Navegación – Mapa del sitio
Articulos

La difusión de la obra poética de Quevedo entre manuscritos e impresos (siglos xvii y xviii)

Isabel Pérez Cuenca
p. 67-83

Resúmenes

En este trabajo se realiza una revisión del repertorio de impresos y manuscritos confeccionado por José Manuel Blecua en Obra poética de Quevedo, junto a otros documentos de época y posteriores y una selección de estudios del siglo xx, con el fin de intentar ofrecer nuevos enfoques en torno a la difusión de la poesía de Quevedo durante los siglos xvii y xviii.

Inicio de página

Notas del autor

Este trabajo se inscribe en los proyectos de investigación  FFI2012-3436 y HAR2012-37208-C05-04 financiados por el Ministerio de Economía y Competitividad del Gobierno de España, en el marco del VI Plan Nacional de I+D+i 2008-2011.

Texto completo

  • 1 Cito por Pérez Cuenca y Campa Gutiérrez, 2004, p. 286, nn. 32 y 33.

1La obra poética de Quevedo, a partir de la primera impresión del Parnaso español (1648), ha sido objeto de numerosas ediciones y estudios que han planteado cuantiosas interrogantes, en gran medida carentes de respuestas aceptadas de forma unánime por la crítica. Y lo que viene a ser peor, en siglos pasados fue habitual que, lejos de procurar abrir una senda por la que transitar con alguna certeza en la selva poética quevediana, se acrecentó la confusión reinante en ella sumándole poemas de procedencia poco o nada fiable, adjudicándole la obra de otros o rechazando la auténtica, la más de las veces con argumentos insostenibles y opiniones infundadas. En definitiva, la sucesión de ediciones poco o nada rigurosas y la carencia de un catálogo razonado de la poesía y de los manuscritos e impresos que la transmiten privaron al lector de esta parcela de la obra quevediana de una edición pulcra y realmente crítica, situación que explica las desalentadoras palabras de Dámaso Alonso escritas en un cuaderno autógrafo fechado en el año 19631:

Hay sectores —unos pocos— de nuestra literatura por los que ha pasado una investigación metódica, aclaradora y ordenadora. Puede servir de ejemplo el Cantar de Mio Cid. […] Pero hay otros barrios de nuestra literatura dejados de la mano de Dios. No me refiero a muchos que nadie toca, sino a otros sobre los que se ha escrito bastante. La investigación que ha pasado por allí ha sido desordenada, fantasiosa, atrabiliaria, recelosa del investigador que vendrá después. Allí no hay sendas ni modos de orientarse, esos campos parecen fangales pisoteados en todas direcciones por rebaños sin guía. Un terreno de este tipo es la literatura sobre Quevedo, especialmente lo que toca a los textos de su obra poética.

2Y en otro lugar dice:

[…] El caso de Quevedo no es mejor […]. A veces el que más revuelve manuscritos es el que más disparates acumula. ¿Será posible que el público culto se quiera enterar de que en la época en que vivimos no hay erudición posible sin un sistema científico que la contenga y la coordine? Treinta años ha rodado por ahí, como única edición citable de Quevedo, una que con gran cencerro se proclamaba a sí misma “crítica”, cuando era la edición más acrítica o anticrítica que se ha impreso en el mundo.

  • 2 Crosby, 1967, pp. 95-174.

3Esos fangales a los que alude Dámaso Alonso desaparecieron gracias a la labor de José Manuel Blecua que por vez primera ordenó, clasificó y cotejó los testimonios de transmisión impresa y manuscrita, desechó las falsas atribuciones y dio al lector una genuina edición crítica, considerada actualmente la vulgata de la poesía de Quevedo. No son desdeñable tampoco los esfuerzos de James O. Crosby por ofrecer «la cronología de unos trescientos poemas» quevedianos2. Pues bien, a partir de la cronología pergeñada por Crosby y los materiales reunidos y organizados por Blecua, procuraré esbozar un panorama general —que de manera alguna pretende ser definitivo— de la posible difusión de la obra poética de Quevedo durante su vida y en los años siguientes a la publicación del Parnaso y de las Tres musas.

  • 3 Para la primera propuesta puede leerse a Carreira, 1997 y Jauralde, 1988; para la segunda a Wilson, (...)

4En primer lugar, se hace obligatorio recordar que existe la tendencia a considerar que la poesía de Quevedo antes de la publicación del Parnaso fue, excepto unos cuantos poemas, una desconocida entre sus contemporáneos y que la actitud del poeta madrileño fue la de guardarla para sí, principalmente la amorosa, religiosa y moral, mientras que la satírica y burlesca llegó con mayor frecuencia al público lector del seiscientos. Esta opinión se fundamenta básicamente en la ausencia de testimonios manuscritos y en la escasez de impresos con fecha anterior a la publicación del Parnaso. Otra corriente se dirige más a defender que el Quevedo poeta alcanzó un elevado conocimiento y reconocimiento entre sus contemporáneos3.

  • 4 Rodríguez-Moñino, 1968, p. 15. No ignoro los trabajos de Jauralde, 1988, Carreira, 2004 y Dadson, 2 (...)

5En segundo lugar, es preciso en este punto no olvidar que durante los siglos xvi y xvii las poesías de nuestros clásicos van a difundirse a través de distintos canales no excluyentes —oral y escrito, ya sea letra impresa o manuscrita— y, como ya señaló Rodríguez-Moñino, no podemos suponer que «la obra poética era ampliamente conocida»; tampoco que «tal como se puede leer hoy, se podía leer en los siglos de oro» y, por último, que «la onda expansiva de la creación personal alcanzaba dilatadas fronteras de público»4.

6Sin duda hallamos destacadas excepciones entre los autores del periodo, Luis de Góngora es una de ellas, cuyas muestras manuscritas de su obra poética lo sitúan en una posición privilegiada en lo que a la transmisión y difusión de su poesía se refiere; otra es Lope, que entregó a la imprenta cuantiosas poesías. Medir a cualquier otro poeta por estos raseros nos conducirá a caminos probablemente sin salida o a conclusiones desvirtuadas.

  • 5 Todos los datos referentes a impresos y manuscritos de la obra poética de Quevedo se toman de la ed (...)

7Las posibilidades que tuvieron los contemporáneos de Quevedo de conocer su obra poética fueron obviamente a través de la transmisión oral y escrita. La pregunta es si toda su producción (876 composiciones publica Blecua), una parte importante o una mínima porción de ella5.

  • 6 Carreira, 1997, p. 249.
  • 7 La lista completa —salvo error u omisión— es la siguiente: B. 39, 78, 82,107, 146, 193,194, 209, 21 (...)

8Cuando analizamos los materiales que nos han llegado lo primero que salta a la vista es que los documentos impresos o manuscritos fechados con anterioridad a 1648 son muy pocos y transmiten un número reducido de poemas —este es el argumento del que se sirve Carreira6 para afirmar que la poesía de Quevedo fue casi ignorada, y su influencia, casi nula. Efectivamente, los impresos que hoy conocemos de fecha anterior a 1648 transmiten un número muy limitado de poemas, apenas alcanza el centenar, repartidos entre unos 40 volúmenes, el primero de 1599 y el último de 1648. En este cómputo se incluye todo, desde los poemas que figuran en preliminares, obras de otros autores o antologías hasta el Epicteto y Focílides en español de 1635 o la Epístola satírica y censoria impresa en 16397, sin olvidar los repetidos, apócrifos y de autoría dudosa, que se distribuyen de la siguiente manera:

  • 8 Primavera, 1636, Romances varios, 1640, 1643, 1648.
  • 9 Romances varios, 1640, 1643, 1648.
  • 10 Primavera, 1628 y Romances varios, 1643
  • 11 Maravillas del Parnaso, 1637 y Romances varios, 1643.
  • 12 Maravillas del Parnaso, 1637 y Primavera, 1637.
  • 13 Quevedo, Sueños, 1627 y Pliego suelto, 74-36 BNE.
  • 14 Romances varios, 1640, 1643.
  • 15 Segunda parte del romancero general, 1605 y Maravillas del Parnaso, 1637.
  • 16 Primera parte de Flores de poetas ilustres, 1605 y Maravillas del Parnaso, 1637.
  • 17 Primavera, 1626 y Quevedo, El Marión, 1646.
  • 18 Primera parte de Flores de poetas ilustres, 1605 y Villamediana, Obras, 1635.

9Se repite un romance en cuatro ocasiones (B. 8578), otros cuatro se dan a la prensa tres veces (B. 708, 855, 856, 8619),y en dos ocasiones son impresos: cinco romances (B. 69410,71611, 72112, 75013, 77614), unas endechas (B. 43315), dos letrillas (B. 66016 y 66417)y un soneto (B. 80718).

10Tres son los poemas apócrifos que antes de 1648 pasan por los tórculos: 1) Al poema del lírico de don Francisco de Quevedo, contra el patronato de la gloriosa virgen santa Teresa, patrona de los reinos de Castilla, por nuestro muy santo padre Urbano, papa octavo [sin año], hubo de imprimirse en torno al periodo de la polémica sobre el patronato de España, año 1628. Son unas silvas de pareados que comienzan «De viento lenguas y de bronce labios». 2) Proclamación o aclamación a la majestad de Felipo cuarto, rey de Castilla. Por don Francisco de Quevedo, del hábito de Santiago. Con licencia en Barcelona, en casa de Jaime Matevat, 1641. Se trata de los conocidísimos pareados que comienzan con el verso «Católica, sacra, real majestad». 3) Confesión consultiva de don Gaspar de Guzmán conde Olivares, hecha en el tránsito de su caída, con el testamento al mismo propósito, año 1643. Por don Francisco de Quevedo. Es una silva de pareados, cuyo primer verso es «Sea Dios siempre alabado».

  • 19 Crosby, 1958.
  • 20 Pérez Cuenca, 1997 y Blecua, 1969b, vol. I, pp. 65, 68 y 76.

11De estos tres apócrifos tenemos múltiples testimonios manuscritos, solo «Católica, sacra, real, majestad» se conserva en unos veinte manuscritos de la Biblioteca Nacional de España (BNE), cuyas manos corresponden a los siglos xvii, xviii y xix, a los que hay que sumar los recogidos por Crosby19 en otras bibliotecas; de los otros el número de testimonios es algo menor, catorce de la sátira contra el conde duque en la BNE, y cinco en la misma biblioteca y uno en la de Menéndez Pelayo (BMP) del escrito contra el patronato de santa Teresa20.

  • 21 Se imprime por vez primera en Las tres musas (1670).
  • 22 Sobre el problema textual, los manuscritos que transmiten Heráclito cristiano y su popularidad en l (...)
  • 23 Véanse Pérez Cuenca, 2000a, 2000b.

12Finalmente el poema que genera serias dudas sobre su atribución a Quevedo es el soneto que comienza «Bien te veo correr, tiempo ligero» (B. 3921), impreso en el año 1625 en Obras de Francisco de Figueroa. Blecua cree posible que ese poema de Quevedo se mezclase con los de Figueroa y terminase formando parte de la obra impresa de este último, ya que tanto los salmos que se integran en Heráclito cristiano como los poemas de Figuera corrieron sueltos22. Ahora bien, en ningún manuscrito del Heráclito cristiano figura este soneto; tan solo podemos encontrarlo en el ms. 17660 de la BNE y se trata, como bien señaló el propio Blecua, de una simple copia de Las tres musas (1670), así pues, el manuscrito no aporta prueba alguna que apoye tal atribución. Además, no sería este el primer poema apócrifo que se desliza entre las poesías de Quevedo. En el impreso de 1670, los hay, por ejemplo, de Lupercio Leonardo de Argensola y de Pedro Padilla entre otros23.

  • 24 Dos de ellos solo se atribuyen a Quevedo en la «Tabla» y otro dedicado «A Celestina» se imprime anó (...)

13El mayor número de poemas impresos en fechas anteriores al Parnaso se concentra en Flores de poetas ilustres que colecciona 1924, Maravillas del Parnaso con 15 y los Romances varios de 1640 con 6, de 1643 con 33 y de 1648 con 8, todos ellos anónimos excepto los publicados por Pedro de Espinosa.

14El interés de estos impresos no lo establece únicamente el número de poemas que recopilan, sino qué poemas fueron seleccionados y su posible procedencia. Me interesan especialmente los insertos en las Flores de Espinosa por figurar en ellos atribución expresa a Quevedo.

  • 25 Pepe Sarno y Reyes Cano, 2006, p. 19. Molina Huete, 2005, es de la misma opinión, y subraya que «au (...)
  • 26 Espinosa, Primera parte de Flores de poetas ilustres, 2006, p. 159.

15En primer lugar, se considera esta antología de «relativo y limitado éxito editorial […] que no estético», lo que se explicaría por romper con «ciertos cánones que todavía poseían gran vitalidad en el ambiente intelectual español25». Pero esto último es a su vez lo que justifica que Espinosa seleccionase 18 poemas de un escritor relativamente joven, como entonces era Quevedo, junto a otros cuya madurez es un hecho, caso de Góngora, Martín de la Plaza, el mayor de los Argensola y el mismo Espinosa, únicos que le superan en número de poemas. El deseo de Espinosa, así lo manifiesta en el prólogo, no es otro que el de dar el lector una muestra de una nueva poesía26.

  • 27 Espinosa, Primera parte de Flores de poetas ilustres, 2006, p. 159, n. 4.
  • 28 Espinosa, Primera parte de Flores de poetas ilustres, 2006, p. 765.

16De acuerdo con Pepe Sarno y Reyes Cano, Espinosa «parece apostar, a modo de declaración de principios estéticos, por otros autores —los contenidos en las Flores— que pertenecen a una órbita distinta: la desarrollada a partir de los años 80 […], y que vendrá representada, entre otros, por Góngora y Quevedo, autores muy significativos en su antología27».Y sobre la procedencia de los poemas del madrileño, sabemos que estos se obtuvieron de un volumen manuscrito28:

Estos versos se sacaron de vn libro de D. Francisco de Queuedo; pero es necessario aduertir que algunos que en el discurso del libro van sin nombre son suyos, como los señala la Tabla, y que otros, al contrario.

  • 29 También téngase en cuenta lo dicho en una nota anterior sobre los problemas de atribución en Flores(...)

17A juzgar por lo seleccionado, Espinosa contó con un manuscrito que ofrecía un variado corpus poético quevediano, que difícilmente podemos pensar fue entregado por el propio Quevedo, pues en él se hallaban textos suyos sin atribución y otros que no lo son figuraban con su nombre29.

  • 30 Recuérdese que en el segundo libro, dedicado a la poesía religiosa, tan solo figuran textos de 15 a (...)
  • 31 Sigo la organización temática realizada por Blecua.
  • 32 La fecha de Heráclito cristiano es de 1613.
  • 33 Las jácaras no se creen anteriores a 1610 y el baile, que se puede situar en época más temprana, se (...)
  • 34 Pepe Sarno y Reyes Cano, 2006, p. 65.
  • 35 Véase B. 660. El texto copiado en ms. 3985 obliga a pensar en una difusión oral. Si se revisa el tr (...)

18Por tanto, el que sea una cifra elevada la que representa al poeta madrileño en esta antología o que esté presente en ambos libros que la constituyen30, no es lo más significativo, sino el ser su poesía una de las que les ha «sacado de las tinieblas de la ignorancia», y esto explica que entre los poemas que forman parte de la selección, hallemos una representación bastante completa de los temas abordados por el autor31: dos sonetos morales (B. 78 y 107); uno religioso (B. 193); uno lírico de asunto mitológico en quintillas (B. 209); tres sonetos más pertenecientes al grupo de elogios, epitafios y túmulos (B. 219, 241, 249); otro soneto amoroso (B. 346); dos canciones en sextetos lira (B. 620 y 621), tres letrillas (B. 645, 652, 660), cuatro poemas breves, de los que tres se escriben en coplas castellanas y uno en redondillas (B. 804, 805, 806, 807) y finalmente una octava real (B. 820) de los satíricos y burlescos. Quedan fuera los que Blecua denominó metafísicos, Heráclito cristiano32, Canta sola a Lisi, jácaras y bailes33. Parece que Quevedo con el conjunto de poemas seleccionado responde al requisito de «varia brevedad» que anunciaba en el prólogo Espinosa para la antología, en la que, tal como afirman Pepe y Reyes34, «se privilegia la novedad temática o retórico-estilística; […] lo que a Espinosa más le interesaba era certificar cómo había evolucionado la poesía». Este corpus quevediano posiblemente tuvo una importante difusión desde la publicación de Flores, pues los testimonios que nos han llegado manuscritos e impresos así lo prueban: B. 193 solo se encuentra en Flores; B. 78 también se imprime en Parnaso Español que ofrece la versión última; los poemas B. 219, 241 y 249 se imprimen en Parnaso y los transmite un manuscrito fechado en 1728 que no copia a Parnaso; de todos los demás hay testimonios impresos y manuscritos fechados en el xvii, con certeza la mayoría anteriores a 1648 y alguno de ellos documenta su trasmisión oral35.

  • 36 Propiedad de la BNE, signatura R. 642.
  • 37 Pertenece a la Biblioteca Británica y lleva la signatura Add. Ms. 12108.
  • 38 Se trata del ms. xiv. E. 46 de Biblioteca Nacional de Nápoles. Véase Ettinghausen, 1972.

19El recuento de manuscritos anteriores a la publicación del Parnaso no es más numeroso que el de los impresos, además hay que tener en cuenta que en la mayoría de los casos no es posible fechar con exactitud los documentos que nos han llegado. Comencemos por los autógrafos: tenemos 1 poema conservado en un ejemplar de Píndaro36 (B. 289), 8 en otro de Flaminio Nobile37 (B. 131, 264, 282, 471, 483, 484, 499 y 824) y otros 28 en un manuscrito38: B. 12, 135, 136, 137, 138, 139, 142, 143, 144, 192, 200, 201, 203, 205, 291, 383, 390, 398, 399, 400, 401, 402, 403, 407, 411, 508, 510 y 511.

20El inventario del resto al que se puede asignar fecha, por orden cronológico, nos presenta un conjunto de nueve manuscritos con poesía de varios autores, algunos de ellos facticios que copian en mayor o menor cantidad poesía de Quevedo:

1611 Segunda parte de las Flores de Poetas ilustres de España (B95-V2-33 Fundación Bartolomé March): B. 136, 138, 139, 203, 389, 398 y 399. Total: 7 poemas.

  • 39 Los manuscritos que pertenecieron a Rodríguez-Moñino desde hace años se encuentran en la Biblioteca (...)

1615 Cancionero de 1615 (Rodríguez-Moñino39): B. 425 y 806. Total: 2 poemas.

1613-1616 Moñino B: B. 135, 136, 137, 138, 139, 142, 144 y 398. Total: 8 poemas.

1624 Ms. 3915 (BNE): B. 616. Total: 1 poema.

1628 Cancionero de 1628 (250-2 Bibl. Univ. de Zaragoza): B. 13, 14, 15, 16, 17, 18, 19, 20, 21, 22, 23, 24, 25, 26, 27, 28, 29, 31, 32, 33, 34, 35, 36, 37, 38, 145, 616, 620, 621, 622, 623, 652, 660, 694, 697, 716, 782, 792, 804, 805, 806, 807, 815, 819, 820 y 842. Total: 46 poemas.

1627-1628 Cancionero antequerano (Bibl. Caja de Ahorros de Antequera): B. 134, 136, 138, 139, 142, 144, 146, 203, 218, 267, 275, 280, 300, 341, 378, 398, 444, 447, 487, 622, 645, 646, 652, 700, 713, 776 y 882. Total: 27 poemas.

1631 Ms. 26 (Fondo Hispánico de la Bibl. de la Univ. de Harvard): B. 145, 146 y 672. Total: 3 poemas.

  • 40 Atribuye dos textos sobre Villamediana, los primeros versos son: «Señor correo mayor» y «Mediana, c (...)

ca. 1650 Moñino: B. 148, 203, 273, 274, 337, 412, 413, 426, 440, 441, 539, 540, 550, 586, 587, 607, 612, 619, 624, 653, 654, 657, 658, 659, 660, 661, 663, 664, 665, 666, 673, 674, 675, 676, 677, 678, 679, 680, 700, 708, 713, 721, 722, 723, 734, 735, 803, 805, 857, 867, 868, 869 y 872. Total: 70 poemas auténticos y 2 apócrifos40.

S. xvii Ms. 4117 (BNE): B. 12, 136, 138, 139, 197, 199, 204, 205, 382, 389, 399, 406, 408, 426, 428, 430, 431, 436, 439, 444, 512, 513, 540, 544, 545, 622, 623, 624, 629, 660, 700, 76, 721, 724, 725, 727, 729, 731, 732, 785, 819, 822, 828, 829, 843, 866. Total: 46 poesías.

  • 41 No incluyo los poemas autógrafos escritos en las obras de Píndaro y en Nobile que pertenecieron a s (...)

21Si de nuevo empleamos la organización temática de Blecua, nos damos cuenta de que los poemas copiados en estos manuscritos41 se distribuyen en poemas metafísicos: B. 12; pertenecientes a Heráclito: B. 13, 14, 15, 16, 17, 18, 19, 20, 21, 22, 23, 24, 25, 26, 27, 28, 29, 31, 32, 33, 34, 35, 36, 37, 38; morales: B. 134, 135, 136, 137, 138, 139, 142, 143, 144, 145, 146, 148; religiosos: B. 192, 197 y 199; líricos a diversos asuntos: B. 200, 201, 203, 204, 205; elogios, epitafios y túmulos: B. 218, 267, 273, 274, 275, 280, 291; amorosos: B. 300, 337, 341, 378, 382, 383, 389, 390, 398, 399, 400, 401, 402, 403, 406, 407, 408, 412, 413, 425, 426, 428, 430, 431, 436, 439, 440, 441; Canta sola a Lisi: B. 444, 447, 487, 508, 510, 511; satíricos y burlescos: B. 512, 513, 539, 540, 544, 545, 550, 586, 587, 607, 612, 616, 619, 620, 621, 622, 623, 624, 625, 629, 645, 646, 652, 653, 654, 657, 658, 659, 660, 661, 663, 664, 665, 666, 672, 673, 674, 675, 676, 677, 678, 679, 680, 694, 697, 700, 708, 713, 716, 721, 722, 723, 724, 725, 727, 729, 731, 732, 734, 735, 776, 782, 785, 792, 803, 804, 805, 806, 807, 815, 819, 820, 822; sátiras personales: B. 828, 829, 843, 842; jácaras y bailes: B. 857, 866, 867, 868, 869, 872.

  • 42 Carreira, 1997, pp. 241-242.

22Hemos añadido en este cómputo el manuscrito Segunda parte de las Flores de Poetas ilustres de España, ordenada por Juan Antonio Calderón dirigido al marqués del Carpio, fechado en 1611. Carreira no lo consideró, pues al ser manuscrito «propiedad de un noble, no circuló, ni dio pie, que sepamos, a copia alguna, solo nos sirve para comprobar cómo el poeta Quevedo se va haciendo un lugar, pero más bien entre los doctos e iniciados»; circunstancias similares confluyen en el ms. 4117 de la BNE, que Carreira también excluye porque «comenzado en 1603, no se sabe hasta dónde llega, y contiene bastantes poemas de Quevedo, varios de los cuales recogerá luego un impreso de 1637»42.

23Respecto al primer manuscrito, cierto que formó parte de una colección nobiliaria, pero esto no implica necesariamente que su uso quedase reducido al propietario y que este no hubiese permitido su copia —quizá perdida hoy—, pues sabemos de otros que formaron importantes bibliotecas particulares y permitieron la consulta de sus libros a amigos o conocidos.

24El otro manuscrito colecciona 46 poemas de Quevedo y ningún apócrifo se halla en sus folios, varias de las composiciones copiadas en él no figuran en Parnaso español, ni en Las tres musas, otras solo aparecen en el impreso de 1648 o en el de 1670, y estas últimas —las que también se hallan en Parnaso, en Las tres musas o en ambos— no emparentan nunca con esos impresos póstumos, pues corresponden a versiones primitivas. Estos datos pueden permitirnos pensar que si bien no se puede fijar con certeza la fecha ad quem antes de 1648, sí que tuvo que copiar de un manuscrito confeccionado en vida de Quevedo que contenía esas versiones previas a los impresos.

  • 43 Respecto al número global de poemas publicados por Blecua, 876, los porcentajes correspondientes po (...)
  • 44 Los porcentajes se establecen tomando como punto de referencia el número de poemas que Blecua publi (...)

25Los resultados finales de este cómputo de manuscritos y poemas contenidos en ellos, excepto los que conservan los autógrafos, organizados por temas —sigo de nuevo la clasificación de Blecua— nos ofrecen la siguiente información: en primer lugar, se copian 156 poemas de los 876 publicados por Blecua, que corresponde a un 19,40 %. En segundo lugar, del grupo de metafísicos43, 12 poemas, solo tenemos copia de 1 (8,33%)44; de Heráclito tenemos 25 (89,28%) de un total de 28; de los 109 morales estos manuscritos recogen 12 (11%); 3 religiosos (6%) de 50; 5 líricos (45,45%) a diversos asuntos de 11; de los 81 poemas insertos en el conjunto de elogios, epitafios y túmulos se copian 7 (8,64%); 28 poemas amorosos (18,66%) de un total de 150; del cancionero Canta sola a Lisi solo tenemos 6 (8,57%) de los 70 que lo conforman; de los satíricos y burlescos se copian 73 (23,32%) de los 313 que constituyen este corpus; 4 (16,66) sátiras personales de 24, y del grupo de jácaras y bailes compuesto por 26 se copian 6 (23,07%).

26Es evidente que el número de poemas más elevado corresponde a los satíricos y burlescos (73), lo que supone un 23,32% del total de su grupo, porcentaje superado por el 89,28% del Heráclito y el 45,45% de líricos a diversos asuntos; el porcentaje que corresponde a jácaras y bailes (23,07%) no se aleja tanto del de satíricos, y tampoco parece escaso el de poemas amorosos (14%) comparándolo con él. Pero de esos 170 poemas, la cifra de satíricos y burlescos, sátiras personales y jácaras y bailes es inferior a la suma de todos los demás, nos damos cuenta que más de la mitad, 87 (51,17%). Por tanto, en estos manuscritos de varios autores del siglo xvii no apreciamos que la imagen de Quevedo como poeta satírico y burlesco supere a la de poeta grave.

27No conservamos manuscritos del xvii destinados exclusivamente a la poesía de Quevedo; sin embargo, sí los hay, aunque muy pocos, que recopilan su obra tanto en prosa como en verso y también alguno hay cuya copia podemos fechar en el xviii. Sin duda alguna, lo que nos ha llegado en mayor número son las copias misceláneas de varios autores que pueden incluir pocos o muchos poemas de Quevedo o atribuidos a él en ambos siglos.

28El listado de manuscritos que solo compilan la obra de Quevedo es el que sigue:

S. xvii Ms. 3940 (BNE): copia 114 poemas de Quevedo y solo 5 apócrifos, entre estos la sátira política «Felipe, que el mundo aclama», por una mano del siglo xviii. Es un manuscrito facticio formado por cuatro bloques, uno con poesías de Garcilaso y el resto con obras de Quevedo, que ofrece en su mayoría versiones primitivas de los poemas que se imprimen en Parnaso.

Fin. s. xvii Ms. 108 (BMP): colecciona 71 poemas tenidos por auténticos y 2 apócrifos. En él se copian los poemas antigongorinos que despiertan serias dudas sobre su paternidad, además de unos epigramas que también podrían no ser de nuestro poeta. Es uno de esos manuscritos cuya pretensión es la de coleccionar «fragmentos no impresos hasta hoy», sin duda es una copia posterior a Parnaso.

  • 45 Quevedo, Poesía inédita.

S. xvii y año 1728 Ms. CXIV/1-3 Bibl. Provincial de Évora: es mayor el número de poemas falsos que de auténticos, ya que se copian 81 de los primeros y 67 de los segundos. Entre los espurios hallamos varias sátiras políticas. Se estructura en dos partes, una primera del siglo xvii y una segunda del xviii, en este segundo bloque se encuentran todos los apócrifos menos 2. A pesar de lo que dice su portada —«Obras en verso de don Francisco Gómez de Quevedo […]»— se copian otras en prosa, unos entremeses y unas obras del padre Vicentino de la orden de san Benito, además de un «Cuaderno de varias curiosidades». Hace pocos años, se han rescatado de este manuscrito varios apócrifos para de nuevo adjudicárselos a Quevedo45.

S. xvii, xviii y xix Ms. 3708 BNE: hallamos 7 auténticos y 4 sátiras apócrifas, entre las que se hallan «León que invencible ruge», «Ya, Felipe cuarto rey», «Toda España está en un tris».

Princ. xviii Ms. 4312 BNE: en este hay además de 12 poemas de Quevedo 5 sátiras políticas apócrifas —«Príncipe que el mundo aclama», «Toda España está en un tris», «Ya, Felipe cuarto rey», «Salid, Elías Quevedo», «Habrá muy poquitos días.»

1765 Biblioteca desconocida, véase Revue Hispanique (1915): Blecua informa de 4 poemas de Quevedo y ninguno falso. El texto de la portada repite prácticamente las mismas palabras que el de Évora.

1768 Ms. cxcvii Hispanic Society of America (HSA): hallamos 5 poesías del escritor madrileño y un romance apócrifo contra Olivares —«Habrá muy poquitos días». El colector solo tuvo interés, como indica la portada, en los «discursos jocosos que en verso y prosa dejó escritos don Francisco de Quevedo y que no se permitió a la estampa por ocultos fines.»

S. xviii Ms. 1952 BNE: tenemos 12 poesías de Quevedo y 6 sátiras políticas apócrifas: «Felipe, que el mundo aclama», «Toda España está en un tris», «Ya, Felipe cuarto rey», «Salid, Elías Quevedo», «Habrá muy poquitos días» y «¡Oh, señor licenciado, Dios le guarde».

S. xviii Ms. 4066 BNE: colecciona 11 poemas de Quevedo y los apócrifos «Felipe, que el nombre aclama» y «A toda ley, madre mía.»

  • 46 No ofrezco los primeros versos de los apócrifos por ser la lista muy extensa. Puede verse en Blecua (...)

S. xviii Ms. 4067 BNE: tiene 20 poesías de Quevedo y 57 apócrifos, satíricos todos, varios de tema político46. Este es un manuscrito que pretende coleccionar obras no impresas de Quevedo.

S. xviii Ms 5634 BNE: tan solo copia 4 poemas de Quevedo.

  • 47 Véase Blecua, 1969c, pp. 13-14.

S. xviii Ms 7370 BNE: recoge 12 poemas del escritor madrileño y 20 que se le atribuyen erróneamente, en su mayoría sátiras políticas47.

S. xviii Ms 12717 BNE: copia tres auténticos y tres falsos, ninguna sátira política entre estos últimos («Gran plaza, angostas calles, muchos callos», «Yace aquí sepultada una duquesa», «Lope dicen que vino. —No es posible»). Abundan las obras en prosa y las cartas, en varios papeles se indica que las copias proceden de los originales.

S. xviii Ms 17532 BNE: copia el apócrifo La cueva de Meliso.

S. xviii Ms 18760/40 BNE: folleto de unos 30 ff. sin encuadernación que colecciona 12 poesías auténticas y 6 sátiras políticas falsas.

S. xviii Ms. 29 RAE: hallamos aquí 12 poemas de Quevedo y el apócrifo Padre nuestro glosado.

S. xviii Ms 7609 Real Academia de la Historia (colección Salazar): tiene 12 poemas todos auténticos.

S. xviii Ms 102 BMP: colecciona 3 poemas de Quevedo y 4 apócrifos, entre los que se halla el Padre nuestro glosado.

S. xviii Ms 103 BMP: copia 6 poemas de Quevedo

S. xviii Ms 189, 2 Biblioteca de Copenhague: solo copia 6 sátiras políticas apócrifas, «Católica, sacra, real majestad», «¡Oh, señor licenciado, Dios le guarde», «Felipe, que el mundo aclama», «Ya, Felipe cuarto rey», «Habrá muy poquitos días», «Toda España está en un tris».

  • 48 Este manuscrito, al igual que los restantes de Crosby, se halla en la Hispanic Society of America.
  • 49 Blecua, 1969c, p. 36.

S. xviii Ms Crosby48: contiene 19 poemas de Quevedo y 8 apócrifos, sátiras políticas sobre todo49.

Fin. s. xviii Ms Wilson: recoge 2 poemas y 6 sátiras políticas apócrifas («Felipe, que el mundo aclama», «Toda España está en un tris», «Ya, Felipe cuarto rey», «Salid, Elías Quevedo», «Habrá muy poquitos días», «¡Oh, señor licenciado, Dios le guarde»).

29El resultado final queda reducido a solo dos manuscritos del siglo xvii destinados a la obra de Quevedo, ninguno copia del Parnaso, pero no podemos obviar los conflictos que plantea el de fines de siglo; 18 son de mano de la centuria siguiente; 1 tiene letras de los siglos xvii, xviii y xix, y otro más con una parte de mano del siglo xvii y otra del xviii.

  • 50 El detalle de los textos que copian puede verse en Blecua, 1969c, p. 6.

30De este breve inventario obtenemos la impresión de que es en el siglo xviii cuando más interés despierta la obra de Quevedo, con una clara tendencia a recopilar aquello que no está impreso. Esto puede explicar que la inclusión de textos apócrifos no sea labor ajena del colector dieciochesco, y que en ocasiones lo falso supere en número a lo verdadero, y sea la sátira política, entre lo apócrifo, la que se lleve la palma. En los manuscritos de letra del xvii es difícil hallar una falsa atribución y a pesar de que tres apócrifos se imprimieron, como hemos visto, en vida de Quevedo, los manuscritos que nos han llegado de ese siglo no se los han adjudicado. A todos estos se han de añadir dos más del siglo xvii, que forman parte de una bonita colección de poesía manuscrita áurea, mss. 3795 y 3797 de la BNE, el primero con 35 poemas de Quevedo y el segundo con 36, ninguno de ellos le atribuye erróneamente texto alguno50.

  • 51 Los que copian un número superior a diez han sido inventariados en páginas anteriores.

31Los restantes contabilizados en Blecua coleccionan obras de varios autores, y el número de poemas de Quevedo varía considerablemente de unos a otros, entre uno y ocho poemas. Los poemas en todos estos manuscritos, unos se transmiten atribuidos a él, a otros o anónimos51.

32Ahora bien, no podemos pensar que todos estos materiales del siglo xvii (impresos y manuscritos), fueron los únicos que difundieron la obra poética de Quevedo. Después de realizar una revisión — muy provisional en estos momentos— de cada uno de los poemas publicados por Blecua en Obra poética, observo que hay géneros que posiblemente se difundieron más que otros (los romances y las silvas, además de letrillas y algunos sonetos), y no afirmo esto porque de unos se conserven más manuscritos o impresos que de otros, si no porque se nos han trasmitido dos o más versiones, incluyendo testimonios de estadios intermedios, y algunas de estas versiones nos hacen pensar que, además de disfrutar de una transmisión escrita, tuvieron la fortuna de la transmisión oral, caso de los romances.

33Veamos el ejemplo del romance B. 732. Conservamos 11 testimonios, 5 impresos y el resto manuscritos, que demuestran una transmisión oral, como dice Blecua:

  • 52 Parnaso español en este poema, como en la mayoría que colecciona, ofrece la versión última.

La transmisión de este romance ofrece una innegable curiosidad. Salvo H1 [ms. 4117 BNE], que deriva de una copia muy próxima a H [Maravillas…], los demás textos se independizan totalmente. El texto B [ms. 3940 BNE] es el único que ofrece el mismo número de versos que A [Parnaso],52 pero con variantes importantes y alguna alteración; al paso que F [ms. 3795 BNE] G [ms. 4124 BNE] H ofrecen la curiosidad de interpolar numerosos versos del romance “Desde esta Sierra Morena”, 711, cuya rama es igual. Sin embargo, estas interpolaciones proceden, a su vez, de tradiciones distintas, lo cual hace pensar en una clara contaminación producida por el canto, ya que los versos restantes tampoco coinciden entre sí, acercándose mucho al de A el texto de F […]. A ofrece la versión más coherente y armónica.

Fecha. La versión de H anterior a 1637, fecha de la primera ed. de las Maravillas. Presumo que las otras versiones ya contaminadas, serán también anteriores.

  • 53 Blecua fecha la canción alrededor de 1603; sin embargo Crosby, 1967, p. 168, toma como fechas refer (...)
  • 54 Quevedo, Parnaso español, p. 457.

34Igual ocurre con la canción B. 62253, modificada por González de Salas en Parnaso. Conservamos seis testimonios manuscritos (uno de ellos copia a Parnaso) que nos permiten afirmar que se produjo un principio de tradicionalización, puesto que solo el Cancionero de 1628 ofrece un texto completo atribuido a Góngora y —explica Blecua— los demás suprimen y varían el orden, rasgos propios de la transmisión oral. Y lo que no deja de ser curioso —sigue diciendo Blecua— «las variantes prueban, a su vez, que las tradiciones textuales son distintas, y en algún caso […] coinciden con el texto retocado por González de Salas, lo que probaría que él dispuso de copias ya con correcciones». Las copias manuscritas confirman lo que escribió González de Salas en Parnaso sobre esta canción y las tres anteriores54:

[…] los versos por donde empiezan parece son familiares a las orejas de todos, pues nadie habrá, que no los haya oído, demás de ser tan frecuentes las copias […], que ya por los muchos ejemplares se podrían reputar por impresas, cuando no lo estuviesen, aunque yo creo lo habrán sido en alguno de tantos librillos sabandijas, que bárbaramente brotan de ordinario para auditorio muy vulgo.

  • 55 Caramuel, Primer cálamo, p. 140.

35Caramuel afirma lo mismo sobre la jácara del Escarramán55:

He querido copiar esta carta que hace más de cuarenta años hizo vibrar a España entera; todos la sabían de memoria, mereció extraordinarias alabanzas, porque no tiene un solo verso que no contenga una idea festiva. […] yo la encuentro en su Parnaso […]. Me aparto en algunas cosas del texto manuscrito, me aparto de los libros impresos, y acudo a mi memoria para decirlo todo con las palabras con las que la aprendí de niño. Y a mi juicio, un asunto tan ligero tiene una abundancia tan grande de ideas que en otra parte no las vas a encontrar fácilmente. Estos versos fueron trasladados por hombres doctos a la vida y a los conceptos espirituales.

  • 56 Carreira, 1997, p. 247.
  • 57 Quevedo, Parnaso español, p. 633.

36Antes de dar por concluido este breve y rápido recorrido, mencionar que Parnaso es el único testimonio para casi 300 poemas de los 552 que incluye. Por el contenido de muchos de ellos podemos pensar que se difundieron en círculos muy restringidos, por ejemplo, los agrupados en las musas Clío o Melpómene. No creo que Quevedo guardase para él esos poemas, como apunta Antonio Carreira que hizo nuestro autor con la mayor parte de su obra poética56. Con conjuntos poéticos como los formados en Clío y Melpómene podría pretender el agrado de los amigos que frecuentaba o granjearse el favor de algún grande. A otros tantos no podemos negarles la posibilidad de que se hayan perdido para siempre en el transcurso de los siglos sus copias manuscritas, o tal vez esté aún por encontrarse algún manuscrito o pliego suelto que recoja uno o varios de esos poemas que solo tenemos en Parnaso. De alguna difusión escrita u oral hubo de disfrutar el romance B. 768, del que no conocemos más testimonio impreso o manuscrito que el que nos brinda Parnaso español, puesto que González de Salas afirma que57:

Este romance se escribió para loa de una comedia, cuyo era el título Amor y celos hacen discretos, que se representó en una fiesta y la recitó una comedianta a quien llamaban la Roma, en hábito de hombre.

37Blecua amplía la información añadiendo el nombre del autor: Tirso de Molina, el año de impresión: 1627 y datos de representación: Pedro Valdés la representa en Sevilla en 1615.

  • 58 Crosby, 1967, pp. 152, 172.

38En un trabajo relativamente reciente de Rodrigo Cacho (2004) sobre difusión de unos poemas de Quevedo, se demuestra que varios poemas fueron leídos y aprovechados por otros poetas contemporáneos suyos; además, la fecha de impresión de la obra de estos le ha permitido datarlos (1609-1636). En este grupo tenemos otro romance de Quevedo (B. 689), que solo transmite Parnaso. Ahora, gracias a que sus cuatro primeros versos fueron parafraseados en el Hospital de los incunables (1636) de Polo de Medina, como demuestra Cacho, podemos afirmar que circuló —entre pocos o entre muchos— antes de su impresión en Parnaso, además de adelantar la fecha de su composición al menos en tres años, puesto que Crosby58 y Blecua lo dataron en el año 1639.

  • 59 Díez Borque, 2010, pp. 129 y 138. En los inventarios de los años 1600-1650 la poesía española no ti (...)
  • 60 Véase Dadson, 2011, pp. 30 y 31, sobre el valor de las obras de Quevedo tasadas, p. 37. Los inventa (...)

39Finalmente, si acudimos a los inventarios de bibliotecas, estos permiten aventurar cuáles pudieron ser los intereses lectores del periodo que nos ocupa. Díez Borque59 en 60 inventarios con poesía de los años 1600-1650, tan solo en el de Cristóbal González Cossío de la Hoz (1636), contador de resultas de su majestad, encuentra el nombre de Quevedo, aunque en el de Felipe IV (1637) podría hallarse su traducción de Anacreón y en el de María Barreneche (1650) su Parnaso Español. La situación varía cuando las fechas de los inventarios se establecen entre los años 1640-173060: ahora la presencia de las obras poéticas de Quevedo aumenta considerablemente, pues una vez que en 1648 y 1670 se dieron a la imprenta, las prensas reimprimieron y sacaron nuevas ediciones con cierta frecuencia.

Conclusiones

  1. Los manuscritos del siglo xvii suelen transmitir poemas auténticos de Quevedo o que aún consideramos auténticos.

  2. Los apócrifos se integran en la obra poética de Quevedo a partir del siglo xviii.

  3. Con especial hincapié se atribuye erróneamente a Quevedo la poesía satírica de carácter político relacionada con el reinado de Felipe IV.

  4. El los manuscritos formados con anterioridad a Parnaso, el número de poemas burlescos y satíricos, sátiras personales, jácaras y bailes no supera al resto.

  5. El cotejo de variantes y el análisis de las diversas versiones pueden permitir en algunos casos detectar múltiples canales de transmisión para la poesía de Quevedo.

  6. Es posible atestiguar para algunos poemas su difusión no por el cómputo de impresos y manuscritos, sino a través de referencias —como las de González de Salas— o por el aprovechamiento que otros autores hicieron de ellos —como ha hecho Cacho Casal.

  7. Los inventarios de bibliotecas también nos indican en ocasiones la presencia de obras de Quevedo en ellas, lo que puede darnos una ligera idea del grado de difusión que alcanzaron.

  • 61 Rodríguez-Moñino, 1968, pp. 31-32.

Los manuscritos antiguos que contienen la obra de un poeta —escribió Rodríguez-Moñino—, siempre han sido escasos: No quiere esto, en modo alguno, decir que no los hubiera o que no los haya, sino que son rarísimos, y, por tanto, que no han podido servir para la expansión de la obra literaria de sus autores […], añadiré ahora que a veces han desaparecido del mapa literario (según nuestra construcción actual), escritores de gran fama en su tiempo, pero cuya obra estaba limitada a uno o dos manuscritos, por ejemplo, Pedro Rodríguez de Ardila […], que no ha sido editado, no lo conoce la crítica, no tiene puesto en las historias de la lírica de los siglos de oro y, a juzgar por las escasas muestras que hemos alcanzado a ver, bien merece tenerlo61.

  • 62 Sepúlveda, 2007.
  • 63 Ruiz Pérez, 2008.
  • 64 Sobre los romanceros, véase el trabajo de Campa Gutiérrez en este mismo volumen.

40Quevedo ha corrido mejor suerte que Rodríguez Ardila, pues el Parnaso español y Las tres musas últimas salvaron una parte importante de su poesía de las sombras del olvido. Es fácil comprobar cómo, desde el año 1648 hasta hoy, las ediciones de su obra poética se han sucedido de forma imparable, no todos los autores contemporáneos a Quevedo han sido tan queridos por los tórculos. Cuento 30 ediciones desde la aparición del Parnaso español en 1648 hasta finales del xviii entre españolas y extranjeras, 14 anteriores a 1700, de las que 9 se imprimen entre esa primera de 1648 y la de Las tres musas de 1670. Además el modelo establecido en Parnaso62 fue aprovechado en otros impresos poéticos posteriores63, prueba de su éxito, difusión e influencia. Excluyo del cómputo los corpora parciales que se imprimen en antologías, como la de Alfay, romanceros64 y otras recopilaciones de los siglos xvii y xviii, en las que suele tener siempre un hueco nuestro poeta. La poesía de Quevedo, en mayor o menor medida, nunca ha dejado de estar presente en el mapa literario español y desde temprano se ganó un puesto en las historias líricas de los siglos de oro.

Inicio de página

Referencias bibliográficas

Álvarez Márquez, Mª del Carmen, «La biblioteca de don Juan Luis de la Cerda, VII Duque de Medinaceli, en su palacio del Puerto de Santa María (1673)», Historia, Instituciones, Documentos, 15, 1989, pp. 251-390.

Blecua, José Manuel, «Introducción», en Francisco de Quevedo, Obra poética, Madrid, Castalia, 1969a, vol. I, pp. xi-xxxviii.

——, «Índice de poemas atribuidos», en Francisco de Quevedo, Obra poética, Madrid, Castalia, 1969b, vol. I, pp. 63-80.

——, «Manuscritos e impresos utilizados en esta edición», en Francisco de Quevedo, Obra poética, Madrid, Castalia, 1969c, vol. I, pp. 1-62.

Cacho Casal, Rodrigo, «Difusión y cronología de la poesía burlesca de Quevedo: una revisión», Revista de Literatura, 66/132, 2004, pp. 409-429.

Caramuel, Juan, Primer cálamo. II. Rythmica, intr. y ed. al cuidado de Isabel Paraíso, tr. de Avelina Carrera, José Antonio Izquierdo, Carmen Lozano, col. de Déborah Dietrick, Valladolid, Universidad de Valladolid, 2007.

Carreira, Antonio, «Quevedo en la redoma: análisis de un fenómeno criptopoético», en Quevedo a nueva luz: escritura y política, coords. Lía Schwartz y Antonio Carreira, Málaga, Universidad de Málaga, 1997, pp. 231-249.

——, «El manuscrito como transmisor de humanidades en la España del Barroco», en Barroco, ed. de Pedro Aullón de Haro, Madrid, Verbum, 2004, pp. 597-618.

Crosby, James O., The Text Tradition of the Memorial «Católica, sacra, real Majestad», Lawrence, Kansas University, 1958.

——, En torno a la poesía de Quevedo, Madrid, Castalia, 1967.

Dadson, Trevor, «La difusión de la poesía impresa en el siglo xvii», Bulletin Hispanique, 113/1, 2011, pp. 13-42.

Díez Borque, José María, Literatura (novela, poesía, teatro) en bibliotecas particulares del Siglo de Oro español (1600-1650), Madrid, Iberoamericana, Frankfurt am Main, Vervuert, 2010.

Ettinghausen, Henry, «Un nuevo manuscrito autógrafo de Quevedo», Boletín de la Real Academia Española, 52, 1972, pp. 211-284.

Figueroa, Francisco de, Obras, publicadas por Luis Tribaldos de Toledo, Lisboa, Pedro Craesbeeck, a costa de Antonio Luis Mercader, 1625.

Jauralde Pou, Pablo, «La poesía de Quevedo y su imagen política», en Política y literatura, estudios coord. por Aurora Egido, Zaragoza, Caja de Ahorros y Monte de Piedad de Zaragoza, Aragón y Rioja, 1988, pp. 39-63.

Maravillas del Parnaso y flor de los mejores romances graves, burlescos y satíricos que hasta hoy se han cantado en la Corte, recopilados de graves autores por Jorge Pinto de Morales, Lisboa, Lorenzo Craesbeeck, 1637.

Molina Huete, Belén, «Introducción», en Pedro de Espinosa, Flores de poetas ilustres, Sevilla, Fundación José Manuel Lara, 2005, pp. xi-lxxvii.

Pepe Sarno, Inoria, y José-María Reyes Cano, «Introducción», en Primera parte de Flores de poetas ilustres [ordenada por] Pedro de Espinosa, Madrid, Cátedra, 2006, pp. 15-125.

Pérez Cuenca, Isabel, Catálogo de los manuscritos de Francisco de Quevedo en la Biblioteca Nacional, Madrid, Ollero y Ramos, 1997.

——, «Algunos casos de atribuidos y apócrifos en las ediciones de la poesía de Quevedo», Perinola. Revista de Investigación Quevediana, 4, 2000a, pp. 267-283.

——, «Las tres musas últimas castellanas: problemas de atribución», en Actas del xiii congreso de la AIH, Madrid 1998. Medieval, siglo xvi, siglo xvii, eds. Florencio Sevilla y Carlos Alvar, Madrid, Castalia, 2000b, pp. 659-669.

——, y Mariano Campa Gutiérrez, «Creación y recreación en la poesía de Quevedo: el caso de los sonetos», en Studies in Honor of James O. Crosby, ed. Lía Schwartz, Newark, Delaware, Juan de la Cuesta, 2004, pp. 281-310.

Primavera y flor de los mejores romances que han salido […] recogidos de varios poetas por el licenciado Pedro Arias Pérez,  Lisboa, Mattheus Pinheiro, 1626.

Primavera y flor […] con el famoso de las unciones de «Marica en el hospital», Valencia, Silvestre Esparsa, 1628.

Primavera y flor de los mejores romances […], Zaragoza, Pedro Verges, 1636.

Primavera y flor de los mejores romances […], Sevilla, Pedro Gómez de Pastrana, 1637.

Primera parte de Flores de poetas ilustres de España. Dividida en dos libros, ordenada por Pedro de Espinosa, Valladolid, Luis Sánchez, 1605.

Primera parte de Flores de poetas ilustres de España, [ordenada por] Pedro Espinosa, ed. de Inoria Pepe Sarno y José-María Reyes Cano, Madrid, Cátedra, 2006.

Quevedo, Francisco de, Entremés famoso El Marión. Primera y segunda parte, Cádiz, Francisco Juan de Velasco, 1646.

——, Obra poética, ed. de José Manuel Blecua, Madrid, Castalia, 1969-1971, vols. i-iii.

——, Parnaso español. Monte en dos cumbres dividido con las nueve musas castellanas […], que con adorno, i censura, ilustradas i corregidas salen ahora de la librería de José Antonio González de Salas, Madrid, Diego Díaz de la Carrera, a costa de Pedro Coello, 1648.

——, Poesía inédita. Atribuciones del manuscrito de Évora, ed. de María Hernández, pról. de Pablo Jauralde, Barcelona, Libros del Silencio, 2010.

——, Sueños y discursos de verdades descubridoras de abusos, vicios y engaños en todos los oficios y estados del mundo, Barcelona, Estevan Liberòs, a costa de Joan Sapera, 1627.

Rodríguez-Moñino, Antonio, Construcción crítica y realidad histórica en la poesía española de los siglos xvi y xvii, 2ª ed., Madrid, Castalia, 1968.

Romances varios de diversos autores, Zaragoza, Pedro Lanaja, 1640.

Romances varios de diversos autores, añadidos y enmendados en esta tercera impresión, Zaragoza, Pedro Lanaja, 1643.

Romances varios de diversos autores, corregido y enmendado en tercera impresión, Córdoba, Salvador de Cea, 1648.

Ruiz Pérez, Pedro, «Entre dos parnasos: poesía, institución y canon», Criticón, 8, 2007, pp. 207-231.

Segunda parte del romancero general y flor de diversa poesía, recopilado por Miguel de Madrigal, Valladolid, Luis Sánchez, 1605.

Sepúlveda, Jesús, «La princeps del Parnaso español y la edición de la obra poética de Quevedo», Calíope, 13/1, 2007, pp. 115-145.

Varela, Mónica Inés, «Heráclito cristiano y Lágrimas de un penitente: el problema textual», RILCE, 11/2, 1995, pp. 293-315.

Villamediana, Juan de Tassis y Peralta, conde de, Obras, recogidas por […] Dionisio Hipólito de los Valles, corregidas y enmendadas […], Zaragoza, Juan de Lanaja y Quartanet, a costa de Juan Bonilla, 1634.

Wilson, Edward M., «Quevedo para las masas», en Id., Entre las jarchas y Cernuda, Barcelona, Ariel, 1977, pp. 273-297 (tr. de «Quevedo for the Masses», Atlante, 3, 1955, pp. 151-166).

Inicio de página

Notas

1 Cito por Pérez Cuenca y Campa Gutiérrez, 2004, p. 286, nn. 32 y 33.

2 Crosby, 1967, pp. 95-174.

3 Para la primera propuesta puede leerse a Carreira, 1997 y Jauralde, 1988; para la segunda a Wilson, 1977 y Blecua, 1969-1971.

4 Rodríguez-Moñino, 1968, p. 15. No ignoro los trabajos de Jauralde, 1988, Carreira, 2004 y Dadson, 2011, en los que matizan algunos aspectos expuestos por Rodríguez-Moñino. Creo que se puede llegar a la conclusión de que durante el siglo xvii la transmisión oral, manuscrita e impresa de la poesía conviven.

5 Todos los datos referentes a impresos y manuscritos de la obra poética de Quevedo se toman de la edición de Blecua: Quevedo, Obra poética, 1969-1971, y se hará referencia a los poemas de Quevedo empleando su numeración.

6 Carreira, 1997, p. 249.

7 La lista completa —salvo error u omisión— es la siguiente: B. 39, 78, 82,107, 146, 193,194, 209, 219, 221, 222, 241, 249, 254, 271, 272, 279, 283, 284, 285, 286, 287, 290, 302, 346, 426, 428, 430, 431, 433, 436, 439, 620, 621, 645, 652, 660, 664, 683, 687, 694, 697, 698, 699, 700, 701, 702, 703, 704, 705, 706, 707, 708, 709, 710, 711, 713, 714, 715, 716, 717, 718, 719, 721, 725, 727, 729, 732, 736, 740, 750, 765, 767, 774, 776, 780, 781, 785, 786, 804, 805, 806, 807, 820, 825, 849, 849, 851, 852, 855, 856, 857, 861, 865, 866. Véase Carreira, 1997, pp. 240-247, donde pasa revista a todos los poemas de Quevedo impresos antes de Parnaso.

8 Primavera, 1636, Romances varios, 1640, 1643, 1648.

9 Romances varios, 1640, 1643, 1648.

10 Primavera, 1628 y Romances varios, 1643

11 Maravillas del Parnaso, 1637 y Romances varios, 1643.

12 Maravillas del Parnaso, 1637 y Primavera, 1637.

13 Quevedo, Sueños, 1627 y Pliego suelto, 74-36 BNE.

14 Romances varios, 1640, 1643.

15 Segunda parte del romancero general, 1605 y Maravillas del Parnaso, 1637.

16 Primera parte de Flores de poetas ilustres, 1605 y Maravillas del Parnaso, 1637.

17 Primavera, 1626 y Quevedo, El Marión, 1646.

18 Primera parte de Flores de poetas ilustres, 1605 y Villamediana, Obras, 1635.

19 Crosby, 1958.

20 Pérez Cuenca, 1997 y Blecua, 1969b, vol. I, pp. 65, 68 y 76.

21 Se imprime por vez primera en Las tres musas (1670).

22 Sobre el problema textual, los manuscritos que transmiten Heráclito cristiano y su popularidad en la época puede leerse Varela, 1995. Carreira, 1997, p. 242, n. 20, cree que este conjunto de poemas no pudo tener ninguna trascendencia hasta que no fueron impresos en 1648 y 1670. Parece olvidar, en este caso, que son varios los manuscritos que nos han llegado con todos o algunos de los poemas que constituyen el Heráclito.

23 Véanse Pérez Cuenca, 2000a, 2000b.

24 Dos de ellos solo se atribuyen a Quevedo en la «Tabla» y otro dedicado «A Celestina» se imprime anónimo, sin figurar el nombre del autor en parte alguna. En la misma «Tabla» se niega la autoría a Quevedo para otros dos poemas.

25 Pepe Sarno y Reyes Cano, 2006, p. 19. Molina Huete, 2005, es de la misma opinión, y subraya que «aunque se conocen —escribe en la p. xx— algunos datos concretos de su difusión ultramarina acompañando al Quijote y se constata su presencia en algunas bibliotecas nobiliarias, el perfil del público de la antología de Espinosa fue a un tiempo tan vario y erudito como la obra misma». Es difícil a veces establecer hasta qué punto fue limitado el éxito de un libro, sin embargo, quizá pueda ser de utilidad para su valoración saber quiénes poseyeron un ejemplar de Las Flores gracias a los inventarios conservados de bibliotecas particulares de los años 1600-1650 —cito por Díez Borque, 2010, pp. 112, 122 y 130—: Diego Sarmiento de Acuña, Conde Gondomar (1623); Francisco Moreno, guantero de la reina (1627), parece ser que tuvo dos ejemplares, y Felipe IV (1637), y de los años 1640-1730 —cito por Dadson, 2011, p. 33—: Diego de Silva y Velázquez (1660), pintor, Francisco Gracián Berruguete (1678), médico, y Vicencio Juan de Lastanossa (1684).

26 Espinosa, Primera parte de Flores de poetas ilustres, 2006, p. 159.

27 Espinosa, Primera parte de Flores de poetas ilustres, 2006, p. 159, n. 4.

28 Espinosa, Primera parte de Flores de poetas ilustres, 2006, p. 765.

29 También téngase en cuenta lo dicho en una nota anterior sobre los problemas de atribución en Flores. Véase Pepe Sarno y Reyes Cano, 2006, p. 46. Blecua sin embargo pensó que Quevedo había facilitado los textos a Espinosa, véase B. 660.

30 Recuérdese que en el segundo libro, dedicado a la poesía religiosa, tan solo figuran textos de 15 autores y Quevedo es inicialmente uno de los elegidos (B. 193); cierto es que el poema de nuestro autor fue sustituido por irrespetuoso en algunos ejemplares por otro de Valdés y Meléndez.

31 Sigo la organización temática realizada por Blecua.

32 La fecha de Heráclito cristiano es de 1613.

33 Las jácaras no se creen anteriores a 1610 y el baile, que se puede situar en época más temprana, se data después de 1613-1615.

34 Pepe Sarno y Reyes Cano, 2006, p. 65.

35 Véase B. 660. El texto copiado en ms. 3985 obliga a pensar en una difusión oral. Si se revisa el trabajo que Blecua realizó con los testimonios impresos y manuscritos y la relación existente entre cada uno de ellos, puede comprobarse que las versiones y variantes que registra revelan, salvo excepciones, una rica difusión para estos poemas. También podría ampliarse el conocimiento sobre la difusión de estas composiciones impresas en Flores atendiendo a la propuesta de Pepe Sarno y Reyes Cano, 2006, pp. 97-125, sobre la posibles relaciones de la antología de Espinosa con otras recopilaciones del xvii.

36 Propiedad de la BNE, signatura R. 642.

37 Pertenece a la Biblioteca Británica y lleva la signatura Add. Ms. 12108.

38 Se trata del ms. xiv. E. 46 de Biblioteca Nacional de Nápoles. Véase Ettinghausen, 1972.

39 Los manuscritos que pertenecieron a Rodríguez-Moñino desde hace años se encuentran en la Biblioteca de la Real Academia Española.

40 Atribuye dos textos sobre Villamediana, los primeros versos son: «Señor correo mayor» y «Mediana, con ronca voz».

41 No incluyo los poemas autógrafos escritos en las obras de Píndaro y en Nobile que pertenecieron a su biblioteca particular porque o son testimonio único (B. 282, 289, 824) o se imprimen solo en Parnaso (B. 264, 471, 483, 484) o en Las tres musas (B. 499), excepto B. 131 que se copia en un impreso del xviii. Estos autógrafos representan una versión primitiva, excepto B. 483. Sí incluyo los del manuscrito de Nápoles, de algunos de estos poemas conocemos otros testimonios manuscritos, lo que abre la puerta a la posibilidad de que este conjunto no necesariamente lo guardase para sí. Las poesías que se copian en más de uno de estos manuscritos son: B. 12: Nápoles y 4117; B. 135, 137: Nápoles y Moñino B; B. 136: Nápoles, Segunda parte de Flores, Moñino B, Cancionero antequerano y 4117; B. 138: Nápoles, Segunda parte de Flores, Moñino B, Cancionero antequerano y 4117; B. 142 y 144: Nápoles, Moñino B y Cancionero antequerano; B. 145 y 146: Cancionero de 1628 y Universidad de Harvard; B. 203: Nápoles, Segunda parte de Flores, Cancionero antequerano y Moñino ca. 1650; B. 389: Segunda parte de Flores y 4117; B. 398: Nápoles, Segunda parte de Flores, Moñino B y Cancionero antequerano; B. 399: Nápoles, Segunda parte de Flores y 4117; B. 426, 540, 624, 721: Moñino ca. 1650 y 4117; B. 441: Nápoles y Moñino ca. 1650; B. 444: Cancionero antequerano y 4117; B. 616: 3915 y Cancionero de 1628; B. 622: Cancionero antequerano, Cancionero de 1628 y 4117; B. 623, 716: Cancionero de 1628 y 4117; B. 660: Cancionero de 1628, Moñino ca. 1650 y 4117; B. 700: Cancionero antequerano, Moñino ca. 1650 y 4117; B. 713: Cancionero antequerano y Moñino ca. 1650; B. 782: Cancionero de 1628 y Cancionero antequerano; B. 805: Cancionero de 1628 y Moñino ca. 1650; B. 806: Cancionero de 1615-Moñino y Cancionero de 1628; B. 819: Cancionero de 1628 y 4117.

42 Carreira, 1997, pp. 241-242.

43 Respecto al número global de poemas publicados por Blecua, 876, los porcentajes correspondientes por apartados son 1,36% para los metafísicos, 3,19% para Heráclito cristiano, 12,44% para los morales, a los religiosos le corresponde el 5,70%, a los líricos el 1,25%, a elogios, epitafios y túmulos el 9,24%, a los amorosos el 17,12%, a Canta sola a Lisi el 7,99%, a los satíricos y burlescos el 35,73%, el 2,73% a las sátiras personales y el 2,96% le corresponde a las jácaras y los bailes.

44 Los porcentajes se establecen tomando como punto de referencia el número de poemas que Blecua publica en este grupo, 12 en total. De igual manera se actúa en el apartado correspondiente a Heráclito cristiano, morales, etc.

45 Quevedo, Poesía inédita.

46 No ofrezco los primeros versos de los apócrifos por ser la lista muy extensa. Puede verse en Blecua, 1969c, pp. 10-11.

47 Véase Blecua, 1969c, pp. 13-14.

48 Este manuscrito, al igual que los restantes de Crosby, se halla en la Hispanic Society of America.

49 Blecua, 1969c, p. 36.

50 El detalle de los textos que copian puede verse en Blecua, 1969c, p. 6.

51 Los que copian un número superior a diez han sido inventariados en páginas anteriores.

52 Parnaso español en este poema, como en la mayoría que colecciona, ofrece la versión última.

53 Blecua fecha la canción alrededor de 1603; sin embargo Crosby, 1967, p. 168, toma como fechas referenciales los años 1627-1628 del Cancionero antequerano que la transmite.

54 Quevedo, Parnaso español, p. 457.

55 Caramuel, Primer cálamo, p. 140.

56 Carreira, 1997, p. 247.

57 Quevedo, Parnaso español, p. 633.

58 Crosby, 1967, pp. 152, 172.

59 Díez Borque, 2010, pp. 129 y 138. En los inventarios de los años 1600-1650 la poesía española no tiene una gran presencia, pp. 45-51.

60 Véase Dadson, 2011, pp. 30 y 31, sobre el valor de las obras de Quevedo tasadas, p. 37. Los inventarios de 1640-1730 o no tienen libros de poesía o muy poca (p. 29).

61 Rodríguez-Moñino, 1968, pp. 31-32.

62 Sepúlveda, 2007.

63 Ruiz Pérez, 2008.

64 Sobre los romanceros, véase el trabajo de Campa Gutiérrez en este mismo volumen.

Inicio de página

Para citar este artículo

Referencia en papel

Isabel Pérez Cuenca, « La difusión de la obra poética de Quevedo entre manuscritos e impresos (siglos xvii y xviii) », Criticón, 119 | 2013, 67-83 .

Referencia electrónica

Isabel Pérez Cuenca, « La difusión de la obra poética de Quevedo entre manuscritos e impresos (siglos xvii y xviii) », Criticón [En línea], 119 | 2013, Publicado el 01 septiembre 2014, consultado el 24 marzo 2017. URL : http://criticon.revues.org/612 ; DOI : 10.4000/criticon.612

Inicio de página

Autor

Isabel Pérez Cuenca

Universidad San Pablo-CEU

Inicio de página
  • Logo Presses universitaires du Midi
  • Logo ENS de Lyon
  • Logo IHRIM - Institut d'Histoire des Représentations et des Idées dans la Modernité
  • Logo Labex COMOD - Université de Lyon
  • Logo Instituto Cervantes
  • Revues.org