Navegación – Mapa del sitio
Reseñas

«Alonso Fernández de Avellaneda», Segundo tomo del ingenioso hidalgo Don Quijote de la Mancha

Edición, estudio y notas de Luis Gómez Canseco. Madrid, Real Academia Española/ Centro para la Edición de Clásicos Españoles, 2014, 651 p.
Jean Canavaggio
p. 217-218
Referencia(s):

«Alonso Fernández de Avellaneda», Segundo tomo del ingenioso hidalgo Don Quijote de la Mancha. Edición, estudio y notas de Luis Gómez Canseco. Madrid, Real Academia Española/ Centro para la Edición de Clásicos Españoles, 2014, 651 p. (ISBN 10: 84-617-2153-5; ISBN 13: 978-84-617-2153-5; Anejos de la Biblioteca Clásica de la Real Academia Española.)

Texto completo

1Alonso Fernández de Avellaneda no debe su fama póstuma a la continuación apócrifa que dio en 1614 al Quijote de 1605. Se la debe a Cervantes, quien, en aquel momento, estaba redactando la Segunda Parte auténtica. Publicada a su vez un año después, esta fue la mejor respuesta que podía esperar el impostor, quedando así inmortalizada su falsificación. Un siglo después, en Francia, Lesage la tradujo libremente con el propósito de rehabilitarla y, con ella, a su autor. La posteridad no ha ratificado este intento, de modo que el Quijote apócrifo sigue considerado, hoy en día, un caso significativo de piratería literaria. No obstante, se han publicado en España, desde el siglo xviii, más de veinte ediciones del libro, de las cuales nada menos que siete han aparecido desde el año 2000. Este renovado interés, cabe decirlo, no se explica por el valor literario de la representación que nos ofrece de los protagonistas, convertidos, el uno en monigote, el otro en bufón. Extraños al mundo en el que se mueven, reproducen de forma incansable, con una regularidad mecánica, los mismos comportamientos estereotipados, como si Avellaneda hubiera querido envolverlos en la aversión que dice sentir por los libros de caballerías. Su trato aparente no es más que un diálogo de sordos, un perpetuo vaivén entre dos soliloquios redundantes y verbosos. En definitiva, el principal mérito de este libro consiste en ser la perfecta contrafigura de una obra maestra.

2En realidad, hasta una fecha reciente, la atención de los editores se ha centrado más bien en la identidad del misterioso Avellaneda. Disimulados bajo ese seudónimo, se ha creído encontrar hasta cuarenta personajes de toda condición hombres de letras, entre ellos Mateo Alemán, Bartolomé Leonardo de Argensola, Guillén de Castro, Pedro Liñán de Riaza, Ginés Pérez de Hita, Tirso de Molina, Suárez de Figueroa y, por supuesto, Lope de Vega, quien, de hecho, bien pudo haber escrito el prólogo; un gran señor, amigo y protector de Lope, el duque de Sessa; un dominico, Juan Blanco de Paz, cuyas calumnias había soportado Miguel en Argel; otro dominico, fray Luis de Aliaga, el confesor mismo del rey Felipe III. Hace un cuarto de siglo, Martín de Riquer pensó que podría tratarse de Jerónimo de Pasamonte, el soldado-escritor que inspiró a Cervantes el personaje del galeote Ginés. Habría puesto su pluma al servicio de Lope, contribuyendo de esta forma a complicar un poco más la historia bastante enmarañada de las desavenencias entre los dos escritores. La hipótesis es interesante, pero, a falta de argumentos realmente probatorios, no es más que una hipótesis. Luis Gómez Canseco, a quien debemos, además de una primera edición del Quijote apócrifo, publicada en 2000, varios estudios complementarios, no ha encontrado la salida de este laberinto, y lo reconoce paladinamente, poniendo el nombre de Avellaneda entre comillas. Pero las páginas que dedica a este intrincado problema constituyen el mejor estado de la cuestión. Además, en vez de enfrascarse en un debate para eruditos, prefiere entresacar de la obra los datos que le permiten bosquejar, a manera de retrato-robot, un «Avellaneda según Avellaneda», que resulta especialmente llamativo, puesto que nos formamos así una idea de las lecturas, las creencias y las convicciones del falsario. El capítulo siguiente —«Un libro de entretenimiento»— nos ofrece, sucesivamente, un recorrido por el apócrifo en tanto que imitación del primer Quijote, un ponderado análisis de su disposición y escritura y, finalmente, un fino estudio de la adulteración de los personajes creados por Cervantes. Concluye la introducción un riguroso examen del texto y de su transmisión, a partir del cual se exponen los criterios editoriales elegidos por el editor.

3La edición propiamente dicha es el fruto de una labor ejemplar, tanto en el establecimiento del texto, como en las notas y el aparato crítico. Cuatro anejos nos proporcionan informaciones útiles sobre diferentes aspectos relacionados con la obra: el Quijote de 1615 en tanto que respuesta al apócrifo, la geografía del «otro» Quijote (a cargo de Alfonso Doctor Cabrera), las traducciones del mismo y sus ilustraciones. El interés suscitado por Avellaneda y su libro durante cuatro siglos queda confirmado por una bibliografía exhaustiva. Por todas estas razones, debemos agradecer a Luis Gómez Canseco no solo un estudio introductivo que se lee con gusto y provecho, sino también una contribución de primer orden a la conmemoración del cuarto centenario.

Inicio de página

Para citar este artículo

Referencia en papel

Jean Canavaggio, « «Alonso Fernández de Avellaneda», Segundo tomo del ingenioso hidalgo Don Quijote de la Mancha », Criticón, 124 | 2015, 217-218.

Referencia electrónica

Jean Canavaggio, « «Alonso Fernández de Avellaneda», Segundo tomo del ingenioso hidalgo Don Quijote de la Mancha », Criticón [En línea], 124 | 2015, Publicado el 28 agosto 2015, consultado el 29 mayo 2017. URL : http://criticon.revues.org/2061

Inicio de página

Autor

Jean Canavaggio

Université de Paris Ouest Nanterre-La Défense

Artículos del mismo autor

Inicio de página
  • Logo Presses universitaires du Midi
  • Logo ENS de Lyon
  • Logo IHRIM - Institut d'Histoire des Représentations et des Idées dans la Modernité
  • Logo Labex COMOD - Université de Lyon
  • Logo Instituto Cervantes
  • Revues.org