en que ocupar la gente ociosa», y «conservar indemnes a los mercaderes». «Siempre el comercio de España será útil —concluía Moncada—, pues no hay en Europa otro Reino de tantas flotas y plata, y tan mercantil como éste y que tanto los quiera»43.

  • 44 Damián de Olivares, Respuesta a un papel que ha salido sin autor , fs. 1v-5r.

38Si las referencias al punto de vista del mercader suelen proceder de tratadistas o economistas avant la lettre, tampoco escasean —en especial, a partir de 1590— los «avisos» de los propios negociantes. Entre estos últimos sobresale el testimonio de de Olivares, comerciante de Toledo al que cita Moncada en sus Discursos. Autor de varios memoriales entre 1617 y 1622, Olivares resalta que los españoles, por haber desdeñado «la manufactura de los obrajes», se hallan ahora condenados a una vergonzosa ociosidad. El retorno de la prosperidad —insistía en ello— dependía de los «fabricantes, mercaderes y oficiales»: solo «el comercio provechoso» (antípoda del «comercio perjuicio» practicado por los extranjeros) podía salvar el país. Debíase otorgar la preeminencia social al mercader-empresario, único portador de valores universales puesto que «del comercio está pendiente la población, y della todos los demás tratos y oficios». Así las cosas, «si de la virtud ha nacido la nobleza —argumenta Damián de Olivares—, ¿por qué la nobleza ha de reprobar y desestimar la misma virtud?». En suma, no solamente los nobles debían hacerse mercaderes, sino que el mercader había de ser el más digno de prevalerse de la nobleza y merecer «cualquier cargo u oficio honroso»44. El vuelco del ethos hidalguista era total.

  • 45 Discurso pronunciado en 1624 ante el Consejo de Estado, ver Elliott, 1978, p. 98.
  • 46 Quevedo, La Hora de Todos, cap. XXXIX, en Los Sueños, t. II, pp. 231-251.
  • 47 Villalba, Apuntamientos contra la premática de los pobres, p. 274.
  • 48 Citado por Jean Vilar, 1976, p. 54.

39Esta Defensio mercatoris que atraviesa el siglo xvi hasta cristalizar en una auténtica contra-ideología, venía a ser el canto del cisne de una burguesía empresarial laminada por las finanzas de los genoveses, pero todavía lo bastante consciente de sus valores para gritar su frustración y albergar la esperanza de una regeneración. Sin embargo, cuando —en 1624— el intervencionista Conde-Duque decretó la necesidad de «poner el hombro en reducir los españoles a mercaderes»45, la insuficiencia del «pequeño capitalismo castellano» hizo que los únicos negociantes capaces de suplir a los genoveses fuesen los judeoconversos portugueses. Y la prominencia en la Corte de esos «hombres de negocios» reavivó pronto viejos reflejos antihebreos cuyo ápice satírico sería la quevediana Isla de los Monopantos que representaba al círculo político de Olivares bajo la imagen de un contubernio de judíos, en Salónica, que deliberaban sobre los medios de alzarse con las riquezas de España46. Paralelamente, los oponentes al movimiento reformista insinuaban que los pensadores mercantilistas no eran católicos: en 1599, Bartolomé de Villalba alertaba al Rey de que la Ley de pobres anhelada por Pérez de Herrera era peligrosa «por haber sido inventada por ingleses y gentes que hoy están ajenos de Dios»47; unos años después, Gutierre Marqués de Careaga asimilaba la España de los reformadores a «una república de trabajadores al fuero de Ginebra, todos oficiales, y los Templos vacíos»48.

Ruptura ideológica y ruptura poética

40El proyecto burgués de la literatura ético-económica no logró, es cierto, propiciar una ruptura ideológica, pero sí contribuyó a crear las condiciones de una poética realista merced a la cual la novela moderna pudo abrirse paso en la aristocrática España áurea.

  • 49 González de Cellorigo, Memorial, pp. 6-7.
  • 50 Damián de Olivares, A la Imperial Ciudad de Toledo, f. 3v.

41El papel de los políticos iba en efecto más allá de los remedios a la crisis. Sus escritos entrañan una ruptura sociocultural respecto a la llamada «teoría de los estilos». La mayoría de tales proyectistas no pertenecen a los grupos privilegiados sino a una clase media de ciudadanos persuadidos de ser portadores de valores universales. Uno de sus argumentos consiste en subrayar que, «por correr todos un mismo peligro» a bordo de «la nave de la república», es legítimo que cualquiera pueda «[poner] la mano en restaurar aquella parte que, según su lugar y puerto, a cada uno toca»49; con lo cual se daba por sentado que la palabra del plebeyo era tan digna de interés como la del noble. Para justificar su intrusión en el debate económico, el mercader Damián de Olivares no se olvida así de señalar que «del parecer más humilde se suele sacar provecho, y en la boca de un ignorante pone Dios una verdadera causa para el remedio de cosas grandes»50. Pues bien, pretender que un sujeto humilis no desentonaba con un estilo gravis —decisiva aportación del atalayismo alemaniano en el Guzmán— significaba un salto por encima de la preceptiva ratione personarum.

  • 51 Góngora, Las firmezas de Isabela, pp. 22-27 y 84. Como puntualiza Jammes, «la única excepción anter (...)

42En ausencia de la conflictiva racionalidad mercantil subyacente al sistema establecido, cabe pensar que ni el Lazarillo, ni el Guzmán, ni el Quijote habrían surgido en fechas tan tempranas. Y ello sin mencionar Las firmezas de Isabela (1610), comedia de Góngora que literaturiza el ideal de la mercancía en grueso. En esta pieza donde —ha realzado Robert Jammes— por una vez la burguesía aparece sin complejos en la literatura del Siglo de Oro, todos los personajes (fuera de los criados) son grandes negociantes toledanos, granadinos y sevillanos, en quienes —pese a sus orígenes oscuros— la riqueza se compagina con el honor más auténtico. Ahí alienta una axiología nueva ejemplarmente personificada en Galeazo, «mercader de más caudal» y «ciudadano de más honra», cuya actividad radica en el comercio del aceite, del vino, de la seda de Granada y los paños de Segovia51. ¡Cómo no relacionar dicho retrato con el planteo de los Pérez de Herrera, Valle de la Cerda, y Cellorigo! Máxime si reparamos en el homenaje a Toledo, mítico emporio de la burguesía comerciante, que abre el tercer acto de la comedia.

43Menos aparatosa, la impronta de la modernidad mercantil en la prosa novelesca resulta más problemática por hallarse mediatizada por una serie de filtros literarios. Me limitaré a breves calas en las dos obras cumbres —el Quijote y el Guzmán— que revolucionan la narrativa del periodo.

44Pese a desenvolverse en una geografía rural, la gran novela de Cervantes no omite escenificar a aquellos modernos héroes de la economía urbana que son los agentes de la alta mercadería. Una de las primeras aventuras del Ingenioso Hidalgo le enfrenta a «unos mercaderes toledanos que iban a comprar seda a Murcia. Eran seis y venían con seis quitasoles, con otros cuatro criados a caballo y tres mozos de mulas a pie» (I-4). Estos empresarios de la industria textil de Toledo introducen una nota de realismo capitalista que don Quijote, enfrascado en sus quimeras, se muestra incapaz de comprender. Al confundir la majestuosa aparición de esos mercaderes en grueso con «caballeros andantes» salidos de sus libros, nuestro hidalgo se imagina vivir un romance caballeresco cuando, de hecho, tropieza con la novela moderna.

  • 52 Cervantes, Novelas ejemplares, t. II, pp. 65 y 87-88.

45En la confrontación entre este «hombre encantado que vive fuera del orden natural» (en palabras de Cellorigo), y los pragmáticos negociantes, conviene notar que el interlocutor de don Quijote, calificado de «un poco burlón y muy mucho discreto», se exime del registro cómico reservado a la persona común. La promoción ética del mercader hubo de contribuir a borrar las tipificaciones convencionales. Cervantes, desde luego, no se recata de recurrir al tipo del mercader rico siempre que lo exija la trama de sus historias. Si en el sevillano Coloquio de los perros nos pinta con malicia a uno de esos «mercaderes mayores en su sombra que en sí mismos», en La española inglesa asistimos a los altibajos comerciales de un mercader de Cádiz que consigue finalmente «restaurar su perdido crédito» de negociante «más rico de toda la ciudad", desenlace saludado por los gaditanos «con muestras de mucho contento»52.

46Volviendo al Quijote, cabría añadir que el tema mercantilista reaparece por lo menos en otros dos episodios emblemáticos de la comicidad cervantina: la aventura de los molinos de viento (I-8), y la de los batanes (I-20).

  • 53 Según la atinada fórmula de Redondo, 1997, p. 335.

47Aquellas «torres» de viento del Campo de Montiel que a don Quijote se le antojan diabólicos gigantes, suponían una revolución energética para la tecnología agrícola. La multiplicación de los molinos de viento en la Mancha —son «treinta o cuarenta» allí reunidos— era además un fenómeno reciente: en «el Campo de Montiel» —registran las Relaciones topográficas de 1575— sólo hay «molinos de agua» a menudo ineficaces en verano... De ahí que desde el Memorial de Luis Ortiz la implantación de nuevos molinos de viento destinados a «remediar la carestía del pan», fuera una de las facetas del programa reformista. Al embestir contra tales máquinas, don Quijote se transforma una vez más en «debelador de la Modernidad»53.

48Sintomático del desconcierto caballeresco ante la economía industrial es también el lance nocturno de los batanes cuyos «golpes a compás» atemorizan a Sancho y a su amo hasta que descubren, al amanecer, la causa del «espantable ruido»: el movimiento de «seis mazos de batán» utilizados por la industria pañera. Al encontrarse los protagonistas cerca de Sierra Morena, la alusión al sector textil de Los Pedroches no deja lugar a dudas. Para la mentalidad hidalguista, el mundo del comercio y de la producción tenía visos desestabilizadores que Cervantes supo explotar en clave cómica.

  • 54 Alemán, Guzmán de Alfarache, 2 vols. Las referencias a tomo y página, entre paréntesis, remiten a d (...)

49¿Habrían sido posibles semejantes juegos entre la fantasía y la realidad sin la mediación del discurso del mercader cuyo auge, en Castilla, se sitúa justamente entre 1590 y 1605? A este respecto, el creador del Quijote hubo asimismo de sacar provecho del Guzmán de Alfarache, primera novela urbana de largo aliento, imbuida —en connivencia con el Lazarillo— del proyectismo de los reformadores, y regida por una lógica capitalista que inspira al galeote-escritor la convicción de que «ser uno mercader es dignidad» (II-374)54. Éxito de librería sin precedentes, el Guzmán (1599-1604), calificado de «escuela de fina política, ética y económica» (II-28), trasladó al gran público el mensaje minoritario de los políticos tocante a la pobreza mendicante, el ocio rentista, el comercio fingido, y la tacitista razón de Estado.

  • 55 Cavillac, 1994 y, 2010.
  • 56 Valle de la Cerda, Desempeño del patrimonio de Su Majestad, f. 63v.
  • 57 Moncada, Restauración política de España, ed. 1974, p. 97.

50Por haber tratado la cuestión en otro lugar55, sólo recordaré que Mateo Alemán, ex-mercader y amigo del doctor Herrera, noveliza en «esta poética historia» las tribulaciones de «un hijo del ocio» alienado por su doble atavismo genovés y nobiliario, quien, tras practicar la mendicidad fraudulenta y «el comercio perjuicio», es condenado a galeras. Arrepintiéndose allí de su mal uso del dinero, se convierte a la racionalidad mercantil antes de denunciar una conspiración y salvar así la galera de «Su Majestad», nítido emblema de «la nave de la república» grata a Cellorigo. A este tenor, importa reseñar que, al elegir el molde de la ficción autobiográfica, Alemán se situaba en la órbita de la introspección colectiva del arbitrismo tal y como la concebía, por ejemplo, Valle de la Cerda: «A España —decía éste— no le falta sino conocerse y volver un poco sobre sí»56. Guzmán, el Pícaro-reformador cuya salvación ha de pasar por el conocimiento de sí mismo, metaforiza en amplia medida la suerte de una España en crisis, «galeón donde peligran todos, tenga la culpa quien la tuviere»57. Por otra parte, gracias al estatuto degradado de su personaje, nuestro galeote puede asumir sin rebozo el discurso de ruptura de los repúblicos, aunque no se forje ilusiones sobre su propia capacidad de convicción: «Por decir verdades —comenta— me tienen arrinconado, por dar consejos me llaman pícaro y me los despiden. Allá se lo hayan» (II-269).

51Sabido es que la Atalaya termina en suspense: Guzmán está a la espera del perdón del Rey; pero sobran indicios para estimar que el indulto real no había de llegar nunca. Latente a lo largo del Guzmán, dicho mensaje se ajusta plenamente a la realidad sociohistórica: desde los inicios del Seiscientos, España asiste al predecible naufragio de su burguesía comerciante suplantada por los «hombres de negocios» foráneos. La posibilidad de otro orden social quedaba frustrada. En la narrativa desproblematizada posterior al Guzmán y al Quijote se desvanece la impronta del discurso mercantil. Entre «poesía» e «historia», el hilo creativo se había roto.

  • 58 Montesinos, 1966, p. 2.

52«La novela —observó José F. Montesinos— se le escapa a España literalmente de las manos [...]; desde mediados del siglo xvii apenas hay novela española que merezca este nombre»58. Una de las causas de tal evaporación novelística, o proceso de desnovelización, fue sin disputa el fracaso (tan duradero en España) de una axiología burguesa asentada —como deseaban los grandes arbitristas— en «la legítima mercancía de las cosas».

Inicio de página

Referencias bibliográficas

Álamos de Barrientos, Baltasar, Discurso político al rey Felipe III al comienzo de su reinado [1598], ed. Modesto Santos, Barcelona, Anthropos, 1990.

Albornoz, Bartolomé de, Arte de los contratos, Valencia, Pedro de Huete, 1573.

Alemán, Mateo, Guzmán de Alfarache, ed. José Ma Micó, Madrid, Cátedra (Letras Hispánicas, 86 y 87), 1987, 2 vols.

Bataillon, Marcel, «J. L. Vives, reformador de la beneficencia» [1952], en Erasmo y el erasmismo, trad. Carlos Pujol, Barcelona, Crítica, 1977, pp. 179-202.

Botero, Giovanni, Diez libros de la Razón de Estado, trad. Antonio de Herrera, Madrid, Luis Sánchez, 1593.

——, Relaciones universales [1591-1596], trad. Diego de Aguiar, Valladolid, 1600.

Cavillac, Michel, Pícaros y mercaderes en el «Guzmán de Alfarache», trad. Juan M. Azpitarte, Granada, Universidad de Granada, 1994.

——, «Guzmán de Alfarache» y la novela moderna, Prólogo de Francisco Rico, Madrid, Casa de Velázquez, 2010.

Cervantes, Miguel de, Novelas ejemplares [1613], ed. Juan Bautista Avalle-Arce, Madrid, Castalia, 1982, t. II.

Elliott, John H., ed. Memoriales y cartas del Conde-Duque de Olivares, Madrid, Alfaguara, 1978, t. 1, pp. 92-99.

——, El Conde-Duque de Olivares, Barcelona, Crítica, 1990.

Giginta, Miguel, Exhortación a la compasión y misericordia de los pobres, Barcelona, Francesc Trinxer, 1583.

Góngora, Luis de, Las firmezas de Isabela [1610], ed. Robert Jammes, Madrid, Castalia (Clásicos Castalia, 137), 1984.

González de Cellorigo, Martín, Memorial de la política necesaria y útil restauración a la república de España [1600], ed. José L. Pérez de Ayala, Madrid, Instituto de Estudios Fiscales, 1991.

Gutiérrez de los Ríos, Gaspar, Noticia general para la estimación de las artes, Madrid, Pedro Madrigal, 1600.

Hurtado de Toledo, Luis, Memorial de algunas cosas notables que tiene la Imperial Ciudad de Toledo [1576], en Relaciones de los pueblos de España, Madrid, CSIC, 1963, t. III, pp. 481-575.

Laffemas, Barthélémy de, Septième Traité du Commerce, Paris, 1601.

Lapeyre, Henri, Une famille de marchands: les Ruiz, Paris, A. Colin, 1955.

Maravall, José Antonio, Poder, honor y élites en el siglo xvii, Madrid, Siglo xxi, 1979.

Márquez Villanueva, Francisco, Cervantes en letra viva, Barcelona, Reverso Ediciones, 2005.

Medina, Pedro de, Libro de grandezas y cosas memorables de España [1548], ed. Ángel González Palencia, Madrid, CSIC, 1944.

Mercado, Pedro, Diálogos de philosophía natural y moral, Granada, Hugo de Mena, 1558.

Mercado, Fray Tomás de, Suma de tratos y contratos [1571], ed. Restituto Sierra Bravo, Madrid, Editora Nacional, 1975.

Moncada, Sancho de, Restauración política de España [1619], ed. Jean Vilar, Madrid, Instituto de Estudios Fiscales, 1974.

Montemayor, Julián, «Avant-propos» al vol. col. Tolède et l’expansion urbaine en Espagne (1450-1650), Madrid, Casa de Velázquez, 1991, pp. 5-6.

——, Tolède entre fortune et déclin (1530-1640), Limoges, PULIM, 1996.

Montesinos, José F., Introducción a una historia de la novela en España, en el siglo xix, Madrid, Castalia, 1966.

Olivares, Damián de, Memorial A la Imperial Ciudad de Toledo [1618]: BNE, R/ Varios especiales 210-59.

——, Respuesta a un papel que ha salido sin autor (Madrid, 20 de febrero de1622), BNE, R/Varios especiales 60-12.

Ortiz, Luis de, Memorial del contador Luis de Ortiz a Felipe II [1558], ed. Manuel Fernández Álvarez, Anales de Economía, 17/63, 1957, pp. 117-220.

Pérez, Joseph, La révolution des «Comunidades» de Castille (1520-1521), Bordeaux, Études Ibériques, 1970.

Pérez de Herrera, Cristóbal, Amparo de pobres [1598], ed. Michel Cavillac, Madrid, Espasa-Calpe (Clás. Castellanos), 1975.

——, Discursos morales y políticos, Madrid, Luis Sánchez, 1618.

Pérez del Barrio, Gabriel, Dirección de secretarios de señores, Madrid, Martín de Balboa, 1613.

Pérez de Oliva, Fernán, Diálogo de la dignidad del hombre. Razonamientos [1546], ed. Ma Luisa Cerrón Puga, Madrid, Cátedra (Letras Hispánicas, 396), 1995.

Quevedo, Francisco de, La Hora de Todos [1639], en Los Sueños, ed. Julio Cejador, Madrid, Espasa-Calpe (Clás. Castellanos), 1953, t. II.

Pike, Ruth, Aristócratas y comerciantes [1972], trads. Barbara McShane y Javier Alfaya, Barcelona, Ariel, 1978.

Redondo, Augustin, Otra manera de leer el «Quijote», Madrid, Castalia, 1997.

Robles, Fray Juan de, De la orden que en algunos pueblos de España se ha puesto en la limosna para remedio de los verdaderos pobres [1545], Madrid, Instituto de Estudios políticos, 1965.

Rojas, Agustín de, El buen repúblico, Salamanca, Antonia Ramírez, 1611.

Román, Hierónimo, De las repúblicas del mundo, Medina del Campo, Francisco del Canto, 1575.

Ruiz Martín, Felipe, Pequeño capitalismo, gran capitalismo, Barcelona, Crítica, 1990.

Salucio, Fray Agustín, Discurso sobre los estatutos de limpieza de sangre [1600], ed. Antonio Pérez Gómez, Cieza, «El ayre de la almena», 1975.

Valle de la Cerda, Luis, Desempeño del patrimonio de Su Majestad y de los Reinos por medio de los Erarios Públicos y Montes de Piedad, Madrid, Pedro Madrigal, 1600.

Venegas, Alejo, Agonía del Tránsito de la muerte [1537-1540], ed. Marc Zuili, Paris, L’Harmattan, 2001.

——, Primera parte de las diferencias de libros que ay en el universo [1540], ed. Daniel Eisenberg, Barcelona, Puvill Libros, 1983.

Vilar, Jean, «Conciencia nacional y conciencia económica», Introd. a su ed. de la Restauración política de España, de Sancho de Moncada, Madrid, Instituto de Estudios Fiscales, 1974, pp. 5-81.

——, «Discours pragmatique et discours picaresque», en Actes-Picaresque Espagnole, Montpellier, CERS, 1976, pp. 37-55.

Vilar, Pierre, «Le temps du Quichotte», Europe, 212-122, 1956, pp. 3-16.

Villalba, Bartolomé de, Apuntamientos contra la Premática de los pobres [1599], en Cartas del Doncel de Xérica al Rey Felipe III, ed. José Ma Pérez y Martín, Castellón, Sociedad Castellonense de Cultura, 1922, pp. 253-361.

Villalón, Cristóbal de, El Crótalon [1553], ed. Asunción Rallo, Madrid, Cátedra (Letras Hispánicas, 155), 1982.

Vives, Juan Luis, De subventione pauperum [1526], trad. Gonzalo Nieto Ibarra (Tratado del socorro de los pobres), Valencia, Prometeo, s.f.

——, trad. Bernardo Pérez de Chinchón (Tratado del socorro de pobres), ed. Joaquín Parellada, Valencia, Pre-Textos, 2006.

Inicio de página

Notas

1 Laffemas, Septième Traité du Commerce, p. 4.

2 Pienso en los imprescindibles trabajos de Jean Vilar, 1974, pp. 5-81; y 1976, pp. 37-55.

3 González de Cellorigo, Memorial de la política necesaria..., p. 79.

4 Pierre Vilar, 1956, pp. 3-16.

5 Ver Pérez, 1970, pp. 105 y 107.

6 Una de las referencias más precoces al modelo flamenco «donde la industria es la vida», nos la ofrece el Razonamiento del cordobés Fernán Pérez de Oliva «sobre la navegación del río Guadalquivir» (1524), en Diálogo de la dignidad del hombre, pp. 196-203.

7 Venegas, Agonía del tránsito de la muerte, pp. 259-261.

8 Venegas, Primera parte de las diferencias de libros, fs. 155r-164v.

9 Vives, Tratado del socorro de los pobres, pp. 108-109 y 150.

10 Fórmulación que pertenece al erasmista Bernardo de Chinchón, traductor (hacia 1528-1530) del libro de Vives. Esa versión, que permaneció inédita, puede leerse ahora en la ed. de Parellada, 2006. La expresión «la vida gallofa» (pp. 95 y 184) —ausente del debate de 1545 entre Soto y Robles— resulta interesante por la presencia en el Lazarillo de la voz «gallofero» al principio del Tratado tercero.

11 Vives, Tratado del socorro de pobres, pp. 95-99.

12 Bataillon, 1977, pp. 181-182.

13 Robles, De la orden que en algunos pueblos de España se ha puesto en la limosna, pp. 228, 248 y 313-314.

14 Pedro de Mercado, Diálogos, fs. 130v-134r.

15 Ortiz, Memorial, pp. 125, 129, 150-152.

16 Montemayor, 1991, p. 6; y 1996.

17 Ortiz, Memorial, p. 121.

18 Sobre la cuestión de «los molinos de agua» y de «los molinos de viento», ver el citado Memorial (pp. 153-154) en el que se censura, por otra parte, el papel parasitario de los «caballeros y grandes e iglesias y monasterios» (p. 191).

19 Medina, Libro de grandezas y cosas memorables de España, p. 120b. Villalón, El Crótalon, p. 213. Hurtado de Toledo, Memorial, pp. 518 y 555.

20 Montemayor, 1996, pp. 266 y 431.

21 Ortiz, Memorial, p. 150.

22 Aunque se den notables excepciones en Sevilla, ver Pike, 1978.

23 Ruiz Martín, 1990, p. 74.

24 Lapeyre, 1955, p. 95.

25 Ruiz Martín, 1990, pp. 15-27.

26 Tomás de Mercado, Suma de tratos y contratos, pp. 338-340.

27 Albornoz, Arte de los contratos, fs. 127v y 128r/v.

28 Román, De las Repúblicas del mundo, II Parte, fs. 279r y 386v.

29 Ruiz Martín, 1990, p. 31.

30 Giginta, Exhortación a la compasión y misericordia de los pobres, fs. 41v et 43v.

31 Botero, Diez libros de la Razón de Estado, fs. 77r, 132r, 133v y 212v.

32 Botero, Relaciones Universales, f. 28v.

33 Elliott, 1990, p. 113.

34 Valle de la Cerda, Desempeño del patrimonio de Su Majestad, fs. 54-61 y 97-124.

35 Álamos de Barrientos, Discurso político al rey Felipe III, pp. 51-52, 59 y 124.

36 Gutiérrez de los Ríos, Noticia general para la estimación de las artes, pp. 268, 290 y 337.

37 Pérez de Herrera, Amparo de pobres, p. 38; y A los Caballeros procuradores de Cortes del Reino [1617], en Discursos morales y políticos, f. 231r.

38 González de Cellorigo, Memorial, pp. 5-7, 13, 80, y 84-87. Téngase en mente que el autor publicaría en 1619 una Alegación en favor de los mercaderes conversos portugueses.

39 Maravall, 1979, pp.107-113.

40 En su controvertido Discurso sobre los estatutos de limpieza de sangre [1600], Salucio consideraba que había llegado el tiempo de una «Ley de Amnistía [...] limitando los estatutos de manera que de Cristianos viejos y moriscos y confesos, de todos se venga a hazer un cuerpo unido» (fs. 26v-27r, y 34r).

41 Rojas, El buen Repúblico, pp. 82-85.

42 Pérez del Barrio, Dirección de secretarios de señores, fs. 229r-230v.

43 Moncada, Restauración política de España, pp. 108-125, 151, 205-206.

44 Damián de Olivares, Respuesta a un papel que ha salido sin autor , fs. 1v-5r.

45 Discurso pronunciado en 1624 ante el Consejo de Estado, ver Elliott, 1978, p. 98.

46 Quevedo, La Hora de Todos, cap. XXXIX, en Los Sueños, t. II, pp. 231-251.

47 Villalba, Apuntamientos contra la premática de los pobres, p. 274.

48 Citado por Jean Vilar, 1976, p. 54.

49 González de Cellorigo, Memorial, pp. 6-7.

50 Damián de Olivares, A la Imperial Ciudad de Toledo, f. 3v.

51 Góngora, Las firmezas de Isabela, pp. 22-27 y 84. Como puntualiza Jammes, «la única excepción anterior a la pieza de Góngora que se puede encontrar es El mercader amante de Gaspar de Aguilar, comedia publicada en 1616, pero anterior a 1605», cuyo protagonista, el noble Belisario, es un rico mercader valenciano.

52 Cervantes, Novelas ejemplares, t. II, pp. 65 y 87-88.

53 Según la atinada fórmula de Redondo, 1997, p. 335.

54 Alemán, Guzmán de Alfarache, 2 vols. Las referencias a tomo y página, entre paréntesis, remiten a dicha edición. Como ha hecho constar Márquez Villanueva (2005, p. 31), «La revelación central de la vida en las Letras de Miguel de Cervantes [fue] un hecho de inmensa resonancia, marcado por la aparición de la primera parte del Guzmán de Alfarache del sevillano Mateo Alemán en 1599».

55 Cavillac, 1994 y, 2010.

56 Valle de la Cerda, Desempeño del patrimonio de Su Majestad, f. 63v.

57 Moncada, Restauración política de España, ed. 1974, p. 97.

58 Montesinos, 1966, p. 2.

Inicio de página

Para citar este artículo

Referencia en papel

Michel Cavillac, « El discurso del mercader y sus incidencias literarias », Criticón, 120-121 | 2014, 41-56.

Referencia electrónica

Michel Cavillac, « El discurso del mercader y sus incidencias literarias », Criticón [En línea], 120-121 | 2014, Publicado el 05 mayo 2015, consultado el 25 junio 2017. URL : http://criticon.revues.org/730 ; DOI : 10.4000/criticon.730

Inicio de página

Autor

Michel Cavillac

Université Michel de Montaigne-Bordeaux 3

Artículos del mismo autor

Inicio de página
  • Logo Presses universitaires du Midi
  • Logo ENS de Lyon
  • Logo IHRIM - Institut d'Histoire des Représentations et des Idées dans la Modernité
  • Logo Labex COMOD - Université de Lyon
  • Logo Instituto Cervantes
  • Revues.org