Navegación – Mapa del sitio

Un teatro «castigado»: las ediciones censuradas de la Comedia Aquilana de Bartolomé de Torres Naharro

Julio Vélez-Sainz
p. 79-96

Resúmenes

La difusión de la obra de Bartolomé de Torres Naharro estuvo marcada por diversas manifestaciones de la censura: la bula Inter sollicitudines de 1515 que instituía la censura previa a la publicación, la aparición en 1559 del Índice de libros prohibidos de Fernando de Valdés (Librorum prohibitorum Cathalogus) en el que se prohibieron múltiples libros del pacense, y la posterior edición de la Propaladia castigada de 1573 por Juan López de Velasco. En este trabajo trazaremos los cambios que se produjeron con respecto a la materia esotérica y herética de este teatro.

Inicio de página

Notas de la redacción

Article reçu pour publication le 23 octobre 2015; accepté le 31 janvier 2016

Notas del autor

Este artículo se inserta en los objetivos investigadores del proyecto PTCE: «Primer Teatro Clásico Español: Plataforma para la investigación textual y escénica del Teatro Español del xvi (1496-1542)», Ministerio de Economía y competitividad, FFI2015-64799-P.

Texto completo

  • 1 En el catálogo se prohíben, además, entre otras obras dramáticas la Orfea, el Amadís de Gil Vicente (...)

1La Comedia Aquilana de Bartolomé de Torres Naharro tiene el curioso récord de ser una de las obras más censuradas de la historia de la literatura en español pues lo fue dos veces en contextos distintos y por razones opuestas, lo que nos permite tanto entrever la evolución de la censura en la Europa del xvi como reflejar los avatares editoriales del teatro renacentista. La difusión de las obras naharrenses se encuadra entre varios textos de carácter normativo: la bula Inter sollicitudines de 1515, el Índice de libros prohibidos de Fernando de Valdés (Librorum prohibitorum Cathalogus) en 15591. En este trabajo trazaremos los cambios que se produjeron con respecto a la materia censurable (esotérica, herética) en la praxis teatral de este teatro, tan vigoroso como cercenado de raíz. De todos los aspectos del esoterismo espiritual del momento, Torres muestra una clara querencia al desarrollo de la astrología. Las referencias a esta dentro del corpus del pacense en su mayor parte se refieren al aspecto natural de la ciencia y la unen con la vertiente popular y folclórica. Su teatro refleja los usos de la astrología natural, relacionada con el mundo agrario y menos sancionada que la judicial, cuya propuesta predeterminativa colisionaba directamente con nociones dogmáticas religiosas como el libre albedrío.

  • 2 Vélez-Sainz 2013, pp. 87-100.
  • 3 Vélez-Sainz 2014a y 2014b.

2Con respecto a la censura de la obra de Torres Naharro, encontramos, al menos, cuatro momentos significativos: la censura previa de la suelta de la Aquilana en Roma (Silber, 1520), el juicio a Esteban Jamete en Cuenca en 1557, la inclusión de la obra en el Index de 1559 y la edición expurgada de esta obra realizada en 1573 por López de Velasco. Puesto que le hemos dedicado atención al juicio a Jamete y la inclusión de la obra en el Índice de Valdés en nuestra edición crítica del Teatro completo del pacense2, y, en sendos artículos3, a las invocaciones burlescas de Lenicio en la Comedia Serafina y de Pagano en la Comedia Jacinta, nos centraremos, en el presente trabajo, en la suelta de Roma de la Aquilana y en las censuras de 1573.

  • 4 Bujanda, 1984, p. 525.
  • 5 Bujanda, 1984, p. 465.
  • 6 ibid p. 465. El que la entrada 458 no nombre directamente a Torres Naharro se debe seguramente a qu (...)

3El principal testimonio de la Comedia Aquilana pertenece a lo que en nuestra edición crítica denominamos la rama sevillana de la Propalladia cuyos textos —PS1 (1526), PS2 (1533), y una edición anterior de 1520— presentan un testimonio más cercano al arquetipo; esta rama coincide en muchos términos con la segunda edición de la obra de Torres, llamada Pro Palladia (con separación) y no tiene intervenciones censoras significativas. El segundo testimonio es la suelta de Roma (Silber, 1520): las indicaciones y marcas textuales parecen indicar que se trata de un texto paralelo al de la rama sevillana pero con una serie de cambios más que significativos (una serie de quintillas omitidas y unos 89 versos añadidos) que varían el texto considerablemente. En este caso, creemos que se trata de un texto producido por el propio autor en el que el mismo intentaba cumplir con lo indicado por la promulgación de la bula de 1515. Se trataría, pues, de autocensura o de una «censura difusa». El tercer testimonio es la edición, claramente corregida y enmendada, de Juan López de Velasco (junto con el famoso Lazarillo castigado), cuyas censuras tiene en cuenta aspectos del mundo editorial posterior a 1559 (cuando se conceden los privilegios de impresión y la censura previa) y otros relacionados con el desarrollo de nociones estéticas como el decoro teatral. No en vano varias obras del extremeño figuraban en el Índice de libros prohibidos de Fernando de Valdés: en la entrada 563 del Índice se lee «Propaladia, hecha por Bartholomé de Torres Naharro»4; la 459 prohíbe la «Comedia llamada Aquilana, hecha por Bartolome de Torres Naharro»5 y la anterior la «Comedia llamada Iacinta, compuesta y impressa con una epístola familiar»6.

La suelta de Roma (Marcello Silber, 1520)

  • 7 Se desarrolla el concepto en Vega & Fosalba, 2013, pp. 7-20, Fosalba, 2013, pp. 75-100 y Vega, 2013 (...)
  • 8 García-Bermejo Giner, 2013, p. 22. Aunque resulta paradójico decir que en 1520 (SAR) desaparecen ve (...)
  • 9 Pérez Priego, 2011, p. 252. Es muy posible que esta censura previa explique los cambios que se prod (...)

4Como hemos indicado, el modelo de censura de la suelta de Roma (Silber, 1520) se podría fácilmente enmarcar en el feliz marbete de «censura difusa» en los textos producidos en el xvi. Los estudios sobre el fenómeno censorio en literatura castellana han destacado una suerte de proceso de autocensura o de censura latente7 que, como indica Miguel M. Bermejo-Giner, tendría una «efectividad muy difícilmente cuantificable, pero que creo que tuvo efectos en el teatro como lo había hecho en otros terrenos»8. Miguel Ángel Pérez Priego mantiene que cabe pensar que Torres temiera dificultades a la hora de publicar su obra pues la promulgación de la bula Inter sollicitudines de 4 de mayo de 1515 instituía la censura previa y prohibía la publicación sin la autorización del Cardenal Vicario a los textos editados en Roma bajo pena de excomunión9.

  • 10 La edición es muy precaria y tiene muchos errores, algunos de ellos posiblemente forzados por malas (...)

5Esta edición de la Aquilana, que consigno en mi edición crítica como SAR, es el primer testimonio fechado de la obra10. Aparte de problemas editoriales propios (italianismos, un uso exagerado del leísmo, errores achacables a una impresión rápida o defectuosa, capitalizaciones, «n» y «u» invertidas, lectura de la «s» larga por «l») que parecerían indicar que en la imprenta de Marcello Silber trabajaron con un impreso anterior y no con un manuscrito, el texto, cuando aparecen referencias religiosas, presenta alternativas curiosas. Esto podría quizá indicar una representación de esta obra ante un público que no toleraría bien estas referencias (¿quizá ante unos clérigos?), o, simplemente, una precaución por parte del autor o del editor ante la bula.

  • 11 Gillet no señala la variante.
  • 12 Spence, 1968, p. 122. Una potente representación pictórica aparece en el Jardín de las delicias de (...)

6Los cambios son especialmente notables en el introito del innominado pastor en el que encontramos modificaciones para evitar referencias a términos religiosos como en el paso de «gracia divina» a «gracia devina» (v. 21). Si bien se podría entender la variante como una mera variación vocálica (era cosa muy frecuente en la lengua clásica en vocales atonas y también tónicas), en mi opinión, es fácil atribuirle una función censora en cuanto la oscilación entre «e» e «i» no es común en esta edición11. Asimismo, en el v. 150 encontramos un nuevo ejemplo de autocensura en el que se sustituye «perrazón» por «perezon». La figura simbólica del perro tiene connotaciones heréticas en el momento de la composición (el perro era una de las imágenes más comunes para la representación del diablo)12. De igual modo, en el parlamento de Aquilano sobre su pérdida de autocontrol siguiendo el modelo del amor hereos, desaparecen de SAR los versos siguientes, y con ellos un concepto clave: «Y en verdad, / si mi libre voluntad / está puesta en tal tristeza, más fue por mi ceguedad / que no por tu gentileza» (vv. 649-653).

  • 13 Mañero, 1997, p. 356.

7Esta supresión se debe probablemente a la mención de la libre voluntad o albedrío, objeto de control eclesiástico al menos desde la difusión de tratados como Trilogium Astrologiæ Theologizata de Jean Gerçon donde, desde la Cátedra de Teología de la Universidad de la Sorbona, se reconoce la influencia que pueden tener las estrellas sobre los designios de los humanos13. También, en las invocaciones burlescas sayaguesas de Galterio, se cambia la referencia a los santos por numéricas. Así el común «¡Juri a san!» (v. 1144), que se mantiene en la edición de Nápoles (1524: «Juri a sant»), pasa a ser un «¡iura diez!» en la romana.

8Los cambios no fueron producidos con voluntad de estilo, como prueban las omisiones de quintillas que cercenan bellas referencias intertextuales. Por ejemplo, el lector de la suelta de 1520 nunca leyó los siguientes versos: «Dios n’olvida / al que con vida afligida / los sus años bien derrama, / que bien perdiendo la vida / se cobra la noble fama» (vv. 799-803).

  • 14 Rodríguez Marín, 1934, p. 165; y 1941, p. 146.

9SAR llega a cortar, junto con la mención a Dios (a quien se quiere evitar mencionar a toda costa), una bella paráfrasis de Petrarca: «bel morir tutta la vita honra» (Canzone XX). En este sentido, también vemos un cambio sobre un dicho tradicional. El original lee «dambos somos d’un metal, / y hijos de Adán y Eva» (vv. 956-957). El autor (o el «editor» corrector Merino) omite en la suelta romana toda referencia a Adán y Eva y los convierte en Adrán (¿Adrián?) y Aldeva: «o dos somos d’un metal, / y hijos de adrán y de aldeua». En el texto se pierde el juego con el núcleo paremiológico de los hijos de Adán que hace referencia a múltiples refranes del momento: «Hijos de Adán y Eva somos todos, y de una sola tierra sale el carbón y el oro» o «Todos somos hijos de Adán y Eva, y tenemos lo malo de él y de ella»; «Todos somos hijos de Adán, los de telilla y los del tafetán»14. Este cambio trastoca la metáfora de igualdad natural presente en el mismo.

10Las referencias cambiadas enfatizan los elementos de ocultismo, demonología y astrología de manera burlesca. Por ejemplo, se da el curioso efecto de hacer aparecer la figura del demonio en los discursos mutilados. En el introito del pastor se evita mencionar el nombre de Dios en vano: «¡Dome a Diole! ¡Pan perdido!» (v. 148) y en su lugar se hace aparecer al diablo «dome al diabro Pan pardido». El sentido de la lección de la suelta romana pudiera ser bien: «dome al diablo holgazán» como «me doy al diablo Pan perdido». En el parlamento de Galterio de nuevo aparece el demonio en los cambios; así, en vez de «Dote al huego, mala res» (v. 841) tenemos «doite al diablo mala res»: si bien se logra evitar mencionar el «fuego», metonimia del infierno, nos encontramos de bruces con la figura del demonio.

La Propaladia «castigada» de 1573

  • 15 En el juicio, Jamete mencionó varios libros de Clément Marot y de Lutero junto a la Propalladia (Gi (...)
  • 16 Bujanda, 1984, p. 547.
  • 17 Bujanda, 1984, p. 547.
  • 18 En los preliminares del primer volumen de 1573, se hace mención a las tres obras: «Y así, viendo qu (...)
  • 19 Así queda claro en el grabado de la portada en el que se reproduce el caduceo celestial coronado po (...)
  • 20 Ed. Gillet,1943, I, p. 67.

11La edición que salió en 1573 con el nombre de Propaladia de Bartolomé de Torres Naharro y Lazarillo de Tormes. Todo corregido y emendado por mandado del consejo de la Santa y General Inquisición (Madrid, Pierres Cosín, 1573), también llamada la Propaladia «castigada», está marcada por su contexto histórico pues las cosas no pintaban bien tras el juicio inquisitorial a Esteban Jamete en Cuenca en 1557 por hereje, apóstata, factor y encubridor de herejes15 y, sobre todo, la inclusión de la obra de Torres hasta en tres ocasiones en el Índice de libros prohibidos de Fernando de Valdés. En el índice se buscaba especialmente incluir libros «que sepan manifiestamente a Heregía, y otros qualesquier libros de qualquier condición o facultad que sean, fechos o traduzidos por autor Herege, o que tengan proposición o proposiciones Heréticas y erróneas»16. Asimismo, en la entrada 595 vemos una condena de los «libros de nigromancia o para hazer cercos y invocaciones de demonios»17. Con esto en mente, el padre Juan López de Velasco, por mandato inquisitorial y «con licencia del consejo de la santa y general Inquisición y de su Magestad», realizó la edición expurgada conjunta de la Propaladia y el Lazarillo y, en otro volumen de la poesía de Cristóbal de Castillejo18. Nos encontramos ante un verdadero canon de la época que procura rescatar la obra de tres grandes autores por medio de renovarlos moralmente19. Como indica Gillet: «There can be no doubt that the action of the Inquisition against all the editions but its own, was effective»20. La edición expurgada de 1573 responde precisamente a la prohibición inquisitorial. Esta es, con mucho, la más popular de sus ediciones y de la que más copias nos quedan, de modo que encontramos referencias de la transmisión de la Propalladia de 1573 en la librería de Joan de Timoneda e incluso en América donde fue confiscado un ejemplar junto a un ejemplar de la Celestina, otro de las obras de Boscán, una Diana, etc. En 1573 se corrigen Seraphina, Trophea, Soldadesca, Tinellaria, Himenea, Jacinta, Calamita, Aquilana, pero se suprimen el Diálogo del nacimiento y 13 poemas.

  • 21 Por ejemplo, Faceto exclama: «Qu’es medrosa, / y así como es vergonzosa, / siempre quiere una donce (...)

12La de 1573 es una edición ya plenamente censurada (no con el modelo de «censura difusa» de la de 1520) y esto se hace notar, sobre todo, en la preeminencia de párrafos cortados. Una primera tendencia es la de omitir parlamentos de carácter erótico, como el de la Aquilana en el que Faceto indica lo que le haría a la criada Dileta tras unos manzanos21. También se ve afectada el comentario de Dileta a Felicina, reacia a los requiebros de Aquilano, y a quien le recomienda que se acueste con él: «Nunca vi leña tan verde / que en el huego no se encienda» (vv. 1450-1451); ella misma ya no vacilaría: «Por la fe que Dios me dio, / ya sería, dentro o fuera» (vv. 1455-1456). El «dentro o fuera» tiene connotaciones eróticas. De igual modo, es censurado el que Dileta le recomiende no hacerse de rogar mucho: «Felicina:¡Qué hablar! / ¿Y cómo, sin más mirar, / lo harías de ese modo? / Dileta: Haríame de rogar, / aunque no mucho con todo» (vv. 1457-1461).

El conjuro de Galterio

13Sin embargo, el modelo de censura más extendido no es el erótico sino el que se refiere al mundo de la magia, la necromancia y la astrología. Pardo Tomás indica que, en los índices de 1583, la prohibición de libros de astrología es minoritaria y se centra, precisamente, en los aspectos de astrología rural que más son del gusto de Torres. En el Cathalogus se indica que:

  • 22 Pardo Tomás, 1991, p. 156.

No por esto se prohíben las partes de la astrología que tocan al conocimiento de los tiempos y sucesos generales del mundo, ni las que se enseñan por el nacimiento de cada uno a conocer sus inclinaciones, condiciones y cualidades corporales, ni lo que pertenece a la agricultura, navegación y medicina y las elecciones que acerca de estas cosas naturales se hacen22.

  • 23 Vélez-Sainz 2012 y 2014a.

14No aparece censura en la astrología natural, ni siquiera en aspectos de la judiciaria que no tengan que ver con la negación de la Providencia Divina. La regla se aplicará sobre todo a las derivaciones populares pseudocientíficas de la quiromancia, la piromancia, la onomancia, la adivinación, etc. Esto va a afectar, sobre todo, a las invocaciones burlescas que realizarán los agentes cómicos Ptolomeo en la Trofea, Pagano en la Jacinta, Lenicio en la Serafina y Galterio en la Aquilana. Puesto que le hemos dedicado tiempo a los primeros, nos centraremos aquí en el último23.

15Un ejemplo claro de cómo actúan las ediciones de 1520 y 1573 con respecto a la de la rama sevillana son las muchas modificaciones que se producen alrededor del conjuro burlesco de Galterio. A continuación, y solo con la intención de facilitar la lectura, editamos paralelamente las tres versiones de dicho conjuro en su conjunto, separando cada quintilla y anotando omisiones, añadidos y alteraciones. De este modo, dejamos espacios en los añadidos e indicamos las omisiones.

Rama sevillana

SAR (1520)

1573

[Galterio]
Soy contento.
Tanto negro sacrimento
venonemo cervolín,
do santi codo qui mento,
si eres cosa buena o ruin,

te conjuro
por la fe del vino puro,
con las ostias de la mar,
y ell alma del Palemuro,

y el santo de mi lugar,

y también
por la santa jurialén,
con la cruz del charnecal,
la quillotra de Jaén,
con el gran cirio pascual;
por los cerros,
por los lobos y los perros,
por lagartos y culebras,
por los ajos y cencerros,
por mazuelos de tinieblas;

por perdones,
por buldas y por
sermones
que ponen por los altares,
por los grandes
zancarrones
de los santos Doce Pares;

por vegillas,
y por las Siete Cabrillas
y el bordón de Santilario,
la rueda de campanillas
y el harpón del
campanario;

por barrenas,
por coyundas y melenas,
por el barzón y la reja,
por el mar y las arenas,
y el aldaba del iglesia

por el ajo
que da sabor al tasajo
y a las morcillas olor,
por la soga y el badajo
de la campana mayor;

por’ll arrope,
por las colmenas de Lope,
por el collar del jubón,
por el mango del guisope
y ell asa del calderón;

por las migas
que nos hinchen las
barrigas,
con el unto del borrego
te conjuro que me digas
si eres el alma del crego.

[Dandario]
Ya podría
ser la de Juana García,
jabonera de Laredo,
porque diz quell’otro día
la quemaron en Toledo.

[Galterio]
¿D’ésas era?
[
Dandario]
Hechicera y alcahueta,
la mayor que nunca vi.
(vv. 1632-1689)

[dandario sic]
Son contento.
Tanto negro sagramento.
veneremo cervolín
dell antiquo docrimento.

si eres cosa buena o ruin,

te conjuro
por la fe del vino puro,
con las ostias de la mar

y ell alma de Palivuro,
el santo de mi lugar

y también
por la sancta Iursalem.
con la cruz del Carnajal
la quillotra de Jaén
con el gran cirio pascual

por los cerros,
por los lobos, por los
perros
por lagartos y culebras,
por loca os [sic]
y çerçuros
y maçuelos de tiniebras

por el era
po[r] la buena sementera
por la sombra de la mata
por tantos niños de çera
que estauan monserata;

por el grillo
por la virtud del tomillo
que se cria e
n los xarales
por el miercoles coruillo
por los hornazos
pascuales.

por sermones,
por buldas y por perdones,
que ponen por los altares,
por los grandes
zancarrones
de los santos Doce Pares;

po vigillas
y por las Siete Cabrillas
y el bordón de sanctilario,

la rueda de companillas
y el harpón del
campanario;

por entenas
por coyundas y malenas
por el timón y la reja
por el mar y las arenas
y el aldana de la ygreja

por el ajo

que da sabor al tasajo

y a las moçillas olor
por la soga y el badajo
de la campana mayor;

por larrope
por las colmenas de Lope
por el collar del jubón,
por el mando del ysope
y ell asa del calderón

por las migas
que nos hinchan las
barrigas
con el unto del borrego
te conjuro que me digas
si eres el alma del crego.

[Galterio]
Ya podría
ser la de Juana García,
jabonera de Laredo,
porque diz quell’otro día
la quemaron en Toledo.

Y he sabido
que dos veces [h]a venido
por espantar los vecinos
y a muchos aparecido
de noche por los
caminos

y al jurado
vendo conpan al gañado
a cavallo en su machuelo
se le espantó de un
collado

que lo tendió en aquel
suelo.

[Galterio]
¿D’ésas era?

[Dandario]
Pueta vieja y hechizera
la mayor que nunca vi.

(Div-Diir)

[Galterio]
Soy contento
con los tronidos, y el
viento
y con la Paparassolla
con los nabos en aviento
que hazen sabrosa olla.

Te conjuro
con la gula de Epicuro
y con las hondas del mar.
y con Gil el escolar
con el caldero y sartén,

por el ajo
que da sabor al tasajo

y a las morzillas olor
por la cigüeña, y el
grajo

y el banco del herrador

por larrope
por las colmenas de
Lope

por el collar del jubón,
por mi burro que te tope
porque no hablas aon

por las migas
que nos hinchen las
barrigas,
con el unto del borrego
te
conjuro que me digas
si eres el alma del crego.

[Dandario]

Ya podría
ser la de Juana García,
jabonera de Laredo,
porque diz quell’otro día
la quemaron en Toledo.

[Galterio]
¿D'ésas era?

[Dandario]
Puta vieja y hechizera
la mayor que nunca vi.
(Fol. 344-345)

16Como vemos las variantes son muchas. Algunas tienen un sentido meramente lingüístico («soy» en 1526 y 1573, «son» en SAR) o estilístico («hechicera y alcahueta» en 1526, «pueta vieja y hechizera» en SAR, «alcahueta y hechicera» en 1573). Sin embargo, en muchas ocasiones se pueden atribuir las variantes textuales a dos modelos censorios contrapuestos.

  • 24 Con respecto a los cambios que se producen en la suelta podemos indicar que las omisiones se divide (...)

17En terrenos textuales, como tratamos en nuestra edición crítica del texto, sin lugar a dudas el cambio más significativo entre la de 1520 y las versiones de la trama sevillana lo constituyen la omisión de ocho quintillas y el añadido de 89 versos nuevos. La división de los cambios entre caras externas e internas de las planas impresas no indica una manipulación en la imprenta que haya motivado las omisiones que, quizá, debieran haberse producido en el manuscrito anterior24. Los añadidos parecen motivados por el gusto del público por las coplas noticieras. Asimismo, podría fácilmente atribuirse a un intento de descargar la doctrina teológica de la obra por medio de enfatizar los aspectos más burlescos y demoniacos que estaría en correlato con los cambios (atribuibles a la autocensura) de los elementos religiosos (Dios, la Virgen) por los demoniaco-burlescos. De hecho, los cambios procuran enfatizar los aspectos burlescos de las invocaciones de los personajes rústicos, una scena repetida con profusión a lo largo de la obra de Torres.

18Para empezar el parlamento de 1520 está atribuido a Dandario no a Galterio. Dentro de los dos cómicos hortelanos, Dandario es un personaje más relacionado con el humor físico, más tonto y menos serio y creíble (dentro de lo cómico) que Galterio. Por ejemplo, es el personaje al que se atribuye el recurso cómico de las higas: «Mas tápote el agujero / y arrójote un par de higas» (vv. 851-852), mientras que Galterio sabe leer y conoce el Martirologio. Continuando con esta ampliación de lo cómico, el parlamento amplía el número de referencias burlescas. Así, la suelta de 1520 añade al parlamento una continuación de invocaciones:

  • 25 Ed. Vélez-Sainz, 2013, p. 939.

por el era
po
r la buena sementera
por la sombra de la mata
por tantos niños de çera
que estavan monserata
por el grillo
por la virtud del tomillo
que se cria eu los xarales
por el miercoles coruillo
por los hornazos pascuales
25.

19Todos los elementos se relacionan con lo demoniaco-burlesco. El grillo personifica el espíritu del hogar, aunque a veces también puede simbolizar un demonio relacionado con la enfermedad, el insomnio y la pesadumbre, de modo que su chirrido está directamente conectado con la muerte. El miércoles corvillo marca el final del Carnaval y el comienzo de la Cuaresma, sujetos, por lo tanto, a múltiples asociaciones folclóricas. Los hornazos pascuales se refieren al pan y se vinculan a lo sagrado, pero su corte en rebanadas y otras formas se utilizó para oráculos, práctica que la Iglesia persiguió con insistencia.

20Otro añadido de dos quintillas, que parece responder a un interés noticiero, amplía lo dedicado a Juana García, jabonera de Laredo quien, como ha mostrado Gillet, pudo ser una víctima de la Inquisición en los tiempos de nuestro autor. Entre los papeles de la Inquisición de Toledo, ahora en el Archivo Histórico Nacional de Madrid, se encuentra en efecto un expediente de informaciones practicadas a nombre de Juana García, mujer del Bachiller Alonso de Medina, vecina de Guadalajara:

  • 26 Ed. Vélez-Sainz 2013, p. 940.

Y he sabido
que dos vezes ha venido
por espantar los vezinos
y a muchos aparecido
de noche por los caminos
y al jurado
vendo conpán al gañado
a cavallo en su machuelo
sele espanto de un collado
que lo tendió an aquel suelo
26.

21De lo expuesto se puede dilucidar una praxis compositiva marcada por la autocensura, pues o el propio Torres (si se tratara de una mala edición realizada a partir de un manuscrito borroso), o bien el “corrector” Hernando (o Fernando) Merino (que corregiría una muy hipotética prueba de imprenta anterior y compone hasta una insuficiente fe de erratas), procuran evitar referencias religiosas y dogmáticas. No obstante, este primer intento de autocensura resulta infructuoso pues en su intento de seguir los gustos del público lector (adelantándose, por lo tanto, en casi un siglo a la máxima lopesca) que gustaba de los elementos esotéricos y mágicos (sin duda influidos por Celestina) acaba, a la postre, añadiendo elementos ocultistas.

  • 27 Pérez Priego, 1991, pp. 28-31.
  • 28 Infantes, 1993, p. 245.
  • 29 Aquí SAR añade: «pues las más / son así de tal compás / que hu[y]en de un cauallero / y van rabiand (...)

22Dado el énfasis en lo esotérico de esta versión de 1520, cabe preguntarse si la razón última de los añadidos responde a intereses dogmáticos (evitar lo prohibido por la bula) o comerciales. Últimamente se ha dedicado atención a las modificaciones entre versión en obra conjunta y en pliegos. Miguel Ángel Pérez Priego, por ejemplo, estudia las sueltas y el Cancionero de Juan del Encina en este sentido en su edición27. Víctor Infantes alude a la necesidad de atender a cuestiones editoriales en versiones «truncadas o abreviadas» en pliegos poéticos del momento28. En este sentido, los añadidos esotéricos parecen motivados por el gusto del público y quedan al mismo nivel que, por ejemplo, la amplificatio del popular lugar común de los denuestos en contra de las mujeres que realiza Felicina en la Jornada III de la Aquilana29. En estos momentos, la autocensura (si creemos en la autoría de Torres o en la autoría sindicada de Merino) procura no contravenir elementos del dogma, aunque, con el mismo ahínco, se introducen menciones ocultistas sin rubor, con la más que posible esperanza de convenir con los gustos del público.

23Tras la parodia del himno Pange Lingua, de Santo Tomás de Aquino («Tantum ergo sacramentum / Veneremur cernui»), concerniente a los versos 1633-1636, se inicia un conjuro burlesco cuyos ingredientes varían dependiendo de la versión. En la rama sevillana vemos:

te conjuro
por la fe d’el vino puro,
con las ostias de la mar,
y ell alma del Palemuro,
y el santo de mi lugar.
y también

por la santa jurialén, (vv. 1638-1643)

  • 30 En la versión de Nápoles de 1524 se sustituye «ostias» por «bestias».

24En la edición de 1573 se sustituye hostias por «(h)ondas del mar». La lectura «ostias» es derivación común, en el momento, de «ostras». Como vemos, esta lectura, que sobrevive incluso al auto-expurgo de 1520, es sustituido en la edición castigada30. Asimismo, se suprime la referencia religiosa al vino, que junto con el vinagre, eran ingrediente común en la medicina popular, aunque el vino, al igual que el pan, tenía un tinte sagrado. Por otra parte, se produce, en la edición de 1573, el siguiente cambio:

  • 31 Ed. Vélez-Sainz, 2013, p. 870, nota 197. Por alguna razón, la nota corta varios versos de la versió (...)

Soy contento
con los tronidos y el viento
y con la paparassolla
con los nabos en aviento
que hazen sabrosa olla.
Te conjuro
con la gula de Epicuro
y con las hondas del mar.
y el alma del Palemuro
y con Gil el escolar
y también
con el caldero y sartén
31.

  • 32 Rodrigo Caro, Días geniales o lúdicros, p. 300.
  • 33 Ed. Vélez-Sainz, 2013, p. 874.

25La edición expurgada acentúa el humor de la escena y le quita el sentido demoniaco a la invocación. Rodrigo Caro, en los inicios del siglo xvii, explicaba: «Suelen asombrar los muchachos nombrándoles San Anton, Carne piés, la Tragamasa, la Paparrasoya»32. El segundo verso se relaciona directamente con paparasolla y con nabo. Todo ello en el contexto del Adviento, en donde a los espíritus se les atribuía una presencia más activa en la tierra. De igual modo, se suprime la referencia de las primeras ediciones al santo local («sancto de mi lugar»), referencia que se convierte en un guiño al contexto dramático pastoril: «y con Gil el escolar». La supresión del santo local se puede entender dentro del contexto de la censura a la superchería. El conjuro original continuaba: «y también / por la santa jurialén» (v. 1643), que pasa a ser en 1573 «con el caldero y sartén», lo que le quita el sentido religioso. Aunque ambos utensilios podían tener un uso relacionado con lo sobrenatural, es más probable que se busque enfatizar el efecto humorístico. También encontramos censura de elementos de la liturgia como cuando se sustituye «por el mango del guisope» (v. 1675) por «por mi burro que te tope»33. El monaguillo llevaba guisopes y calderones de agua bendita en misas y procesiones, pero también fueron usados en los ensalmos y conjuros de exorcismo por lo que se comprende el interés en censurar la imagen.

26Muchas de las referencias burlescas dentro de la invocación aparecen inalterables. Así, no se tocan aquellos elementos que aparecen claramente relacionados con el mundo de lo folclórico:

con la cruz del charnecal,
la quillotra de Jaén,
con el gran cirio pascual;
por los cerros,
por los lobos y los perros,
por lagartos y culebras,
por los ajos y cencerros,
por mazuelos de tinieblas (vv. 1644-1651).

  • 34 Correas, p. 355.

27De nuevo, todos los elementos están relacionados con el ocultismo. El lagarto, animal sagrado del dios sol en la Antigüedad, se relacionaba habitualmente con la muerte y la resurrección y se creía en sus poderes regenerativos. También es ingrediente habitual en ungüentos y pócimas. La «quillotra de Jaén» es la famosa Verónica, guardada en la Catedral de Jaén desde el siglo xiv. El cirio pascual, en sus orígenes, era el símbolo del fuego de Pascua. También puede asociarse a un sinfín de supersticiones como la creencia en que dotaba de fertilidad a los campos. Fue introducido en la liturgia cristiana en el siglo ix, como símbolo de Cristo, «Luz del Mundo» y de su resurrección. Los ajos se usaban frecuentemente para las mordeduras de perros y otras heridas. Picados en la mañana del día de San Juan, se suponía que protegían contra el mal de ojo. Los cencerros tienen un componente erótico que tiene sus orígenes en la llamada «cencerrada», definida por la Academia como «ruido desapacible que se hace con cencerros, cuernos y otras cosas para burlarse de los viudos la noche en que se casan». Finalmente, el de tinieblas es el nombre de un oficio (Tenebræ) cantado en la Iglesia Católica Romana en la tarde y noche del Miércoles, Jueves y Viernes de la Semana Santa. El cirio encendido en la Pascua y las velas se van apagando gradualmente en la Semana Santa, acorde con la oscuridad de la Pasión de Jesucristo. Al finalizar las Tenebræ, se produce un gran ruido que tiene su origen en la señal que el sacerdote principal daba a los demás sacerdotes para que regresasen a la sacristía en las Ceremoniales y Ordines, y que simbólicamente representaba la convulsión natural que sigue a la muerte de Cristo. Este estruendo era producido por instrumentos de madera como badajos, sonajeros, carracas e incluso tambores y bombos golpeados con mazos. A él se refiere Torres Naharro cuando habla de «maçuelos de Tinieblas». Correas explica la expresión «No llegarán a los mazuelos» como «Esto es, a la Semana Santa; para decir que antes morirán, o se acabarán las cosas»34.

por perdones,
por buldas y por sermones
que ponen por los altares,
por los grandes zancarrones
de los santos Doce Pares;
por vegillas,
y por las Siete Cabrillas
y el bordón de Santilario,
la rueda de campanillas
y el harpón del campanario. (vv. 1652-1661)

  • 35 Giles, 2009, p. 165.

28Las «Siete Cabrillas» son Las Pléyades, el grupo de estrellas de la constelación de Tauro; se elevan a mediados de mayo y se asientan a finales de octubre, marcando de ese modo el principio y el fin de la estación fértil. Por su parte, «bordón» está descrito por la Academia como «bastón o palo más alto que la estatura de un hombre, con una punta de hierro y en el medio de la cabeza unos botones que lo adornan». Santilario es San Hilarión, a quien se atribuían aventuras en aquella época35. Finalmente, las «campanas de la Iglesia» hacen referencia a que estas suenan cada hora, cuando alguien fallece, en las guerras, los incendios, las bodas y los días festivos. Las campanas que guardan en las casas, por el contrario, se usaban para ahuyentar los relámpagos, para curar dolores de cabeza y para ayudar en un nacimiento. Se les concedía el poder de proteger y de ayudar.

por barrenas,
por coyundas y melenas,
por el barzón y la reja,
por el mar y las arenas,
y el aldaba del iglesia
por el ajo
que da sabor al tasajo
y a las morcillas olor,
por la soga y el badajo. (vv. 1662-1670)

  • 36 La suelta romana sustituye «por el barzón y la reja» (v. 1664) a «por el timón y la reja».

29En este pasaje, todos los objetos se asocian a los beneficios de la tierra y a la fertilidad. Sin embargo, la edición de 1573 (y en menor medida la de 1520) efectúan una serie de cambios dispuestos para quitarle fulgor erótico a la escena36. Así de las barrenas pasamos en 1520 y 1573 a «por entenas», puesto que las primeras son «instrumento de hierro de diferentes gruesos y tamaños, con una manija de palo atravesada arriba y en la parte inferior unas roscas hechas en el mismo hierro, el cual sirve para taladrar y hacer agujeros en la madera» (Autoridades), con un indudable regusto erótico. Asimismo, la edición de 1573 sustituye «por la soga y el badajo» (v. 1670) por «por la cigüeña y el grajo», lo que no deja duda del significado erótico original. La cigüeña es símbolo de buenos augurios, al contrario que el grajo, asociado a la malicia y a los malos augurios. Igualmente se sustituye, «de la campana mayor» por «y el vanco del herrador» (1573). La censura de 1573 es contrapuesta, como vemos, a las versiones de 1520 y de la rama sevillana.

Conclusión

30Como vemos, los expurgos de la edición del 73 procuran descargar precisamente lo que se favorecía en 1520: la superchería religiosa. Nos encontramos, pues, con dos impulsos contrapuestos. Torres Naharro es uno de los pocos autores de nuestro teatro que fue censurado por distintas razones en distintas ocasiones. A lo largo del xvi, su obra sufrió un proceso de control editorial que muestra, quizá como ningún otro autor, los contornos de la censura teatral en el Quinientos. Un análisis comparativo de las ediciones censuradas de Bartolomé de Torres Naharro entre 1520 y 1573 muestra dos modelos de censura sobre la misma obra que responden a dos impulsos distintos. Las versiones de 1520 (SAR) y la rama sevillana (PS1, PS2 en nuestra edición) son dos versiones distintas atribuibles al mismo autor (o al corrector de los Silber, Hernando Merino) en las que Torres (o su amigo Merino en su nombre) intenta evitar los límites impuestos por la bula Inter sollicitudines, que controlaba algunos aspectos de la edición en Roma. De este modo, respondería más bien a un modelo de «autocensura» dentro del marbete «censura difusa». En 1573, que es un texto abiertamente censurado o «castigado», los cambios son distintos. Si bien en 1520, los límites de la edición se sitúan en las referencias religiosas hasta el punto de controlar las invocaciones divinas y las menciones a Dios, la censura tuvo el curioso efecto de incorporar un número significativo de menciones esotéricas al Diablo, a brujas, y a condenadas por la Inquisición, bien por interés dogmático, bien incluso por un interés editorial. Pero, en 1573, el caso de Galterio en la Aquilana ejemplifica claramente el transvase que se produjo entre el esoterismo primordial del xv y el popular o rural del xvi. Los cambios en la edición apadrinada por Juan López de Velasco consistieron, al contrario, en prohibir el esoterismo y acentuar los motivos cómicos. Dos modelos censoriales contrapuestos que condujeron a dos textos que, sin dejar de ser el que escribió Torres, marcan sendos hitos en la recepción del primer teatro clásico.

Inicio de página

Referencias bibliográficas

Caro, Rodrigo, Días geniales o lúdicros, ed. Jean-Pierre Étienvre, Madrid, Espasa-Calpe, 1978.

Castro y Rossi, Adolfo de, Biblioteca Universal. Gran Diccionario de la Lengua Española [...]. Tomo I, Madrid, Oficinas y establecimiento tipográfico del Semanario Pintoresco y de La Ilustración, 1852.

Comedia Thebayda (1500), ed. José Luis Canet, Valencia, UNED/Universidad de Sevilla/ Universidad de Valencia, 1993.

Correas, Gonzalo, Vocabulario de refranes y frases proverbiales (1627), Madrid, Visor, 1992.

Davis, Natalie, Society and Culture in Early Modern France, Stanford, Stanford University Press, 1975.

Encina, Juan del, Teatro completo, ed. Miguel Ángel Pérez Priego, Madrid, Cátedra, 1998.

Fosalba, Eugenia, «“Los escondrijos de Venus”. La autocensura como mecanismo clave de la ficción sentimental», en Textos castigados: la censura literaria en el Siglo de Oro, eds. Eugenia Fosalba & María José Vega, Bern, Peter Lang, 2013, pp. 75-100.

García Aguilar, Ignacio, Poesía y edición en el Siglo de Oro, Madrid, Calambur, 2009.

García-Bermejo Giner, Miguel M., «Causas y efectos de la censura en el teatro anterior a Lope de Vega», en Textos castigados: la censura literaria en el Siglo de Oro, eds. Eugenia Fosalba & María José Vega, Bern, Peter Lang, 2013, pp. 21-50.

Giles, Ryan, The Laughter of the Saints. Parodies of Holiness in Late Medieval and Renaissance Spain, Toronto, University of Toronto Press, 2009.

Infantes, Víctor, «Los pliegos sueltos poéticos: constitución tipográfica y contenido literario (1482-1600)», en El libro antiguo español I. Actas del primer Coloquio Internacional (Madrid, 18 al 20 de diciembre de 1986), eds. Mª. Luisa López-Vidriero y Pedro M. Cátedra, Salamanca, Universidad de Salamanca/Biblioteca Nacional de Madrid/Sociedad Española de Historia del Libro, 1993, pp. 237-248.

López de Ayala, Pero, Caída de príncipes, HSA HC327/1326, ed.Eric Naylor, Madison, Hispanic Seminary of Medieval Studies, 1995.

Mañero, Sara, El «Arcipreste de Talavera» de Alfonso Martínez de Toledo, Toledo, Instituto Provincial de Investigaciones y estudios toledanos, 1997.

Martínez de Bujanda, Jesús, Index des livres interdits: Index de l’Inquisition espagnole. 1551, 1554, 1559, Sherbrooke, Centre d’Études de la Renaissance, 1984.

Martínez de Toledo, Alfonso, Arcipreste de Talavera, ed. Michael Gerli, Madrid, Cátedra, 1985.

Muir, Edward, Mad Blood Stirring. Vendetta in Renaissance Italy, Baltimore, The John Hopkins University Press, 1998.

Pardo Tomás, José, Ciencia y censura: La Inquisición Española y los libros científicos en los siglos xvi y xvii, Madrid, Consejo Superior de Investigaciones Científicas, 1991.

Pérez Priego, Miguel Ángel, «El teatro del Renacimiento: Perspectiva crítica», Edad de Oro, 30, 2011, pp. 245-256.

Pérez Priego, Miguel Ángel, «Introducción», en Juan del Encina, Teatro completo, , Madrid, Cátedra, 1998, pp. 9-94.

Rodríguez Marín, Francisco, Los 6.666 refranes de mi última rebúsqueda: que con «Más de 21.000» y «12.600 refranes más» suman largamente 40.000 refranes castellanos no contenidos en la copiosa colección del maestro Gonzalo Correas, Madrid, Atlas, 1934.

Rodríguez Marín, Francisco, Todavía 10700 refranes más no registrados por el maestro Correas ni en mis colecciones tituladas Más de 21000 refranes castellanos (1926), 12600 refranes más (1930) y Los 6666 refranes de mi última rebusca (1934), Madrid, Impr. «Pr. Española», 1941.

Spence, Lewis, An Encyclopaedia of Occultism, Nueva York, University Books, 1968.

Torres Naharro, Bartolomé de, Comedia Aquilana, compuesta por Bartholome de Torres Naharro, ed. Hernando Merino, Nápoles, s.f., s.l., 24 fols. (Roma, Marcellus Silber, c. 1520).

Torres Naharro, Bartolomé de, «Propaladia» de Bartolomé de Torres Naharro y Lazarillo de Tormes. Todo corregido y emendado por mandado del Consejo de la Santa y General Inquisición. Madrid, Pierres Cosín, 1573.

Torres Naharro, Bartolomé de, «Propalladia» and other works of Bartolomé de Torres Naharro, ed. Joseph E. Gillet, vols. I-III, Bryn Mawr (Pennsylvania), Menasha (Wisconsin), George Banta, 1943-1951; vol. IV, Philadelphia, University of Pennsylvania Press, 1961.

Torres Naharro, Bartolomé de, Teatro completo, ed. Julio Vélez-Sainz, Madrid, Cátedra, 2013.

Vega, María José, «Los pecados del lector. Delectación morosa y lecturas culpables en la teología moral del siglo xvi», en Textos castigados: la censura literaria en el Siglo de Oro, eds. Eugenia Fosalba & María José Vega, Bern, Peter Lang, 2013, pp. 205-226.

Vega, María José, & Eugenia Fosalba, «Introducción: Censura y letras áureas», en Textos castigados: la censura literaria en el Siglo de Oro, eds. Eugenia Fosalba & María José Vega, Bern, Peter Lang, 2013, pp. 7-20.

Vélez-Sainz, Julio, «Una tierra, un Señor y una dama: Genealogía y heterodoxia en la Comedia Jacinta de Bartolomé de Torres Naharro», eHumanista, 18, 2011, pp. 139-155.

Vélez-Sainz, Julio, «De la noche al lenocinio: Usos amorosos y prostibularios de la noche en la Comedia Serafina y la Comedia Aquilana de Bartolomé de Torres Naharro», eHumanista, 22, 2012, pp. 375-390.

Vélez-Sainz, Julio, «Introducción», Teatro completo, de Bartolomé de Torres Naharro, Madrid, Cátedra, 2013, pp. 11-195.

Vélez-Sainz, Julio, «De lo científico a lo folclórico: Astrólogos y astrología en el teatro renacentista», Bulletin of the Comediantes 66/1, 2014a, pp.1-17.

Vélez-Sainz, Julio, «Del Vir Facetus al gracioso: Torres Naharro», en ¿Hacia el gracioso?: Comicidad en el teatro español del siglo xvi, dir. José María Díez Borque, eds. Álvaro Bustos Táuler y Elena di Pinto Revuelta, Madrid, Visor, 2014b, pp. 87-108.

Inicio de página

Notas

1 En el catálogo se prohíben, además, entre otras obras dramáticas la Orfea, el Amadís de Gil Vicente, la Thesorina de Jaime de Huete, la Tidea de Francisco de las Natas, la Circe de Giambatista Gelli, la Égloga de Plácida y Victoriano de Juan del Encina, o algunas farsas anónimas como la Josefina (atribuida a Miguel de Carvajal) y obras en prosa como los coloquios Colloquio de damas de Pietro Aretino, la Circe de Giambatista Gelli, el Diálogo de Mercurio y Carón de Alfonso de Valdés, el Diálogo de doctrina cristiana de Juan de Valdés, e incluso obras devocionales como la Oración y meditación y la Guía de pecadores de Fray Luis de Granada.

2 Vélez-Sainz 2013, pp. 87-100.

3 Vélez-Sainz 2014a y 2014b.

4 Bujanda, 1984, p. 525.

5 Bujanda, 1984, p. 465.

6 ibid p. 465. El que la entrada 458 no nombre directamente a Torres Naharro se debe seguramente a que se refieran a una suelta (Burgos 1535, 1540) (Gillet, 1943, I, pp. 89-91). Todas estas obras entraron en el «Catálogo de los libros en Romance»,

7 Se desarrolla el concepto en Vega & Fosalba, 2013, pp. 7-20, Fosalba, 2013, pp. 75-100 y Vega, 2013, pp. 205-226.

8 García-Bermejo Giner, 2013, p. 22. Aunque resulta paradójico decir que en 1520 (SAR) desaparecen versos de un texto de 1526, la «trama impresa sevillana», como demostramos en nuestra edición, presenta una segunda variante que se remonta también a 1520; véase Vélez-Sainz, 2013, pp. 110-126.

9 Pérez Priego, 2011, p. 252. Es muy posible que esta censura previa explique los cambios que se producen en la suelta romana de 1520 de la Aquilana y en las sueltas (s.f.s.l. [¿Roma?, ¿Beplin?, ¿1516?] y Toledo, 1524) de la Tinelaria donde las referencias religiosas aparecen mutiladas. Los cambios no presentan gran interés en asuntos esotéricos, sino, coincidiendo con el dogma del momento, con la lucha contra la herejía.

10 La edición es muy precaria y tiene muchos errores, algunos de ellos posiblemente forzados por malas lecturas de un manuscrito borroso, como supone Gillet, 1943, I. p. 120.

11 Gillet no señala la variante.

12 Spence, 1968, p. 122. Una potente representación pictórica aparece en el Jardín de las delicias de El Bosco. En la parte central a la derecha del tercer panel, un hombre con armadura que sostiene un cáliz es devorado por los perros satánicos bajo un gran cuchillo. Edward Muir relata cómo, dentro del sistema de castigos de la herejía en la Italia del Renacimiento, el ser devorado por perros era el peor de todos (1998, p. 97). Un parecido razonable traza Natalie Davis con los herejes (1975, p. 179).

13 Mañero, 1997, p. 356.

14 Rodríguez Marín, 1934, p. 165; y 1941, p. 146.

15 En el juicio, Jamete mencionó varios libros de Clément Marot y de Lutero junto a la Propalladia (Gillet, I, pp. 66-67). Entre julio de 1557 y febrero de 1558, el escultor fue investigado por la Inquisición por una denuncia de varios compañeros de trabajo e incluso de familiares. Giraldo de Olanda testificó que este tenía un libro en romance en el que se leía una copla que empezaba: «Roma es hum gran jardín adonde blasfeman y renyegan por un quatrín» (ed. Gillet, I, p. 66), referencia a la Sátira II, donde, en realidad no hay mención a un puto viejo sino a un «viejo ruin» que quizá se refiera a Saturno (y quizá al Papa Borgia, Alejandro VI). Posteriormente, Jamete dijo en la audiencia que el Padre en su tallado de la Trinidad no debía ser representado como anciano, ni el hijo como joven «sino que avían de yr en una misma figura e semejanza porque aunque son tres personas son un solo dios e una eternidad» tal y como había leído en «el libro de la Propaladia especial en ciertas preguntas e respuestas sobre ello de que allí se trata» (ed. Gillet, I, p. 66), más que probable referencia al Diálogo del nacimiento del pacense (ed. Vélez-Sainz, 2013, pp. 89-91).

16 Bujanda, 1984, p. 547.

17 Bujanda, 1984, p. 547.

18 En los preliminares del primer volumen de 1573, se hace mención a las tres obras: «Y así, viendo que las obras de Castillejo eccelentes y maravillosas en la elegancia y abundancia de palabras y conceptos, andavan derramadas y perdidas de mal escritas y con riesgo de prohibirse por algunos respetos, y que la Propaladia de Torres Naharro, obra singular y estremada en el donaire y gracia de la lengua, aunque estava prohibida en estos reynos años avía, se leía e imprimía de ordinario en los estrangeros» (§5v-§6r). Esta misma introducción aparece al frente de la edición que hizo el mismo año López de Velasco de la obra de Castillejo en las prensas de Pierres Cosín: Las obras de Christobal de Castillejo, corregidas y enmendadas, por mandado del Consejo de la Santa y General Inquisición (Madrid, Pierres Cosín, 1573). Estamos en la actualidad realizando un trabajo sobre esta triple edición.

19 Así queda claro en el grabado de la portada en el que se reproduce el caduceo celestial coronado por el lema «con descuydo» y, colgando de los extremos, un mazo (representación de la justicia religiosa) y una cítara (el oficio poético). El lema alude a la inadvertencia con que se habían introducido inconveniencias en el texto y a la recuperación de dicho sentido con esta edición. Partimos del análisis comparativo del frontispicio de Las obras de Christoval de Castillejo (1573) de Ignacio García Aguilar, quien compara la portada con emblemas de Alciato y Juan Francisco de Villalta (2009, pp. 58-59).

20 Ed. Gillet,1943, I, p. 67.

21 Por ejemplo, Faceto exclama: «Qu’es medrosa, / y así como es vergonzosa, / siempre quiere una doncella, / que aunque muera por la cosa, / que hombre le ruegue con ella. / Pues, de amores, / ¿qué valdrían los mejores, / o cómo serían buenos / si no costasen dolores / o palabras a lo menos? / Que, del resto, / aquel esconder de gesto, / aquel hoír y dar gritos, / salsa verde es todo aquesto / que crece los apetitos. / Pues veamos, / los que por damas penamos, / si la razón conocemos, / bástanos que las hayamos / en el lugar que queremos. / Que a mi ver, / para gozar del placer / lo demás al hombre toca, / que no se lo han de meter / con la cuchara en la boca. / Dios quisiese / que a Dileta yo tuviese / tras uno d’estos manzanos; / mi daño, si no supiese / desenvolverme las manos» (vv. 1183-1212). Es indudable el sesgo erótico del parlamento. Encontramos, primero, diversos refranes eróticos del tipo «Las mujeres quieren ser rogadas» (Rodríguez Marín, 1931, p. 175).

22 Pardo Tomás, 1991, p. 156.

23 Vélez-Sainz 2012 y 2014a.

24 Con respecto a los cambios que se producen en la suelta podemos indicar que las omisiones se dividen de la siguiente manera. En cara interna de la plana encontramos quintillas omitidas en el centro de la primera columna (A2r), en la parte baja de la primera columna (B2r), en la parte baja de la primera columna (C4r). Con respecto a la cara externa de la plana se han omitido quintillas en la parte central de la segunda columna (B2v), en la parte baja de la segunda columna (B3r), en la parte baja de la segunda columna (D2v), en la parte baja de la segunda columna (D4v) y, finalmente, en la parte baja de la segunda columna (F2r). Por otro lado, se encuentran añadidos son en cara interna de la plana distribuidos de la siguiente manera: 10 versos en la parte central de la primera columna (A2r), 35 versos, segunda columna completa menos un verso (B4r), 4 versos la parte central de la segunda columna (C3r), 10 versos la parte baja de la primera columna (D1v), 9 versos en la parte baja de la primera columna y un verso en la última línea de la parte baja de la segunda columna (D1v), 5 versos en la parte baja de la segunda columna (E2r) y tan solo dos en cara externa de la plana: 10 versos en la parte baja de la segunda columna (D1r) y 5 versos en la parte central de la segunda columna (E1r).

25 Ed. Vélez-Sainz, 2013, p. 939.

26 Ed. Vélez-Sainz 2013, p. 940.

27 Pérez Priego, 1991, pp. 28-31.

28 Infantes, 1993, p. 245.

29 Aquí SAR añade: «pues las más / son así de tal compás / que hu[y]en de un cauallero / y van rabiando detrás / de un cevil azemilero» (ed. Vélez-Sainz 2013, p. 937).

30 En la versión de Nápoles de 1524 se sustituye «ostias» por «bestias».

31 Ed. Vélez-Sainz, 2013, p. 870, nota 197. Por alguna razón, la nota corta varios versos de la versión expurgada (pese a que en las primeras pruebas del texto aparecieron bien), aspecto que corregiremos en la segunda edición.

32 Rodrigo Caro, Días geniales o lúdicros, p. 300.

33 Ed. Vélez-Sainz, 2013, p. 874.

34 Correas, p. 355.

35 Giles, 2009, p. 165.

36 La suelta romana sustituye «por el barzón y la reja» (v. 1664) a «por el timón y la reja».

Inicio de página

Para citar este artículo

Referencia en papel

Julio Vélez-Sainz, « Un teatro «castigado»: las ediciones censuradas de la Comedia Aquilana de Bartolomé de Torres Naharro », Criticón, 126 | 2016, 79-96.

Referencia electrónica

Julio Vélez-Sainz, « Un teatro «castigado»: las ediciones censuradas de la Comedia Aquilana de Bartolomé de Torres Naharro », Criticón [En línea], 126 | 2016, Publicado el 15 noviembre 2016, consultado el 23 agosto 2017. URL : http://criticon.revues.org/2801 ; DOI : 10.4000/criticon.2801

Inicio de página

Autor

Julio Vélez-Sainz

Doctorado en Filología Románica (2002) por la University of Chicago y en Filología Española por la Universidad de Salamanca (2008), es Profesor Titular en la Universidad Complutense de Madrid. Ha publicado cinco monografías sobre distintos aspectos de Literatura española y universal, seis ediciones críticas sobre autores clásicos y contemporáneos, publicado más de ochenta artículos y reseñas en español y en inglés. Es miembro del consejo editorial de varias revistas internacionales sobre literatura. Ha colaborado en varios proyectos de I+D nacionales e internacionales. Entre sus últimos proyectos como Investigador Principal se cuentan “La biblioteca de Lope” (MEC, PRX14/00553) y “Plataforma digital para la investigación y divulgación del teatro contemporáneo en Madrid (TEAMAD)” (CAM, H2015/HUM-3366). Es evaluador oficial de la Agencia Nacional de Acreditación de la Calidad (ANECA). Tiene una bitácora sobre teatro, literatura y cultura en The Huffington Post (España): http://www.huffingtonpost.es/julio-velez-sainz/.
jjvelez@ucm.es

Artículos del mismo autor

Inicio de página
  • Logo Presses universitaires du Midi
  • Logo ENS de Lyon
  • Logo IHRIM - Institut d'Histoire des Représentations et des Idées dans la Modernité
  • Logo Labex COMOD - Université de Lyon
  • Logo Instituto Cervantes
  • Revues.org