Navegación – Mapa del sitio
Artículos

Sobre los orígenes de la empresa española. Los inicios del género a través de la obra de Fernández de Oviedo

Andrea Maceiras Lafuente
p. 125-136

Resúmenes

Las empresas o divisas fueron utilizadas por reyes y caballeros como forma de ostentación de altos ideales heroicos o amatorios entre los siglos xv y xvii. Para el estudio de las empresas españolas resultan indispensables las obras del cronista Gonzalo Fernández de Oviedo, especialmente Batallas y Quinquagenas y el Libro de linajes. Ambas son anteriores al nacimiento de la preceptiva y recogen ejemplos de este tipo de literatura emblemática en su período inicial. Como género incipiente, las empresas españolas de finales del siglo xv y principios de xvi presentan una serie de características que las hacen singulares y revelan valiosa información sobre su uso práctico y sobre el universo cultural, político y social de sus creadores.

Inicio de página

Notas del autor

Este trabajo se inscribe en el proyecto de investigación Biblioteca digital Siglo de Oro IV (código FFI2012-3436) financiado por el Ministerio de Economía y Competitividad del Gobierno de España, en el marco del VI Plan Nacional de I+D+i 2008-2011.

Texto completo

  • 1 Para una definición más completa del concepto de empresa, véase Sagrario López Poza, 2008.
  • 2 Paolo Giovio (1438-1552), Girolamo Ruscelli (ca. 1500-1566) y Emmanuele Tesauro (1592-1675) sentaro (...)

1Las empresas o divisas constituyen un género de la emblemática que gozó de gran aceptación y estima por parte de reyes, caballeros e incluso eclesiásticos entre los siglos xv y xviii como modo de expresión de altos ideales políticos, amorosos y espirituales1. De forma temprana su uso se convierte en un elemento indispensable para la vida pública, pues permite comunicar de forma efectiva el universo personal y las aspiraciones de su propietario, completando el aparato cortesano de la época, en el que el juego de apariencias es clave para el éxito político y social. Sin duda son estos factores los que motivan el gran auge en la invención y utilización de las empresas en Europa. Sin embargo, la aparición de las primeras preceptivas es tardía respecto al nacimiento y consolidación del género. Giovio, Ruscelli o Tesauro2 fueron algunos de los principales tratadistas que se volcaron en la misión de regular y orientar la creación de estas manifestaciones hacia su más alto grado de excelencia, esto es, la idea de “perfecta empresa”. Para alcanzar este nivel de sublimidad, las empresas debían cumplir exigentes condiciones que frecuentemente divergían según los propios preceptistas y en las que los fundamentos teóricos no solían coincidir con la praxis.

  • 3 Ms. 9/247 de la Biblioteca de la Real Academia de la Historia de Madrid, inédito.
  • 4 Para las citas referentes a Batallas y quinquagenas, me baso en el sistema de abreviaturas propuest (...)

2En España, la temprana obra del cronista Gonzalo Fernández de Oviedo constituye un testimonio fundamental en tanto que el autor desempeña una doble labor: no solo deja constancia de este tipo de manifestaciones sino que también expresa valoraciones sobre el género y sus particularidades en la práctica, trazando así un primer esbozo de preceptiva. El Libro de linajes y armas3, escrito entre 1517 y 1523 contiene noticias de 883 linajes muy antiguos, algunos de los cuales presentan empresas de difícil datación. Por su parte, Batallas y Quinquagenas4 es un voluminoso libro de genealogía que ofrece un corpus muy rico y amplio de empresas, si bien tampoco está exento de problemas, pues presenta una transmisión textual compleja, una redacción en diferentes fases (se verá truncada a la muerte del autor en 1557) y unas ediciones muy posteriores a la fecha en que se escribió. Para la datación aproximada de las empresas que figuran en esta obra tomaremos como referencia tres momentos históricos comunes a las vidas de muchos de sus propietarios: la toma de Granada (1482-1492); la muerte de don Juan de Aragón (1497) y la revuelta de las Comunidades de Castilla (1520-1522).

3Uno de los aspectos que marcan la diferencia entre las empresas o divisas y otras manifestaciones emblemáticas es su carácter individual. Aunque se trata de un atributo básico en el que incidirán todos los preceptistas, quizá sea Ruscelli el que más profundice en la condición exclusiva y excluyente de la empresa: las divisas, para él, no pueden ser usadas por otra persona que no sea su propietario, ni siquiera a la muerte de este y aun cuando se trate de un miembro directo de su parentela, hecho que las diferencia de las insignias presentes en los escudos de armas:

  • 5 Ruscelli, «Discorso di Girolamo Ruscelli intorno all’inventioni dell’imprese, dell’insegne, de’ Mot (...)

[…] le Imprese non debbono per alcun modo esere ereditarie, sì come sono l’Arme; ne debbono usarsi da i figliuoli ò da i nepoti, nè da altri discendenti doppo la morte de’padri, degli avoli, ò de gli altri maggiori loro. Anzi né ancor uiuendo i pari si conuien che i figliuoli usino l’Imprese loro. […] Percioche essendo l’Imprese ritrouamenti ò inuentioni nostre proprie, per accenare ò additare al mondo qualche nostro particular pensiero, non si conuiene che nè i fratelli, nè i figliuoli, nè altri se le faccia conmuni5.

4Su razonamiento se basa en la propia naturaleza de la empresa, que nace con la finalidad de expresar el pensamiento particular de su propietario y que, por tanto, ha de ser absolutamente intransferible. Existe una excepción a este precepto: una empresa podrá ser perpetuada únicamente cuando exprese una hazaña gloriosa que ennoblezca el linaje familiar, pasando a formar parte del escudo de armas, pero a costa de perder su entidad de empresa para convertirse en un símbolo heráldico más:

  • 6 Ibid. , p. 190.

È ben uero, che quando l’Impresa no sarà amorosa, ma sipra quache honorato e glorioso pensiero ò fatto del padre, ò de suoi antecessori, i figliuoli e gli altri discendenti ueranno ad auuerla come per loro, per participatione, si come della gloria e dello splendore de padri e de gli auoli e maggiori loro participano i figliuoli, e i nepoti e gli altri che ne discendono. Et questo tanto più ancora quando l’Impresa sia come insestata nell’arme della casata6.

  • 7 Juan, 1, 3.
  • 8 Es alusión al lábaro de Constantino: hoc signo vinces.

5En Batallas y quinquagenas aparecen algunos casos que cumplen esta condición como, por ejemplo, el de los caballeros del linaje de Córdoba, que ostentan en su escudo un águila con el lema Sine ipso factum est nihil7 (BQ, I, p. 172) en conmemoración de una batalla victoriosa librada por un antepasado que usó esta misma imagen y letra como divisa personal. Fernández de Oviedo ratifica la pervivencia de esta empresa como parte del escudo familiar cuando afirma: «y hasta oy estas dos casas y los caballeros y subçesores que dellas penden traen las armas en la forma que es dicha y con las letras que a su propósito tengo dicho» (BQ, I, p. 172). También encontramos ejemplos de empresas personales que pasan a convertirse en familiares en el Libro de linajes, obra que no se detiene en las biografías de los distintos caballeros de cada linaje, sino que recoge tan solo escudos familiares explicando las armas de cada casa. El linaje Peredo, por ejemplo, presenta una cruz con una letra que dice Hoc signum vincit8 (Libro de linajes, f. 168v) en una probable alusión a una batalla ganada gracias al auxilio de la fe cristiana. Ambas empresas son paralelas en el sentido de que recuerdan una proeza difícil que se resuelve al abrigo de la fe, simbolizada tanto en el águila de san Juan como en la cruz.

6No obstante, en otras empresas del Libro de linajes, el origen individual de las mismas aparece muy desdibujado, lo que no permite adscribirlas a un hecho pasado concreto. Algunas de ellas no llegan a convertirse en meros símbolos heráldicos, sino que su forma y contenido funcionan como recordatorio de la nobleza de una familia. Es el caso del linaje de los Donís, quienes presentan un timbre con un caballero provisto de morrión y plumas y los siguientes versos en la orla de su escudo:

  • 9 Libro de linajes, f. 61v.

Donís como leales caballeros
a príncipes y a reyes sirvieron
y por sus echos famosos
estas insignias les dieron
9

7Otro lema interesante en este sentido es el de la familia Cumplido, que reza Soy cumplido y soy de lo mío (Libro de linajes, f. 10v): al igual que el anterior, puede ser adoptado de forma inmediata por cualquiera de los miembros de este linaje gracias al recurso del juego de palabras entre el adjetivo y el apellido.

8Los cuatro ejemplos de empresa citados tienen como cometido principal ensalzar la gloria de la estirpe y son una prueba más del éxito de este tipo de manifestaciones en España. No obstante, mientras que las dos primeras están concebidas para recordar una hazaña memorable, en las dos segundas el núcleo de atención se desplaza hacia la cualidad intrínseca que se les presupone a los miembros de la familia simplemente por el hecho de pertenecer a ese linaje, que en ambos casos es la perfección como caballeros. Aun cuando estén aludiendo a un episodio célebre desconocido para nosotros, lo que prima es la necesidad de crear una imagen determinada de la familia que la identifique en su conjunto y que exprese sus valores. La empresa no perdería, por tanto, su naturaleza primigenia y cumpliría con su función original, sólo que en un sentido más amplio.

9Este uso familiar de la empresa no parece del todo inadecuado en la España del momento. A pesar de que Fernández de Oviedo también defiende el carácter individual de la empresa, se muestra flexible al referirse a la forma de transmitir y adoptar las divisas:

  • 10 BQ, I, p. 57.

Ya sabéis que estas diuisas son voluntarias, y las toman y mudan y ponen por cimera a beneplácito. Algunas casas las perpetúan y no las mudan, y otros no se curan deso, sino toman la inbención que les place10.

10Así pues, en este período inicial existía la posibilidad de conservar una empresa o de modificarla a voluntad, quizá porque la delimitación entre las empresas y los otros símbolos heráldicos no era aún tan evidente, siendo tarea de los futuros preceptistas establecerla. Si bien todo nos indica que lo más frecuente es que cada caballero ostentara su propia divisa personal, la decisión parece ser libre y estar sujeta a criterios personales.

11Al margen de su carácter individual o familiar, las empresas que aparecen en Batallas y Quinquagenas pueden ser divididas en dos grandes grupos: por un lado las pertenecientes a la nobleza, que presenta empresas en su mayoría de carácter amoroso, con motivos muy variados y originales y, por otro, las utilizadas por el estamento eclesiástico, que se rige por unas normas diferenciadas sobre todo en lo que respecta a la longitud y al modo de ostentación. Estos grupos comparten una serie de características que los singularizan frente a las empresas de otros países y, a su vez, divergen entre sí precisamente porque se relacionan con dos estamentos distintos.

  • 11 Giovio, Dialogo dell’imprese militari et amorose, p. 6: «il motto […] uuole essere communemente d’u (...)
  • 12 Ruscelli, Le imprese illustri, p. 23: «[Las empresas] posson farsi di lingua Latina, Greca, Ebrea, (...)

12Entre los aspectos comunes a ambos grupos es destacable, en primer lugar, la lengua de redacción de las empresas, que generalmente es la española. Hay algunos caballeros y religiosos que presentan divisas en lengua latina, pero son muy minoritarios y suelen hacerlo porque se trata de textos muy conocidos, como citas bíblicas. Así, en Batallas y Quinquagenas, el arzobispo de Santiago, Pedro Sarmiento, presenta una letra bordada en su muceta con hilo de oro que dice: Nudus egressus sum de utero matris me, / et nudus reuertar jlluc (BQ, V, p. 458), frase que toma de Job 1, 21. Lo mismo sucede con Juan de Robles, señor de Castroponce, cuya letra dice Quia non in pane solo vivit homo (BQ, V, p. 298), cita que procede de Lucas 4, 4. Los futuros preceptistas no se pondrán de acuerdo con respecto a esta cuestión: donde Giovio11 dice que la lengua ha de ser necesariamente extranjera y distinta de la habitual, Ruscelli12 indica que lo más adecuado es usar la lengua vernácula para que sea mejor entendida, sobre todo si se trata de una empresa amorosa destinada a alabar las virtudes de una dama, pues solo de este modo es posible garantizar la adecuada recepción del mensaje. En consonancia con este razonamiento, considera que en países como Italia y Francia se podrán emplear lenguas como el español o el latín, dado que son tan próximas que no se requieren estudios para poder entenderlas. En lo relativo a la empresa española, Fernández de Oviedo parece aceptar como natural el uso de español o latín, sin pronunciarse en uno u otro sentido.

13Probablemente con vistas a satisfacer esta misma exigencia de comprensibilidad, tanto caballeros como eclesiásticos utilizan motes bastante largos en relación a lo que posteriormente propondrá la preceptiva. Ya en la época en que redacta Batallas y quinquagenas, el propio Fernández de Oviedo advierte de la hermosura y corrección de los motes cortos, quizá porque observa que son los que utilizan los monarcas tanto españoles como europeos de su momento y no duda en poner como ejemplo de perfección la divisa de Fernando el Católico:

  • 13 Libro de linajes, f. 34v.

[…] al propósito de las deuisas lo más breue es lo mexor, e si se pudiese en una palabra demostrar la significación, e misterio, muy más linda cosa es, e de más biuo yngenio, así como se vido en aquella diuisa del Cathólico Rey Don Fernando 5 de tal nombre de gloriosa memoria que con el yugo e coyundas cortadas, dezía Tanto monta […]13.

  • 14 Ruscelli recomienda la brevedad en todos los aspectos de la empresa: «che ò pittura, ò intagli, ò r (...)

14Sin embargo, salvo contadas excepciones como el caso de Íñigo López de Mendoza, capitán de Granada, que utiliza el mote Buena guía (BQ, I, p.256) en referencia a la estrella polar, o la de Rodrigo Corella, que se sirve únicamente del topónimo Belveder (BQ, I, p. 357) y la imagen de un león en alusión a un episodio biográfico que sucedió en este lugar, los caballeros españoles no siguen la recomendación de brevedad que iban a formular después preceptistas como Ruscelli o Giovio14.

Belveder (Rodrigo Corella)

Belveder (Rodrigo Corella)
  • 15 Libro de linajes, f. 34v.

15Así, el grueso de las empresas recogidas en Batallas y Quinquagenas presenta ejemplos de dos versos, en menor medida de tres o de cuatro y hasta de nueve o diez, mientras que las consignadas en el Libro de linajes oscilan entre uno y cuatro versos. En cuanto a su forma estrófica, los versos son por lo general de arte menor y se trata sobre todo de dísticos, aunque también hay coplas, redondillas, cuartetas e incluso quintillas. Del análisis métrico se puede deducir que, a la hora de elegir la forma de sus empresas, los caballeros españoles no toman como modelo las divisas de la realeza, que en efecto suelen ser muy concisas, sino que se decantan claramente por el formato más habitual y mejor conocido para ellos: el de la poesía popular, garantía de mejor divulgación y, por la rima, de mejor retención del contenido. Sin embargo, Fernández de Oviedo muestra su desacuerdo con esta práctica: « […] donde se pone letra u mote es mexor que no sea villancico o canción como muchas veces hacen por inadvertencia […]»15.

16Como ejemplo de empresa tipo podemos citar la de Pero Manrique, señor de Valdezcaria, que presenta como imagen una esmeralda y como letra un pareado: al que vos mismo cegáis / muy mejor vista le dais (BQ, III, p. 9) o la de Bernardino Manrique, maestresala de Fernando el Católico, cuyo timbre es un cisne con el siguiente mote: tú acabas con cantar / yo vivo para llorar (BQ, III, p. 163). Un mote de tres versos sería, por ejemplo, el de Luis de Torres, hijo del condestable de Castilla Miguel Lucas, cuya imagen es una estrella polar y cuya letra dice: Si el remedio de mi vida / ha de ser ver otra tal / muy sin él está mi mal (BQ, II, p. 383).

Al que vos mismo cegáis / muy mejor vista le dais (Pero Manrique)

Al que vos mismo cegáis / muy mejor vista le dais (Pero Manrique)

17En algunos casos el juego con la imagen es tan acusado que esta puede llegar a suplir un verso, como en la empresa de Alonso Carrillo donde la imagen de una mata de alegría (o ajonjolí) precede inmediatamente a la letra que dice: cien mil de melancolía (BQ, II, p. 190). Incluso hallamos empresas con estructura de diálogo, como la del poeta Pedro de Cartagena:

Cartagena: Muy mayor que tu navío
es el pensamiento mío.

Aqueronte: Nunca tanta presunción
hasta hoy vido Carón.
¿Querrías que le ensanchase
o que el tiempo se passase?

Cartagena: Sábete que esa tu vía
excusó la muerte mía.
Yo me voy al paraíso
que Dios para sí me quiso.

  • 16 BQ, V, p. 68.

Aqueronte: Tú que vayas en hora buena.
Creo que eres Cartagena,
de la lança sin temor,
a quien quiso Dios mejor
que a los que aquí se embarcan
porque los tales abarcan
los viçios del mundo çiego.
Pero vete, yo te ruego,
porque estos no se detengan
en tanto que otros vengan.
Tú llevas mejor camino
y estos penarán contino
16.
[…]

18Las normas también varían en función de la geografía; y así Fernández de Oviedo reitera insistentemente que en Castilla es muy frecuente, por no decir obligatorio, que la letra inicial del sustantivo que designa el objeto representado en la pictura concuerde con la del nombre de la dama amada. Así lo explica en el caso de la empresa de Juan Velázquez, que tiene por letra Aquí puedes ver, mortal, / quién tú eres siendo tal (BQ, I, p. 452), en cuya pictura aparece una calavera tallada en una esfera o manzana de viril, es decir, de vidrio muy claro, en homenaje a su mujer María Velasco, tal y como explica Fernández de Oviedo:

  • 17 BQ, I, p. 452.

19Porque como ya sabéis en Castilla es cosa muy usada que la invención se conforme con el nombre de la dama por quien se invenciona. E aquí cuadra la mançana con María y el veril con Velasco. Y ese veril es vidrio, ques tanbién al propósito17.

Aquí puedes ver, mortal, / quién tú eres siendo tal (Juan Velázquez)

Aquí puedes ver, mortal, / quién tú eres siendo tal (Juan Velázquez)
  • 18 Este refrán tan popular cuenta con numerosos testimonios en la literatura española y aparece ya en (...)

20Además de la poesía popular, hay otra fuente que no podemos pasar por alto en el caso de las empresas de caballeros españoles: la paremiología. Algunas empresas se inspiran directa e inequívocamente en el refranero, como la de Pedro de Venegas, señor de Luque, que tiene una golondrina por pictura y cuya letra dice una no hace verano / puesto que venga temprano (BQ, III, p. 40), en clara alusión al refrán «una golondrina no hace verano»18.

Una no hace verano / puesto que venga temprano (Pedro de Venegas)

Una no hace verano / puesto que venga temprano (Pedro de Venegas)

21 Muchas de las peculiaridades de las empresas de caballeros españoles son aplicables a las utilizadas por los miembros del estamento eclesiástico, como son arzobispos y cardenales. Fernández de Oviedo recoge al menos diez empresas pertenecientes a altos miembros del clero. Todas ellas se ostentaban en actos sociales: sus portadores lucían la pictura de la empresa grabada en una rica medalla, mientras que los versos solían estar escritos en un papel repartido entre los asistentes. Por estar recogidos sobre el papel, los eclesiásticos podían excederse en el número de versos: sus empresas se componen a menudo de nueve o diez versos relacionados con algún símbolo sagrado. Es el caso de la empresa de Pedro Sarmiento, arzobispo de Santiago, que luce una imagen con la efigie de san Pedro en una hermosa medalla que lleva colgada al cuello y distribuye unos versos que dicen:

  • 19 BQ, V, p. 458.

Amor, tu me fuyste duçe
a seguir este camino;
ya ves que yo me fino,
y a mj patria me conduçe.
No digo la terrenal
en que mi cuerpo formaste,
sino aquella celestial
do Luçifer por su mal,
soberbio, desheredaste
19.

*

22Batallas y quinquagenas, recoge empresas de caballeros que vivieron en las últimas décadas del siglo xv y en las primeras del xvi, mientras que el Libro de linajes hace lo propio con divisas familiares difíciles de fechar, aunque probablemente más antiguas. Su singularidad radica precisamente en su carácter inaugural y su interés se completa con los comentarios que Fernández de Oviedo hace al respecto, que en algunas ocasiones coinciden con lo que propondrá la preceptiva posterior y que, en todo caso, son el reflejo de los usos que regían la creación y ostentación de las empresas españolas durante este periodo inicial.

23La existencia de empresas familiares indica la escasa delimitación del género y su estrecha conexión con la heráldica, pues su finalidad es también la de representar simbólicamente al conjunto familiar. A nivel funcional, cumplen la misma misión que las empresas individuales, es decir, su cometido es el de representar aspiraciones e ideas particulares, aunque concernientes a un linaje en su conjunto. Los escasos ejemplos que de estas empresas familiares conservamos presentan contenidos que no son amorosos, religiosos o exclusivamente políticos, sino portadores de algunos de los valores primordiales de la época, tales como el honor o la lealtad, cualidades básicas para un caballero. El afán propagandístico se hace, por tanto, evidente y se emplean recursos mnemotécnicos como la rima o el juego de palabras para reforzar la perdurabilidad del mensaje.

24En lo tocante a los usos individuales, no se observa preocupación por el idioma de redacción de la letra o mote, pero de manera general, y salvo contadas excepciones que se justifican por el contexto social y cultural, las letras están escritas en lengua española. A pesar de que Fernández de Oviedo es consciente de la necesidad de brevedad, la mayoría de las empresas que recoge están conformadas por dos versos pareados. Por otra parte, las empresas individuales comparten atributos con la poesía popular y la paremiología, buscando familiaridad en las formas y procurando la originalidad en los motivos. Una directriz clara y definida que se observa en la mayoría de las empresas amorosas recogidas por el cronista es la de combinar el motivo de la pictura con el nombre de la dama, de forma que coincidan las letras iniciales de ambas palabras. Esta norma, que está en consonancia con el espíritu gentil y cortesano de las justas, probablemente tenga su origen en este tipo de eventos en los que suele situarse el nacimiento de las empresas como género literario: la ostentación de las empresas tenía lugar en eventos públicos de carácter festivo y cortesano donde la agudeza, la gentileza o la elegancia eran cualidades definitivas para el éxito político y social. El arraigo de esta norma y los reiterados comentarios de Fernández de Oviedo al respecto permiten deducir que se trata de una costumbre antigua y bien conocida a finales del siglo xv.

25Las empresas de los miembros del estamento eclesiástico presentan, por su parte, algunas singularidades que permiten situarlas dentro de un subtipo específico, ya que emplean dos soportes diferenciados para la pictura y la letra.

26Muchas de las características que definen la empresa española incipiente responden a exigencias contextuales. Las empresas constituyen, en este sentido, una forma extraordinaria de expresión y no es de extrañar que, antes de la aparición de las preceptivas, sus creadores se guiasen por principios intuitivos y pretendieran ser, ante todo, un reclamo de atención para sus espectadores.

Inicio de página

Referencias bibliográficas

Fernández de Oviedo, Gonzalo, Batallas y Quinquagenas, prólogo de Juan Bautista Avalle Arce, Salamanca, Diputación de Salamanca, 1989.

Fernández de Oviedo, Gonzalo, Batallas y Quinquagenas, eds. Juan Pérez de Tudela y Bueso, Madrid, Real Academia de la Historia, 2000, 4 vols.

Fernández de Oviedo, Gonzalo, Libro de linajes, Ms. 9/247 de la Biblioteca de la Real Academia de la Historia de Madrid.

Giovio, Paolo, Dialogo dell’imprese militari et amorose. Con un ragionamento di Lodouico Domenichi, Venecia, 1556.

Giovio, Paolo, Ragionamento di mons. Paolo Giovio sopra i motti e disegni d’arme e d’amore, che communemente chiamano imprese. Con un discorso di Girolamo Ruscelli intorno allo stesso soggeto, Venecia, 1556.

López Poza, Sagrario, «Linajes de aguda invención figurada: las empresas», en Actas del V Congreso Internacional de la Sociedad Española de Emblemática. Paisajes Emblemáticos: la construcción de la imagen simbólica en Europa y América, eds. César Chaparro et alii, Cáceres, Junta de Extremadura, 2008, pp. 17-63.

Moreno García del Pulgar, Manuel, «Catálogo-índice de timbres y letras en Batallas y Quinquagenas de Gonzalo Fernández de Oviedo», Boletín de la Biblioteca de Menéndez Pelayo, 85, 2009, pp. 35-80.

Ruscelli, Girolamo, «Discorso di Girolamo Ruscelli intorno all’inventioni dell’imprese, dell’insegne, de’ Motti, et delle Livree», en Paolo Giovio, Ragionamento di mons. Paolo Giovio sopra i motti, & disegni d’arme, & d’amore, che communemente chiamano imprese: con vn discorso di Girolamo Ruscelli, intorno allo stesso soggetto, In Venetia, apresso Giordano Ziletti, 1556, pp. 113-236.

Ruscelli, Girolamo, Le imprese illustri, Venecia, [Francesco Rampazetto], 1556.

Tesauro, Emanuele, Idea delle perfette imprese, ed. de Mª Luisa Doglio, Florencia, Leo S. Olschki, 1975.

Inicio de página

Notas

1 Para una definición más completa del concepto de empresa, véase Sagrario López Poza, 2008.

2 Paolo Giovio (1438-1552), Girolamo Ruscelli (ca. 1500-1566) y Emmanuele Tesauro (1592-1675) sentaron las principales bases del género con la publicación de obras indispensables para su preceptiva, tales como, respectivamente, el Dialogo dell’imprese militari et amorose (1556), Le imprese illustri (1566) y la Idea delle perfette imprese esaminata secondo gli principii di Aristotele (1622-1630).

3 Ms. 9/247 de la Biblioteca de la Real Academia de la Historia de Madrid, inédito.

4 Para las citas referentes a Batallas y quinquagenas, me baso en el sistema de abreviaturas propuesto por Manuel Moreno García del Pulgar (2009), en donde el título se indica con las siglas BQ y los volúmenes de la edición de Tudela y Bueso se numeran del I al IV, mientras que la edición de Avalle y Arce recibe el número V.

5 Ruscelli, «Discorso di Girolamo Ruscelli intorno all’inventioni dell’imprese, dell’insegne, de’ Motti, et delle Livree», pp. 189-190.

6 Ibid. , p. 190.

7 Juan, 1, 3.

8 Es alusión al lábaro de Constantino: hoc signo vinces.

9 Libro de linajes, f. 61v.

10 BQ, I, p. 57.

11 Giovio, Dialogo dell’imprese militari et amorose, p. 6: «il motto […] uuole essere communemente d’una lingua diersa dall’idioma di colui, che da l’impresa per che il sentimiento sia alquanto piu coperto».

12 Ruscelli, Le imprese illustri, p. 23: «[Las empresas] posson farsi di lingua Latina, Greca, Ebrea, Francese, Spagnuola, Tedesca […] Ma le amorose che hanno da seruir principalmente con le donne e da lodar che si piglino maniera e legge in tutto diuersa dalla condictione data loro da Mons. Giovio e che non si faciano se non nella lingua stessa, che é propriae nativa alla donna per cui si fanno. Tuttauia chi pur anco in questo anesse vaghezza d’usar lingue straniere potrá valersi della Latina e della Spagnuola principalmente, le quali […] son facilissime ad intendersi, cosi dall Italiane come dalle Francesi e per auentura da altre natoni per la molta comunanza che hanno con la lingua Latina».

13 Libro de linajes, f. 34v.

14 Ruscelli recomienda la brevedad en todos los aspectos de la empresa: «che ò pittura, ò intagli, ò rileui, ò colori ò parole, con che si facciano, sieno si faattamente breui» (Ruscelli, «Discorso di Girolamo Ruscelli intorno all’inventioni dell’imprese, dell’insegne, de’ Motti, et delle Livree», p. 125), mientras que Giovio aconseja que el mote «di essere breue […] di sorte che di due ò tre parole quadra benisimo» (Giovio, Dialogo dell’imprese militari et amorose, p. 6)

15 Libro de linajes, f. 34v.

16 BQ, V, p. 68.

17 BQ, I, p. 452.

18 Este refrán tan popular cuenta con numerosos testimonios en la literatura española y aparece ya en refraneros tan antiguos como los Refranes que dizen las viejas tras el fuego (1454) del Marqués de Santillana.

19 BQ, V, p. 458.

Inicio de página

Índice de ilustraciones

Título Belveder (Rodrigo Corella)
URL http://criticon.revues.org/docannexe/image/1975/img-1.jpg
Ficheros image/jpeg, 684k
Título Al que vos mismo cegáis / muy mejor vista le dais (Pero Manrique)
URL http://criticon.revues.org/docannexe/image/1975/img-2.jpg
Ficheros image/jpeg, 304k
Título Aquí puedes ver, mortal, / quién tú eres siendo tal (Juan Velázquez)
URL http://criticon.revues.org/docannexe/image/1975/img-3.jpg
Ficheros image/jpeg, 392k
Título Una no hace verano / puesto que venga temprano (Pedro de Venegas)
URL http://criticon.revues.org/docannexe/image/1975/img-4.jpg
Ficheros image/jpeg, 249k
Inicio de página

Para citar este artículo

Referencia en papel

Andrea Maceiras Lafuente, « Sobre los orígenes de la empresa española. Los inicios del género a través de la obra de Fernández de Oviedo », Criticón, 124 | 2015, 125-136.

Referencia electrónica

Andrea Maceiras Lafuente, « Sobre los orígenes de la empresa española. Los inicios del género a través de la obra de Fernández de Oviedo », Criticón [En línea], 124 | 2015, Publicado el 28 agosto 2015, consultado el 22 agosto 2017. URL : http://criticon.revues.org/1975 ; DOI : 10.4000/criticon.1975

Inicio de página

Autor

Andrea Maceiras Lafuente

Universidade da Coruña

Inicio de página
  • Logo Presses universitaires du Midi
  • Logo ENS de Lyon
  • Logo IHRIM - Institut d'Histoire des Représentations et des Idées dans la Modernité
  • Logo Labex COMOD - Université de Lyon
  • Logo Instituto Cervantes
  • Revues.org