Navegación – Mapa del sitio

Texto completo

1Es un placer para nosotros presentar hoy al lector una segunda entrega del trabajo elaborado en el marco del programa dedicado a San Agustín en España (ANR-07-JCJC-0129: «Augustin en Espagne: religion, politique, esthétique») de la ANR (Agence Nationale de la Recherche). Después de un primer número dedicado a los aspectos de estética (Criticón, 107, 2009), el presente volumen de la misma revista ofrece al lector parte del trabajo que nuestro equipo llevó a cabo sobre la impronta del obispo de Hipona en la filosofía, la teología y la espiritualidad áureas.

2Aunque este número parezca, cronológicamente, en segundo lugar, dicho orden no supone ninguna forma de jerarquización ya que las temáticas aquí desarrolladas constituyen el substrato conceptual de las elaboraciones estéticas sobre las que publicamos las contribuciones ya mencionadas. Un seminario sobre los aspectos políticos e historicos constituirá el tercer acto de este tríptico agustiniano y criticonesco. Por razones de claridad, hemos privilegiado en este volumen —como en el anterior— una ordenación seguida y continua desde el punto de vista temporal. Como se verá, se pueden, sin embargo, distinguir unos movimientos y orientaciones complementarios.

3Sirve a modo de definición inicial, teórica, de lo que cabe entender por «agustinismo» el trabajo inaugural de Didier Ottaviani. A partir de la cuestión de la iluminación divina, el autor analiza cómo se va forjando, a golpe de polémica y debate, una tradición con una identidad incontestable, pero tan rica y compleja que el término «agustinismo» debe ir siempre acompañado de otro adjetivo («polémico», «avicenizante», «político») que dé a entender de qué modo los «elementos agustinianos» se combinan con elementos procedentes de otras tradiciones, o se encuadran en nuevas maneras de pensar el mundo, contribuyendo así, a pesar de su antigüedad, a renovar la tradición filosófica.

4El texto de María Luisa de la Cámara, aborda la influencia de San Agustín en la progresión espiritual de Santa Teresa y especialmente en el momento de su segunda conversión. Esta influencia, que se centra principalmente en dos puntos esenciales y problemáticos para la Inquisición como son el diálogo del alma con Dios y la doctrina de la oración mental, se manifiesta tanto a nivel personal, en la evolución mística de la santa, como a nivel institucional, en la reforma del Carmelo que realizó a la par.

5Los trabajos de Roland Béhar, Javier San José Lera y de Pauline Renoux-Caron permiten considerar las obras de grandes teólogos y la importancia de una impronta cuyos contornos son variables en función de la reapropiación que cada autor realizará con el fin de constituir su propia teoría o doctrina. El texto de Roland Béhar se centra sobre un sermón poco conocido de fray Luis de León que elogia al obispo de Hipona, aduciendo un versículo del Eclesiástico (27, 12) que se funda en parte en una equivalencia doble —entre el Sol y la figura del Sabio, y entre Luna y necedad. Por el recurso a esta metáfora, fray Luis elabora ya el fondo teológico que va a desarrollar en De los nombres de Cristo. El estudio de Javier San José Lera ofrece una minuciosa reconstitución de la escritura parafrasística de fray Luis a través del ejemplo de la reescritura del salmo 26. El autor consigue demostrar con mucha claridad el profundo trabajo de meditación de las Escrituras que domina la poética luisiana, y destaca en no pocas ocasiones la importancia de San Agustín como intermediario y recurso mayor a la hora de interpretar las significaciones más recónditas de la palabra sagrada. El artículo de Pauline Renoux-Caron, por su parte, permite restablecer y precisar algunos términos de la reapropiación áurea de la polémica entre San Agustín y San Jerónimo acerca de la interpretación del incidente de Antioquía (San Pablo, Gálatas, 2, 11-16). Más precisamente, se estudia la obra de José de Sigüenza, la Vida de San Jerónimo (1595), en la que el autor intenta defender al Patrón de su Orden, sin rechazar o discutir la autoridad del «doctor de la Gracia», en un deseo de crear una complementariedad harmoniosa entre los distintos padres de la Iglesia.

6Tal unanimidad no es evidente en lo que concierne a la temática del libre albedrío que constituye, como bien se sabe, una de las mayores contiendas teológicas de toda la Edad Moderna. Esta cuestión se ve ampliamente tratada con los artículos de Francisco José Martínez Martínez, de Jean-Paul Coujou y de Jean-Pascal Anfray, que la abordan desde un punto de vista teológico y filosófico. En su estudio sobre la teología de la gracia en las contiendas post-tridentinas, Francisco José Martínez Martínez subraya el esfuerzo desempeñado tanto por los jesuitas como por los agustinos por hacerse con la autoridad de San Agustín y de Santo Tomás de Aquino: dicha reapropiación y uso de estas sumas teológicas ofrecen una variación según la motivación e intención de teólogos tan destacados como Domingo Báñez y Luis de Molina, insistiendo el primero en el efecto de Dios sobre la voluntad y el segundo sobre las páginas agustinianas que remiten al papel del libre albedrío. Jean-Paul Coujou examina por su parte la impronta de la herencia agustiana sobre la teoría del libre albedrío en la obra del jesuita Suárez: el movimiento de la filosofía suareciana le lleva de un cuestionamiento filosófico sobre la naturaleza y la gracia hacia una reflexión sobre la libertad de la voluntad con fines claramente políticos. Así, Suárez otorga al libre albedrío una importancia decisiva en la tesis de la democracia original. En cuanto a Jean-Pascal Anfray, se dedica a estudiar —a la luz de los recientes trabajos de Svan Knebel— las sucesivas resoluciones propuesta por Luis de Molina frente al problema de la necesidad del pecado, presente en la doctrina agustiniana y reafirmada vigorosamente por el Concilio de Trento. Llegando a la forma de una ley estadística que ya anuncia las investigaciones matemáticas del siglo xix (de Bernouillis, más particularmente), consigue hacer compatibles la necesidad de cometer por lo menos algún pecado durante cierto periodo de su vida y la posibilidad, conferida por Dios al hombre, de evitar el pecado en cada circunstancia particular. Aparentemente agustiniana, dicha conclusión, en realidad, se acerca mucho más al pelagianismo.

7Los dos últimos estudios presentes en el volumen, de Sylvio De Franceschi y de Jean-Robert Armogathe, remiten a dos polémicas que vienen a plasmar de manera más histórica lo presentado anteriormente. Por su parte, Sylvio De Franceschi ofrece un estudio detallado de los medios por los cuales el dominico español Tomás de Lemos procuró defender las tesis de Tomás de Aquino valiéndose de la teología agustiniana. En el contexto tenso y complejo de la polémica De auxiliis, Lemos fue unos de los artesanos de una adaptación del tomismo como arma para tachar a los jesuitas de semipelagianismo y —a la vez— elaborar la doctrina de una gracia eficaz por sí misma amén del socorro procedente de la gracia suficiente: semejante elaboración conceptual les parecía a los dominicos de pura raigambre agustiniana. Jean-Robert Armogathe traza la fortuna de veintidós proposiciones antiagustinianas, atribuidas a los jesuitas españoles, y que circularon por Europa en los años 1640. Estas proposiciones se convirtieron en el objeto de una polémica política y teológica entre los partidos jesuita y agustiniano. Tras esbozar los avatares históricos de la polémica, Jean-Robert Armogathe propone un análisis de las proposiciones que permite dar cuenta de las minucias de la argumentación de ambos campos y de las implicaciones políticas de tales contiendas teológicas en la Europa post-tridentina.

8Tras esta segunda publicación agustiniana, el programa sigue en marcha. Esperamos así poder presentar próximamente al lector un tercer volumen dedicado a la influencia de Agustín en la concepción de la historia y la política, así como el resultado del Congreso celebrado en noviembre del 2010 en la ENS de Lyon. Después, solo nos quedará seguir trabajando para elaborar, junto con un distinguido elenco de autores, un volumen colectivo que sea a la vez clausura de nuestro programa, y punto de partida de futuras investigaciones.

Inicio de página

Para citar este artículo

Referencia en papel

Marina Mestre Zaragozá y Philippe Rabaté, « Presentación », Criticón, 111-112 | 2011, 7-9.

Referencia electrónica

Marina Mestre Zaragozá y Philippe Rabaté, « Presentación », Criticón [En línea], 111-112 | 2011, Publicado el 06 julio 2016, consultado el 30 marzo 2017. URL : http://criticon.revues.org/2510

Inicio de página

Autores

Marina Mestre Zaragozá

Artículos del mismo autor

Philippe Rabaté

Artículos del mismo autor

Inicio de página
  • Logo Presses universitaires du Midi
  • Logo ENS de Lyon
  • Logo IHRIM - Institut d'Histoire des Représentations et des Idées dans la Modernité
  • Logo Labex COMOD - Université de Lyon
  • Logo Instituto Cervantes
  • Revues.org