Navigation – Plan du site
Artículos

Para la historia de los estudios sobre Lope de Vega: María Goyri (1873-1954) y su libro inédito sobre la juventud del Fénix

J. Antonio Cid
p. 197-216

Résumé

Un livre inédit de María Goyri sur la jeunesse de Lope de Vega, considéré comme perdu, vient de réapparaître. On peut se demander pourquoi ses héritiers intellectuels (Ramón et Jimena Menéndez Pidal, Diego Catalán) ne l’ont pas publié, alors qu’il était terminé et avait une réelle valeur. Est retracé le parcours de l’auteure en tant que lopiste et évoquée sa confrontation avec le lopisme académique de l’époque.

The reappearance of an unpublished book by María Goyri on the youth of Lope de Vega, considered lost, raises the question of why their intellectual heirs (Ramon y Jimena Menéndez Pidal, Diego Catalán) did not published it, despite evidence that the book was finished and that it was a valuable work. The trajectory of the author as scholar on the life and work of Lope, and the reasons for his confrontation with the contemporary “academic” lopismo are exposed.

La reaparición de un libro inédito de María Goyri sobre la juventud de Lope de Vega, considerado perdido, plantea la cuestión de por qué sus herederos intelectuales (Ramón y Jimena Menéndez Pidal, Diego Catalán) no lo publicaron, pese a los testimonios de que el libro estaba terminado y era una obra valiosa. Se expone la trayectoria de la autora como estudiosa de la vida y la obra de Lope, y las razones de su confrontación con el lopismo «académico» coetáneo.

Haut de page

Notes de la rédaction

Article reçu pour publication le 6 juillet 2016; accepté le 12 juillet 2016

Notes de l’auteur

De la introducción a María Goyri, La juventud de Lope de Vega. Amor y literatura (Originales inéditos, c. 1935-1953). Edición preparada en la Fundación Ramón Menéndez Pidal por Jesús Antonio Cid y María Díez Yáñez.

Texte intégral

Un libro reaparecido

1Desde fecha antigua se ha mencionado varias veces un libro inédito de María Goyri sobre Lope de Vega. En un artículo necrológico, en 1955, José Caso González, que había trabajado en la casa de Menéndez Pidal y María Goyri en la edición del Romancero hispánico, afirmaba:

  • 1 Caso González, 1955, p. 207.

La obra más importante de María Goyri, empezada en la juventud y elaborada constantemente hasta los últimos momentos, permanece aún inédita. Es una extensa biografía de la juventud del poeta, fundada en los datos que suministran sus propias obras. El cariño que Doña María puso en esta obra nos hace desear una rápida edición de ella, para que llegue a todos muy pronto1.

2Mercedes Gaibrois de Ballesteros, en su conferencia-homenaje a María Goyri, también de 1955, proporciona información similar:

Entre sus manuscritos inéditos ha quedado una biografía de la juventud de Lope de Vega, desde sus diez y siete años hasta los treinta y tres, tomados los datos en su mayor parte, de la propia obra del poeta. Esperemos que tan atrayente e interesante obra salga a luz en breve plazo.

  • 2 Gaibrois de Ballesteros, 1956, pp. 29-30.

3La misma Mercedes Gaibrois recoge unas afirmaciones de Jimena Menéndez Pidal: los estudios dedicados a Lope de Vega por María Goyri «serán la sorpresa que ha de dar después de muerta» 2.

  • 3 Vázquez-Vigo, 1960.

4En una entrevista publicada en 1960, Jimena Menéndez Pidal se refiere también a los estudios de su madre, «la mayoría de ellos dedicados al Romancero y a la obra de Lope de Vega, de cuya juventud escribió una biografía todavía inédita». Según la propia Jimena, María Goyri «tenía tal preocupación por lograr obras realmente acabadas que nunca las juzgaba a punto de darlas a la imprenta»3.

5La biografía de la juventud de Lope escrita por María Goyri, sin embargo, no llegó a publicarse a pesar de que tanto Caso como Mercedes Gaibrois y Jimena Menéndez Pidal daban por sobreentendido, además de la importancia de la obra, que el libro estaba concluido. Puede sorprendernos que ni Ramón Menéndez Pidal, en los varios años que sobrevivió a su mujer, ni Jimena, ni Diego Catalán, que consagraron al legado familiar una dedicación constante, llevasen a término la edición de la obra póstuma de María Goyri.

6Creo seguro que al margen del perfeccionismo, del que existen varias otras evidencias, de doña María en los trabajos que emprendió, el hecho de que no publicara en vida una obra a la que dedicó tanto esfuerzo, ni lo hicieran sus herederos intelectuales, tiene razones «internas», sobre las que discurriremos más adelante.

7Para mayor perplejidad, el original del libro no se encontraba entre la copiosa documentación de María Goyri conservada en la Fundación Ramón Menéndez Pidal, y así lo hice constar en una primera versión de la bibliografía de María Goyri publicada en 2014. Estábamos, al parecer, ante un libro definitivamente perdido.

8Por fortuna, tuve noticia, gracias a Javier Sainz Moreno, de que él mismo había localizado el manuscrito original del libro de María Goyri, en los años en que colaboró con Diego Catalán en la organización de los archivos de la Fundación Ramón Menéndez Pidal. Lo entregó a Diego Catalán, e hizo antes unas copias que facilitó a diversas personas, conservando una de ellas.

9Actualmente, después del fallecimiento de Diego Catalán, no es accesible el original, retenido de forma indebida, pero gracias a la generosidad de Javier Sainz y Elena Gallego hemos podido contar con dos de las copias, y a partir de ellas preparar la edición de una obra que, ciertamente, marca época en los estudios sobre Lope de Vega, y la habría marcado en mayor medida si se hubiera dado a conocer en su momento histórico.

10Tengo la convicción de que ninguno de los estudiosos de Lope de Vega contemporáneos de María Goyri conocía mejor y había leído de forma más atenta y perceptiva la obra de juventud del Fénix. Pero en su libro hay mucho más que excelente y sana erudición. Ella misma dice en algún momento: «Calle por esta vez la erudición y hable la sensibilidad», y, en efecto, no es fácil encontrar en las infinitas resmas de papel impreso suscitadas por la obra de Lope una mayor y más vivencial identificación de un autor con su objeto, y sujeto, de estudio. Para María Goyri, «la apreciación estética depende no sólo del contenido de la obra, sino de la sensibilidad del contemplador», y «lo esencial es que al leer una producción del poeta estemos lo más posible identificados con los sentimientos que a él le embargaban al darla vida».

  • 4 Gaibrois de Ballesteros, 1956, p. 29.

11Doña María había confesado, bromeando, a Mercedes Gaibrois: «La última conquista de Lope he sido yo»4, y supo cumplir lo que postulaba: escribir una obra donde la erudición y la inteligencia se subordinan al entusiasmo por la figura humana de Lope, y a la sensibilidad de una excepcional lectora, y en donde erudición y sensibilidad se complementan y potencian mutuamente.

María Goyri ante Lope de Vega

12Al margen de sus intereses, juveniles y mantenidos toda su vida, por la pedagogía, el feminismo, la enseñanza de la gramática, y la cuentística medieval y del Siglo de Oro, María Goyri centró su actividad investigadora en el Romancero y en la obra de Lope de Vega. Aunque su primera publicación sobre el Fénix es de 1928, consta que desde años antes Lope era uno de sus campos de trabajo preferidos. Tanto en el ciclo de conferencias sobre Lope como en las lecciones sobre la vida y obra de Menéndez Pelayo (una de ellas dedicada íntegra a los estudios de don Marcelino sobre Lope), que Ramón Menéndez Pidal impartió en Buenos Aires en 1914, María Goyri, colaboró activamente, y no sólo como amanuense, en acopiar materiales y en la redacción del texto base, como evidencian los originales manuscritos de las conferencias.

13María Goyri llegó a Lope a través del Romancero. Doña María fue lectora y anotadora infatigable de la literatura clásica, y posterior, española, a la caza de citas y ecos de romances, que incorporó al archivo de la poesía oral narrativa hispánica que desde el principio del siglo xx crearon ella y Ramón Menéndez Pidal. La obra de Lope es especialmente rica en recuerdos y usos del Romancero, y fue leída, y papeleteada, con especial atención. Pero Lope, claro está, no era un simple depósito de citas romancísticas, y muy pronto el estudio de su obra se convirtió en objetivo autónomo, primero, y después en pasión duradera.

14En unas anotaciones inéditas María Goyri reflejó con exactitud su tránsito desde el Romancero a Lope:

Varias veces había hojeado el Romancero General de 1600 merced a la espléndida reproducción de Mr. Huntington, y nunca había encontrado interés en su lectura; pero últimamente, para identificar un romance, repasé de nuevo sus folios y entre ellos vi destacarse la abundante inspiración de Lope que aquí, como en el teatro, se presenta avasalladora. Reconocí a Elena Osorio con sus ojos verdes y cejas negras y sus cabellos rubios (según creo enrubiados). Con despierto interés recorrí las nueve partes del Romancero, y cada día hallaba nuevos personajes que prestaban realce al cuadro de época que se iba descubriendo a mi vista. Los amores de Lope y de Elena cruzan a través de todo el Romancero, cantados unas veces en romances moriscos, otras en pastoriles, ya delicadamente tiernos, ya vehementemente apasionados, ora burlescos o difamatorios, según el estado de ánimo del poeta. Pero en las páginas del Romancero encontraremos otros amores del hombre que más amó en el mundo, y trabaremos conocimiento con la Marfisa de la Dorotea […]. Asistiremos también al rapto de doña Isabel de Urbina […]. Todos estos amores se desarrollan en forma más dramática que lírica. Lope se encargará de que dialoguen en los romances todos los personajes que en ellos intervienen y escribirá no sólo sus sentimientos sino los de sus amadas y los de sus rivales.

15La fusión de vida y literatura que se opera en el Romancero Nuevo, y su trascendencia para acceder a los estratos más profundos de la biografía y la creatividad de Lope se imponían como evidencias:

La biografía de la juventud de Lope tiene como principal fuente La Dorotea, obra que si tuvo siempre mucha importancia la ha adquirido mayor a la luz del proceso [por los libelos contra Elena Osorio y su familia, dado a conocer en 1901].
El romancero tiene para la biografía de Lope mayor valor, más realidad que
La Dorotea. Esta última fue redactada definitivamente al declinar la vida del poeta, es un recuerdo que se va tiñendo con todos los matices de la existencia tumultuosa de su autor, y doña Marta Nevares prestó mucho de sus rasgos a Elena Osorio. Así los dos amores más duraderos de Lope se entremezclan y es difícil desenlazarlos. En cambio, los romances los iba escribiendo Lope al día y dejaba en ellos la impresión indeleble del estado de su ánimo.

16María Goyri se impuso una triple tarea. En primer lugar, identificar los romances que debían atribuirse al Fénix y las circunstancias biográficas en que se originaron, objetivo «tentador», pero nada sencillo:

Difícil es de la ingente masa del Romancero de 1600 ir apartando algunas obras para darles nombre de autor; pero es trabajo tentador porque sabemos que allí están expósitos los primeros frutos literarios de ingenios cuyos nombres (Cervantes, Góngora, Lope de Vega, por no citar más que los principales) bastan para dar subido interés a cualquier escrito que de por sí no lo tenga. Pero además muchos de esos romances tienen por sí verdadero valor artístico, y aunque para algunos la tradición popular o el estudio literario les han sido favorables, otros muchos yacen indiferenciados en la masa anónima y descuidada; anonimia y abandono característicos de nuestro Romancero.

17Una vez identificados los romances que pertenecían a Lope, María Goyri se proponía hacer la edición completa de su Romancero, a partir de todas las versiones, publicadas y manuscritas. Reunió gran cantidad de materiales (todos los disponibles en su momento); cotejó los textos, depuró erratas, y estableció el aparato crítico de variantes; organizó el corpus en su cronología más plausible de acuerdo con la biografía del poeta; y procedió al estudio literario de los romances de mayor interés biográfico o valor artístico.

18Por último, María Goyri acometió una biografía de la juventud de Lope de Vega, entre sus 17 y 33 años, desde 1579 hasta 1595, entendida no como mera biografía «externa» sino como explicación solidaria de una vida y la literaturización de esa vida. Entiéndase bien que al centrar su interés en ese periodo la estudiosa no prescindía en modo alguno de las muchas lecturas y saberes que había acumulado sobre la obra de madurez y ancianidad de Lope. En la medida en que la memoria recreadora del autor iluminaba, ocultaba o distorsionaba las vivencias del joven Lope, la investigadora tuvo muy en cuenta las superposiciones de los varios y proteicos Lopes de Vega.

  • 5 Goyri, 1953.

19A ese triple y ambicioso proyecto dedicó María Goyri muchos años de trabajo, con los forzados paréntesis de la Guerra Civil y la inmediata postguerra, un periodo que le fue extremamente desfavorable. De 1935 databa una primera redacción de la biografía, y algunos trabajos menores que la muestran ya inmersa en la tarea. Entre 1943 y 1953, publicó varios otros artículos que pueden considerarse anticipos de sus proyectos de edición del romancero y de la biografía. Al reunir en un libro aparecido en el mismo 1953, De Lope de Vega y el Romancero5, sus estudios de mayor entidad, doña María volvió a revisar su obra de conjunto dedicada a la juventud de Lope. Muy mermada ya en su salud, no tuvo tiempo de dar término a la tarea. En una letra muy temblorosa anota todavía correcciones y añadidos, o hace drásticas podas en su original, sin alcanzar un estado definitivo o que le resultara satisfactorio.

20A su muerte, en 1954, quedaba también arrumbada su edición plenaria del Romancero de Lope, que corrió peor suerte, si cabe, que la biografía. Todavía en los 1980 me fue posible, igual que a cualquier interesado que visitara la casa de los Menéndez Pidal, examinar unos materiales perfectamente ordenados, con todo el corpus romancístico lopiano reunido por María Goyri, junto con varios ficheros, carpetas con abundantes notas, listas, referencias bibliográficas, trabajos en diverso estado de elaboración, esbozos de introducciones o estudios de determinados romances, etc. Desconozco cuándo y por qué razones el resultado de una labor tan prolongada y eficaz, fue desmembrado y, en buena parte, se vio dispersado o desaparecido. Lo que para María Goyri era una unidad presidida por la creación poética de Lope de Vega se convirtió en simple cantera de materiales segregables. Los romances «moriscos» fueron integrados, con criterio muy discutible, en el Archivo del Romancero Tradicional; pero no así «los pastoriles» y los de otros subgéneros, actualmente ilocalizables. De los ficheros de primeros versos que identifican los romances, con todas las referencias a sus ediciones o textos manuscritos, se conserva el correspondiente a las letras E-Z, pero no el de las letras A-D…, sin hablar de otras sustanciales mermas.

21A pesar de la poco halagüeña situación en que hemos encontrado el Nachlaß lopiano de María Goyri, es, sin embargo, mucho lo que puede recuperarse de ese legado, y hemos creído necesario intentarlo. Al presente volumen seguirá una publicación más amplia que reunirá todos los trabajos sobre Lope que publicó en vida doña María, en versión revisada a partir de sus originales, junto con varios inéditos. Reiteramos algo que ya hemos apuntado: a pesar del tiempo transcurrido desde que se escribieron esta biografía y los estudios complementarios, y pese a lo mucho que se ha avanzado en el conocimiento de la vida y obra de Lope de Vega, en los desvelos de María Goyri por «su» Lope encontramos algo de lo que no van tan sobrados el lopismo y el hispanismo aurisecular; es decir una perspectiva omnicomprensiva y no atomizada, sensibilidad y entusiasmo no acrítico, discreción, buen sentido, sobriedad y claridad expositiva. En suma, erudición útil, sin exhibicionismos innecesarios, y que en verdad ayude a leer y a apreciar a un autor genial y comprender su personalidad fascinante como ser humano.

Panorama de unos estudios sobre Lope

22Cuando María Goyri inicia su interés por el estudio de Lope las referencias insoslayables eran, para la vida del autor, la Nueva biografía de La Barrera, aparecida en 1890, y la posterior The Life of Lope de Vega de H. A. Rennert, de 1904. Esta última obra pudo beneficiarse ya del Proceso de Lope de Vega por libelos contra unos cómicos, publicado por A. Tomillo y C. Pérez Pastor en 1901, que tantos nuevos datos, y de tanto interés, ofrecía sobre la juventud de Lope y sobre un episodio que condicionó decisivamente la vida y obra del poeta. La biografía de Rennert tuvo nueva edición, completada con adiciones sustanciales de Américo Castro, en 1919: Vida de Lope de Vega (1562-1635). Especial importancia tuvo la publicación, entre 1935 y 1943 de los cuatro volúmenes del Epistolario de Lope de Vega Carpio, por A. G. de Amezúa, que María Goyri tuvo muy en cuenta. En cuanto a la edición de la obra de Lope, poco se había avanzado desde los 21 volúmenes de la benemérita Colección de las obras sueltas assí en prosa como en verso (1776-1779). Las obras teatrales habían sido publicadas en edición plenaria, y muy poco satisfactoria en el terreno textual, por la Academia Española a cargo de M. Menéndez Pelayo (15 volúmenes, entre 1890 y 1915), y posteriormente por E. Cotarelo y otros colaboradores (13 volúmenes entre 1916 y 1930), que María Goyri papeleteó y anotó de forma continuada. Doña María manejaba también asiduamente la Chronology of Lope de Vega’s Comedias de Morley y Bruerton en su primera edición de 1940, y todas las ediciones solventes y menos solventes de obras individuales, dramáticas y poéticas, de Lope que habían aparecido desde el siglo xix. En su excepcional biblioteca reunió prácticamente todo lo que se había publicado sobre Lope, incluyendo separatas de publicaciones recónditas, artículos de periódico, ilustraciones gráficas, etc.

23Para el estudio del romancero de Lope y, en general, de toda la obra lírica del Fénix María Goyri recurrió en primer lugar a los manuscritos de la Biblioteca Nacional y la de Palacio. Son varios cientos las copias a mano que realizó de romances de Lope o a él atribuidos, y de otros autores, con anotaciones, cotejo de variantes, observaciones léxicas, identificación de alias poéticos, pastoriles o moriscos, y circunstancias biográficas contenidas en los romances. Su expurgo del Romancero General de 1600 a través del facsímil de Huntington (1904) lo completó con la revisión de las ediciones de 1604 y 1605, y aprovechó las anotaciones de un lector coetáneo en el ejemplar célebre de la ed. de 1604 (BN, R. 2171), que proporcionan valiosa información sobre la autoría y disfraces poéticos de varias composiciones. Doña María no alcanzó a conocer las reediciones y estudios bibliográficos de Las fuentes del Romancero General de 1600 de A. Rodríguez Moñino (Madrid, R.A.E., 1957, 1971); sin embargo, consultó en sus originales varias de las ediciones de las Flores que le fueron accesibles y llegó a conclusiones válidas o hipótesis razonadas sobre la transmisión textual del Romancero Nuevo y sus variantes y atribuciones, cuestiones soslayadas casi enteramente por el ilustre bibliógrafo extremeño.

24En suma, María Goyri no fue una lopista ocasional, ni mucho menos una estudiosa «aficionada». Sin embargo, sus puntos de vista divergentes sobre la cronología lopiana en algunas obras conflictivas, sus atribuciones a Lope de varios romances anónimos y sus hipótesis sobre las circunstancias vitales que los inspiraron, y, sobre todo, su tesis sobre la personalidad de la «Celia», suscitaron escepticismo, y hasta cierta hostilidad, en el ámbito de lo que pudiera llamarse lopismo «canónico» del siglo xx.

25S. G. Morley, C. Bruerton y José F. Montesinos manifestaron sus reservas o abiertas discrepancias ante los trabajos de María Goyri. Es cierto que la tratan con respeto, por ser mujer de Menéndez Pidal, y, sin duda, por ser mujer; pero también con una condescendencia que a doña María hubo de ofenderle. Ella no era profesora en ninguna universidad, pero se consideraba con toda justicia en pie de igualdad, como investigadora, con sus colegas en el campo de la historia literaria, y, sobre todo, no cedía a nadie en conocimiento y dedicación a la obra del Fénix. No parece, ciertamente, muy elegante que Morley y Bruerton enviaran a Menéndez Pidal separata de su réplica a la «Celia» de doña María con una dedicatoria «al gran maestro de todos don Ramón», obviando toda referencia a la autora del trabajo que era objeto de la réplica.

  • 6 Goyri, 1950.

26En carta a Amado Alonso, quien en su Nueva Revista de Filología Hispánica de México había publicado el polémico trabajo6, María Goyri, defiende sus ideas frente a Morley y Bruerton; y pone objeciones de principio a la «teoría» de los lopistas norteamericanos, a la vez que reivindica el espíritu deportivo y el «juego limpio» que debía presidir el intercambio de puntos de vista diferentes entre estudiosos:

  • 7 [JÖRDER, Otto, Die Formen des Sonetts bei Lope de Vega (Halle-Saale: M. Niemeyer, 1936; Beihefte z. (...)
  • 8 El borrador de la carta, incompleto, esta fechado el 20 de mayo de 1952. El principio es:

Siento que «la Celia» le haya hecho perder su precioso tiempo en templar los nervios de Morley. Al escribir el artículo no pensé en convencerle, pues su temperamento crítico cerrado lo conocía de antiguo. Lo que no acierto [a comprender] es que haya yo podido molestarle. Cuando en la pág. [347] cito su Chronology lo hago con todo el respeto que merece obra que supone trabajo cuidadoso de muchos años, y aunque tengo anotados muchos fallos de su teoría nunca los he expuesto, pues creo que sus autores pueden decir con Pedro Crespo: «¿Y qué importa errar lo menos / si se ha acertado lo más?».
No hacen ellos el mismo aprecio de la obra de Otto Jörder sobre los sonetos
7, tan semejante en el procedimiento a su Chronology.
Sobre todo, tengo la idea de que estas obras de investigación literaria sirven de recreo al que las realiza; hay que llevar a ellas un espíritu deportivo; realizar un juego limpio, y, si se pierde, no enfurruñarse. Además, ante la obra ingente del Fénix, ¿qué supone que introdujera la décima en una comedia del año 93, o del 96 o del 99? ¿Qué importa que en una comedia del año 93 intro- […]8.

27Al aparecer su libro de 1953, De Lope de Vega y el Romancero, María Goyri se lo remitió a Mercedes Gaibrois, junto con una carta en donde abunda en las mismas ideas y en su perplejidad ante la reacción de Morley y Bruerton:

  • 9 Borrador de carta [Fundación Ramón Menéndez Pidal].

Envío a V. esos refritos, servidos en un solo plato. Por urgencia del editor van reimpresos sin modificarlos. Únicamente en ligeras notas contesto a algunas de las observaciones que los sres. Morley y Bruerton hicieron al artículo «La Celia de Lope de Vega». No he querido meterme en detalles porqué sentí mucho que, según me escribió el bondadoso Amado Alonso, mi artículo desazonó de tal modo a los dos autores de la Chronology que contestaron tan enojados que hubo de devolverles la réplica para que atenuasen el estilo. Yo considero estos escarceos críticos como un juego al que hay que acudir con espíritu deportivo; jugar limpio y no perturbar la amistad de los cooperadores9.

  • 10 Morley & Bruerton, 1952.

28El motivo de la «desazón» de los estudiosos norteamericanos es claro. Si doña María estaba en lo cierto, y Celia era Micaela Luján, había que anticipar la relación amorosa de Lope con Micaela a 1593 en lugar de 1599. Una diferencia de cinco o seis años puede parecer cuestión secundaria, pero no lo era en absoluto para el método de la Chronology de Morley y Bruerton, que partían de 1599 como término seguro a quo para la fechación de las comedias donde «Lucinda» está presente. Cuestionar esa cronología afectaba a las tablas métricas tan trabajosamente construidas y al conjunto de su teoría. La réplica de Morley y Bruerton no se hizo esperar10, y creo que de su lectura cabe deducir que no actuaron con entera probidad intelectual o que, a veces, salen del paso como pueden, desembarazándose alegremente de la argumentación de doña María sobre la fecha de una comedia, Los Comendadores de Córdoba, que contenía unos sonetos que evidenciarían la pasión de Lope por «Lucinda» ya en 1593; o sobre la imposibilidad de que los cinco primeros hijos de Lope y Micaela hubieran nacido todos entre 1600 y 1603: «Muy fecunda era Micaela, pero no tanto». Al hacerse eco de las críticas de Morley y Bruerton, María Goyri, cuando reimprime su trabajo en 1953, replica a su vez con cierta sorna:

  • 11 Goyri, 1953, pp. 168-169.

Como muestra del esmero con que comentan M.B. mi estudio señalaré el párrafo que dedican a esclarecer esta duda mía, echando cuentas de que hubo bastantes meses para la posibilidad de que pareciesen esos cinco hijos. Quedo convencida, pero me atrevo a hacer otras sugestiones muy posibles: alguno de esos niños podría ser sietemesino con lo que ganaríamos un par de meses, y aún más si había gemelos. Y no habría así necesidad para mantener la fecha tope de 1599, [de] suponer que en enero de ese año ya estaba totalmente entregada la bella. Yo había espaciado los años para aliviar un poco de trabajos a la pobre Micaela11.

29Del «espíritu deportivo» que María Goyri postulaba para las discusiones entre eruditos hay otra buena muestra en una réplica inmediatamente anterior:

  • 12 Goyri, 1953, p. 168.

Claro está que M. B. niegan que toda M. antepuesta a las firmas de Lope en comedias fechadas antes de 1599 se refiera a Micaela, sino a cualquiera que tuviera esa inicial en su nombre y sacan a relucir a Marcela Trillo de Armenta. Hay tantos nombres de mujer que empiezan por M. que pueda referirse... Pero si admitimos una duda en las comedias fechadas antes de 1599, podríamos dudar que esa inicial descubierta en las obras a partir de esa fecha se refiera siempre a Micaela y no a Marfisa, Marta, María o a cualquiera otra enamorada de turno. Puestos a dudar hay que decir con Fray Antonio de Guevara: «no haga hincapié en historias gentiles y profanas, pues no tenemos más certinidad que digan verdad unos que otros»12.

30O bien:

  • 13 Goyri, 1953, p. 141.

Nuevo tropiezo involuntario con la Chronology. También aquí, sirviéndome de base los esquemas estróficos en que se apoyan los autores para la fechación de las comedias, osé anticipar esas cuatro décimas de los Comendadores (con carácter de glosa), tres años antes en esa fecha que también en tres años rebajaban la de 1599 aceptada anteriormente. Fue un abuso por no tener en cuenta que la comedia tenía sus propias convenciones y que Lope las tendría muy presentes para no extralimitarse en introducir un metro antes de que le llegase su turno. ¡Vaya Vd. a poner diques al mar! Sin embargo en este punto de las décimas si digo que las prodigaba en la Arcadia no hay contradicción con lo que dicen M. B.: que no las emplea sino escasamente en sus comedias antes de 1604. Una y otra afirmación pueden ser ciertas, pues bien escasas son cuatro décimas13.

31Ya antes, al remitir su artículo a Amado Alonso, María Goyri había relativizado la «certinidad» de sus convicciones, y de las ajenas:

  • 14 Borrador de carta [Fundación Ramón Menéndez Pidal].

Remito a V. el artículo ofrecido que, como le anuncié, resulta un poco largo. Si por este motivo o algún otro no le conviene publicarlo no tenga empacho en devolvérmelo enseguida. Creo que tiene cierta unidad, que pone de manifiesto el sentimiento erótico de Lope en un periodo importante de su vida. Las enmiendas a lopistas anteriores las hago con discreción, pero claro es que los apegados a sus conclusiones no las admitirán, y tendrán razón. Yo no disputo; expongo datos14.

32Del «temperamento crítico cerrado» de Morley decía María Goyri que tenía ya evidencias previas. En efecto, en 1946 le había remitido, a través de Amado Alonso, una breve nota a propósito de la comedia El acero de Madrid y la costumbre de curar la «opilación» bebiendo agua ferruginosa («tomar el acero»), aduciendo recuerdos personales del Madrid de fines del xix. La respuesta de Morley (a Menéndez Pidal y no directamente a ella) era poco menos que despectiva, y doña María anotó en su original: «Contestó en Noviembre diciendo que sigue sin haber datos de que esas aguas de Madrid se recetasen a las opiladas. No se ha enterado de que la clorosis es análoga a la opilación. Como buen yanqui no ve más allá de su especialización, que consiste en tener por guía de la cronología de las comedias la estadística métrica».

  • 15 Montesinos, 1952, p. 325.
  • 16 Montesinos, 1967, p. 290.

33Con los lopistas españoles no tuvo María Goyri mejor fortuna. Escasas, y escuetas, son las referencias a ella que hace tan notable estudioso y conocedor de Lope y el Romancero nuevo como José F. Montesinos, y casi siempre para cuestionar o negar las atribuciones a Lope que María Goyri había propuesto para diversos romances y otros poemas. Montesinos desarrolló un creciente escepticismo respecto a la posibilidad de atribuir de forma segura a Lope composiciones que se habían transmitido anónimas. Al reunir en un volumen sus anteriores estudios lopianos, en 1952, hizo autocrítica de sus propias atribuciones al mismo tiempo que criticaba las ajenas, e incluyó unas «adiciones y enmiendas» de las que una de las más extensas, la última, es una llamada de atención contra «la adscripción a Lope de avalanchas de romances y sonetos por Entrambasaguas, Millé y tutti quanti —sin que yo me excluya a mí mismo»; pero ejemplifica sólo con dos atribuciones concretas que se debían a María Goyri, y que desestima15. Los Estudios sobre Lope tuvieron una nueva edición, en 1967; Montesinos hace una nueva addenda a sus adiciones, y en este caso para dejar constancia de su lectura de artículos que en parte desconocía incluidos en el libro de María Goyri de 1953. Su juicio final es el siguiente: «El simpático celo de la autora le hace a veces extremar las conjeturas, pero hay mucho material utilizable en este libro y nada debe rechazarse sin maduro examen»16. En conclusión, un amable y animoso palmetazo, más propio para dirigido a un alumno que promete, antes que a una colega fallecida más de diez años antes.

34Capítulo aparte, y extenso, merecería la hostilidad de Joaquín de Entrambasaguas, lopista oficial de la España de los años cuarenta en adelante. Al reeditar, muerta ya doña María, algunos trabajos anteriores, Entrambasaguas introduce añadidos descalificadores para los trabajos de María Goyri. Aludiendo a la «Celia» y al trabajo a ella dedicado, dictamina Entrambasaguas:

  • 17 Entrambasaguas 1958, pp. 269-270. Otras alusiones desfavorables a María Goyri en pp. 38, 306, y 338 (...)

Reuniendo datos conocidos y haciendo algunas inestables deducciones, pretende identificar, una vez más, a la desconocida Celia con Micaela Lujan. Las razones expuestas, con escasa claridad y sin comprobantes, ni apenas referencias bibliográficas, en medio de numerosas disquisiciones sobre cuestiones harto tratadas, distan mucho de ser convincentes17.

  • 18 Millé y Giménez dice, genéricamente, «¿Quién era esta incógnita Celia? [...] Hay quien trata de ide (...)

35Sorprende la ligereza del crítico cuando afirma que la identificación de Celia con la Luján la reiteraba María Goyri «una vez más». No hay tal. Ni en las biografías de La Barrera y Rennert-Castro, que ni siquiera tratan de «Celia», ni en ningún estudio anterior o posterior se proponía esa identificación18. No es mayor la exactitud al decir que el trabajo censurado (un trabajo con 140 notas) no tenía «comprobantes, ni apenas referencias bibliográficas», o que repetía «cuestiones harto tratadas». La tesis y el estudio de María Goyri podrían ser arriesgados, pero eran sin duda novedosos. En cuanto a la «escasa claridad», Entrambasaguas confunde deliberadamente la densidad, que existe, con la oscuridad, que ningún lector atento percibirá.

  • 19 Entrambasaguas, 1938. Todo ello sin perjuicio de que pocos años antes Entrambasaguas le enviara ded (...)
  • 20 Entrambasaguas, 1952.
  • 21 Entrambasaguas, 1935. En su ejemplar, María Goyri anotó «Toda la identificación se vino abajo». En (...)
  • 22 Catalán, 2001, pp. 323-324

36Para ataques tan desaforados la explicación única es el resentimiento personal de quien ya en 1938 había denunciado a la Institución Libre de Enseñanza, al Instituto Escuela, al Centro de Estudios Históricos y a Menéndez Pidal como responsables de la «Antihispanidad» y la «Antiuniversidad»19. Las fobias de Entrambasaguas contra Menéndez Pidal y su familia se plasmaron en un cuento publicado en 1952, «Entre el padre y el hijo», donde transparentemente los protagonistas eran don Ramón, su hijo Gonzalo y su nieto Diego Catalán: Menéndez Pidal (Radegundo Martínez Barbón) anula con su inmerecida fama y su egoísmo la personalidad de su hijo; cuando, con la muerte del padre, el hijo cree que va a conquistar su propio espacio, ve con amargura que el nieto, su propio hijo, despunta, por lo que seguirá condenado a ser una nulidad20. El cuento, al margen de suscitar una amplia campaña de reprobación para su autor, tuvo entre otras consecuencias la elaboración de una reseña crítica de las publicaciones de Entrambasaguas que redactó Diego Catalán, con la colaboración «bibliográfica» de Dámaso Alonso y Antonio Rodríguez Moñino, y que llevó al reseñado a solicitar la expulsión de Catalán de la Universidad de Madrid21. Además de varios «cómicos desatinos» (los ya famosos ‘atauijos’, entendidos como labor de ‘ataujía, obra de arte hecha por los moros’, por los ‘atavíos’ de Jorge Manrique; o los ‘aristelicos de las cremas’, explicado ad ephesios como ‘diminutivo de arista’, sumado a ‘cremas’ = quemas, los autos de fe inquisitoriales, por ‘aristotélicos teoremas’, entre otros) en las ediciones de textos clásicos debidas a Entrambasaguas, la reseña hacía hincapié en el fiasco del presunto descubrimiento de «Un amor de Lope de Vega desconocido», en un trabajo publicado y reimpreso en 1935, donde el descubridor confundía a Lope con un Lope de Vega Portocarrero que nada tenía que ver con el Fénix22. Igualmente se señalaban los abundantes errores de Entrambasaguas en la edición de poemas de Lope, y para ello Catalán se sirvió de los cotejos que María Goyri había realizado varios años antes.

37En fin, Entrambasaguas había sido profesor del Instituto Escuela, de donde fue expulsado por conducta inmoral, y no olvidaba el papel que María Goyri había desempeñado en aquel centro. Y no estará de más recordar lo que para el nuevo régimen, al que de forma tan militante se había adherido Entrambasaguas, representaba la figura de María Goyri:

  • 23 Enrique Súñer, Presidente de la Comisión de Cultura y Enseñanza del Gobierno de Burgos, delación di (...)

Menéndez Pidal, señora de: Persona de gran talento, de gran cultura, de una energía extraordinaria, que ha pervertido a su marido y a sus hijos. Muy persuasiva y de las personas más peligrosas de España. Es sin duda una de las raíces más robustas de la revolución23.

  • 24 El libro De Lope de Vega y el Romancero de doña María, por otra parte, había sido publicado en una (...)

38María Goyri, fallecida en 1954, pocos meses después de aparecer su libro, y muy mermada en su salud en sus últimos años de vida, no tuvo ya ocasión de defender sus opiniones, como no la tuvo para terminar su edición del Romancero de Lope ni para concluir su biografía de la juventud de Lope24. Se conservan, sin embargo, anotaciones en que manifestaba su disconformidad con lo que sobre sus trabajos habían escrito Morley y Bruerton o Montesinos, o donde señalaba la escasa fiabilidad de los textos publicados por Entrambasaguas, o su chabacano estilo.

39En cualquier caso, ha prevalecido la opinión «publicada», y en la crítica posterior sobre Lope y su obra parece existir una estimativa que hace de María Goyri una especie de «outsider» en el campo, y cuyos trabajos y tesis, si es que se mencionan, no merecen ser tenidas en cuenta. Morley y Bruerton en la edición española de la Chronology, aparecida en 1968, incluyen un índice de materias y onomástico donde María Goyri figura como «Menéndez Pidal, María Goyri de», y las cuatro referencias que consignan son desaprobatorias o irrelevantes; pero se obvia toda alusión a las cuestiones centrales y disputadas de «Celia» y «Lucinda» y su cronología, o las fundadas dudas sobre la fecha que M. y B. atribuyen a Los Comendadores de Córdoba, y sus consecuencias. Sin duda, el silencio es la mejor forma de no conceder beligerancia a un contradictor.

40En 1982 Donald McGrady publicaba un breve estudio con el título «La Celia de Lope de Vega ¿Un misterio resuelto?». McGrady estima que Morley y Bruerton habían rebatido definitivamente los argumentos de María Goyri, y concuerda con Millé y con el «distinguido lopista» J. de Entrambasaguas en que «Celia» debe identificarse con Antonia Trillo, de quien consta su relación con Lope de Vega en un proceso contra ambos por amancebamiento en 1596, hipótesis que María Goyri había desechado y que McGrady refuerza ahora: una censura en el ms. de la comedia La bella malmaridada, compuesta en 1596 pero censurada en 1601, obligaba a sustituir el nombre de «Celia» por el de «Fabia». La explicación para McGrady es que Antonia Trillo se había casado en 1601, y desearía impedir que se aireasen sus amoríos anteriores… Bien pudiera ser, pero ello no deja de ser otra hipótesis, y caben muy otras y distintas interpretaciones.

  • 25 Lázaro Carreter, en Castro & Rennert, 1969.

41Buen síntoma de la escasa consideración que María Goyri merecía en el lopismo académico son las «Adiciones» de F. Lázaro Carreter a la reedición de la Vida de Lope de Vega de Rennert y Castro, en 1969. Ciertamente, desde la primera edición española de la Vida, 1919, los estudios sobre Lope habían progresado abismalmente, y se imponía un aggiornamento bibliográfico. Es lo que Lázaro hace, sin que haya por su parte ninguna investigación biográfica propia. Al introducir las novedades bibliográficas, Lázaro califica frecuentemente con loores o reticencias lo que extracta, y aprueba o desaprueba, en general con sanos criterios, la «calidad» de las distintas aportaciones. Pero hay también criterios de oportunidad, o de afinidades personales, fácilmente detectables. Frente a la aprobación explícita que Lázaro otorga a varios críticos con adjetivaciones como «importante», «capital», «fundamental», «admirable», «útil», «famoso libro», «plausible», «precisas puntualizaciones», «la más bella exposición», etc., es claro que María Goyri no cotizaba muy alto en la bolsa de valores lopianos de Lázaro. Se hacen varias menciones meramente informativas de sus trabajos a propósito de cuestiones biográficas, romances, etc., sin ninguna de las valoraciones entusiastas como las que prodiga a Montesinos, Dámaso Alonso, Morley y Bruerton, Bataillon, Menéndez Pidal…25 o, en algún caso, todo lo contrario.

  • 26 Lázaro Carreter, 1966, p. 39.
  • 27 Lázaro Carreter, en Castro & Rennert, 1969, p. 528.
  • 28 Lázaro Carreter, en Castro & Rennert, 1969, p. 517.
  • 29 Morley, 1951, pp. 427-428. A propósito de la Amarilis indiana (a quien, por cierto, una mayoría de (...)

42Lázaro, en un libro de 1966 había dado como segura la identificación de «Celia» y «Lucinda» propuesta por doña María26. Ahora, en 1969, se suma a Morley y Bruerton, «que rebaten las opiniones de la señora de Menéndez Pidal» (y es significativo que esa sea, una vez más, la «identidad» de la investigadora), y consigna que María Goyri «contestó a Morley y Bruerton, pero sin rebatir eficazmente sus razonamientos»27. Más bien, podría objetarse, fueron Morley y Bruerton quienes no habían respondido «eficazmente» a los argumentos de Goyri, o lo habían hecho sólo con otras «opiniones». Más sorprendente aún es que Lázaro imagine «refutaciones» donde no existen. Así a propósito de la Amarilis, poetisa indiana que habría intercambiado poemas con Lope, Lázaro registra correctamente que frente a quienes negaban la realidad de Amarilis, María Goyri, en cambio, «cree que no hay por qué poner en duda la existencia de esta escritora». Ahora bien —continúa Lázaro—, S. G. Morley «discute las opiniones de la señora Goyri, e insiste en que Amarilis es pura creación de Lope»28. Quien se tome la molestia de leer el trabajo de Morley aludido verá que Morley menciona a otros defensores de la autenticidad de la poetisa, pero no se refiere en ningún momento a María Goyri, por lo que difícilmente podía discutir «sus» opiniones29.

  • 30 La última obra de síntesis sobre la biografía y obra de Lope de Vega que conozco es el libro de Fel (...)

43Entiéndase bien que no deseamos hacer aquí una reivindicación apologética y retrospectiva de las hipótesis y opiniones de María Goyri, cosa que estaría fuera de lugar, y fuera de tiempo. Es posible que su identificación de «Celia» con «Lucinda» y la nueva cronología que proponía no fueran acertadas, o que no hubiera logrado probarlas suficientemente; y ella misma estaba dispuesta, «deportivamente», a admitirlo. Pero sí creo, retrospectivamente, injusto dar por sentado que sus contradictores hayan probado lo contrario, y mucho menos en todo y por todo. Igual que es notoriamente injusto limitar a la cuestión de la «Celia» las aportaciones de María Goyri al estudio de Lope de Vega30.

Vida y literatura en el joven Lope de Vega

44Podemos dar por seguro que María Goyri inició la redacción de su libro hasta ahora inédito en torno a 1930, y que en 1936 existía ya una primera versión completa, de la que se conservan varias cuartillas sueltas que reutilizó para ulteriores reescrituras. El objetivo que se había trazado era «revisar la juventud del poeta comprendida entre los 17 y los 33 años». Con el final del destierro, en 1595, y la vuelta triunfal de Lope a la corte para alzarse con la «monarquía cómica», daba María Goyri por terminado el periodo que le interesaba historiar.

45La autora expone de entrada que no era su propósito simplemente revisar la biografía «externa», de Lope en esos años; y así es, aunque se hagan varias adiciones y rectificaciones a las biografías de La Barrera y Rennert-Castro. Lo esencial para ella era relacionar las peripecias vitales de Lope, y especialmente las vivencias eróticas, con las obras literarias a que esas peripecias y vivencias dieron lugar. Relacionar vida y literatura en Lope de Vega no era en sí mismo ninguna novedad; lo propio habían hecho antes La Barrera, Rennert-Castro, Américo Castro en solitario, Rodríguez Marín, Montesinos, Millé…, y en realidad todos quienes se habían ocupado de la obra del Fénix. María Goyri introduce, sin embargo, matices importantes. En primer lugar, y como ya veíamos al principio, al considerar que el autobiografismo de Lope es mucho más fiable y directo en su Romancero que en La Dorotea, que era la referencia obligada en la crítica anterior. La Dorotea, con la distancia de una obra de senectud, recrea, sublima y falsea por igual la biografía amorosa del autor en sus años mozos (ese es el «rememorar tiernamente sus mocedades» al que se refiere Montesinos), mientras que los romances representan un a modo de diario y crónica donde la reelaboración literaria no anula la autenticidad e inmediatez en el reflejo de experiencias realmente vividas. Además del Romancero nuevo, María Goyri prestó especial atención a los sonetos y canciones de las Rimas y a varios pasajes reveladores de La Arcadia, La Angélica o La Philomena. Por otra parte, las obras teatrales del primer Lope fueron sometidas a un sagaz escrutinio que desvelaba por primera vez abundantes y evidentes referencias del autor a su vida amorosa. El resultado era presentarnos a nueva luz, y de forma orgánica y completa, y con una cronología mucho más precisa, la autobiografía pasional de Lope, con todos sus altibajos y contradicciones.

46A María Goyri le interesaba, y mucho, el hombre Lope de Vega; pero admiraba aún más al poeta y creador, y, sobre todo, su capacidad para transmutar vida en arte y extraer zafiros de lo que, objetivamente, podría haber sido para otros simple barro. Mostrar, precisamente, la metamorfosis artística de la materia bruta de los sucesos, a veces nada extraordinarios ni nobles, es el deber crítico que María Goyri se impuso. Y el crítico no debía permanecer distante ni «neutral» ante la obra que analiza. A la zaga de Montani (y de Alexander Pope, De Sanctis, Menéndez Pelayo y Croce), María Goyri participa de la idea de que:

Para juzgar a los grandes poetas e internarse en su pensamiento se necesita aquel ardor de fantasía, aquella conmoción del espíritu misma que necesitó el autor original. A sangre fría, sin ese incendio de la mente, no apreciamos la mayor parte de las bellezas que nos dejaron los grandes poetas. Pues para penetrar en lo más íntimo de una obra artística y llegar a sus mismas entrañas es preciso volver a pensar y sentir vivamente lo que el autor pensó y sintió al comunicarse con su público coetáneo; es preciso que la fantasía del crítico se caldee en el mismo entusiasmo creador que conmovió al artista juzgado, en suma, que repita en sí la inspiración de este y logre la expresión acertada de la misma, dándole la nueva forma que el juicio necesita.

47El párrafo pertenece a una obra en la que María Goyri había colaborado muy activamente, es decir una biografía intelectual y análisis del pensamiento crítico de Menéndez Pelayo que Ramón Menéndez Pidal trazó en 1914 en un libro que, también, ha permanecido inédito. Y en el mismo libro se decía:

Los defectos de una obra, por superior que esta sea, resultan muy fáciles de descubrir; cualquier inteligencia, por pobre que sea, puede descender hasta ellos; no así las cualidades y las bellezas hasta las cuales es preciso ascender para contemplarlas, y aun más, es preciso para apreciarlas y exponerlas un momento creador semejante al de la producción de la obra artística. Es preciso volver a pensar y sentir vivamente lo que el autor pensó y sintió al comunicarse con su público coetáneo.

48Esa empatía del crítico con su objeto de estudio acaso nos parezca hoy idealista, poco «científica» y obsoleta, y hasta peligrosa. Ello no resta nada a la evidencia de que la mejor y más útil crítica, frente a sociologismos, historicismos y otros ismos, ideologemas y metodologías presuntamente «científicas» que muchas veces envejecen demasiado pronto, suele ser aquella en la que el estudioso renuncia a la arrogancia de creerse por encima o voluntariamente «extrañado» de lo que estudia, y simpatiza con el autor estudiado. En cualquier caso, ya leíamos antes lo que aplicado a un caso específico escribe María Goyri: «Calle por esta vez la erudición y hable la sensibilidad», afirmación que podría generalizarse a toda su labor como lopista. Y ello no significa que la erudición sea cuestión secundaria para ella o que no la practicase con rigor extremo.

49Ya queda indicado que actualmente el libro inédito de María Goyri lo conocemos sólo a través de dos fotocopias completas realizadas por Javier Sainz entre 2005 y 2007. El manuscrito consta de 62 cuartillas numeradas, escritas por un solo lado aunque ocasionalmente con la indicación «vuelta» se advierte de adiciones o correcciones añadidas en el reverso de la página. El margen izquierdo se utiliza para ocasionales añadidos y para las referencias bibliográficas. Estas referencias suelen ser muy escuetas, del tipo «O.S, II.13» o «Dorotea», sin mayores precisiones. Varias de las remisiones se incluyeron a posteriori, a lápiz o en tinta diferente y desvaída, que a veces hace muy difícil su lectura en las copias de que disponemos. Se hacen varias alusiones a una «Bibliografía» que no hemos localizado, y también se remite al «Romancero» de Lope de Vega, en la edición preparada por la propia María Goyri, de cuyo triste destino hemos ya dado cuenta.

50Aunque la caligrafía de María Goyri fue siempre muy cuidada, en este caso la escritura es especialmente esmerada, como correspondía a un original destinado a la imprenta. Abundan, sin embargo, correcciones, añadidos y supresiones realizadas en etapas distintas, y algunas de ellas son sin duda de pocos años o meses antes de la muerte de la autora. Volviendo a la cuestión de las posibles razones de que un libro tan largamente preparado y corregido haya permanecido inédito, ya aludíamos a declaraciones inequívocas de que era de esperar su «rápida edición» (Caso González), que la obra saliera a luz «en breve plazo» (Mercedes Gaibrois), o que el libro habría de ser «la sorpresa» post mortem de la autora (Jimena Menéndez Pidal). Es claro que era Ramón Menéndez Pidal el primer albacea intelectual de María Goyri, como lo fueron después su hija Jimena y su nieto Diego Catalán. Ninguno de ellos decidió dar los pasos para publicar el libro, y sólo cabe hacer conjeturas sobre ese extraño «desvío» familiar. Conjeturemos, pues. A Menéndez Pidal, según testimonios próximos, no le complacía la fascinación que María Goyri sentía por Lope de Vega. Aunque don Ramón era también convicto lopista, la dedicación a Lope de Vega se había convertido para su cónyuge en una esfera privativa de trabajo, un campo propio y no compartido, como sí lo eran el Romancero tradicional y, antes, la cuentística. Una anécdota, tal vez apócrifa, refiere que en una sobremesa doña María habría dicho algo semejante a: «Puedes estar seguro, Ramón, de que nunca podría haberte sido infiel… salvo con Lope de Vega». La humorada se corresponde con la confidencia a Mercedes Gaibrois que ya hemos mencionado: «La última conquista de Lope he sido yo».

51A Menéndez Pidal tampoco hubieron de agradarle las diferencias surgidas entre doña María y S. G. Morley, con quien él mantenía desde antiguo excelentes relaciones; o con un colaborador tan estrecho en el antiguo Centro de Estudios Históricos como José F. Montesinos. Montesinos fue posteriormente amigo y valedor de Diego Catalán en Berkeley, en años próximos a la muerte de María Goyri, y Catalán conocía bien las discrepancias entre ambos. Es significativo que en una semblanza humana y científica de María Goyri que Catalán dejó incompleta e inédita se escriba:

Dos fueron sus pasiones durante toda su vida: El Romancero con su infinita variedad de contenido estético y emocional, con su infinita profusión de problemas literarios y filológicos, y Lope de Vega, el hombre no el escritor, «monstruo» y milagro de Dios por su humanidad desbordante, polifacética, apasionada. Su labor de lopista va desde… [inconcluso].

52Al margen de que no creo muy ajustada la separación radical que se establece entre el «hombre» y el «escritor» en las preferencias de doña María, lo revelador es el blanco que se deja tras enunciarse la reseña de los trabajos sobre Lope, para pasar directamente al Romancero. A Catalán le resultaba incómodo ocuparse de «la labor de lopista» de su abuela, labor que lógicamente había de concluir refiriéndose a su libro inédito; y en algún sentido habría tenido que pronunciarse sobre la oportunidad o más bien inoportunidad de dar a conocer unos trabajos donde abundaban ideas y tesis que no contaban con las bendiciones del lopismo académico.

53Creo, sin embargo, que, sin desdeñar explicaciones en clave intrafamiliar, el libro sobre la juventud de Lope estaba condenado a permanecer inédito por razones intrínsecas al propio libro. Recordemos que se trata de un original concluido en 1936. Ahora bien, al hilo del propio libro, a María Goyri le habían surgido ampliaciones a sus aspectos más novedosos. Así, a propósito de la etapa del destierro de Lope en Alba de Tormes y Valencia y la obra literaria compuesta en esos años, había publicado varios artículos entre 1943 y 1951 que enriquecían considerablemente lo tratado en su original inédito. Y las escasas cinco páginas que dedicaba a la «Celia» se habían convertido en un artículo de casi cincuenta en letra apretada y repletas de citas y notas. Si se tiene en cuenta que casi todos esos trabajos se habían reunido en colección y publicado en versión revisada en De Lope de Vega y el Romancero en 1953, es evidente que el libro inédito había quedado en buena medida superado por los propios trabajos más recientes de la autora. Es muy probable que Ramón Menéndez Pidal y Diego Catalán, mejor informados que Caso González, Mercedes Gaibrois y la propia Jimena Menéndez Pidal, así lo vieran.

54Sin embargo, María Goyri no había renunciado a seguir puliendo su libro de conjunto sobre la juventud de Lope, ni a publicarlo. Antes que intentar una refundición absoluta que incorporase de forma orgánica la nueva información contenida en los trabajos posteriores, consideró preferible, una vez que esos artículos ya habían sido reunidos, mantener su libro como una síntesis de rápida y fácil lectura para un público no necesariamente especializado. La perspectiva pedagógica siempre fue importante para la autora, y un libro accesible y breve sobre el primer Lope mantenía su validez. Los testimonios de Caso, Gaibrois y Jimena Menéndez Pidal no son, pues, desdeñables.

55Consideramos, por lo tanto, que la Fundación Ramón Menéndez Pidal cumple, aunque sólo sea de forma póstuma y con seis décadas de dilación, con la voluntad de María Goyri respecto a la que fue una de sus «pasiones» más duraderas; y al mismo tiempo ofrece lo que es en sí mismo un espléndido ejemplo de historia y crítica literaria.

Version primera (c. 1936) de «La juventud de Lope de Vega» de María Goyri

Redacción última (1940-c. 1952) de «La juventud de Lope de Vega» de María Goyri

Haut de page

Références bibliographiques

Alvar, Manuel, reseña a María Goyri, De Lope de Vega y del Romancero, Romanische Forschungen, 67, 1955, pp. 188-189.

Caso González, José Miguel, «Doña María Goyri de Menéndez Pidal 1873-1954», Archivum (Oviedo), 5, 1955, pp. 205-209.

Castro, Américo, «Alusiones a Micaela Luján en las obras de Lope de Vega», RFE, 5, 1918, pp. 256-292.

Castro, Américo, & Hugh Albert Rennert, Vida de Lope de Vega (1562-1635), Madrid, Hernando, 1919; reed. con «Adiciones» de F. Lázaro Carreter, Salamanca, Anaya, 1968.

Catalán, Diego, El Archivo del Romancero, patrimonio de la humanidad. Historia documentada de un siglo de Historia, Madrid, Fundación Ramón Menéndez Pidal, 2001.

Entrambasaguas, Joaquín de, «Un amor de Lope de Vega desconocido. La “Marfisa” de La Dorotea», Fénix, 1, 1935, pp. 455-499; y Discurso de apertura del año académico de 1935 a 1936. Universidad de Murcia, Murcia, 1935.

Entrambasaguas, Joaquín de, Pérdida de la Universidad Española, Bilbao, Ediciones Libertad, 1938.

Entrambasaguas, Joaquín de, «Sobre un amor de Lope de Vega desconocido», RFE, 25, 1941, pp. 103-108,

Entrambasaguas, Joaquín de, «Entre el padre y el hijo», RLit, 1, 1952, núm. 2, pp. 411-418.

Entrambasaguas, Joaquín de, «Poesías nuevas de Lope de Vega, en parte autobiográficas», en Estudios sobre Lope de Vega, III, Madrid, CSIC, 1958, pp. 217-375.

Gaibrois de Ballesteros, Mercedes, Homenaje a la memoria de Doña María Goyri de Menéndez Pidal. Conferencia pronunciada en el Salón del Consejo Superior de Investigaciones Científicas el día 26 de abril de 1955, Madrid, Dirección General de Relaciones Culturales del Ministerio de Asuntos Exteriores, 1956.

Goyri, María, «La Celia de Lope de Vega», NRFH, 4, 1950, pp. 347-390.

Goyri, María, De Lope de Vega y del Romancero, Zaragoza, Librería General («Biblioteca del hispanista», I), 1953.

Jörder, Otto, Die Formen des Sonetts bei Lope de Vega, Halle-Saale, M. Niemeyer (Beihefte z. ZRPh, 86), 1936.

Lázaro Carreter, Fernando, Lope de Vega. Introducción a su vida y su obra, Salamanca, Anaya, 1966.

McGrady, Donald, «La Celia de Lope de Vega ¿Un misterio resuelto?», NRFH, 31, 1982, pp. 91-96. En la edición, casi simultánea, del mismo artículo en España, desaparece la interrogación: «La Celia de Lope de Vega: un misterio resuelto», Lope de Vega y los orígenes del teatro español, Madrid, Edi-6, 1981, pp. 625-629.

Millé y Giménez, José, «Un soneto interesante para las biografías de Lope y Quevedo», Helios (Buenos Aires), 1/2, agosto 1918, pp. 92-110

Montesinos, José F., Estudios sobre Lope, México, El Colegio de México, 1952.

Montesinos, José F., Estudios sobre Lope, Salamanca, Anaya, 1967.

Morley, Sylvanus Griswold, «The Pseudonyms and Literary Disguises of Lope de Vega», University of California Publications in Modern Philology, 33, 1947-1951, núm. 5, 1951, pp. 421-484.

Morley, Sylvanus Griswold, y Courtney Bruerton, «Lope de Vega, Celia y Los Comendadores de Córdoba», NRFH, 6, 1952, pp. 57-68.

Morley, Sylvanus Griswold, y Courtney Bruerton, Cronología de las comedias de Lope de Vega. Con un examen de las atribuciones dudosas, basado todo ello en un estudio de su versificación estrófica, Madrid, Gredos, 1968.

Pedraza, Felipe B., Lope de Vega. Pasiones, obra y fortuna del «monstruo de naturaleza», Madrid, EDAF, 2009.

Vázquez-Vigo, Carmen, «Mujeres importantes. Doña María Goyri de Menéndez Pidal [Entrevista con Jimena Menéndez Pidal]», Blanco y Negro, núm. 2488, 9 enero 1960, pp. 90-93.

Vindel, Francisco, Carlos III y Paradell (El rey y el artista), Madrid, 1941a (11 pp.).

Vindel, Francisco, Por el honor de Lope de Vega y Portocarrero (apuntes sobre un error literario), Madrid, Impr. Góngora, 1941b.

Haut de page

Notes

1 Caso González, 1955, p. 207.

2 Gaibrois de Ballesteros, 1956, pp. 29-30.

3 Vázquez-Vigo, 1960.

4 Gaibrois de Ballesteros, 1956, p. 29.

5 Goyri, 1953.

6 Goyri, 1950.

7 [JÖRDER, Otto, Die Formen des Sonetts bei Lope de Vega (Halle-Saale: M. Niemeyer, 1936; Beihefte z. ZRPh, 86)].

8 El borrador de la carta, incompleto, esta fechado el 20 de mayo de 1952. El principio es:

«Sr. D. Amado Alonso

Querido amigo: Su carta nos entristeció. El leer con tanta frecuencia en las Revistas contribuciones suyas, y una grata noticia que desgraciadamente resultó falsa, nos hizo creer que se había reintegrado a sus actividades. Deseamos vivamente que pronto sea esa la realidad».

En anotación posterior: «Recién enviaba esta carta llega noticia de su muerte» [Amado Alonso murió en Arlington el 26 de mayo de 1952].

Un año antes, en carta a Gonzalo Menéndez Pidal, Amado Alonso revela que el artículo sobre la «Celia», había despertado cierta expectación polémica desde el momento de su salida: «Ya ha salido el IV, 4 de la NRFH, con el art. de Dª María […]. Ya ha comenzado por aquí el comentario de la Celia. No he podido hablar aún con Bruerton (que sin duda quedará, el buenazo, halagadísimo con el trato que Dª María le da), pero el famoso autor dramático y novelista Thornton Wilder (El puente de San Luis; Our Town), ardoroso lopista, se muestra escéptico a adelantar la fecha de 1599 para Camila, pero es antes de haber leído el artículo, solo por mi conversación. Hoy se lo he dado a leer; veremos».

9 Borrador de carta [Fundación Ramón Menéndez Pidal].

10 Morley & Bruerton, 1952.

11 Goyri, 1953, pp. 168-169.

12 Goyri, 1953, p. 168.

13 Goyri, 1953, p. 141.

14 Borrador de carta [Fundación Ramón Menéndez Pidal].

15 Montesinos, 1952, p. 325.

16 Montesinos, 1967, p. 290.

17 Entrambasaguas 1958, pp. 269-270. Otras alusiones desfavorables a María Goyri en pp. 38, 306, y 338.

18 Millé y Giménez dice, genéricamente, «¿Quién era esta incógnita Celia? [...] Hay quien trata de identificarla con Lucinda», sin mayores precisiones (Millé, 1918, p. 106). Entrambasaguas reprocha a María Goyri desconocer este artículo, en el que Millé aducía una cita del Quijote de Avellaneda, donde se mencionan distintas amadas celebradas por Lope de Vega (Filis, Celia, Lucinda), para descartar la identificación de Celia con Lucinda. La realidad es que María Goyri poseía en su biblioteca (21-c.4) el artículo de Millé, desglosado de la revista, y que ya había anotado, independientemente, la cita de Avellaneda. Para ella la cita no era relevante, puesto que Lope en otras ocasiones había aplicado distintos nombres poéticos a una misma dama; y él mismo había escrito: «Son latines para el vulgo / que quién es Celia no sabe».

19 Entrambasaguas, 1938. Todo ello sin perjuicio de que pocos años antes Entrambasaguas le enviara dedicado su Lope de Vega y los preceptistas aristotélicos (1932): «Para D. Ramón Menéndez Pidal, con cariño y devoción, su discípulo»; y lo mismo su edición de la Elegía de Lope de Vega a la muerte de Don Diego de Toledo (1933): «A Don Ramón Menéndez Pidal, con recuerdo cariñoso». Entrambasaguas no siempre estuvo tan distante del Centro de Estudios Históricos como después quiso dar a entender. Al menos, Américo Castro lo tuvo en cuenta, aunque fuera sólo para descartarlo, en una exploración de candidatos posibles que planteaba a Menéndez Pidal en carta desde Berlín en noviembre de 1930: «Lamento la ida de Salinas. España se despuebla. Y para su literatura no veo otro hombre sino a D. Dámaso Alonso, que hará unos gestos de desagrado y dirá que no. No se me ocurre nadie. García Gómez está en Granada, y no querría tampoco. Los catedráticos de literatura están en provincias y además no servirían. ¿Ese Entrambasaguas, auxiliar de Hurtado? No creo tenga talla para algo más que mera burocracia» [Fundación Ramón Menéndez Pidal].

20 Entrambasaguas, 1952.

21 Entrambasaguas, 1935. En su ejemplar, María Goyri anotó «Toda la identificación se vino abajo». En efecto, Francisco Vindel había desvelado en 1941 (1941a, p. 10) la verdadera identidad de las presuntas amante e hija de Lope de Vega. Entrambasaguas, aun reconociendo su error, publicó una violenta réplica (1941), a la que a su vez respondió Vindel (1941b).

22 Catalán, 2001, pp. 323-324

23 Enrique Súñer, Presidente de la Comisión de Cultura y Enseñanza del Gobierno de Burgos, delación dirigida al Servicio de Información Militar, ap. D. Catalán, 2001, p. 216.

24 El libro De Lope de Vega y el Romancero de doña María, por otra parte, había sido publicado en una colección nueva de una editorial de provincias, por iniciativa de José Manuel Blecua, con presentación tipográfica no muy esmerada, y en muy corta tirada: 300 ejemplares. La distribución dejó mucho que desear (todavía en torno al año 2000 era fácil encontrarlo de saldo en librerías; y lo sigue siendo hoy, en 2016), y, hasta donde sé, dio lugar a solamente una reseña, y en una revista no española: la muy breve publicada por M. Alvar, elogiosa pero protocolaria, 1955.

25 Lázaro Carreter, en Castro & Rennert, 1969.

26 Lázaro Carreter, 1966, p. 39.

27 Lázaro Carreter, en Castro & Rennert, 1969, p. 528.

28 Lázaro Carreter, en Castro & Rennert, 1969, p. 517.

29 Morley, 1951, pp. 427-428. A propósito de la Amarilis indiana (a quien, por cierto, una mayoría de la crítica actual considera auténtica), Morley se refiere a las opiniones afirmativas de Menéndez Pelayo, Irving A. Leonard y Alberto Tauro, sin mencionar a María Goyri. Extraño lapsus el de Lázaro, al escribir que era precisamente ella, y sólo ella, el objeto de la «refutación» de Morley. Donde sí se alude a la opinión de María Goyri sobre Amarilis es en Morley y Bruerton, 1952, p. 59.

30 La última obra de síntesis sobre la biografía y obra de Lope de Vega que conozco es el libro de Felipe B.  Pedraza, 2009, segunda reedición de una obra anterior (1990). En una sección final de «Orientaciones bibliográficas», con abundancia de juicios admirativos (no siempre del todo compartibles), se hace una útil reseña de «Estudios selectos» donde ni se menciona a María Goyri en los apartados dedicados a la biografía y a la obra lírica, aunque sí como estudiosa de «algunos aspectos concretos del romancero» (p. 270), cuando realmente es también la mejor expositora de sus aspectos «generales». En cuanto a la controvertida «Celia», Pedraza naturalmente se suma a la opinión de que la cronología —1593— del inicio los amores de Lope con Micaela Luján propuesta por María Goyri, , «parece demasiado temprana y Américo Castro la retrasa hasta 1599» (p. 38). Más exacto sería decir que es María Goyri quien modifica (en 1935), adelantándola, la anterior cronología propuesta por Castro (en 1918).

Haut de page

Table des illustrations

URL http://criticon.revues.org/docannexe/image/3062/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 100k
Légende Version primera (c. 1936) de «La juventud de Lope de Vega» de María Goyri
URL http://criticon.revues.org/docannexe/image/3062/img-2.jpg
Fichier image/jpeg, 52k
Légende Redacción última (1940-c. 1952) de «La juventud de Lope de Vega» de María Goyri
URL http://criticon.revues.org/docannexe/image/3062/img-3.jpg
Fichier image/jpeg, 112k
Haut de page

Pour citer cet article

Référence papier

J. Antonio Cid, « Para la historia de los estudios sobre Lope de Vega: María Goyri (1873-1954) y su libro inédito sobre la juventud del Fénix », Criticón, 127 | 2016, 197-216.

Référence électronique

J. Antonio Cid, « Para la historia de los estudios sobre Lope de Vega: María Goyri (1873-1954) y su libro inédito sobre la juventud del Fénix », Criticón [En ligne], 127 | 2016, mis en ligne le 16 décembre 206, consulté le 30 avril 2017. URL : http://criticon.revues.org/3062 ; DOI : 10.4000/criticon.3062

Haut de page

Auteur

J. Antonio Cid

Jesús Antonio Cid es catedrático de Literatura española en la Universidad Complutense, y presidente de la Fundación Ramón Menéndez Pidal. Ha sido director académico del Instituto Cervantes, y director del Instituto Universitario Menéndez Pidal.

Haut de page
  • Logo Presses universitaires du Midi
  • Logo ENS de Lyon
  • Logo IHRIM - Institut d'Histoire des Représentations et des Idées dans la Modernité
  • Logo Labex COMOD - Université de Lyon
  • Logo Instituto Cervantes
  • Revues.org