Navigation – Plan du site

Las bufonadas palaciegas de Sancho Panza

Jean Canavaggio
p. 129-141

Résumés

Après avoir narré la rencontre de don Quichotte et de Sancho avec le duc et la duchesse, les chapitres XXX à XXXIII de la Seconde partie de Don Quichotte, commentés dans cet article, nous content les événements survenus durant leur séjour dans le palais ducal. Bien que la duchesse prétende entraîner l’écuyer sur la pente des bouffonneries, les saillies de Sancho ne se déploient pas seulement en dehors des canaux de la bourle: elles finissent par s’accorder parfaitement avec la bonne foi, la fidélité et la clairvoyance de l’homme de bien qu’il est.

Haut de page

Notes de la rédaction

Article reçu pour publication le 26 mai 2016; accepté le 15 juin 2016

Texte intégral

1Para cualquier lector de la segunda parte del Quijote, el constante ir y venir de Sancho entre burlas y veras cobra especial relevancia en los capítulos que refieren su estancia en casa de los duques en compañía de su amo. Las gracias y donaires que nos ofrece en un amplio muestrario no llegan, en efecto, a encasillarlo en un papel predefinido. Reacio a cualquier tipificación, Sancho se caracteriza por una flexibilidad que se impone desde su primera aparición. Irreductible a las representaciones colectivas que nos proponen del rústico la experiencia viva, el folklore tradicional o el teatro renacentista, las sintetiza y trasciende en un auténtico salto cualitativo, propio de un proceso original de elaboración.

2En esta profundización e independización de la figura de Sancho, la etapa fundamental es, sin la menor duda, aquella estancia palaciega durante la cual el escudero ve cumplirse el sueño que le acompañaba desde su primera salida: consigue por fin el gobierno de aquella ínsula que le prometió su amo, la cual, como se sabe, representa el elemento de mayor funcionalidad en su caracterización. Estulto involuntario tiene sin embargo de su malicia una conciencia que lo convierte, en opinión de muchos, en auténtico bufón. Presenta así dos perfiles distintos, pero de común raigambre, cuyo entronque nos da la clave, no solo de sus acciones, sino del contraste de pareceres que generan sus donaires: por muy importante que sea la opinión de los duques sobre el particular, y más precisamente la de la duquesa, no se confunde en efecto con la que expresan, de diferentes maneras, aquellos que componen la gente de palacio: dueña, capellán, doncellas, pinches de cocina; tampoco se identifica con la de don Quijote; y menos aun con la del narrador. De ahí el especial interés que presentan, para nosotros, los capítulos 30 a 33 de la segunda parte. Tres referir el encuentro de don Quijote y Sancho con sus huéspedes, estos capítulos cuentan los sucesos ocurridos en el palacio ducal, como preámbulo al desencanto de Dulcinea y a la partida de Sancho para su ínsula.

Encuentro con los duques

3Cabe notar que el encuentro de la pareja con los duques se verifica poco después de la triste conclusión que conoce la aventura del barco encantado: o sea en un momento en que don Quijote se nos aparece, una vez más, sumido en sus pensamientos amorosos, mientras que Sancho, convencido de que la ínsula prometida no pasará de ser mera promesa, está decidido a abandonar a su amo. Pero, añade el narrador, «la fortuna ordenó las cosas muy al revés de lo que él temía» (II, 30, p. 956): la aparición de los duques, con motivo de una caza de altanería, origina en efecto un auténtico trastrueque de perspectivas. Primero, porque Sancho, para obedecer a su amo, recobra acto seguido su condición escuderil: se presenta ante la bella cazadora para pedirle licencia de que su amo vaya a besarle las manos, revelando un casi perfecto dominio del registro estilístico que ha aprendido escuchando a don Quijote, ya que se muestra capaz de referir, como dice la duquesa, «todas aquellas circunstancias que las tales embajadas piden» (II, 30, p. 957). Además, porque se declara escudero del ingenioso hidalgo, en cuanto se cerciora de que la duquesa acaba de reconocer a su amo como «uno de quien anda impresa una historia que se llama del Ingenioso Hidalgo don Quijote de la Mancha, que tiene por señora de su alma a una tal Dulcinea del Toboso» (II, 30, p. 957). «Segunda persona de la historia», como lo llamó Sansón Carrasco en vísperas de la tercera salida de don Quijote (II, 3, p. 709), Sancho reivindica así su propia existencia, no solo física, sino textual. Por fin, al caer del rucio, provocando, sin quererlo, la caída de su amo cuando este iba apearse ante la duquesa, Sancho, como figura de risa, resulta difícil de remitir a un modelo predefinido. Es cierto que su propia caída del asno lo pone en ridículo: «al apearse del rucio, se le asió un pie en una soga del albarda, de tal modo que no le fue posible desenredarle; antes quedó colgado dél, con la boca y los pechos en el suelo» (II, 30, p. 958). Pero esta primera visión se sustituye, sin transición alguna, por la que nos impone don Quijote al achacarle la culpa de su propio desplante: la de un escudero «que Dios maldiga», puesto que «más desata la lengua para decir malicias que ata y cincha una silla para que esté firme» (II, 30, p. 959). Concepto despectivo, que Sancho viene a corroborar al cortar la palabra a su amo para ensalzar la hermosura de la duquesa, la cual «no va en zaga a mi ama la señora Dulcinea del Toboso» (II, 30, p. 960). No solo se confirma de este modo como «el escudero más hablador y gracioso del mundo», sino que se merece las alabanzas de la noble dama:

De que Sancho el bueno sea gracioso lo estimo yo en mucho, porque es señal que es discreto; que las gracias y los donaires, señor don Quijote, como vuesa merced bien sabe, no asientan sobre ingenios torpes; y pues el buen Sancho es gracioso y donairoso, desde aquí lo confirmo por discreto (II, 30, p. 960).

  • 1 Después de Sansón Carrasco, los duques son los primeros lectores de la primera parte con los que to (...)

4La malicia de tales elogios se infiere de lo que nos revela el narrador del «presupuesto» (o propósito) de la señora, al reconocer al caballero de la Triste Figura «por haber leído la primera parte desta historia1 y haber entendido por ellas el disparatado humor de don Quijote»; o sea

seguirle el humor y conceder con él en cuanto les dijese, tratándole como a caballero andante los días que ellos se detuviese, con todas las ceremonias acostumbradas en los libros de caballerías, que ellos habían leído, y aun les eran muy aficionados (II, 30, p. 958).

5Sin embargo, con esta primera intervención suya —intervención espontánea—, Sancho consigue de entrada un protagonismo que don Quijote no parecía dispuesto a concederle: desde el momento en que la duquesa le manda que vaya junto a ella, se alza, sin pedir ningún permiso, al nivel de su amo. Claro está que su nueva privanza se debe a unas discreciones de que la duquesa «gustaba infinito», según nos dice el narrador. Pero no sabemos adónde van a parar estas discreciones; mayormente en una circunstancia en que, si nos hemos de atener al plan de los duques, es don Quijote quien ha de ser burlado. Dicho de otro modo, Sancho, de momento, no tiene papel asignado en la corte ducal; y en cuanto al que se dispone a desempeñar, valiéndose de su privanza, no lo define como bufón, espontáneo o profesional, sino como aficionado a la buena vida, igual que en sus anteriores encuentros con el caballero del Verde Gabán o con el rico labrador Camacho; o, como declara el narrador, un Sancho acostumbrado a tomar «la ocasión por la melena en esto de regalarse cada y cuando que se le ofrecía» (II, 31, p. 961).

Sancho, de bellaco a truhán

6Así pues, mientras se reserva a don Quijote una recepción aparatosa, haciendo que, por primera vez, crea de todo en todo «ser caballero andante verdadero, y no fantástico» (II, 31, p. 962), Sancho parece destinado a perderse en un anonimato provisional. Lo que le saca otra vez al escenario, es su remordimiento por haber desamparado al rucio, y el deseo de que se le atienda. Con este motivo, se acerca «a una reverenda dueña que con otras a recibir a la duquesa había salido, y con voz baja le dijo»:

—Señora González, o como es su gracia de vuesa merced.
—Doña Rodríguez de Grijalba me llamo —respondió la dueña— ¿Qué es lo que mandáis, hermano?
A lo que respondió Sancho:
—Querría que vuesa merced me la hiciese de salir a la puerta del castillo, donde hallará un asno rucio mío; vuesa merced sea servida de mandarle poner o ponerle en la caballeriza, porque el pobrecito es un poco medroso, y no se hallará a estar solo, en ninguna de las maneras.
—Si tan discreto es el amo como el mozo —respondió la dueña—, ¡medradas estamos! Andad, hermano, mucho de enhoramala para vos y para quien acá os trujo, y tened cuenta con vuestro jumento, que las dueñas desta casa no estamos acostumbradas a semejantes haciendas.
—Pues en verdad —respondió Sancho— que he oído yo decir a mi señor que es zahorí de las historias, contando aquella de Lanzarote «cuando de Bretaña vino, / que damas curaban dél, / y dueñas de su rocino», y que en el particular de mi asno, que no le trocara yo con el rocín del señor Lanzarote.
—Hermano, si sois juglar —replicó la dueña—, guardad vuestras gracias para donde lo parezcan y se os paguen; que de mí no podréis llevar sino una higa.
—¡Aun bien —respondió Sancho— que será bien madura, pues no perderá vuesa merced la quínola de sus años por punto menos!
—Hijo de puta —dijo la dueña, toda ya encendida en cólera—, si soy vieja o no, a Dios daré la cuenta que no a vos, bellaco, harto de ajos (II, 31, p. 962).

  • 2 Diccionario de Autoridades (s.v. juglar)
  • 3 Se llamaba «quínola» la combinación de cuatro cartas del mismo palo en un juego de naipes en el que (...)

7Lo que se observa, acto seguido, es que en este episodio Sancho no ha querido lucir sus gracias, sino, movido por el cuidado de su rocín, adaptarse a los usos palaciegos, valiéndose del sistema de referencias que tiene a su alcance. Pero, en este particular, comete una confusión risible entre las dueñas del viejo romance juglaresco y doña Rodríguez, la dueña de la duquesa. ¿Confusión bufonesca? En cierto modo sí, ya que Sancho sustituye el rocino de Lanzarote por el rucio escuderil. Pero lo hace sin querer provocar la risa. Quien lo convierte en bufón de pro, es precisamente la dueña, movida por su indignación: primero al motejar al escudero de «juglar», en el sentido que había venido a cobrar esta palabra, al designar «el que entretiene con burlas y donaires, que más comúnmente se llama truhán o bufón2»; luego al tacharlo de «bellaco», como respuesta fulminante a un insulto de Sancho: éste, después de hacer una higa a la dueña, manifestándole así su desprecio con un gesto de obscenidad, había recogido la palabra «higa madura» en su sentido de fruta de la higuera, aludiendo de esta forma a los muchos años de la señora, antes de añadir que tenía una quínola de años sin faltarle un solo punto3. Como se echa de ver, Sancho revela aquí un notable dominio de arte de apodar. Pero doña Rodríguez no le va a la zaga. Es preciso que la duquesa intervenga para poner paz entre los contrincantes, burlándose a su vez de su dueña, «muy moza», según ella, y con tocas que más trae por autoridad y usanza que por los años, en tanto que corresponde a don Quijote preguntar a su escudero con cierta dureza de tono: «¿Pláticas son estas, Sancho, para este lugar?» (II, 31, p. 964).

8A consecuencia de este altercado, don Quijote se encierra con Sancho en la cuadra donde se ha de desnudar, aprovechando esta circunstancia para echarle en cara su conducta:

Dime, truhán moderno y majadero antiguo: ¿parécete bien deshonrar y afrentar a una dueña veneranda y tan digna de respeto como aquella? ¿Tiempos eran aquéllos para acordarte del rucio, o señores son éstos para dejar mal pasar a las bestias, tratando tan elegantemente a sus dueños? Por quien Dios es, Sancho, que te reportes, y que no descubras la hilaza de manera que caigan en la cuenta de que eres de villana y gorda tela tejido. […] ¿No adviertes, angustiado de ti y malaventurado de mí, que si veen que eres un grosero villano o un mentecato gracioso, pensarán que yo soy algún echacuervos o algún caballero de mohatra? No, no, Sancho amigo: huye, huye destos inconvinientes, que quien tropieza en hablador y en gracioso, al primer puntapié cae y da en truhán desgraciado. Enfrena la lengua; considera y rumia las palabras, antes que te salgan de la boca, y advierte que hemos llegado a parte donde, con el favor de Dios y valor de mi brazo hemos de salir mejorados en tercio y quinto en fama y en hacienda (II, 31, p. 965).

  • 4 Joly, 1982, p. 41 y sig. En abierto contraste con la valoración de la burla por un Castiglione, est (...)

9El razonamiento de don Quijote reviste un valor esencial. En primer lugar porque el desplante de Sancho le lleva a convertir en salida deliberada e impertinente lo que fue tan solo una reacción inoportuna, pero, a todas luces, no preparada. Frente a una dueña que se revela ahora «veneranda y digna de respeto», Sancho, al decir de su amo, no solo resulta «grosero villano», sino «hablador y gracioso» y, como tal «majadero antiguo» y «truhán moderno». Así va cobrando, no por obra de los duques, sino del mismo don Quijote, el perfil de bufón de corte; dicho de otro modo, el del hombre de placer cuyas gracias y donaires, admitidos en cierta medida por los tratados de urbanidad del Renacimiento, suscitaron, en cambio, una abierta condena de los moralistas del Barroco4. Además, porque los deslices del escudero, al quebrantar los usos de una corte palaciega, afectan personalmente a don Quijote, quien teme pasar por algún «echacuervos» o «caballero de mohatra», es decir charlatán y estafador. Este recelo del ingenioso hidalgo no solo denota una permanente obsesión por el decoro propio de su condición, sino que revela sus dudas secretas acerca de ésta, en el mismo momento en que parecía, por fin, convencido de vivir plenamente su vida de caballero andante.

Un cuento gracioso

  • 5 Acerca de este desplante de Sancho, así como del incidente ocurrido con la dueña, véanse los finos (...)

10Sancho, por supuesto, promete todo lo que se le pide, pero sin cumplir verdaderamente lo prometido. Al contrario, mientras su salida anterior fue, por decirlo así, involuntaria, esta vez se vale de una nueva oportunidad: al querer aprovechar las ceremonias intercambiadas entre el duque y don Quijote sobre cuál de los dos ha de sentarse a la cabecera de la mesa, se le ocurre contar «un cuento que pasó en mi pueblo acerca desto de los asientos» (II, 31, p. 967), llegando así a «tropezar en hablador y gracioso». Ahora bien, el examen de este episodio tampoco nos induce a considerar que Sancho se amolda del todo a la figura canónica del truhán. Por cierto —y en esto sí se porta como truhán— la gracia del cuento estriba en parte en el hecho de que el cuentista lo trae muy a propósito, puesto que, al conectar la conducta del duque con la brutalidad del hidalgo del cuento, que hace sentar por fuerza al labrador su huésped, nos llama la atención sobre la malicia del gran señor en el uso capcioso que hace de las reglas de urbanidad con el fin de burlarse de don Quijote. Pero no menos divertido resulta el desfase entre el deseo que tiene Sancho de no pasar por algún hablador mentiroso, recordando públicamente al caballero sus advertencias y consejos, y los circunloquios y rodeos con que intenta acreditar la verdad del cuento. De ahí la confusión del caballero —«púsose don Quijote de mil colores, que sobre lo moreno le jaspeaban y se le parecían» (II, 31, p. 969)—, una confusión cuyas muestras y señales quedan puntualizadas con notable fruición del narrador. Además, en tanto que don Quijote trata en vano de conseguir de Sancho que pase adelante y acabe con el cuento, la duquesa anima al escudero a que lo cuente de la misma manera que lo sabe, aunque no lo acabe en sus días: al ensalzar sus gracias en perjuicio de su espontaneidad, pretende hacerlo pasar, a despecho de su amo, de «majadero antiguo» a «truhán moderno», de «mentiroso gracioso» a bufón por oficio. Por fin, quien introduce una nueva perspectiva es el capellán de los duques: su impaciencia acrecienta la tensión y, con ella, el placer de sus amos, cuyo «gran gusto» es como la otra cara del «disgusto» que muestra tener el «buen religioso»5.

  • 6 Redondo, 1997, p. 198.
  • 7 En opinión de la mayoría de los críticos, esta salida indignada del capellán vendría a corroborar e (...)

11A raíz de una pregunta de la duquesa sobre la suerte reservada a Dulcinea, Sancho pasa al segundo plano en beneficio de su amo. Este, como se sabe, tiene que aguantar una invectiva del capellán al cual contesta «temblando de los pies a la cabeza, como azogado, con presurosa y turbada lengua» (II, 32, p. 971). Pero, al reivindicar don Quijote su vocación caballeresca, pidiendo a los duques el respaldo de su aprobación, Sancho, contra toda espera, le sale al encuentro con una vehemencia que nos hace gracia, aun cuando no se pueda considerar, ni mucho menos, como salida deliberada de un truhán. Al capellán corresponde entonces identificar, interpelándole, a «aquel Sancho Panza que dicen, a quien vuestro amo tiene prometida una ínsula» (II, 32, p. 972) —proporcionando al duque una oportunidad que este no deja escapar. El gobierno que el noble señor concede entonces a Sancho, «de una [ínsula] que tengo de nones, de no pequeña calidad» (II, 32, p. 973) es, como ha señalado Augustin Redondo, una dignidad de posible raigambre carnavalesca6. Así y todo, ésta no basta para convertir al escudero en bufón, aun cuando él diga merecerla tan bien como cualquiera. Pero sí resulta ser una burla: el que Sancho, a petición de su amo, venga a hincarse de rodillas remeda en efecto el hincarse de rodillas de don Quijote, al principio de la primera parte, al recibir del ventero la negra orden de caballería, mientras la risa de los nobles huéspedes, en un significativo trastrueque de perspectivas, remite a la risa de las mozas del partido. Entramos así, por obra del duque, en el mundo al revés de la locura palaciega, como lo apunta el capellán a su modo cuando, «mohíno además», exclama ante sus amos: «Por el hábito que tengo, que estoy por decir que es tan sandio Vuestra Excelencia como estos pecadores: ¡Mirad si han de ser ellos locos, pues los cuerdos canonizan sus locuras!» (II, 32, p. 973)7.

12Así pues, el contraste de pareceres que venimos deslindando es como la turquesa en la que se acrisola aquí Sancho Panza. Para doña Rodríguez, el escudero, de puro bellaco, merece llamarse truhán. Para los duques, le falta todavía algo para ascender a bufón de palacio; pero sus deslices e impertinencias, nacidos de su estulticia, merecen asimilarse a las gracias y donaires de un auténtico hombre de placer. Para el capellán, es un «bobo canonizado» por un gran señor que compite con él en locuras y sandeces. Para don Quijote, es un truhán injerto en mentecato, cuyas habladurías lo consagran como bellaco chocarrero. Ahora bien, esta imagen negativa de Sancho brota del dolor del caballero, herido en su amor propio por el altercado con la dueña. Tras recobrar su sangre fría, y una vez a solas con la duquesa, traza del escudero un retrato que revela una notable delicadeza de pulso, aun cuando se atreva a confirmar sus aptitudes al cargo de gobernador:

Quiero que entiendan vuestras señorías que Sancho Panza es uno de los más graciosos escuderos que jamás sirvió a caballero andante; tiene a veces una simplicidades tan agudas, que el pensar que si es simple o agudo causa no pequeño contento; tiene malicias que le condenan por bellaco y descuidos que le confirman por bobo; duda de todo y créelo todo; cuando pienso que se va a despeñar de tonto, sale con unas discreciones que le llevan al cielo. Finalmente, yo no le trocaría con otro escudero, aunque me diesen de añadidura una ciudad (II, 32, p. 983).

  • 8 Márquez Villanueva, 1979-1980, y Márquez Villanueva, 1985-1986.

13Aquellas «simplicidades tan agudas» que don Quijote observa y ensalza en Sancho son el distintivo, no del bufón por oficio, sino del «loco» erasmiano, y las «malicias y descuidos» que, por un lado, parecen condenarlo por bellaco, por otro lado lo confirman plenamente como estulto. En efecto, no solo confieren al escudero «el don precioso de la irresponsabilidad»8, sino que colocan en su adecuada circunstancia el ir y venir entre dudar de todo y creerlo todo que rige el funcionamiento del personaje. Es esta flexibilidad la que, precisamente, hace que nunca coincida Sancho con los perfiles que intentan trazar de él aquellos que conviven con él en la corte de los duques: nunca se reconoce en los espejos que le ofrecen. En vez de asumir, en detrimento de su espontaneidad, un determinado papel, como, por ejemplo, el de bufón palaciego, a costa de una mecanización de sus gracias, dictada por las necesidades del oficio, Sancho se adapta libremente a cada circunstancia, expresando su parecer con la naturalidad que lo caracteriza. Su locura no es el elemento de un proceso genético, un dato previo que procedería de la prehistoria del personaje; al contrario, forma parte del horizonte de expectativas de quienes la recelan, como don Quijote o de quienes la provocan para divertirse, como los duques y sus acólitos.

El lavatorio de Sancho

  • 9 Y por añadidura, burla imaginada por criados de palacio, una categoría social en la que se encontra (...)
  • 10 Bouza, 1991.

14Es lo que hacen a su estilo —brutal y soez— los pícaros de cocina del duque, cuando pretenden lavar a Sancho con agua de fregar, remedando el extraordinario lavatorio al que las doncellas de palacio acaban de someter a don Quijote, al llenarle las barbas de jabón y, después, fingir que se les ha acabado el agua. Burla pesada, aquella de los pinches, de sabor carnavalesco9, que nos muestra cómo aquella gente menuda trata a Sancho como se trataba muchas veces a los bufones de oficio, calificados, en ciertas ocasiones, de «sabandijas de palacio». Se conocen burlas parecidas, y hasta peores, consignadas en los anales de la corte de los Austrias y recordadas oportunamente por Fernando Bouza en un interesante libro10. De ahí el que la duquesa, sin manifestar la menor compasión por el escudero, no solo «perezca de risa», sino que llegue a dar, con su intervención, nuevo impulso a la burla, al burlarse a su modo de los burladores: «¿Qué es esto, hermanos? […] ¿Qué es esto? ¿Qué queréis a ese buen hombre? ¿Cómo y no consideráis que está electo gobernador?» (II, 32, p. 984).

15Por lo que se refiere a Sancho, es evidente que su furor no corresponde a la habitual reacción del bufón por oficio: éste, en semejantes circunstancias, no tenía más remedio que aguantar. No solo se niega a admitir este lavatorio, sino que lo rechaza con argumentos perfectamente sensatos, acompañados por claras amenazas: unas puñadas tales que el escudero ha de dejar el puño «engastado en los cascos» de los pinches. Más aun: ni él ni su amo se han dejado engañar por estas jabonaduras: «más parecen burlas que gasajos de huéspedes», dice Sancho (II, 32, p. 985), en tanto que don Quijote, sin reparar en la contradicción en que incurre, avisa a los pícaros en términos parecidos: «tomen mi consejo y déjenle; porque ni él ni yo sabemos de achaque de burlas» (II, 32, p. 985).

16Paradójicamente, esta inesperada dignificación del escudero por su amo proporciona a Sancho una nueva oportunidad para salir otra vez al escenario: no presume esta vez de hablador ni de majadero, sino que, movido por la más sana indignación, se propasa de tal forma que acaba reivindicando, aunque sin quererlo, su estulticia: «¡No, sino lléguense a hacer burla del mostrenco, que así lo sufriré como ahora es de noche! Traigan aquí un peine, o lo que quisiera, y almohácenme estas barbas; y si sacaren dellas cosa que ofenda a la limpieza, que me trasquilen a cruces» (II, 32, p. 985). De ahí el doble juego de la duquesa, parecido al que mantuvo antes con doña Rodríguez. Reprehende, eso sí, a sus apicarados criados, como «malos y mal nacidos» que no pueden dejar, como malandrines que son, «de mostrar la ojeriza» que tienen «con los escuderos de los andantes caballeros» (II, 32, p. 986); y lo hace de tal forma que todos se creen que la duquesa habla de verdad. Ahora bien, ya que lo dice «sin dejar la risa», el lector infiere de esta advertencia del narrador que las burlas no se han vuelto veras. Sancho, entonces, no es más que un pretexto para una dama que, tras llamarlo «estrella de la escuderil fidelidad», se divierte a su costa confirmándole la promesa que le hizo su marido. Pero las palabras de agradecimiento que le dirige Sancho, hincándose otra vez de rodillas, no corresponden al estilo de esta farsa: «Labrador soy, Sancho Panza me llamo, casado soy, hijos tengo y de escudero sirvo; si con algunas destas cosas puedo servir a vuestra grandeza, menos tardaré yo en obedecer que vuestras señoría en mandar» (II, 32, p. 986). Poco hace al caso el que Sancho se tome al pie de la letra los dichos de la duquesa. La buena fe, la modestia, la lucidez con que contesta expresan, de modo conmovedor, el sentir de Sancho el bueno: un hombre de bien, cuya nobleza innata trasciende cualquiera de los perfiles que la malicia de los burladores ha intentado trazar.

Sancho y la duquesa

17Tal es el contexto en que se inicia la «sabrosa plática» que pasan con Sancho la duquesa y sus doncellas, una vez alzados los manteles, aprovechando la hora de la siesta y el hecho inaudito de que el escudero, por una vez, no quiere dormirla; una plática «digna de que se lea y de que se note» (II, 33, p. 987).

18Es de observar, primero, que la duquesa hace sentar a Sancho junto a sí, en una silla baja: una postura que no solo contradice el deseo que tiene el escudero, de puro bien criado, de permanecer en pie ante ella, sino que se aviene con las razones que su interlocutora aduce para convencerle, diciéndole, en un como eco de las cortesías de su esposo con don Quijote, que se siente como gobernador y hable como escudero. A esta primera muestra de malicia le sigue otra, cuando la duquesa pide al gobernador que le aclare «ciertas dudas» que tiene, «nacidas de la historia que del gran don Quijote anda ya impresa», preguntándole cómo se atrevió a fingir su embajada a Dulcinea, «siendo todo burla y mentira» (II, 33, p. 988). La reacción inmediata del preguntado colma su espera: aunque nacido de una evidente inquietud, el tejemaneje de Sancho, a la hora de revelar su secreto —«con pasos quedos, el cuerpo agobiado y el dedo puesto sobre los labios, anduvo por toda la sala levantando los doseles…» (II, 33, p. 988)—, este tejemaneje, pues, raya en una auténtica gesticulación bufonesca. Esta, además, resulta acrecentada por el hecho de que el escudero se dirige a la duquesa como si estuviera a solas con ella, en tanto que la presencia, callada y atenta, de «todas las doncellas y dueñas» contradice abiertamente esta pretendida soledad. Pero las explicaciones que da Sancho para justificar su compostura no son las de un bufón. Si hemos de dar fe a sus palabras, en el momento en que, sin lugar a dudas, confiesa la pura verdad, dice tener a don Quijote «por loco rematado»; un hecho patente, incontrovertible, en opinión de su servidor, aun cuando, algunas veces, diga «cosas que a mi parecer, y aun de todos aquellos que le escuchan, son tan discretas y por tan buen carril encaminadas, que el mesmo Satanás no la podría decir mejores» (II, 33, p. 988). El entretenimiento que Sancho proporciona a sus oyentes no procede, pues, de sus habladurías y mentiras, sino de la manera como cuenta, «del mesmo modo que había pasado» (II, 33, p. 989), un episodio ya conocido de nosotros por el relato de Cide Hamete: el supuesto encanto de Dulcinea. El «gusto» de la duquesa se confunde, entonces, con el placer del lector, en tanto que Sancho, una vez más, se separa del estereotipo del truhán palaciego.

19La duquesa, sin embargo, no se da por vencida, como se infiere del escrúpulo que dice tener en el alma y del susurro que le llega a los oídos. «Pues don Quijote de la Mancha es loco menguado y mentecato, y Sancho Panza su escudero lo conoce y, con todo eso, le sirve y le sigue y va atenido a las vanas promesas suyas, sin duda alguna debe de ser él más loco y tonto que su amo»; y concluye la señora: «y siendo esto así, como lo es, mal contado te será, señora duquesa, si al tal Sancho le das ínsula que gobierne; porque el que no sabe gobernar a sí, ¿cómo sabrá gobernar a otros?» (II, 33, p. 989). Pero no vamos a creer de Sancho que se ponga avergonzado de tantas indirectas; lejos de deslizarse por la pendiente de lo ridículo, contesta a la duquesa en una forma admirable:

Par Dios, señora […] que ese escrúpulo viene con parto derecho; pero dígale vuesa merced que hable claro, o como quisiere, que yo conozco que dice verdad, que si yo fuera discreto, días ha que había de haber dejado a mi amo. Pero ésta fue mi suerte y ésta mi malandanza. No puedo más, seguirle tengo; somos de un mismo lugar, he comido su pan, quiérole bien, es agradecido, diome sus pollinos y, sobre todo, yo soy fiel, y, así, es imposible que nos pueda apartar otro suceso que el de la pala y azadón. Y si vuestra altanería no quisiere que se me dé el prometido gobierno, de menos me hizo Dios, y podría ser que el no dármelo redundase en pro de mi conciencia, que, maguera tonto, se me entiende aquel refrán de «por su mal le nacieron alas a la hormiga», y aun podría ser que se fuese más aína Sancho escudero al cielo, que no Sancho gobernador (II, 33, p. 989).

20¿Diremos entonces que acaba de nacer un Sancho nuevo, diferente del que hemos contemplado en una larga y constante convivencia, desde su primera aparición? En realidad, Sancho, en el mismo momento en que se alza a un nivel de dignidad nunca alcanzado por él hasta entonces, permanece sin embargo fiel a sí mismo. En efecto, como ocurre en semejantes circunstancias, su convicción y su vehemencia le llevan a contravenir el decoro que requiere la discreción —parquedad de palabras, hablar breve y compendioso— ensartando, para corroborar sus dichos, una retahíla de refranes entreverados con frases evangélicas y trovas de romances antiguos. De acuerdo con su costumbre, mantiene de esta forma los fueros de la comicidad; pero quien le acompaña en esta empresa resulta ser ahora doña Rodríguez, dispuesta, esta vez, a darle la razón: no solo por citar dos versos de un romance del rey Rodrigo, sino por introducir una variante algo fuerte —«ya me comen, ya me comen/por do más pecado había» (II, 33, p. 991)— con una «simplicidad», al decir del narrador, una estulticia, diría Erasmo, que vuelve a desencadenar la risa de la duquesa.

21Sancho, de este modo, se sale del camino por donde la duquesa quería llevarle, al pedirle chocarrerías que no son de su costal y ponerle en cara la máscara, del todo improcedente, del bufón de corte. De lo que sí se aprovecha la señora, y no se pierde esta oportunidad, es de la simpleza del escudero, cuando éste se declara convencido de que ha de gobernar como un girifalte, comiéndose las manos tras el oficio y sabiendo de él más que de la labor del campo en que se crió (II, 33, p. 992). Pero, para seguirle en el humor, se le ocurre hacerse más boba de lo que es, ya que, al reanudar con el encantamiento de la señora Dulcinea, inventa, para poner en confusión a Sancho, un nuevo cuento que desemboca en una auténtica bufonada:

Y sepa el señor Sancho Panza que también tenemos acá encantadores que nos quieren bien, y nos dicen lo que pasa por el mundo, pura y sencillamente, sin enredos ni máquinas, y créame Sancho que la villana brincadora era y es Dulcinea del Toboso, que está encantada como la madre que la parió, y cuando menos nos pensemos, la habemos de ver en su propia figura, y entonces saldrá Sancho del engaño en que vive (II, 33, p. 992).

22Pero, aunque la duquesa, de esta manera, venga a atar cabos, preparando las aventuras que van a suceder a continuación, no consigue alterar la compostura de Sancho. Con la listeza que sabe manifestar en tales ocasiones, el escudero se permite, sin faltarle el respeto ni contradecir el parecer de la noble señora, darle a entender el poco caso que hace de sus palabras, puntualizando, de paso, el verdadero significado de aquella burla:

Todo debió de ser al revés, como vuesa merced, señora mía, dice, porque de mi ruin ingenio no se puede ni debe presumir que fabricase en un instante tan agudo embuste, ni creo yo que mi amo es tan loco que con tan flaca y magra persuasión como la mía creyese una cosa tan fuera de todo término. Pero, señora, no por eso sería bien que vuestra bondad me tenga por malévolo, pues no está obligado un porro como yo a taladrar los pensamientos y malicias de los pésimos encantadores; yo fingí aquello por escaparme de las riñas de mi señor don Quijote, y no con intención de ofenderle, y si ha salido al revés, Dios está en el cielo, que juzga los corazones (II, 33, p. 993).

23Frente a aquella fantasmagoría surgida de la mente de los duques, reivindica Sancho los fueros de la verdad. Lo que el lector se sabe ya de coro —las circunstancias en que se produjo el supuesto encanto de Dulcinea— no deja lugar a dudas: burla fue, eso sí, pero no de malicia, sino nacida de la necesidad. Por pasar por alto esta evidencia, es la duquesa quien, contra toda espera, ha venido a hacer de Sancho el creador de un mundo al revés, ideado, en realidad, por ella, y cuya validez el escudero se niega a admitir.

24Tranquilizado por su interlocutora —«por ahora váyase Sancho a reposar; que después hablaremos más largo y daremos orden como vaya presto a encajarse, como él dice, aquel gobierno» (II, 33, p. 995)—, Sancho se despide del lector sin desdecir de su ley interna ni contravenir su propio decoro. Es cierto que sus últimas razones renuevan en la duquesa la risa y el contento, pero no de la forma que se esperaba la noble señora al iniciar su conversación, sino por la respuesta que recibe del nuevo gobernador al concederle el permiso que necesita para llevarse el rucio a Barataria, regalándole como quisiera y hasta jubilándole del trabajo: «No piense vuesa merced, señora duquesa, que ha dicho mucho; […] que yo he visto ir más de dos asnos a los gobiernos, y que llevase yo el mío no sería cosa nueva» (II, 33, p. 996).

A modo de epílogo

  • 11 Especialmente en su encuentro con el tejedor de lanzas, en II, 49. Ver al respecto Moner, 1980.
  • 12 Una primera versión de este trabajo apareció en Canavaggio, 1994.

25En estos pródromos del gobierno de Sancho, lo que más nos llama la atención y, al mismo tiempo, lo que más nos alegra y regocija, es aquel frágil equilibrio de Sancho en una arista en la cual permanece, sin despeñarse por ninguna de las pendientes por donde pareció constantemente a punto de deslizarse. Al llegar a la corte de los duques, no es un desconocido para sus huéspedes, pero el concepto que se han formado de él a partir de sus lecturas es, en cierta manera, una inversión del nuestro. El lector moderno se da cuenta y se hace cargo del desfase cada vez mayor entre un Sancho predefinido, deducido de su prehistoria, y aquel otro Sancho que va surgiendo del texto en el que se opera el proceso de su creación. La duquesa, en cambio, tras buscar la clave del escudero en sus predeterminaciones —las simplezas de un mentecato— no saca la adecuada lección de sus primeras apostillas a las gracias de Sancho, cuando lo celebró por discreto. Aun cuando reconozca en él la «locura» del estulto, el uso capcioso que hace de esta locura la lleva a arrastrar al escudero por el camino de las bufonadas, tratando de convertirlo en loco por oficio. Por cierto, se nota en Sancho una notable propensión a asumir el papel de chocarrero, como lo prueba en su altercado con la dueña y lo confirmará en el transcurso de su gobierno11. Pero, a consecuencia de la reprehensión que recibe de don Quijote, es otra vía la que elige, otra actitud la que adopta: dictada en parte por las circunstancias, condicionada también por las estrategias discursivas de sus interlocutores, pero inherente a aquella reversibilidad entre tontería y listeza que vertebra su trayectoria. Así es como sus gracias —llámense donaires, habladurías o simplezas— no solo se van acrisolando fuera de los cauces de la burla, sino que se unen, sin la menor discordancia, con la buena fe, la fidelidad, la lucidez del hombre de bien: aquella misma trabazón que contemplaremos en Sancho durante su gobierno, irreductible al clásico movimiento pendular del engaño y del desengaño. Una trabazón que, dentro del conjunto de la novela, comunica al episodio que acabamos de comentar su tónica original12.

Haut de page

Références bibliographiques

Bouza, Fernando, Locos, enanos y hombres de placer en la Corte de los Austrias, Madrid, Temas de hoy, 1991.

Canavaggio, Jean, «Las bufonadas palaciegas de Sancho Panza», en Cervantes: Estudios en la víspera de su centenario, ed. K. Reichenberger, Kassel, Reichenberger, 1994, pp. 237-258.

Canavaggio, Jean, «Las lecturas de la duquesa», en Siglos dorados. Homenaje a Augustin Redondo, ed. Pierre Civil, Madrid, Castalia, 2004, I, pp. 183-190.

Cervantes, Miguel de, Don Quijote de la Mancha, ed. del Instituto Cervantes dirigida por Francisco Rico, Madrid, Real Academia Española, 2015, 2 vols.

Close, Anthony, Cervantes and the Comic Mind of his Age, Oxford University Press, 2000.

Close, Anthony, A Companion to «Don Quixote», Londres, Tamesis, 2008.

Covarrubias, Sebastián de, Tesoro de la lengua castellana o española, eds. Ignacio Arellano y Rafael Zafra, Madrid/Frankfurt am Main, Iberoamericana/Vervuert, 2006.

Di Stefano, Giuseppe, «La nobildonna e le dilettevoli transgressioni dello scudiero: Sancho Panza alla corte dei Duchi», en I codici della transgressivitá in área ispanica, Atti del convegno di Verona, Padova, Università degli studi di Padova, 1980, pp. 53-62.

Joly, Monique, La bourle et son interprétation. Espagne xvie-xviie siècles, Lille/Toulouse, Atelier de reproduction des thèses/France-Ibérie Recherche, 1982.

Márquez Villanueva, Francisco, «Planteamiento de la literatura del “loco” en España», Sin nombre, 10/4, 1979-1980, pp. 7-27.

Márquez Villanueva, «Literatura bufonesca o del loco», Nueva Revista de Filología Hispánica, 34, 1985-1986, pp. 501-528.

Moner, Michel, «Le dialogue comme structure ludique: Sancho et le tisseur de fers de lance (Don Quichotte, II, 49)», en Essais sur le dialogue, Grenoble, Publications de l’Université des Langues et Lettres de Grenoble, 1980, pp. 79-101.

Moner, Michel, «Histoires drôles autour d’une table: Don Quichotte et Sancho à la place d’honneur», Tigre, 7, 1993, pp. 99-120.

Redondo, Augustin, «Tradición carnavalesca y creación literaria: el personaje de Sancho Panza», en Id., Otra manera de leer el «Quijote», Madrid, Castalia, 1997, pp. 191-204.

Haut de page

Notes

1 Después de Sansón Carrasco, los duques son los primeros lectores de la primera parte con los que topan don Quijote y Sancho. Huelga decir que no se alude aquí al Quijote apócrifo, cuya lectura no puede haber originado el concepto despectivo de la pareja que se forman sus huéspedes. Ver Canavaggio, 2004.

2 Diccionario de Autoridades (s.v. juglar)

3 Se llamaba «quínola» la combinación de cuatro cartas del mismo palo en un juego de naipes en el que ganaba el que tenía más puntos, teniendo en cuenta que la menor valía cuarenta.

4 Joly, 1982, p. 41 y sig. En abierto contraste con la valoración de la burla por un Castiglione, este cambio de enfoque se evidencia en la definición que da Covarrubias del chocarrero: «hombre de burlas, y con quien todos se burlan, y también se burla él de todos, porque con aquella vida tienen libertad y comen y beben y juegan; y a veces medran más con los señores que los hombres honrados y virtuosos y personas de letras. Dicen que los palacios de los príncipes no pueden pasar sin estos» (Covarrubias, 2006, p. 522a).

5 Acerca de este desplante de Sancho, así como del incidente ocurrido con la dueña, véanse los finos estudios de Di Stefano, 1980, y Moner, 1993.

6 Redondo, 1997, p. 198.

7 En opinión de la mayoría de los críticos, esta salida indignada del capellán vendría a corroborar el papel negativo de los duques, puntualizando la vanidad de los crueles pasatiempos de una casta moralmente degenerada. El llorado Anthony Close ha reexaminado este papel en varios estudios y, últimamente, en Close, 2000, pp. 329-332, y Close 2008, p. 205 y ss. Según él, los duques y sus criados son los actores de una manera de comedia palaciega cuyo valor positivo no deja lugar a dudas; en relación, por un lado, con la boga de la burla en la España áurea, elemento de una fiesta que contaba con la participación entusiasta de todos; y, por otro lado, con el concepto que tuvieron Cervantes y los lectores del siglo xvii del Quijote como «libro de burlas». Sin desestimar lo acertado de esta valoración, no se puede negar, no obstante, el desfase cada vez mayor entre la idea preconcebida que los duques se han formado de don Quijote y Sancho, y la visión que estos nos ofrecen de sí mismos, aun cuando sus reacciones desencadenen la risa, no siempre benévola, de sus huéspedes.

8 Márquez Villanueva, 1979-1980, y Márquez Villanueva, 1985-1986.

9 Y por añadidura, burla imaginada por criados de palacio, una categoría social en la que se encontraban, si hemos de creer a Sansón Carrasco, los más apasionados lectores del Quijote de 1605: «y los que más se han dado a su letura son los pajes: no hay antecámara de señor donde no se halle un Don Quijote: unos le toman si otros le dejan; éstos le embisten y aquéllos le piden», Don Quijote de la Mancha, p. 711.

10 Bouza, 1991.

11 Especialmente en su encuentro con el tejedor de lanzas, en II, 49. Ver al respecto Moner, 1980.

12 Una primera versión de este trabajo apareció en Canavaggio, 1994.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence papier

Jean Canavaggio, « Las bufonadas palaciegas de Sancho Panza », Criticón, 127 | 2016, 129-141.

Référence électronique

Jean Canavaggio, « Las bufonadas palaciegas de Sancho Panza », Criticón [En ligne], 127 | 2016, mis en ligne le 16 décembre 2016, consulté le 27 mars 2017. URL : http://criticon.revues.org/3001 ; DOI : 10.4000/criticon.3001

Haut de page

Auteur

Jean Canavaggio

Jean Canavaggio, catedrático de la universidad de Paris Ouest Nanterre La Défense, ha sido director de la Casa de Velázquez de 1996 a 2001. Entre sus contribuciones cervantinas pueden mencionarse Cervantes (1987), Cervantes entre vida y creación (2000) y Don Quijote del libro al mito (2006). Colaborador de la edición del Quijote dirigida por Francisco Rico, ha dirigido una traducción francesa de las obras en prosa de Cervantes, editada en 2001 en la Bibliothèque de la Pléiade, así como una traducción del Quijote publicada en la misma colección en 2015.
jean.canavaggio@sfr.fr

Articles du même auteur

Haut de page
  • Logo Presses universitaires du Midi
  • Logo ENS de Lyon
  • Logo IHRIM - Institut d'Histoire des Représentations et des Idées dans la Modernité
  • Logo Labex COMOD - Université de Lyon
  • Logo Instituto Cervantes
  • Revues.org