Navegación – Mapa del sitio

El tomismo agustiniano de los dominicos españoles. Tomás de Lemos y la referencia a san Agustín en tiempos de las Congregaciones de auxiliis1

Sylvio Hermann De Franceschi
p. 191-213

Resúmenes

El presente artículo procura describir los medios por los cuales el dominico español Tomás de Lemos defendió la causa del tomismo a principios del siglo xvii e insistir sobre su respeto por la doctrina de San Agustín sobre la gracia. Conviene recordar que, en la época de las Congregaciones de auxiliis (1598-1607), se enfrentaron dos facciones: por un lado, los jesuitas que defendían la tesis molinista de una gracia suficiente conferida a todos y eficaz por el simple consentimiento del libre albedrío; por el otro lado, los dominicos, defensores de un tomismo adaptado a las exigencias de la disputa, quienes acusaban a sus adversarios de semipelagianismo y que defendían la tesis de la necesidad de una gracia eficaz por sí misma además del socorro otorgado por la gracia suficiente. Los tomistas pensaban así respetar escrupulosamente las enseñanzas de San Agustín.

Inicio de página

Texto completo

  • 1 Traducción de Cécile Iglesias (Université de Bourgogne)
  • 2 Para un planteamiento sintético y reciente, véase Quilliet, 2007.
  • 3 Véase Stöhr, 1980, p. 1.
  • 4 Molina, Concordia liberi arbitrii cum gratiæ donis, diuina præscientia, prouidentia, prædestination (...)
  • 5 Sobre la noción teológica y filosófica de suficiencia, véase Chenu, 1933.
  • 6 Jansenius, Augustinus, seu Doctrina S. Augustini de humanæ naturæ sanitate, ægritudine, medicina, a (...)
  • 7 Sobre la fortuna del tomismo en la época moderna, consúltese Cessario, 1999 y Berger, 2001. Véanse (...)
  • 8 Sobre la noción tomasiana de predeterminación, véase Congar, 1934.
  • 9 Para una presentación sintética del debate teológico en torno a la noción de premoción física, véan (...)

1Iniciada tres siglos y medio tras el advenimiento del cristianismo, la disputa sobre la gracia conoció un momento de polémica de rara intensidad entre el final del concilio de Trento y finales del siglo xviii2. Al recorrer los varios miles de páginas dedicadas entonces al análisis de la delicada cuestión de las relaciones entre la gracia divina y el libre albedrío humano, no se puede sino asentir al juicio del teólogo católico alemán Johannes Stöhr, quien, en el año 1980, no dudaba en considerar que ninguna de las grandes disputas teológicas de la época moderna había conocido historia más dramática ni más contrastada que la controversia de auxiliis diuinæ gratiæ3. Obsesionada por la querella jansenista, la historiografía suele repartir en tres grupos las sensibilidades en presencia a mediados del siglo xvii. Primero, los molinistas, defensores oficiales de la doctrina de la Compañía de Jesús, y que se habían sumado a las tesis del jesuita español Luis de Molina (1535-1600), autor de una novedosa, aunque discutible, Concordia liberi arbitrii cum gratiæ donis (1588)4, donde se afirmaba la idea de una gracia suficiente generalmente conferida a los hombres post merita præuisa y cuya suficiencia5, que alcanzaba plena eficacia mediante el asentimiento del libre albedrío, era evaluada por Dios gracias al ejercicio de una ciencia media (scientia media) que le otorgaba el conocimiento de los futuros contingentes. En segundo lugar, los agustinianos, partidarios de un regreso a la pura doctrina de San Agustín y discípulos del difunto obispo de Ypres, Cornelio Jansen (1585-1638), más conocido bajo su nombre latinizado Jansenius, cuyo famoso y cuestionable Augustinus, publicado en 1640 en Lovaina, negaba que hubiera, in statu naturæ lapsæ, auxilio suficiente alguno fuera de los eficaces6. Por fin, los tomistas, tradicionalmente, aunque no de forma exclusiva, vinculados a la orden dominicana, aduladores implacables de la doctrina de santo Tomás de Aquino, y según los cuales era preciso salvar, contra las peligrosas innovaciones de los jesuitas, una doctrina que mantuviera intacta la idea de una gracia eficaz de por sí, así como la tesis de la predestinación gratuita, es decir, ante merita præuisa7: si admitían, con alguna reserva, la existencia de una gracia suficiente, los tomistas también afirmaban la necesidad de una gratia se ipsa efficax para la realización de cada acto de piedad (ad omnes et singulos pietatus actus), auxilio cuya naturaleza era la de una premonición —o predeterminación8— física9, y no moral, noción con que caracterizaban, respetando el axioma tomasiano que hacía de Dios la causa primera, la intervención divina que permite a la voluntad humana pasar del acto primero, es decir, de la simple potencia, al acto segundo, es decir, a la acción misma.

  • 10 Sobre Báñez, véase García Cuadrado, 1998 y 1999. Consúltense asimismo los trabajos clásicos de Belt (...)
  • 11 La bibliografía dedicada a la historia de las Congregaciones de auxiliis es abundante pero antigua. (...)

2La distinción entre estas tres corrientes, la molinista, la agustiniana y la tomista, se impuso de tal manera que acabó ocultando que en su origen el debate tan sólo oponía a los jesuitas frente a los dominicos. Tras la publicación de la Concordia de Molina, la orden de Predicadores, encabezada por el teólogo Domingo Báñez (1528-1604)10, había iniciado en España una campaña muy virulenta y polémica contra la Compañía de Jesús. Tomando nota del inextinguible enfrentamiento entre las dos familias religiosas, el Papa Clemente VIII decide evocar el asunto en la Corte de Roma. El 2 de enero de 1598 se abren las Congregaciones de auxiliis destinadas a permitir a las dos partes que expongan sus respectivos puntos de vista en el marco de debates contradictorios11. Sin embargo, la interminable sucesión de sesiones no da lugar a un acuerdo final, y el Papa Pablo V, sucesor de Clemente VIII tras el breve pontificado de León XI, debe clausurar las reuniones el 28 de agosto de 1607, día de San Agustín, con un indeciso abandono del proceso. Ni los molinistas, ni los tomistas pueden jactarse de gozar del favor del magisterio romano.

  • 12 A propósito de las sucesivas condenas del Augustinus y de su doctrina, véase el artículo fundamenta (...)
  • 13 Sobre las relaciones entre tomismo y jansenismo, permítaseme remitir a los recientes estudios de De (...)

3Entonces se pensó que la solución de la disputa implicaba volver a considerar atentamente los textos de San Agustín. Emprende tal hazaña Jansenio cuando redacta su Augustinus. Rápidamente alertados, los jesuitas pasan a la ofensiva y consiguen que la Santa Sede condene la obra del fundador del jansenismo12. Estrictamente agustinianos, o al menos así lo pretendían ellos, los jansenistas buscaron aliados católicos, y pensaron hallarlos entre los adeptos de la Escuela de santo Tomás. Perceptible desde finales de los años 1640, la táctica de un acercamiento con los tomistas se afirma de manera muy marcada tras la campaña de las Cartas provinciales (1656-1657); permite demostrar la ortodoxia de los discípulos de Jansenio poniendo de realce su conformidad con el tomismo de gratia, así como buscar el apoyo de los dominicos en la lucha que se están librando agustinianos y molinistas. Tal estrategia, por lo demás, será retomada constantemente por los jansenistas hasta finales del siglo xviii13, a pesar, hay que reconocerlo, de una absoluta ausencia de resultado que no deja de ser asombrosa.

  • 14 Para un primer acercamiento a las relaciones generales entre agustinismo y tomismo, véanse Derisi, (...)

4Aunque sorprendente, tal forma de actuar no resultaba tan imprevisible como podía parecerlo en un primer momento. Puesto que los defensores de Jansenio afirmaban, con bastante razón, que santo Tomás no había hecho sino retomar las principales posturas de San Agustín de gratia, escudarse tras la autoridad del Aquinate no les parecía contradictorio con la deferencia que profesaban para con el glorioso obispo de Hipona. Más aún, repetían ellos, los tomistas se habían mostrado ardientes defensores del Doctor de la Gracia, en los tiempos de las Congregaciones de auxiliis, al intentar anegar las pretensiones desaforadas de un molinismo culpable de semipelagianismo. Al negarse a tomar abiertamente partido por la causa jansenista, los dominicos manifestaban su inconsecuencia teológica; traicionaban una causa doctrinal olvidándose de que había sido y debía permanecer suya14. De ahí las acérrimas palabras dirigidas, en la Segunda Provinciale, por un jansenista a un hermano predicador:

  • 15 Pascal, Les Provinciales, Pensées et opuscules divers, 2a carta, p. 292. Sobre la campaña de las Ca (...)

Vamos, Padre, su orden recibió un honor del que poco cuida. Abandona esta gracia que le había sido entregada y que nunca fue abandonada desde la creación del mundo. Esta gracia victoriosa, que esperaron los patriarcas, que predijeron los profetas, que trajo Jesucristo, que predicó san Pablo, que explicó San Agustín, el mayor de los Padres […], que sostuvo santo Tomás, el Ángel de la Escuela, que transmitió él a su orden, que mantuvieron tantos de vuestros Padres, y defendieron sus religiosos con tanta gloria bajo los Papas Clemente y Pablo, esta gracia eficaz, por así decir depositada entre las manos de ustedes, a fin de tener en una santa orden, para que durara siempre, a unos predicadores que la profesasen en el mundo hasta el final de los tiempos, se halla como abandonada por intereses sumamente indignos15.

Los jansenistas pretendían oportunamente recordarles a los tomistas su imprescriptible deber de defensores de la doctrina agustiniana.

  • 16 Sobre Agustín en la modernidad, además de la obra maestra de De Lubac, 2008 (1965), véanse Flasch y (...)
  • 17 Véase Mesnard, 1991.
  • 18 Sobre Álvarez, no existe prácticamente bibliografía. Remítase, a falta de tener algo mejor, a la ob (...)
  • 19 Álvarez, De auxiliis diuinæ gratiæ et humani arbitrii uiribus et libertate ac legitima eius cum eff (...)
  • 20 Pascal, Provinciales, 18a carta, pp. 601-602: «Ainsi, mon Père, vos adversaires sont parfaitement d (...)

5Numerosas fueron las ocasiones en que la historiografía recordó que, a lo largo de la moderna querella de la gracia, lo que estaba en juego era el estatuto preeminente que se había de conceder, en el orden de la doctrina, de la fe y de la enseñanza a San Agustín16. Sin embargo, se desatendió demasiado el hecho de que durante las Congregaciones de auxiliis, la defensa de la causa agustiniana estaba entre las manos de los dominicos, y que les incumbió a los discípulos del Doctor Angélico el asumir frente a los molinistas las posturas del Doctor de la Gracia. De ahí la rápida y oportunista simpatía que los jansenistas sintieron por la Escuela de Santo Tomás, y en especial por sus representantes españoles17, a pesar de las palabras en ocasiones severas de Jansenio para con el tomismo. De los dos campeones de la orden de Santo Domingo durante las Congregaciones de auxiliis, Diego Álvarez (1550-1635)18, discípulo de Báñez, y Tomás de Lemos (1550-1629), los defensores de la memoria de Jansenio recordaron sobre todo al primero, cuya enseñanza doctrinal de gratia, el alvarismo, establecido en un monumental tratado De auxiliis divinæ gratiæ (1610)19, les pareció finalmente compatible con sus propias tesis. Pascal le hizo el insigne honor de nombrarlo entre los más ilustres defensores de la gracia eficaz en su 18ª y última Provinciale20. Entre finales del siglo xvii y principios del xviii, la enseñanza de Álvarez y de Lemos se considera generalmente como la expresión del tomismo más rotundo sobre la cuestión de los socorros de la gracia divina.

6Estrictamente tomistas, los dos dominicos quisieron seguramente serlo, siguiendo la obligación contraída al entrar en la orden de los frailes predicadores. Presente desde la primera sesión contradictoria de las Congregaciones de auxiliis, el 22 de febrero de 1599, Álvarez no se distinguió precisamente por su gran talento oratorio hasta que se le asignó Tomás de Lemos como adjunto a partir de la reunión del 25 de enero de 1601. El 20 de marzo de 1602 tuvo lugar la primera sesión presidida por el Papa; la intervención de Álvarez resultó, según parece, tan patosa, que Clemente VIII comunicó de inmediato a Jerónimo Xavierre, maestro general de los dominicos, su deseo de que Tomás de Lemos fuera, a partir de ese momento, el principal abogado de los frailes predicadores. El nuevo orador desarrolló entonces una doctrina de gratia que había de convertirse para la posteridad, fuere o no jansenista, en la definición canónica del tomismo moderno.

  • 21 Lemos, Panoplia gratiæ, seu de rationalis creaturæ in finem supernaturalem gratuita, diuina, suaui- (...)
  • 22 Hernández Martín, 1981. Véanse también los estudios de Crevola, 1950 y 1951.
  • 23 Lemos, Acta omnia Congregationum ac disputationum quæ coram SS. Clemente VIII et Paulo V Summis Pon (...)

7Para conocer la enseñanza lemosiana, las fuentes son abundantes y prolijas. De Lemos, los dos imponentes volúmenes de la Panoplia gratiæ21, publicada tan sólo en 1676, para respetar el decreto del Santo Oficio del 1 de diciembre de 1611 —adoptado por orden de Pablo V— que prohibía rotundamente que se imprimiera toda obra que tratase de auxiliis sin la previa autorización de los inquisidores romanos, son suficiente testimonio, como lo subrayó el P. Ramón Hernández Martín22, de una evidente voluntad de asentar la reciente doctrina de la præmotio, o prædeterminatio, physica mediante un abundante y constante recurso a la teología de San Agustín. Tal discurso no hace sino retomar, sintetizando y sistematizándolas, las posturas formuladas por Lemos a lo largo de las innumerables sesiones de las Congregaciones de auxiliis. Las Acta de tales Congregaciones, finalmente publicadas en 1702, pero que circulaban ya de forma manuscrita desde hacía más de medio siglo23, refieren con tenor casi estenográfico los debates para la edificación, en ocasiones consternada, de unos controversistas católicos ávidos de precisiones y de datos informativos.

La defensa tomista de la pura doctrina agustiniana

  • 24 Scriptum a Summo Pontifice Clemente VIII, Congregationi de auxiliis exhibitum, in quo præcipua S. A (...)

8En definitiva, los adeptos del tomismo habían hecho suya la causa del agustinismo de gratia et prædestinatione. El asunto estalla cuando, durante la congregación del 20 de septiembre de 1605, la primera presidida por Pablo V, el pontífice les pide a los asistentes que examinen un Scriptum del 9 de julio de 1603 en el que el Papa Clemente VIII había resumido en quince puntos la doctrina de San Agustín sobre la gracia y la predestinación, apoyándolos en numerosas citas. El documento se difundió luego ampliamente: Antoine Arnauld (1612-1694), jefe del partido jansenista tras la muerte del abad de Saint-Cyran en 1643, incluso lo dio a la imprenta en 1645, en una edición particularmente corrupta24, y se encuentra el texto inserto al inicio de la Panoplia gratiæ de Lemos. Cabe subrayar de inmediato el hecho de que el documento se emitió únicamente con finalidad deliberativa: nunca pensó Clemente VIII convertirlo en el resumen canónico de la enseñanza agustiniana sobre la gracia, aunque se pueda suponer que los quince puntos enumerados por el Papa representaban muy probablemente, a su modo de ver, el puro agustinismo de gratia. Debido a las restricciones impuestas por el desarrollo de las Congregaciones de auxiliis, el Scriptum no había sido debatido hasta que Pablo V lo propusiera a los protagonistas el 20 de septiembre de 1605. Mientras tanto, el P. Arrubal había sido sustituido por su compañero español Hernando de La Bastida (1571-1637), al que Lemos se enfrentaba ahora. El caso era decidir si el documento clementino expresaba una doctrina agustiniana sobre la que podían ponerse de acuerdo las partes adversas.

  • 25 Lemos, Acta omnia Congregationum, 3a parte, congregación del 20 de septiembre de 1605, col. 998: «P (...)
  • 26 Citado en Lemos, Acta omnia Congregationum, col. 9: «Secundum S. Augustinum datur duplex adiutorium (...)
  • 27 Agustín, De correptione et gratia, c. xii, § 34: «Ipsa adiutoria distinguenda sunt : aliud est adiu (...)
  • 28 Lemos, Acta omnia Congregationum, 3a parte, congregación del 20 de septiembre de 1605, col. 1004: «(...)
  • 29 Lemos, Acta omnia Congregationum, col. 998: «Similiter, quod duplex sit gratia, operans et cooperan (...)
  • 30 Phil 1, 6: «Certus sum quoniam qui operatur in uobis opus bonum perficiet usque in diem Christi».

9No se puede descartar que, al orientar las sesiones según un curso que se habían negado a seguir dos años antes, Pablo V quisiera facilitarles el trabajo a los jesuitas: era notorio que el nuevo pontífice favorecía la Compañía de Jesús con benevolencia política, si no doctrinal. Obligado a dar su opinión, el P. de La Bastida se muestra conciliador y reconoce de buena gana que el Scriptum esconde según él una doctrina conforme con la enseñanza de San Agustín, en términos formales o equivalentes, salvo la importante excepción del punto 5°25. El primer punto subrayado por Clemente VIII, a saber, que San Agustín distinguía dos socorros de la gracia divina26, no sufría desde luego la más mínima discusión, y el P. de la Bastida admitía sin dificultad que la tesis se encontraba formalibus uerbis en el glorioso obispo de Hipona —en el De correptione et gratia, se afirmaba: «Hay que distinguir dos clases de socorros: uno es el socorro sin el cual una cosa no se hace, y el otro es el socorro gracias al cual una cosa se hace»27. Cosa que tampoco Lemos iba a disputar, pues consideraba el Scriptum clementino como la misma doctrina, integral e indiscutible, de San Agustín in materia gratiæ28. Sobre el 2º punto, que afirmaba que la gracia era doble, operante y cooperante, el P. de la Bastida no se mostró más combativo, y concedía fácilmente que la tesis se hallaba en San Agustín, pero sólo æquiualentibus uerbis29, cosa que le costaba comprender a Lemos. El dominico recurría a un pasaje del De gratia et libero arbitrio que el mismo Clemente VIII había citado y donde San Agustín, refiriéndose a las palabras del Apóstol que afirmaba que «el que inició el bien en vosotros no dejará de perfeccionarlo hasta el día de Jesucristo»30, afirmaba que la gracia divina era a la vez preparante y acabante, es decir operante y cooperante:

  • 31 Agustín, De gratia et libero arbitrio, c. xvii, § 33: «Et quis istam etsi paruam dare cœperat chari (...)

¿Quién empezó a profesar aquella caridad, aunque pequeña, como no fuera aquel que prepara nuestra voluntad y que acaba cooperando con nosotros lo que empezó operando dentro de nosotros? Porque él mismo es quien hace que queramos, para iniciar su obra dentro de nosotros, y quien coopera con nuestra voluntad para acabarla y cumplirla. Así pues, hace sin nosotros lo que nosotros queremos, de modo que actuamos, coopera con nosotros, y sin embargo somos impotentes para las buenas obras y para la piedad si no nos asiste con su socorro, o haciendo que nosotros queramos, o cooperando con nosotros cuando queremos31.

  • 32 Lemos, Acta omnia Congregationum, 3a parte, congregación del 20 de septiembre de 1605, col. 1004-10 (...)

10El que el 2° punto enumerado por Clemente VIII quedase así probado non solum æqualentibus uerbis, tal como lo pretendía el P. de La Bastida, sed formalissimis, lo proclamaba Tomás de Lemos con recelo32. Desde el punto de vista agustiniano, sí que existían explícitamente dos gracias, la operante y la cooperante, y las argucias deshonestas de los adversarios jesuitas no lo podían negar.

  • 33 Citado en Lemos, Acta omnia Congregationum, col. 11: «Gratia Dei est quod quis habeat suasores ad b (...)
  • 34 Lemos, Acta omnia Congregationum, 3a parte, congregación del 20 de septiembre de 1605, col. 998: «I (...)
  • 35 Ps 134, 7: «Suscitans nubes ab extremo terræ, fulgura in pluuiam fecit».

11Obviamente, a la parte molinista no le gustó nada tener que someterse al delicado ejercicio de aceptar un documento romano, por muy poco prescriptivo que fuera, pues le hacía correr el riesgo de traicionar las tesis de Molina, al obligarla a definir las propias posiciones de San Agustín. Si Pablo V era muy probablemente bienintencionado para con la Compañía de Jesús, su iniciativa no había ayudado al P. de La Bastida. Al llegar al 3er punto de Clemente VIII, a saber, que «es una gracia de Dios que encontremos personas que nos encaminan hacia el bien»33, el jesuita consiente a admitirlo, pero no ve en qué medida lo prueban las citas de San Agustín aducidas por el Papa34. A lo cual contesta Tomás de Lemos que basta con leer atentamente el lugar citado por Clemente VIII en las Enarrationes in Psalmos. El versículo 7 del salmo cxxxiv declaraba a propósito del Señor: «Hace venir las nubes de las extremidades de la tierra; cambia los truenos en lluvia»35. En sus Enarrationes, San Agustín afirmaba que las nubes simbolizaban a los predicadores de la verdad y de la palabra de Dios:

  • 36 Agustín, Enarrationes in Psalmos, 134, § 17: «Suscitans nubes ab extremo terræ. Quas nubes ? Prædic (...)

¿Qué efecto consigue el Señor con esas nubes? Cambió los truenos en lluvia, es decir, que cambió las amenazas en misericordia y que se sirvió del temor que nos dio para regar nuestras almas con su gracia. ¿Cómo se sirve de este temor para regarlas? Cuando Dios los amenaza mediante su profeta y su apóstol y ustedes se quedan paralizados por el miedo, ¿no son como relámpagos que los espantan? Pero cuando se enmiendan ustedes haciendo penitencia y reconocen que se trata de un efecto de su misericordia, tales relámpagos y tal temor se cambian en lluvia36.

  • 37 Lemos, Acta omnia Congregationum, 3a parte, congregación del 20 de septiembre 1605, col. 1005: «Cir (...)
  • 38 Citado en Lemos, Acta omnia Congregationum, col. 12: «Secundum S. Augustinum datur gratia efficax, (...)
  • 39 Agustín, De gratia et libero arbitrio, c. v, § 12: «Vt autem de cœlo uocaretur Paulus et tam magna (...)

12De ahí deducía Lemos fácilmente que San Agustín había enseñado, al menos æquiualentibus uerbis, el 3er punto de Clemente VIII37. Sobre el 4° punto, crucial, obviamente, según el cual el santo obispo de Hipona afirmaba que la gracia más eficaz no ofendía de ninguna manera la libertad del albedrío38, el P. de La Bastida se mostraba naturalmente muy reservado, y sostenía que sólo la primera cita de San Agustín retomada por el Papa era capaz de asentarlo —en el capítulo v del De gratia et libero arbitrio, el obispo de Hipona apuntaba a propósito de San Pablo: «A fin de que Saúl fuera llamado al cielo y convertido por una vocación tan poderosa y tan eficaz, era la gracia la que actuaba sola porque merecía entonces, pero no merecía sino un gran suplicio»39. Lemos se lo concedía, harto de luchar: al menos se había reconocido que el punto en cuestión era conforme a la doctrina agustiniana.

  • 40 Citado en Lemos, Acta omnia Congregationum, col. 18: «Per hanc gratiam, secundum Augustinum, agit D (...)
  • 41 Citado en Lemos, Acta omnia Congregationum, col. 22: «Hanc gratiam efficacem secundum S. Augustinum (...)
  • 42 Citado en Lemos, Acta omnia Congregationum, col. 25: «Hæc gratia Dei efficax secreta est secundum S (...)
  • 43 Citado en Lemos, Acta omnia Congregationum, col. 26: «Hæc gratia efficax, secundum Sanctum Augustin (...)
  • 44 Lemos, Acta omnia Congregationum, 3a parte, congregación del 20 de septiembre de 1605, col. 1001: «(...)
  • 45 Lemos, Acta omnia Congregationum, col. 1010: «Optime Summus Pontifex docet ex Sancto Augustino quod (...)
  • 46 Agustín, De dono perseuerantiæ, c. xiv, § 35: «Hæc est prædestinatio Sanctorum, nihil aliud: præsci (...)
  • 47 Lemos, Acta omnia Congregationum, 3ª parte, congregación del 20 de septiembre de 1605, col. 1001: «(...)
  • 48 Lemos, Acta omnia Congregationum, col. 1010: «Volebat intelligere S. Augustinum per illam mediam pr (...)
  • 49 Lemos, Acta omnia Congregationum, col. 1010: «Crediderim satis ostendi illam mediam scientiam damna (...)
  • 50 Lemos, Acta omnia Congregationum, cols. 1010-1011: «Et nunc breuiter dico damnatam illam a S. Thoma (...)

13A pesar de su declaración previa, mediante la cual había expresado su asentimiento global con la definición que Clemente VIII había propuesto del agustinismo de gratia et praedestinatione, el P. de La Bastida parecía dispuesto a disputar con mala fe por mucho tiempo más. Sin embargo, no tuvo más remedio que convenir que el 6° punto —según el santo obispo de Hipona, Dios actúa en el hombre por su gracia de manera todopoderosa, moviendo su voluntad hasta el punto de hacerle querer cuando no quiere y hacerle consentir cuando se niega40— se hallaba formalibus uerbis en San Agustín. Igualmente el P. de La Bastida acabó por conceder el 7° punto, en virtud del cual, según San Agustín, el Espíritu Santo expande la gracia eficaz de Dios en el corazón del hombre de innumerables y muy ocultas maneras41. El 8° punto, según el cual San Agustín afirmaba que la gratia efficax era secreta, tampoco le planteaba reparos al jesuita42. En cambio, el punto 9°, en virtud del cual, según el obispo de Hipona, la gracia eficaz es previa y no posterior, puesto que no se ha otorgado al hombre porque lo quiere, sino para que lo quiera43, le parecía requerir algún matiz. Según el P. de La Bastida, la tesis sólo se hallaba æquiualentibus uerbis en las citas aducidas por Clemente VIII, donde de hecho la consecuencia no quedaba firmemente asentada: que la gracia no fuera posterior no implicaba necesariamente que fuera previa; podía ser concomitante y cooperante44. Tomás de Lemos no consentía a satisfacerse con esto. A su parecer, Clemente VIII había observado a rajatabla la enseñanza de San Agustín y de san Próspero, para quienes la gracia no puede ser únicamente concomitante en la medida en que siempre ha de darse un impulso primero a la voluntad45. Sobre el punto 10°, en virtud del cual, según San Agustín, el efecto de la gratia eficaz es infalible y seguro (certus et infallibilis), el P. de La Bastida también pedía precisiones. El jesuita se refería al capítulo xiv del De dono perseuerantiæ —donde el obispo de Hipona definía la predestinación como una presciencia divina y preparación de las gracias por las que los elegidos46 quedan infaliblemente salvados— para asentar que la certeza e infalibilidad de la gratia efficax no se fundaba en la omnipotentia de Dios, sino en su sola praescientia47. Sin explicitar su postura, el P. de La Bastida trataba así de mostrar la conformidad de la teoría molinista de la ciencia media con el agustinismo de gratia. Este artilugio no llegó a confundir a Tomás de Lemos. En su respuesta, el dominico se indigna de que su contradictor se atreva a hacer de San Agustín el precursor de Molina y de su tesis de la scientia media48. Lemos le reprocha explícitamente al molinismo el favorecer con exceso la libertad del albedrío humano en detrimento de la causalidad divina y de la gracia49. Por lo demás, santo Tomás, de acuerdo con San Agustín, había defendido formalmente que la idea de presciencia, tal y como la iban a definir más tarde los molinistas, ponía en tela de juicio el principio inadmisible de la libre elección de los predestinados50 y admitirlo resultaba rotundamente imposible para quien defendía la causa agustiniano-tomista.

  • 51 Citado en Lemos, Acta omnia Congregationum, col. 31: «Hæc gratia efficax, secundum Sanctum Augustin (...)
  • 52 Agustín, Contra duas epistolas Pelagianorum libri ad Bonifacium quatuor, l. ii, c. v, § 9: «Nec sub (...)
  • 53 Citado en Lemos, Acta omnia Congregationum, col. 34: «Hæc gratia efficax cur uni detur et non alter (...)
  • 54 Agustín, Epistolæ, n. 186, c. ix, § 33: «Fateatur gratiam Dei et adiutorium etiam ad singulos actus (...)
  • 55 Lemos, Acta omnia Congregationum., 3a parte, congregación del 20 de septiembre de 1605, col. 1002: (...)
  • 56 Lemos, Acta omnia Congregationum, col. 1011: «Est manifestum esse sententiam Sancti Augustini effic (...)

14Los intereses de la parte molinista resultaron claramente malparados cuando hubo que seguir debatiendo sobre el Scriptum clementino. El P. de La Bastida pasaba rápidamente el punto 11° —en virtud del cual, según San Agustín, la gracia eficaz no establecía un destino, no impedía ni la predicación, ni la corrección, sino que se acordaba perfectamente con la libertad de albedrío51, tal y como lo probaba una cita explícita del 2° libro ad Bonifacium52—, pretextando que no tenía qué decir en contra, aunque no le pareciera suficientemente asentado por las referencias agustinianas que lo acompañaban. Sobre el punto 12°, en virtud del cual, según San Agustín, la entrega de la gracia procede de un designio divino impenetrable, el jesuita accedía a concederlo abiertamente, y, por una vez, sin reticencia53. Sobre el punto 13°, en virtud del cual, según San Agustín, la gracia es necesaria ad singulos actus, cosa que parecía significar una frase de la Epístola 186, dirigida por el obispo de Hipona y Alipio de Tagaste a Paulino de Nola54, el P. de La Bastida no estaba conforme: los testimonios de San Agustín referidos probaban tan sólo, según él, que la gracia era conferida ad singulos actus, y para nada que fuera necesaria ni siquiera eficaz55. Escapatorias todas vanas para Lemos: estaba claro que San Agustín, en su controversia con los pelagianos, había defendido efectivamente la doctrina de una gratia efficax necesaria ad omnes et singulos actus56. Para el dominico, agustinismo y tomismo llegaban a confundirse sobre la cuestión de la gracia.

  • 57 Citado en Lemos, Acta omnia Congregationum, col. 36: «Hæc gratia nullis meritis nostris redditur, s (...)
  • 58 Agustín, Epistolæ, 194, c. v, § 19: «Quod est ergo meritum hominis ante gratiam quo percipiat grati (...)
  • 59 Citado en Lemos, Acta omnia Congregationum, col. 38: «Donum perseuerantiæ est singulare quoddam Dei (...)
  • 60 Lemos, Acta omnia Congregationum, 3a parte, congregación del 20 de septiembre de 1605, col. 1002: «(...)

15La enseñanza agustiniana no se prestaba a tantas interpretaciones como para que los jesuitas pudieran defender su postura, y el P. de La Bastida se veía obligado a conceder el punto 14°, en que la gracia era concedida gratuitamente e independientemente de los méritos57 —reconocía que se trataba de la expressa Sancti Augustini doctrina. El testimonio de la Epístola 194, dirigida por San Agustín al sacerdote Sixto, no le dejaba otra opción: allí se expresaba que el hombre no tiene méritos algunos sin la gracia, que los produce ella sola, y que Dios, al recompensarlos, no hace sino coronar sus propias gratificaciones58. En cuanto al punto 15°, en virtud del cual, según el obispo de Hipona, el don de la perseverancia no era otorgado liberalmente a cada cual59, el P. de La Batista no oponía dificultad particular; pero, como fiel molinista que era, puntualizaba en seguida que el donum perseuerantiæ era concedido según un decreto que procedía de la presciencia divina60. El jesuita no renunciaba a defender la causa del molinismo, desechando descaradamente el contenido obvio de la doctrina agustiniana tal como venía presentada en el documento clementino.

Agustinismo y predeterminación física

  • 61 Lemos, Acta omnia Congregationum, col. 1011: «Prima conclusio est : omnia et singula quæ in prædict (...)
  • 62 Lemos, Acta omnia Congregationum, col. 1011: «Secunda conclusio est : per hanc doctrinam ex S. Augu (...)

16Hay que reconocerle al abogado de las tesis molinistas el mérito de haber sufrido un delicado examen de conciencia agustiniana sin hacer demasiadas concesiones. Frente al P. de La Bastida, Tomás de Lemos reafirmó claramente que consideraba el Scriptum clementino, sin excepción de ninguno de los quince puntos enumerados, como la expresión del más puro agustinismo de gratia61. El dominico añadió de inmediato que Clemente VIII había recapitulado con precisión en su documento la doctrina formulada por San Agustín contra los pelagianos62. En definitiva, un solo punto, el 5°, desde luego crucial, dio lugar a un debate acalorado, ya que trataba de la cuestión candente de la predeterminación física.

  • 63 Citado en Lemos, Acta omnia Congregationum, col. 15: «Hæc gratia habet suam efficaciam ab omnipoten (...)

17El problema era muy importante, y de él dependía por cierto el porvenir doctrinal del tomismo en el ámbito católico. En su Scriptum, el Papa Clemente VIII asentaba en el punto 5° que, según San Agustín, la gracia debía su eficacia al carácter todopoderoso de Dios y al soberano imperio (ab omnipotentia Dei et a dominio) que ejercía sobre la voluntad humana (in uoluntates hominum) del mismo modo que in cætera omnia quæ sub cælo sunt63. Para argumentar la tesis, el difunto soberano pontífice se refería en particular al capítulo xx del De gratia et libero arbitrio, donde San Agustín declaraba:

  • 64 Agustín, De gratia et libero arbitrio, c. xx, § 41: «Scriptura diuina, si diligenter inspiciatur, o (...)

Si consideramos con atención la Escritura, reconoceremos que las buenas voluntades del hombre, que Dios hace buenas, de malas que eran, y a quien manda hacer acciones santas conduciéndolas hacia la eterna salvación tras haberlas convertido en buenas, están tanto en la potencia de Dios (ita esse in Dei potestate), que es menester que vayan donde Él quiere y cuando Él quiere para hacer el bien a los unos o para castigar a los otros, según ordena por un juicio que es indubitablemente muy justo aunque sea muy oculto64.

  • 65 Agustín, c. xiv, § 29: «Si fides liberi est tantummodo arbitrii nec datur a Deo, propter quid ergo (...)
  • 66 Agustín, De correptione et gratia, c. v, § 8: «Quamuis non negetur Deum posse quem uelit, etiam nul (...)
  • 67 Agustín, c. xiv, § 43: «Deo uolenti saluum facere, nullum hominis resistit arbitrium. Sic enim uell (...)

18En el capítulo xiv del mismo tratado, San Agustín ya había apuntado que Dios podía, en virtud de su omnipotencia (omnipotens Deus), convertir a la fe las voluntades de los hombres hasta en sus destemplanzas y en su oposición a la verdad65. Del mismo modo, el obispo de Hipona afirmaba, en el capítulo v del De correptione et gratia, que Dios podía rescatar y llevar al dolor saludable de la penitencia por el poder de su muy poderosa medicación (potentísima medicinae suae potestate) hasta a quienes rehusaban su rescate66. El capítulo xiv del mismo libro defendía que el albedrío humano no era nunca impedimento para la realización de la voluntad de Dios —el Creador hacía lo que quería con los que hacían lo que no quería67. También lo precisaba San Agustín, de manera sumamente clara, al escribir un poco después:

  • 68 Agustín, c. xiv, § 45: «Non itaque est dubitandum uoluntati Dei, quæ in cœlo et in terra omnia quæc (...)

Es indubitable que ninguna voluntad humana pueda resistir tanto a la voluntad de Dios, que hizo todo lo que quiso, tanto en la tierra como en el cielo, y que ya hizo las cosas que aún están por venir, hasta el punto de no hacer lo que Él quiere, puesto que de las voluntades humanas mismas, hace lo que Él quiere cuando quiere68.

19Lemos y el P. de La Bastida iban a tener que enfrentarse sobre una cuestión que se hallaba en el centro de la querella de la gracia y que ponía en juego el destino católico del agustinismo desde la aparición de las teologías protestantes.

  • 69 Lemos, Acta omnia Congregationum, 3a parte, congregación del 20 de septiembre de 1605, col. 999: «C (...)
  • 70 Lemos, Acta omnia Congregationum, col. 999: «Denotat enim ita Deum habere dominium in uoluntates ho (...)
  • 71 Lemos, Acta omnia Congregationum, col. 999: «Dicebatque hoc intendere seu affirmare aliquos ex PP. (...)
  • 72 Fr. Dávila, De auxiliis diuinæ gratiæ et eorum physica siue efficaci motione, Roma, 1599.
  • 73 Denziger-Schönmetze, 1976, n. 1554, p. 378: «Si quis dixerit liberum hominis arbitrium a Deo motum (...)
  • 74 Lemos, Acta omnia Congregationum, 3a parte, congregación del 20 de septiembre de 1605, col. 1000: «(...)
  • 75 Lemos, Acta omnia Congregationum, col. 1000: «Præterea dicebat : quod ex dictis in isto capite coll (...)
  • 76 Lemos, Acta omnia Congregationum, col. 1000: «Dixit etiam non posse esse sententiam S. Augustini is (...)
  • 77 Acerca de la cuestión de la omnipotencia divina en la época moderna, véase Canziani, Granada y Zark (...)
  • 78 Lemos, Acta omnia Congregationum, 3a parte, congregación del 20 de septiembre de 1605, col. 1002: «(...)

20Evidentemente, el partido molinista no podía rebajarse a conceder que una tesis que contravenía frontalmente a la doctrina de Molina fuese estrictamente agustiniana. Sobre el 5° punto de Clemente VIII, el P. de La Bastida declaró inmediatamente que no se trataba del pensamiento de San Agustín y que las referencias allegadas por el Papa no podían asentar su afirmación69: ninguna de ellas evocaba gracia alguna que sacara su eficacia de la omnipotencia de Dios o de su soberana supremacía sobre las voluntades humanas; la famosa comparación sicut in cætera omnia quæ sub cælo sunt no se podía aceptar, puesto que equivalía a afirmar que Dios movía la voluntad del hombre sin dejarle libertad al albedrío70. Por cierto, el P. de La Bastida sabía que ésa era la doctrina de los tomistas, y particularmente la de Domingo Báñez, que, según decía, había sido el primer inventor de la predeterminación física71; sabía también que el dominico español Francisco Dávila (†1604) había adoptado una postura similar en su De auxiliis diuinæ gratiæ (1599)72; sabía, por fin, que Diego Álvarez, que estaba presente, consideraba el libre albedrío como una cosa inanimada (res inanimata), sin tomar en cuenta lo que enseñaba el 4° canon del decreto de iustificatione adoptado el 13 de enero de 1547 por los padres tridentinos durante la 6ª sesión del concilio73. Más aún, añadía el jesuita, el propio Calvino defendía una doctrina muy parecida a aquella por la que combatían los tomistas74. Para el P. de La Bastida, el enunciado del 5° punto de Clemente VIII no tenía otra meta sino la de fundar y justificar la reciente tesis de la predeterminación física, así como de aniquilar la libertad del albedrío75; contradecía naturalmente el canon del 13 de enero de 1547 y no podía contener la pura doctrina de San Agustín. Para justificar su interpretación, el jesuita convocaba la autoridad de la 2ª cuestión del libro i De diuersis quæstionibus ad Simplicianum, donde, según argumentaba, el santo obispo de Hipona atribuía la eficacia de la gracia a las persuasiones y a una vocación proporcionada (suasiones et uocatio congrua)76, y no, por lo tanto, a una divina omnipotentia77. De ahí la conclusión final del P. de La Bastida: el Scriptum de Clemente VIII no recapacitaba íntegramente la doctrina de San Agustín sobre la gracia78; encerraba inexactitudes en ocasiones, y pasaba por alto numerosas tesis cuyo esclarecimiento seguía siendo necesario para definir el puro agustinismo.

  • 79 Lemos, Acta omnia Congregationum, col. 1005: «Ecce ad omnipotentiam Dei reducit S. Augustinus in te (...)
  • 80 Lemos, Acta omnia Congregationum, col. 1006: «Igitur manifestum est esse formalem et expressam S. A (...)
  • 81 Lemos, Acta omnia Congregationum, col. 1006: «Sed PP. RR. ideo negant Deum sua omnipotentia efficac (...)
  • 82 Lemos, Acta omnia Congregationum, col. 1006: «Præterea S. Augustinus agit de illa efficacissima gra (...)
  • 83 Lemos, Acta omnia Congregationum, cols. 1006-1007: «Dixit præterea P. R. non posse dici quod gratia (...)

21El cuestionamiento radical de la teoría tomista de la predeterminación física no era algo sorprendente; no podía dejar indiferente a Tomás de Lemos. Frente a los argumentos del P. de La Bastida, el dominico contesta acerbamente que el 5° punto de Clemente VIII es la exacta doctrina de San Agustín, además formalibus uerbis. De la referencia al § 41 del capítulo xx del De gratia et libero arbitrio, Lemos retiene tercamente que San Agustín reduce la eficacia de la gracia a la omnipotencia de Dios79; y lo mismo con los demás pasajes aducidos por Clemente VIII. El dominico concluye por lo tanto que el obispo de Hipona sostuvo expresa y formalmente que la eficacia de la gracia divina procedía de la omnipotentia de Dios80. Para Lemos, que adopta aquí un discurso antimolinista característico del tomismo, resulta evidente que los jesuitas quieren negar una vez más el principio de la omnipotencia divina para otorgar una importancia desmedida al libre albedrío81. Pero San Agustín les contestó de antemano cuando, en el § 12 del capítulo v de su De gratia et libero arbitrio, afirmó que san Pablo se había convertido por una vocación muy grande y muy eficaz (tam magna et efficacissima uocatione), que solo la gracia divina había podido producir —Clemente VIII había alegado tal referencia para apoyar su punto 4°. Siguiendo a Lemos, no hay la menor duda de que San Agustín haya querido significar aquí la eficacia de una gracia producida por la divina omnipotentia y no concedida cual limosna por el libre albedrío82. El P. de La Bastida no aceptaba que Dios tuviera sobre las voluntades humanas un poder semejante al que poseía in cætera omnia quæ sub cœlo sunt. Ahora bien, alegaba Lemos, se trataba de la propia doctrina de San Agustín, tal como Clemente VIII la había admitido formalmente. El dominico se extrañaba del atrevimiento de su contradictor cuando ponía éste en duda la legitimidad del Scriptum clementino83. Transmitido con finalidad deliberativa, el documento de discordia cambiaba súbitamente de estatuto y se volvía prescriptivo.

  • 84 Lemos, Acta omnia Congregationum, col. 1007: «Ostendit P. in illo uerbo sicut, dicens : quod denota (...)
  • 85 Lemos, Acta omnia Congregationum, col. 1007: «Non ergo est sensus : quod sicut Deus habet dominium (...)
  • 86 Lemos, Acta omnia Congregationum, col. 1007: «Itaque hæc propositio certa secundum fidem uidetur. I (...)
  • 87 Lemos, Acta omnia Congregationum, cols. 1007-1008: «Immo superaddo quod ita Deus habet dominium sup (...)
  • 88 Lemos, Acta omnia Congregationum, col. 1008: «Absit enim ut ex doctrina, non dico S. Augustini, sed (...)
  • 89 Lemos, Acta omnia Congregationum, col. 1008: «Sed unum quod P. R. iam fatetur mihi sufficit, quod u (...)
  • 90 Is 10, 5: «Væ Assur, uirga furoris mei et baculus ipse est, in manu eorum indignatio mea».
  • 91 Lemos, Acta omnia Congregationum, 3a parte, congregación del 20 de septiembre de 1605, cols. 1008-1 (...)
  • 92 Agustín, De gratia Christi, c. x, § 11: «Nec solum suadetur omne quod bonum est, uerum et persuadet (...)
  • 93 Lemos, Acta omnia Congregationum, 3a parte, congregación del 20 de septiembre de 1605, col. 1009: «(...)

22La defensa dominicana del tomismo cobraba cada vez más la apariencia de un combate a favor del agustinismo. Lemos orienta su demostración hacia la litigiosa comparación Sicut in cætera omnia quæ sub cœlo sunt. El P. de La Bastida había concedido un valor absoluto al sicut comparativo, deduciendo de ahí que el 5° punto de Clemente VIII tendía a hacer del libre albedrío una res inanimata carente de libertad84. Al contrario, Lemos estima que el sicut no significa una omnimoda similitudo: el 5° punto equivale afirmar que así como Dios, gracias a su omnipotencia, mueve efficater las causas naturales ad operationes naturales sin anegar su propia capacidad, del mismo modo rige las voluntades humanas y las mueve a actuar libremente sin restarles su libertad, sino más bien causándola85. Propuesta que, si se sigue a Lemos, era de fide credenda: el más mediocre de los teólogos no podía sino admitirlo86. Por añadidura, el 5° punto clementino era tan verdadero que el dominico llegaba a decir que Dios podía, si lo quería y ex sua omnipotentia, mover el albedrío del hombre privándolo de su libertad, y por lo tanto moviéndolo tan necesariamente como movía cætera omnia quæ sub cœlo sunt87. Lemos no entendía cómo el P. de La Bastida podía atreverse a afirmar que tal postura contravenía al famoso canon tridentino del 13 de enero de 1547 sobre la gracia y la predestinación88. El dominico retiene sin embargo con una inmensa satisfacción que su adversario jesuita admite que el 5° punto clementino expresa la doctrina tomista de la predeterminación física: con esto les bastaba a los predicadores para respaldar su postura y proclamar por doquier que la præmotio physica era conforme al puro agustinismo según Clemente VIII89. A la acusación del P. de La Bastida, para quien los tomistas hacían del libre albedrío una res inanimata, Lemos contestaba que las Escrituras mismas presentaban a Assur como un inanime quoddam: «Oh desdichado Assur, vara y báculo de mi furor; en su mano he puesto mi ira»90. Sin embargo sólo se trataba de una metáfora, y Lemos desafiaba a su contradictor a condenar la Biblia por herética91. En cuanto a los tomistas, no hacían más que retomar el lenguaje de las Santas Escrituras. En fin, Lemos no había quedado convencido por la referencia que el P. de La Bastida había aducido sobre la 2ª cuestión del libro i De diuersis quæstionibus ad Simplicianum para demostrar que la gracia de la que hablaba San Agustín tomaba su eficacia de suasiones. El dominico remitía al jesuita al capítulo x del De gratia Christi, en que el obispo de Hipona afirmaba que el socorro divino no se contentaba con suadere: también procuraba persuadere92. De ahí Tomás de Lemos concluía que por persuadere San Agustín entendía la gracia eficaz, mientras que las suasiones eran propias únicamente de la gracia excitante y propiamente adyuvante93. El tomismo de gratia quedaba una vez más respaldado por el hecho de que sostenía solo la confrontación con un agustinismo al que pretendía conformarse fielmente.

  • 94 Journal de Trévoux, agosto de 1702, art. xxi, pp. 295-310.

23Tras más de siete años de disputas acaloradas, la querella entre tomistas y molinistas abordaba por fin la cuestión de la predeterminación física, a la que se dedican nueve sesiones de las Congregaciones de auxiliis, del 12 de octubre de 1605 al 22 de febrero de 1606. Tomás de Lemos pudo defender a su antojo la doctrina de su orden prorrogando su apología agustiniana de la præmotio physica. Nunca le perdonaría tal terquedad la Compañía de Jesús, como lo atestigua la memoria rencorosa que, en agosto de 1702, el Journal de Trévoux, periódico del partido molinista en su lucha contra el jansenismo, dedica a las Acta de Lemos recién publicadas94. Entre finales del siglo xvii y principios del xviii, cuando la condena romana de las tesis jansenistas se está apuntando, el tomismo defendido por Álvarez y Lemos es frecuentemente objeto de recursos por parte de los diferentes partidos. Ardiente antijansenista, Fénelon se apasiona contra la táctica filotomista de los discípulos de Jansenio, que pretenden justificar la ortodoxia de su pretendido agustinismo mediante un tomismo de pura fachada. En una carta a François Lamy del 16 de julio de 1706, el prelado no ve cómo se puede acercar el sistema tomista al sistema agustino:

  • 95 Fénelon a Lamy, Cambrai, 16 de julio de 1706, en Correspondance de Fénelon, t. xii, p. 243.

San Agustín no admite gracia eficaz sino por culpa del pecado original y únicamente para el estado presente. Al contrario, los tomistas no quieren sino una predeterminación física, que es una opinión filosófica, tanto para los actos naturales y viciosos como para los actos sobrenaturales, y tanto para Adán en el paraíso terrestre como para sus hijos debilitados por el pecado. De modo que los tomistas no pueden con la más mínima razón apoyarse en San Agustín, y los pretendidos discípulos de San Agustín jamás podrán hacer que el texto de santo Tomás cuadre con su sistema95.

  • 96 Id.
  • 97 Jansenius, Augustinus, t. ii, Liber prœmialis, c. xxii, col. 50: «Quicquid enim ueræ theologiæ in s (...)

24Según Fénelon, no se puede pensar seriamente en reunir a San Agustín y Santo Tomás en una única doctrina. En cuanto al tomismo, sus representantes estaban tan divididos que el arzobispo de Cambrai proponía contentarse con las teorías desarrolladas por Álvarez y Lemos en tiempos de las Congregaciones de auxiliis: «Sea como fuere, lo único que permanece fuera de toda crítica es lo que quedó sostenido ante las Congregaciones con los temperamentos adjuntos a ellas. Todo lo que queda fuera de ahí y que se acerca al sistema de Jansenio no es tomismo verdadero»96. Contra Fénelon, los jansenistas podían valerse de una singular confesión del difunto obispo de Ypres en persona, cuando, en el capítulo xxii del Liber prœmialis del tomo ii del Augustinus, afirmaba impávido que la Suma de Santo Tomás no era más que una recapitulación escolástica de la doctrina de San Agustín97. Empeñados en demostrar la conformidad de sus tesis pretendidamente agustinianas con el tomismo in materia gratiæ et prædestinationis, los jansenistas no habían dejado de invocar la autoridad de Tomás de Lemos. En una Respuesta a Fénelon de 1711, Pasquier Quesnel incitaba al arzobispo de Cambrai a que moderara su molinismo:

  • 98 Quesnel, Réponse aux deux lettres de Mgr l’archevesque de Cambrai au P. Quesnel, pp. 10-11.

Las armas que la gracia puso en la mano de los Agustinos, de los Prósperos, de los Fulgencios, son todavía nuevas, y los que las usaron durante el concilio de Trento, en las Congregaciones de auxiliis y en la Escuela de santo Tomás tendrán numerosos sucesores. Las diferentes apologías publicadas para la doctrina de los santos Padres sobre este tema, las obras de Lemos, de Álvarez […] y de tantos otros aún están vigentes. Su causa es también mía en todo lo tocante al punto de la gracia eficaz por sí misma98.

25Si, en tiempos de las Congregaciones de auxiliis, los tomistas habían podido justificar sus tesis recurriendo al testimonio inquebrantable de San Agustín, los jansenistas ahora ya no dudaban en asentar su pretendido agustinismo mediante abundantes referencias tomistas. Al proponerse defender la enseñanza de gratia et prædestinatione de la Escuela de santo Tomás en nombre de la causa agustiniana, Tomás de Lemos, el 20 de septiembre de 1605 y, sobre todo, el 22 de noviembre siguiente, durante una famosa sesión dedicada específicamente a la cuestión de saber si la tesis de la predeterminación física concordaba con el agustinismo, había preparado el terreno de forma determinante para la orientación futura de la católica querella de la gracia.

Inicio de página

Referencias bibliográficas

Agustín, Contra duas epistolas Pelagianorum libri ad Bonifacium quatuor.

Agustín, De correptione et gratia.

Agustín, De dono perseuerantiæ.

Agustín, De gratia Christi.

Agustín, De gratia et libero arbitrio.

Agustín, Enarrationes in Psalmos.

Agustín, Epistolæ.
      
en Opera omnia, Nuova biblioteca agostiniana, Città Nuova Editrice (www.augustinus.it).

Álvarez, Diego, De auxiliis diuinæ gratiæ et humani arbitrii uiribus et libertate ac legitima eius cum efficacia eorumdem auxiliorum concordia libri XII, Roma, Apud Stéphanum Paulinum, 1610.

Barzaghi, Giuseppe, «Analisi teoretica del concetto di premozione fisica secondo i princìpi di S. Tommaso d’Aquino», Divus Thomas, 96/1, 1993, pp. 195-206.

Beltrán de Heredia, Vicente, «Actuación del Maestro Domingo Báñez en la Universidad de Salamanca», La Ciencia Tomista, 25, 1922, pp. 64-78 y pp. 208-240; 26, 1922, pp. 63-73 y pp. 199-223; 27, 1923, pp. 40-51 y pp. 361-374; 28, 1923, pp. 36-47.

Beltrán de Heredia, Vicente, «Báñez y Felipe II», La Ciencia Tomista, 35, 1927, pp. 1-29.

Beltrán de Heredia, Vicente, «El Maestro Fray Domingo Báñez y la Inquisición española», La Ciencia Tomista, 37, 1928, pp. 289-309; 38, 1928, pp. 35-58 y pp. 171-186.

Beltrán de Heredia, Vicente, «El Maestro Domingo Báñez», La Ciencia Tomista, 47, 1933, pp. 26-39 y pp. 162-179.

Beltrán de Heredia, Vicente, Domingo Báñez y las controversias sobre la gracia. Textos y documentos, Madrid, CSIC, 1968.

Berger, David, Thomismus. Grosse Leitmotive der Thomistischen Synthese und ihre Aktualität für die Gegenwart, Köln, Editiones thomisticae, 2001.

Bonet, Albert, La filosofia de la libertad en las controversias teológicas del siglo xvi y primera mitad del xvii, Barcelona, Imprenta Subirana, 1932.

Broggio, Paolo, «Ordini religiosi tra cattedra e dispute teologiche : note per una lettura socio-politica della controversia de auxiliis (1582-1614)», en Religione, conflittualità e cultura. Il clero regolare nell’Europa d’antico regime, ed. Massimo Carlo Giannini, Cheiron. Materiali e strumenti di aggiornamento storiografico, 22/43-44, 2005, pp. 53-86.

Broggio, Paolo, La teologia e la politica. Controversie dottrinali, Curia romana e Monarchia spagnola tra Cinque e Seicento, Firenze, Leo S. Olschki, 2009.

Canziani, Guido, Miguel Angel Granada e Yves-Charles Zarka, eds., «Potentia Dei». L’onnipotenza divina nel pensiero dei secoli xvi e xvii, Milano, Franco Angeli, 2000.

Carro, Venancio D., «De Pedro de Soto a Domingo Báñez», La Ciencia Tomista, 37, 1928, pp. 145-178.

Cessario, Romanus, A Short History of Thomism, Washington, The Catholic University of America Press, 2005 [1a ed. 1995; trad. francesa: Le thomisme et les thomistes, Paris, Les Éditions du Cerf, 1999].

Chenu, Marie-Dominique, «Sufficiens. Notes de lexicographie philosophique médiévale», Revue des Sciences philosophiques et théologiques, 22/2, 1933, pp. 251-259.

Cognet, Louis, Le jansénisme, Paris, Presses Universitaires de France, 1961.

Congar, Yves, «Prædeterminare et Prædeterminatio chez saint Thomas», Revue des Sciences philosophiques et théologiques, 23/3, 1934, pp. 363-371.

Crevola, Costanzo, «La interpretación dada a San Agustín en las disputas de auxiliis», Archivo teológico granadino, 13, 1950, pp. 5-171.

Crevola, Costanzo, «Concurso divino y predeterminación física según San Agustín en las disputas de auxiliis», Archivo teológico granadino, 14, 1951, pp. 41-127.

Dávila, Fray, De auxiliis diuinæ gratiæ et eorum physica siue efficaci motione, Roma, ex tipographia Dominici Liliiotti, 1599.

De Franceschi, Sylvio, «Thomisme et thomistes dans le débat théologique à l’âge classique. Jalons historiques pour une caractérisation doctrinale», en Krumenacker y Thirouin, 2006, pp. 65-109.

De Franceschi, Sylvio, «Le thomisme au secours du jansénisme dans la querelle de la grâce. Vrais et faux thomistes au temps de la Bulle Vnigenitus (1713)», Revue Thomiste, 107/3, 2007, pp. 375-418.

De Franceschi, Sylvio, «Fénelon et la définition du vrai thomisme. De la condamnation du Cas de conscience (1704) à la Bulle Vnigenitus (1713)», Revue des Sciences philosophiques et théologiques, 92/1, 2008a, pp. 33-76.

De Franceschi, Sylvio, «Les premiers jansénistes face à la doctrine thomiste. Jansénisme et thomisme à la veille de la campagne des Provinciales», en La campagne des «Provinciales». Actes du colloque de Paris, 19-21 septembre 2007, Chroniques de Port-Royal, 58, 2008b, pp. 307-322.

De Franceschi, Sylvio, «La doctrine thomiste au péril du jansénisme. L’affaire du dominicain français Jean-Pierre Viou (1736-1743)», Mélanges de l’École française de Rome. Italie et Méditerranée, 120/1, 2008c, pp. 133-167.

De Franceschi, Sylvio, «Fénelon et la recherche du vrai thomisme. Le débat sur l’antithomisme fénelonien (1725-1726)», Revue d’Histoire Ecclésiastique, 103/3-4, 2008d, pp. 839-886.

Denzinger, Heinrich, y Adolf Schönmetzer, Enchiridion symbolorum, definitionum et declarationum de rebus fidei et morum, 36a ed., Fribourg-en-Brisgau/Roma, Herder, 1976.

Derisi, Octavio Nicolás, «Agustinismo y tomismo», Augustinus, 4, 1959, pp. 67-81.

Devillairs, Laurence, ed., Augustin au xviie siècle. Actes du Colloque organisé par Carlo Ossola au Collège de France les 30 septembre et 1er octobre 2004, Florence, Olschki, 2007.

Fénelon (François Salignac de la Mothe), Correspondance de Fénélon. XII: Les nouvelles controverses, 1703-1707, eds. Jean Orcibal, Jacques Le Brun e Irénée Noye, Genève, Droz/CNRS, 1990.

Flasch, Kurt, y Dominique de Courcelles, dirs., Augustinus in der Neuzeit. Colloque de la Herzog August Bibliothek de Wolfenbüttel, 14-17 octobre 1996, Turnhout, Brepols, 1998.

García Cuadrado, José Ángel, «La obra filosófica y teológica de Domingo Báñez (1528-1604)», Anuario de historia de la Iglesia, 7, 1998, pp. 209-227.

García Cuadrado, José Ángel, Domingo Báñez (1528-1604). Introducción a su obra filosófica y teológica, Pamplona, Servicio de Publicaciones de la Universidad de Navarra, 1999.

Garrigou-Lagrange, Réginald, «Prémotion physique», en Dictionnaire de théologie catholique, XIII/1, Paris, 1936, cols. 31-77.

Garrigou-Lagrange, Réginald, «Thomisme», en Dictionnaire de théologie catholique, xv/1, Paris, 1946, coll. 823-1023.

Hentrich, Wilhelm, Gregor von Valencia und der Molinismus. Ein Beitrag zur Geschichte des Prämolinismus mit Benützung ungedruckter Quellen, Innsbruck, Rauch, 1928.

Hernández Martín, Ramón, «Tomás de Lemos y su interpretación agustiniana de la eficacia de los divinos auxilios», Augustinus, 26/101-102, 1981, pp. 97-138.

James, Edward Donald, «The Problem of Sufficient Grace and the Lettres Provinciales», French Studies, 21/3, 1967, pp. 205-219.

Jansenius, Cornelius, Augustinus, seu Doctrina S. Augustini de humanæ naturæ sanitate, ægritudine, medicina, aduersus Pelagianos et Massilienses, 3 vols., Louvain, typis Jacobi Zegeri, 1640.

Jouslin, Olivier, La campagne des Provinciales de Pascal. Étude d’un dialogue polémique, Clermont-Ferrand, Presses Universitaires Blaise Pascal, 2007.

Knebel, Sven K., «Scientia media. Ein diskursarchäologischer Leitfaden durch das 17. Jahrhundert», Archiv für Begriffsgeschichte, 34, 1991, pp. 262-294.

Kolakowski, Leszek, God owes us nothing. A brief remark on Pascal’s religion and on the spirit of jansenism, Chicago, The University of Chicago Press, 1995.

Kolakowski, Leszek, Dieu ne nous doit rien. Brève remarque sur la religion de Pascal et l’esprit du jansénisme, Paris, Albin Michel, 1997.

Krumenacker, Yves, y Laurent Thirouin, eds., Les écoles de pensée religieuse à l’époque moderne. Actes de la Journée d’Études de Lyon (14 janvier 2006), Chrétiens et Sociétés, Documents et Mémoires, 5, 2006.

Le Bachelet, Xavier-Marie, Prédestination et grâce efficace. Controverses dans la Compagnie de Jésus au temps d’Aquaviva (1610-1613), 2 vols., Louvain, Museum Lessianum, 1931.

Lécrivain, Philippe, «La Somme théologique de Thomas d’Aquin aux xvie-xviiie siècles», Recherches de science religieuse, 91/3, 2003, pp. 397-427.

Lehner, Ulrich, L., ed., Die scholastische Theologie im Zeitalter der Gnadenstreitigkeiten. I: Neue Texte von Diego Paez (†1582), Diego del Mármol (†1664) und Gregor von Valencia (†1603), Nordhausen, Bautz, 2007.

Lemos, Tomás de, Panoplia gratiæ, seu de rationalis creaturæ in finem supernaturalem gratuita, diuina, suaui-potente ordinatione, ductu, mediis, liberoque progressu, dissertationes theologicæ, 4 t. en 2 vols., Liège [Béziers], [Landas], 1676.

Lemos, Tomás de, Acta omnia Congregationum ac disputationum quæ coram SS. Clemente VIII et Paulo V Summis Pontificibus sunt celebratæ in causa et controuersia illa magna de auxiliis diuinæ gratiæ quas disputationes ego F. Th. de Lemos, eadem gratia adiutus, sustinui contra plures ex Societate, Louvain, Denique, 1702.

Lonergan, Bernard, Grace and Freedom. Operative Grace in the Thought of St. Thomas Aquinas, London/New York, Darton/Longman and Todd-Herder and Herder, 1971 (1941).

Lubac, Henri de, Augustinisme et théologie moderne, Paris, Éditions du Cerf, 2008 (1965).

Lurz, Wilhelm, Adam Tanner und die Gnadenstreitigkeiten des 17. Jahrhunderts. Ein Beitrag zur Geschichte des Molinismus, Breslau, Verlag Müller & Seiffert, 1932.

Mesnard, Jean, «Thomisme espagnol et jansénisme français», en L’âge d’or de l’influence espagnole. La France et l’Espagne à l’époque d’Anne d’Autriche, 1615-1666. Actes du Colloque de Bordeaux, 25-28 janvier 1990, ed. Charles Mazouer, Mont-de-Marsan, Éditions Interuniversitaires, 1991, pp. 415-425.

[Meyere, Lieven de], Historiæ controuersiarum de diuinæ gratiæ auxiliis sub Summis Pontificibus Sixto V, Clemente VIII et Paulo V libri sex quibus demonstrantur ac refelluntur errores et imposturæ innumeræ quæ in «Historia Congregationum de Auxiliis» edita sub nomine Augustini Le Blanc notatæ sunt, et refutantur «Acta omnia» earumdem Congregationum quæ sub nomine Fr. Thomæ de Lemos prodierunt, Anvers, Jacobs, 1705.

Michel, Albert, «Science de Dieu», Dictionnaire de théologie catholique, XIV/2, Paris, 1941, cols. 1598-1620.

Michel, Albert, «Thomisme», Dictionnaire de théologie catholique, XV/1, Paris, 1946, coll. 823-1023.

Molina, Luis de, Concordia liberi arbitrii cum gratiæ donis, diuina præscientia, prouidentia, prædestinatione et reprobatione ad nonnullos primæ partis D. Thomæ articulos, Lisboa, apud Antonium Riberium, 1588.

Neveu, Bruno, «Juge suprême et docteur infaillible: le pontificat romain de la Bulle In eminenti (1643) à la Bulle Auctorem fidei (1794)», Mélanges de l’École française de Rome, Moyen Âge-Temps modernes, 93/1, 1981, pp. 215-275, reimpreso en Id., 1994, pp. 385-450.

Neveu, Bruno, «Le statut théologique de saint Augustin au xviie siècle», Troisième centenaire de l’édition mauriste de saint Augustin. Communications présentées au colloque des 19 et 20 avril 1990, Paris, Institut d’Études Augustiniennes (Collection des Études augustiniennes, série Antiquité, 127), 1990, pp. 15-28, reimpreso en Id., 1994, pp. 473-490.

Neveu, Bruno, Érudition et religion aux xviie et xviiie siècles, préf. Marc Fumaroli, Paris, Albin Michel, 1994.

Orcibal, Jean, Jansénius d’Ypres (1585-1638), Paris, Vrin, 1989.

Pascal, Blaise, Les Provinciales, Pensées et opuscules divers, eds. Gérard Ferreyrolles y Philippe Sellier, Paris, Le Livre de Poche/Classiques Garnier (La Pochothèque), 2004.

Plainemaison, Jacques, «Blaise Pascal et la grâce suffisante des thomistes dans les Provinciales», Revue thomiste, 80/4, 1981, pp. 575-585, retomado en Id., 2003, pp. 57-69.

Plainemaison, Jacques, «Pourquoi les Provinciales ou une guerre perdue d’avance», Revue historique, 287/1, 1992, pp. 61-88, reeditado en Id., 2003, pp. 27-56.

Plainemaison, Jacques, Blaise Pascal polémiste, Clermont-Ferrand, Presses Universitaires Blaise Pascal, 2003.

Quantin, Jean-Louis, Le catholicisme classique et les Pères de l’Église. Un retour aux sources (1669-1715), Paris, Institut d’Études Augustiniennes, 1999.

Quantin, Jean-Louis, «L’Augustin du xviie siècle? Questions de corpus et de canon», en Devillairs, 2007, pp. 3-77.

Quesnel, Pierre Pasquier, Réponse aux deux lettres de Mgr l’archevesque de Cambrai au P. Quesnel, s. l., s. n., 1711.

Quilliet, Bernard, L’acharnement théologique. Histoire de la grâce en Occident, iiie-xxie siècle, Paris, Fayard, 2007.

Renault, Laurence, «Bañezianisme-molinisme-baianisme», en Dictionnaire critique de théologie, dir. Jean-Yves Lacoste, Paris, Presses Universitaires de France, 1998, pp. 133-136.

Schmutz, Jacob, «Bulletin de scolastique moderne (I)», Revue thomiste, 100/2, 2000a, pp. 270-341.

Schmutz, Jacob, «Toute-puissance divine et loi permissive. Enquête sur un paradigme théologico-juridique oublié», en Canziani, Granada y Zarka, 2000b, pp. 215-236.

Schmutz, Jacob, «Bellum scholasticum. Thomisme et antithomisme dans les débats doctrinaux modernes», Revue thomiste, 108/1, 2008, pp. 131-182.

Scorraille, Raoul de, François Suarez, de la Compagnie de Jésus, d’après ses lettres, ses autres écrits inédits, et un grand nombre de documents nouveaux, 2 vols., Paris, P. Lethielleux, 1912-1913.

[Serry, Jacques-Hyacinthe], Historiæ Congregationum «de auxiliis diuinæ gratiæ» sub Summis Pontificibus Clemente VIII et Paulo V libri quatuor, quibus etiam data opera confutantur recentiores huius historiæ deprauatores, auctore Augustino Le Blanc, Louvain, 1700.

Stegmüller, Friedrich, Geschichte des Molinismus. I: Neue Molinaschriften, Münster, Aschendorff, 1935.

Stella, Pietro, «Augustinisme et orthodoxie, des Congrégations de auxiliis à la Bulle Vineam Domini», xviie Siècle, 135, 1982, pp. 169-189.

Stöhr, Johannes, ed., Zur Frühgeschichte des Gnadenstreites. Gutachten spanischer Dominikaner in einer bisher unbekannten Handschrift, Münster, Aschendorff, 1980.

Thirouin, Laurent, «À la recherche du vrai saint Augustin», en Krumenacker y Thirouin, 2006, pp. 25-64.

Thonnard, François-Joseph, «Augustinisme et thomisme comme philosophies chrétiennes», Revue des études augustiniennes, 6/3, 1960, pp. 255-258.

Vansteenberghe, Edmond, «Molinisme», en Dictionnaire de théologie catholique, X/2, Paris, 1929, cols. 2094-2187.

Inicio de página

Notas

1 Traducción de Cécile Iglesias (Université de Bourgogne)

2 Para un planteamiento sintético y reciente, véase Quilliet, 2007.

3 Véase Stöhr, 1980, p. 1.

4 Molina, Concordia liberi arbitrii cum gratiæ donis, diuina præscientia, prouidentia, prædestinatione et reprobatione ad nonnullos primæ partis D. Thomæ articulos. Acerca de Molina y el molinismo, véanse Hentrich, 1928; Vansteenberghe, 1929; Lurz, 1932; Stegmüller, 1935; y más recientemente Knebel, 1991, Renault, 1998, y Lehner, 2007.

5 Sobre la noción teológica y filosófica de suficiencia, véase Chenu, 1933.

6 Jansenius, Augustinus, seu Doctrina S. Augustini de humanæ naturæ sanitate, ægritudine, medicina, aduersus Pelagianos et Massilienses. Para una introducción a la historia de la querella jansenista, consúltese la monografía clásica de Cognet, 1961. Sobre Jansénius, véase Orcibal, 1989.

7 Sobre la fortuna del tomismo en la época moderna, consúltese Cessario, 1999 y Berger, 2001. Véanse también las valiosas puntualizaciones de Schmutz, 2000a y 2008. Consúltense también Lécrivain, 2003, y De Franceschi, 2006.

8 Sobre la noción tomasiana de predeterminación, véase Congar, 1934.

9 Para una presentación sintética del debate teológico en torno a la noción de premoción física, véanse Garrigou-Lagrange, 1936 y 1946, así como Michel, 1941. Consúltese también Barzaghi, 1993, y, obviamente, el estudio hoy clásico de Lonergan, 1971.

10 Sobre Báñez, véase García Cuadrado, 1998 y 1999. Consúltense asimismo los trabajos clásicos de Beltrán de Heredia, 1922-1923, 1927, 1928, 1933 y 1968. Véase también Carro, 1928.

11 La bibliografía dedicada a la historia de las Congregaciones de auxiliis es abundante pero antigua. Véanse primero las dos referencias pioneras de [Serry], Historiæ Congregationum «de auxiliis diuinæ gratiæ» sub Summis Pontificibus Clemente VIII et Paulo V libri quatuor, quibus etiam data opera confutantur recentiores huius historiæ deprauatores, auctore Augustino Le Blanc (Lovaina, 1700) y de [De Meyere], Historiæ controuersiarum de diuinæ gratiæ auxiliis sub Summis Pontificibus Sixto V, Clemente VIII et Paulo V libri sex quibus demonstrantur ac refelluntur errores et imposturæ innumeræ quæ in «Historia Congregationum de Auxiliis» edita sub nomine Augustini Le Blanc notatæ sunt, et refutantur «Acta omnia» earumdem Congregationum quæ sub nomine Fr. Thomæ de Lemos prodierunt (Amberes, 1705). Más recientemente, véase Scorraille, 1912-1913 y Le Bachelet, 1931. Véanse también Broggio, 2005 y sobre todo Broggio, 2009.

12 A propósito de las sucesivas condenas del Augustinus y de su doctrina, véase el artículo fundamental de Neveu, 1981, reimpreso en 1994.

13 Sobre las relaciones entre tomismo y jansenismo, permítaseme remitir a los recientes estudios de De Franceschi, 2007, 2008a, 2008b, 2008c y 2008d.

14 Para un primer acercamiento a las relaciones generales entre agustinismo y tomismo, véanse Derisi, 1959 y Thonnard, 1960.

15 Pascal, Les Provinciales, Pensées et opuscules divers, 2a carta, p. 292. Sobre la campaña de las Cartas Provinciales, véanse James, 1967, Plainemaison, 1981 y 1992 (retomados en 2003), y el estudio magistral de Jouslin, 2007.

16 Sobre Agustín en la modernidad, además de la obra maestra de De Lubac, 2008 (1965), véanse Flasch y De Courcelles, 1998 y Devillairs, 2007, especialmente el estudio de Quantin, 2007. Consúltense también Stella, 1982, Neveu, 1990 (retomado en Neveu, 1994, pp. 473-490) y Kolakowski, 1995 (véase la traducción francesa de 1997, en particular «Pourquoi l’Église catholique a-t-elle condamné l’enseignement de saint Augustin?», pp. 9-148), Quantin, 1999, pp. 126-138 («Augustin, docteur de la grâce») y Thirouin, 2006.

17 Véase Mesnard, 1991.

18 Sobre Álvarez, no existe prácticamente bibliografía. Remítase, a falta de tener algo mejor, a la obra de referencia clásica de Bonet, 1932.

19 Álvarez, De auxiliis diuinæ gratiæ et humani arbitrii uiribus et libertate ac legitima eius cum efficacia eorumdem auxiliorum concordia libri XII, Roma, 1610.

20 Pascal, Provinciales, 18a carta, pp. 601-602: «Ainsi, mon Père, vos adversaires sont parfaitement d’accord avec les nouveaux thomistes mêmes, puisque les thomistes tiennent comme eux, et le pouvoir de résister à la grâce, et l’infaillibilité de l’effet de la grâce, qu’ils font profession de soutenir si hautement, selon cette maxime capitale de leur doctrine, qu’Alvarez, l’un des plus considérables d’entre eux, répète si souvent dans son livre, et qu’il exprime en ces termes: Quand la grâce efficace meut le libre arbitre, il consent infailliblement, parce que l’effet de la grâce est de faire qu’encore qu’il puisse ne pas consentir, il consente néanmoins en effet». («De modo que, Padre, sus adversarios están absolutamente de acuerdo incluso con los nuevos tomistas, ya que los tomistas consideran como ellos, tanto el poder de resistir a la gracia como la infalibilidad del efecto de la gracia, que profesan sostener tan fuertemente, según esta sentencia capital de su doctrina, que Álvarez, uno de los más eminentes de ellos, repite tan a menudo en su libro, y que expresa en los siguientes términos : Cuando la gracia eficaz mueve el libre albedrío, éste consiente infaliblemente, porque el efecto de la gracia consiste en hacer que, aunque pueda no consentirlo, sin embargo lo consiente de hecho»).

21 Lemos, Panoplia gratiæ, seu de rationalis creaturæ in finem supernaturalem gratuita, diuina, suaui-potente ordinatione, ductu, mediis, liberoque progressu, dissertationes theologicæ, 4 t. en 2 vols., Liège [Béziers], 1676.

22 Hernández Martín, 1981. Véanse también los estudios de Crevola, 1950 y 1951.

23 Lemos, Acta omnia Congregationum ac disputationum quæ coram SS. Clemente VIII et Paulo V Summis Pontificibus sunt celebratæ in causa et controuersia illa magna de auxiliis diuinæ gratiæ quas disputationes ego F. Th. de Lemos, eadem gratia adiutus, sustinui contra plures ex Societate, Lovaina, 1702.

24 Scriptum a Summo Pontifice Clemente VIII, Congregationi de auxiliis exhibitum, in quo præcipua S. Augustini de gratia Christi dogmata ipsius Augustini uerbis exponuntur, s. l., 1645.

25 Lemos, Acta omnia Congregationum, 3a parte, congregación del 20 de septiembre de 1605, col. 998: «Prima conclusio est se admittere omnia quæ in prædicto Scripto continentur esse de mente S. Augustini, id est esse doctrinam conformem doctrinæ Sancti Augustini, siue formalibus, siue æquiualentibus uerbis, excepto uno tantum capite V° et exceptis quæ in illo dicuntur».

26 Citado en Lemos, Acta omnia Congregationum, col. 9: «Secundum S. Augustinum datur duplex adiutorium gratiæ diuinæ».

27 Agustín, De correptione et gratia, c. xii, § 34: «Ipsa adiutoria distinguenda sunt : aliud est adiutorium sine quo aliquid non fit, et aliud est adiutorium quo aliquid fit».

28 Lemos, Acta omnia Congregationum, 3a parte, congregación del 20 de septiembre de 1605, col. 1004: «Respondeo dicendum: omnia et singula quæ in prædicto dubio continentur, tam in capitulorum titulis quam in inductis ex S. Augustino testimoniis, sunt ipsissima S. Augustini doctrina in materia gratiæ».

29 Lemos, Acta omnia Congregationum, col. 998: «Similiter, quod duplex sit gratia, operans et cooperans, quod in II° capite ex S. Augustino refertur, dicebat esse S. Augustini æquiualentibus uerbis, et æquiualenter ex doctrina S. Augustini satis colligi».

30 Phil 1, 6: «Certus sum quoniam qui operatur in uobis opus bonum perficiet usque in diem Christi».

31 Agustín, De gratia et libero arbitrio, c. xvii, § 33: «Et quis istam etsi paruam dare cœperat charitatem, nisi ille qui præparat uoluntatem, et cooperando perficit, et operando incipit, quoniam ipse ut uelimus operatur incipiens, qui uolentibus cooperatur perficiens. Vt ergo uelimus sine nobis operatur; cum autem uolumus et sic uolumus ut faciamus, nobiscum cooperatur; tamen sine illo, uel operante ut uelimus uel cooperante cum uolumus, ad bona pietatis opera nihil ualemus».

32 Lemos, Acta omnia Congregationum, 3a parte, congregación del 20 de septiembre de 1605, col. 1004-1005: «Et quidem post tantam consultationem dixit P. R. [Bastida] in II° capite uerbis æquiualentibus, non formalibus, probari titulum capitis, quod, uidelicet, duplex sit gratia, operans et cooperans. Quod ita non esse, aperta uerba ostendunt. Sic enim habet inductum testimonium ex S. Augustino: Et quis istam etsi paruam dare cœperat charitatem, nisi ille qui præparat uoluntatem et cooperando perficit, et operando incipit? Igitur non solum æquiualentibus uerbis, ut dixit, sed formalissimis, titulus capitis de gratia operante et cooperante probatur».

33 Citado en Lemos, Acta omnia Congregationum, col. 11: «Gratia Dei est quod quis habeat suasores ad bonum».

34 Lemos, Acta omnia Congregationum, 3a parte, congregación del 20 de septiembre de 1605, col. 998: «In capite autem III°, in quo dicitur esse diuinæ gratiæ quod quis habeat suasores ad bonum, affirmabat id quidem ex inductis testimoniis non probari, nec æquiualenter quidem».

35 Ps 134, 7: «Suscitans nubes ab extremo terræ, fulgura in pluuiam fecit».

36 Agustín, Enarrationes in Psalmos, 134, § 17: «Suscitans nubes ab extremo terræ. Quas nubes ? Prædicatores Verbi ueritatis suæ. De ipsis autem nubibus quid operatur? Fulgura in pluuiam fecit. Minas ad misericordiam flexit, de terroribus irrigauit. Quomodo de terroribus irrigauit? Quando tibi minatur Deus per Prophetam et per Apostolum, et times, nonne coruscatio terruit te? Sed cum pœnitendo corrigeris et agnoscis hoc misericordia fieri, in pluuiam uertitur fulguris terror».

37 Lemos, Acta omnia Congregationum, 3a parte, congregación del 20 de septiembre 1605, col. 1005: «Circa IIIm caput, dixit P. Vastida quod capituli titulis nec uerbis quidem æquiualentibus ex inductis testimoniis comprobatur. Quod tamen non diceret R. P. si uideret inducta ex S. Augustino testimonia. Nam illud ex Psal. 134 id ad minus æquiualentibus uerbis manifestat».

38 Citado en Lemos, Acta omnia Congregationum, col. 12: «Secundum S. Augustinum datur gratia efficax, immo efficacissima, nec tamen per eam læditur libertas humani arbitrii».

39 Agustín, De gratia et libero arbitrio, c. v, § 12: «Vt autem de cœlo uocaretur Paulus et tam magna et efficacissima uocatione conuerteretur, gratia Dei erat sola, quia merita eius erant magna sed mala».

40 Citado en Lemos, Acta omnia Congregationum, col. 18: «Per hanc gratiam, secundum Augustinum, agit Deus omnipotens in cordibus hominum motum uoluntatis eorum, faciendo ex nolentibus uolentes, ex repugnantibus consentientes, ex oppugnantibus amantes».

41 Citado en Lemos, Acta omnia Congregationum, col. 22: «Hanc gratiam efficacem secundum S. Augustinum infundit Deus in cordibus nostris per operationem Spiritus Sancti innumerabilibus et occultatissimis modis».

42 Citado en Lemos, Acta omnia Congregationum, col. 25: «Hæc gratia Dei efficax secreta est secundum Sanctum Augustinum».

43 Citado en Lemos, Acta omnia Congregationum, col. 26: «Hæc gratia efficax, secundum Sanctum Augustinum, est præuia, non pedissequa ; datur enim non quia uolumus, sed ut uelimus, atque adeo per ipsam efficit Deus nedum ut operemur, sed etiam ut uelimus».

44 Lemos, Acta omnia Congregationum, 3a parte, congregación del 20 de septiembre de 1605, col. 1001: «Circa quod dicebat: hoc quidem æquiualentibus uerbis ex inductis S. Augustini testimoniis deduci et colligi, quamuis, ut aiebat, non teneat consequentia : quod si gratia non est pedissequa, sit præuia, quia potest esse comes, concomitans et cooperans, quæ non erit nec præuia, nec pedissequa, quia datur illud medium».

45 Lemos, Acta omnia Congregationum, col. 1010: «Optime Summus Pontifex docet ex Sancto Augustino quod si gratia Dei non est præuia, erit pedissequa. Nec enim poterit esse simul natura operans, quia necesse erit aliquem incipere, uel Deum per gratiam ad quam homo sequatur, uel hominem per libertatem arbitrii ad quam gratia ut pedissequa concomitetur».

46 Agustín, De dono perseuerantiæ, c. xiv, § 35: «Hæc est prædestinatio Sanctorum, nihil aliud: præscientia scilicet, et præparatio beneficiorum quibus certissime liberantur quicunque liberantur».

47 Lemos, Acta omnia Congregationum, 3ª parte, congregación del 20 de septiembre de 1605, col. 1001: «Circa caput uero Xm, dicebat: secundum Sanctum Augustinum esse effectum gratiæ efficacis certum et infallibilem quia certo sciebat Deus hominem sic operaturum. Quæ certitudo ex illa præscientia pendebat. In quo loco nitebatur fundare certitudinem et infallibilitatem gratiæ efficacis, non ex Dei omnipotentia, sed ex illa præscientia oriri, quia certitudo et infallibilitas ad intellectum et ad scientiam pertinet.»

48 Lemos, Acta omnia Congregationum, col. 1010: «Volebat intelligere S. Augustinum per illam mediam præscientiam quam tam efficaciter expugnauit S. Augustinus et contra quam dicendum modo non est, quia aduersus hanc mediam scientiam seu præscientiam ex professo tres fuere celebratæ disputationes coram ista Sancta Sede».

49 Lemos, Acta omnia Congregationum, col. 1010: «Crediderim satis ostendi illam mediam scientiam damnatam fuisse a S. Augustino, sicut semipelagianorum fundamentum, quod ipsi inuenerunt ut per illam mediam præscientiam subtraherent diuinæ causalitati et gratiæ quod male libero hominis adscribebant arbitrio».

50 Lemos, Acta omnia Congregationum, cols. 1010-1011: «Et nunc breuiter dico damnatam illam a S. Thoma qu. 6 de ueritate art. 3, ubi aperte dicit : quod si tota certitudo in effectibus gratiæ et prædestinationis constituatur ex parte præscientiæ, tunc talis præscientia erit causa prædestinationis, et sic prædestinatio non erit per liberam electionem prædestinantis, quod est contra authoritatem Scripturæ et dicta Sanctorum. Et ratio est conuincens, quia per illam præscientiam uideret Deus id quod homo facturus est, non autem id quod Deus facturus esset ut faceret homo».

51 Citado en Lemos, Acta omnia Congregationum, col. 31: «Hæc gratia efficax, secundum Sanctum Augustinum, non inducit fatum, nec efficit propterea Deum acceptorem personarum, nec tollit prædicationem et correptionem, sed cum libertate humanæ uoluntatis optime consistit».

52 Agustín, Contra duas epistolas Pelagianorum libri ad Bonifacium quatuor, l. ii, c. v, § 9: «Nec sub nomine gratiæ fatum asserimus, quia nullis hominum meritis gratiam dicimus antecedi».

53 Citado en Lemos, Acta omnia Congregationum, col. 34: «Hæc gratia efficax cur uni detur et non alteri, occultioris iudicii Dei est».

54 Agustín, Epistolæ, n. 186, c. ix, § 33: «Fateatur gratiam Dei et adiutorium etiam ad singulos actus dari, eamque non dari secundum merita nostra ut uera sit gratia, id est gratis data per Dei misericordiam».

55 Lemos, Acta omnia Congregationum., 3a parte, congregación del 20 de septiembre de 1605, col. 1002: «De capite XIII°, autem, id quidem non colligebatur ex inductis testimoniis Sancti Augustini. Solum enim inducta testimonia dicunt gratiam Dei et eius adiutorium ad singulos actus dari. At uero nec sermo in illis est de efficaci gratia, nec dicitur illam esse necessariam ad singulos actus».

56 Lemos, Acta omnia Congregationum, col. 1011: «Est manifestum esse sententiam Sancti Augustini efficacem gratiam esse necessariam ad singulos actus, sicut ex S. Augustino Pontifex Summus proponit».

57 Citado en Lemos, Acta omnia Congregationum, col. 36: «Hæc gratia nullis meritis nostris redditur, sed gratuita bonitate donatur; nullum enim nostrum bonum meritum illam antecedit».

58 Agustín, Epistolæ, 194, c. v, § 19: «Quod est ergo meritum hominis ante gratiam quo percipiat gratiam, cum omne bonum meritum nostrum non in nobis faciat nisi gratia, et cum Deus coronat merita nostra, nihil aliud coronet quam munera sua?»

59 Citado en Lemos, Acta omnia Congregationum, col. 38: «Donum perseuerantiæ est singulare quoddam Dei donum, non omnibus commune, per quod fit ut perseueret in bono quisque usque in finem».

60 Lemos, Acta omnia Congregationum, 3a parte, congregación del 20 de septiembre de 1605, col. 1002: «Dicebat R. P. illud donum perseuerantiæ Deus dat non omnibus, sed aliquibus, constituendo illos sub talibus auxiliis sub quibus præuidetur quod si homo constituatur, perseuerabit usque in finem».

61 Lemos, Acta omnia Congregationum, col. 1011: «Prima conclusio est : omnia et singula quæ in prædictis quindecim capitulis habentur, nullo prorsus excepto, esse Sancti Augustini apertissimam doctrinam in materia gratiæ».

62 Lemos, Acta omnia Congregationum, col. 1011: «Secunda conclusio est : per hanc doctrinam ex S. Augustino per Summum Pontificem recapitulatam, sufficientissime, immo efficaciter, traditur tota doctrina de gratia contra Pelagianos».

63 Citado en Lemos, Acta omnia Congregationum, col. 15: «Hæc gratia habet suam efficaciam ab omnipotentia Dei et a dominio quod Summa Diuina Maiestas habet in uoluntates hominum, sicut in cætera omnia quæ sub cælo sunt secundum S. Augustinum».

64 Agustín, De gratia et libero arbitrio, c. xx, § 41: «Scriptura diuina, si diligenter inspiciatur, ostendit bonas hominis uoluntates, quas ipse Deus facit ex malis et a se factas bonas in actus bonos et in æternam dirigit uitam, ita esse in Dei potestate ut eas quo uoluerit, quando uoluerit, faciat inclinari, uel ad beneficia quibusdam præstanda, uel ad pœnas quibusdam ingerendas, sicut ipse iudicat, occultissimo quidem iudicio, sed sine ulla dubitatione iustissimo».

65 Agustín, c. xiv, § 29: «Si fides liberi est tantummodo arbitrii nec datur a Deo, propter quid ergo pro eis qui nolunt credere oramus ut credant ? Quod prorsus faceremus inaniter, nisi certissime crederemus etiam peruersas et fidei contrarias uoluntates omnipotentem Deum ad credendum posse conuertere».

66 Agustín, De correptione et gratia, c. v, § 8: «Quamuis non negetur Deum posse quem uelit, etiam nullo homine corripiente, corrigere et ad dolorem salubrem pœnitentiæ occultissima et potentissima medicinæ suæ potestate perducere. Et sicut non est ab oratione cessandum pro eis quos corrigi uolumus, etiamsi, nullo homine orante pro Petro, Dominus respexit eum et fecit eum suum peccatum flere, ita non est negligenda correptio, quamuis Deus quos uoluerit, etiam non correptos, faciat esse correctos».

67 Agustín, c. xiv, § 43: «Deo uolenti saluum facere, nullum hominis resistit arbitrium. Sic enim uelle et nolle in uolentis aut nolentis est potestate ut diuinam uoluntatem non impediat nec superet potestatem. De his enim qui faciunt quæ non uult, facit ipse [Deus] quæ uult».

68 Agustín, c. xiv, § 45: «Non itaque est dubitandum uoluntati Dei, quæ in cœlo et in terra omnia quæcumque uoluit fecit et quæ etiam illa quæ futura sunt fecit, humanas uoluntates non posse resistere quominus faciat ipse quod uult, quandoquidem etiam de ipsis hominum uoluntatibus quod uult cum uult facit».

69 Lemos, Acta omnia Congregationum, 3a parte, congregación del 20 de septiembre de 1605, col. 999: «Circa quod caput asserebat : hanc non esse sententiam S. Augustini, nec id ex inductis testimoniis probari».

70 Lemos, Acta omnia Congregationum, col. 999: «Denotat enim ita Deum habere dominium in uoluntates hominum sicut et in cætera quæ sub cœlo sunt, et ex consequenti, sicut respectu aliorum, ita habet dominium ut omnia illa uertat quocunque uoluerit, sine libertate eorum, ita habet dominium in hominum uoluntates ut illas uertat quocunque ipse uoluerit, absque libertate earum, quod dici non potest».

71 Lemos, Acta omnia Congregationum, col. 999: «Dicebatque hoc intendere seu affirmare aliquos ex PP. Prædicatoribus. Bannez enim, qui fuit primus inuentor illius physicæ prædeterminationis, expresse dicebat quod Deus ita sua omnipotentia liberum hominis mouebat arbitrium ut liberum arbitrium resistere non possit».

72 Fr. Dávila, De auxiliis diuinæ gratiæ et eorum physica siue efficaci motione, Roma, 1599.

73 Denziger-Schönmetze, 1976, n. 1554, p. 378: «Si quis dixerit liberum hominis arbitrium a Deo motum et excitatum nihil cooperari assentiendo Deo excitanti atque uocanti, quo ad obtinendam iustificationis gratiam se disponat ac præparet, neque posse dissentire si uelit, sed uelut inanime quoddam nihil omnino agere mereque passiue se habere: anathema sit».

74 Lemos, Acta omnia Congregationum, 3a parte, congregación del 20 de septiembre de 1605, col. 1000: «Immo superaddebat Caluinum, quem ibi legebat, idem omnino et fere formalibus uerbis dixisse, quod, uidelicet, Deus mouet liberum hominis arbitrium ex sua omnipotentia, ita quod ipsum resistere non ualebat. Et similiter liberum hominis arbitrium comparabat ligno uel lapidi et rebus inanimatis».

75 Lemos, Acta omnia Congregationum, col. 1000: «Præterea dicebat : quod ex dictis in isto capite colligebatur et in illis fundabatur illa physica Dei prædeterminatio quæ libertatem auferebat, quia gratia quæ est efficax ex Dei omnipotentia et dominio quod Deus habet supra uoluntates hominum, sicut et supra cætera omnia quæ sub cœlo sunt, est physice prædeterminans».

76 Lemos, Acta omnia Congregationum, col. 1000: «Dixit etiam non posse esse sententiam S. Augustini istam, quia S. Augustinus expresse lib. 1 quæst. 2 ad Simplicianum constituit efficaciam gratiæ in suasionibus et in uocatione qua Deus ita uocat ut nouit congruere ut homo sequatur. Non ergo dicebat ex illo dominio uenit gratiæ efficacia».

77 Acerca de la cuestión de la omnipotencia divina en la época moderna, véase Canziani, Granada y Zarka, 2000, y especialmente en este volumen el trabajo de Schmutz, 2000b.

78 Lemos, Acta omnia Congregationum, 3a parte, congregación del 20 de septiembre de 1605, col. 1002: «Concludebat : per ista omnia capita non tradi omnem doctrinam S. Augustini in materia gratiæ, quia sunt multa alia quæ S. Augustinus in hac materia proponit et docet».

79 Lemos, Acta omnia Congregationum, col. 1005: «Ecce ad omnipotentiam Dei reducit S. Augustinus in terminis efficaciam gratiæ conuertentis hominum uoluntates».

80 Lemos, Acta omnia Congregationum, col. 1006: «Igitur manifestum est esse formalem et expressam S. Augustini sententiam quod gratia habet suam efficaciam ad conuertendum hominum corda ex Dei omnipotentia, cum ad Dei omnipotentiam recurrat Augustinus cum de efficaci Dei gratia loquitur».

81 Lemos, Acta omnia Congregationum, col. 1006: «Sed PP. RR. ideo negant Deum sua omnipotentia efficaciter mouere liberum arbitrium et habere dominium super illud, quia constituunt liberum hominis arbitrium exemptum a dominio Dei, ita ut Deus possit illud rogare et suadere, non autem possit illud immutare, inflectere et transferre (istis enim utitur S. Augustinus) quocunque ipse uoluerit».

82 Lemos, Acta omnia Congregationum, col. 1006: «Præterea S. Augustinus agit de illa efficacissima gratia de qua in præcedenti capite dictum fuerat: quod Paulus tam efficacissima uocatione conuerteretur, gratia Dei erat sola. Ecce efficaciam habet uocatio ex sola gratia, ex Deo ipso, et non illam emendicat a libero arbitrio, nec est efficax dependenter ab illo, ut RR. PP. uolunt. Ideo enim negant efficaciam sumere ex Dei omnipotentia et eius dominio quod habet super liberum hominis arbitrium. Non igitur potest negari quod secundum S. Augustinum gratia habeat efficaciam ex Dei omnipotentia et dominio quod habet super liberum hominis arbitrium».

83 Lemos, Acta omnia Congregationum, cols. 1006-1007: «Dixit præterea P. R. non posse dici quod gratia habeat suam efficaciam ex Dei omnipotentia et ex dominio quod habet in uoluntates hominis sicut et in cætera quæ sub cœlo sunt. Cum autem ista sit S. Augustini doctrina et Summus Pontifex dicat illam esse
S. Augustini, mirandum est ualde quod audeat P. illam damnare
».

84 Lemos, Acta omnia Congregationum, col. 1007: «Ostendit P. in illo uerbo sicut, dicens : quod denotatur in tali propositione, quod sicut Deus habet dominium in cætera alia etiam inanimata, illa mouens sine libertate, ita habeat dominium in uoluntates hominum, illas mouens sine libertate, non attendens regulam esse Sanctorum et Theologorum quod uerbum sicut non dicit omnimodam similitudinem, sed in sua proportione».

85 Lemos, Acta omnia Congregationum, col. 1007: «Non ergo est sensus : quod sicut Deus habet dominium in cætera naturalia ad mouendum illa sine libertate, ita habeat dominium super uoluntatem hominis, illam ex dominio tali mouendo sine libertate. Sed sensus est: quod sicut Deus, ex sua omnipotentia et dominio quod habet super cætera omnia, potest efficaciter mouere causas naturales ad operationes naturales, nec ex tali dominio tollit ab illis operationibus quod naturales sint, ita Deus habet dominium super hominum uoluntates ad mouendum ipsas ad suos actus liberos, non tollendo ab illis actibus libertatem, sed illam in illis causando».

86 Lemos, Acta omnia Congregationum, col. 1007: «Itaque hæc propositio certa secundum fidem uidetur. Ita quod uerbum sicut dicat efficaciam et dominium Dei supra omnia alia et supra hominum uoluntates, proportione seruata, et seruata propria cuiusque natura : quod ita est uerum ut etiam apud mediocres theologos sit id manifestum».

87 Lemos, Acta omnia Congregationum, cols. 1007-1008: «Immo superaddo quod ita Deus habet dominium supra hominum uoluntates, sicut in cætera quæ sub cœlo sunt, ut possit Deus, si uoluerit, ita efficaciter mouere liberum arbitrium ut ex necessitate et absque omni libertate moueretur. Licet enim non sit possibile quod Deus cogat proprie uoluntatem, ei proprie uiolentiam inferendo, quia alias uellet et non uellet, certum tamen est quod Deus illam mouere potest non solum libere et ad actus liberos, sed etiam necessario et ad actus necessarios, ut appareat quomodo Deus habeat potestatem et dominium supra uoluntates hominum, sicut et in cætera quæ sub cœlo sunt».

88 Lemos, Acta omnia Congregationum, col. 1008: «Absit enim ut ex doctrina, non dico S. Augustini, sed ex doctrina Pontificis Summi tradita in isto capite et ordinata, contradicatur Concilio Tridentino. Absit quod ex illa sequatur hominem moueri ut inanime quoddam».

89 Lemos, Acta omnia Congregationum, col. 1008: «Sed unum quod P. R. iam fatetur mihi sufficit, quod uidelicet physica prædeterminatio aperte contineatur in doctrina huius capitis, tradita tanquam S. Augustini per Pontificem Summum».

90 Is 10, 5: «Væ Assur, uirga furoris mei et baculus ipse est, in manu eorum indignatio mea».

91 Lemos, Acta omnia Congregationum, 3a parte, congregación del 20 de septiembre de 1605, cols. 1008-1009: «Dixit præterea quod aliqui PP. ex Prædicatoria familia, quia asserebant efficaciam gratiæ prouenire ex Dei omnipotentia et dominio prædicto, constituebant liberum arbitrium moueri sicut inanime quoddam aut sicut baculus. Quasi non loquantur expresse sicut Scriptura ipsa et in eodem sensu Scripturæ ? Reprehendat ergo, si placet, quod dicit Scriptura: Assur baculus furoris mei. Nunquid, cum hoc dicit Scriptura, constituit Assur inanime quoddam?»

92 Agustín, De gratia Christi, c. x, § 11: «Nec solum suadetur omne quod bonum est, uerum et persuadetur».

93 Lemos, Acta omnia Congregationum, 3a parte, congregación del 20 de septiembre de 1605, col. 1009: «Vnum autem prænotauerim pro intelligentia S. Augustini: ualde diuersum esse in illo suadere et persuadere. Negat enim Pelagianas illas suasiones sufficere, et dixit quod Deus ita suadet ut persuadet. Et per illud persuadere intellexit S. Augustinus efficacem illam gratiam quam constituit toto illo capite De gratia Christi. Et nomine suasionis intellexit gratiam excitantem et proprie adiuuantem».

94 Journal de Trévoux, agosto de 1702, art. xxi, pp. 295-310.

95 Fénelon a Lamy, Cambrai, 16 de julio de 1706, en Correspondance de Fénelon, t. xii, p. 243.

96 Id.

97 Jansenius, Augustinus, t. ii, Liber prœmialis, c. xxii, col. 50: «Quicquid enim ueræ theologiæ in scholastica Sancti Thomæ continetur, usque ad ipsorum articulorum fundamenta, ex Augustino ita mutuatum est ut quemadmodum Nouum Testamentum nihil est aliud nisi Vetus reuelatum et Augustini doctrina de gratia Dei nihil præter fidei principia in suas diducta conclusiones, ita S. Thomæ Summa, ubi theologiam tradit, pro magna parte nihil aliud sit nisi Augustinus contractus, certaque proportione naturalibus principiis alligatus, secundum quod congruit, ut ipse Thomas loquitur, ad eruditionem incipientium».

98 Quesnel, Réponse aux deux lettres de Mgr l’archevesque de Cambrai au P. Quesnel, pp. 10-11.

Inicio de página

Para citar este artículo

Referencia en papel

Sylvio Hermann De Franceschi, « El tomismo agustiniano de los dominicos españoles. Tomás de Lemos y la referencia a san Agustín en tiempos de las Congregaciones de auxiliis », Criticón, 111-112 | 2011, 191-213.

Referencia electrónica

Sylvio Hermann De Franceschi, « El tomismo agustiniano de los dominicos españoles. Tomás de Lemos y la referencia a san Agustín en tiempos de las Congregaciones de auxiliis », Criticón [En línea], 111-112 | 2011, Publicado el 06 julio 2016, consultado el 20 noviembre 2017. URL : http://criticon.revues.org/2562 ; DOI : 10.4000/criticon.2562

Inicio de página

Autor

Sylvio Hermann De Franceschi

École Pratique des Hautes Études, Paris

Inicio de página
  • Logo Presses universitaires du Midi
  • Logo ENS de Lyon
  • Logo IHRIM - Institut d'Histoire des Représentations et des Idées dans la Modernité
  • Logo Labex COMOD - Université de Lyon
  • Logo Instituto Cervantes
  • Revues.org