Navegación – Mapa del sitio
Reseñas

Mateo Alemán, La obra completa, edición dirigida por Pedro M. Piñero Ramírez y Katharina Niemeyer, Madrid/Frankfurt am Main, Iberoamericana/Vervuert, 2014. 3 vols.: clxii-600 p. + 737 p. + lviii-821 p.

Michèle Michaud
p. 205-210
Referencia(s):

Mateo Alemán, La obra completa, edición dirigida por Pedro M. Piñero Ramírez y Katharina Niemeyer, Madrid/Frankfurt am Main, Iberoamericana/Vervuert, 2014. 3 vols.: clxii-600 p. + 737 p. + lviii-821 p. ISBN: 978-84-8489-842-9 [Iberoamericana]; 978-3-95487-387-6 [Vervuert].)

Texto completo

1Laetamini in Domino dirán, a imitación del «docto predicador» de Guzmán de Alfarache, los alemanistas y el círculo más amplio de los lectores amantes del Siglo de Oro celebrando la publicación de La obra completa de Mateo Alemán, que tardó cuatro siglos en rendir el homenaje debido al ilustre sevillano. Es preciso saludar la perseverancia y mérito de Pedro M. Piñero Ramírez que se hizo cargo de la empresa y supo llevarla a cabo, contando con la colaboración de un equipo internacional de eminentes especialistas, la indispensable financiación proporcionada por la Junta de Andalucía y la Universidad de Sevilla y la generosa colaboración de la Cátedra Extraordinaria «Luis Cernuda», de la Diputación de Sevilla y del Seminario de Románicas de la Universidad de Colonia. El resultado está a la altura de la ambición con este monumento de erudición que pone a disposición del lector, de forma inmediata y clara, todos los textos de Alemán, reunidos en tres elegantes volúmenes encuadernados, permitiéndole una lectura intertextual de mayor interés para la comprensión de una obra que, corriendo los tiempos, ha dado lugar a las más vivas controversias.

2El primer volumen, Obra varia (edición de Marciala Domínguez García, Manuel García Fernández, Pedro M. Piñero Ramírez y Francisco Ramírez Santacruz), reúne los escritos breves: una traducción (Odas de Horacio), un «Soneto» en respuesta a Vicente Espinel, un «Prólogo» a los Proverbios morales de Alonso de Barros, Dos cartas a un amigo y un «Elogio» para la Vida de Ignacio de Loyola de Belmonte Bermúdez. Obras de mayor extensión completan esta lista —algunas casi desconocidas hasta un período reciente o de lectura confidencial por ser de acceso difícil, pero que no por ello deben ser tenidas en poco—: Regla de la Cofradía del dulcísimo Jesús Nazareno (1578), Informe secreto, Ortografía castellana, Sucesos de don fray García Guerra y Oración fúnebre.

3Una breve presentación por Pedro M. Piñero Ramírez abre este primer volumen y explica la génesis de la obra y las normas que se imponen a toda la edición (modernización de la ortografía —exceptuando la Regla y la Ortografía—, notas y referencias críticas en pie de página para aclarar et sentido literal y el contexto cultural, y para cada texto introducción y bibliografía remitiendo a la bibliografía general por Marciala Domínguez García (pp. cxi-clxii). Al final un índice de términos, temas y nombres (pp. 579-600) remite a las notas de las obras editadas en el volumen.

4Pedro M. Piñero Ramírez propone a continuación una introducción a la obra de Mateo Alemán a partir de un comentario de los retratos del autor que encabezan las diferentes ediciones autorizadas, remitiendo a su obra. Se puede compartir las opiniones expresadas o disentir de ellas (Guzmán de Alfarache ¿de indiscutible laicismo? —p. lxvii—, pero no se puede dejar de ponderar la objetividad de la presentación. Informado con todo rigor científico, le pertenece al lector forjarse su propia opinión. Una amplia cronología, bien documentada, realizada por Marciala Domínguez García y Pedro M. Piñero Ramírez completa la biografía.

5Los textos reunidos a continuación ponen de relieve la complejidad y unidad de la obra de un autor que impone el sello de su fuerte personalidad en los diferentes terrenos en que se compromete.

6La Regla de la Cofradía (estudio y edición de Manuel García Fernández) escrita para la Cofradía integrada por Alemán a los veinte años y su rápida elevación a la dignidad de Hermano Mayor muestran de qué crédito gozaba entre los hermanos que le encargaron el cuidado de la renovación de los viejos estatutos y su adecuación a los nuevos tiempos tridentinos. Si el Informe secreto (estudio de Pedro M. Piñero Ramírez, edición de Marciala Domínguez García y Pedro M. Piñero Ramírez) es «un documento de gran valor histórico» en el cual «no hay huella alguna del estilo de Alemán», «su espíritu crítico y […] la preocupación por los pobres, de modo especial por los marginados y maltratados por la vida que impregnan su obra» son muy tangibles.

7Ortografía castellana (edición, introducción y notas de Francisco Ramírez Santacruz) concurre a la «extraordinaria coherencia» de la obra en su conjunto «por su carácter de literatura comprometida que sella toda [la] producción» del escritor hispalense, quien «se muestra abiertamente como un militante de la razón». Este texto de «lenta gestación», rico de «una serie de autorretratos», ofrece «una vasta radiografía intelectual de su autor» hasta tal punto que «el lector termina por tener la impresión de que el verdadero tema no es otro más que el mismo Alemán». Sería un error sin embargo considerar que este resta importancia al fondo pues, al promover una ortografía fonética, no se limita a enunciar un conjunto de reglas ortográficas, sino que propone «un vehículo de ideas modernas de consecuencias políticas y éticas, bajo la premisa de que quien mal escribe, mal piensa y peor actúa». Esta proclamación humanista tiene el mérito de concordar con la corriente reformadora que nace entonces en España y «encaja plenamente con el contexto de gran interés por la lengua y la lingüística que prevalecía en la Nueva España».

8Obras de circunstancia son el «Elogio» para la Vida del Padre Maestro Ignacio de Loyola del sevillano Luis Belmonte Bermúdez (edición de Pedro M. Piñero Ramírez) y Sucesos de don fray García Guerra y Oración fúnebre (edición de Francisco Ramiro Santacruz) que rinden homenaje a su difunto protector, el arzobispo de Méjico García Guerra, efímero virrey de Nueva España. Manifiestan estos textos el interés constante de Alemán por la biografía verdadera o figurada, concebida desde su Pícaro como «una escuela de fina política, ética y económica», substrato de una obra destinada a ayudar a entrar en la vida eterna que «todos esperamos». Si, al detallar las pompas que acompañaron la recepción del arzobispo y las fiestas que celebraron su entrada como virrey antes de describir con ojo clínico la autopsia y el embalsamamiento del cadáver, la crónica informa poco sobre Alemán y los motivos que le obligaron a abandonar a su patria «madrastra» más que madre, confirma por lo menos, además de la rica paleta del autor, el desengaño profundo que le inspira un mundo tan pronto en pasar de la gloria a la descomposición, del todo a la nada. Parece sin embargo atrevido afirmar que «la Oración fúnebre cumple con los modos de expresión de una ascética ortodoxa» y añadir «también es verdad que al final se trasluce una crisis de fe» sin argumento de autoridad. Sea lo que fuere la Oración fúnebre es «una joya del género elegíaco», no se puede disentir de ello.

9El segundo volumen está dedicado a San Antonio de Padua (edición de Henri Guerreiro y Marc Vitse, introducción de Marc Vitse). Compuesta entre las dos partes de Guzmán de Alfarache, la obra se presenta como una acción de gracias de Alemán al santo por su intercesión «milagrosa» que le permitió, según escribe, salir ileso del accidente que pudo costarle la vida. ¿Es posible pensar que esta publicación tardía —unos trece años después del acontecimiento— fue una maniobra por parte del autor para conciliarse la benevolencia de la censura y beneficiarse de un certificado de ortodoxia, desmintiendo así de antemano las sospechas de algunos a la hora de publicar la Segunda parte de Guzmán de Alfarache, atalaya de la vida humana? Las afinidades entre las dos obras infirman esta opinión, porque más allá de las diferencias se imponen similitudes de fondo y forma.

10Si el primer libro (los años de formación del santo) y el tercer libro (su canonización, la translación de su cuerpo y sus milagros post mortem) siguen el orden cronológico de la vida, el libro segundo (apostolado de san Antonio), «el más extenso y el mejor de los tres libros», rompe con el hilo histórico de la biografía. La tensión entre dos voluntades antagónicas, «la del historiador-narrador y la del moralista-aleccionador» explica la aparente «desordenada ordenación» del libro: por una parte Alemán se conforma con las reglas que debe seguir el buen historiador, cotejando las fuentes y refiriendo fielmente lo que cuentan; por otra parte considera que en el caso que lo ocupa la regla sufre excepción bajo forma de moralidades ilustradas por el santo. De la misma forma que en la «fábula» del Pícaro Atalaya la «conseja» guzmaniana se compagina con el consejo, hagiografía y moralidad entran en diálogo y hacen prevalecer la intención edificante, de modo que la biografía pasa al segundo plano y viene a ser secundaria como mera ilustración de la lección. Esta prevalencia se impone cuantitativa y estructuralmente en algunos capítulos que ponen de relieve una similitud con el libro del Pícaro, expresión de la convergencia de dos obras afines que se proponen guiar al lector para que, al fin de su vida, goce «la eterna que todos esperamos». Similitud estructural pues, que revela que el protagonista no está en el centro de su historia: Antonio y Guzmán son ejemplos «de una lección de alcance universal (el verdadero Texto)», aunque difieren por ser de signo contrario. Por eso el discurso teológico ocupa en San Antonio de Padua un espacio textual más amplio hasta constituir «un tratado de dogmática tridentina de perfecta ortodoxia». Señalemos de paso con Marc Vitse el arte y mérito de Alemán que supo convertir «El paladín medieval de la ortodoxia defendida contra cátaros y valdenses […] en implacable impugnador de la heterodoxia de luteranos y calvinistas. Y ese enorme trabajo de actualización constituye sin duda uno de los más destacados rasgos de la singularidad del San Antonio con relación a la tradición antoniana, una tradición incapaz, las más de las veces, incluso en sus ocurrencias quinientistas, de rebasar en sus recapitulaciones de milagros el nivel de lo meramente maravilloso y trivial». Añadamos a esta reelaboración esencial de las fuentes por Alemán el toque personal del autor que convierte la materia tradicional en relatos llenos de vida. De modo que, más allá de las divergencias que atañen al género de cada una (hagiografía del santo por una parte y seudoconfesión del pícaro por otra), se impone la profunda similitud y convergencia de las dos obras. Unidad ideológica «observable no solamente en el programa de reformas morales, sociales, económicas y políticas propuestas o sugeridas por el reformista sino también en la coherencia de la tela teológica tejida por el contrarreformista: es su haz el San Antonio de Padua en la trama de sus hilos temáticos, y su envés el Guzmán de Alfarache en la urdimbre de sus esporádicas alusiones.» Unidad estilística que lleva el sello del autor: «Metáforas económicas todas, como naturalmente nacidas bajo la pluma de un impresor-negociante, de un reformador-mercader, de un teólogo contable.» Para completar el retrato del autor que se transparenta en el cotejo de las dos obras, Marc Vitse añade una «pincelada»: «detrás del contador, del intelectual y del creyente, no es difícil captar la presencia de todo un hombre. De un hombre en extremo sensible al dolor humano.»

11De las cuatro ediciones publicadas respectivamente en Sevilla (Clemente Hidalgo, 1604; Juan de León, 1605), Valencia (Pedro Patricio Mey, 1607) y Tortosa (Jerónimo Gil, 1623), la segunda, la mejor al parecer del editor, sirve de base a la presente edición.

12Marc Vitse declara no haber hecho una edición crítica de San Antonio de Padua, no obstante el lector podrá constatar que se trata de una edición culta, verdadero trabajo benedictino. Vaya de ejemplo la red densa de citas bíblicas sacadas del texto: el índice puesto al fin del volumen permite apreciar la importancia del trabajo. Además, sin dificultar la lectura del texto por una acumulación excesiva, notas numerosas y explícitas aclaran el texto, trátese de datos históricos o de referencias literarias; se podrá apreciar en particular las que aluden a Guzmán de Alfarache, echando las bases de una concordancia de la obra de Alemán cuya unidad sale confirmada pasando páginas por una serie de elementos que se responden completándose.

13En resumen pues, una primera edición moderna muy valiosa, que facilita el acceso al texto y responde a la espera del lector.

14El tercer volumen está consagrado al Guzmán de Alfarache (estudio de Katharina Niemeyer, presentación del texto, edición y notas de David Mañero Lozano). Katharina Niemeyer recuerda el éxito extraordinario de la obra publicada en dos partes. La primera se publicó en Madrid, en casa de Várez de Castro, en 1599 —una primera edición que seguirán unas veinte más, sin contar las fraudulentas, antes de publicarse la segunda parte en 1604, en Lisboa, por Pedro Crasbeeck. La afición a la obra es tan grande que no faltó un impostor para posesionarse del éxito publicando una segunda parte apócrifa bajo el seudónimo algo ambiguo de Mateo Luján de Sayavedra. El «verdadero autor» le respondió en la Segunda parte de Guzmán de Alfarache, atalaya de la vida humana, en que le ajustó las cuentas, haciendo de un tal Sayavedra el ladrón y el criado de su Pícaro, que traicionará en la fábula como ocurrió en la realidad, antes de perder la razón y tirarse al mar donde desaparecerá. Alemán es ya un cincuentón sin verdadero pasado literario cuando el éxito de su Pícaro pasa las fronteras españolas: Gabriel Chappuys publica la primera traducción francesa en 1600, otras seguirán en Francia y en los principales idiomas europeos, sin faltar una versión en latín: tampoco faltarán imitaciones reunidas de forma más o menos arbitraria bajo el nombre de género picaresco.

15La «poética historia» que nos ofrece abre paso a la novela moderna, emancipándose de las categorías literarias que imperaban hasta entonces: «Guzmán oscila continuamente entre la narración y digresiones de todo tipo, entre el recuerdo de sus propias acciones, por una parte, y una sarta de sentencias, anécdotas, comentarios, reflexiones y hasta novelle, al parecer independientes, por otra parte». Precisemos que Alemán se anticipó en textos preliminares a las dudas que podían surgir de la publicación diferida de la segunda parte de su «fábula» concebida como un todo destinado a imprimirse en un solo volumen: lo que guía su pluma al escribir esta «autobiografía espiritual “secularizada”» es «el celo de aprovechar» al lector. El mismo Guzmán, explica Alemán, nos alecciona escribiendo «su vida desde las galeras donde queda forzado al remo por delitos que cometió»; «castigado del tiempo», dotado de «claro entendimiento» y «ayudado de letras» —en particular sagradas, por haber cursado teología durante siete años—, tiene la experiencia para ello. Su «confesión general», como la de Lazarillo, se remonta a su prehistoria. Este hijo de familia poco recomendable, nacido de la unión «ilegítima» de una prostituta con un genovés poco católico, se lanzó a ver mundo apenas salido de la infancia para huir de la miseria del hogar, bien decidido a «probar la mano». Vagabundo, sube una tras otra todas las gradas de la delincuencia hasta la última por ser más bruto que el mayor de los hombres; no tendrá más ejecutoria que la de Pícaro. Lo seguimos en su periplo desde su Sevilla natal a Roma hasta su vuelta a Sevilla, que tendrá que abandonar por las galeras donde, subido a «la cumbre del monte de las miserias», empieza ya con las desventuras «a ver la luz de que gozan los que siguen a la virtud». «Renovado», con firme voluntad de reformarse, emprende el relato de su mala vida con mirada lúcida: mendigo un tiempo y, corriendo los tiempos, mozo de ventero, pícaro de cocina, esportillero, postulante a soldado, jugador, ladrón, jugador y embustero, simulador y embaucador, hombre de negocios y estafador, estudiante en teología por interés, alcahuete y proxeneta de su propia mujer, profanador de la caridad, acompaña cada etapa de su vida con los comentarios del hombre reformado que, llegado al colmo de la desdicha «adonde [l]e ha subido [su] torpe sensualidad», ha venido a ser la persona idónea para denunciar los desórdenes de todo tipo e invitar a la reformación. Considerar que «Desde el principio encarna la dialéctica propia, según la antropología humanista cristiana, de la condición humana general entre los buenos deseos y los instintos y pasiones que una y otra vez lo llevan a actuar tal como sabe que no debería» es confundir el fin con los medios y no ver que la «poética historia» intenta conferir verosimilitud al Pícaro Atalaya que es el instrumento de la lección socioeconómica y teológico moral que inspira su historia. Un análisis de la estructura de los capítulos hubiera mostrado cómo se compaginan conseja y consejo en beneficio de las moralidades, subordinando el relato al papel de mera ilustración, siendo el Pícaro el ejemplo privilegiado de la fábula. Así lo exige la ficción del Pícaro Atalaya (no se puede separar un término del otro; su «confesión general» es una guía espiritual para la salvación del que la lea: «Si me ves caído por mal reglado, haz de manera que aborrezcas lo que me derribó, no pongas el pie donde me viste resbalar y sírvate de aviso el tropezón que di […]. A mi costa y con trabajos propios descubro los peligros y sirtes para que no embistas y te despedaces ni encalles adonde te falte remedio a la salida». Por eso la ficción termina con la espera de esta «vida eterna» anhelada por un Guzmán regenerado cuando, librado de sus cadenas y justificado ante los hombres, espera confiado la gracia real, anuncio de la gracia divina prometida al que trabaja con fe firme y con obras a recibirla. No hay tercera parte ni puede haberla, aunque al terminar la segunda Alemán abre artificialmente un relato cerrado sobre sí mismo para prevenir posibles usurpaciones: la continuación la tiene ya escrita en San Antonio de Padua, entre las dos partes del libro del Pícaro: solo el santo permite acceder a la tercera dimensión, con él solo se nos abre el cielo.

16Compartiendo los criterios expuestos por Luis Gómez Canseco para su edición de Guzmán de Alfarache publicada por la Real Academia Española (2012), David Mañero Lozano se basa para la primera parte de la suya en la edición de Juan de León (Sevilla, 1602) y en la de Pedro Crasbeeck (Lisboa, 1604) para la segunda parte. Respecto a la edición de Luis Gómez Canseco, la edición de David Mañero Lozano no presenta nada verdaderamente nuevo. Podía esperarse que aclarase algunos puntos oscuros o, por lo menos que lo intentase.

17Es cierto que una larga convivencia con Guzmán de Alfarache puede ser contagiosa y llevar al exceso nuestra naturaleza nunca satisfecha. Por eso, tomando en cuenta, como él, la justa medida de las cosas, al terminar este largo recorrido por la obra de Alemán, no puedo dejar de ponderar el sumo interés de esta gran edición muy cuidada que pone a disposición del lector la obra integral del autor aclarada por la crítica académica más reciente y formando una base sólida para la investigación futura.

Inicio de página

Para citar este artículo

Referencia en papel

Michèle Michaud, « Mateo Alemán, La obra completa, edición dirigida por Pedro M. Piñero Ramírez y Katharina Niemeyer, Madrid/Frankfurt am Main, Iberoamericana/Vervuert, 2014. 3 vols.: clxii-600 p. + 737 p. + lviii-821 p. », Criticón, 126 | 2016, 205-210.

Referencia electrónica

Michèle Michaud, « Mateo Alemán, La obra completa, edición dirigida por Pedro M. Piñero Ramírez y Katharina Niemeyer, Madrid/Frankfurt am Main, Iberoamericana/Vervuert, 2014. 3 vols.: clxii-600 p. + 737 p. + lviii-821 p. », Criticón [En línea], 126 | 2016, Publicado el 15 noviembre 2016, consultado el 24 junio 2017. URL : http://criticon.revues.org/2891

Inicio de página

Autor

Michèle Michaud

Universidad de Poitiers

Inicio de página
  • Logo Presses universitaires du Midi
  • Logo ENS de Lyon
  • Logo IHRIM - Institut d'Histoire des Représentations et des Idées dans la Modernité
  • Logo Labex COMOD - Université de Lyon
  • Logo Instituto Cervantes
  • Revues.org