Navegación – Mapa del sitio
Reseñas

Eavan O’BRIEN. Women in the prose of María de Zayas

Woodbridge,Tamesis, 2010. 282 p. (Támesis, Serie A: «Monografías», 289.)
Anne-Gaëlle Costa Pascal
p. 302-305
Referencia(s):

Eavan O’BRIEN. Women in the prose of María de Zayas. Woodbridge,Tamesis, 2010. 282 p. (ISBN: 978-1-85566-222-3; Támesis, Serie A: «Monografías», 289.)

Texto completo

1Después de haber publicado varios artículos sobre la prosa narrativa de María de Zayas (1590-1661), una de las más famosas escritoras del Siglo de Oro, la catedrática Eavan O’Brien, que trabaja actualmente en el departamento de Hispanic Studies en el famoso Trinity College de Dublin, nos ofrece una monografía escrita en inglés y titulada Women in the prose of María de Zayas.

2No es la primera vez que sale a la luz un trabajo sobre las diferentes figuras femeninas que aparecen en las dos colecciones en prosa Novelas amorosas y ejemplares y Desengaños amorosos que María de Zayas publica respectivamente en 1637 y en 1647. Sin embargo, Eavan O’Brien nos ofrece un punto de vista nuevo, un enfoque diferente. En efecto, a diferencia de las numerosas contribuciones críticas centradas en la inevitable e hipotéticamente conflictiva relación entre hombre y mujer, Eavan O’Brien se concentra exclusivamente en los personajes femeninos de María de Zayas. Examina todos los tipos de relaciones posibles que existen entre dichos personajes, precisando que no poco la inspiraron los estudios psicoanalíticos sobre las relaciones entre mujeres —cita a Nancy Chodorow, a Janice Raymond. Su objetivo —lo explica de manera muy clara en la Introducción— es estudiar las complejas ramificaciones de las interacciones femeninas. Declina por lo tanto las temáticas siguientes: la amistad entre mujeres, la relación madre-hija, la relación entre hermanas, cuñadas, hermanastras, primas, las relaciones ama-criada, la figura de la madre, la figura de la Virgen María, los diferentes substitutos maternos que aparecen a lo largo de los relatos. Dicho de otra manera, Eavan O’Brien nos propone una lectura «ginecéntrica» de las veinte novelas de María de Zayas.

  • 21 Las Novelas amorosas y ejemplares y los Desengaños amorosos se hallan enmarcadas como el Decamerón (...)

3Ahora, Eavan O’Brien está convencida de que la crítica ha infravalorado el interés del relato que pone marco a las veinte novelas. Por lo tanto, pone también de manifiesto las relaciones (paralelismos, oposiciones, rivalidades) que existen dentro del marco21, y, en relación con las protagonistas de los relatos. Subraya así cómo se interpenetran y se aclaran respectivamente la historia del marco y las de las novelas.

4Después de una nota previa y de una introducción eficaz en la cual Eavan O’Brien evoca el contexto litarario de la época y recuerda los raros datos que tenemos sobre la vida de María de Zayas, el estudio se organiza en cinco capítulos y dos apéndices.

  • 22 En la obra de María de Zayas, el convento es frecuentemente el asilo al que se acogen las mujeres d (...)

5El primer capítulo se dedica al análisis de la amistad y de la complicidad entre mujeres. Eavan O’Brien se vale de cuatro novelas para ilustrar su propósito. Primero, elige dos novelas sacadas de las Novelas amorosas y ejemplares: Aventurarse perdiendo y El prevenido engañado. Analiza las figuras femeninas de Jacinta, Isabel y Guiomar; muestra cómo se ayudan y se sostienen las protagonistas. Luego, estudia figuras femeninas que pertenecen a dos relatos de los Desengaños amorosos: La esclava de su amante y Mal presagio casar lejos. De estas comparaciones Eavan O’Brien saca una primera conclusión: a pesar del contexto patriarcal y machista en el cual se mueven las protagonistas, las amistades y las alianzas femeninas son más fuertes en la segunda colección de María de Zayas. Como no quiere dejar de lado el relato marco, Eavan O’Brien analiza también, en la segunda parte del capítulo, las relaciones entre Lisis y las demás protagonistas femeninas del marco narrativo. Explica primero que hay que hacer una distinción entre la relación fraternal que existe entre las mujeres del marco y el supuesto feminismo de María de Zayas, feminismo que, para Eavan O’Brien, no es más que un topos literario del cual se vale la autora. Luego, Eavan O’Brien centra su interés en «la solución del convento»22 insistiendo en la diferencia entre los desenlaces de las novelas y el de la historia del marco — un desenlace, éste, que, según María de Zayas, es «el más felice que se pudo dar»—, para demostrar que la obra de doña María se concluye con un elogio a la hermandad entre mujeres.

6El segundo capítulo es un perfecto contrapunto del primero. En él, Eavan O’Brien estudia la perfidia de las mujeres en todas sus manifestaciones. Para ilustrar su propósito, se vale otra vez de cuatro novelas: analiza conjuntamente La burlada Aminta y venganza del honor con El juez de su causa, y, luego, compara La más infame venganza con El verdugo de su esposa. Las mujeres traidoras de la primera colección se ven castigadas con crueldad o se mueren; en cambio, en los Desengaños amorosos, los personajes femeninos malos equivalentes no reciben un castigo sistemático. Se desencadena la violencia y las escenas donde aparecen las víctimas son mucho más bárbaras. Antes de concluir su capítulo, Eavan O’Brien elige tres novelas más (El jardín engañoso, La inocencia castigada y Estragos que causa el vicio) que le permiten analizar de manera más precisa las relaciones subversivas entre diferentes tipos de «hermanas» (crueldad, sadismo, maldad). Otra vez, Eavan O’Brien subraya que entre las dos colecciones hay una progresiva radicalización de los comportamientos femeninos y al mismo tiempo señala que la intención moralizadora de la autora es más determinada.

7En el tercer capítulo, Eavan O’Brien explora las relaciones entre personajes femeninos desde un punto de vista más social. Evoca esencialmente las relaciones entre amas y criadas, relacionando siempre su propósito con los códigos sociales vigentes en la época de María de Zayas. El capítulo se organiza en dos partes. Primero, Eavan O’Brien insiste sobre la relación de confianza que debe existir entre amas y criadas. Analiza varios ejemplos sacados de Al fin se paga todo y de La esclava de su amante donde aparecen las criadas cómplices y ayudantes de sus amas, pero muestra también que existen obstáculos y límites a este tipo de relación que supone una interdependencia de las protagonistas. A continuación, Eavan O’Brien examina los relatos siguientes: El castigo de la miseria, La fuerza del amor, Tarde llega el desengaño, La inocencia castigada y Estragos que causa el vicio. Esta vez las relaciones entre amas y criadas son más complejas. Las criadas pueden ser cómplices o traidoras. Eavan O’Brien subraya que, a pesar de lo que se ha escrito sobre María de Zayas, ésta no tiene una visión unívoca del mundo de los criados. Las relaciones amas-criadas pueden aparecer como relaciones de «cooperación» o de «manipulación» según las necesidades de las intrigas.

8En el cuarto capítulo, se examinan las relaciones entre hijas y madres dentro de las novelas de las dos colecciones pero también en relación con el relato marco. La figura materna sólo aparece en tres relatos de las Novelas amorosas y ejemplares (El prevenido engañado, El imposible vencido y El jardín engañoso) y brilla por su ausencia en los Desengaños amorosos, puesto que Eavan O’Brien sólo señala una ocurrencia en Amar sólo por vencer. De manera muy sutil, se analizan las implicaciones y las consecuencias de la presencia o de la ausencia de una madre en relación con su hija. Cuando se refiere al marco, Eavan O’Brien precisa que la madre de Lisis es una figura esencial: tiene un estatuto narrativo particular y, según Eavan O’Brien, su presencia aclara retrospectivamente las novelas en las cuales «falta» una madre. Laura es la madre cariñosa que quiere satisfacer a su hija Lisis. Organiza dos saraos para ella. Quiere preservar a su hija y, cuando Lisis decide refugiarse en un convento, su madre la acompaña.

9El quinto capítulo va vinculado con el que precede puesto que trata de las madres de substitución que aparecen en la obra. Son personajes femeninos que, de una u otra manera, van a proteger, consolar a otra protagonista, que se ha convertido en una «hija» de substitución. El papel protector puede ser desempañado por una figura femenina humana o sobrenatural: la figura de la Virgen María, la madre de Dios, por ejemplo. Eavan O’Brien empieza su análisis con referencias a El desengaño amando y premio de la virtud y a La inocencia castigada, y luego se dedica enteramente a La perseguida triunfante. Explora de manera muy erudita y convincente varias interpretaciones posibles de la aparición de la Virgen María. Concluye su propósito haciendo un paralelismo. En La perseguida triunfante, Beatriz, salvada por la intervención de la Virgen María, entra en un monasterio y termina su vida felizmente rodeada de mujeres. De manera muy parecida, al final del sarao, la narradora Lisis, bajo el ámparo de su madre, entra también en un convento para disfrutar de una vida alegre con otras mujeres.

10Este final «feliz» del sarao, nos dice la autora para concluir, es la ilustración perfecta de lo que le importa a María de Zayas: describir un mundo de mujeres con relaciones complejas.

11Los apéndices I y II que clausuran la monografía son dos cuadros. Cada uno se refiere a una colección y resume de manera sintética las interrelaciones entre los personajes femeninos.

12Al leer Women in the prose of María de Zayas, el lector descubrirá un nuevo aspecto de la obra de prosa de María de Zayas. Afortunadamente, Eavan O’Brien no entra en el debate tan trillado sobre el feminismo de María de Zayas. Concentra su trabajo en un aspecto más sutil: las relaciones interfemeninas. Las interpretaciones psicológicas no carecen de interés y se integran perfectamente en el análisis, más formal, que estructura el libro.

Inicio de página

Notas

21 Las Novelas amorosas y ejemplares y los Desengaños amorosos se hallan enmarcadas como el Decamerón de Boccaccio. Es éste un sistema narrativo que viene de lejos. Es el de las Mil y una noches, el del Sendebar, el de Calila e Dimna, que María de Zayas parece conocer bien. Con respecto a estos ilustres predecesores, el relato marco de Zayas posee características propias, por su extensión, por la importancia que tiene el conjunto de la obra, por el hecho de no ser simple pretexto narrativo, sino razón de ser de los relatos englobados que vienen a justificar y a sostener las tesis del relato marco.

22 En la obra de María de Zayas, el convento es frecuentemente el asilo al que se acogen las mujeres desengañadas del mundo y de los hombres. La elección de las heroínas de Zayas está respaldada por una larga tradición de renuncia al mundo. Sin embargo, la razón de la renuncia en las novelas de Zayas es notablemente diferente. Si miramos a sus más importantes predecesores en la tradición española, vemos rápidamente que en ellos la renuncia del mundo está motivada por la resolución de huir del siglo, con todas sus tentaciones y vicios, mientras que en Zayas la renuncia se produce como consecuencia de la lucha esencial entre hombres y mujeres. Las mujeres, desengañadas, reconocen los engaños y las traiciones de los hombres y se salvan, retirándose en un convento.

Inicio de página

Para citar este artículo

Referencia en papel

Anne-Gaëlle Costa Pascal, « Eavan O’BRIEN. Women in the prose of María de Zayas », Criticón, 111-112 | 2011, 302-305.

Referencia electrónica

Anne-Gaëlle Costa Pascal, « Eavan O’BRIEN. Women in the prose of María de Zayas », Criticón [En línea], 111-112 | 2011, Publicado el 18 julio 2016, consultado el 28 febrero 2017. URL : http://criticon.revues.org/2597

Inicio de página

Autor

Anne-Gaëlle Costa Pascal

(CRES-LECEMO, Universidad de Paris III)

Inicio de página
  • Logo Presses universitaires du Midi
  • Logo ENS de Lyon
  • Logo IHRIM - Institut d'Histoire des Représentations et des Idées dans la Modernité
  • Logo Labex COMOD - Université de Lyon
  • Logo Instituto Cervantes
  • Revues.org