Navegación – Mapa del sitio
Artículos

La figura del orador cristiano en el Perfecto predicador (1612) de Bartolomé Jiménez Patón

Jaume Garau
p. 137-152

Resúmenes

Bartolomé Jiménez Patón publicó en 1612 el Perfecto predicador, obra en la que se adentra en cómo debe ser el predicador perfecto, desde el punto de vista de la ejemplaridad que debe adornar su figura. A diferencia de las preceptivas anteriores, en las que el autor se centraba en la retórica con el fin de aconsejar la buena redacción de un sermón, en esta Patón se ocupa de describir al orador modélico, en la línea de las disposiciones conciliares tridentinas y en la defensa apasionada de la ortodoxia católica. Además, el humanista aborda aspectos fundamentales de la controversia religiosa de su tiempo, relativos al debate sacramental, la Tradición apostólica y una concepción cuasi sacramental del ministerio de la palabra.

Inicio de página

Dedicatoria

A la memoria de Francis Cerdan (1935-2014), maestro y amigo

Notas del autor

Este estudio se ha escrito en el marco del proyecto «Edición crítica y estudio de los Comentarios de erudición (1621), y de otros textos inéditos, del Maestro Bartolomé Jiménez Patón (1569-1640) II» (FFI2011-22906), financiado por la Dirección General de Investigación y Gestión del Plan Nacional de I+D+i del Ministerio de Ciencia e Innovación.

Texto completo

  • 1 Quilis y Rozas 1965, pp. xix-lxx.
  • 2 Hay edición moderna de Casas, 1980; Marras, 1987 y Martín, 1993.

1Hasta hace pocos años, la producción del gramático y humanista Bartolomé Jiménez Patón (1569-1640) era tenida en cuenta por su singular aportación a la gramática, especialmente por sus Instituciones de la gramática española1, o a la retórica, en particular por la estimada como su obra máxima, la Elocuencia española en arte2. No obstante, no hay que olvidar que el maestro escribió otros muchos textos que evidencian su dilatada labor intelectual, a la que dedicó buena parte de su vida y que, en rigor, debemos considerar como una extensión de su intensa dedicación a la docencia al frente de las diversas cátedras que ocupó, principalmente la que regentaba en Villanueva de los Infantes.

  • 3 Patón, Discurso en favor del santo y loable estatuto de la limpieza, 1638. Sobre este discurso ver (...)
  • 4 Patón, Reforma de trajes. Doctrina de fray Hernando de Talavera, primer arzobispo de Granada, 1638. (...)
  • 5 Jiménez Patón, Discurso de los tufos, copetes y calvas, 1639. También recientemente editado y estud (...)
  • 6 Patón, Decente colocación de la Santa Cruz, 1635. Sobre este y el Discurso en favor del santo y loa (...)
  • 7 Beardsley, 1986, pp. Estamos preparando una edición crítica de todas estas declaraciones magistrale (...)

2El gramático escribió, además de estos importantes libros, diversos discursos en los que refleja sus puntos de vista sobre algunos aspectos de la sociedad de su tiempo, y en los que imprime su visión de la moral cristiana, propia de muchos de los humanistas de la Contrarreforma. La mayoría de los temas que trata en estos memoriales sorprenden al lector de hoy, dada su lejanía con la mentalidad de aquel tiempo. Así, escribió sobre los estatutos de limpieza de sangre3, sobre el valor moral del vestido4, sobre la costumbre del uso de los tufos y las guedejas, donde se muestra un fustigador de las modas contemporáneas5 o, incluso en evidente muestra del celo que siempre atestiguó en su preocupación por todo lo relativo al cristianismo —no debemos olvidar que era notario del Santo Oficio-, sobre cómo colocar decentemente la Santa Cruz6, entre otros discursos. También Patón escribió una veintena de declaraciones magistrales, algunas estudiadas por T. Beardsley7.

  • 8 Patón, Comentarios de erudición («Libro decimosexto»).
  • 9 Garau, 1993; Madroñal, 1993.

3Buena parte de su producción se daba por perdida aunque en los últimos tiempos se ha recuperado parte de su obra completa, recopilada en ocho tomos que, a cinco libros cada uno, alcanzara un total de cuarenta y que Patón había titulado Comentarios de erudición. Concretamente se ha localizado el tomo cuarto, que comprende los libros decimosexto al vigésimo. Actualmente estos libros se hallan en vías de publicación a cargo de los investigadores, Carmen Bosch, Jaume Garau, Abraham Madroñal y Juan Miguel Monterrubio. Dichos estudiosos, en el año 2010, publicaron el «Libro decimosexto»8. Del mismo modo, acaba de publicarse en edición crítica otro libro del humanista que permanecía completamente desconocido hasta el momento en el que se dio a conocer9: El virtuoso discreto, primera y segunda parte, editado en 2014 por Jaume Garau y Carmen Bosch.

Vida y fe cristiana

  • 10 Garau, 2012a.
  • 11 Puede consultarse, en tanto que resumen de aportaciones anteriores, de Madroñal, 2009a, pp. 17-29.

4La historia de la vida de Patón aparece marcada por su religiosidad y ortodoxia10, evidenciada en todas sus obras, y atestigua a un intelectual profundamente imbuido de un alto sentido de la fe cristiana, en la línea de los humanistas de la Contrarreforma. Entre los rasgos más destacados de su biografía, hay que señalar que estudió en la Universidad de Baeza, obteniendo el grado de bachiller en Artes en 1592. En su juventud, parecía ir encaminado a su consagración a la Iglesia: así se había ordenado de corona en 1588 y de grados en 1593 en la Corte, como demostró Madroñal11. De su afición al teatro, tenemos constancia por la escritura de varias comedias hoy perdidas. Sabemos también, gracias al estudioso citado, que se levantaron en su contra diversos informes negativos en 1596, determinantes para que no pudiera recibir el sacramento del orden, al que aspiraba. Estos informes denunciaban su afición al teatro y el trato frecuente con los cómicos. De hecho, la lectura de muchas de sus obras revela al clérigo frustrado por no alcanzar el presbiterado. Años después, sin concluir sus estudios de Teología, se graduó de licenciado y maestro en Artes por el Colegio de Santiago, de la Universidad de Salamanca, donde siguió las clases de un gramático tan relevante como fue Francisco Sánchez de la Brozas, el Brocense. Diversos nombramientos premian sus actividades en estos años: en 1612 es Notario Apostólico de la Curia Romana y notario del Santo Oficio de la Inquisición de Murcia; cuatro años después, ostenta el título de correo mayor del Campo de Montiel.

El Perfecto predicador

  • 12 Madroñal, 2009a, pp. 157-169 y pp. 191-276 (ed.). Citaremos por esta edición. Hay artículo-reseña n (...)
  • 13 «Capítulo de una de las cartas de Lope de Vega Carpio, al maestro Bartolomé Jiménez Patón», en Madr (...)
  • 14 Madroñal, 2009a, pp. 141-172.
  • 15 Editada por Madroñal en algunas de sus partes, 2009a, pp. 313-360.

5Esta obra de 1612 ha sido estudiada y editada modernamente por Abraham Madroñal hace pocos años12. Gracias a su estudio, sabemos que la obra no gozó de gran éxito ya que no fue reimpresa, ni fue incluida por el maestro en el Mercurius Trimegistus, sive de triplici eloquentia sacra, española, romana (1621), pese a las alabanzas de su amigo Lope de Vega, en uno de los textos panegíricos que cierran el libro13. Indica Madroñal14 que la redacción de esta obra se debe entender en el contexto de la crítica de Patón al modo en el que se enseñaban en su tiempo las artes liberales. Así, se empezaba por la Retórica, después seguía la Dialéctica, para continuar con la Gramática. El humanista propone la inversión de este orden, y contempla la Oratoria como la disciplina que ocupa el más alto lugar en la monarquía de las ciencias, al incluirlas a todas. Este hecho explicaría la redacción de diversos libros como la Elocuencia española en arte (1604, 1621), al tiempo que redactaba una dialéctica —el Instrumento necesario para escribir todas la ciencias y artes15 (c. 1604)—, una gramática —las Instituciones de gramática española [1614]— y un manual de oratoria, que es el Perfecto predicador (1612) que nos ocupa, estableciendo con estas obras la consecución de un sistema armónico. De este modo, con el Perfecto predicador y al igual que en estos libros, Patón aspiraba a convertir la oratoria en arte mediante su exposición en lengua española, a lo que responde de hecho la publicación conjunta de la «Apología orada en público concurso, en prueba de que conviene que se escriban estos y otros libros de cualquier facultad en nuestra lengua vulgar española», que se ofrece a modo de apéndice del libro y donde Patón, siguiendo la línea del Brocense y Pedro Simón Abril, defiende el uso científico de la lengua española, sin que ello suponga cuestionar el latín en la formación intelectual, como era común en su tiempo.

  • 16 Apuntada en parte por G. C. Marras en su edición (Patón, Elocuencia española en arte, pp. 24-25).
  • 17 II Tim. 4, 2-5.
  • 18 Citado por Madroñal, 2009a, p. 161.

6Con la redacción del Perfecto predicador, el maestro pretende superar la dicotomía entre el mero retórico y el auténtico “orador”16, es decir, el “predicador perfecto” es aquel que cumple con esta parte fundamental del ministerio cristiano, según encarece el Apóstol17, y en cuya figura deberían confluir multitud de saberes hasta el punto de ser «universal y docto en cualquier ciencia», como había manifestado en su Elocuencia española en arte18.

7En las preceptivas anteriores, singularmente en Los seis libros de la retórica eclesiástica o de la manera de predicar (1571) de Luis de Granada, se centraba el autor en elaborar una serie de normas sobre el modo de redactar correctamente un sermón, sin olvidar la naturaleza eminentemente oral del género que reclamaba una serie de orientaciones sobre aspectos de orden extratextual, como la gesticulación o la manera correcta de modular la voz del predicador. Primaba, pues, el tratamiento de la retórica y de la preceptiva sobre aquellos aspectos que conformaban el ser constitutivo del predicador, fundamentalmente sobre las virtudes cristianas que debían distinguirle en tanto que portador de la lengua de Dios, como se entendía entonces.

  • 19 «El segundo modo es tomando alguna autoridad de la sagrada Escritura por tema, como se hace en las (...)
  • 20 Herrero, 1942.

8En cambio, Patón, de los dieciséis capítulos de los que consta su libro, únicamente dedica el catorce a estudiar el desarrollo correcto del sermón. Sabemos que el gramático era enemigo de todo tipo de novedades, al igual que su amigo Quevedo. Por esta razón, denuncia cualquier atisbo de innovación estilística, tanto en la poesía (recordemos que pasa por ser el inventor del término culteranismo por evidente analogía con luteranismo y con un claro matiz despectivo) como en la prosa. Cuando escribe su tratado, Patón tiene en mente la predicación clasicista cultivada durante el reinado de Felipe II, con sus correspondientes retóricas cristianas, muy especialmente la ya citada de Luis de Granada, que podríamos calificar de intemporal. De hecho, menciona en el libro los sermones de honras predicados por el alma de Felipe II19. Presenta, pues, una visión de la predicación de finales del siglo xvi, más cercana en el tiempo al Concilio de Trento. Es testigo también de la primera mitad de la llamada «Edad de Oro» o «Época segunda», si seguimos la periodización de Miguel Herrero20, es decir, asiste a la predicación que ocupa los últimos años del Rey Prudente y primeros años del reinado del Rey Piadoso, hasta la aparición en el púlpito de fray Hortensio Félix Paravicino, precisamente el mismo año de la impresión del Perfecto predicador, en 1612. Es fruto pues, del espíritu de Trento, en tanto que estima como necesario para preservar la ortodoxia, en cuya defensa siempre se mostró particularmente preocupado, dotar al clero de la formación adecuada en Sagrada Escritura y en predicación, además de la necesaria ejemplaridad que estima que es consustancial a la figura del predicador. De ahí que describa a un orador modélico al que avisa de los defectos de los que debe huir, de la vida que debe llevar, de las limosnas que lícitamente puede percibir… Se advierte en este libro al Patón de la última etapa que notamos a partir de El virtuoso discreto (c. 1629-1631) y hasta su muerte, en 1640.

  • 21 Comentarios de erudición, f. 157.

9La presencia del Concilio en la obra del maestro es constante al punto de llegar a afirmar que el conocimiento del latín lo concibe, además de como la lengua de cultura por excelencia, como el idioma en el que leer la Vulgata, y «particularmente para entender este sagrado Concilio de Trento», según escribe en el manuscrito rescatado de los Comentarios de erudición que estamos publicando21. En esta misma obra, resume en qué consistió este concilio ecuménico:

  • 22 Comentarios de erudición, f. 154v.

Hízose contra los yerros de Martín Lutero y otros herejes. Declaráronse en él muchas cosas de dotrina de fe acerca de los que se han de tener por libros católicos y canónicos, y acerca del pecado original, de la justificación del pecador, de los siete sacramentos, del sacrificio de la misa, del comulgar bajo de ambas especies, de las indulgencias, del purgatorio, de la invocación y veneración de las imagines y reliquias de los santos. Deshizo y anuló los matrimonios clandestinos, y finalmente determinó, estableció, declaró, reformó muchas otras cosas que en el proceso de su declaración y leción se irán viendo, como es la residencia de los prelados en sus iglesias, de la incompatibilidad de muchos beneficios.
Condena a todos herejes y sus herejías por ciento y veinte y seis cánones bajo de anatema. Tiene veinte y cinco sesiones. Duró diez y ocho años menos nueve días, porque se comenzó a catorce de diciembre de 1545 años y se acabó cuatro de diciembre de 1563 años
22.

  • 23 Sobre estos aspectos ver Madroñal, 2009b y Garau, 2014.

10Un poco más adelante, en este mismo libro, manifiesta su propósito de explicar a sus alumnos el contenido del Concilio, si el tiempo del curso se lo permite y el conocimiento del latín de sus estudiantes es suficiente. Debemos entender esta visión de la docencia de nuestro maestro en el contexto propio de la Contrarreforma, y en el sentido de la imposibilidad de desligar el aprendizaje de la moralidad y la doctrina cristianas, de los conocimientos23:

  • 24 Comentarios de erudición, f. 155v.

Porque cuando vengamos a acabar la explicación [del Concilio] (dándonos Dios vida para ello) no será posible que todos lleguen a verlo —porque pide mucho tiempo y todos, acabados sus cursos, se van a sus casas—, me pareció cosa conveniente dar unas reglas de advertencias para que con su luz y algún cuidado, por sí puedan entenderle con alguna facilidad, cada uno más y menos conforme su talento y capacidad.
Y la primera es que es necesario ser más que mediano latino el que quiera en él estudiar; porque su latín es elegante, tiene períodos largos rodados con muchos hiperbatones, guardando en los más a emulación de Cicerón los verbos con el fin de período y cláusula
24.

  • 25 Sobre las disposiciones del Concilio de Trento en relación a la predicación, es fundamental la obra (...)

11Jiménez Patón manifiesta en diversos lugares del Perfecto predicador su adecuación a la doctrina tridentina en materia de predicación25, particularmente en torno a las disposiciones relativas a la figura del orador sagrado, en tanto que clérigo, especialmente como reacción del Concilio a la concepción de Lutero, y otros reformadores, del sacerdocio universal, según el cual todo bautizado es sacerdote y, a su vez, esta condición se halla íntimamente unida al ejercicio del ministerio de la palabra. En efecto, Lutero afirma que el que no predica no es sacerdote. No acepta el carácter ontológico del sacerdocio y lo traslada al plano fenomenológico por el hecho de concebir el sacerdocio como una mera función, la de predicar, condicionado por el tiempo concreto de ese ministerio. Por el contrario, en el catolicismo y en virtud del sacramento del orden, se es sacerdote in aeternum. De ahí que se considere que el sacramento imprime carácter, al igual que el sacramento del bautismo y el de la confirmación. No se trata, en definitiva, de un simple oficio como defiende el Reformador.

  • 26 Byrne, 1975, pp. 147-149.

12Es precisamente en virtud de ese “carácter” que imprime el sacramento del orden por lo que se exige en el clérigo la ejemplaridad que hemos apuntado en líneas anteriores. De modo y manera que hay que relacionar este requisito, vinculado al predicador, como una reacción a las múltiples críticas protestantes sobre el monacato y contra quienes han recibido el sacramento del orden en general. Ello no es gratuito ya que responde a la oposición entre dos conceptos distintos de la Iglesia: por una parte, la Iglesia como comunidad visible, jerarquizada bajo el primado del papa, sus obispos y sacerdotes, al modo en que se entiende en la Iglesia católica; y, por otra parte, la Iglesia como una comunidad invisible, espiritual y cuya única visibilidad puede ser percibida por el propio Dios, tal como se percibe desde el protestantismo. Por esta razón, entre las disposiciones del Concilio se incide mucho en el deber de predicar con el ejemplo26.

  • 27 Byrne, 1975, p. 22. En esta misma obra, Byrne se refiere el caso del sermón que pronunció un predic (...)

13Trento refuerza el ministerio de la palabra al entender que la enseñanza que comporta la predicación compete en primer lugar a los obispos, a los que se obliga a residir en su diócesis, a diferencia de la época anterior, precisamente para ocuparse de la predicación ayudados por sus colaboradores, los presbíteros y diáconos, si bien es cierto que excepcionalmente se admitía la posibilidad de que ejerciera también este ministerio un laico con suficiente preparación27, aunque en la práctica esta posibilidad fuera rara, especialmente por los peligros que entrañaba de extensión de la herejía protestante. A partir de Trento, se aceptará que el sacerdote tiene el deber de predicar, acabando con ello con la situación anterior al Concilio, muy acentuada en la baja Edad Media, en que buena parte del clero era incapaz de predicar debido a su ignorancia y de la que se hará eco la crítica de inspiración erasmista.

Cómo debe ser el predicador

14En la dedicatoria del Perfecto predicador, Jiménez Patón resalta en el oficio del predicador su capacidad para enmendar los vicios y mover a la virtud de los fieles, además de la exigencia de su formación y habilidad en el uso de la palabra, aunque destaca especialmente su ejemplaridad:

El oficio de orador cristiano es decir con aptitud para persuadir las almas de los fieles, y el fin movellas a detestación de los vicios y afición de las virtudes; y como de su definición se ha colegido, la principal parte della es que el orador sea un varón bonísimo, entiende [sic] en vida y costumbres, y la otra que sea docto y diestro en hablar; luego el que le ha de instituir [‘instruir’] no solo ha de tratar del ornato del decir, sino también de las virtudes en que particularmente ha de florecer (p. 197).

15En otro lugar, y no sin gracejo, advierte que los predicadores son «guardas y atalayas, no para que den humazos de mal ejemplo, sino luz de buena doctrina y obras» (p. 213). El propósito de su libro —nos dice Patón— no es describir cómo son los que ejercen el ministerio de la palabra, sino redactar un prontuario para que los que lo leyeren vean mediante los consejos que allí se exponen y las carencias que deben suplir: «yo no escribo cómo son los predicadores, sino cómo deben ser, y el que de estos requisitos tuviere algunos, procure adquirir los que le faltan» (p. 267).

  • 28 Sesión sexta (13 de enero de 1547), Decreto sobre la justificación. Ver Denzinger-Hünermann, 2006, (...)
  • 29 En El virtuoso discreto se reafirmará en su defensa de las obras y, especialmente, en la necesidad (...)

16La idea del predicador modélico la reitera en multitud de ocasiones a lo largo del libro, llegando a dedicarle todo un capítulo, el segundo «De la bondad de vida y buen ejemplo que es necesaria en el predicador» (pp. 210-212). Patón defiende que el predicador debe enraizar la fe en las obras; con ello no hace sino seguir el decreto más importante de todo el Concilio, como es el Decreto de la justificación28, donde se otorga una gran importancia a las obras, y es a ese decreto central en el Concilio de Trento al que se subordina, en buena medida, la interpretación del maestro tanto en lo que atañe a la invocación de autoridades, como a su propia interpretación de la ortodoxia católica. En esta línea, hay que tener en cuenta que el predicador debe adecuarse al magisterio de la Iglesia y en modo alguno debe seguir el principio luterano del sacerdocio universal, en la medida que su interpretación de las Sagradas Escrituras no puede ser libre sino ajustada al magisterio pontificio29:

lo cual parece que comenta —escribe— san Jerónimo, aunque sobre el Levítico, diciendo: «Si alguno quiere ser pontífice imite a Moisés, no tanto en el nombre como en los méritos de las obras […]». […] Que estos dos oficios ha de tener el predicador: deprender leyendo las Escrituras Sagradas meditándolas y después comunicándolas a el pueblo. Y advierta que no ha de enseñar cosas de su albedrío, sino las deprendidas de Dios, el cual, cuando hecho hombre, predicó en el mundo: primero obraba que enseñaba, y así decía que le mirasen a las manos, que sus obras decían quién Él era, y quiere que también digan quién es el predicador, para que viendo sus buenas obras alaben a Dios. Y esto decía aquella letra en el sacerdotal vestido de la ley antigua: Doctrina y Verdad, que es decir que el predicador lo que tuviere en la boca ha de tener en el corazón: decir bien, sentir y obrar mejor (p. 211).

17En su figura, la caridad, en un texto de evidente inspiración paulina (1 Cor. 13, 1-2), debe presidir sus actuaciones:

Es menester tenga el gobierno, compostura y concierto de la caridad, porque en faltando esta, aunque hablen con lenguas de todos los hombres y tengan ciencia de serafines y fe que traspasen los montes, son como un cencerro destemplado, son nada, dice san Pablo (p. 215).

18Y continúa en este mismo lugar parafraseando a fray Luis de León en De los nombres de Cristo, al reafirmarse en la importancia para el cristiano de la caridad. Cristo, para fray Luis es “monte” sobre el que se debe hallar el púlpito en el que el predicador ejerce el ministerio de la palabra, fundamentado en la doctrina de Cristo:

Mas teniendo caridad, predicando paz y obrándola, son hermosos los pies de el predicador, puestos sobre el monte de el púlpito, sobre el monte Cristo, que es el principal sujeto de la predicación, camino, luz, verdad y vida, por quien habemos de tener la eterna (p. 215).

19Un aspecto importante es el relativo a los emolumentos que puede lícitamente percibir el predicador, hasta tal punto que dedica el capítulo octavo precisamente a tratar este asunto, relacionado con las disposiciones conciliares. En efecto, Patón admite que Cristo, cuando envió a sus apóstoles a difundir el Evangelio por el mundo, les mandó que viviesen de limosnas. No obstante, y de acuerdo con el Concilio de Trento, es justificable que perciban algún tipo de asignación por la labor que desarrollan, ya que «quien al altar sirve es bien coma de lo que el altar ofrece» (p. 233). Por extensión, la predicación reclama para el sustento del ministro la percepción de limosnas, ya que el ejercicio del ministerio se considera siempre desde la gratuidad:

Decir misa es una acción sacra tan sublime y excelente que excede todo el oro de mil mundos, por quien no se permite recibir ni ofrecer precio ninguno, ni se puede dar tal que iguale su ser y estimación. Siempre se dice misa gratis de ambas partes, de él que la pide y de él que la celebra, limosna es y sustento de el ministro, no precio (p. 233).

20El carácter modélico con que el predicador debe revestir su figura se fundamenta en Cristo, considerado como el predicador más perfecto en una sucesión de grandes oradores. Remonta el humanista al Antiguo Testamento la génesis y evolución del predicador hasta alcanzar su máxima representación en el propio Cristo quien, a su vez, encomendó a los apóstoles la predicación del Evangelio por toda la tierra. Del mismo modo, san Pablo es «por excelencia predicador y dotor de las gentes» (p. 216). Con estos juicios Patón se muestra en consonancia con el pensamiento cristiano del Renacimiento, en el que tanto católicos como reformados reivindican la interpretación correcta de san Pablo.

21Admira Patón la labor oratoria del Apóstol de las Gentes al punto de presentarlo como una de las figuras máximas de este arte, y precisa: «me atrevería a hacer toda una arte retórica ejemplificada en tropos y figuras y toda exornación y color retórico en solas las obras de san Pablo, por habellas considerado con atención» (ibid.). Cree el maestro que Pablo de Tarso escribía sus discursos sin poner en ello demasiada atención, porque, de hacerlo —enfatiza—, habría superado nada menos que a Demóstenes y a Cicerón. San Pablo es, después de Cristo, el predicador más perfecto.

22No menos importante es cómo presenta el gramático las disposiciones tridentinas que obligan a la residencia de los obispos con el fin de combatir la ignorancia del pueblo, y preservarlo a su vez de los avances del protestantismo, mediante la predicación y la catequesis. El predicador, pues, debe obediencia a su superior eclesiástico y debe ser autorizado por él para ejercer el ministerio de la palabra. De ahí que explique el sentido etimológico de la voz obispo y cuanto acabamos de enunciar:

  • 30 Se refiere a Santo Tomás. La aclaración es nuestra.

obispo quiere decir ‘atalaya’ y, como queda dicho, el predicador hace este oficio según Ezequiel; luego ser el obispo predicador propio oficio es suyo, como también parece de muchos lugares de concilios, principalmente el de Trento. […] Con lo cual también concuerda la dotrina de el mismo dotor30, que afirma que no puede predicar sino el mismo prelado u otro con su licencia (p. 217).

23Late en esas consideraciones el Patón notario del Santo Oficio muy preocupado por preservar la unidad de la fe acosada por la herejía. La predicación debe ser en lugares adecuados, preferiblemente en el templo, y hay que perseguir, como nos dice, «los sermones ocultos, que por tal camino comienzan los de los herejes» (p. 227). Del mismo modo, repite «que no se ha de predicar en secreto en algunas casas particulares, porque no nazca sospecha de dotrina herética» (p. 246).

24Al ejercer el ministerio de la palabra, el predicador debe ser veraz y fundamentar sus sermones en la Sagrada Escritura que, a diferencia de los textos de los gentiles, no contienen falsedad alguna: «Usará de la Sagrada Escritura, la cual siempre es verdadera en todas sus partes, que las dotrinas de los filósofos gentiles tienen con las verdades mezcladas mil mentiras» (p. 235).

25De la misma manera, no debe el predicador comentar milagros «que no estén muy autorizados» (p. 244), en un reflejo de su subordinación a la doctrina oficial de la Iglesia a la que sigue apasionadamente nuestro gramático. Tampoco debe anunciar, cual nuevo profeta, bienes o males venideros ni la venida del Anticristo, como defiende en este mismo pasaje, ya que mantiene que «todos los que se atrevieron a hablar de esto con determinación salieron mentirosos».

26Los avisos se suceden en los capítulos que corren del noveno al undécimo. En unos, Patón arremete contra el predicador lisonjero que adula al pueblo «baptizando sus vicios con nombres de virtudes» (p. 238). En otros, un lugar importante lo ocupan sus advertencias contra las críticas al clero, en el marco de las que se lanzaban desde el protestantismo que negaba la justificación de su existencia a partir, sobre todo, de la concepción de una Iglesia no jerárquica. Trento, por el contrario, trata de reforzar su ejemplaridad y alejarlo cuanto sea posible del escándalo. Por ello, el humanista advierte que

el 4 defeto es que se guarde no de escandalizar el pueblo haciendo públicos los pecados de los prelados, porque tiene un no sé qué de enemistad el vulgo con gente religiosa que parece se huelgan, alegran y saborean en saber sus faltas para tener qué murmurarles y tener con qué disculpar sus muchos vicios (p. 240).

27Y eso que defiende Patón que se puede reprender la vida de los prelados, hablando en general y sin que pueda identificarse al sujeto de la amonestación. Es muy importante en este caso, según enfatiza, «ir con cuidado que no se diga cosa de donde se siga odio, pesadumbre de pendencia, riña, cisma o infidelidad» (p. 241). En este punto, «hase de templar lo que se dice, porque los siervos no pierdan el respeto al señor y haya pesadumbre entre ellos» (ibid).

28No faltan en estos consejos de Patón, aderezados de abundantes clásicos, especialmente cristianos, referencias a elementos costumbristas que forman parte de sus consideraciones acerca de la figura del predicador. Así, advierte de que hay que

procurar no tener emulaciones y vanas competencias con otros predicadores que asisten en la misma tierra. Vicio es muy pegajoso y que los de el pueblo, llevando y trayendo, suelen encender el fuego demasiado. […] Oyen aquí para decir allí y muchas veces dicen lo que no oyen, sino que tuercen y truecan las palabras (p. 241).

29Presente está también el Patón notario de la Inquisición en estas reflexiones sobre el orador sacro, al advertir de los yerros doctrinales que pudieran encubrir la herejía confundiendo al pueblo oyente y alejándolo de la ortodoxia. Pese a sus advertencias, el humanista señala la importancia de cerciorarse antes de caer en la denuncia. A buen seguro, que en su calidad de familiar de la Inquisición había asistido a muchos de estos errores lamentables:

Si oye decir que dijo algunos yerros contra la fe o contra las buenas costumbres, no lo crea de ligero si no lo oye con mucha certeza de personas fidedignas, y entonces corríjala fraternalmente, diciéndole que se retrate de aquella mala dotrina en el mismo lugar que la predicó; y si no lo quiere hacer, entonces debe predicar públicamente contra la tal dotrina y denuncialla a el Santo Oficio de la Inquisición, habiendo hecho lo que san Pablo hizo cuando reprehendió a san Pedro, porque con su disimulación parecía que quería judaizar (p. 242).

30No obstante, tales prevenciones solo deben aplicarse a todo cuanto afecta a la ortodoxia, y no a errores en saberes humanísticos que no afecten a ese conocimiento:

mas si no fue cosa peligrosa la que dijo, sino alguna autoridad o historia apócrifa o alguna necedad en historia o en filosofía que realmente no sea así, mas su verdad no es cosa de fe, no tiene necesidad de retratarse, según enseña santo Tomás en cierta epístola que escribe de cómo se han de evitar los escándalos (p. 242).

  • 31 Años después, Francisco Terrones del Caño, en su Instrucción de predicadores (1617), reproducirá id (...)

31Señala Patón la importancia que tiene el concepto actual de registro31 adaptado a los fieles que escuchan el sermón:

que haga distinción en el predicar según el auditorio que tuviere y según el tema que predicare, porque diferentemente se ha de predicar a cortesanos que [a] aldeanos. Un sermón es para gentes de escuelas y otro para gente de plaza; uno para religiosos y otro para seglares; diferentes cosas se dicen a mujeres que a hombres, a mercaderes que a soldados. Así que ha de mirar los estados y suertes de vida. (pp. 244-245).

  • 32 En 1638, en su Discurso en favor del santo y loable estatuto de la limpieza, propondrá la modificac (...)

32Al fustigar los vicios, el predicador debe evitar que, al describirlos, los “enseñe”, incitando al pecado. Aparece aquí el Patón que, a su condición de familiar del Santo Oficio, une su experiencia docente32:

Cuando han de predicar contra algún pecado torpe, usen de palabras honestas, como lo hace san Agustín en el sermón que hace contra la sodomía. No particularicen cosas de suerte que más sea incitar a vicios, o enseñarlos, que reprehenderlos (p. 245).

Controversia: tradición, sacramentos y concepción cuasi sacramental de la predicación

33Sabemos ya que Bartolomé Jiménez Patón era poco amigo de novedades. Entre otras razones, porque las nuevas interpretaciones de la doctrina católica podían afectar a la unidad de la fe en un tiempo en el que Europa se halla dividida entre la Iglesia católica, a la que el maestro estima como institución máxima, y los seguidores de la Reforma. De ahí su condena de cualquier novedad. La predicación no se constituye en absoluto en un ejemplo contrario a este principio que acabamos de mencionar:

ciertos predicadores modernos quisieron usar de novedades nunca oídas ni acostumbradas, de lo cual se siguieron muchos escándalos, porque los seguía el vulgo y dejaban a los que predicaban lo usado, de suerte que se perdía el fruto de la predicación (p. 247).

34Más adelante extiende el objeto de sus prevenciones contra «demasiadas curiosidades poéticas, filosóficas, metafísicas, historias paganas, gentílicas, infieles y otras cosas de esta suerte» (p. 247), para poco después advertir que «Guárdese también de no fiarse demasiado de su ingenio en el declarar las escrituras, principalmente en el sentido literal». Manifiestan todos estos fragmentos el temor del humanista ante la novedad, especialmente en lo teológico, como se ve en la última referencia a la explicación de las Sagradas Escrituras inspirada por el principio luterano de libre interpretación, fundamentado en el reconocimiento único de la revelación por las Sagradas Escrituras (según el lema Sola Scriptura) frente al reconocimiento de la Tradición en ese proceso, que sí acepta la Iglesia católica.

35En relación con esta controversia, Patón explica, dedicándole todo el capítulo XIII, que, en la mayoría de los casos, se predica tomando lugares del Evangelio aunque no se trate de un requisito imprescindible en la predicación pues se pueden hallar temas tomados de otros lugares de las Sagradas Escrituras. Es importante en este capítulo su postura ortodoxa, en consonancia con el Magisterio tridentino: acepta todo aquello que aparece en la Escritura como revelado, pero también lo que la Iglesia enseña y establece como dogmático, fundamentado en la Tradición.

36Obsérvese también la alusión a la doctrina sacramental luterana, sustancialmente distinta a la católica que profesa el humanista:

Hase de advertir la nota de Scoto que no todo lo que se cree y se ha de creer se escribe en el Evangelio, aunque todo lo que se escribe en el Evangelio se ha de creer. Porque de el Evangelio no consta que Cristo decendió al infierno y es artículo de fe que se ha de creer, y así está en el Símbolo de los apóstoles. Y otras muchas cosas de los sacramentos no se declaran en el Evangelio, como el baptismo sanguinis y el flaminis, y los tiene la Iglesia y manda que se crean por de fe. Por esto dijo por san Juan: «Aun me quedan muchas cosas por deciros, mas no podéis oírlas ahora; cuando venga el Espíritu Santo os enseñará toda la verdad». Así que muchas cosas las enseñó el Espíritu Santo, que no están escritas en el Evangelio, de las cuales unas se asentaron por costumbre y otras escribieron los apóstoles o sus dicípulos. También en diferentes tiempos han salido diferentes símbolos contra diferentes herejías (p. 252).

  • 33 Arnau-García, 2007, p. 132.

37Señala también nuestro autor la controversia, muy debatida en Trento, en relación a la concepción sacramental entre reformados y católicos. Los primeros, a partir de Lutero, consideran que los sacramentos se constituyen en meros signos para suscitar la fe, necesaria para quien recibe el sacramento. Los sacramentos, en la teología luterana, no son un medio para conferir la gracia en virtud de lo obrado, es decir ex opere operato, porque únicamente por la fe puede obtenerla el hombre33.

  • 34 Sesión séptima (3 de marzo de 1547), Decreto sobre los sacramentos. Ver Denzinger-Hünermann, 2006, (...)

38Cuando el maestro, en la cita que comentamos, especifica que «muchas cosas de los sacramentos no se declaran en el Evangelio, como el baptismo sanguinis y el flaminis, y los tiene la Iglesia y manda que se crean por de fe», no se refiere a la mera contraposición entre el bautismo habitual de agua (fluminis), frente al que obtiene la gracia de justificación por el martirio de la fe en Cristo (sanguinis), ya aceptado en la doctrina de los Santos Padres, o al bautismo por deseo (flaminis), igualmente válido ya que fue establecido en el Concilio de Trento34. Alude también a la controversia sacramental entre la concepción católica y la luterana, particularmente por la divergencia en el número de los sacramentos aceptados por unos y otros.

  • 35 Arnau-García, 2007, p. 136.

39En efecto, para Lutero, únicamente existen tres sacramentos que puedan justificarse a partir de la Escritura: el bautismo, la eucaristía y, en un primer momento en la evolución de su pensamiento, la penitencia. El resto de los sacramentos, hasta alcanzar el número de siete que reconoce la iglesia católica, no cumplen con el requisito que Lutero estimaba fundamental para reconocer su existencia, que consistía, según Arnau-García, en que «el signo sacramental tiene que haber sido determinado inmediatamente por Cristo en la concreción ritual de su materia y de su forma»35.

  • 36 Con ello, Jiménez Patón sigue un planteamiento que sancionará el segundo concilio más importante de (...)

40Más allá de este aspecto de la problemática de los sacramentos —y al igual que ocurre en su administración en la doctrina de la Iglesia católica, en el sentido de que su validez se justifica en sí misma, ex opere operato como ya hemos visto— el acto de predicación, para Patón, se concibe casi como un sacramento, en tanto que la difusión y explicación de la Palabra de Cristo se constituye de hecho en un medio para obtener la salvación. Y en la explicación ortodoxa de esta Palabra reside su propia validez, independientemente de quien administra, en su caso el sacramento, o de quien sea el predicador. Patón, que sigue a san Antonino de Florencia, así lo presenta36:

aunque el predicador sea un demonio, si nos dice la verdad, habemos de atender a lo que nos dice. Y tanta cuenta se ha de pedir de el sermón que oímos de el predicador de mala vida, como de el que es de buena y santas costumbres. Porque si es malo, como dicen, para sí mismo es malo (p. 267).

41Nuestro humanista, como hemos podido ver, vincula el ejercicio de la predicación al fin más alto que debe perseguir el cristiano y que no es otro que su salvación personal. A ello subordinará tanto los conocimientos que explica en su cátedra, como el conjunto de su obra imposible de desligar de su alto sentido de la fe cristiana. Fe y labor intelectual explicarán las claves de su vida y, en la difusión de la fe, el ministerio de la palabra ocupará un lugar central, de la misma manera que la figura del predicador, sus costumbres y moralidad, actuarán a modo de sermón vivo que debe ejemplificar con su vida el amor con el que Cristo exhortó a sus discípulos. Así lo percibió, en bello trasfondo emblemático, el licenciado Simón Rodríguez del Valle, beneficiado en la iglesia de Siles y amigo del maestro, en uno de los preliminares de la obra, al defender que la caridad «es el oro de que se han de hacer las cadenas que enlacen los oídos del auditorio con más fuerza que las de Hércules» (p. 202).

Inicio de página

Referencias bibliográficas

Alemán, Mateo, San Antonio de Padua, eds. Henri Guerreiro y Marc Vitse, tomo 2 de La obra completa, dirs. Pedro M. Piñero Ramírez y Katharina Niemeyer, Madrid/Frankfurt am Main, Iberoamericana/Vervuert, 2014.

Arnau-García, Ramón, Tratado general de los Sacramentos, Madrid, Biblioteca de Autores Cristianos, 2007.

Beardsley, Theodore S., «Bartolomé Jiménez Patón: The “Lost” and Unknown Works», en Renaissance and Golden Age Essays in Honor of D. W. McPheeters, ed. B. Damiani, Maryland, Scripta Humanistica, 1986, pp. 1-24.

Byrne, Andrew, El Ministerio de la Palabra en el concilio de Trento, Pamplona, Ediciones Universidad de Navarra, 1975.

Casas, Elena (ed.), Elocuencia española en arte, en La retórica en España, Madrid, Editora Nacional, 1980, pp. 217-373.

Denzinger, Heinrich, y Peter Hünermann, El Magisterio de la Iglesia. Enchiridion Symbolorum Definitionum et Declarationum de Rebus Fidei et Morum, Barcelona, Herder, 2006.

Garau, Jaume, «El virtuoso discreto, un libro inédito de Bartolomé Jiménez Patón», Criticón, 59, 1993, pp. 67-81.

Garau, Jaume, «Editar a Bartolomé Jiménez Patón (A propósito de una edición reciente), Criticón, 111-112, 2011, pp. 273-285.

Garau, Jaume, «Ideas religiosas del Maestro Bartolomé Jiménez Patón (1569-1640) en El virtuoso discreto [c.1629-1631]», Hispania Sacra, 64/129, 2012a, pp. 237-258.

Garau, Jaume, «“No hay mayor desigualdad que hacerlo todo igual”. Sobre el Discurso de Bartolomé Jiménez Patón en defensa de los estatutos de limpieza», Bulletin Hispanique, 114/2, 2012b, pp. 597-620.

Garau, Jaume, «El humanismo de Bartolomé Jiménez Patón a la luz de nuevos textos», Rilce, 30/2, 2014, pp. 31-54.

Granada, Luis de, Los seis libros de la Retórica Eclesiástica o de la manera de predicar, Madrid, Atlas (BAE, XI), 1944.

Herrero, Miguel, Sermonario clásico, Buenos Aires, Escelicer, 1942.

Jiménez Patón, Bartolomé, Comentarios de erudición («Libro decimosexto»), edición crítica, introducción y notas de María del C. Bosch Juan, Jaume Garau Amengual, Abraham Madroñal Durán y Juan Miguel Monterrubio Prieto, Madrid/ Frankfurt, Iberoamericana/ Vervuert, 2010.

Jiménez Patón, Bartolomé, Decente colocación de la Santa Cruz, Cuenca, Julián de la Iglesia, 1635.

Jiménez Patón, Bartolomé, Discurso de los tufos, copetes y calvas, Baeza, Juan de la Cuesta, 1639. [Hay edición de Abraham Madroñal, Sociedad, pobreza y moda en la España del Siglo de Oro (según la obra última de Bartolomé Jiménez Patón), Saarbrücken, Editorial Académica Española, 2011, pp. 183-253].

Jiménez Patón, Bartolomé, Discurso en favor del santo y loable estatuto de la limpieza, Granada, Andrés Palomino, 1638.

Jiménez Patón, Bartolomé, Discursos, edición crítica, introducción y notas de Jaume Garau y Juan Carlos González, New York, 2015 [en prensa].

Jiménez Patón, Bartolomé, Epítome de la ortografía e Instituciones de la gramática española, Madrid, CSIC, 1965.

Jiménez Patón, Bartolomé, Elocuencia española en arte, Toledo, Tomás de Guzmán, 1604. [También en Mercurius Trimegistus, Baeza, Pedro de la Cuesta Gallo, 1621. Hay ediciones de Elena Casas en La retórica en España, Madrid, Editora Nacional, 1980, pp. 217-373 (texto de 1604); de Gianna Carla Marras, Madrid, El Crotalón, 1987 (texto de 1604); de Francisco J. Martín, Barcelona, Puvill, 1993 (textos de 1604 y 1621)].

Jiménez Patón, Bartolomé, Mercurius Trimegistus, sive triplici eloquentia sacra, española, romana, Baeza, Pedro de la Cuesta Gallo, 1621.

Jiménez Patón, Bartolomé, Perfecto predicador, Baeza, Mariana de Montoya, 1612. [Hay edición de Abraham Madroñal, en Humanismo y filología en el Siglo de Oro. En torno a la obra de Bartolomé Jiménez Patón, Madrid/Frankfurt am Main/ Iberoamericana/Vervuert, 2009, pp. 191-276].

Jiménez Patón, Bartolomé, Reforma de trajes. Doctrina de fray Hernando de Talavera, primer arzobispo de Granada, Baeza, Juan de la Cuesta, 1638.

Jiménez Patón, Bartolomé, El virtuoso discreto, primera y segunda parte, edición crítica, introducción y notas de Jaume Garau y María del Carmen Bosch, Madrid/Frankfurt am Main, Iberoamericana/Vervuert, 2014.

Madroñal, Abraham, «Aportaciones al estudio del maestro Jiménez Patón: dos obras inéditas y casi desconocidas», Criticón, 59, 1993, pp. 83-97.

Madroñal, Abraham, Humanismo y filología en el Siglo de Oro. En torno a la obra de Bartolomé Jiménez Patón, Madrid/Frankfurt am Main, Iberoamericana/Vervuert, 2009a.

Madroñal, Abraham, «Modelos del perfecto humanista en el siglo xvii», en Las enciclopedias en España antes de l’Encyclopédie, ed. Alfredo Alvar Ezquerra, Madrid, CSIC, 2009b, pp. 357-383.

Madroñal, Abraham, Sociedad, pobreza y moda en la España del Siglo de Oro (según la obra última de Bartolomé Jiménez Patón), Saarbrücken, Editorial Académica Española, 2011.

Marras, Gianna Carla, Introducción a la «Elocuencia española en arte», Introd., notas e índices, Madrid, El Crotalón, 1987, pp. 39-40.

Martín, Francisco, «Estudio previo», en Elocuencia española en arte, Barcelona, Puvill, 1993, pp. 9-72.

Quilis, Antonio, y Juan Manuel Rozas, «Introducción», en Epítome de la ortografía e Instituciones de la gramática española, Madrid, CSIC, 1965, pp. xv-cxxiii.

Terrones del Caño, Francisco, Instrucción de predicadores, prólogo y notas del P. Félix G. Olmedo S.I., Madrid, Espasa-Calpe, 1960.

Inicio de página

Notas

1 Quilis y Rozas 1965, pp. xix-lxx.

2 Hay edición moderna de Casas, 1980; Marras, 1987 y Martín, 1993.

3 Patón, Discurso en favor del santo y loable estatuto de la limpieza, 1638. Sobre este discurso ver Garau, 2012b.

4 Patón, Reforma de trajes. Doctrina de fray Hernando de Talavera, primer arzobispo de Granada, 1638. Este discurso ha sido estudiado y editado por Madroñal (2011).

5 Jiménez Patón, Discurso de los tufos, copetes y calvas, 1639. También recientemente editado y estudiado por Madroñal (2011).

6 Patón, Decente colocación de la Santa Cruz, 1635. Sobre este y el Discurso en favor del santo y loable estatuto de la limpieza (1638) tenemos en prensa una edición crítica preparada con el profesor Juan Carlos González (2015).

7 Beardsley, 1986, pp. Estamos preparando una edición crítica de todas estas declaraciones magistrales con nuestra compañera de equipo la Dra. Catalina Monserrat.

8 Patón, Comentarios de erudición («Libro decimosexto»).

9 Garau, 1993; Madroñal, 1993.

10 Garau, 2012a.

11 Puede consultarse, en tanto que resumen de aportaciones anteriores, de Madroñal, 2009a, pp. 17-29.

12 Madroñal, 2009a, pp. 157-169 y pp. 191-276 (ed.). Citaremos por esta edición. Hay artículo-reseña nuestro (Garau, 2011).

13 «Capítulo de una de las cartas de Lope de Vega Carpio, al maestro Bartolomé Jiménez Patón», en Madroñal, 2009a, pp. 275-276.

14 Madroñal, 2009a, pp. 141-172.

15 Editada por Madroñal en algunas de sus partes, 2009a, pp. 313-360.

16 Apuntada en parte por G. C. Marras en su edición (Patón, Elocuencia española en arte, pp. 24-25).

17 II Tim. 4, 2-5.

18 Citado por Madroñal, 2009a, p. 161.

19 «El segundo modo es tomando alguna autoridad de la sagrada Escritura por tema, como se hace en las exequias de defuntos y en juntas extraordinarias […]. Verase su prática en los sermones que se hicieron en las exequias de el catolicísimo rey de España y señor nuestro, don Felipe segundo, que Dios en su gloria tenga» (p. 255).

20 Herrero, 1942.

21 Comentarios de erudición, f. 157.

22 Comentarios de erudición, f. 154v.

23 Sobre estos aspectos ver Madroñal, 2009b y Garau, 2014.

24 Comentarios de erudición, f. 155v.

25 Sobre las disposiciones del Concilio de Trento en relación a la predicación, es fundamental la obra de Byrne, 1975.

26 Byrne, 1975, pp. 147-149.

27 Byrne, 1975, p. 22. En esta misma obra, Byrne se refiere el caso del sermón que pronunció un predicador laico, el teólogo Ludovico Nogarola de Verona, ante los padres conciliares el 26 de diciembre de 1545 (p. 64n.).

28 Sesión sexta (13 de enero de 1547), Decreto sobre la justificación. Ver Denzinger-Hünermann, 2006, pp. 487-504.

29 En El virtuoso discreto se reafirmará en su defensa de las obras y, especialmente, en la necesidad del ejemplo que debe presidir la vida del clero. Nótese, en la cita que sigue, la nueva mención de las palabras «doctrina y verdad» que aparecían en el pectoral del sumo sacerdote (Ex. 28,30 y Lev. 8, 8): «A los apóst[o]les mandó Cristo que sus obras resplandeciesen de suerte que los que las viesen quedasen edificados y alabasen, glorificando al Padre eterno que habita en los cielos. En el pectoral del sumo sacerdote estaban escritas estas palabras dotrina y verdad, para darle a entender [a]l que quisiere enseñar que a la dotrina de sus palabras debe juntar la verdad de su ejemplo. Yo, aunque en todo voy con muy gran cuidado de ser breve, en este particular lo he de ser más, no porque no hay muchísimo que decir, sino porque apenas no hay libro donde no esté tratado, y en el § precedente dijimos del peligro a que se pone el que quiere predicar con palabras y vivir descuidado en las obras.» (El virtuoso discreto, pp. 130-131). También insistirá sobre este particular en su Declaración preámbula del salmo 118 (Granada, 1633): «La doctrina de la casa de Dios es el cumplimiento de su ley. Que lo mismo significaba la letra del pectoral del sacerdote: doctrina et veritas, que es decir: enseñar y obrar, cumpliendo los mandamientos divinos» (f. A7). En Mateo Alemán ya había aparecido esta referencia escrituraria en su San Antonio de Padua: «Mandaba Dios que hubiese un sumo sacerdote que con mucho cuidado llevase puesto en el pecho, entre las particularidades de sus vestidos, para cuando hubiese de entrar el santuario, una letras que decían: Doctrina y Verdad» (San Antonio de Padua, p. 358 y n.). Debo agradecer a Marc Vitse la referencia de esta cita de su edición de esta obra, además de la nota en la que demuestra la traducción de Alemán de la Vulgata clementina (Ex. 28, 29-30).

30 Se refiere a Santo Tomás. La aclaración es nuestra.

31 Años después, Francisco Terrones del Caño, en su Instrucción de predicadores (1617), reproducirá ideas parecidas: «conforme el auditorio, se ha de templar la voz y modo de reprehender. Al vulgo, a gritos y porrazos; al auditorio noble, con blandura de voz y eficacia de razones; a los reyes, casi en falsete y con gran sumisión» (p. 151).

32 En 1638, en su Discurso en favor del santo y loable estatuto de la limpieza, propondrá la modificación de los autos generales de la fe porque, al leerse las culpas de los acusados, los cristianos viejos las reprueban, frente a la aprobación secreta de los conversos, al tiempo que les sirve de aprendizaje para judaizar clandestinamente: «Lo que nos consta por experiencia en los autos generales de la fe, donde leyéndose las culpas de los reincidentes con la distinción, claridad y circunstancias que todos los que las han oído saben, muchas personas de las así infectas han declarado que les incitó a la reincidencia el oír las circunstancias y ceremonias de la ley condenada que allí leían. Y que al paso que los cristianos viejos iban reprobando con la lengua la tal seta, ellos, en su corazón, la iban aprobando y conformándose con ella. De suerte que acudían a oír los Editos de la fe cuando se hacía la visita general y a dichos autos, como que a oír lección de la tal seta, repasándola después en secreto con los demás reincididos, que con facilidad se conocen y comunican los así inficionados» (f. 6v). Sobre este discurso, ver Garau, 2012 b.

33 Arnau-García, 2007, p. 132.

34 Sesión séptima (3 de marzo de 1547), Decreto sobre los sacramentos. Ver Denzinger-Hünermann, 2006, pp. 504-508.

35 Arnau-García, 2007, p. 136.

36 Con ello, Jiménez Patón sigue un planteamiento que sancionará el segundo concilio más importante después del de Trento en la historia de la Iglesia, como fue el Vaticano II, y sobre el que han teorizado teólogos contemporáneos de la talla de Karl Rahner, en el sentido de concebir la Iglesia a su vez como un sacramento. De ahí que deba aceptarse que, al fundamentarse una teología de la palabra, se podría llegar, a partir de ella, a elaborar la base de la teología sacramental. Ver «Relación entre palabra y sacramento» en Arnau-García, 2007, pp. 251-273.

Inicio de página

Para citar este artículo

Referencia en papel

Jaume Garau, « La figura del orador cristiano en el Perfecto predicador (1612) de Bartolomé Jiménez Patón », Criticón, 124 | 2015, 137-152.

Referencia electrónica

Jaume Garau, « La figura del orador cristiano en el Perfecto predicador (1612) de Bartolomé Jiménez Patón », Criticón [En línea], 124 | 2015, Publicado el 28 agosto 2015, consultado el 20 octubre 2017. URL : http://criticon.revues.org/1994 ; DOI : 10.4000/criticon.1994

Inicio de página

Autor

Jaume Garau

Instituto de Estudios Hispánicos en la Modernidad (IEHM). Universidad de las Islas Baleares.
Es profesor titular de la Universidad de las Islas Baleares. Se ha especializado en la literatura española del Siglo de Oro. Ha publicado diversos libros y artículos acerca de los inicios de la literatura en castellano en Mallorca, además de ediciones críticas de obras de Tirso de Molina, Torres Villarroel y Bartolomé Jiménez Patón, de quien ha estudiado sus ideas religiosas y editado algunos de sus manuscritos inéditos, en el marco de los distintos proyectos competitivos de I+D+i que ha dirigido destinados a ese objetivo. Entre sus intereses se cuenta también el estudio de la predicación sagrada, con la investigación de predicadores reales como Jerónimo de Florencia, la obra de Cervantes y la literatura escrita en tiempo de los novatores. Ha sido profesor visitante en distintas universidades de Europa y de América. Es miembro del grupo CELES, de la Universidad de Poitiers, y miembro asociado del GRISO, de la Universidad de Navarra. También ha sido uno de los promotores del recientemente creado Instituto de Estudios Hispánicos en la Modernidad, instituto universitario de investigación de la Universidad de las Islas Baleares.
Jaume Garau
Departamento de Filología Española, Moderna y Clásica
Universidad de las Islas Baleares
Ctra. de Valldemossa, Km. 7’5.
07122. Palma de Mallorca (Islas Baleares)
jgarau@uib.es

Artículos del mismo autor

Inicio de página
  • Logo Presses universitaires du Midi
  • Logo ENS de Lyon
  • Logo IHRIM - Institut d'Histoire des Représentations et des Idées dans la Modernité
  • Logo Labex COMOD - Université de Lyon
  • Logo Instituto Cervantes
  • Revues.org