Navegación – Mapa del sitio

Libro terzero de las Historias Verdaderas de Luciano, escritas en lengua castellana por don Francisco de la Reguera, natural de Valladolid: estudio y edición de la única continuación literaria de Luciano de Samósata en el Siglo de Oro

Teodora Grigoriadu
p. 119-151

Resúmenes

Estudio y edición de la única continuación literaria de los Relatos Verídicos de Luciano de Samósata, escrita en español, hacia mediados del siglo xvii, por Francisco Gómez de la Reguera y Serna, Gentilhombre de la Cámara del Infante Cardenal Fernando de Austria.

Inicio de página

Notas del autor

Trabajo realizado en el marco del proyecto de MICIIN FFI2009-08070, IDEAPROMYR «Inventario, Descripción, Edición crítica y Análisis de textos de prosa hispánica bajomedieval y renacentista. Línea: Diálogos (Fase 2)». Investigadora principal: Ana Vian Herrero.

Texto completo

Introducción

1Luciano de Samósata escribe los Relatos Verídicos con la intención de entretener al lector y, a la vez, de criticar la forma de escribir las novelas de aventuras, género muy popular durante la época imperial. En una prosa repleta de exageraciones, humor y fantasía, condena a todos los «antiguos poetas, historiadores y filósofos» que escribieron relatos fantásticos, llenos de paradojas y absurdos sobre países y pueblos que nunca llegaron a conocer; de esta original parodia no se salva ni siquiera la Odisea.

2La obra está tradicionalmente dividida en dos partes o libros; el primer libro, formado por cuarenta y dos capítulos de variable extensión, narra las aventuras del propio Luciano y sus compañeros que salen a navegar por el Océano de Occidente; pronto el barco abandona el mar y, navegando por los aires, llega a la luna; después de una larga estancia entre sus habitantes, los selenitas, la nave vuelve otra vez al mar donde es tragada por una enorme ballena; el libro se cierra con la narración de la vida de Luciano y de sus compañeros en el interior del cetáceo.

3El segundo libro, de cuarenta y siete capítulos, se inicia con la muerte de la ballena y la liberación de la nave y de su tripulación; después de una tempestad y una peligrosa navegación por un mar de hielo, el barco inicia un viaje, subterráneo esta vez, que lo lleva al Hades y a la Isla de los Bienaventurados; allí Luciano, después de conversar con todos los grandes poetas, filósofos, héroes y generales, zarpa de nuevo hacia la Isla de los Impíos y la de los Sueños, para llegar, a continuación, a la isla homérica de Ogigia; finalmente, la nave aventurera naufraga y Luciano y sus compañeros salen, no sin dificultad, a un nuevo continente. El segundo libro se cierra con la promesa del samosatense de contar, en el futuro, todo lo que les sucedió en este nuevo continente.

  • 1 La traducción de Lilio Castellano (Lilio Tifernate) se imprime en Nápoles, por Arnaldo de Bruselas, (...)
  • 2 La traducción de Poggio Bracciolini, de mediados del siglo xiv, no llegó a imprimirse nunca; véanse (...)

4Aunque la imagen de Luciano de Samósata como «filósofo moral» es la que prevalece en el Quattrocento, entre las primeras traducciones latinas de su obra que se elaboran en aquel período figuran los Relatos Verídicos; la primera traducción, fragmentaria, de Lilio Castellano, con el título De veris narrationibus libelli duo1, y la segunda, también parcial, de Poggio Bracciolini, con el título Vera Historia2.

  • 3 La traducción de Nicolo da Lonigo se imprime en Venecia, por Nicolo di Aristotele detto Zoppino, en (...)

5En el Cinquecento se registra una traducción italiana de los Relatos Verídicos que lleva el título Delle Veri Narrationi libbri doi, y forma parte de la obra de Nicolo da Lonigo titulada I Dilettevoli Dialogi, le vere narrationi, le facete epistole di Luciano philosopho3.

  • 4 «[...] as a manuscript note reveals, the Asinus of the Opera Omnia of 1538 is the version of Poggio (...)
  • 5 Las Luciani Samosatensis Opera de Gilbert Cousin y Ioannes Sambucus se imprimen en Basilea, por Enr (...)
  • 6 Las Luciani Samosatensis philosophi Opera Omnia de Ioannes Bourdelotious se imprimen en Lutetiae Pa (...)

6En el resto de la Europa occidental, durante el siglo xvi, los traductores de Luciano de Samósata, entre ellos el propio Erasmo de Rotterdam, optaron por no traducir los Relatos Verídicos; en la primera edición de las Opera Omnia del samosatense, preparada por Jacobo Moltzer «Micilo», se incluye la traducción cuatrocentista de Vera Historia de Poggio Bracciolini, y se registra anónimamente4. Más tarde, dicha traducción seguirá como «anónima» en las Opera Omnia preparadas por Gilbert Cousin «Cognatus» y Ioanes Sambucus5, y, en el siglo xvii ya, las preparadas por Ioannes Bourdelotious y Ioannes Benedictus respectivamente6.

7No pasó así con los traductores peninsulares de Luciano en el Siglo de Oro: con su labor aportaron al corpus de las traducciones europeas del samosatense tres traducciones originales, del latín al castellano, de los Relatos Verídicos, y la única continuación literaria, en castellano, de la obra.

  • 7 La Historia verdadera de Luciano de Francisco de Enzinas, se imprime en Argentina, antiguo nombre d (...)

8La primera traducción pertenece al teólogo y humanista Francisco de Enzinas; fue editada, anónimamente y con falso pie de imprenta, en Estrasburgo, con el título de Historia verdadera de Luciano, y se trata de la traducción del solo primer libro7.

  • 8 Es un trabajo manuscrito, redactado en Escalona (Toledo), en 1617; se trata de un enorme esfuerzo t (...)

9La segunda traducción forma parte del excelente trabajo de Juan de Aguilar Villaquirán, un hidalgo de Escalona, y data del primer cuarto del siglo xvii; Juan de Aguilar Villaquirán traduce los dos libros, bajo los títulos de Libro primero de la Verdadera Historia, y Libro segundo de la Verdadera Historia8.

  • 9 Sobre Francisco de la Reguera, véanse: González de Olmedo, 1919a, pp. 356-364, 461-467, y 1919b, pp (...)

10La tercera traducción peninsular y la original continuación literaria pertenecen al vallisoletano Francisco Gómez de la Reguera y Serna, gentilhombre de la Cámara del Infante Cardenal Fernando de Austria9; hombre de una vasta cultura humanística, no sólo traduce, hacia mediados del siglo xvii, los dos libros de los Relatos Verídicos con el título Las Historias Verdaderas de Luciano, sino que, haciendo suya la promesa del propio Luciano, escribe un tercer libro narrando las aventuras de los náufragos en el nuevo continente.

  • 10 «[...] siendo el primero que en nuestra lengua ha escrito en esta materia», informa el mismo autor (...)
  • 11 BNE, Mss. 17481, f. XXXIv.
  • 12 Ibidem, f. XXXIIIv.

11Fue Francisco de la Reguera (Valladolid, 1594-1673) un insigne poeta, un excelente dibujante, un logrado traductor de latín, y el autor de las primeras empresas políticas escritas en castellano10. Su extrema humildad —«confiésome, con ingenuo reconocimiento, inferior a todos» escribe11—, y ciertos episodios oscuros de su vida en la Corte del rey Felipe IV, hermano mayor del Infante Cardenal —menciona los «accidentes que dispuso la violencia del poder»12— son, según parece, las causas del retiro voluntario de don Francisco en la soledad de su casa, y de su férrea decisión de no publicar ninguno de sus escritos, reservándolos todos para el reducido grupo de sus confidentes y amigos.

  • 13 Sobre fray Tomás de Llamazares, véanse: Biblioteca Hispana Nova, vol. II, p. 307; Enciclopedia Univ (...)
  • 14 BNE, Mss. 13659, f. 56r-123v, f. 60r; Grigoriadu, 2006, pp. 189-192.

12Fue fray Tomás de Llamazares, franciscano, lector en Teología, quien recogió y preparó para la imprenta, tras la muerte del autor, parte de su obra13; entre las copias manuscritas nacidas de este noble esfuerzo se encuentran los dos libros traducidos de las Historias Verdaderas y la brillante continuación literaria que escribió, según anotación de fray Tomás, «don Francisco de la Reguera siguiendo, con su grande ingenio, la idea fantástica de Luciano»14.

  • 15 Sobre la continuación literaria, véanse, entre otros: Genette, 1989, pp. 201-253; Baranda, 1992, pp (...)
  • 16 Francisco de la Reguera empieza su relato por donde lo dejó Luciano, con los náufragos «en tierra n (...)

13El Libro terzero de Francisco de la Reguera reúne todos los elementos de una continuación literaria15. El autor cumple, en primer lugar, con el imprescindible requisito de la intertextualidad entre su continuación y la obra modelo; además del título (Libro terzero de las Historias Verdaderas de Luciano), que se refiere, sin lugar a dudas, a la obra lucianesca, y de la presencia de los mismos protagonistas (Luciano y sus compañeros), hay numerosas referencias que remiten directamente a las aventuras narradas en los dos primeros libros16.

  • 17 La fantasía de don Francisco inventa un bosque hecho de mástiles de navíos y unos árboles cargados (...)
  • 18 Tratándose de las naves que transportan a las prostitutas escribe: «Pareçió conveniente, antes de e (...)

14Con una excelente imitación del estilo lucianesco, que, en algunos pasajes, apenas se aleja de la prosa fantástica del gran sofista17, Francisco de la Reguera logra convencer al lector de que está delante de las nuevas aventuras del ya conocido grupo de compañeros. Con el mismo sentido de humor y la fina ironía que Luciano, crea un texto jovial y ameno18, con el que reivindica para las prostitutas un lugar en la Isla de los Bienaventurados:

Luciano y sus compañeros se encuentran náufragos en tierra desconocida; deciden explorar el lugar y, formando un escuadrón, entran en un extraño bosque hecho de mástiles de barcos hundidos; pronto descubren el mástil de su propio barco recién destrozado por la tempestad, y «conversan» con el ganso de madera de la proa. Muchos de los «árboles» de este bosque excepcional están cargados de una curiosa fruta con, en su interior, una bella mujer que, al salir de la cáscara, se deshace en humo; otros llevan frutas menos agradables a la vista, como los que están repletos de hombres colgados.
Al salir del bosque llegan a un campo cubierto de oro y plata y, en medio de tanta riqueza, topan con la ruinosa choza de un viejo decrépito y harapiento que les sale al encuentro; él los reconoce como los griegos que, hace poco, estuvieron en la Isla de los Bienaventurados, y Luciano reconoce en el personaje al cínico Diógenes. El filósofo los hospeda en su humilde morada, les da ropa para cubrir su desnudez, y les ofrece un paupérrimo desayuno. Los aventureros pronto descubren que aquella choza es, en realidad, la falsa fachada de un palacio real lleno de todo tipo de lujo.
Durante una copiosa y espléndida cena que, esta vez, transcurre entre manjares y música, los compañeros de Luciano se alejan de éste al son de los instrumentos de doce sátiros, y lo dejan solo con el anfitrión. Diógenes le cuenta entonces la razón de su impetuosa salida de la Isla de los Bienaventurados, y de su llegada a Tiquépolis, «ciudad de la Fortuna», nombre de aquella tierra desconocida:

«Pocos días después de la salida de Luciano de la Isla, llegó a sus playas una numerosa armada que alarmó mucho al rey Radamanto; el valeroso Aquiles, acompañado por otros capitanes, se presentó rápidamente en el lugar para averiguar las intenciones de los recién llegados; ellos, con señas de paz, le pidieron permiso para salir de los barcos y solicitar audiencia al rey. Concedido el permiso, fue la célebre ramera Aspasia la que bajó del barco, reconocida enseguida por Sócrates, quien también estaba en la playa.
«Gracias a la mediación del filósofo, Radamanto le concedió a la hermosa mujer la audiencia solicitada, y Aspasia le explicó el motivo de su largo viaje: ella y sus compañeras de oficio solicitaban su entrada legal en la Isla de los Bienaventurados. Aspasia añadió que le parecía injusta la entrada en la Isla otorgada automáticamente a tantos guerreros, asesinos y príncipes crueles y ambiciosos, enemigos todos “de la paz, quietud y sosiego humano”, y no a ellas que vivían “siguiendo las leyes de la misma naturaleza, con gustos, con caricia, con amores”.
«A esta petición se opusieron enfurecidas las mujeres castas de la isla, Penélope y Lucrecia entre las primeras.
Aspasia, siguiendo su discurso, les explicó que ni su mala fama ni su profesión les podían causar daño alguno, ya que la conocida prudencia de las discretas damas siempre brillaría como “el sol entre la fealdad de las sombras”; al mismo tiempo, la recién llegada invitó a los príncipes a aprender de ellas “el arte de gobernar con amor, caricia y seguridad”. Al oír esto, Radamanto le pidió que parase inmediatamente su discurso ya que entraba en materia peligrosa; prometió a Aspasia que el asunto se trataría en el Consejo de Estado, y encomendó su hospedaje a Sócrates.
«Más tarde, el rey y sus consejeros intentaron llegar a un acuerdo; hubo numerosas discusiones, pero, al final, prevaleció la opinión de los que deseaban la entrada de las prostitutas en la Isla. Entre los defensores acérrimos de esta opinión se encontraba Platón; el filósofo sostenía que era inofensiva la presencia de esas mujeres entre ellos, ya que “el daño conocido se puede evitar, el mayor es aquello que se disimula con el engaño”. También se oyeron voces quejándose del gran número de prostitutas que encerraban los navíos de aquella armada. A esto contestó otro hombre ilustre, Demócrito, diciendo que “el número de tantas hace que enflaquezca en ellas el poder de su tiranía” y dando el ejemplo de las cerezas: al principio del verano, como hay pocas, se venden a precios excesivos, pero cuando se hallan en abundancia se venden a precio muy bajo.
«Finalmente, desembarcaron las pasajeras de la armada, se llenó la isla de mujeres hermosas y, por los excesivos deleites, se olvidó completamente el uso de la cordura y la justicia incluso de parte del propio rey Radamanto. Entre tanto jolgorio se halló fijado en las puertas del palacio un edicto de la poderosa Fortuna; en él la diosa prometía dar satisfacción a todos los grandes ingenios que en todas las edades y siglos florecieron, y a todos los filósofos, poetas y oradores que alcanzaron el título de “insignes” y “famosos”, invitándoles a vivir en su propia corte, de la que, hacía poco, había desterrado a las prostitutas. Al principio, nadie dio crédito a tal invitación pero, convencidos ya, pronto abandonaron la Isla de los Bienaventurados y partieron para Tiquépolis, utilizando las mismas naves que transportaron a su destierro a las hermosas mujeres. Una vez en la isla, la Fortuna les dio la bienvenida, y les repartió oficios, puestos y riquezas».

Al acabar la narración, Diógenes deja descansar en sus aposentos al aventurero agotado; Luciano pasa gran parte de la noche considerando la inmensa suerte que tuvo con naufragar en aquella isla. Al día siguiente, la preciosa carroza de cristal del filósofo cínico les lleva al palacio de la Fortuna para que el recién llegado se presente ante ella. En el camino Diógenes informa a Luciano sobre el gobierno, las leyes y las costumbres del reino de la Fortuna, y le da noticia de la antigua enemistad existente con el reino vecino del Hado, dios de los muertos. Los dos dioses, recientemente, se dieron cuenta de que dicha enemistad siempre les había causado daños a ambos, peligrando sus reinados amenazados por la ambición de un tercero; para proteger sus dominios, deciden unir sus fuerzas casándose entre sí. Diógenes le dice a Luciano que la boda se celebrará dentro de ocho días, y que ya puede felicitar a la reina.

15La rica vena satírica de Luciano se ve magistralmente reflejada a lo largo del texto de Francisco de la Reguera; el eje central de la narración, la petición de la célebre cortesana Aspasia y el resto de sus compañeras de oficio de vivir, con pleno derecho, entre los héroes y los justos es de por sí una original invención satírica.

  • 19 Cf. Diógenes Laercio, VFI, IX, 40.
  • 20 Cf. Platón, R., V, 459e.

16Defensores acérrimos de la picante petición son, entre otros, los filósofos Sócrates, viejo «enamorado oyente y amante» de Aspasia, Platón y Demócrito, rivales estos en el terreno filosófico19, pero que se ponen totalmente de acuerdo a la hora de permitir la entrada de las hermosas mujeres en la isla; más aún, el Platón «bienaventurado», haciendo caso omiso de la máxima «los mejores hombres cohabiten con las mejores mujeres y los peores con las peores» de su República20, aboga por la plena integración de las prostitutas en la vida social de la isla, considerándolas personas «de capaz ingenio, entendimiento y valor».

  • 21 Cf. Lucio Anneo Séneca, EM, LXXIV, 26 y CXXIV, 24 respectivamente.

17La sátira continúa en el texto regueriano con el nombramiento del gran promoto del estoicismo Lucio Anneo Séneca como secretario mayor de la Fortuna. Los estoicos, amigos de la racionalidad, mantenían una actitud de fortaleza ante las adversidades de la vida, considerando al ser humano como una parte más de un cosmos racionalmente organizado; el filósofo romano llegó a escribir que «la felicidad no crece ni mengua; subsiste siempre en la misma proporción, haga lo que quiera la fortuna», o «aquellos a quienes la fortuna les es favorable son los más infelices de todos»21.

18Otro nombramiento —el de Diógenes, padre de los filósofos cínicos, como tesorero general del reino de la Fortuna— añade un punto más en el elenco satírico de la obra. Los cínicos predicaban una forma de vida simple, conforme a la naturaleza y completamente ajena a las riquezas y a todo tipo de implicaciones sociales; en el texto Diógenes parece disfrutar al máximo su nuevo oficio y su condición de rico, e incita a Luciano a hacer lo mismo prometiéndole que vería «tantas maravillas que te han de suspender».

  • 22 Véanse: Luciano de Samósata, Timon, Gallus, De Parasito, Adversus Indoctum, Cataplus, entre varias.
  • 23 Cf. Cervantes Saavedra, El ingenioso caballero don Quijote de la Mancha, II, xlv.

19El propio Luciano de Samósata, autor de numerosas obras que condenan la riqueza y todo tipo de lujo22, se presenta en el texto como feliz por el naufragio sucedido y declara: «he sido dichosísimo en haberme traído la Fortuna a su reino»; como otro Sancho Panza con su ínsula Barataria23, sueña ambicioso «con grandes riquezas, y con un gobierno de mucho aprovechamiento donde todos, a mi gusto obedientes, me tributasen preseas y regalos».

20En este Libro terzero encontramos ecos de la crítica de Luciano a los plutócratas y poderosos; Francisco de la Reguera, por boca de una cortesana, un filósofo cínico y del propio Luciano, hace una crítica encubierta —y, a veces, no tan encubierta— de los malos gobernadores y los validos, como se advierte en la rigurosa reprimenda de Aspasia a los «heroicos e ilustres varones» de la Isla:

  • 24 BNE, Mss. 13659, f. 117r-117v.

Ni a vosotros, Ilustríssimos Príncipes, a cuya grandeza y cortesía está vinculada la defensa de nuestra fama, os permito tan rigurosos, cuando pudiérades haber deprendido en nuestra prudencia el arte de gobernar con amor, cariçia y seguridad vuestros vasallos que, con tanto riesgo de vuestra grandeza, habéis ignorado entregándoos todos a la voluntad y libre disposiçión de un valido a quien sugetáis la voluntad y, lo que es peor, toda vuestra grandeza, quedando de señores esclavos, tributándolos vosotros mismos todo vuestro poder y riquezas, quedándoos sólo con el nombre de “reyes”, cosa que a la más vil y perdida de nosotras no se concede24;

o bien en la triste observación de Diógenes:

  • 25 Ibidem, f. 113r.

Oh cuánto ignoráis este punto transçendiente de la razón filosófica y política de los engañados cortesanos, que estima más el pareçer que ser, debiendo con más prudençia procurar ser que pareçerlo25;

o también en el agudo comentario de Luciano en el campo de oro:

  • 26 Ibidem, f. 107r-107v.

Admironos no tanto la grandeza deste inestimable tesoro amontonado allí o de la naturaleza o del afán, como verlo tan sin guarda, y que la ambición de los reyes y poderosos que con tanto desvelo y sed procuran, aprovechándose del arte química de su tiranía, sacar estos preciosos metales de las venas de sus vassallos y súbditos, se les hubiese ocultado y ignorasen este pródigo parto de la tierra26.

21En la obra se prolonga también la crítica lucianesca a los filósofos; la de Francisco de la Reguera, una vez más por boca de Diógenes, cae fulminante:

  • 27 Ibidem, f. 113r.

No hay filósofo, créeme, oh amigo Luçiano, en quien, allá en lo interior de su pecho, no viva la ambición, la jactançia, el desvaneçimiento, la presunción, la soberbia, siendo su alma un hospiçio de vicios, de lascivias, de robos, de ignorancias y desatinos, y así mentimos, con estos aparentes exteriores, los ocultos viçios de nuestros corazones27.

22La capacidad descriptiva de Luciano, impregnada por las ideas originales de su fecunda fantasía y por la sensibilidad artística de un hijo y sobrino de escultores, es otra de las características de la prosa lucianesca que fielmente remeda Francisco de la Reguera; pintor y dibujante él mismo, describe primorosamente, manejando con destreza los términos arquitectónicos y decorativos, los patios y las fuentes del palacio de Diógenes, y con el mismo primor describe la carroza de cristal del filósofo cínico.

23Como Luciano con sus Equibuitres, Nubecentauros, Onoscéleas y el resto de sus inventados seres fantásticos, Francisco de la Reguera describe, con soltura, la extraña fruta de forma de calabaza que encierra en sí una bellísima mujer, y la curiosa bailarina de cabellos de plumas y alas de cristal.

24El autor cierra el Libro terzero con la generosa invitación de la Fortuna,

  • 28 Ibidem, f. 119v-120r.

a todos los grandes ingenios que en todas edades y siglos han floreçido, y a todos los filósofos, poetas y oradores y a los que, con mayor eminençia, se hubiesen aventajado en todas las çiencias y artes, y que alcanzaron el honroso título de «famosos y insignes», y a todos los que, con insigne valor, fueron defensores de sus patrias y repúblicas, y a los que las han gobernado con prudente moderación y a todos los que en adelante les suçedieren28,

para que asistan todos a su boda con el Hado, en Tiquépolis, la Ciudad de la Suerte.

  • 29 Véanse: Luciano de Samósata, Iuppiter Confutatus y Iuppiter Tragoedus.

25La boda entre los dos soberanos es el broche final que pone Francisco de la Reguera, decepcionado y triste por los «acçidentes» de su propia vida, en un texto que jocosamente critica la sociedad en que le tocó vivir, queriendo tal vez resaltar la importancia del destino, o de la «providencia divina» como diría el propio Luciano29, en las vidas de dioses y mortales.

Criterios de edición

26Para la trascripción del manuscrito he modificado, conforme a la ortografía actual, la puntuación, la acentuación y el uso de las mayúsculas y minúsculas; asimismo he modernizado, respetando el sistema fonológico, la grafía original manteniendo la construcción fonética de la palabra para la mejor comprensión del texto.

27Las modernizaciones gráficas empleadas son: y vocálica>i (donayre>donaire, etc.); b consonántica>v (buelto>vuelto, etc.), y también v>b (escrivirlas>escribirlas, etc.); ph>f (esphera>esfera, etc.); ch>qu (Chío>Quío); qu>c (quadrado>cuadrado, etc.); tt>t (attónito>atónito); th>t (corinthio>corintio, etc.); ff>f (officios>oficios, etc.). He regularizado el uso de la h (en e de, poco a, ay, aora frente a horas, hechizo, historia, etc.).

28He conservado las vacilaciones entre: x/ j/ g (dexase, bajeza, lisongeras,); z/ c/ ç (hazía, celestiales, acçidentes, etc.); -ss-/-s- (huessos, passiones, etc.), y el empleo arcaico de la conjunción copulativa y (y ilustres, etc.). He mantenido todas las contracciones en desuso (dellos, deste, etc.); asimismo he mantenido todo vocablo surgido por el uso enclítico del pronombre personal (contempleme, serenose, etc.).

29Hay abundantes casos de leísmo: le hallé, engáñale, hallámosle, etc.; asimismo se registran varios casos de laísmo: la dixo, la servía, la naçían, etc., y un caso de loísmo: darlos.

30Opto por transcribir, antes del texto de la continuación literaria, el prólogo que puso Francisco de la Reguera y los comentarios de fray Tomás de Llamazares a los tres libros de las Historias Verdaderas, texto que considero imprescindible para la mejor comprensión de la obra, ya que refleja, de una manera directa y precisa, el ánimo y los sentimientos del autor.

Abreviaturas

Am.

Luciano de Samosata, Amores

Aut.

Diccionario de Autoridades

Ba.

Eurípides, Bacantes

BEpit.

Apolodoro, Biblioteca, Epítome

Corr.

Gonzalo Correas, Vocabulario de refranes y frases proverbiales

Cov.

Sebastián de Covarrubias. Tesoro de la lengua castellana o española

DCE

J. Corominas, y J.A. Pascual. Diccionario Crítico Etimológico castellano e hispánico

DFSO

Julio Cejador y Frauca, Diccionario Fraseológico del Siglo de Oro

DMT

Diccionario de Materias y Técnicas

DTMO

Diccionario de Términos del Mundo Antiguo

Eun.

Luciano de Samosata, Eunuchus

EM

Lucio Anneo Séneca, Ad Lucilium Epistolae Morales

Gall.

Luciano de Samosata, Gallus

GEC

Gran Enciclopedia Cervantina

Grim.

Pierre Grimal. Diccionario de Mitología Griega y Romana

Im.

Luciano de Samosata, Imagines

Med.

Eurípides, Medea

NTLE

Nuevo Tesoro Lexicográfico del Español

Per.

Plutarco, Pericles

Per.

Tito Livio, Períocas

R.

Platón, Respublica

Salt.

Luciano de Samosata, De Saltationibus

TLex

S. Gili Gaya, Tesoro Lexicográfico (1492-1726)

VFI

Diógenes Laercio, Vidas de los filósofos ilustres

VH

Luciano, Verae Historiae, 1, 2

Las Historias Verdaderas de Luciano: «Al que leyere»

  • 30 BNE, Mss. 13659, f. 56r-60r.

Las Historias Verdaderas de Luciano. Escritas en lengua castellana por don Francisco de la Reguera, natural de Valladolid30. Recogidas por un amigo suyof. 56r

f. 56v: en blanco

Al que leyere

  • 31 ocasionó: «se toma asimismo por mover» (Aut.).
  • 32 que fue griega: según la obra Somnium sive Vita Luciani de Luciano, considerada por los editores de (...)
  • 33 primer móvil: «se llama aquella esfera superior, que se considera estar más alta que el firmamento (...)
  • 34 tal vez: «en rara ocasión» (Aut., s.v. vez); tal vez se duerme en lo atento Homero: «quandoque bonu (...)
  • 35 transçendientes: «trascendiente» (NTLE, s.v. trascendente).
  • 36 Corrijo el descuido del copista: locuuçiones en el manuscrito.
  • 37 Tachón.
  • 38 que los poetas llamaron «caos»: «primera realidad surgida en el proceso generativo de las cosas, se (...)
  • 39 ocasionado del estrépito […] del poder: alusión a ciertos episodios oscuros ocurridos en la corte d (...)
  • 40 Tachón; la letra i- se añade, entre líneas y sobre la tachadura, posteriormente.
  • 41 Entre [...] estudios: según fray Tomás de Llamazares don Francisco de la Reguera «supo científicame (...)
  • 42 Tachón aunque fácilmente se puede leer la frase lo mesmo.
  • 43 de serlo: de ser «originales».
  • 44 segunda vez: Francisco de la Reguera elimina, varias veces a lo largo del texto, el régimen preposi (...)
  • 45 Tachón aunque fácilmente se puede leer el nombre Michyllo; apostilla al margen derecho: «Micilo»; S (...)
  • 46 que tan desterrada está la Verdad, por malquista: cf. Maffeo Vegio, Dialogus Veritatis et Philaleth (...)
  • 47 deprendiolo: ‘aprender’ (TLex.).
  • 48 Tachón.
  • 49 destas: de «estas mentiras».
  • 50 números: «el verso, por contar de determinado número de sílabas y cantidades de ellas» (Aut.).
  • 51 las verdades […] de un profeta sancto: Francisco de la Reguera traduce, parafraseando en prosa y ve (...)
  • 52 Acaba aquí el prólogo Al que leyere de Francisco de la Reguera; sigue una larga nota con comentario (...)

31Pudiera escusarme hablarte en prólogo el que te escribe Luçiano a sus verdaderíssimos libros, pues lo mesmo que le ocasionó31 a escribirlos en su lengua que fue griega32, pudo darme motivo a ponértelos en la nuestra castellana; no he de cansarte ni fatigarme yo en buscar otras causas ni persuadirte a ellas. La esfera de nuestros entendimientos está en un continuo movimiento; es su primer móvil33 el entender y saber, no siempre lo consigue, porque no siempre está con un mismo temperamento; alternan los acçidentes de la vida, los afectos y passiones; déxase muchas vezes vençer destos y, rendido, ni discurre ni especula, y conf. 57r téntase con errar lo mesmo de que procuró el açierto. No todas las horas está el ingenio con aquel calor y luzes que llamaron «celestiales», con que se adorna; tal vez se duerme en lo atento Homero34 y, tal vez, el ignorante habla con açierto; no hay hora fixa al ingenio, ni al entendimiento se conçede el librarse con igual balanza. Levántase en puntos transçendientes35, florido y elegante, a discurrir en materias elevadas, lleno de singularidades, sentençias, conceptos y locuçiones36. Deçiende luego a la bajeza de humildades indecentes, desconçertada su armonía con turbaciones y obscuridades,37 sin aliño desluzido, y sin elegançia despreçiado. No puedo assegurarte del mío aquellas bizarrías, y puédote deçir le hallé en el segundo estado tan desconçertadas las potencias y, en obscuridades, tan confuso el entendimiento, que juzgué se había vuelto a la materia primera que los poetas llamaron «caos»38, ocasionado del estrépito y trampas de un pleito, puestof. 57v no sé si con justicia pero seguido sí con la violencia del poder39. Para descansar el entendimiento y reparar el ánimo con alguna diversión, me hallé con Luçiano en las manos; leí el título destos libros y estrañé el de Verdades, en quien ni las conoçió ni supo deçirlas; continuele, engañado del hechizo de la mentira, y sentí se acabase. Para alargarle, tomé por tarea de ocho días el traduçirle; confiésote lo tuve, al principio, por antojo de gusto depravado, como el que conoçía en mí no habiendo intentado40, entre tan varios estudios, al deste género, aunque en verso he hecho algunas traducçiones41. No conoçí la dificultad hasta tocarla, con que se desengañó mi opinión que había juzgado era42 el traduçir lo mesmo que el copiar en la pintura; uno y otro es difícil, como quien lo ha experimentado, pero, aunque la traducçión y la copia se adelanten a los originales, ellos se quedan con la gloria de serlo43 y éstos con haber imitado felizmente lo que otros pensaron. Bien puede el desvelo, el cuidado y la destreza lograr estas imitaçiones, pero tengo por inimitables a aquellas pinzeladas que estudió el arte y executó la mano; pues al mismo artífice no se conçedenf. 58r segunda vez44, si se copia, aquellos golpes que executó en la primera tabla, ni al ingenio lo que dictó a la pluma en su lengua. La propiedad, elegançia y donaire de una frase no se puede lograr fáçilmente en otro dialecto, cada uno tiene sus términos no comunicables. Este motivo tuve para traduçir a Luciano, no de la lengua griega que no la sé, aunque tuve tantos prinçipios della en mi menor edad que pudiera ahora acreditarme contigo de saberla con eminençia; niégome a esta verdad y conténtome con desear saber la propria con que comenzé a articular las primeras palabras. Sigo la traducçión latina de Jacobo 45 Micilo; esta te ofrezco para que te diviertas con estas mentiras, que no las estrañaras en edad, que tan desterrada está la Verdad, por malquista46. No se ha empeorado en esto nuestro siglo, deprendiolo47 de los passados y enseñáralo a los que han de venir. Valida está la mentira, y no falta autor que diga en su abono que no se puede vivir, en lo civil y político, sin mentir. Huyo desta opinión48 impía. Por esto no disgustarás destas49, ni te ofenderán como otras que te vistenf. 58v con galas de «verdades», pues te confieso lo que son. Ni me podrás culpar en que te digo mentiras con verdad, cuando otros te persuaden a ésta con mentiras. Reçíbelas y, si tuvieres tan desazonado el gusto como yo, engáñale con ellas, mientras te doy traduçidas en mejores números50 las verdades de una pluma sagrada en las tiernas lágrimas de un profeta sancto51. Dios te guarde52...

  • 53 los Trenos de Jeremías: no se puede saber por qué fray Tomás de Llamazares considera que, hablando (...)
  • 54 «divertir y aliviar [...] penosos»: cf. Luciano, VH, 1, 1.
  • 55 fisgar: «hacer fisga y mofa de alguno» (Aut.).
  • 56 Tachón aunque fácilmente se puede leer el nombre Ctesio; el copista corrige y aclara en apostilla a (...)
  • 57 Fray Tomás de Llamazares se equivoca al enumerar los escritores que menciona Luciano en la praefati (...)
  • 58 Mar Grande: el Océano Índico; cf. García Gual, 2005, p. 6.
  • 59 Tachón y añadido, entre líneas, el nombre propio Miguel.

32Éstas pienso que eran los Trenos de Jeremías, por haber hallado entre sus papeles algunos fragmentos de borradores que hazía53; también hallé perifraseado, hasta los diez y siete capítulos, el Libro de Job, ¡gran desdicha que no le acabase! Su intentof. 59r en éstas, como el de Luçiano dice «divertir y aliviar el ánimo fatigado del trabajo de los estudios o de otros cuidados penosos»54. Pero Luçiano a más miró que fue a fisgar55 y hazer burla de las invenciones fantásticas de historiadores y poetas antiguos, nombrando a algunos como a Ctesias, hijo de Ctesíoco56, que escribió cosas que ni había visto ni aun oído; a Cnidio, que escribió maravillosas cosas de la región de los indios57; a Jambulo del Mar Grande58, y a otros que, dice, se conocerán en la serie de Las Historias. Al modo que nuestro don Miguel59 Cervantes introduxo la historia tan famosa y celebrada de Don Quixote de la Mancha, para fisgar y burlar de los Libros de Caballería de Amadís de Gaula. Y has de advertir también que Luçiano no escribió más de dos libros de sus Historias Verdaderas, y así el terçero es obraf. 59v de don Francisco de la Reguera, siguiendo con su grande ingenio la idea fantástica de Luçiano, tan curiosamente inventivo y tan festivamente gracioso como élf. 60r. […]

Libro tercero de las Historias Verdaderas de Luciano

  • 60 BNE, Mss. 13659, f. 56r-60r.

Las Historias Verdaderas de Luciano. Escritas en lengua castellana por don Francisco de la Reguera, natural de Valladolid60. Recogidas por un amigo suyof. 56r

f. 56v: en blanco

  • 61 Al través: «lo mismo que “dar al traste”, tropezar la nave por los costados en alguna costa de tier (...)
  • 62 contraste: «contienda, oposición» (Aut.).
  • 63 sus rayos: añadido, al margen izquierdo, posteriormente.
  • 64 repararon […] Deucalión y Pirra: «Deucalión, hijo de Prometeo y Clímene o de Celeno, su esposa es P (...)
  • 65 estadios: «vale también distancia, espacio y longitud de ciento y veinte y cinco pasos geométricos, (...)
  • 66 no: añadido, tanto al margen izquierdo como entre líneas, posteriormente.
  • 67 entenas: «lo mismo que antena» (Aut.); xarçias: «los aderezos de la nave o galera» (Cov., s.v. jarc (...)
  • 68 vasos: «significa asimismo el buque y capacidad de las embarcaciones y figuradamente se toma por la (...)
  • 69 habían brotado: uso transitivo del verbo brotar, «echar los árboles y plantas el primer fruto o la (...)
  • 70 acopado: «lo que tiene forma de copa, y propiamente se dice de los árboles y plantas, que de sus ra (...)
  • 71 si las señales tan evidentes [...] lo asseguraran: cf. Luciano, VH, 2, 41.
  • 72 como dixe: de este modo tan directo Francisco de la Reguera asocia su tercer libro con la obra mode (...)
  • 73 vital: por «viva», «lo que pertenece a la vida o es propio de ella» (Aut.).
  • 74 víamos: «En la Edad de Oro, este verbo se conjugaba con un doble paradigma: veo, ves, ver y veo, ve (...)
  • 75 Tachón; la letra -o se añade, entre líneas, posteriormente.
  • 76 como referí entonzes: otra asociación directa con la obra lucianesca; cf. Luciano, VH, 1, 7-8.
  • 77 metrete: por «metreta», posible descuido del copista por la cercanía de las dos e anteriores; «medi (...)
  • 78 Tachón; el pronombre se se añade, al margen izquierdo, posteriormente.
  • 79 Quitado el vino [...] Venus: cf. Eurípides, Ba., 773.
  • 80 aunque: la letra -n- fue añadida, al margen izquierdo y entre líneas, posteriormente.
  • 81 Somos las hembras [...] planta: cf. Eurípides, Med., 229-230.
  • 82 Elimino la duplografía, posible descuido del copista por cambio de línea; de de aquella en el manus (...)
  • 83 cariçioso: «lo mismo que cariñoso, o hecho con halagos y ternuras» (Aut.).
  • 84 Tachón.
  • 85 Leve est [...] genus: no he conseguido localizar dicha cita; es muy probable que el «filósofo que e (...)
  • 86 Tachón; la frase Passábamos por se añade, al margen derecho, posteriormente.
  • 87 Tachón aunque fácilmente se puede leer la palabra tachada porque; pues: añadido, entre líneas y sob (...)
  • 88 infame cordel: «Los hidalgos estaban exentos de sufrir penas corporales que supusieran para el pena (...)
  • 89 haber perdido: añadido, al margen derecho, posteriormente.
  • 90 la misteriosa raíz de la malva: otra alusión a la obra modelo; cf. Luciano, VH, 2, 28 y 46.
  • 91 desconoçida: añadido, al margen derecho, posteriormente.
  • 92 mercurio: «metal poco abundante en la corteza terrestre, se encuentra nativo o combinado con azufre (...)
  • 93 coyundas: por «yuntas», «metafóricamente se llama la unión o ligazón de dos personas por el matrimo (...)
  • 94 afán: «el trabajo demasiado, fatiga, congoja o prisa con que se hace, desea o solicita alguna cosa» (...)
  • 95 y que la ambición […] vasallo y súbditos: crítica severa, por boca del mismísimo Luciano, a los «re (...)
  • 96 Tachón.
  • 97 Tachón en la última sílaba; la letra -a- se añade, entre líneas y sobre la tachadura, posteriorment (...)
  • 98 hollando: «vale pisar, apretando debajo alguna cosa» (Cov.).
  • 99 librando: «dar libertad y sacar de aflicción y cuidado y peligro» (Cov.).
  • 100 «¿Quién sois vosotros [...]?»: «El acusativo quem se continúa en el masc. quien, forma que no tenía (...)
  • 101 ha muy poco [...] raras: cf. Luciano, VH, 2, 18.
  • 102 Tachón.
  • 103 Hízele una breve [...] ignorábamos: numerosas referencias al pasado de los aventureros que remiten (...)
  • 104 Tachón, elimino la duplografía; y y en el manuscrito.
  • 105 Tachón.
  • 106 refecçión: «la comida moderada conque se rehacen las fuerzas y espíritus» (Cov., s.v. refitorio).
  • 107 uña de vaca: «este pan está sabrosísimo, y esta uña de vaca tan bien cocida y sazonada» (Lazarillo (...)
  • 108 trasnochados: «se aplica también a lo que por haber pasado una noche por ello, se desemeja o echa l (...)
  • 109 huésped: por «anfitrión»; «se toma algunas veces por el mismo que hospeda en su casa a alguno» (Aut (...)
  • 110 ¡Oh dura neçessidad, a lo que obligas!: cf. «La necesidad obliga a lo que el hombre no piensa» (Cor (...)
  • 111 si de vernos tan galanes en un instante, o: añadido, al margen derecho, posteriormente.
  • 112 prevenir: «significa asimismo conocer de antemano y con anticipación algún daño o perjuicio» (Aut.)
  • 113 carrizos: «especie de caña o yerba dura, palustre y espinosa» (Cov.).
  • 114 zahúrda: «la pocilga donde se recogen los puercos» (Cov.); de animales de cerda: «solos los puercos (...)
  • 115 pórfidos: «una especie de mármol rojo escuro, propiamente purpúreo» (Cov.).
  • 116 zócolos: por «zócalos», posible descuido del copista por la cercanía de las dos o, anterior y poste (...)
  • 117 frisón: «la parte que media entre el arquitrabe y la cornisa, donde suelen ponerse follajes, trigli (...)
  • 118 tellegrifos: Francisco de la Reguera, o el copista, escribe así el término arquitectónico «triglifo (...)
  • 119 Tachón aunque se puede leer fácilmente la frase en medio; el copista corrige su descuido.
  • 120 pario: «adjetivo que se aplica al mármol muy blanco y fino, porque el mejor se halló en la isla de (...)
  • 121 Tachón; la frase cristal de se añade, en nota al margen derecho, posteriormente.
  • 122 Tachón aunque se puede leer fácilmente la palabra patio, que el copista repite a continuación.
  • 123 azafates: «un género de canastillo extendido de que usan las damas para que las criadas les traigan (...)
  • 124 Tachón aunque se puede leer fácilmente la palabra son, que el copista repite a continuación.
  • 125 numeroso: «vale también armonioso o lo que tiene proporción, cadencia o medida» (Aut.).
  • 126 cambiantes: «el reflejo que vuelve hacia afuera en la luz que recibe el metal bruñido, el agua u ot (...)
  • 127 Tachón en la última sílaba; la letra -o fue añadida, entre líneas y sobre la tachadura, posteriorme (...)
  • 128 ave Juno: «pavo real, cuyas plumas son hermosísimas, especialmente al sol; es ave dedicada a Juno» (...)
  • 129 presas: «se llaman también los colmillos o dientes agudos y grandes que tienen algunos animales, co (...)
  • 130 mudanzas: «algunas veces significa, en los bailes, las diferencias dellos» (Cov.).
  • 131 vidro: «del latín vitrum, -i>vidrio; algunos lo llaman vidro» (Aut., s.v. vidrio).
  • 132 Tachón en la última sílaba, la letra -r fue añadida, entre líneas y sobre la tachadura, posteriorme (...)
  • 133 lazos: «en las danzas y bailes se llaman aquellos enlaces y entretejidos vistosos que forman los da (...)
  • 134 Tachón en la última sílaba, la letra -a fue añadida, entre líneas y sobre la tachadura, posteriorme (...)
  • 135 da en rostro: «enfadar, y dar hastío una cosa» (DFSO, s.v. rostro).
  • 136 La letra -r- fue añadida, entre líneas, posteriormente; Admiraéis en el manuscrito; el copista, par (...)
  • 137 parcidad: «detención económica o prudente, en el repartimiento de las cosas o uso de ellas» (Aut.).
  • 138 operación: «la acción de obrar o la ejecución de alguna cosa» (Aut.).
  • 139 muerto: «al morir, encargó que lo dejaran sin enterrar para que cualquier animal pudiera alimentars (...)
  • 140 Radamanto: «héroe cretense, hijo de Zeus y Europa, y hermano de Minos y Sarpedón; gozaba de gran re (...)
  • 141 surta: «lo así dado fondo» (Aut., s.v. surto, -ta).
  • 142 Tachón.
  • 143 tumulto: «vale también concurso grande de gente que causa desorden o inquietud» (Aut.).
  • 144 Aspasia: «era de origen milesio, hija de Axíoco [...] algunos dicen que fue tratada por Pericles, p (...)
  • 145 Tachón.
  • 146 embajatriz: el DCE documenta este vocablo como uno de los derivados del vocablo «embajada» (DCE, s. (...)
  • 147 despejo: «desenfado, desembarazo, donaire y brío» (Aut.).
  • 148 se: añadido, entre líneas, posteriormente.
  • 149 Tachón aunque se puede fácilmente leer la preposición de, que el copista opta por tachar.
  • 150 víctima: «la ofrenda viva, que se sacrifica y mata en el sacrificio» (Aut.).
  • 151 honestar: «hacer una cosa honesta o alguna persona, honrándola» (Cov, s.v. honesto).
  • 152 permítaseme honestar [...] nombrarme: «Por cortesanas se conocen a un tipo de prostitutas elegantes (...)
  • 153 Tachón en la última sílaba, la letra -o fue añadida, entre líneas y sobre la tachadura, posteriorme (...)
  • 154 Penélope: «Al llegar a su patria Odiseo encontró su casa arruinada, pues creyéndolo muerto muchos p (...)
  • 155 Tachón.
  • 156 ayudaron: «favorecer y cooperar con otro que se ve en necesidad» (Cov.).
  • 157 pudiérades: «En los esdrújulos (hubiésedes, quedásedes) la -d- se mantuvo por mucho tiempo […] aunq (...)
  • 158 prevaricar: «flaquear en el juicio u orden de sus acciones» (Aut.).
  • 159 domésticos: «lo que pertenece o es propio de la casa» (Aut.).
  • 160 Ni tú, oh Lucrecia, […] a tu fama: «la historia de Lucrecia era bien conocida en el Siglo de Oro y (...)
  • 161 permito: «consentir, convenir o tolerar alguna cosa» (Aut.).
  • 162 entregándoos [...] concede: crítica encubierta de Francisco de la Reguera hacia el gobierno flojo y (...)
  • 163 Tachón en medio de la palabra hospedaje.
  • 164 Faco: Francisco de la Reguera, o el copista, escribe mal el nombre de Éaco.
  • 165 capital: «algunas veces se toma por lo mismo que mortal» (Aut.).
  • 166 Tachón; apostilla al margen izquierdo: «ser».
  • 167 empleos: «entre los galanes, la dama a quien uno sirve y galantea» (Aut.).
  • 168 libertad: «se toma muchas veces por la licencia exorbitante, desenvoltura y desvergüenza de los que (...)
  • 169 Tachón.
  • 170 habitaçión: «el lugar o casa donde se mora o vive» (Aut.).
  • 171 tan: palabra añadida, entre líneas, posteriormente, y apostilla al margen izquierdo: «tan».
  • 172 se alzasen: «alzarse con algo, lo mismo que tomar o quitar alguna cosa, quedándose con ella sin acc (...)
  • 173 agriura: no he conseguido documentar dicho vocablo, proveniente de «agrura» más la analogía con el (...)
  • 174 manual: «significa asimismo casero y de muy fácil ejecución» (Aut.).

33Al través61 dio la nave entre las peñas que guarneçían la orilla donde, hecha pedazos, se anegaron las riquezas que llevábamos y, con ellas, nuestras esperanzas, pues ya sin nave, en tierra no conocida, por mares no surcados y en mal segura playa sólo podíamos temer la muerte que de todas partes nos amenazaba. Pero en tan deshecha fortuna la tuvimos buena, rescatando las vidas del rigor de las ondas a precio del valor, pues con él salimos a nado a la tierra y, aunque desnudos, con las armas que pudimos librar del naufragio. Arrojados en la arena, descansamos de tanto contraste62 de rigorosas ondas y, olvidados de los peligros que def. 104r presente nos amenazaban, sólo procuramos reparar los perdidos alientos de la vida. Sosegose el mar en breve tiempo, serenose el cielo y vimos el sol. Nunca se mostró con más piadosos oficios de padre que entonzes, pues vistiendo nuestra desnudez sus rayos63 nos enjugó y abrigó a un tiempo. ¡Oh cuán lisongera cariçia es a los vivientes la esperanza, pues sólo los muertos no la tienen! Con ésta alentamos las postradas fuerzas y, armados aunque desnudos, esperábamos lo que el cielo quisiese disponer de nosotros. Contempleme entonzes desnudo a aquellos hombres que segunda vez repararon el mundo en tiempo de Deucalión y Pirra64, cuando nasçieron de los huessos arrojados de la tierra, siendo nosotros allí un inútil aborto del mar. Consultamos qué podíamos hazer, y resolviose que penetrásemos lo más oculto de aquella tierra y, formando un pequeño escuadrón, entramos por un bosque que se nos ofrecía a la vista, distante cuatro o çinco estadios65. Hallámosle, cuando llegamos a él, compuesto no66 de árboles que suelen produçir los otros bosques y selvas; todos eran árboles de navíos ya grandes ya pequeños, con sus entenas y xarçias67; nacían de pedazosf. 104v y fragmentos de naves, galeras y otros vasos destrozados68, que en aquellos mares debían de haber padecido tormenta, tan unidos unos y otros con la tierra, que parecía ella los había produçido allí de largo tiempo, o que ellos se habían querido nacer, tan creçidas y grandes raízes habían echado. Vimos algunos dellos totalmente secos pero otros habían brotado69 muchas ramas y hojas verdíssimas, y tan frondosos que hazían aquella selva ameníssima. No nos admiró tanto la prodigiosa novedad como ver que nuestro navío, que se había hecho pedazos entre las peñas y sepultado en el mar, estaba ya entre los demás, tan creçido en la tierra y tan acopado70 de ramas y hojas que pudiéramos haberle desconoçido, si las señales tan evidentes y que, poco antes, nos habían atemorizado con inusitados prodigios no nos lo asseguraran71; pues el timón se estaba con las mesmas uvas y higos que, de repente, nos dio y la proa que, como dixe72, era labrada de madera en la forma de un ganso, que ya se había hecho de pluma y vital73, nos persuadieron no era engaño ni ilusión de nuestra vista lo que tocábamos y víamos74; y mucho75 más nos lo asseguró que, habiéndonos llegado a élf. 105r y conocídonos nuestro ganso, como por natural instincto, en muestra de su reconoçimiento y alegría, comenzó a batir alegre las alas, torziendo el pescuezo y pico a nosotros; como en señal de agasajo y reconoçimiento, dio algunos graznidos que pareçía, a su modo, articular algunas palabras, que no fue possible entenderlas, por ignorar el dialecto en que hablan los gansos, que entonzes sentí con extremo ignorarle pudiendo saberle, pues uno de los compañeros que en la primera aventura del río del vino se quedó hecho çepa, como referí entonzes76, sabía esta lengua con eminençia y la de todos los animales y aves, refiriendo con puntualidad cuanto deçían; quizá allí nos hubiera servido de aviso lo que nuestro ganso nos deçía o vatizinaba. Muchos destos árboles estaban cargados de una fruta hermosíssima a la vista y de notable grandeza; era a la forma de unas calabazas pero tan grandes como dos vezes un metrete77; el color exterior era pálido, con viveza que se dexaba matizar de ençendidíssima púrpura con algunas venas verdes. Convidof. 105v nos su hermosura a experiençias del gusto, y la necessidad a que nos valiésemos del socorro, que tan de balde y con tanta abundançia nos ministraba la ocasión. Alcanzamos dos o tres de aquellas frutas y, habiendo abierto la una, ¡oh raro prodigio!, hallamos dentro una muger de rara hermosura y de perfectíssima disposición en todas sus partes y miembros. Muchos de nuestros compañeros, aunque la necessidad y hambre nos fatigaba, y como dixo Eurípides Quitado el vino, se78 desmaya Venus79, ellos se prometieron desquitar con ellas gran parte de los trabajos que en tan penosa navegación habían padeçido, persuadiéndose habían llegado a una feliçíssima tierra, pues produçía tan hermosos y gustosos frutos, aunque80 el mesmo Eurípides, en su Medea, diga Somos las hembras miserable planta81. Mas apenas salió este bellíssimo animal de82 aquella vistosa cáscara que le ocultaba cuando, mirándonos con rostro alegre y cariçioso83 agrado, en un instante se nos desapareció y deshizo en un densíssimo humo que casi nos dexó çiegos, si ya no lo estábamos con suf. 106r hermosura. Hizimos segunda y tercera experiencia de aquellas frutas y suçedionos lo mismo, quedando defraudadas las esperanzas del nuevo hallazgo, y uno de nuestros compañeros, con un suspiro de lo 84 íntimo del corazón, dixo aquellas palabras del filósofo que escribió los Apólogos: Leve est foeminarum genus85. Leve es cualquier especie de mugeres. Proseguimos nuestro camino sin querer hazer más experiencias, por no repetir sentimientos al gusto de aquel bien que se nos huyó de entre las manos. Passábamos por86 entre aquellos árboles y navíos destrozados que formaban aquella selva, que tendría çien estadios de largo, no sin rezelo de algún gran mal, porque otros árboles de aquellos llevaban diferente fruta de la que, poco antes, habíamos visto; pues87 de muchas entenas y de los mismos árboles estaban pendientes hombres que miserablemente habían muerto en los lazos de un infame cordel88. Afligionos tan miserable espectáculo y, assombrados, temíamos por instantes ser despojos de aquellas ramas. ¡Oh cuánto sentí en esta ocasión haber perdido89 la misteriosa raíz de la malva que, en nuestro naufragio, no pude rescatar de las ondas que, con las demás alhajas, pereçió entre ellas, siendo la más estimada, por tenerf. 106v en ella librada la seguridad de semejantes riesgos90! Pero quizá con providencia divina, pues en los grandes peligros suele la confianza de un socorro hazer menor el valor y peligrar en la seguridad. Así desamparados de todo auxilio humano, habiendo sido hasta allí despojo del mar, de las olas y de los vientos, ya lo éramos de la desnudez, de la neçessidad, de la hambre y del temor. Pero continuando nuestro inçierto camino, salimos de aquel infausto bosque a un campo que descubrimos, todo cubierto de infinita riqueza desconoçida91; porque allí el oro y la plata no se había criado entre las profundas y ocultas venas de la tierra, no en su corazón se había buscado con el trabajo del azadón, ni con la industria el mercurio92 lo había unido en pasta; no el oro en polvo se escondía desconoçido entre el polvo, ni el beneficio del fuego había descubierto sus quilates; en masas grandíssimas se habían allí acumulado y de tan inmensa grandeza que, algunas dellas, no las pudieran mover çinco coyundas93 de bueyes. Un preciosíssimo erario de la naturaleza nos pareçió sería aquel campo, que por muchos estadios se dilataba espaçioso. Admironos no tanto la grandeza deste inestimable tesoro amontonado allí o de la naturaleza o del afán94, como verlo tan sin guarda, y que la ambición de los reyesf. 107r y poderosos que con tanto desvelo y sed procuran, aprovechándose del arte química de su tiranía, sacar estos preciosos metales de las venas de sus vassallos y súbditos95, se les hubiese ocultado y ignorasen este pródigo parto de la96 tierra. ¡Quién creerá que, en tantas riquezas, nos hallásemos pobres y necessitados! ¡Qué estéril este campo de todo lo que podía socorrer a la naturaleza en nuestra necessidad y desnudez, siendo tan pródigo de lo que podía saçiar nuestra ambición! Ésta no se halla harta con tanto oro ni nuestra necessidad socorrida, porque ésta no la aprovechaba. ¡Oh miseria de nuestra naturaleza humana, que no equivalgan97 tantos tesoros a un jarro de agua que, liberal, nos da una fuente! Proseguimos nuestro camino, hollando oro y plata98 cuando no nos aprovechaba. Veintiçinco estadios habríamos andado por aquel aurífero campo cuando, de una choza, nos salió al encuentro un viejo que, librando99 el cuerpo en un báculo por la decrepitud y enfermedad, con passos tardos se açercaba a nosotros. Era de medianaf. 107v estatura, agobiadas las espaldas, el rostro antes ancho que largo, la nariz corva, ojos tiernos y colorados, boca grande y despoblada de dientes, los labios caídos, ellos y las mexillas más poblados de barba, pocos pelos y blancos. Vestía un saco su desnudez y un capote servía segundo abrigo, con unas alforgillas al hombro en que traía, como después vimos, alguna hortaliza y fruta. Díxonos, casi sin levantar la cabeza: «¿Quién sois vosotros100 que, atrevidos, profanáis este lugar sagrado?». Y, levantando la cabeza, reparó más que en nuestra desnudez en nuestros rostros y, sin hablar, dio señas, con el silençio y pasmo, de reconocernos y con los ademanes que hazía con la cabeza de tener alguna reminisçençia de nosotros. Lo mismo me sucedió a mí, pues luego me representó la memoria algunas imágenes que me acordaban haber visto aquel rostro en otra parte, aunque dudaba dónde. Él, vuelto de su pasmo, habiéndonos conoçido, dixo: «¡Vosotros griegos sois, y ha muy poco que estuvisteis en la Isla de los Bienaventurados, donde oí contar de vuestra navegación cosasf. 108r raras!»101. «¡Así es verdad, dixe, habiéndole102 ya conocido, y me admiro, oh amigo Diógenes, que, habiéndote dexado en aquella Isla de los Bienaventurados, gozando de aquellos deleites y gustos, te vea ahora en tan remota parte con tanta miseria! Si ya no es que nosotros hayamos vuelto por diferente rumbo a ella, perdido el tino de la navegación en una tormenta que padeçimos». «A diferente parte, dixo Diógenes, has aportado, oh amantíssimo Luçiano, y aunque aquella se llamaba “de los Bienaventurados”, ésta sola es la verdadera y que mereçe este nombre… Y no te admire verme ahora en ésta que, después que vosotros partisteis, han passado por mí sucessos que piden larga relaçión. Mas, deçidme, ¿cuáles han sido los que a esta provincia os han traído, y qué tormenta habéis passado?». Hízele una breve relaçión de todos nuestros sucessos, desde que salimos de aquella isla de Ogigia, la batalla naval con los Colocintopiratas, y la que ellos tuvieron después con los Carionautas, con los demás sucessos que tuvimos, hasta que dimos al través con la nave entre las peñas, donde se fue a pique, hecha pedazos, salvando solamente las vidas en la playa de aquella tierra que ignorábamos103. «Ni ahora lo sabrás hasta después,f. 108v porque vuestra hambre, cansançio y104 desnudez más necessita de socorro que de105 escuchar largas relaçiones, y así seguidme hasta mi palaçio donde descansaréis… Y ahora, tomad por desayuno y refecçión106 estas frutas y hortaliza con esta uña de vaca107 que, a fe de filósofo cínico, no han gustado manjar más regalado los más poderosos príncipes del mundo» y, desembarazando la alforgilla, nos dio unas lechugas y rábanos trasnochados108, y la dicha uña de vaca, cozida lo que bastó para pelarla. Casi estuve, aún entre tantas aflicçiones, para prorrumpir en una gran risa oyendo lo encareçido de sus manjares y haber llamado «palacio» a su choza; mas, por guardar el debido respecto al huésped109, hubimos de acçeptar y reçibir el agasajo con estimación y agradeçimiento y comenzar a comer de todo, verificando nuestra neçessidad su encareçimiento que, aunque todo era tan malo y la mano estaba cruda y no limpia, nos supo mejor que cuantos manjares sazonados nos podía ministrar en esta ocasión la gula. ¡Oh dura neçessidad, a lo que obligas!110 «Y porque vuestra desnudez os tiene indecentes, nos dixo, y será improprio de la felicidad a que os ha traído el Cielo a esta provincia, que no participásedes della, levantad esa tabla de oro, que sirve cubierta a una arcaf. 109r oculta, ahí en esa tierra, señalándola con el báculo, que ahí hallaréis vestidos ajustados a vuestros talles». Obedecimos y, hallando en ella variedad y abundançia dellos, los acomodamos con priesa a nuestra desnudez. ¡Oh tierra felicíssima entre todas! Pues, sin esperar las medidas y mentiras de un sastre y el robo de un mercader, nos hallamos vestidos y tan bien acomodados, como si se hubieran hecho a nuestra medida y al uso de nuestro país. Reíase nuestro huésped de ver la priesa con que nos vestíamos, escogiendo cada uno lo que mejor le pareçía; y también, no sé si de vernos tan galanes en un instante, o111 si de advertir, en nuestra suspensión, la admiraçión que nos podía haber ocasionado cosa tan fuera de nuestra esperanza. Aunque, pienso, ocasionó su risa el prevenir112 los sucessos que después nos habían de ocasionar las galas, y así nos dixo: «¡Gozad ahora vuestra feliçidad, que en reino estáis donde veréis mayores prodigios!». Y guiando a su palaçio, ¡así llamaba su choza!, la vimos fabricada a la espalda de una gran peña, que más la servía de abrigo que de adorno. Componíase su portada de mal asentados adobes y barro, arrimados a unos maderos toscos; no era más costoso el techo, siendo su estructura de paja, carrizos113 y alguna tierraf. 109v; una puerta de tablas desordenadas y, tan baja que aún no medía la estatura de un hombre, y nos fue forzoso agobiarnos para entrar por ella. Más pareció en todo zahúrda de animales de cerda114 que habitaçión de tan insigne filósofo; era el atrio correspondiente a tan mísera arquitectura, pero, ¡oh maravillosa novedad!, abrió la segunda puerta y descubriose un espaciocíssimo patio cuadrado, y los cuatro lienzos, cuatro galerías o soportales de arquitectura dórica exçelente, formada en arcos sobre columnas de preçiosíssimos pórfidos115 y jazpes con sus pedestales, zócolos116, basas y capiteles, sobre los cuales el arquitrabe, frisón117 y cornisa de la misma materia, con sus tellegrifos y metopas118, éstos de oro y aquéllos de plata, con todos los miembros que distribuye el arte de oro. Sobre estos soportales o galerías se levantaban otros corredores hermosíssimos de orden corintio, con sus antepechos de balaustres de plata torneados, que se unían con las pilastras de más preciosos mármoles que hazían espaldas a hermosíssimas y grandes columnas de lapislázuli, con sus basas y capiteles de oro; éstos recibían la coronaçión labrada del mismo orden con excelencias del arte. En medio deste patio se levantaba una fuente 119 de cristal puríssimo y de singular arquitectura que, repartida en cuatrof. 110r fachadas a que correspondían cuatro pilones de mármol pario en forma esférica120, que reçibían cuatro caños de vino blanco, tinto, leche y agua; sobre los labios destas tazas o pilones estaban cantidad de vasos de oro, plata y cristal121 de varias y ingeniosas hechuras, convidando a beber de aquella liberal y dulce fuente. Las estatuas de mármol pario —en que se veneraba más la valentía de sus artífices que las imágenes que representaban, unas colocadas en nichos y otras sobre pedestales de pórfido y plata que, entre las columnas, adornaban la grandeza de aquel hermoso 122 patio—, las salas, galerías y retretes adornados de bellíssima pintura y curiosidades que, a un tiempo, recreaba la vista y suspendía el entendimiento, todo formaba un rico y real palacio. Los criados oficiosos, acudía cada uno cuidadoso al ministerio que le fue encomendado. Llegose la hora de la çena; ésta fue espléndida y opípara, no como la uña y rábanos con que, poco antes, nos había regalado nuestro huésped que, luego que llegó, le traxeron los criados, en azafates de plata123, un rico vestido y, desnudándole aquel saco, capote y alforgillas, quedó vestido con notable grandeza y magestad. No cuidaba nuestro huésped de otra cosa que de nuestro regalo, y nosotros, enf. 110v mudo silencio, admirábamos tantas cosas juntas que se confundían unas a otras, y mucho más nuestra dicha, sin saber qué fin había de tener tanto no imaginado suçesso. Sirvieron las últimas mesas, sazonando con dulcíssimas vozes acompañadas de acordes instrumentos los postreros bocados y brindis y, habiendo levantado los sirvientes, por último agasajo de aquella noche, entró por la sala, danzando al124 numeroso125 son de los instrumentos, un animal de extraordinaria y exquisita forma, porque ni bien era ave ni del todo bruto; tenía algunas partes de pescado y no le faltaba alguna humana, y todo era un compuesto bellíssimo. Era el rostro de una bellíssima donzella, en las primeras flores de la edad; en vez de cabellos se adornaba de plumas tan creçidas que, cayendo sobre la espalda y hombros, la adornaban con bizarría y gala, porque estas eran de tan varios colores y cambiantes126 matizados127 de oro y plata, que no llegaban a igualarlas las más hermosas del ave Juno128. Levantábase el cuello en debida proporçión, cubierto de las mismas plumas y parte de pelo tan lustroso y salpicado de manchas que, estendiéndose por los pechos y vientre era un agradable agasajo a laf. 111r vista. De aquí se partía en dos piernas redondas que, disminuyéndose como pirámides, se terminaban en punta, sin pies, librándose todo el cuerpo en ellas sin torzerse si no es cuando tenía necessidad de moverse o inclinarse, que era con suma velocidad y ligereza. Éstas estaban cubiertas de escamas, como algunos pescados, pero tan lucientes y con tantos cambiantes de varios colores que los caracoles de nácar y conchas más preçiosas no igualaban sus visos y resplandores. Los brazos ni del todo eran vestidos de pluma ni del todo de pelo; en parte algo de la forma humana y en otra de león y águila, en las pressas129 y uñas que, haziendo son con ellas, acompañaba la música de los instrumentos que daba numerosa alma a las mudanzas130; de los hombros la naçían dos alas de vidro131 que las encogía, dilataba y movía a su voluntad. Entró danzando con tanta gracia y primor que nos suspendía así lo raro de su forma como los donaires, meneos y bufonerías que introducía con su danza. Siguiéronse a esta doze sátiros que, al mismo son de los instrumentos, danzaron en conçertado coro con gran primor132, haziendo varias mudanzas y lazos133. Pero enf. 111v este festivo deleite, cuando más ardía el calor del festín y con más bullicio y nuevas mudanzas se movían, nos suçedió que, mezclándose entre nosotros que, pasmados, los atendíamos, con prestíssima ligereza cogieron a mis compañeros sin poder defenderse y, asegurándolos sentados sobre sus hombros, danzaron algunas mudanzas con ellos, que escusaran de buena gana y dieran por bien recibido aquel agasajo y festejo y, desapareciéndose de la sala con mis compañeros, quedé tan sin mí, sin saber qué poder deçir ni hazer en tan no prevenido sucesso. Diógenes estaba tan alegre y con tanta risa cuanto yo atónito de verle reír tan descompuesto, dudoso si aquello era festejo o burla, temiendo no me suçediese otro tanto. Conoçió en mi semblante y turbación los afectos que me afligían y, recobrado de su risa: «Sosiega, dixo, tu temor, Luçiano, que ni tú ni tus compañeros padeçeréis riesgo ni ofensa alguna, pues más que hazer burla de vosotros con este festivo entretenimiento con que he hecho ausentar a tus compañeros, ha sido prevençión para quedar134 solos, que no todas las cosas se pueden decir en presencia de muchos testigos, y más las que yo te he de revelar ahora, aunque te niegue el descanso que tanto necessitas en f. 112r el ocio del sueño, pues nos hallamos solos». Acomodose bien en el asiento y yo, esperando con gusto su relaçión aunque fatigado con el cansançio y sueño, le escuchaba, y él dixo: «Los sucessos no imaginados despiertan en el alma las passiones, o por lo singular y grande o por lo no conoçido. Aquello que nunca vimos nos admira la primera vez que se ofreció a la vista, repetido nos da en rostro135. Una novedad pervierte al juiçio, o porque embarazó la admiraçión al discurso o se arrebató todo el entendimiento y no le dexó formar conçeptos distinctos sino confusos. Muévense los afectos por los sucesos, éstos cuanto más singulares causan mayor admiración; todo cuanto hay criado la mereçe y no se la damos, por tratarlo y verlo cada día desde que nacimos: ¡Qué cosa más hermosa que el sol! Y como cada día le vemos, no reparamos en su luz ni en sus efectos. ¡Ni qué cosa más desigual al sol que lo que has visto y te tiene suspenso, como he conoçido en tu admiraçión y silençio! Esa inmensa cantidad de oro y plata que habéis hollado, esa selva que visteis y este palacio que estáis mirando os tiene suspensos. Admiraréis136 mucho más la rústica y humilde estructura de aquella choza y aquel vil y despreciado vestido que, poco ha, me cubría, que aún no bastaba al deçente abrigo deste humano cuerpo, tan desaproporcionadof. 112v a éste que me adorna y a la grandeza deste palacio que possee. ¡Oh amigo Luçiano! ¡Oh cuánto ignoráis este punto transçendiente de la razón filosófica y política de los engañados cortesanos, que estima más el pareçer que ser, debiendo con más prudençia procurar ser que pareçerlo. Bueno fuera que un filósofo que enseña y predica la parçidad137, la moderaçión, la prudençia, el despreçio de todas las cosas humanas, la operaçión138 de las virtudes, pecasse contra lo mesmo que amonesta; y que en la riqueza, en el fausto, en las grandezas y alhajas se igualase a un prínçipe y al que con más vanidad procura hazer ostentaçión dellas: así aquel saco y aquel capote corteza es que oculta un interior dañado, una alma podrida. No hay filósofo, créeme, oh amigo Luçiano, en quien, allá en lo interior de su pecho, no viva la ambición, la jactançia, el desvaneçimiento, la presunción, la soberbia, siendo su alma un hospiçio de vicios, de lascivias, de robos, de ignorancias y desatinos, y así mentimos, con estos aparentes exteriores, los ocultos viçios de nuestros corazones. Pero instruirete en esta doctrina en otra ocasión… Y ahora, mientras se açerca la de recogernos, te referiré la causa de mi venida a esta provinçia y de haber dexado aquella de la Isla de los Bienaventurados donde, ha poco tiempo, me dexaste.f. 113r Ya pues que sabes mandé echar, después de muerto139, mi cuerpo a las bestias, que cumplieron con puntualidad mis ciudadanos, fui llevado, no sé cómo, a los Campos Elíseos donde las almas inmortales de los héroes y hombres insignes y grandes en el mundo mereçieron, por sus virtudes, valor e ingenio, gozar en eterno descanso aquellos deleites y felicidades de que gustaste breves días, y donde, en aquellos ameníssimos espaçios que fertilizó con repetidas flores y frutos continua primavera, se gozaban aquellos deleites en regozijados saraos, dulcíssimas músicas, espléndidos banquetes y feliz descanso, sin que la pena, el disgusto, la enfermedad ni necessidad se atreviese a pisar sus límites ni el cuidado asegurase aquellas felicidades. Pero no hay alguna que se asegure en sus fuerzas; pocos días después que os ausentasteis de sus playas, llegó a ellas una armada de dos mil vasos mayores con más de otros tantos menores, que la hazían formidable aun a los hombros del mar. Las guardas del puerto dieron luego aviso a Radamanto140 desta novedad que, rezelando no fuese de los Condenados que, pocos días antes, vençidos y desbaratados de los nuestros después de haber intentado entrar en nuestra Isla huyeron,f. 113v no intentasen, con mayores fuerzas, volver a probar segunda fortuna. No poco cuidado le dieron estos rezelos y temores y, estendiendo la fama por la Isla, el no prevenido riesgo tuvo generalmente los ánimos de todos y, concurriendo a la playa Aquiles con los más valerosos capitanes, les pasmó el numeroso exérçito de navíos y, prevenidos de algunas armas juntaron la gente que pudieron, determinados a defender la entrada, fiados [roto] más en su valor que en las fuerzas, que reconoçían que eran ningunas; así en la seguridad del oçio y deleites suele peligrar el mayor valor. Conoçieron de la armada la defensa y oposición que de la Isla se intentaba a su entrada y, poniendo algunas señales de paz en los árboles y entenas, pedían con ellas, como amigos, seguro puerto, que respondiendo de la ribera con las mismas señas, por no hallarse con fuerzas para resistir las de tan poderosa armada, y hasta conoçer al dueño que la conducía, con qué intento venía o qué fortuna le había traído a tan distantes playas, no era deçente probar su enojo. Con ellas surta la armada141, bajó del navío al esquife una muger de gallardo talle y hermosura, cuyo adorno y galas142 aumentaban culto a su belleza, y su adorno y brío hazían luçir con más primor éstas;f. 114r acompañada bajó de otras seis mugeres de igual hermosura y adorno. Llegó a la playa esperando todos saber quién fuese esta nueva embaxadora y qué pretensiones la traían a la Isla. Entre el tumulto143 que truxo la novedad a la playa estaba Sócrates y, curioso como todos, se llegó a ver la que del esquife había ya pisado la húmeda arena de la playa; conoçió era aquella célebre ramera [roto] Aspasia144 de quien, en un tiempo, fue enamorado oyente y amante y, admirado de verla en aquella Isla, se llegó a ella y, saludándola cortés, la abrazó y preguntó qué ocasión la había dado motivo a su venida. Ella, no rehusando los caducos abrazos, antes, conoçiéndolo, los reiteró y le dixo: «¡Por feliz agüero he tenido seas tú, oh varón grande, lo primero que he visto en esta isla, a quien con tantas finezas amé, en que empeño la seguridad de mis dichas! Mucho necessito de tu favor y amparo para el buen despacho de la pretensión que me trae a esta isla, de que te daré, 145 con más espacio, noticia... Y ahora, como a muger necessitada y como estrangera, te pido que, acordándote de las prendas del amor que me tuviste, no te niegues a mis ruegos ni a la piedad de tu pecho; perdonarete la cariçia y agasajo del hospedage, si no tef. 114v quieres empeñar en él, con que sólo me apadrines para que me dé audiencia nuestro gran príncipe Radamanto y facilites, pues tanto te estima, la pretensión de las que aquí me han enviado por su embajatriz146 y agente». Ofreçiola Sócrates, con mucha cariçia, empeñarse con cuantos oficios pudiese por ella; y para no dilatarlos, como por ser forzoso dar noticia a Radamanto de su venida, se apartó de ella y fue a besarle la mano y suplicar le diese la audiencia que deseaba, que concedió gustoso Radamanto que la esperaba en su real asiento, assistido de los mejores de su Corte, que ya, o por obligaçión o por curiosidad, se habían juntado en el gran salón. Vino Aspasia acompañada de aquellos héroes y filósofos que allí se hallaron que, para no ser prevenida, no pudo hazer más lucida entrada ni con más séquito. Llegó a los umbrales de la gran sala y, con sumisa reverençia, veneró la Magestad y, a pocos passos, repitiendo la misma cortesía segunda y tercera vez, pasó adelante hasta postrarse a las gradas del sitial que besó con humilde sumisión. Había, con estudioso cuidado, aumentado a su gallardía y brío nuevo despejo147, y a su hermosura más lisongeros agrados, con que se148 robó losf. 115r ojos y voluntades de los circunstantes. Mandó por señas con la mano Radamanto se levantase y dixese lo que pretendía; hízolo y, con amoroso y alegre semblante, dixo: «Ya, Señor, te habrán dicho mi nombre y, por él, la fama 149 mi exerciçio; víctima a Venus150 me consagré desde mis tiernos años, y a sus deliçias sacrifiqué mi hermosura sirviendo a los que querían ofreçerle un sacrificio más a su deidad; así conocerás soy, permítaseme honestar151 el nombre de “meretriz” con el de “dama cortesana”, pues, aunque me precio de uno y de otro, con éste quiero nombrarme152. Hoy, en nombre de todas mis compañeras, te vengo a suplicar nos admitas en esta Isla de los Bienaventurados, y a la compañía de tan heroicos y ilustres varones. No desdiçe nuestra professión de las delicias que aquí gozan sus habitadores que, constituyendo su bienaventuranza en la fruiçión de los deleites, ningunos mayores que los que nosotras les podemos dar, antes ha sido injusto habernos negado hasta ahora la habitaçión en esta Isla, habiéndose conçedido a tantos que, con menos méritos, la supieron conseguir. Pues nosotras, siguiendo las leyes de la misma naturaleza, con gustos, con caricias, con amores labramos nuestro mérito; y algunos con ruinas, muertes,f. 115v guerras atrocíssimas, desolaçiones de reinos153, derramamiento de sangre, ambición insaçiable, crueldades no imaginables, enemigos de la misma naturaleza, de la paz, quietud y sosiego humano han mereçido la corona y premio desta bienaventuranza». Aún no bien había dado principio a su oraçión cuando Penélope, Lucrecia y otras muchas mugeres insignes y castíssimas154, que la novedad las había llevado a palaçio, enfureçidas y con descompuestas vozes, sin atender a su mismo decoro y prudencia, dixeron: «¿Cómo, oh justíssimo Radamanto, permites que estas vilíssimas mugeres, infamia de nuestro sexo y oprobio de la misma naturaleza, se atrevan a profanar lo sagrado desta Isla Bienaventurada con su presençia, cuanto más un atrevimiento tan descarado procurar ser admitidas en ella, a la compañía de tan ilustres matronas cuya castidad, prudencia y valor las ha ceñido las sienes de inmortales laureles y palmas? Bueno sería que, mezcladas entre nosotras tan infames mugeres, obscureçiessen nuestras glorias y sin diferencia nos juzgasen todas unas». Lucreçia, por otra parte, descompuesta clamaba: «¿Qué premios, qué triunfo guardas, oh gran Radamanto, para la virtud heroica si a la misma vileza permitesf. 116r proposiçiones 155 tan locas?». Levantaron tantos gritos las demás mugeres que todo era confusión, toda la sala vozes y clamores contra Aspasia. Algunos de aquellos héroes, enfureçidos, ayudaron la mesma voz156 aunque no faltaron otros de su parte que aprobaban por justíssimo y conveniente el admitir estas damas en la Isla. Altercábase por una y otra parte en confuso desorden de vozes y porfías y Radamanto, enojado y enfurecido del poco respeto, dando una gran voz, mandó que callasen o les echasen de la sala, con que quedó en mudo silencio. Y, pidiendo Aspasia liçençia para hablar dos palabras, sin alterarse con las no esperadas ofensas, con sereno y blando semblante: «No sé, Ilustres Señoras, dixo, qué furor os mueve contra mí, cuando vuestra prudencia y valor debía, por muger, dispensar más favores y honras, negándose a tantos oprobios como los que he oído... Venero con debido respeto vuestras heroicas virtudes que os acumulan gloriosas alabanzas y, por ellas, pudiérades157 honrar más a quien las publica con veneración. Y si las liviandades, lascivias, engaños y viçios que reconocéis en nosotras son, como decís, tan çiertos, ¿cómo pueden manchar vuestras virtudes cuando, en oposición dellos, se han de mostrar siempre mayores, como el sol entre la fealdad de las sombras? ¿Qué exemplof. 116v os puede prevaricar158 de tan acrisoladas virtudes? Si alguno notáredes en nosotras que os dé en rostro cuando más curiosos quisiérades examinarlos, retirad la vista y, entre los domésticos159 retiros, vivid lexos de notar nuestras liviandades... Que nunca la heroica y casta virtud de una matrona grande procura saber los defectos de otras mugeres, si ya no es para disculpar con ellos los proprios, que la que es verdaderamente cuerda antes los oculta y dissimula que los publica... Mas ¿quién consiguirá possible esto? Y tú, oh castíssima Penélope, con menos bríos pudieras hazerte dueño de facción tan honrosa si te advirtieras, en las ausencias de tu marido, menos casta que cauta, urdiendo de noche la tela que texías de día, a tanto número de galanes. Ni tú, oh Lucrecia, des tan gloriosos motivos a tu fama160, que no pudo el puñal desnudo lavar, con tu sangre, la mancha con que te notó una violençia en duda de consentida; pues antes lavara mejor una herida el azero en tu pecho que después de haberla padecido, que esto fuera valor, lo otro juzgarlo arrepentimiento... Y vosotras, Ilustres Señoras, consiento hable indignada cada una contra mí, si es que se halla tan sin escrúpulo que no haya acariçiado siquiera algún deseo amoroso en su pecho... Ni a vosotros, Ilustríssimos Príncipes, a cuya grandeza y cortesía está vinculada la defensa de nuestra fama, os permito161 tanf. 117r rigurosos, cuando pudiérades haber deprendido en nuestra prudencia el arte de gobernar con amor, cariçia y seguridad vuestros vasallos que, con tanto riesgo de vuestra grandeza, habéis ignorado entregándoos todos a la voluntad y libre disposiçión de un valido a quien sugetáis la voluntad y, lo que es peor, toda vuestra grandeza, quedando de señores esclavos, tributándolos vosotros mismos todo vuestro poder y riquezas, quedándoos sólo con el nombre de “reyes”, cosa que a la más vil y perdida de nosotras no se concede162. Pues con el ingenio y con el arte sabemos, a un mismo tiempo, tener muchos amantes, todos gustosos, sin zelos, assistiendo a nuestro gusto y sirviéndonos con amor y lealtad, sin más premio que el de un amoroso agasajo y unas esperanzas vaníssimas... Aprended también, oh príncipes, de nosotras el modo de sacar de vuestros vassallos sus riquezas, y los tributos que con tanto aborreçimiento suyo les usurpáis, quedando aborreçidos de vuestros vasallos. Pues nosotras solamente hemos llegado a entender el verdadero modo de saber sacar de nuestros súbditos y amantes sus haziendas, con tanta dulçura, que cuando más desnudos quedaban, se mostraban más agradecidos y más enamorados». Iba a continuar su oraçión y, pareciéndole a Radamanto era el empeño del discurso peligroso, la mandó callase, y la dixo no era materia para resolverse con facilidad la de su pretensión, ni para tratarsef. 117v en público con tanto desahogo; que diese un memorial con las razones y causas de su intento, y se trataría en el consejo de su despacho con brevedad; y, entretanto, descansase en la Isla, encomendando a Sócrates su hospedaje163, dando orden se la proveyese de todo lo necessario a su regalo; y a las que la acompañaban las llevaron algunos filósofos a sus posadas. Con que se compusieron aquellos alborotos, y luego juntó su Consejo de Estado Radamanto, con sus coadjutores Faco y Minos164, a que admitió algunos filósofos y poetas para que tratasen la materia y diesen libremente su pareçer. Disputóse por una y otra parte, estuvieron partidos los votos, dixeron que no se admitiesen porque, siendo la muger siempre de su misma naturaleza mala, de las que conoçidamente lo eran tanto, ¿qué se podía esperar sino tener mil ruinas y alborotos con que cada día profanasen la sagrada quietud y felicidad de aquella bienaventuranza? Pues con sus ocultas artes, dañados pensamientos, fingidas indignaciones, lasçivos agrados, deshonestas acçiones, atrevidas libertades, perpetuos engaños, duríssima avariçia, insaciable ambición, implacable ira, derramados viçios, locos deseos, vanidad insufrible, odio capital165 y una suçíssima lascivia, todo lo habían de ensuçiar y, como fieríssimas harpías, arruinarlo todo. Muchos fueron de contrario sentir, votandof. 118r se admitiesen y que convenía se les concediese la entrada que pedían en la Isla. «Y aún por eso, dixo Platón, por ser tan conocidamente malas, serán menores los riesgos que se puedan seguir: el daño conocido se puede evitar, el mayor es aquel que se dissimula con el engaño… Ninguno se puede quexar que fue tiranamente engañado cuando, conociendo el engaño, se dexó lisongear de su mentida cariçia… Y por lo menos, de admitir a nuestra compañía estas mugeres no se puede seguir daño, evitar algunos sí, pues podremos tener más seguras a nuestras mugeres, hijas y hermanas de ser166 solicitadas de otros, a quien el regalo, oçio o la necessidad natural les obliga a solicitar agenos empleos167, y a nosotros vivir cuidadosos. Fuera de que, en muchas destas mugeres, se hallan algunas cosas dignas de eterna alabanza, y que nos pueden servir de enseñanza, dándonos preçeptos al açierto de nuestras políticas acçiones… Y hablemos con verdad… Nosotros mismos, oh señores, hemos dado motivo y causa a su libertad168 169 y a lo que en ellas estamos condenando, con no haberlas admitido al gobierno y oficios de nuestra república, siendo de capaz ingenio, entendimiento y valor como nosotros, y que hemos experimentado en tantas de que os pudiera representar infinidad def. 118v exemplos… ¿Qué nos admiramos si, defraudadas destos honores y siempre subordinadas a nuestro albedrío, procuran con su ingenio y arte restituirse a sí mismas, introduçiendo el dominio con que nos sugetan a una apacible y gustosa tiranía?». Prevaleció tanto esta opinión y siguieron tantos este pareçer que Radamanto resolvió se les diese la entrada y habitaçión170 que pedían, haziéndolas participantes de aquella bienaventuranza. Sólo les embarazó el número tan171 grande que en aquellos navíos se ençerraba, temiendo no se alzasen172 con la Isla, a que respondió Demócrito: «Pocas fueran más poderosas, pero el número de tantas haze se enflaquezca en ellas el poder de su tiranía: pues cada una, por ser más frecuentada y tener más galanes que las otras, solicitará grangearlos con más cariçias, amor y agasajos, y tenerlos siempre gustosos y contentos a preçio de dádivas y favores. Y suçederanos lo que suçede cuando viene, al principio del verano, la primera fruta nueva como las zerezas que, por haber pocas, compramos a precio excessivo su dureza y agriura173, y cuando ya se halla en la plaza mucha abundancia, se venden a precio muy bajo y más sazonadas». Aprobaron todos la soluçión de la duda en exemplo tan manual174 y, el día siguiente, con el despacho y licencia que pretendían y en breve tiempo, desembarcó todaf. 119r aquella armada... No te sabré decir, oh Luçiano, cuán célebre fue aquel día con tan numerosa copia de singulares hermosuras, tanto lucimiento de galas y riquezas, tanto adorno, despejo, brío y donaire. Cada uno de los que se hallaron en la Isla fue a buscar a su antigua amada para hospedarla, festejarla y regalarla. Mas, ¡ay, triste!, que nosotros labramos nuestra misma perdiçión y ruina, pues, con los excesivos deleites y gustos, se olvidó tanto la virtud que ya la Filosofía era un despreçio, las sagradas Musas, con desaliño negligente, lloraban despreciadas, la Justicia no tasaba en igual balanza los méritos, que hasta Radamanto se había divertido tanto con las cariçiosas forasteras, que sólo trataba en los olvidos del oçio de gozar sus cariçias. En esta pues común suspensión de la razón y albedrío, se hallaron en las puertas del palacio de Radamanto fixados unos editos, en que se leía que:

La grande y poderosa emperatriz del orbe, la Fortuna, reina y dispensadora universal de las dichas y riquezas, duquesa de los suçesos y acasos, ofrecía para dar satisfacçión a todos los grandes ingenios que en todas edades y siglos han floreçido, y a todos los filósofos, poetas y oradores, y a los que, con mayor eminençia, se hubiesen aventajado en todas las çiencias y artes y que alcanzaron el honroso título de «famososf. 119v y insignes», y a todos los que, con insigne valor, fueron defensores de sus patrias y repúblicas, y a los que las han gobernado con prudente moderación, y a todos los que en adelante les suçedieren, prometía darles debida satisfaçión de las quexas que contra su grandeza habían publicado, ya en sus escritos, ya de palabra, de no los haber favoreçido ni premiado cuando a tantos sin méritos, inútiles en el mundo los había colmado de riquezas; y, levantándolos a los puestos más eminentes, entonzes les ofreçía a todos los que quisiesen ir a honrar su corte, darlos todos los oficios principales de su corte y estados y todas las riquezas que ellos quisiesen gozar,assegurándolo con muchas firmezas y empeñando en ello su palabra real.

  • 175 supuestos: por «fingidos, falsos», «vale también fingir alguna cosa» (Aut.).
  • 176 Tachón.
  • 177 y publicase los edictos referidos: añadido, al margen izquierdo, posteriormente.
  • 178 pastillas: «pedazo de masa o confección de materias aromáticas que, quemadas, sirven de perfume olo (...)
  • 179 caloma: «cierto canto y tono que hacen los marineros, cuando tiran de algún cabo o cosa que se requ (...)
  • 180 satisfaçión: «se toma también por la razón, acción o modo con que se sosiega y responde enteramente (...)
  • 181 preseas: «joyas y cosas preciadas» (Cov.).
  • 182 desconozca: «se toma también por ignorar enteramente alguna cosa» (Aut.).
  • 183 que: añadido, al margen derecho, posteriormente.
  • 184 recordado: «metafóricamente vale despertar al que está dormido; en este sentido se usa muchas veces (...)
  • 185 Tachón.
  • 186 que toda era de vidro […] en la isla de Quío: no he conseguido documentar dicha información.
  • 187 almuhadones: por «almohadones», con cambio de timbre vocálico.
  • 188 Tachón.
  • 189 riyó: en el español clásico es frecuente la disolución ciática de los diptongos mediante -y- y pala (...)
  • 190 obstinados: «vale también dureza o tenacidad de las cosas, con que resisten a la actividad del agen (...)
  • 191 Tachón.
  • 192 Restauro la a embebida; que, aquellos en el manuscrito.
  • 193 ocasionando: «se toma asimismo por mover o excitar» (Aut.).
  • 194 Tachón.
  • 195 Tiquépolis: la «Ciudad de la Suerte»; palabra compuesta por los vocablos griegos tuvch (suerte) + p (...)

34Estaba refrendado este escrito de su mayor secretario Lucio Aéneo Séneca, filósofo estoico. Todos juzgaron eran los tales escritos supuestos175 y una grandíssima mentira, pues lo que la Fortuna nunca había hecho era desatino pensar que, sin más fundamento ni razón, quisiese moderar su juicio, cuando se estaba mostrando más loca en distribuir honras, dignidades y riquezas en los que menos las mereçían; aunque si bien se consideraba tan gran mentira pareçía haber llegado a gozar la bienaventuranza, tanto número de putas, comof. 120r que la Fortuna quisiese favoreçer y premiar176 méritos de hombres tan insignes. La novedad y los propuestos premios y riquezas conmovió los ánimos de muchos a dexar aquella isla, y partirse al reino de la Fortuna que, al prinçipio, lo condenábamos en ellos por desatino. Pero túvose noticia çierta por algunas de aquellas honradas damas, aunque estaban obligadas al secreto con juramento de no deçir la causa de su venida; mas como en los brazos de quien se ama se guarda mal un secreto, una le refirió a su amante cómo la Fortuna las había desterrado de su reino, y que era çertíssimo quería en su lugar sustituir a los ingenios eminentes, y para esto había venido con ellas un ministro confidente que diese fee de su destierro y publicase los edictos referidos177. Corrió esta voz y, sin que en la Isla quedase filósofo, poeta o ingenio grande, se embarcaron en las naves que, surtas en el puerto, esperaban nuestra determinaçión. Pareçió conveniente, antes de entrar en ellas, purificarlas del hedor que las contaminaba, quemando en ellas muchas pastillas178 que se hizieron de los versos de Homero y Eurípides y de otros poetas insignes. Dimos las velas al viento con alegre caloma179 y, en pocos días, bien agasajados de aquel ministro de la Fortuna, arribamos a este reino en que, con sumof. 120v poder, gobernaba la Fortuna. Aquí admirarás su grandeza y tantas maravillas que te han de suspender, que no te refiero ahora por haberme dilatado en este discurso; sólo te digo que nos reçibió con grandíssima caricia y repartió a todos oficios, puestos y riquezas; a mí me dio el de su tesorero general. La oraçión que nos hizo y la satisfaçión de no haber premiado tantos méritos y letras180, pide mucho tiempo y tu necessidad más descanso que relaçiones largas. Mañana daré cuenta de tu venida a nuestra emperatriz que, sin licencia, no se puede admitir a forasteros. Sé no te la negará, que la fama de tus libros la tiene ya grangeada, y el gusto de su nuevo casamiento la haze pródiga de merçedes... Y ahora vente a reposar, que ya tus compañeros están durmiendo». Llamó a los criados que, con luzes, me guiaron al cuarto en que tenía prevenido el lecho, despidiéndose de mí. Y aunque necessitaba de algún descanso entre las caricias del sueño, y aunque lo procuré, no fue posible, que la representaçión de tantas cosas que me habían sucedido en tan breve tiempo le ausentaron de mí sin que volviese a visitarme en muchas horas. Consideraba el padeçido naufragio y su memoria,f. 121r con tan terribles imágenes, me representaba el horror de las ondas y el batallar con la misma muerte, que mayor riesgo padecí segunda vez en mi fantasía y imaginación que aquel que me había afligido entre las ondas, el salir desnudo a la playa, los nunca vistos prodigios, y la relación de nuestro huésped, haziendo varios discursos: unos de que todo cuanto passaba por mí era una vaníssima ilusión y mentira, otras vezes lo creía verdad, y decía entre mí: «Sin duda, he sido dichosíssimo en haberme traído la Fortuna a su reino, y puede ser haya tomado por instrumento esta tormenta y que, con la noticia que ya tiene de mis escritos, quiera favoreçerme entre tantos varones insignes. Pero ¿qué me podrá dar?, o ¿en qué oficio me ocupará?». Ya me consideraba con grandes riquezas, y con un gobierno de mucho aprovechamiento donde todos, a mi gusto obedientes, me tributasen preseas y regalos181, enriqueziendo mis escaparates a preçio de un vaníssimo humo de favor que les podía vender. Y desde aquí me llevaba mi ambición al regio palacio de la Fortuna, donde en sublime puesto me desconozca182 cuando todos solicitasen conoçerme. Luego, mudaba el pensamiento y fabricaba un aparato grande para escribir una historia grande de todos mis suçesos. Pero considerabaf. 121v luego que si la escribía, aunque fuese desnuda de todo adorno y elegancia y sola una suçinta y verdadera relaçión destos sucessos, ¿quién se había de persuadir a que183 no eran mentiras vanísimas inventadas, si no de algún ingenio loco, a lo menos oçioso, tantos y tan varios sucessos, tan impossibles a todo entendimiento humano? En estos y otros tan disparatados discursos me visitó Morfeo y, bañándome de su helado rocío, aprisionó los sentidos y potencias en el olvido de las cariçias del sueño, sin saber de mí, hasta que, ya el sol, casi con igual luz, partía el siguiente día, entró a darme los buenos días mi huésped cuando ya había recordado184; y, repetidos los primeros lanzes de la cortesía, me dixo me vistiese para ir a besar la mano a la emperatriz Fortuna, que tenía dispuesta mi audiencia. Vestime y, acompañando a Diógenes, me dixo sería necessario gastásemos el tiempo que se 185 tardase en llegar a palacio, en instruirme en algunas notiçias que me hiziesen capaz, ya en lo tocante al gobierno deste reino, sus leyes, costumbres, ya en otros negoçios que traían entre las manos con general gusto de todos; y, llegando a la primer puerta del atrio, mandó acercasen la carroza, que toda era de vidro, del preciosíssimo que labra en laf. 122r isla de Quío186, que se congela de la nieve de que abunda aquella isla; obligome a entrar el primero en ella y que ocupase el mejor lugar, o porque quiso hazerme este favor por forastero y huésped, o por honrarme y obligar con imitaciones a todos. Era obrada con tantos primores del arte y tanta delicadeza que no me atrevía a pisarla ni arrimarme a ella, por no quebrar tan preçiosas figuras y adornos. Tomó mi huésped el segundo lugar y, acomodándose en los almuhadones187, que eran de188 una tela delicadíssima, llenos de pluma del ave Fénix que, me dixo, se había traído de Arabia en sumo preçio y, viéndome tan encogido, sin atreverme a menear por no topar en aquellas labores de vidro, se riyó189, diciéndome: «Bien puedes, sin peligro de que se quiebren, usar dellas, que está labrado con tal temple y dureza que exçede a los más obstinados190 metales». Mandó guiar a palacio y, dando prinçipio a su razonamiento, dixo: «Sabrás que este reino de la Fortuna confina con otro no menos poderoso, en quien, con suprema autoridad, reina el Hado, poderosíssimo príncipe sobre todos los vivientes. Entre estos dos reinos los zelos de la potencia sobre punto de juridición causan tantos disgustos que, rompiendo en porfiadas guerras, han durado por muchos siglos;f. 122v aunque algunas vezes la necessidad, por verse tan exhaustos de gente y dinero como los que consume una porfiada guerra, les obligó a una suspensión de armas que duraba brevíssimo tiempo, volviendo con mayor porfía a sus antiguas pretensiones que, como estas arden inmortales en los pechos de los príncipes, ni el poder sabe çeder ni la ambición apagarse. Pretendía el191 Hado que, a aquellos192 a quien formó con méritos, distribuyese en ellos la Fortuna sus favores oficios, puestos y riquezas como ministra suya. La Fortuna deçía que, siendo su reino y poder tan absoluto, no había de coartarle a disposiciones agenas siendo la suya libre; y menos cuando el Hado formaba algunos, al pareçer, con muchos méritos, que después acababan en los infames lazos de un cordel, confesando todos que «aquel había sido su hado». Que si los hubiera favoreçido con muchas riquezas pudieran decir éstas les habían ocasionado aquel infausto fin para valerse la ambiçión de los príncipes dellas, y que sólo quería conservar este libre dominio a disposiciones suyas, y otros puntos tocantes a esta materia que piden largo conoçimiento. En estas porfiadasf. 123r pretensiones se consumía uno y otro reino, enflaqueçiendo sus fuerzas y apurando su poder, ocasionando193 a cualquier príncipe menos poderoso, con poquíssimas fuerzas, se apoderase de uno y otro reino, despojándolos de su soberanía. Este conoçimiento, aunque tarde, y estos rezelos temidos, les obligó a tratar de algún género de conçierto; y, en muchas consultas que de una y otra parte hizieron, se resolvió con algunos tratados y capitulaciones que el Hado y la Fortuna se casasen, con que cessaban las pretensiones de cada uno y, los reinos unidos, sería formidable al mundo su poder. Esto ha sido de tanto gusto en todos como se ha conoçido en las públicas aclamaçiones. Dentro de ocho días se çelebrarán estos casamientos y publicarán las capitulaciones, haziendo en público su entrada en194 esta ciudad que se llama Tiquépolis195, donde gozarás del más ostentoso aparato de adorno, arcos, colosos, fuentes artifiçiales, xardines inventados del arte, y otros ingeniosos aparatos que no se han visto ni verán en los siglos... Y así puedes dar a nuestra reina el parabién, que sé le recibirá gustosaf. 123v.

Inicio de página

Referencias bibliográficas

Alemán, Mateo, Guzmán de Alfarache, ed. José María Micó, Madrid, Cátedra, 2006, 2 vols., vol. I.

Alvar, Manuel, y Bernard Pottier, Morfología histórica del español, Madrid, Gredos, 1993.

Antonio, Nicolás, Biblioteca Hispana Nova, Madrid, Herederos de Joaquín de Ibarra, 1788, 2 vols., vol. II.

Apolodoro, Biblioteca, intr. Javier Arce, trad./not. Margarita Rodríguez de Sepúlveda, Madrid, Gredos, 1985.

Baranda, Consolación, «De Celestinas: problemas metodológicos», Celestinesca, 16/2, 1992, pp. 3-32.

Bergua Cavero, Jorge, Francisco de Enzinas: un humanista reformado en la Europa de Carlos V, Madrid, Trotta, 2006.

Cejador y Frauca, Julio, Diccionario fraseológico del Siglo de Oro. (Fraseología o estilística castellana), eds. Abraham Madroñal y Delfín Carbonel, Barcelona, Serbal, 2008.

Cervantes Saavedra, Miguel de, Don Quijote de la Mancha, ed. Martín de Riquer, Barcelona, Juventud, 1998.

Corominas, Joan, y José A. Pascual, Diccionario crítico etimológico castellano e hispánico, Madrid, Gredos, 1980, 6 vols., vol. II.

Correas, Gonzalo, Vocabulario de refranes y frases proverbiales (1627), ed. Louis Combet, rev. Robert Jammes y Maïté Mir-Andreu, Madrid, Castalia, 2000.

Covarrubias, Sebastián de, Tesoro de la lengua castellana o española, Madrid, Castalia, 1995.

Diccionario de Autoridades. Real Academia Española, Madrid, Gredos, 1990, 3 vols.

Enciclopedia Universal Ilustrada. Madrid, Espasa Calpe, 1916, 62 vols., vol. XXXI.

Enzinas, Francisco de, Francisco de Enzinas, Memorias, trad. Francisco Socas, Madrid, Ediciones Clásicas, 1992.

Eurípides, Medea, intr. Carlos García Gual, trad./not. Alberto Medina González, Madrid, Gredos, 2010.

Eurípides, Tragedias. Helena. Fenicias. Orestes. Ifigenia en Áulide. Bacantes. Reso, intr./trad./not. Carlos García Gual y Luis Alberto de Cuenca y Prado, Madrid, Gredos, 1998.

García Gual, Carlos, «El relato utópico de Yambulo», en Res publica litterarum, Documentos de trabajo del Grupo de Investigación «Nomos», Suplemento Monográfico Utopía 2006-3, ed. Francisco Lisi Bereterbide, 2005, ISSN-1699-7840, pp. 1-18.

Genette, Gérard, Palimpsestos. La literatura en segundo grado, trad. Celia Fernández Prieto, Madrid, Taurus, 1989.

Gili Gaya, Samuel, Tesoro Lexicográfico (1492-1726), Madrid, CSIC, 1960, vol. I (A-E).

Gómez Espelosín, Francisco Javier, Diccionario de Términos del Mundo Antiguo, Madrid, Alianza, 2005.

Gómez de la Reguera, Francisco, Empresas de los Reyes de Castilla y León, ed. César Hernández Alonso, Valladolid, Universidad de Valladolid, 1990.

Gómez de la Reguera, Francisco, Empresas que husaron los Reyes de Castilla, recoxidas, exornadas e iluminadas por Don Francisco Gómez de la Reguera y Serna. 1695. BNE, Mss. 17481.

Gómez de la Reguera, Francisco, Las Historias Verdaderas de Luciano. BNE, Mss. 13659, f. 56r-123v.

González de Olmedo, Félix, «Un gran artista valisoletano desconocido», Razón y Fe, 54, mayo-agosto 1919a, pp. 356-364, y pp. 461-467.

González de Olmedo, Félix, «Un gran artista valisoletano desconocido», Razón y Fe, 55, septiembre-diciembre 1919b, pp. 83-88.

Gran Enciclopedia Cervantina, dir. Carlos Alvar, Centro de Estudios Cervantinos, Madrid, Castalia, 2006, 6 vols., vol. III.

Grigoriadu, Teodora, «Francisco de la Reguera: un traductor más y único continuador de Luciano de Samósata en el Siglo de Oro», Cuadernos de Filología Clásica: estudios griegos e indoeuropeos, 16, 2006, pp. 181-193.

Grigoriadu, Teodora, Juan de Aguilar Villaquirán, «Las obras de Luciano samosatense, orador y filósofo excelente». Manuscrito 55 de la Biblioteca Menéndez y Pelayo: edición y estudio, Colección Digital de Tesis de la UCM, ISBN-978-84-693-3219-1 (http://eprints.ucm.es/10598), 2010.

Grigoriadu, Teodora, «Situación actual de Luciano de Samósata en las bibliotecas españolas (manuscritos, incunables e impresos de los siglos xiii-xvii)», Cuadernos de Filología Clásica: Estudios griegos e indoeuropeos, 13, 2003, pp. 239-272.

Grigoriadu, Teodora, «La traducción castellana de Juan de Aguilar Villaquirán en su contexto de versiones del corpus lucianeum: Las obras de Luciano samosatense, orador y filósofo excelente (Biblioteca Menéndez Pelayo, Santander: ms. 55)», en Letras Humanas y conflictos del saber: la Filología como instrumento a través de las edades, Madrid, Instituto Universitario Menéndez Pidal/Editorial Complutense, 2007, pp. 325-344.

Grimal, Pierre, Diccionario de Mitología Griega y Romana, Barcelona, Paidós, 1981.

Heras Santos, José Luis de las, La justicia penal de los Austrias en la Corona de Castilla, Salamanca, Universidad de Salamanca, 1991.

Hesíodo, Obras y Fragmentos. Teogonía. Trabajos y Días. Escudo. Fragmentos. Certamen, intr./trad./not. Aurelio Pérez Jiménez y Alfonso Martínez Díez, Madrid, Gredos, 1990.

Horacio Flaco, Quinto, Arte Poética, est./trad./not. Manuel Mañas Núñez, Cáceres, Universidad de Esxtremadura, Servicio de Publicaciones, 1998.

Kroustallis, Stefanos, Diccionario de Materias y Técnicas [I. Materias] Tesauro para la descripción y catalogación de bienes culturales, Madrid, Ministerio de Cultura, 2008.

Lacarra, M.a Jesús, Pedro Alfonso, Zaragoza, Diputación General de Aragón, Departamento de Cultura y Educación, 1991.

Laercio, Diógenes, Vidas de los Filósofos Ilustres, trad./intr./not. Carlos García Gual, Madrid, Alianza, 2007.

Lapesa, Rafael, Historia de la Lengua Española, Madrid, Gredos, 1980.

Livio, Tito, Períocas. Períocas de Oxirrinco. Fragmentos. Libro de los Prodigios, intr./trad./not., José Antonio Villar Vidal, Madrid, Gredos, 1995.

Luciano de Samósata, Relatos fantásticos, intr./trad., Carlos García Gual, Madrid, Alianza Editorial, 2008.

Martín Romero, José Julio, «El debate sobre Lucrecia en la obra de Feliciano de Silva», eHumanista, Journal of Iberian Studies, 16, ed. Antonio Cortijo-Ocaña, Universidad de California, 2010, ISSN 1540-5877, pp. 99-126 (http://www.ehumanista.ucsb.edu/volumes/ volume_16/index.shtml).

Mendo, Andrés, Príncipe perfecto y ministros aiustados: documentos políticos y morales, Salamanca, Diego de Cossío, 1657, BNE, 3/ 40065.

Nuevo Tesoro Lexicográfico del Español (s. xiv-1726), eds. Lidio Nieto Jiménez y Manuel Alvar Ezquera, Madrid, Arco Libros, 2007, 10 vols., vol. 10.

Ovidio, Metamorfosis, intr. José Antonio Enríquez, trad./not. Ely Leonetti Jungl, Madrid, Espasa Calpe, 2007.

Platón, La República, intr. Manuel Fernández-Galiano, trad. José Manuel Pabón y Manuel Fernández-Galiano, Madrid, Alianza Editorial, 2006.

Plutarco, Vidas Paralelas. Solón-Publícola. Temístocles-Camilo. Pericles-Fabio Máximo, intr./trad./not. Aurelio Pérez Jiménez, Madrid, Gredos, 1996.

Saavedra Fajardo, Diego de, Idea de un príncipe político, christiano, representada en cien empresas, Munich, Nicolao Eurico, 1640, BNE, R/34813.

Séneca, Ad Lucilium Epistolae Morales, eds. E. Capps, W. H. D. Rouse, A. Post y E. H. Warmington, trad. R. M. Gummere, London, Heinemann, 1962, 3 vols., vol. II.

Séneca, Ad Lucilium Epistolae Morales, eds. E. Capps, T. E. Page y W. H. D. Rouse, trad. R. M. Gummere, London, Heinemann, 1925, 3 vols., vol. III.

Simón Díaz, José, Bibliografía de la Literatura Hispánica, Madrid, CSIC, Instituto «Miguel de Cervantes» de Filología Hispánica, 1984, 7 vols., vol. XXXI.

Vegio, Maffeo, Dialogus Veritatis et Philalethes, en Maxima Biblioteca Veterum Patrum, Lugduni, apud Anissonios, 1677, Biblioteca del Senado de Madrid, impreso 26.164.

La vida de Lazarillo de Tormes y de sus fortunas y adversidades, ed. Alberto Blecua, Madrid, Castalia, 1990.

Vives Coll, Antonio, Luciano de Samosata en España (1500-1700), Valladolid, Sever-Cuesta, 1959.

Zappala, Michael O., Lucian of Samosata in the two Hesperias: An Essay in Literary and Cultural Translation, Potomac (Maryland), Scripta Humanistica, 1990.

Inicio de página

Notas

1 La traducción de Lilio Castellano (Lilio Tifernate) se imprime en Nápoles, por Arnaldo de Bruselas, en 1475, y se vuelve a imprimir por Filipo Pincio, en Venecia, en 1493; véase Grigoriadu, 2003, pp. 252-253.

2 La traducción de Poggio Bracciolini, de mediados del siglo xiv, no llegó a imprimirse nunca; véanse Zappala, 1990, pp. 50 y 265.

3 La traducción de Nicolo da Lonigo se imprime en Venecia, por Nicolo di Aristotele detto Zoppino, en 1525, aunque fue escrita mucho antes, y tendrá cuatro ediciones más; «This translation is of a special interest as a bridge between the Lucianism of the Quattrocento and Cinquecento» (Zappala, 1990, p. 144); véase Grigoriadu, 2003, pp. 262-263.

4 «[...] as a manuscript note reveals, the Asinus of the Opera Omnia of 1538 is the version of Poggio Bracciolini. Micyllus includes this version, like the Latin Vera Historia and Musca, without attribution» (Zappala, 1990, p. 129); véanse Grigoriadu, 2003, p. 254.

5 Las Luciani Samosatensis Opera de Gilbert Cousin y Ioannes Sambucus se imprimen en Basilea, por Enrique Petri, en 1563; véase Grigoriadu, 2003, p. 256.

6 Las Luciani Samosatensis philosophi Opera Omnia de Ioannes Bourdelotious se imprimen en Lutetiae Parisiorum, por J. Bertault, en 1615; véanse Grigoriadu, 2003, p. 261. Las Luciani samosatensis Opera Omnia de Ioannes Benedictus se imprimen en Saumur, por Petrus Piadedii, en 1619; véanse Grigoriadu, 2003, p. 257.

7 La Historia verdadera de Luciano de Francisco de Enzinas, se imprime en Argentina, antiguo nombre de Estrasburgo, por Agustín Frisio, en 1551; sobre Francisco de Enzinas, véanse: Enzinas, 1992, pp. 1-44; Bergua Cavero, 2006, pp. 141, 152, y 157; Vives Coll, 1959, pp. 25-26; Zappala, 1990, p. 140; Grigoriadu, 2003, p. 270.

8 Es un trabajo manuscrito, redactado en Escalona (Toledo), en 1617; se trata de un enorme esfuerzo traductorio que dio como resultado la mayor colección de traducciones lucianescas, cuarenta y cinco obras traducidas, hechas por el mismo traductor, en el corpus no sólo peninsular sino también europeo de traducciones de Luciano de Samósata, a lo largo de los siglos xvi y xvii; sobre Juan de Aguilar Villaquirán, véanse: Grigoriadu, 2007, pp. 325-344; Grigoriadu, 2010; Zappala, 1990, pp. 143, y 219-220; Vives Coll, 1953, pp. 28-33; Grigoriadu, 2003, pp. 266-267.

9 Sobre Francisco de la Reguera, véanse: González de Olmedo, 1919a, pp. 356-364, 461-467, y 1919b, pp. 83-88; Gómez de la Reguera, 1990; Grigoriadu, 2006, pp. 181-193.

10 «[...] siendo el primero que en nuestra lengua ha escrito en esta materia», informa el mismo autor en el prólogo de las Empresas, acabadas ya hacia 1632, véanse BNE, Mss. 17481, Empresas que husaron los Reyes de Castilla, recoxidas, exornadas e iluminadas por Don Francisco Gómez de la Reguera y Serna, f. XXXIr. La obra Idea de un príncipe político christiano, representada en cien empresas de Diego de Saavedra Fajardo se imprime por primera vez, en Munich, por Nicolao Eurico, en 1640, véanse BNE, R/ 34813; posterior es la obra Príncipe perfecto y ministros aiustados: documentos políticos y morales del jesuita Andrés Mendo, impresa, en Salamanca, por Diego de Cossío, en 1657, véanse BNE, 3/ 40065.

11 BNE, Mss. 17481, f. XXXIv.

12 Ibidem, f. XXXIIIv.

13 Sobre fray Tomás de Llamazares, véanse: Biblioteca Hispana Nova, vol. II, p. 307; Enciclopedia Universal Ilustrada, 1916, vol. XXXI, p. 990; Simón Díaz, 1984, vol. XXXI, pp. 734-735.

14 BNE, Mss. 13659, f. 56r-123v, f. 60r; Grigoriadu, 2006, pp. 189-192.

15 Sobre la continuación literaria, véanse, entre otros: Genette, 1989, pp. 201-253; Baranda, 1992, pp. 3-32.

16 Francisco de la Reguera empieza su relato por donde lo dejó Luciano, con los náufragos «en tierra no conocida» (VH, 2, 47); «pues uno de los compañeros que en la primera aventura del río del vino se quedó hecho çepa» (VH, 1, 7-8); «la misteriosa raíz de la malva» (VH, 2, 28 y 46); «Vosotros griegos sois, y ha muy poco que estuvisteis en la Isla de los Bienaventurados [...] después que vosotros partisteis» (VH, 1, 5-29); «Hízele una breve relaçión de todos nuestros sucessos, desde que salimos de aquella isla de Ogigia, la batalla naval con los Colocintopiratas, y la que ellos tuvieron después con los Carionautas, con los demás sucessos que tuvimos, hasta que dimos al través con la nave entre las peñas» (VH, 2, 37-47), etc.

17 La fantasía de don Francisco inventa un bosque hecho de mástiles de navíos y unos árboles cargados de frutas-mujeres; un campo cubierto de oro, y una choza que, en un instante, se transforma en palacio; un animal de «exquisita forma, porque ni bien era ave ni del todo bruto; tenía algunas partes de pescado y no le faltaba alguna humana»; una preciosa carroza hecha toda de cristal y, por último, la muy lograda boda entre la Fortuna y el Hado.

18 Tratándose de las naves que transportan a las prostitutas escribe: «Pareçió conveniente, antes de entrar en ellas, purificarlas del hedor que las contaminaba, quemando en ellas muchas pastillas que se hizieron de los versos de Homero y Eurípides y de otros poetas insignes»; para resaltar la perfección de la lujosa carroza ni más ni menos que del cínico Diógenes, escribe de sus almohadones que «eran de una tela delicadíssima, llenos de pluma del ave Fénix que [...] se había traído de Arabia en sumo preçio», etc.

19 Cf. Diógenes Laercio, VFI, IX, 40.

20 Cf. Platón, R., V, 459e.

21 Cf. Lucio Anneo Séneca, EM, LXXIV, 26 y CXXIV, 24 respectivamente.

22 Véanse: Luciano de Samósata, Timon, Gallus, De Parasito, Adversus Indoctum, Cataplus, entre varias.

23 Cf. Cervantes Saavedra, El ingenioso caballero don Quijote de la Mancha, II, xlv.

24 BNE, Mss. 13659, f. 117r-117v.

25 Ibidem, f. 113r.

26 Ibidem, f. 107r-107v.

27 Ibidem, f. 113r.

28 Ibidem, f. 119v-120r.

29 Véanse: Luciano de Samósata, Iuppiter Confutatus y Iuppiter Tragoedus.

30 BNE, Mss. 13659, f. 56r-60r.

31 ocasionó: «se toma asimismo por mover» (Aut.).

32 que fue griega: según la obra Somnium sive Vita Luciani de Luciano, considerada por los editores de los siglos xvi y xvii como la «biografía» del samosatense, Luciano fue un semita nacido en Siria que, más tarde, optó por «helenizarse»; no fue pues su lengua materna la griega como mantiene Francisco de la Reguera.

33 primer móvil: «se llama aquella esfera superior, que se considera estar más alta que el firmamento […] por analogía, se llama el principal motor» (Aut., s.v. móbil).

34 tal vez: «en rara ocasión» (Aut., s.v. vez); tal vez se duerme en lo atento Homero: «quandoque bonus dormitat Homerus» (Horacio, Ars Poetica, 359).

35 transçendientes: «trascendiente» (NTLE, s.v. trascendente).

36 Corrijo el descuido del copista: locuuçiones en el manuscrito.

37 Tachón.

38 que los poetas llamaron «caos»: «primera realidad surgida en el proceso generativo de las cosas, según la cosmogonía griega representada por Hesíodo» (DTMA, s.v. caos); «En primer lugar existió el Caos» (Hesíodo, Teogonía, 117); «Antes del mar, de la tierra, y del cielo que todo lo cubre, la naturaleza tenía en todo el universo un mismo aspecto indistinto, al que llamaron Caos: una mole informe y desordenada» (Ovidio, Metamorfosis, I, 7-9).

39 ocasionado del estrépito […] del poder: alusión a ciertos episodios oscuros ocurridos en la corte de Felipe IV y que le obligaron abandonarla, retirándose de por vida en su propia casa.

40 Tachón; la letra i- se añade, entre líneas y sobre la tachadura, posteriormente.

41 Entre [...] estudios: según fray Tomás de Llamazares don Francisco de la Reguera «supo científicamente las Matemáticas, Música, Aritmética, Cosmografía y Astrología […] Fue insigne poeta, como lo dicen estos sonetos y otros muchos versos y obras poéticas que hizo a diferentes intentos» (Hernández Alonso, 1990, p. 56); aunque, en verso [...] traducçiones: hasta el momento, la única traducción, en verso, localizada de Francisco de la Reguera es su paráfrasis de la parte poética del Libro de Job, BNE, Mss. 13659, f. 130r-166r.

42 Tachón aunque fácilmente se puede leer la frase lo mesmo.

43 de serlo: de ser «originales».

44 segunda vez: Francisco de la Reguera elimina, varias veces a lo largo del texto, el régimen preposicional, siguiendo tal vez la regla valdesiana de «scrivir como pronuncio»; «Nuestros escritores del Siglo de Oro no sentían por el rigor gramatical una preocupación tan escrupulosa como la que ahora se exige; las incongruencias del habla pasaban con más frecuencia a la lengua escrita» (Lapesa, 1980, p. 408).

45 Tachón aunque fácilmente se puede leer el nombre Michyllo; apostilla al margen derecho: «Micilo»; Sigo la traducçión [...] Micilo: «En 1538, aparecen en Frankfurt las Opera Omnia de Luciano preparadas por Jacobus Moltzer -«Micilo»-, célebre helenista alemán, que, muy pronto, establecen el canon de las traducciones latinas del samosatense. [...] circularon ampliamente por la península y constituyeron la base, en la mayoría de los casos, de las traducciones españolas del Siglo de Oro» (Grigoriadu, 2003, p. 243).

46 que tan desterrada está la Verdad, por malquista: cf. Maffeo Vegio, Dialogus Veritatis et Philalethes, pp. 755-756; Alemán, Guzmán de Alfarache, I, iii, 7, pp. 431-434.

47 deprendiolo: ‘aprender’ (TLex.).

48 Tachón.

49 destas: de «estas mentiras».

50 números: «el verso, por contar de determinado número de sílabas y cantidades de ellas» (Aut.).

51 las verdades […] de un profeta sancto: Francisco de la Reguera traduce, parafraseando en prosa y verso, diecisiete de los cuarenta y dos capítulos del Libro de Job, uno de los Libros Sapienciales del Antiguo Testamento, cf. BNE, Mss. 13659, f. 124r-166v.

52 Acaba aquí el prólogo Al que leyere de Francisco de la Reguera; sigue una larga nota con comentarios de fray Tomás de Llamazares.

53 los Trenos de Jeremías: no se puede saber por qué fray Tomás de Llamazares considera que, hablando al final de su prólogo de «las verdades de una pluma sagrada», Francisco de la Reguera hace referencia a algunos borradores de los Trenos del profeta Jeremías y no a la parte ya traducida del Libro de Job, que también halló entre los papeles del autor vallisoletano.

54 «divertir y aliviar [...] penosos»: cf. Luciano, VH, 1, 1.

55 fisgar: «hacer fisga y mofa de alguno» (Aut.).

56 Tachón aunque fácilmente se puede leer el nombre Ctesio; el copista corrige y aclara en apostilla al margen izquierdo: «Ctesíoco».

57 Fray Tomás de Llamazares se equivoca al enumerar los escritores que menciona Luciano en la praefatio de sus Historias Verdaderas; estos fueron Ctesias de Cnido, hijo de Ctesíoco, historiador griego del siglo v, que escribió unos Relatos de la India, y el viajero Yambulo, anterior al siglo i a.C., autor de un relato fantástico sobre sus viajes por el Océano Índico; «Cnidio» es el gentilicio de Ctesias y no un tercer «historiador»; cf. Luciano, VH, 1, 3.

58 Mar Grande: el Océano Índico; cf. García Gual, 2005, p. 6.

59 Tachón y añadido, entre líneas, el nombre propio Miguel.

60 BNE, Mss. 13659, f. 56r-60r.

61 Al través: «lo mismo que “dar al traste”, tropezar la nave por los costados en alguna costa de tierra o roca, en que se deshace o vara» (Aut., s.v. dar).

62 contraste: «contienda, oposición» (Aut.).

63 sus rayos: añadido, al margen izquierdo, posteriormente.

64 repararon […] Deucalión y Pirra: «Deucalión, hijo de Prometeo y Clímene o de Celeno, su esposa es Pirra […] Cuando Zeus quiso destruir a los hombres de la Edad del Bronce por considerarlos una raza viciosa, decidió enviar al mundo un gran diluvio con objeto de ahogarlos. Sólo a dos justos quiso preservar: Deucalión y su esposa. Aconsejados por Prometeo, Deucalión y Pirra, construyeron un «arca», un gran cofre en el que se introdujeron. Durante nueve días y nueve noches estuvieron flotando en las aguas del diluvio, y acabaron por abordar las montañas de Tesalia. Desembarcaron, y cuando las aguas se hubieron retirado, Zeus les envió a Hermes con el encargo de ofrecerles la realización de un deseo, a su elección. Deucalión pidió tener compañeros. Entonces Zeus les ordenó que él y Pirra lanzasen, por encima de sus hombros, los huesos de sus madres. Pirra se espantó ante este acto impío, pero Deucalión comprendió que se trataba de piedras, los huesos de la Tierra, que es la Madre universal. Arrojó, pues, piedras por encima de sus hombros, y de ellas fueron naciendo hombres; de las que lanzó Pirra nacieron mujeres» (Grim.).

65 estadios: «vale también distancia, espacio y longitud de ciento y veinte y cinco pasos geométricos, que viene a ser la octava parte de una milla, que se regula por mil pasos» (Aut.).

66 no: añadido, tanto al margen izquierdo como entre líneas, posteriormente.

67 entenas: «lo mismo que antena» (Aut.); xarçias: «los aderezos de la nave o galera» (Cov., s.v. jarcias)

68 vasos: «significa asimismo el buque y capacidad de las embarcaciones y figuradamente se toma por la misma embarcación» (Aut.).

69 habían brotado: uso transitivo del verbo brotar, «echar los árboles y plantas el primer fruto o la hoja» (Aut.).

70 acopado: «lo que tiene forma de copa, y propiamente se dice de los árboles y plantas, que de sus ramas frondosas forman en lo alto una cúpula redonda y espesa» (Aut.).

71 si las señales tan evidentes [...] lo asseguraran: cf. Luciano, VH, 2, 41.

72 como dixe: de este modo tan directo Francisco de la Reguera asocia su tercer libro con la obra modelo: «el mascarón de popa en forma de ganso de pronto empezó a batir sus alas y a graznar» (Luciano, VH, 2, 41).

73 vital: por «viva», «lo que pertenece a la vida o es propio de ella» (Aut.).

74 víamos: «En la Edad de Oro, este verbo se conjugaba con un doble paradigma: veo, ves, ver y veo, vees, veer, que acabó fundiendo las ee en una e (veemos, veeis, veen>vemos, veis, ven), pero el imperfecto vía, vías repuso su e (veía, veías) de manera un tanto sorprendente, tan grande fue la acción de la analogía» (Alvar-Pottier, 1993, p. 164).

75 Tachón; la letra -o se añade, entre líneas, posteriormente.

76 como referí entonzes: otra asociación directa con la obra lucianesca; cf. Luciano, VH, 1, 7-8.

77 metrete: por «metreta», posible descuido del copista por la cercanía de las dos e anteriores; «medida de líquidos de que usaron los griegos y después los romanos; cabían en ella noventa libras de aceite de a doce onzas, y de vino, agua o vinagre cien libras, según es la proporción del peso de estos líquidos con el aceite» (Aut., s.v. metreta).

78 Tachón; el pronombre se se añade, al margen izquierdo, posteriormente.

79 Quitado el vino [...] Venus: cf. Eurípides, Ba., 773.

80 aunque: la letra -n- fue añadida, al margen izquierdo y entre líneas, posteriormente.

81 Somos las hembras [...] planta: cf. Eurípides, Med., 229-230.

82 Elimino la duplografía, posible descuido del copista por cambio de línea; de de aquella en el manuscrito.

83 cariçioso: «lo mismo que cariñoso, o hecho con halagos y ternuras» (Aut.).

84 Tachón.

85 Leve est [...] genus: no he conseguido localizar dicha cita; es muy probable que el «filósofo que escribió los Apólogos» sea el converso Pedro Alfonso (1076-ca.1150) que, con su obra Disciplina Clericalis (ca. 1110), popularizó, convirtiéndolos en apólogos, antiguos cuentos orientales de varia índole; la obra incluye, entre otros, un grupo de cinco relatos misóginos, donde se considera como «mujer virtuosa» a la que sabe comportarse como un «varón sabio» (Lacarra, 1991, pp. 33-43, y 68-128).

86 Tachón; la frase Passábamos por se añade, al margen derecho, posteriormente.

87 Tachón aunque fácilmente se puede leer la palabra tachada porque; pues: añadido, entre líneas y sobre la tachadura, posteriormente.

88 infame cordel: «Los hidalgos estaban exentos de sufrir penas corporales que supusieran para el penado disminución o pérdida de su pública fama. No podían ser condenados a azotes, galeras, vergüenza pública, mutilaciones, etc. Tampoco se les podía imponer la pena de muerte en la versión considerada por la sociedad como más deshonrosa: el ahorcamiento. Caso de ser condenados a muerte, la ejecución se debía efectuar por decapitación» (Heras Santos, 1991, p. 19).

89 haber perdido: añadido, al margen derecho, posteriormente.

90 la misteriosa raíz de la malva: otra alusión a la obra modelo; cf. Luciano, VH, 2, 28 y 46.

91 desconoçida: añadido, al margen derecho, posteriormente.

92 mercurio: «metal poco abundante en la corteza terrestre, se encuentra nativo o combinado con azufre […] En la Antigüedad se preparaban varias amalgamas con otros metales para usos alquímicos, artísticos (para preparar el cinabrio, dorado o imitaciones de oro y plata), artesanales (fabricación de espejos) o médicos» (DMT).

93 coyundas: por «yuntas», «metafóricamente se llama la unión o ligazón de dos personas por el matrimonio» (Aut., s.v. coyunda).

94 afán: «el trabajo demasiado, fatiga, congoja o prisa con que se hace, desea o solicita alguna cosa» (Aut.).

95 y que la ambición […] vasallo y súbditos: crítica severa, por boca del mismísimo Luciano, a los «reyes y poderosos».

96 Tachón.

97 Tachón en la última sílaba; la letra -a- se añade, entre líneas y sobre la tachadura, posteriormente.

98 hollando: «vale pisar, apretando debajo alguna cosa» (Cov.).

99 librando: «dar libertad y sacar de aflicción y cuidado y peligro» (Cov.).

100 «¿Quién sois vosotros [...]?»: «El acusativo quem se continúa en el masc. quien, forma que no tenía —como era lógico— más que singular. Sin embargo, en el siglo xvi apareció quienes que se abrió camino muy lentamente […]» (Alvar-Pottier, 1993, p. 138).

101 ha muy poco [...] raras: cf. Luciano, VH, 2, 18.

102 Tachón.

103 Hízele una breve [...] ignorábamos: numerosas referencias al pasado de los aventureros que remiten al segundo libro, cf. Luciano, VH, 2, 35, 37, y 47.

104 Tachón, elimino la duplografía; y y en el manuscrito.

105 Tachón.

106 refecçión: «la comida moderada conque se rehacen las fuerzas y espíritus» (Cov., s.v. refitorio).

107 uña de vaca: «este pan está sabrosísimo, y esta uña de vaca tan bien cocida y sazonada» (Lazarillo de Tormes, p. 141).

108 trasnochados: «se aplica también a lo que por haber pasado una noche por ello, se desemeja o echa la perder» (Aut.).

109 huésped: por «anfitrión»; «se toma algunas veces por el mismo que hospeda en su casa a alguno» (Aut.).

110 ¡Oh dura neçessidad, a lo que obligas!: cf. «La necesidad obliga a lo que el hombre no piensa» (Corr., L 668).

111 si de vernos tan galanes en un instante, o: añadido, al margen derecho, posteriormente.

112 prevenir: «significa asimismo conocer de antemano y con anticipación algún daño o perjuicio» (Aut.).

113 carrizos: «especie de caña o yerba dura, palustre y espinosa» (Cov.).

114 zahúrda: «la pocilga donde se recogen los puercos» (Cov.); de animales de cerda: «solos los puercos están llenos de cerdas; éstas son cortas y duras, y los llamamos, por esta razón, el ganado de la cerda» (Cov., s.v. cerda).

115 pórfidos: «una especie de mármol rojo escuro, propiamente purpúreo» (Cov.).

116 zócolos: por «zócalos», posible descuido del copista por la cercanía de las dos o, anterior y posterior, o por analogía con «zoco», «el plinto o cuadrado en que termina la moldura baja del pedestal» (Aut.).

117 frisón: «la parte que media entre el arquitrabe y la cornisa, donde suelen ponerse follajes, triglifos y otros adornos» (Aut., s.v. friso).

118 tellegrifos: Francisco de la Reguera, o el copista, escribe así el término arquitectónico «triglifo», «miembro de la arquitectura que consta de tres canales y se reparten en el friso de la columna del orden dórico» (Aut., s.v. triglifo); metopas: «la distancia competente en que se colocan los triglifos sobre los arcos» (Aut.).

119 Tachón aunque se puede leer fácilmente la frase en medio; el copista corrige su descuido.

120 pario: «adjetivo que se aplica al mármol muy blanco y fino, porque el mejor se halló en la isla de Paros» (Aut.).

121 Tachón; la frase cristal de se añade, en nota al margen derecho, posteriormente.

122 Tachón aunque se puede leer fácilmente la palabra patio, que el copista repite a continuación.

123 azafates: «un género de canastillo extendido de que usan las damas para que las criadas les traigan los tocados, lienzos o camisas» (Cov.).

124 Tachón aunque se puede leer fácilmente la palabra son, que el copista repite a continuación.

125 numeroso: «vale también armonioso o lo que tiene proporción, cadencia o medida» (Aut.).

126 cambiantes: «el reflejo que vuelve hacia afuera en la luz que recibe el metal bruñido, el agua u otro cuerpo lucidísimo cuya superficie es lisa, y por eso parece la escupe o arroja afuera» (Aut.).

127 Tachón en la última sílaba; la letra -o fue añadida, entre líneas y sobre la tachadura, posteriormente.

128 ave Juno: «pavo real, cuyas plumas son hermosísimas, especialmente al sol; es ave dedicada a Juno» (Cov., s.v. pavón).

129 presas: «se llaman también los colmillos o dientes agudos y grandes que tienen algunos animales, con los cuales agarran lo que muerden con tal fuerza que con gran dificultad lo sueltan» (Aut.).

130 mudanzas: «algunas veces significa, en los bailes, las diferencias dellos» (Cov.).

131 vidro: «del latín vitrum, -i>vidrio; algunos lo llaman vidro» (Aut., s.v. vidrio).

132 Tachón en la última sílaba, la letra -r fue añadida, entre líneas y sobre la tachadura, posteriormente.

133 lazos: «en las danzas y bailes se llaman aquellos enlaces y entretejidos vistosos que forman los danzantes» (Aut.).

134 Tachón en la última sílaba, la letra -a fue añadida, entre líneas y sobre la tachadura, posteriormente.

135 da en rostro: «enfadar, y dar hastío una cosa» (DFSO, s.v. rostro).

136 La letra -r- fue añadida, entre líneas, posteriormente; Admiraéis en el manuscrito; el copista, para una mejor aclaración, añade una apostilla al margen derecho: «Admiraréis».

137 parcidad: «detención económica o prudente, en el repartimiento de las cosas o uso de ellas» (Aut.).

138 operación: «la acción de obrar o la ejecución de alguna cosa» (Aut.).

139 muerto: «al morir, encargó que lo dejaran sin enterrar para que cualquier animal pudiera alimentarse de él, o que le arrojasen a un hoyo y le echaran encima un poco de polvo» (Diógenes Laercio, VFI, VI, 79).

140 Radamanto: «héroe cretense, hijo de Zeus y Europa, y hermano de Minos y Sarpedón; gozaba de gran renombre por su prudencia y justicia […] después de su muerte, había sido llamado a los infiernos para juzgar a los muertos, al lado de su hermano Minos y de otro hijo de Zeus, Éaco» (Grim., s.v. Radamantis).

141 surta: «lo así dado fondo» (Aut., s.v. surto, -ta).

142 Tachón.

143 tumulto: «vale también concurso grande de gente que causa desorden o inquietud» (Aut.).

144 Aspasia: «era de origen milesio, hija de Axíoco [...] algunos dicen que fue tratada por Pericles, porque la consideraba mujer sabia y entendida en política. Pues también Sócrates la frecuentaba a veces con sus amigos y sus íntimos le llevaban a sus mujeres para escucharla, aunque no dirigía un negocio digno y honrado, sino que formaba a cortesanas dedicadas a la prostitución» (Plutarco, Per., 24, 3, 4, 5); Luciano cita a Aspasia en varias de sus obras, Gall., 19, 20; Eun., 7; Salt., 25; Im., 17; Am., 30.

145 Tachón.

146 embajatriz: el DCE documenta este vocablo como uno de los derivados del vocablo «embajada» (DCE, s.v. embajada); más adelante Francisco de la Reguera emplea el vocablo «emperatriz», véanse f. 119v, 121r y 122r.

147 despejo: «desenfado, desembarazo, donaire y brío» (Aut.).

148 se: añadido, entre líneas, posteriormente.

149 Tachón aunque se puede fácilmente leer la preposición de, que el copista opta por tachar.

150 víctima: «la ofrenda viva, que se sacrifica y mata en el sacrificio» (Aut.).

151 honestar: «hacer una cosa honesta o alguna persona, honrándola» (Cov, s.v. honesto).

152 permítaseme honestar [...] nombrarme: «Por cortesanas se conocen a un tipo de prostitutas elegantes y distinguidas cuyos clientes habría que buscarlos en los ambientes más refinados y cultos de la sociedad renacentista. En sentido estricto, las cortesanas estuvieron limitadas al territorio italiano. [...] la aparición de las cortesanas responde a un ideal de vida palaciego, exquisito y protocolario [...] A su sensualidad hay que unir su faceta cultural. Algunas eran eminentes poetisas, cantantes y compositoras. La clientela de las cortesanas salía de los más excelsos círculos de la sociedad italiana del Quinientos. [...] En la Península Ibérica no existe una figura tan distinguida y sensual dentro de la prostitución» (GEC, s.v. cortesana); meretriz: «lo mismo que ramera» (Aut.).

153 Tachón en la última sílaba, la letra -o fue añadida, entre líneas y sobre la tachadura, posteriormente.

154 Penélope: «Al llegar a su patria Odiseo encontró su casa arruinada, pues creyéndolo muerto muchos pretendían a Penélope [...] Penélope se vio obligada a prometer que se casaría cuando terminase el sudario de Laertes; lo venía tejiendo desde hacía tres años, pues lo que tejía de día lo deshacía durante la noche; así pudo burlar a los pretendientes» (Apolodoro, BEpit., VII, 26-31); Lucrecia: «el comportamiento tiránico de Tarquinio el Soberbio llevó a que todos lo odiasen, y finalmente, debido a que su hijo Sexto asaltó por la fuerza durante la noche la virtud de Lucrecia, ésta se quitó la vida con un cuchillo después de llamar a su lado a su padre Tricipitino y a su marido Colatino y conjurarlos a que no dejasen sin venganza su muerte» (Tito Livio, Per., 1b, 49).

155 Tachón.

156 ayudaron: «favorecer y cooperar con otro que se ve en necesidad» (Cov.).

157 pudiérades: «En los esdrújulos (hubiésedes, quedásedes) la -d- se mantuvo por mucho tiempo […] aunque conforme avanza el siglo xvii el predominio de las formas sincopadas fue en aumento o se convirtió en exclusivo. A finales del siglo (salvo en tal cual uso cancilleresco) el triunfo de -ais, -eis podía considerarse asegurado» (Alvar-Pottier, 1993, p. 198).

158 prevaricar: «flaquear en el juicio u orden de sus acciones» (Aut.).

159 domésticos: «lo que pertenece o es propio de la casa» (Aut.).

160 Ni tú, oh Lucrecia, […] a tu fama: «la historia de Lucrecia era bien conocida en el Siglo de Oro y se recordaba como modelo de comportamiento femenino, de manera que era considerada la mujer casta por antonomasia. De esta forma no sólo era citada de manera casi ineludible en todos los repertorios de mujeres ilustres, sino que su nombre se utilizaba prácticamente como sinónimo de castidad. Pero, al mismo tiempo, su actitud no siempre despertó simpatías entre los moralistas, algunos de los cuales criticaron su decisión de dejarse forzar para evitar la infamia en lugar de defender su honra. Por otra parte, también rechazaron su suicidio, siguiendo la doctrina cristiana […] en el pensamiento del siglo xvi Lucrecia era considerada una mujer ejemplar, aunque no de forma unánime» (Martín Romero, 2010, p. 105).

161 permito: «consentir, convenir o tolerar alguna cosa» (Aut.).

162 entregándoos [...] concede: crítica encubierta de Francisco de la Reguera hacia el gobierno flojo y falto de voluntad del rey Felipe IV, amante de las fiestas, del teatro y de las cacerías, y la entrega total del mando de la nación en manos del valido conde-duque de Olivares.

163 Tachón en medio de la palabra hospedaje.

164 Faco: Francisco de la Reguera, o el copista, escribe mal el nombre de Éaco.

165 capital: «algunas veces se toma por lo mismo que mortal» (Aut.).

166 Tachón; apostilla al margen izquierdo: «ser».

167 empleos: «entre los galanes, la dama a quien uno sirve y galantea» (Aut.).

168 libertad: «se toma muchas veces por la licencia exorbitante, desenvoltura y desvergüenza de los que abusan de la verdadera libertad» (Aut.).

169 Tachón.

170 habitaçión: «el lugar o casa donde se mora o vive» (Aut.).

171 tan: palabra añadida, entre líneas, posteriormente, y apostilla al margen izquierdo: «tan».

172 se alzasen: «alzarse con algo, lo mismo que tomar o quitar alguna cosa, quedándose con ella sin acción ni derecho» (Aut.).

173 agriura: no he conseguido documentar dicho vocablo, proveniente de «agrura» más la analogía con el sustantivo «agrio»; «la especie o género que tiene en sí la calidad o porción de cosa agria, como de ordinario la tienen todas las plantas de cidras, limones y naranjas» (Aut., s.v. agrura).

174 manual: «significa asimismo casero y de muy fácil ejecución» (Aut.).

175 supuestos: por «fingidos, falsos», «vale también fingir alguna cosa» (Aut.).

176 Tachón.

177 y publicase los edictos referidos: añadido, al margen izquierdo, posteriormente.

178 pastillas: «pedazo de masa o confección de materias aromáticas que, quemadas, sirven de perfume oloroso» (Aut., s.v. pastilla de olor).

179 caloma: «cierto canto y tono que hacen los marineros, cuando tiran de algún cabo o cosa que se requiere tirar muchos juntos a una, y con este clamor se aúnan para el punto de aplicar la fuerza, y se animan unos a otros» (Aut.).

180 satisfaçión: «se toma también por la razón, acción o modo con que se sosiega y responde enteramente a alguna queja, sentimiento o razón contraria» (Aut.).

181 preseas: «joyas y cosas preciadas» (Cov.).

182 desconozca: «se toma también por ignorar enteramente alguna cosa» (Aut.).

183 que: añadido, al margen derecho, posteriormente.

184 recordado: «metafóricamente vale despertar al que está dormido; en este sentido se usa muchas veces como verbo neutro» (Aut.).

185 Tachón.

186 que toda era de vidro […] en la isla de Quío: no he conseguido documentar dicha información.

187 almuhadones: por «almohadones», con cambio de timbre vocálico.

188 Tachón.

189 riyó: en el español clásico es frecuente la disolución ciática de los diptongos mediante -y- y palatalización, como en oyo por oigo, riyo por río, cayo por caigo, trayo por traigo; «En el Toledano, hay trayo, trayeron, que pueden estar motivadas por el presente de indicativo trayo y las demás formas débiles que empiezan por tray-» (Alvar-Pottier, 1993, p. 263).

190 obstinados: «vale también dureza o tenacidad de las cosas, con que resisten a la actividad del agente» (Aut., s.v. obstinación).

191 Tachón.

192 Restauro la a embebida; que, aquellos en el manuscrito.

193 ocasionando: «se toma asimismo por mover o excitar» (Aut.).

194 Tachón.

195 Tiquépolis: la «Ciudad de la Suerte»; palabra compuesta por los vocablos griegos tuvch (suerte) + povli~ (ciudad).

Inicio de página

Para citar este artículo

Referencia en papel

Teodora Grigoriadu, « Libro terzero de las Historias Verdaderas de Luciano, escritas en lengua castellana por don Francisco de la Reguera, natural de Valladolid: estudio y edición de la única continuación literaria de Luciano de Samósata en el Siglo de Oro », Criticón, 113 | 2011, 119-151.

Referencia electrónica

Teodora Grigoriadu, « Libro terzero de las Historias Verdaderas de Luciano, escritas en lengua castellana por don Francisco de la Reguera, natural de Valladolid: estudio y edición de la única continuación literaria de Luciano de Samósata en el Siglo de Oro », Criticón [En línea], 113 | 2011, Publicado el 21 junio 2016, consultado el 19 octubre 2017. URL : http://criticon.revues.org/2356 ; DOI : 10.4000/criticon.2356

Inicio de página

Autor

Teodora Grigoriadu

Universidad Complutense de Madrid

Inicio de página
  • Logo Presses universitaires du Midi
  • Logo ENS de Lyon
  • Logo IHRIM - Institut d'Histoire des Représentations et des Idées dans la Modernité
  • Logo Labex COMOD - Université de Lyon
  • Logo Instituto Cervantes
  • Revues.org