Navegación – Mapa del sitio
Reseñas

Rodrigo de Reinosa. Obra conocida

Ed. Laura Puerto Moro. San Millán de la Cogolla, Cilengua, 2010. 404 p.
José Manuel Pedrosa
p. 187-190
Referencia(s):

Rodrigo de Reinosa. Obra conocida. Ed. Laura Puerto Moro. San Millán de la Cogolla, Cilengua, 2010. 404 p.
(ISBN: 978- 8493736074; Instituto Biblioteca Hispánica, «Serie Mayor» 6)

Texto completo

1Para quienes nos interesamos por las letras de los finales del xv y los inicios del xvi, que vieron la transición gradual de la Edad Media al Renacimiento, el nombre de Rodrigo de Reinosa resultaba tan familiar como vago y equívoco. Asomaba siempre de refilón, en los aledaños de La Celestina, en los corpus y estudios de lírica popular burlesca o en las notas a pie de página de toda la nutrida literatura satírica (poética, teatral, narrativa) del xvi. Pero siempre en la línea de más al fondo, como autor de muy segundo nivel, sin personalidad ni obra bien definidas. Como un ingenio irreverente e inclasificable, autor de una obra informal, irregular, periférica, hecha de retazos de ironía, cuando no de erupciones chocarreras, sin demasiadas ambición ni consistencia. Destinado a nutrir más notas a pie de página que reflexiones de enjundia sobre la literatura y la cultura de aquellos años.

2Y de repente, con la imprevisibilidad que parece que va en pos siempre de su nombre, irrumpe en nuestro panorama de estudios literarios este libro de título modesto y cauteloso —Obra conocida— y de calidades y alcances firmemente trazados, que dan al autor y a su obra un perfil que no alcanzábamos a sospechar. Reunir en un volumen la Obra conocida (34 composiciones) de Reinosa y dar a ese volumen coherencia y rigor era un empeño que solo podía estar al alcance de algún filólogo de pulso firme, diestro en los arcanos de la crítica textual y bien familiarizado con la sociedad y el imaginario tortuoso que refleja la obra del misterioso poeta. Quizá por eso ha tardado tanto en nacer este libro. Pero aquí está ya, alumbrado por una filóloga cuyas capacidades han quedado —y con eso queda casi todo dicho— a la altura de ese dificilísimo reto.

3El volumen está estructurado en tres partes: el estudio preliminar, que nos habla primero de la abundante «poesía bufonesca» del autor, y después de su menos abundante poesía religiosa, amatoria y romancística. La segunda parte se ocupa de la edición, escrupulosa y densamente anotada, de todos los textos. El colofón lo ponen casi ochenta páginas más de «catálogo cronológico» que intenta desenmarañar y concordar el enredado ovillo de los pliegos en que circularon las composiciones de Reinosa; y luego la extensísima bibliografía final, y también los índices, temático de obras y de primeros versos. En fin, que merced a este libro original y contundente, quien era un autor que se hallaba recluido en los márgenes ha recibido un fuerte empujón hacia una posición mucho más centrada y relevante dentro del panorama literario de su época.

4Tras la preceptiva indagación biográfica sobre el autor, el Bachiller Rodrigo de Linde, oriundo de Reinosa, del que hasta esa escueta identificación presenta líneas de sombra, Laura Puerto Moro no ha tirado por la vía fácil y sin riesgo de dedicar un estudio a cada una de las composiciones conocidas de Reinosa. Ha optado por hacer un corte trasversal, por dar un marco general y al mismo tiempo incisivo a la «poesía bufonesca» («Stultifera navis»), que resulta ser el corazón de su obra y por definir y apurar una serie de núcleos temáticos, identificados en un primer nivel con los personajes característicos (pastores, negros, rufianes y rameras, comadres, venteros) que remiten en realidad a clasificaciones de género literario y a rasgos de lengua, estilo y clase sociocultural, que se revelan densos, problemáticos, centrales.

5La autora se mueve con destreza —ya que es imposible hacerlo con seguridad— entre las borrosas convenciones de subgénero, los meandros dialectales y sus simulacros, las máscaras estereotipadas tras las que se esconde cada personaje, las marcas populares que podrían ser falsificaciones cortesanas, los guiños ambiguos a las circunstancias históricas y socioculturales de una época que fue de crisis profunda y cambios acelerados. Y como si no tuviera bastante con eso, lidia además con lagunas de documentación muy graves, con pliegos deleznables, obras atribuidas, metáforas sesgadísimas y juegos de ingenio que remiten a contextos que el paso del tiempo convirtió en polvo hace ya siglos. Pese a tener tantas cosas en contra, logra probar o al menos apuntalar unos cuantos extremos, al tiempo que formula dudas muy argumentadas frente a otros. Lo hace siempre de manera ponderada, buscando el apoyo de un arsenal bibliográfico exhaustivo, que no siempre resuelve lo que quizás no tenga ya resolución, pero que casi nunca resulta inútil ni superfluo.

6Hay un excurso de casi veinte páginas titulado «Comadres y Celestina», en esta parte nuclear del libro, que insiste sobre la muy debatida cuestión de la influencia presumible de las llamadas Coplas de las comadres de Reinosa sobre la Celestina de Fernando de Rojas. Páginas de impresionante documentación y de sutileza y madurez notables, que prueban la influencia, pero en el sentido inverso: de la Celestina sobre las Comadres de Reinosa. Y que enlazan con otro capítulo de cierto riesgo, el que mira «Del bufón a la máscara teatral», para intentar iluminar nexos, espacios y sobre todo personajes y máscaras comunes entre esta poesía y el gran teatro satírico que iba a producir, a no mucho tardar, el siglo xvi: el de Lucas Fernández, Encina, Huete, Rueda…

7Porque da la casualidad de que, como señala Laura Puerto Moro en la p. 101 de su monografía, «es dentro de la obra de Reinosa donde por primera vez asoman para la literatura castellana algunos de los protagonistas más característicos de los pasos ruedescos, [por lo que] hemos de sospechar que nos encontramos ante un nombre tan significativo en el trazado de los —todavía— no bien conocidos orígenes del drama castellano profano como tradicionalmente olvidado dentro de esta parcela historiográfica». Mérito nada corto el que desvelan estas palabras, en mi opinión. Y mérito que tampoco es el único, según vuelve a señalar la autora en su p. 17: «Es honesto comenzar la introducción a la presente edición crítica recordando que no es Rodrigo de Reinosa un autor de primera fila; sí, sin embargo, nombre que se ha revelado bisagra ineludible en las postrimerías del Cuatrocientos dentro de la literatura española. Desde nuestros conocimientos actuales, irrebatible resulta que se trata de poeta necesario en la aprehensión de fenómenos de gran trascendencia en ella, tales el entramado y desarrollo del género celestinesco, el mundo de los contrafacta o un teatro menor áureo por primera vez reflejado en Reinosa en el conjunto de sus personajes y dialectos más característicos».

8Tiene razón Laura Puerto Moro en todo, menos, en mi opinión, en una cosa: en que no fuera Rodrigo de Reinosa un autor de primera fila. En la generación que quedó en vilo entre los últimos grandes nombres de la poesía de cancionero (Jorge Manrique) y la primera gran promoción poética del Renacimiento (Gil Vicente, Juan del Encina), sí fue Reinosa un poeta de primera fila. Por encima, creo, de sus muy convencionales coetáneos (más o menos) Íñigo de Mendoza o Ambrosio Montesino. Reinosa no tuvo el genio, ni mucho menos, de un Garcilaso, un Juan de la Cruz o un Lope, pero sí fue un experimentador incansable e inclasificable, que no se doblegó ante la acartonada estética cancioneril imperante y no dejó de buscar vías alternativas; que influyó y se dejó influir por los autores contemporáneos; que supo distinguirse netamente, con su popularismo cuidadosamente troquelado, de los poetas que alimentarían el muy cortesano Cancionero de obras de burlas provocantes a risa; y que dio cuño literario, en sus versos ya sorprendentemente maduros y consistentes, a personajes, hablas, burlas, tópicos que perdurarían durante todo el Renacimiento y se meterían de cabeza en el Barroco.

  • 1 Viçent Beltrán, «Imprenta antigua, pliego poéticos, cultura popular (-1516)», en La literatura popu (...)

9Reinosa contribuyó en gran medida a liquidar, por lo que se puede deducir de esta Obra conocida, la cada día más obsoleta poesía cancioneril (cuyo reverdecer en el Cancionero general que no dejó de ser reciclado en el xvi no fue más que un nostálgico espejismo) y sentó las bases de una estética neopopularista radicalmente carnavalesca cuya influencia se haría sentir no solo en la Celestina, sino también en la Lozana Andaluza, en la picaresca de Lázaro o Justina, en el teatro hasta Lope de Rueda y en la lírica hasta Castillejo. Eso como mínimo, porque quien quiera seguir hasta las jácaras y entremeses barrocos o hasta Góngora las vetas que abrió Reinosa no se sentirá probablemente defraudado. Ya lo había adelantado, antes de poder disponer de este libro trascendental, Viçent Beltrán: «En su producción, ironizaba sobre los códigos de conducta, describía tipos marginales y populares, imitaba su lenguaje…, de ahí, sin duda su amplio éxito de público; desgraciadamente no tenemos todavía ni una edición ni un estudio serio de esta obra: situarla en la historia de la literatura y tipificar los círculos donde nació y la forma de su recepción sería una interesantísima aportación al período que se extiende entre la última Edad Media y el Renacimiento pleno. Creo que ningún otro autor nos presenta tan a lo vivo la contradicción entre una difusión verdaderamente popular y unas fuentes dudosamente populares […]. Los tipos humanos que describe alimentarán las jácaras, entremeses y letrillas que autores tan poco sospechosos como Góngora junto a toda una legión de creadores más variopintos supieron utilizar para divertir a todo tipo de público»1.

10Reinosa es, además de hito fundamental y precursor de todo eso, que no es poco, autor de una obra nada escasa ni inconsistente (treinta y cuatro poemas reúne Puerto Moro en esta Obra conocida, que no sería, sin duda, el total de su Obra completa), que se ganó el favor de editores, lectores y oidores en cuanto la imprenta pudo ponerse a despachar pliegos sueltos, y al que podríamos hoy considerar, con toda justicia, uno de nuestros primeros best-sellers poéticos. ¿Se necesita, en fin, algo más para poder ser considerado un poeta de primera fila?

11Los versos de Reinosa son la prueba más fehaciente de la calidad (no siempre regular) de su ingenio. Y como Laura Puerto Moro nos los sirve con garantías sobresalientes, que aclaran o atenúan innumerables problemas de lectura y de crítica textual y abren un acceso que antes era casi impracticable, es de suponer que en los próximos tiempos asistiremos a una revisión y a una revalorización completas de su obra. No es fácil editar y anotar versos como estos, puestos en boca de pastores que a veces hablan como si fueran casi pastores ultraístas: «Vite en corro acotro día / cantando con las zagalas, / con tus sobejadas galas, / te miré de travessía, / cachondome tu amoría / d’achaque de ardiondez, / por tu amor, juro a diez». Ni estos otros puestos en boca de negros: «¡Gualá, nunca herrarle, le! / Andar vós y vete, marfuz, ¡achur, chur! / Andar en bon ora vós, bucamandé, / toma para vós, garango, ¡gur, gur!». Decir que la editora sale bastante airosa de la prueba no puede ser más que un elogio, porque pocos textos como los de Reinosa se empeñan en oponer tantas barreras al escrutinio crítico; y pocos críticos pueden arrimarse a ellos con los pertrechos filológicos y la paciencia de Laura Puerto Moro.

12Sus glosas y aclaraciones son, casi siempre, certeras y precisas. Algunas matizables, otras ampliables, como es lógico. Tienen que cubrir territorios lingüísticos, literarios, históricos, sociológicos difícilmente abarcables. El tiempo y el concurso de los críticos que a partir de ahora tendrán mejor acceso a estos poemas irán enriqueciéndolas con nuevos hallazgos e interpretaciones. Las versiones, que presentan algunas marcas de tradicionalidad, de los romances De Francia partió la niña y La muerte del duque de Gandía no pueden ser, en mi opinión, de la autoría de Rodrigo de Reinosa —admite esa posibilidad la editora, en algún momento—, quien todo lo más sería su refundidor o editor o, más probablemente, su apócrifo señuelo editorial. Se echa egoístamente de menos la edición de las obras atribuidas (las coplas de Las comadres muy amigas del vino, las de Canta, Jorgico, canta, las de Unos tres pastores, las de Disparates, etc.), que la autora, con buen tino seguramente, ha dejado cautelosamente a un lado, pero que prometen maravillas.

13La edición del Cilengua es muy pulcra y hermosa.

Inicio de página

Notas

1 Viçent Beltrán, «Imprenta antigua, pliego poéticos, cultura popular (-1516)», en La literatura popular impresa en España y en la América colonial. Formas & temas, géneros, funciones, difusión, historia y teoría, dir. Pedro M. Cátedra, eds. Eva Belén Carro Carbajal, Laura Mier, Laura Puerto Moro y María Sánchez Pérez, Salamanca, Seminario de Estudios Medievales y Renacentistas/Instituto de Historia del Libro y de la Lectura, 2006, pp. 363-379; ver p. 376.

Inicio de página

Para citar este artículo

Referencia en papel

José Manuel Pedrosa, « Rodrigo de Reinosa. Obra conocida », Criticón, 118 | 2013, 187-190.

Referencia electrónica

José Manuel Pedrosa, « Rodrigo de Reinosa. Obra conocida », Criticón [En línea], 118 | 2013, Publicado el 10 diciembre 2013, consultado el 23 agosto 2017. URL : http://criticon.revues.org/383

Inicio de página

Autor

José Manuel Pedrosa

Universidad de Alcalá

Artículos del mismo autor

Inicio de página
  • Logo Presses universitaires du Midi
  • Logo ENS de Lyon
  • Logo IHRIM - Institut d'Histoire des Représentations et des Idées dans la Modernité
  • Logo Labex COMOD - Université de Lyon
  • Logo Instituto Cervantes
  • Revues.org