Navegación – Mapa del sitio

Presentación

Marina Mestre Zaragozá y Philippe Rabaté
p. 5-9

Texto completo

1El presente volumen recoge una serie de ponencias que se leyeron durante el encuentro celebrado en Madrid los días 22 y 23 de febrero de 2012 y dedicado a la impronta de san Agustín en la cultura áurea. Se inscribe en el programa ANR 07-JCJC-0129 dirigido por Marina Mestre Zaragozá y Philippe Rabaté. Este encuentro, que constituye la cuarta sesión del seminario del proyecto ANR «Augustin en Espagne», tuvo la particularidad de ser organizado conjuntamente con el grupo The Hispanic Baroque, dirigido por Juan Luis Suárez, y con la McGill University, representada por Jesús Pérez Magallón. Después de las precedentes publicaciones en Criticón, que versaban sobre la estética (Criticón 107, 2009) y la filosofía y teología (Criticón 111-112, 2011), esta última sesión se centró, como queda dicho, en el análisis de la influencia de san Agustín en la historia y la cultura del Siglo de Oro. Uno de nuestros objetivos fue presentar en un contexto intelectual abierto enfoques, ámbitos de análisis y metodologías de trabajo propias de los estudios culturales junto a aportaciones de carácter más estrictamente filológico. Para ello, contamos con la participación de una veintena de estudiosos de los cuales presentamos aquí un nutrido conjunto de textos.

2Esta tercera entrega agustiniana de Criticón adopta una perspectiva cronológica y propone al lector un recorrido que empieza por la reflexión teórica y política a principios del reinado de Carlos V —tal es el caso del artículo de Alexandra Merle sobre Alonso de Castrillo— y acaba con el estudio de Juan Luis Suárez dedicado al Potosí barroco, abarcando así este conjunto de estudios el Siglo de Oro en su mayor extensión temporal y en la diversidad de sus espacios. Asimismo, se ha procurado examinar la variedad de la impronta de Agustín en la sociedad áurea tanto en el ámbito histórico como en el campo de las representaciones y de las formas discursivas.

3Alexandra Merle propone en su trabajo una original lectura del Tractado de républica (1521), de Alonso de Castrillo. A partir del uso sesgado y orientado que Castrillo hace de la Ciudad de Dios de san Agustín, se pone de manifiesto cómo el autor perfila una defensa de la monarquía electiva y participativa, integradora, si no del conjunto de los ciudadanos, sí de sus élites, los caballeros. Una visión que entronca con las reivindicaciones de los comuneros, pero que desaparecerá definitivamente con la posterior represión de las Comunidades.

4En su estudio del uso de la cita agustiniana en la amplia obra de fray Antonio de Guevara, que escribe entre 1529 y 1545, Emilio Blanco identifica una evolución notable en el manejo de la autoridad del obispo de Hipona a través del estudio sucesivo de tres ciclos. En sus escritos de corte histórico —El libro áureo de Marco Aurelio y El relox de príncipes—, la presencia de san Agustín es más bien testimonial. En las obras de índole cortesana, tales como Menosprecio de Corte y alabanza de aldea y las Epístolas familiares, la referencia va cediendo paso a citas más diversas y sustanciosas de la obra agustiniana. Guevara supera la sola mención a la Ciudad de Dios que dominaba sus obras precedentes y acude a un corpus más amplio de citas bíblicas y patrísticas para asentar el sentido moral de su propósito. Tal tendencia se profundiza aún más en el último ciclo de sus obras, de tema religioso, en las que el obispo manifiesta su perfecto conocimiento de la obra de san Agustín recurriendo con frecuencia a los libros religiosos y a las Confesiones. Dicha estrategia coincide también con una clara conciencia de las expectativas de sus lectores frente a libros edificantes.

5Michel Cavillac, especialista del Guzmán de Alfarache y de los discursos reformistas del Siglo de Oro, propone una lectura muy aguda de las referencias a la obra de san Agustín en la controversia de los años 1545-1546 en torno al tema de la reforma de la beneficencia. Como bien es sabido, se oponen dos tendencias y dos lecturas de la caritas en las obras de Domingo de Soto y de Juan de Robles, también llamado Juan de Medina. Ambos se valen de la referencia agustiniana para fines distintos e incluso opuestos: si Domingo de Soto maneja el pensamiento de san Agustín para fundar el socorro de pobres en la misericordia más que en la justicia, Juan de Robles procura —en términos de Cavillac— «conjugar la misericordia con la justicia» valiéndose de la idea de merecimiento. En una segunda parte de su trabajo, el estudioso analiza la pervivencia de las referencias a san Agustín en el Guzmán de Alfarache de Mateo Alemán, gran conocedor de la literatura del Quinientos sobre la beneficencia. A partir del estudio de tres episodios del relato alemaniano (el buen cardenal, el caballero romano y el emperador Zenón), subraya Cavillac la proximidad entre lo que solapadamente sugiere el texto y las tesis de Robles, cuya semejanza con las posiciones calvinistas no dejaron de ser apuntadas por Bartolomé de Villalba.

6Eduardo Fernández-Bollo estudia por su parte cómo, en una figura de corte intelectual marcadamente tomista como es Martín de Azpilcueta, se pueden rastrear posiciones que entroncan con el agustinismo por la desvalorización de la ley humana propia de dicha corriente. Azpilcueta encarnaría una de las reacciones del catolicismo ante el desafío de la Reforma en el terreno de la defensa de la conciencia. Para demostrarlo, se analizan el sentido y significado del Manual de confesores y penitentes (1556) en cuanto instrumento de acceso curativo y medicinal a la conciencia individual, y se localiza en la benigna suppositio la unificación de una doctrina penitencial que abarca la defensa del secreto del fuero interno, la restricción mental y el antifiscalismo. La lógica de la benigna suppositio aparece así como la transformación de la ley natural en derecho natural subjetivo, que tendrá con Azpilcueta una de sus primeras aplicaciones al campo de la economía.

7Juan Manuel Forte Monge dedica su trabajo a la ambivalencia de las referencias a san Agustín, enfocando su análisis en el modo en que el obispo de Hipona, referencia fundamental del protestantismo, se convirtió sin embargo en el «martillo de herejes» de la España postridentina. Según el crítico, san Agustín fue un incansable luchador contra las herejías y sus escritos ofrecen numerosas justificaciones de la coerción contra herejes y cismáticos, que el obispo de Hipona asimila a enemigos públicos. Tras exponer estas justificaciones, el autor se centra en el uso que dos autores comprometidos con la Contrarreforma harán de san Agustín para justificar el uso de la fuerza contra los herejes: Diego de Simancas (Catholicis institutionibus, 1552) y Pedro de Ribadeneyra (Tratado de la Religión y Virtudes que debe tener el Príncipe Christiano, para gouernar y conseruar sus Estados, 1595).

8Sylvio De Franceschi nos lleva de la mano a polémica que enfrentó en el periodo postridentino a jesuitas y dominicos. En su minucioso trabajo, el autor muestra cómo, llamados a Roma por el Papa para defender las teorías molinistas en las congregaciones de auxiliis (1598-1607), los jesuitas buscaron el amparo de la autoridad agustiniana para fundamentar las tesis molinistas que buscaban conciliar el libre arbitrio humano con la presciencia y predestinación divinas. Frente a ellos, los dominicos se erigieron en defensores de un agustinismo genuino que preservaba la absoluta primacía de la gracia divina frente a la libertad humana. Los dominicos, tradicionales partidarios del tomismo, asumieron así la defensa del agustinismo del que, aseguraban, santo Tomás era el primer discípulo, negando a los molinistas la legitimidad de su recurso a un san Agustín que ligaron indisolublemente al tomismo.

9Partiendo de la manera en que Mauricio Viroli establece la genealogía del concepto de razón de Estado, Harald Braun señala, en primer término, el carácter excluyente de la misma. En efecto, para Viroli, solo pudo darse y solo se dio un camino hacia la modernidad en la teoría política de la Europa occidental. Por otra parte, cabe subrayar el peso determinante de la historiografía intelectual anglófona (y germanófona, podríamos añadir) que es la que ha prestado un lugar clave a la política italiana del Renacimiento. Seguidamente, Braun pone de relieve una ausencia crucial en el discurso de Viroli: la de los discursos de racionalidad política secular y razón de Estado que se desarrollan en otros lugares y, particularmente, en el mundo católico de la temprana modernidad. Para demostrar las insuficiencias de Viroli —y de su familia intelectual— así como las indiscutibles aportaciones efectuadas en el ámbito de la España renacentista, Braun explora minuciosamente la manera en que Juan de Mariana aborda contradictoriamente la razón de Estado en su De rege et regis institutione libri tres (1599), destacando el papel que Agustín y el agustinismo ocupan en la reflexión política de Mariana.

10Francisco Sánchez-Blanco presenta por su parte un animado panorama, el de los movimientos espirituales vinculados de un modo u otro al misticismo —quietismo, dejamiento—, que relaciona ideológicamente con la filosofía del Renacimiento, en particular con el platonismo y el agustinismo, aunque señalando con claridad que, por su carácter popular y no intelectual, en realidad se alejan de las bases filosóficas que estarán presentes en la obra de determinados místicos reconocidos por la autoridad y canonizados. La relación entre el misticismo popular y las raíces naturalistas de la filosofía renacentista se va relajando hasta prácticamente desaparecer a lo largo del Barroco y a finales del siglo xvii, cuando una visión de lo sobrenatural alejada del pensamiento racional y científico ocupa el proscenio de la espiritualidad mística. De ese modo contextualiza el análisis de las Empresas espirituales y morales (1613) de Juan Francisco de Villava, donde resalta especialmente el tratamiento racionalista y, sobre todo, médico del fenómeno místico, que considera casi como una manifestación enfermiza de psicología de masas y el efecto de una posible perversión sexual.

11El estudio de Jesús Pérez Magallón se centra en la función desempeñada por la figura del agustino Cornelio Jansenio y su papel determinante en el debate europeo de los años 1630. El autor propone un amplio y estimulante panorama histórico que le permite situar muy acertadamente al jansenismo dentro del contexto teológico-político de la guerra de los Treinta Años. La participación de Jansenio en la propaganda, por medio de su Marte francés, estriba en un agustinismo político del que Jesús Pérez Magallón estudia a la vez el rechazo de toda postura bélica y la afirmación de la necesaria defensa de la fe católica marcada por un rechazo de la libertad de conciencia. Asimismo se desprende del tratado la necesidad de una religión católica nacional que tome en cuenta las peculiaridades y tradiciones de las Iglesias nacionales.

12Pedro Lomba propone un detallado estudio de los tres primeros capítulos de la Primera parte de El Criticón (1651). En estas crisis iniciales, Baltasar Gracián retoma el esquema de la teología de la historia que formulara san Agustín en la Ciudad de Dios. El diseño de la naturaleza por un «Supremo Hazedor» encierra a la vez una traza armoniosa y una organización de los contrarios que contribuye a la creación de una máquina perfecta. Sin embargo, tal figura de creador desaparece a partir de la «crisis cuarta», que nos introduce en un mundo sometido a la lógica de los hombres. Dios se ausenta de la historia y el mundo parece vaciarse de las significaciones teleológicas que dominaban el principio de la obra.

13En el artículo de Juan Luis Suárez, que cierra el conjunto, se discuten tres hilos de la narrativa de Bartolomé de Arzáns en su Historia de la Villa Imperial de Potosí (empezada en 1705): la riqueza minera de la ciudad, las desgracias naturales y la negociación frente a estas entre ser humano y divinidad. En una lectura minuciosa del texto se nos muestra cómo Arzáns opta por una interpretación religiosa de los sucesos en Potosí, es decir, en función de los pecados de sus habitantes y la intervención de Dios. Las diferencias étnicas y de poder presentadas en la historia de los doscientos años que cubre la Historia son, para Arzáns, el motor de gran parte de las tragedias y conflictos constantes de la ciudad, los cuales, junto con los milagros que los reparan, se constituyen como los hitos de la historia del Potosí. Este vaivén entre desgracia y milagro tuvo un efecto en el paisaje de la ciudad y en las prácticas de poder teatralizadas en fiestas y ceremonias —formas de negociación que enlazan las ideas de Giorgio Agamben sobre la liturgia como la verdadera política cristiana con los conceptos de orden y oikonomia de san Agustín.

14Con este volumen se cierra la serie de números monográficos de Criticón dedicada a la influencia de san Agustín en el pensamiento y la cultura españoles del Siglo de Oro. Una última publicación vendrá, en los próximos meses, a completar el conjunto de aportaciones que habrá dado este programa. Desde sus comienzos, este programa ANR ha tenido el privilegio de poder contar con el apoyo indefectible de la Casa de Velázquez y de su director, Jean-Pierre Étienvre, así como con el de la École Normale Supérieure de Lyon y de su director, Olivier Faron. En esta fase final, hemos tenido además la fortuna de disfrutar de la colaboración del proyecto The Hispanic Baroque y de la McGill University, así como de algunos de sus investigadores. También ha sido fundamental para nosotros el apoyo constante de Criticón, cuyo director, Marc Vitse, aceptó que cada uno de nuestros encuentros fuese el embrión de un número monográfico de esta gran revista dedicada al Siglo de Oro. Vaya desde aquí nuestro profundo agradecimiento a todos ellos.

Inicio de página

Para citar este artículo

Referencia en papel

Marina Mestre Zaragozá y Philippe Rabaté, « Presentación », Criticón, 118 | 2013, 5-9.

Referencia electrónica

Marina Mestre Zaragozá y Philippe Rabaté, « Presentación », Criticón [En línea], 118 | 2013, Publicado el 09 diciembre 2013, consultado el 26 abril 2017. URL : http://criticon.revues.org/281

Inicio de página

Autores

Marina Mestre Zaragozá

Artículos del mismo autor

Philippe Rabaté

Artículos del mismo autor

Inicio de página
  • Logo Presses universitaires du Midi
  • Logo ENS de Lyon
  • Logo IHRIM - Institut d'Histoire des Représentations et des Idées dans la Modernité
  • Logo Labex COMOD - Université de Lyon
  • Logo Instituto Cervantes
  • Revues.org