Navegación – Mapa del sitio

La dedicatoria de Cervantes «Al duque de Béjar»

Ignacio Díez
p. 29-51

Resúmenes

La dedicatoria al duque de Béjar, del Quijote de 1605, es, como se sabe, en buena parte un plagio. Para explicarlo caben varias posibilidades, y no solo la hipótesis que la supone redactada por alguien próximo a Robles tras una pérdida de la dedicatoria original. La dedicatoria cose fragmentos de dos procedencias, invierte el sentido de alguno de ellos, está firmada por su autor (y no por el editor) y no se reemplaza en las reediciones. Además, los preliminares literarios (dedicatoria, prólogo y poemas) adelantan el carácter de libro de entretenimiento que es el Quijote y forman una unidad. Por si fuera poco, el prólogo, justo a continuación de la dedicatoria, propone explícitamente recurrir al plagio si hace falta en algunos casos.

Inicio de página

Texto completo

Casi todos los críticos disfrutan del don de la obviedad (Francisco Umbral, Los amores diurnos)

Il n’y a pas de vanité intelligente (Louis-Ferdinand Céline, Voyage au bout de la nuit)

Los problemas de una dedicatoria

  • 1 «La serie formada por la dedicatoria [al duque de Béjar] y los sonetos I-IV [al mismo sujeto] es de (...)
  • 2 La palmaria excepción se encuentra en Góngora, por su peculiar transmisión y porque «es imposible l (...)

1Probablemente casi nadie presta atención a las dedicatorias de los libros de los Siglos de Oro, con su habitual despliegue retórico, aunque el cliché también puede ser muy expresivo1. Cabe preguntarse incluso si el dedicatario lee la dedicatoria o se conforma con ver su nombre estampado en la portada y al frente de la pieza preliminar que la costumbre ha convertido en obligatoria de facto2.

  • 3 No está en el hecho de que haya «de ser breve y sucinta», ni en evitar al dedicatario «traerle a la (...)
  • 4 Cervantes, Novelas ejemplares, p. 22; «el deseo que tengo de servir a VE como a mi verdadero señor (...)
  • 5 Alvar, 2007, p. 3267.
  • 6 En los «dos modelos» de dedicatoria que distingue Martín Morán (y el segundo se inicia con las Ejem (...)

2Cervantes sí se interesa en cómo hay que escribir las piezas preliminares o paratextuales y reflexiona sobre cómo componer un prólogo (precisamente en el bien conocido del Quijote de 1605) y sobre cómo debe ser una dedicatoria (en la muy original de las Novelas ejemplares). Incluso se puede percibir cierta autocrítica burlona si se comparan dos de las dedicatorias cervantinas, la del primer Quijote y la de las Novelas ejemplares, separadas por un período de ocho años3. Quizá Cervantes opone así, no solo su evolución en el trato con los nobles y su evolución también en el desarrollo literario de una pieza estereotipada como es la dedicatoria, sino que opone sobre todo la versión más tradicional de una dedicatoria a la novedad con la que halaga «a mi verdadero señor y bienhechor mío»4. ¿No fue el duque de Béjar en 1604 su señor y su bienhechor como lo es en 1613 el conde de Lemos? Sin embargo, lo que más importa es constatar el carácter único de la dedicatoria de la primera parte del Quijote («Al duque de Béjar»), en parte porque «contrasta la brevedad de la dedicatoria y el tono distante, frío, de la misma, sobre todo si se compara con la enorme originalidad del prólogo»5, y en mayor medida porque entre el prestigiado prólogo y la (hasta hace poco muy) olvidada dedicatoria hay una relación antitética, la que va de la originalidad al plagio. La de las Novelas ejemplares es original en los dos sentidos y una prueba de peso de que, al menos entonces, Cervantes es capaz de escribir una dedicatoria muy personal y muy diferente de las que impone el tópico. ¿Adquirió tarde esa habilidad Cervantes o ya disponía de ella casi una década antes?6

  • 7 Trato siempre del Quijote de 1605 a menos que se indique otra cosa.
  • 8 La aprobación de Antonio de Herrera ha sido rescatada por Bouza en 2008 (puede verse en Bouza y Ric (...)

3Si el bien conocido prólogo del Quijote7 así como los poemas burlescos han atraído con mucha razón a los lectores, no hay que extrañarse de que los preliminares legales no sean leídos con la misma fruición, pues la tasa, la fe de erratas y el privilegio son en el Quijote, como en el resto de los libros impresos de los Siglos de Oro, requisitos obligatorios que salen de las plúmbeas plumas de la administración. También estaría en esa categoría la aprobación, de la que, como es sabido, carece la primera parte del Quijote8. A su vez, la dedicatoria se ha vuelto muy incómoda para la crítica cervantina desde que Hartzenbusch destapara hace ciento cincuenta años que es en gran medida un plagio. Durante casi tres siglos el plagio cervantino pasó sin ser notado ni por críticos ni lectores: ni siquiera Avellaneda lo percibe, aunque es posible que solo se interesara por el prólogo y desdeñara una pieza presumiblemente monótona y estereotipada.

  • 9 Tampoco aparecen en la dedicatoria de las Flores de poetas ilustres, compiladas por Pedro de Espino (...)
  • 10 Cervantes, Novelas ejemplares, p. 2. En la segunda parte del Quijote el nombre aparece solo en la c (...)

4El Quijote va «dirigido», en la portada, «al duque de Béjar, marqués de Gibraleón, conde de Benalcázar y Bañares, vizconde de la Puebla de Alcocer, señor de las villas de Capilla, Curiel y Burguillos», y la misma fórmula es la que abre la dedicatoria. No se emplean, pues, ni el nombre ni los apellidos de don Alonso Diego López de Zúñiga y Sotomayor (1577-1619), duque de Béjar durante los dieciocho últimos años de su vida9. Por el contrario, tanto las Novelas ejemplares como la segunda parte del Quijote prefieren otro modelo: «A don Pedro Fernández de Castro, conde de Lemos, de Andrade y de Villalba […]»10. Pero lo más interesante de la dedicatoria cervantina de 1605, «al duque de Béjar», es su nada fácil composición a base de seis remiendos: cinco frases de otra dedicatoria, la de Fernando de Herrera al marqués de Ayamonte, en sus Anotaciones, y una más del largo prólogo de Francisco de Medina en la misma obra:

  • 11 Herrera, Anotaciones, pp. 174-176 (la cursiva y la numeración son mías). Hartzenbusch (1874, p. 4) (...)

Ilustrísimo y Excelentísimo Señor:
No me parece que satisfago a la estimación de Garcilaso […] podrán sufrir que se dedique a otro que al
clarísimo nombre de V. Excelencia [1]. Servicio es pequeño […] merecedor por la dignidad del sujeto del buen acogimiento y honra con que favorece V. Excelencia todas la obras del ingenio [2]. Bien es verdad que ésta se halla desnuda de aquella elegancia y erudición que suelen tener las que se crían en las casas de los hombres que saben [3] […] y la mayor en la rudeza y temeridad de mi ingenio, pues no conteniéndome en los límites de mi ignorancia [4] o poca noticia, escogí este argumento […] y me quise obligar al juicio de los que tienen menos conocimiento de esto, que son los que condenan con más rigor y menos justicia los errores ajenos [5] […]11.

  • 12 Herrera, Anotaciones, p. 194 (la cursiva y la numeración son mías).

El maestro Francisco de Medina a los lectores
[…] habiendo sido nuestros
príncipes y repúblicas tan escasas en favorecer las buenas artes, mayormente las que por su hidalguía no se abaten al servicio y granjerías del vulgo [6], digo, pues, que recebidos en cuentas estos inconvinientes, no es mucho de maravillar que no esté desbastada de todo punto la rudeza de nuestra lengua [...]12.

  • 13 Cervantes, Don Quijote de la Mancha, pp. 7-8 (la cursiva y la numeración son mías). Se retocan adem (...)

Al duque de Béjar, Marqués de Gibraleón, conde de Benalcázar y Bañares, vizconde de la Puebla de Alcocer, señor de las villas de Capilla, Curiel y Burguillos.
En fe del buen acogimiento y honra que hace Vuestra Excelencia a toda suerte de libros [2], como príncipe tan inclinado a favorecer las buenas artes, mayormente las que por su nobleza no se abaten al servicio y granjerías del vulgo [6], he determinado de sacar a luz al Ingenioso hidalgo don Quijote de la Mancha al abrigo del clarísimo nombre de Vuestra Excelencia [1], a quien, con el acatamiento que debo a tanta grandeza, suplico le reciba agradablemente en su protección, para que a su sombra, aunque desnudo de aquel precioso ornamento de elegancia y erudición de que suelen andar vestidas las obras que se componen en las casas de los hombres que saben [3], ose parecer seguramente en el juicio de algunos que, no continiéndose en los límites de su ignorancia [4], suelen condenar con más rigor y menos justicia los trabajos ajenos [5]; que, poniendo los ojos la prudencia de Vuestra Excelencia en mi buen deseo, fío que no desdeñará la cortedad de tan humilde servicio
13.

  • 14 Carrascón, 1991, p. 168.
  • 15 «El maestro Francisco de Medina a los lectores» (Herrera, Anotaciones, pp. 187-203). La frase selec (...)
  • 16 En el cotejo de las variantes que ofrece el plagio cervantino sobre la dedicatoria de Herrera y el (...)
  • 17 Herrera, Anotaciones, p. 200.
  • 18 Rico, 2005a, p. 416. Más adelante, cuando el mero discurrir de las páginas convierte en verdad esta (...)
  • 19 En la hipótesis de Rico se salva este escollo por delegación, pues «no debemos entender, sin embarg (...)

5Es evidente que «lo que Cervantes no hizo fue copiar una dedicatoria completa, lo cual sí supone un ahorro de esfuerzo y de imaginación, sino entresacar unas cuantas frases para hilvanarlas en su propio texto»14. Es más, a la cita de Medina (lo más llamativo del engranaje) no se llega ni fácil ni casualmente pues está engastada en un texto relativamente extenso. ¿Es una broma el que la dedicatoria de Cervantes reconvierta la falta de ocupación de los «príncipes y repúblicas» en el adelanto de las buenas letras, tal y como dice Medina, en su justo contrario?15 Lo cierto es que Cervantes elige precisamente esa frase para darle la vuelta16. Es evidente, además, que la inserción del texto de Medina parece proponer un juego no tan sencillo como sería identificar los calcos de Herrera. El desafío no le llegó a Fernando de Herrera, muerto en 1597, pero sí a Francisco de Medina, que vivió hasta 1615. ¿Leyó Medina el Quijote? ¿Se detuvo en la dedicatoria? ¿Reconoció su frase impresa en 1580? ¿Seguiría pensando veinticinco años después, tal y como había estampado en las Anotaciones, que «los malos impresores […] todo lo pervierten»?17 «Espigar en las primeras páginas de los Comentarios [sic] de Herrera resulta una solución excelente: no se notará (a buen seguro: en cerca y de tres siglos), y, si se nota, el Divino es poeta grato a tirios y a troyanos, y la ratería podrá defenderse como un homenaje en forma de imitatio»18. Creo que hace falta una explicación de mayor calado, pues las Anotaciones a la poesía de Garcilaso son un libro para eruditos (como presumía de serlo Lope, entre otros), y no una obra de consulta en una imprenta o por un impresor de pocas «aficiones literarias»19. Además, ¿quién leería y recordaría la dedicatoria de Herrera? ¿Y por qué recurrir a un extenso texto —en comparación con cualquier dedicatoria— en el que Medina diserta sobre problemas literarios y lingüísticos?

  • 20 Riquer, 1970, p. 42.
  • 21 MacCurdy y Rodríguez, 1981, p. 170.

6Con todo, el principal problema del plagio (que ocupa, con retoques, algo más de la mitad de la dedicatoria cervantina, como se ha visto) no es el plagio en sí, sino el choque violento con la imagen oficial de Cervantes, que bien puede resumirse como un «plagio que no deja de sorprender en la primera página de uno de los libros más originales que se han escrito»20. Otros, sin embargo, suponen que «Cervantes plagió con una finalidad consciente», para atacar paródicamente las dedicatorias21. Desde luego, en este caso hay que pensar que una dedicatoria que plagia una buena parte de otra en un libro de humor es ciertamente una dedicatoria «original» y que lo más importante no es analizar el contenido de la dedicatoria, ni determinar si Cervantes habla o no de los antepasados del duque o si pide protección (en contra de lo que él mismo especificaba en la dedicatoria de las Novelas ejemplares), o detectar posibles expresiones cervantinas documentadas en el resto de su producción o encontrar si Cervantes muestra su personalidad o la del duque. Lo que cuenta es valorar la intención de la pieza, su disposición en relación con los demás elementos liminares del libro o en correlación con ellos (véase, infra, el último apartado: «La unidad de un paratexto atípico y el comienzo del Quijote»).

Una dedicatoria perdida y otra autorizada: limitaciones de una hipótesis

  • 22 La idea sobre una supuesta dedicatoria perdida se formula en Rico, 1996 (recogida como «excurso 3» (...)
  • 23 «¿Quién reconocerá a nuestro escritor en esas cláusulas incoloras, inodoras e insípidas? […] Al ent (...)
  • 24 «Quizás el duque la consultó con alguno, que pensó de ella mal, creyendo que envolvía alusiones des (...)
  • 25 Rico, 2005a, p. 403, la cursiva es mía.

7Coincidiendo con el centenario de la primera parte del Quijote, Francisco Rico publicó un extenso volumen en el que recogía y ampliaba diversos textos anteriores para proponer, entre otras muchas cosas, una explicación del plagio dentro de un marco mayor en el que se tratan otros problemas de los preliminares (como la falta de aprobaciones, notada desde antiguo; la existencia de dos tasas; las holguras y espacios en la impresión de los preliminares del primer pliego). Rico pretendía cortar el nudo gordiano22, pues según su hipótesis el plagio no sería atribuible a Cervantes, aunque Cervantes lo habría «autorizado» por fuerza mayor. Salta inmediatamente a la vista, a pesar de lo arriesgado de la hipótesis, la proximidad al viejo planteamiento que considera insólito en un creador de la capacidad de Cervantes un plagio como el que muestra (y demuestra) la dedicatoria23. Hartzenbusch se preguntaba si «quizá la dedicatoria de Cervantes al duque de Béjar fue otra» y Rico, que no sigue el resto de la suposición24, prefiere abrir la posibilidad de una segunda dedicatoria que reemplazara a la primera: «O me engaño de una forma lamentable o el importante hallazgo de Moll se diría que fuerza a suponer cuando menos una secuencia de hechos básica»25. Sin embargo, de la impresión de una doble tasa, en Valladolid y en Madrid, no se sigue necesariamente, ni mucho menos, que la dedicatoria se extraviara.

  • 26 Interesante es el reaprovechamiento del soneto «A la grandeza del duque de Béjar» de Juan López del (...)

8La hipótesis de la dedicatoria original perdida y sustituida por otra zurcida con rapidez y por mano ajena deja muchos puntos oscuros o inexplicados, como ¿por qué elegir la dedicatoria de Fernando de Herrera en sus Anotaciones? Y, sobre todo, ¿por qué no reproducir una dedicatoria tal cual o casi, es decir, por qué no plagiarla de manera amplia? La práctica de plagios de dedicatorias se nutre de reutilizaciones para encontrar otros mecenas y de plagios completos en los que el plagiario (material o intelectual) firma con su nombre26.

  • 27 Reyes Gómez, 2005, p. 20. Los ejemplares vallisoletanos quizá iban destinados «a los miembros del C (...)
  • 28 «Que estaba prevista la inclusión de otros textos (aprobación por ejemplo) es evidente cuando se ob (...)
  • 29 «[…] y antes adelantaban el trabajo de composición dejando en blanco la página que debía ocupar ese (...)
  • 30 Micó, 1994.
  • 31 Reyes Gómez y González-Sarasa, 2013, pp. 306-307. La segunda edición no se hace con tanta prisa com (...)
  • 32 Rico, 1998, p. cc. Aunque las dedicatorias de Robles las escriban otros es él quien las firma (Rico (...)

9En el proceso editorial del Quijote, como ya indicara Moll, «Robles solicitó a Cuesta que enviara a Valladolid algunos ejemplares del libro (incluidos los tres pliegos de los preliminares) para que allí mismo se imprimiera, en el taller de Luis Sánchez, el texto de la tasa en el espacio que se había dejado en blanco (el recto de la segunda hoja) y así anticipar la venta en la entonces Corte a finales de año»27. La dedicatoria, pues, tuvo que imprimirse en Madrid y viajó a Valladolid como parte de un primer pliego incompleto, a falta de la tasa y de las aprobaciones28. La única pieza con «doble composición» es la tasa, pues era «con frecuencia el último documento en llegar a la imprenta»29. Como el Quijote se habría compuesto deprisa, pues entre el privilegio y la fe de erratas hay poco más de dos meses, al insistir en esta prisa (en relación con otros best sellers de 1604 y 1605)30 y en los cálculos sobre la tirada se prepara un escenario en el que el lector concluya que precisamente son esas prisas las que hicieron que se perdieran las aprobaciones y, rizando el rizo, ¿por qué no suponer también el extravío de la dedicatoria «original»? Pero el sistema que habría elegido Robles, o a quien supuestamente hubiera comisionado, dificulta la idea de que se trate de un plagio rápido y fácil, y esas mismas prisas ¿no se distancian del recosido de una dedicatoria previa en la que hay tiempo para insertar una frase perdida en otro texto? Antes que a las prisas de un editor poco cultivado, el procedimiento se parece mucho más al juego de un autor que conoce bien los límites y utilidades de la imitatio («podéis reconocer la primera frase, quizá, pero no la segunda») y que escribe un libro divertido. Recientemente Reyes y González-Sarasa han explicado que en la imprenta de Juan de la Cuesta, tras cincuenta días para imprimir los ochenta pliegos de la primera parte del Quijote, «la actividad del taller se centraba en los primeros pliegos. Transcurrieron veinte días entre la fe de erratas y la tasa, cuyos documentos se estamparían en unos pocos días en las prensas madrileñas. Sin embargo, algunos ejemplares se enviaron a Valladolid para imprimir la tasa en las prensas de Luis Sánchez, por lo que hay variantes en ese elemento»31. ¿Es en esos veinte días cuando se pierde la dedicatoria y se redacta una nueva sin contar con Cervantes? Lo que resulta aún más curioso después de suponer que no es posible escribir una segunda dedicatoria «original» (no por falta de creatividad, claro, sino por no encontrarse el autor a mano) es que Cervantes le escriba a Robles, entre 1607 y 1611 «un par de hermosas dedicatorias» firmadas por el librero32.

  • 33 Andrés Escapa et al., 2000, p. 45., solo citan el «tratado médico de Luis Mercado [núm. 38], cuyo i (...)
  • 34 Simón Díaz, 2000 (anexos sobre «intercambio de aprobaciones y poesías laudatorias», pp. 236-245).
  • 35 Reyes Gómez, 2009, p. 320.
  • 36 Rico dice que los autores solían llevar tarde los preliminares a la imprenta (como ocurre con el Ma (...)
  • 37 Reyes Gómez, 2009, p. 319.

10Por otro lado, la falta de preceptos legales en las ediciones de los Siglos de Oro, aunque no sea lo más común33, conoce otros casos. De ciento sesenta y tres volúmenes estudiados en el período de 1550 a 1622 hay dieciséis que se publican sin aprobación, y el mismo año que se publica el Quijote salen así las Rimas de Lope y una Relación de las fiestas34. La Pragmática de 1558 solo obligaba a la inclusión de licencia, tasa y privilegio (si lo había), pero en el privilegio del Quijote sí se indica que se imprimirá la aprobación: «Tal vez lo escueto del texto, parco en elogios, pudo influir en la decisión de no reproducirlo, ya que desde el punto de vista tipográfico había espacio de sobra para su inclusión»35. Y si el original contiene la dedicatoria, el prólogo y los poemas, ¿por qué suponer que se perdió solo la dedicatoria? Aunque en el impreso vayan en pliegos distintos (la dedicatoria en el primero y el prólogo y los versos en el segundo y doble), eso no invalida que se escribieran juntas las piezas36 y que las tres tuvieran conexiones evidentes, sobre las que vuelvo más tarde. ¿Se dejó más espacio para incluir las aprobaciones? ¿Las supuestas prisas obligaron a cerrar el segundo pliego primero y a repartir después el espacio del primero? Nada impide que antes del 20 de julio de 1604, cuando Gil Ramírez de Arellano y Juan Gallo de Andrada «se hacen cargo de tramitar la petición» de impresión, «finalizado el texto y, posiblemente realizada una copia en letra caligráfica»37, el manuscrito con la obra de Cervantes incluyera los cincuenta y dos y capítulos más, previsiblemente, todos los paratextos de su pluma.

  • 38 «[…] el comportamiento habría resultado ofensivo; y no menos claro es que la cosa no le afectó lo b (...)
  • 39 Fermín de los Reyes recoge («parece») la hipótesis del extravío y el plagio, aunque propone una sue (...)
  • 40 «[…] hubo tiempo para modificarlo [el texto de la dedicatoria] en la segunda edición y no se hizo» (...)
  • 41 En la edición de la Pícara Justina de 1608 se escamotea la dedicatoria y el escudo de armas de Rodr (...)

11La suposición de que la dedicatoria original se perdió y hubo que muñir otra rápidamente tropieza también con el inconveniente del mantenimiento de esa misma dedicatoria en las ediciones siguientes. ¿Por qué no cambiarla entonces? La respuesta acude al expediente de que causaría mal efecto —¿en el duque?— y se descubriría el pastel38, pero no se puede descartar que la dedicatoria publicada fuera la que compuso Cervantes y que precisamente por eso resultara ocioso cambiarla39. Es verdad que «aunque se hizo una recomposición de las hojas preliminares» en la segunda edición no se incluyen las aprobaciones40. ¿Continuaban perdidas? Por otro lado, otros impresores y editores cambian las dedicatorias de otras obras según las ediciones y en el Quijote, si la dedicatoria no es de Cervantes, nada se opone a que la firme el editor41. ¿No pudo redactar Cervantes una dedicatoria, si es verdad que se perdió la original? ¿O quizá simplemente no se perdió y por eso Cervantes no la corrige o la cambia? ¿No es extraño o absurdo que Cervantes no se ocupara de redactar e insertar la dedicatoria perdida y recompuesta o de escribir una nueva y no plagiada? Pero, sobre todo, ¿qué se soluciona añadiendo un eslabón más a la ya larga cadena de suposiciones al imaginar una autorización precisamente a partir del hecho de que la dedicatoria no se modifica?

  • 42 «[…] no de cervantista, que ni lo soy ni quiero serlo» (Bouza y Rico, 2009, p. 19).
  • 43 «Es frecuente, por ejemplo, que las dedicatorias o los poemas nuncupatorios que hallamos impresos a (...)
  • 44 Bataillon propuso una academia o cenáculo como autoría colectiva de las décimas de Urganda y de las (...)
  • 45 Dadson, 2006, pp. 226 y 228 (la cursiva es mía).
  • 46 Díez, 2003, pp. 78-80. Las aprobaciones van al final.

12Aunque la necesidad de los cervantistas (y de Rico)42 de exculpar a Cervantes de un plagio que sin duda consideran vergonzoso, parecería encontrar acomodo en las prácticas editoriales de los Siglos de Oro43, lo cierto es que ni suele ponerse en duda que los paratextos de todas las obras de Cervantes han salido de su pluma44 ni hay que olvidar los libros de otros autores preparados para la imprenta en los que se incluye la dedicatoria, incluso rubricada por el escribano. Algunos textos de Bocángel «nos han llegado en forma autógrafa pero que a todas luces fueron preparadas para la imprenta: algunas tienen portada, a veces dedicatoria, aprobaciones, y censuras, y un texto muy cuidado, con una letra regular y clara, sin tachaduras ni correcciones»45. También el Digressionario poético, de Francisco Mesa del Olmeda, incluye la dedicatoria y el prólogo, además de las dos aprobaciones, en la copia manuscrita que lo conserva, con las planas rubricadas46.

  • 47 Robles fue el autor intelectual, pero el muñidor de la dedicatoria pudo ser un autor de la casa o i (...)
  • 48 Rico 2005a, pp. 316-317 y 141.

13En resumen, la pérdida de la dedicatoria original no queda probada en ningún momento y siempre se mantiene en el terreno de la conjetura, en un potente círculo vicioso. Las abundantes suposiciones se formulan a partir de cuatro datos: la existencia del plagio de la dedicatoria (que es, por otro lado, parcial y complejo, como se ha visto), las diferencias de la tasa, los espacios en blanco y la ausencia de aprobaciones. ¿Hay que seguir necesariamente a Rico en sus suposiciones sobre 1) la pérdida de las aprobaciones y 2) de la dedicatoria, 3) las supuestas prisas que impidieron que Cervantes rehiciera la dedicatoria, y 4) el encargo de Robles para que alguien muñera una extraña dedicatoria a partir de otra (más un fragmento de un prólogo)? Incluso en ese complejo y cumulativo caso, ¿por qué seleccionar la de Fernando de Herrera? ¿Por qué incluir una frase de Medina? ¿Es más rápido componer una dedicatoria a partir de fragmentos o es mejor redactar una nueva, ya sea por Cervantes o por uno de los colaboradores de Robles?47 Además, no se puede prescindir de la materia deslizante del Quijote, que el mismo Rico reconoce a veces con cita de Riley («nos vemos obligados a leer a Cervantes al mismo tiempo en serio y no en serio») o sin ella («es palpable que Cervantes concibe el Quijote en una vena ligera y burlesca con que pasaba por encima de no pocas contradicciones del relato, cuando no pretendía afianzarse poniéndolas de relieve»)48.

Un destinatario borroso: el duque de Béjar

  • 49 Conde Mora, 2012, opta por considerarlo el VI duque de Béjar. La razón de los cambios de ordinal en (...)
  • 50 Molina Huete, 2005, p. 98.
  • 51 Bataillon, 1964, p. 292.
  • 52 García Hernán, 2006, pp. 1235 y 1236.
  • 53 Garrote Bernal, 2005, p. 138.
  • 54 Sobre el sentido del humor de algunos nobles puede recordarse la dedicatoria de «A la zanahoria», d (...)
  • 55 Solo nueve de los volúmenes que menciona se pudieron comprar en vida del duque, además del Quijote (...)
  • 56 Al mismo duque de Béjar le dedica Pedro Espinosa sus Flores de poetas ilustres, Cristóbal de Mesa s (...)
  • 57 Una visión crítica en Matas Caballero, 2005, pp. 69-70: en la relación con Góngora «nada preciso y (...)

14La primera parte del Quijote está dedicada al duque de Béjar, pero en ningún momento se le identifica por sus nombres y apellidos. Se trata del VII duque49, don Alonso Diego López de Zúñiga Sotomayor y de Guzmán, Grande de España y caballero del Toisón de Oro, «lo que Cristóbal Suárez de Figueroa denominó en su escala de mecenas un “grandazo”»50. Suele subrayarse la importancia del duque («miembro de esta grandeza española que entronca con los reyes»)51, pero se repara menos en que quien recibe la dedicatoria de Cervantes es un casi recién estrenado duque de Béjar (lo es desde 1601) que solo cuenta con veintiocho años. Las acusaciones de Rodríguez Marín, que recoge las de otros («hombre casi ignorante y derrochador, sin ningún interés por la cultura»), se esfuman en García Hernán que considera a Béjar un «miembro convencional […] de la alta nobleza castellana de su época»52. Quizá Espinosa y Cervantes «no calibran lo suficiente —quizá sí, y sus textos son más irónicos de lo que pensamos— [...que] el de Béjar era asimismo un marginadísimo noble rural que, como tantos otros por entonces, también ejercía labores de pretendiente»53. ¿Sería muy leído don Alonso, duque de Béjar? ¿Se prestaría, como otros nobles, a la broma o al juego o a la travesura?54 La simple inserción en la parte convencional de la nobleza vendría a descartar tanto la inclinación a las bromas como la posesión de un bagaje intelectual, aunque curiosamente el marqués de Saltillo pondera su biblioteca55. El terreno está abonado para los prejuicios, como cuando se juzga que el duque de Béjar solo ha quedado en la historia por la dedicatoria de Cervantes (y basta echar un vistazo a otros textos del período para desmentirlo)56, o cuando solo se trata de su supuesta y proverbial tacañería57 (que hay que cohonestar con una donación anual al monasterio de San Francisco, en Béjar, precisamente desde el momento en que se convierte en duque de Béjar). El retrato del duque es, pues, fragmentario, en el mejor de los casos:

  • 58 Colón Calderón, 2005, p. 76. Para un estado de las valoraciones oscilantes que ha recibido el duque (...)

Era hombre de carácter melancólico, si hemos de creer a Cristóbal de Mesa; alejado del poder y con problemas de dinero, parece que no se desplazó mucho a Madrid, aunque fue en ocasiones para algunos actos religiosos, tal vez para asistir a alguna representación teatral, y para pretender un cargo; su vida transcurriría entonces lejos de la Corte, en Béjar o Gibraleón, entre bufones, caballos, la práctica de diversos juegos, como el ajedrez, y la caza. Esta última más que una afición era casi una obsesión58.

  • 59 Ponce Cárdenas, 2005, p. 201.
  • 60 «Don Alonso Diego fue un alejado de bullicios, de pocas ambiciones porque no podía tenerlas, porque (...)
  • 61 Sieber, 1998, p. 95.
  • 62 Barnés, 2009, p. 64; además «los versos de cabo roto, recién incorporados a la métrica española por (...)
  • 63 « [...] la referencia a Alejando Magno es, cuando menos, ambigua, porque la tradición no presentaba (...)

15Francisco de Rioja, en su epitafio, lo considera «varón sin ambición, magnánimo, apacible, benigno y liberal con todos»59, quizá por convencimiento, quizá porque no tenía recursos60. Pero para mí lo más llamativo es que esa necesidad de explicar la elección de Cervantes tenga que recurrir a veces a un análisis de las palabras de un texto que es un plagio, con lo que de manera simple y reiterada se vuelve al punto de partida, pues lo único que está claro es que Cervantes dedica el libro a un mecenas (para probable beneficio de ambos)61. La supuesta falta de generosidad del duque, que se ha convertido en un lugar común, aparecería en «los versos preliminares», «piezas netamente humorísticas. Alejandro, el personaje de la Antigüedad más citado en el Quijote, aparece en el poema atribuido a Urganda la Desconocida, en una comparación socarrona con el duque de Béjar»62; caben, sin embargo, otras posibilidades63.

  • 64 Simón Díaz, 2000, p. 144.
  • 65 Simón Díaz, 2000, p. 146.
  • 66 Béjar «parece que no poseía la riqueza más importante de aquel momento: la riqueza simbólica del po (...)

16A la crítica parecen haberle preocupado más las razones por las que Cervantes cambia luego de dedicatario y, aunque puedan ser muchas, a menudo se apoyan en la supuesta mezquindad del de Béjar. ¿Le defraudó a Cervantes el duque de Béjar en su apoyo o eligió a alguien más poderoso para dedicar sus Novelas ejemplares y la segunda parte del Quijote? «Don Pedro Fernández de Castro, séptimo conde de Lemos, era sobrino y yerno del duque de Lerma, valido de Felipe III y a los veintisiete años presidente del consejo de Indias, motivo por el cual empezaron a dedicársele libros en México y Lima y algún otro referente a países exóticos como Etiopía»64. Puede ser una ironía, como dice Simón Díaz, que Cervantes no acompañara a Lemos a Nápoles y puede ser útil interpretar a esa luz la dedicatoria del Quijote de 1615, cuando Cervantes «pudo jactarse, humorísticamente […] de que a pesar de la distancia seguía desde allí su permanente protección»65. Cervantes buscaría una influencia efectiva cerca de Felipe III y de su valido, como la que le podría proporcionar Lemos y no Béjar66.

  • 67 La ausencia de nombres y apellidos en la dedicatoria inducen a Lasso de la Vega a pensar que no (19 (...)
  • 68 Anastasio Rojo relaciona a Cervantes con el duque a través del casero del primero, Juan de las Nava (...)
  • 69 A esta luz carecen de sentido los miedos y suposiciones tradicionales, que comparte Rico: «Después (...)

17¿Conocía Cervantes al reciente duque?67 Aunque es posible suponer un contacto68, se mantiene la idea de una escasa relación con un joven duque de Béjar, casado a los dieciocho años y seguramente muy dedicado a las obligaciones de la nobleza. La dedicatoria plagiada en parte no tendría, pues, tanto que ver con un supuesto ajuste de cuentas con un patrocinador tacaño, sino con un juego que implica a un mecenas joven y distante, con un juego literario (tan caro a Cervantes) que apuesta por la dificultad de que se descubra el injerto, no tanto por el dedicatario como por «los hombres que saben»69.

La unidad de un paratexto atípico y el comienzo del Quijote

  • 70 Martínez Mata, 2001. Cervantes es «el manco sano, el famoso todo, el escritor alegre y finalmente e (...)
  • 71 Díaz Migoyo, p. 542. «[…] la crítica no ha dejado de destacar la contribución suplementaria de esto (...)
  • 72 Redondo, 2006, p. 15.
  • 73 Martínez Mata, 2008, p. 17.
  • 74 «Adentrándose en los dominios del prólogo, la dedicatoria [de La Circe de Lope] afirma asimismo la (...)
  • 75 Redondo, 2006, p. 31.
  • 76 Martín, 1991, p. 173.
  • 77 Martín Jiménez une los tres preliminares como respuesta al prólogo de El peregrino en su patria, de (...)

18Hoy no nos extraña que el Quijote fuera visto desde su nacimiento y durante dos siglos como una obra humorística, aunque esa calificación haya conllevado un aprecio reducido hasta la edición de 178070, ni tampoco asombra que el prólogo y las poesías burlescas —destacadas piezas paratextuales— hayan sido contemplados como una preparación para la lectura de una obra divertida y compleja. Así Díaz Migoyo considera que esa es su función, pues «el Prólogo preparaba a su lector de 1605 para un entretenimiento alternativo al habitual consistente en una lectura contestataria de la lectura canónica del conocido género de los libros de caballerías»71. Redondo va más allá y retrotrae esa preparación a la portada, que distancia al Quijote de lo habitual en los libros de caballerías; además «la dimensión paródica se confirma cuando el lector se da cuenta de que el paratexto encierra diversas poesías […] que proyectan una mirada burlona sobre el hidalgo […] esa corriente se halla ampliada cuando el receptor llega al prólogo. Este empieza de una manera también insólita, que invierte todas las perspectivas»72. Pero más concretamente «lo primero que leemos» en el Quijote es «el prólogo —y la dedicatoria»73. La dedicatoria es una pieza incómoda, primero por su factura convencional y fría y, luego, una vez descubierta la cuidada confección a partir de los textos de Herrera y Medina, por constituirse en un plagio. Sin embargo, si las relaciones entre prólogo y dedicatoria no son únicas de Cervantes74, ¿por qué excluir de toda esta armazón precisamente la dedicatoria, que no es un preliminar legal, sobre todo si Cervantes se vale de «un juego continuo»?75 ¿No juega Cervantes también aquí, en función de la parodia, como a veces se ha indicado, o en función de una ruptura con los clichés que ahogan los tres preliminares literarios (dedicatoria, prólogo y poemas)? Si «the buffoonesque structure provided by the sonnet framework has important hermeneutic implications for Don Quixote»76, creo que el marco se sitúa antes e incluye a la dedicatoria, es decir, a todos los preliminares literarios77.

  • 78 Díez, 2005.
  • 79 «En suma; siendo prólogo y versos burlescos y de finísima intención satírica, creo que encaja la de (...)
  • 80 Muy interesante es el enlace del prólogo de las Novelas ejemplares con la dedicatoria, justo antes (...)
  • 81 Sobre la relación de prólogo y dedicatoria en 1615, véase Stoopen (1998, p. 306), que considera que (...)

19Hace diez años defendí la hipótesis de que las tres piezas liminares están entrelazadas y comparten diversos elementos78 y no solo la burla79. La propuesta prologal en favor de descubrir la verdad no parece apuntar solo a los juegos con la autoría de los poemas sino que señala también a la dedicatoria: desde la posición central, la pieza más personal y amplia de las tres, el prólogo, la más discursiva al mismo tiempo, revela, en el juego que se urde gracias al diálogo de la voz autorial con el práctico y divertido y ficticio amigo, toda una técnica compositiva y resolutiva para los problemas que plantean los preliminares. Dedicatoria, prólogo y poemas comparten humor e ironía y, como se ha visto, la crítica supone que se redactaron al mismo tiempo, una vez acabados los capítulos del Quijote. Que el duque sea mencionado en el poema de Urganda ¿no es una pista más para dibujar el entrelazado de los preliminares? Pero es la desafiante broma del prólogo de copiar lo que sea necesario para aparentar una erudición que no se posee, una vez leída la dedicatoria y detectado su contenido «prestado», la que carga de un contenido muy iluminador las dos piezas, dedicatoria y prólogo, que son contiguas80. No será el Quijote de 1605 la única obra cervantina que muestra bien entrelazados los preliminares81, aunque la broma o trampa de un plagio es única y obedece a una ridiculización de los enemigos: como nadie se interesará en descubrir la verdad («no habrá quien se ponga a averiguar si los seguistes o no los seguistes, no yéndole nada en ello», explica el amigo en el prólogo), los escritores supuestamente tan cultos y tan sabios como Lope de Vega demostrarán su real ignorancia precisamente a partir de un texto como el de Herrera, bien conocido en los círculos literarios (¿y en los de la imprenta?), lo que no convierte en imposible la detección de las apropiaciones, aunque estén moderadamente complicadas con la inserción de la frase de Medina.

  • 82 Redondo, 2001, p. 532.
  • 83 Precisamente porque «tenía que causar perplejidad la evidencia de que se trata de un zurcido que re (...)
  • 84 «Tras leer el prólogo de El peregrino en su patria, Cervantes compuso, de cara a su publicación, lo (...)
  • 85 Fernández de Avellaneda, El ingenioso hidalgo don Quijote de la Mancha, p. 7.
  • 86 «[…] al rechazar el peso de las Autoridades —como se señala en el prólogo—, en un momento en que, c (...)
  • 87 Un análisis muy detallado del prólogo en Fernández Nieto, 2007.

20El engarce de todos los paratextos del Quijote82 se aviene particularmente bien con el reconocido carácter experimentador de Cervantes y con su extendido sentido del humor. El hecho de que la dedicatoria sea tan fría como un cadáver (y es de hecho una suerte de Frankenstein, si bien las piezas solo proceden de dos fuentes publicadas en el mismo libro) y de que tenga una sola y larga frase, ¿no forma parte del juego? ¿No llama precisamente la atención ese desapego al mecenas, al que solo se nombra por sus títulos? Su brevedad y la falta de datos bien pueden funcionar también como una cierta parodia de las dedicatorias, pues «Al duque de Béjar» demuestra que se pueden componer cosiendo retales83 y que nadie se da cuenta. Es, pues, un juego controlado, donde hay riesgo y hay cálculo, pues ¿quién lee las dedicatorias? Ni el de Béjar, seguramente, que se contentaría con verse en la cubierta y, todo lo más, echaría un ojo por encima a la propia dedicatoria. El texto tampoco está destinado al gran público, ni a los amigos (o enemigos) de Herrera, sino a los enemigos del autor: a Lope84, posiblemente a sus seguidores, y quizá también a Alemán. Es más, el prólogo, que atrae todas las atenciones (el de Avellaneda es «menos cacareado y agresor de sus lectores» que el de Cervantes85), leído como burla de Lope aún hace ganar más sentido a la chanza de la dedicatoria y aún mucho más cuando el lector86 descubre que el prólogo propone valerse del plagio para alcanzar el elevado y ridículo nivel de exhibición bibliográfica y sapiencial que demuestran los libros en prosa de Lope de Vega87.

  • 88 Redondo, 2001, pp. 528 y 532.

21Desde la portada el libro busca proclamar su carácter divertido88, que solo interrumpen los preliminares legales. De hecho el texto cervantino comienza en la dedicatoria y se afianza en el prólogo y los poemas iniciales antes de abrirse a los cincuenta y dos capítulos que componen la primera parte. La narración queda comprimida en el marco de unos poemas que abren y cierran el volumen, pero la narración también está enmarcada entre una introducción o preliminar triple y una conclusión. Más allá de considerar una «humorada» la dedicatoria, como hace Gaos, conviene insertarla en la unidad que forman las tres piezas liminares, soldadas por un idéntico deseo de no escribir las piezas esperables, obligadas por el uso como decía, y la quiebra de esa asentada práctica a partir de la composición de tres piezas muy peculiares: una dedicatoria que es en su mitad un plagio; un prólogo que explica cómo escribir un prólogo; y unos poemas que no son de los amigos del autor. Las bromas atraviesan todo el libro, y un libro que es una parodia, ¿no extiende el procedimiento para parodiar también la exigencia y la seriedad de la dedicatoria, el prólogo y los poemas elogiosos, entre otros? ¿No rompe la norma de la seriedad desde los mismos preliminares? No es extraño para un lector del Quijote el interés cervantino por los juegos, entre los que cabe contar la autonomía del lector que se defiende en el prólogo: «Debajo de mi manto al rey mato». Si la producción cervantina se define por su experimentación y, tirando de ese hilo, si todos los textos del alcalaíno son diferentes, ¿por qué no aceptar que lo es también todo el Quijote?

  • 89 Rico, 2005a, p. 407.
  • 90 «Pero si la pérdida de las aprobaciones, fiadas a recortes, a hojas volanderas, se me ofrece como e (...)
  • 91 Rico, 2005a, pp. 415 y 417: «No me consta que ninguno lo haya afirmado expresamente, pero tengo la (...)
  • 92 «[…] solo quisiera dártela monda y desnuda, sin el ornato de prólogo, ni de la innumerabilidad y ca (...)
  • 93 Cervantes, Don Quijote de la Mancha, p. 17.

22En suma, entre las posibles soluciones en torno al problema de la dedicatoria, una vez descubierto tardíamente el plagio, se puede optar, primero, por acogerse al ingenio del autor del Quijote (como hacen los cervantistas, obligados al desprestigio del duque —que no recibió otras dedicatorias de Cervantes—, por más que otros autores le dedicaran sus obras), a un supuesto plagio editorial que deja muy a salvo a Cervantes o a la burla de la pretenciosa erudición en un texto dedicado a un duque muy joven (la dedicatoria se inserta en un contexto más amplio, de modo que los tres preliminares cervantinos componen una unidad humorística que ridiculiza la exigencia de dedicatoria, prólogo y poesías como introducción a la historia de don Quijote). La segunda solución, la que postula Rico en su hipótesis sobre la dedicatoria, carece de anclaje específico, pues a partir de «un par de incongruencias aparentemente de diverso orden hace tiempo advertidas en el primer pliego» se propone «desbordar los límites de nuestra hipótesis esencial, que se me antoja bastante plausible, e irrumpir en un campo más resuelta y escurridizamente especulativo, donde será inevitable avanzar zigzagueando y a tanteos» para conseguir «una explicación unitaria»89. Estas suposiciones solo llevan a otras, pues de la pérdida de las aprobaciones se infiere la de la dedicatoria90 y el encargo de Robles a alguno de sus «amigos y paniaguados» (de los que «le sobran») para la redacción del «largo y jadeante período que basta para salir del paso»: estas «conjeturas que acabo de esbozar» —sigue diciendo Rico— «tienen como base que la «hipótesis que juzgo más pacífica es la relativa al carácter apócrifo de la dedicatoria»91. En mi opinión, en vez de una cadena de suposiciones, la interconexión de los tres preliminares y la confesión palmaria del prólogo (relación y explicación muy reales y muy perceptibles) de que se pueden resolver algunos problemas copiando, porque nadie se dará cuenta, desvela la misteriosa cuestión del plagio parcial y a retales de dos piezas de las Anotaciones. Es verdad que el prólogo no discute cómo escribir una dedicatoria: de haberlo hecho es muy posible que el plagio no hubiera tardado tanto tiempo en percibirse. Pero también es cierto que el prólogo presenta un desarrollo paradójico de los propósitos de un autor que confiesa que no quiere escribir un prólogo (aunque lo hace) ni quiere recopilar poemas elogiosos (aunque también lo hace, firmados por autores imposibles)92, que pretende añadir citas en latín (y, a pesar de plantear la facilidad para incluir algunas, finalmente no están), que carece de anotaciones (aunque podría ponerlas con lugares comunes) y carece también de una lista alfabética de los autores citados (y podría plagiarla de otras obras sin que nadie se diera cuenta de nada): sin embargo, al final, resulta que «este nuestro libro no tiene necesidad de ninguna cosa de aquellas que vos decís que le falta»93, lo que no evitará que vaya acompañado de lo esencial, es decir, de un prólogo, de unos poemas elogiosos… y de una dedicatoria, que no se menciona pero sí está, abriendo el libro. No hay citas, no hay notas, no hay índice alfabético de autores, todos ellos fáciles de imaginar y de plagiar (una vez «autorizado» el plagio como método, por burlón que sea, ¿se tiene que limitar a la lista alfabética de autores citados?), pero sí hay una dedicatoria a la que no se alude en el prólogo, aunque al dedicatario sí se le menciona en el poema de Urganda la Desconocida, una dedicatoria que es un plagio en gran parte, sin que haya habido en casi trescientos años «quien se ponga a averiguar si los seguistes o no los seguistes, no yéndole nada en ello».

23La constatación de que Cervantes no plagia en otras dedicatorias hay que ponerla en relación con que ningún otro prólogo es como el de la primera parte del Quijote, ni las poesías preliminares (si las hay) son tampoco del mismo género: los preliminares de 1605, los tres, son de otro tipo e inauguran un libro humorístico y ciertamente único, donde las parodias, paradojas y plagios enhebran todo un juego no siempre reconocido por «los hombres que saben».

Inicio de página

Referencias bibliográficas

Alvar, Carlos, «Dedicatorias (de Cervantes)», en Gran Enciclopedia Cervantina, IV, dir. Carlos Alvar, Madrid, Castalia, 2007, pp. 3264-3271.

Andrés Escapa, Pablo, Elena Delgado Pascual, Arantxa Domingo Malvadi y José Luis Rodríguez Montederramo, «El original de imprenta», en Imprenta y crítica textual en el Siglo de Oro, dir. Francisco Rico, Valladolid, Centro para la Edición de los Clásicos Españoles, 2000, pp. 29-64.

Barnés Vázquez, Antonio, «Yo he leído en Virgilio». La tradición clásica en el «Quijote», pról. Jean Canavaggio, Vigo, Academia del Hispanismo, 2009.

Bataillon, Marcel, «Urganda en los dos Quijotes y la Pícara Justina», en Id., Varia lección de clásicos españoles, Madrid, Gredos, 1964, pp. 268-299.

Bouza Álvarez, Fernando, «Dásele licencia y privilegio». Don Quijote y la aprobación de libros en el Siglo de Oro, Madrid, Akal, 2012.

Bouza Álvarez, Fernando, y Francisco Rico, «“Digo que yo he compuesto un libro titulado El ingenioso hidalgo de la Mancha”», Cervantes, 29/1, 2009, pp. 13-30.

Caramuel, Juan, Syntagma de arte typographica, ed. y trad. Pablo Andrés Escapa, Salamanca, Instituto de Historia del Libro y de la Lectura, 2004.

Carrascón, Guillermo, «En torno a la dedicatoria de la primera parte del Quijote», Anales Cervantinos, 29, 1991, pp. 167-178.

Cervantes, Miguel de, Don Quijote de la Mancha, ed. Instituto Cervantes, dir. Francisco Rico, col. Joaquín Forradellas, est. prelim. Fernando Lázaro Carreter, Barcelona, Instituto Cervantes/Crítica, 1998, 2ª ed. corr.

Cervantes, Miguel de, Novelas ejemplares, ed. Jorge García López, est. prelim. Javier Blasco, Barcelona, Crítica, 2001.

Cervantes, Miguel de, Teatro completo, eds. Florencio Sevilla Arroyo y Antonio Rey Hazas, Barcelona, Planeta, 1987.

Cervantes, Miguel de, Los trabajos de Persiles y Sigismunda, ed. Juan Bautista Avalle-Arce, Madrid, Castalia, 1970.

Cervantes, Miguel de, Viage del Parnaso. Poesías varias, ed. Elias L. Rivers, Madrid, Espasa-Calpe, 1991.

Chartier, Roger, «Le Prince, la bibliothèque et la dédicace aux xvie et xviie siècles», en El libro antiguo español, III: El Libro en Palacio y otros estudios bibliográficos, eds. María Luisa López Vidriero y Pedro M. Cátedra, Salamanca, Universidad/Patrimonio Nacional/Sociedad Española de Historia del Libro, 1996, pp. 81-100.

Colón Calderón, Isabel, «El duque de Béjar en la obra de Lope de Vega», en El mecenazgo literario en la Casa Ducal de Béjar durante la época de Cervantes, ed. J. Ignacio Díez, Burgos, Instituto Castellano y Leonés de la Lengua, 2005, pp. 75-93.

Conde mora, Francisco Glicerio, «López de Zúñiga Sotomayor y de Guzmán, Alonso Diego», en Diccionario biográfico español, Madrid, Real Academia de la Histoira, 2009-2012, vol. XXXI, pp. 50-51.

Dadson, Trevor J., «Entre componedores y correctores», en Imprenta, libros y lectura en la España del Quijote, ed. José Manuel Lucía Megías, Madrid, Imprenta Artesanal, 2006,
pp. 225-242.

Díaz de Benjumea, Nicolás, La verdad sobre el Quijote. Novísima historia crítica de la vida de Cervantes, Madrid, Imprenta de Gaspar, 1878.

Díaz Migoyo, Gonzalo, «Antes de leer el Quijote: impertinencia prologal y deformación lectora», en Volver a Cervantes. Actas del IV Congreso Internacional de la Asociación de Cervantistas, Lepanto, 1-8 de octubre de 2000, ed. Antoni Bernat, Palma, Universitat de les Illes Balears, 2001, I, pp. 538-543.

Díez, J. Ignacio, «Viendo yo esta desorden del mundo»: textos literarios españoles de los Siglos de Oro en la Colección Fernán Núñez, pról. Antonio Cortijo Ocaña, Burgos, Instituto Castellano y Leonés de la Lengua, 2003.

Díez, J. Ignacio, «Naturalmente soy poltrón y perezoso: la dedicatoria del Quijote “Al duque de Béjar”», en El mecenazgo literario en la Casa Ducal de Béjar durante la época de Cervantes, ed. J. Ignacio Díez, Burgos, Instituto Castellano y Leonés de la Lengua, 2005, pp. 263-283.

Díez, J. Ignacio, «Lecturas y lectores de las Academias Morales de las Musas», en Antonio Enríquez Gómez, un poeta entre santos y judaizantes, eds. J. Ignacio Díez y Carsten Wilke, Kassel, Reichenberger, 2015a, pp. 71-95.

Díez, J. Ignacio, «De la raíz a las puntas (con un insecto entre medias): la poesía erótica de Diego Hurtado de Mendoza reloaded», Studia aurea (2015b, en prensa).

Fernández de Avellaneda, Alonso, El ingenioso hidalgo don Quijote de la Mancha, ed. Luis Gómez Canseco, Madrid, Real Academia Española/Centro para la Edición de los Clásicos Españoles, 2014.

Fernández Nieto, Manuel, «Sobre el prólogo de la primera parte del Quijote», Revista de Historia Militar, número extra («Don Quijote»), 2007, pp. 11-44.

Gaos, Vicente, «El duque de Béjar y la dedicatoria de la primera parte del Quijote», en Miguel de Cervantes, El ingenioso hidalgo don Quijote de la Mancha, ed. Vicente Gaos, Madrid, Gredos, 1987, III, pp. 12-17.

García Hernán, David, «Béjar, duque de», en Gran Enciclopedia Cervantina, II, dir. Carlos Alvar, Madrid, Castalia, 2006, pp. 1233-1237.

Garrote Bernal, Gaspar, «Palabras por patrocinio. Cristóbal de Mesa ante el duque de Béjar (Rimas, 1611)», en El mecenazgo literario en la Casa Ducal de Béjar durante la época de Cervantes, ed. J. Ignacio Díez, Burgos, Instituto Castellano y Leonés de la Lengua, 2005,
pp. 131-171.

Góngora, Luis de, Soledades, ed. Robert Jammes, Madrid, Castalia, 1994.

Güell, Mónica, «Paratextos en algunos libros de poesía del Siglo de Oro. Estrategia de escritura y poder», en Paratextos en la Literatura española. Siglos xv-xviii, eds. María Soledad Arredondo, Pierre Civil y Michel Moner, Madrid, Casa de Velázquez, 2009, pp. 19-35.

Hartzenbusch, Juan Eugenio, Las 1633 notas […] a la primera edición de «El ingenioso hidalgo don Quijote», reproducida por Francisco López Fabra, Barcelona, Narciso Ramírez, 1874.

Herrera, Fernando de, Anotaciones a la poesía de Garcilaso, eds. Inoria Pepe y José María Reyes, Madrid, Cátedra, 2001.

Hurtado de Mendoza, Diego, Poesía completa, ed. J. Ignacio Díez, Sevilla, Fundación José Manuel Lara, 2007.

Lasso de la Vega y López de Tejada, M., Marqués del Saltillo, Dos mecenas de Cervantes: el duque de Béjar y don Rodrigo de Tapia, Madrid, Maestre, 1952.

MacCurdy, Raymond R., y Alfred Rodríguez, «Sobre la “Dedicatoria” del Quijote de 1605: la realidad ambivalente de Cervantes», Estudios Filológicos, 16, 1981, pp. 169-173.

Martín, Adrienne L., Cervantes and the Burlesque Sonnet, Berkeley, etc., University of California Press, 1991.

Martín Jiménez, Alfonso, «El manuscrito de la primera parte del Quijote y la disputa entre Cervantes y Lope de Vega», Etiópicas, 2, 2006, pp. 255-334.

Martín Morán, José Manuel, «Paratextos en contexto. Las dedicatorias cervantinas y la nueva mentalidad autorial» [2002], en Cervantes y el «Quijote» hacia la novela moderna, Madrid, Centro de Estudios Cervantinos, 2009, pp. 51-69.

Martín Morán, José Manuel, «Cervantes desde sus prólogos», en Cervantes y el «Quijote» hacia la novela moderna, Madrid, Centro de Estudios Cervantinos, 2009, pp. 69-86.

Martínez Mata, Emilio, «El sentido oculto del Quijote: el origen de las interpretaciones trascendentes», en Volver a Cervantes. Actas del IV Congreso Internacional de la Asociación de Cervantistas, Lepanto 1-8 de octubre de 2000, ed. Antoni Bernat, Palma, Universitat de les Illes Balears, 2001, II, pp. 1201-1210.

Martínez Mata, Emilio, Cervantes comenta el «Quijote», pról. Anthony Close, Madrid, Cátedra, 2008.

Martínez Pereira, Ana, «La impresión del Quijiote: evaluación y registro de variantes», en La primera salida de «El ingenioso hidalgo don Quijote de la Mancha» (Madrid, Juan de la Cuesta, 1605). La historia editorial de un libro, ed. Víctor Infantes, Alcalá de Henares, Centro de Estudios Cervantinos, 2013, pp. 179-291.

Matas caballero, Juan, «Un espantoso rumor de tremenda batalla entre Góngora y el duque de Béjar», en El mecenazgo literario en la Casa Ducal de Béjar durante la época de Cervantes, ed. J. Ignacio Díez, Burgos, Instituto Castellano y Leonés de la Lengua, 2005, pp. 43-74.

Micó, José María, «Prosas y prisas en 1604: el Quijote, el Guzmán y la Pícara Justina», en Hommage à Robert Jammes, ed. Francis Cerdan, Toulouse, Presses Universitaires du Mirail, 1994, III, pp. 827-848.

Molina Huete, Belén, «Flores para un ilustre y grande de España: las dedicatorias de la antología de Espinosa al duque de Béjar», en El mecenazgo literario en la Casa Ducal de Béjar durante la época de Cervantes, ed. J. Ignacio Díez, Burgos, Instituto Castellano y Leonés de la Lengua, 2005, pp. 95-129.

Moll, Jaime, «Del manuscrito al impreso», en El Quijote. Biografía de un libro 1605-2005, ed. Mercedes Dexeus, Madrid, Biblioteca Nacional, 2005, pp. 39-48.

Montero Reguera, José, «Los preliminares del Persiles: estrategia editorial y literatura de senectud», en Lectures d’une œuvre: «Los trabajos de Persiles y Sigismunda» de Cervantes, coord. Jean-Pierre Sánchez, Nantes, Éditions du Temps, 2003, pp. 65-78.

Ponce Cárdenas, Jesús, «El duque de Béjar en dos textos del entorno barroco sevillano (Juan de Pineda y Francisco de Rioja)», en El mecenazgo literario en la Casa Ducal de Béjar durante la época de Cervantes, ed. J. Ignacio Díez, Burgos, Instituto Castellano y Leonés de la Lengua, 2005, pp. 173-210.

Redondo, Augustin, «Acerca de la portada de la primera parte del Quijote. Un problema de recepción», en Silva. Studia philologica in honorem Isaías Lerner, eds. Isabel Lozano Renieblas y Juan Carlos Mercado, Madrid, Castalia, 2001, pp. 525-534.

Redondo, Augustin, «En pos de la creación cervantina: el Quijote, “libro de entretenimiento”», en Don Quijote Across Four Centuries. Papers from the Seventeenth Southern California Cervantes Symposium, UCLA, 7-9 April 2005, ed. Carroll B. Johnson, Newark (Del.), Juan de la Cuesta, 2006, pp. 9-34.

Reyes Gómez, Fermín de los, «Leer los principios, saber los comienzos: el Quijote nos dice cómo se elaboró», en La razón de la sinrazón que a la razón se hace. Lecturas actuales del «Quijote», Burgos, Instituto Castellano y Leonés de la Lengua, 2005, pp. 15-25.

Reyes Gómez, Fermín de los, «La censura del libro: legislación y consecuencias. La impresión del Quijote», en Imprenta, libros y lectura en la España del Quijote, ed. José Manuel Lucía Megías, Madrid, Imprenta Artesanal, 2006, pp. 159-180.

Reyes Gómez, Fermín de los, «La imprenta de Madrigal-Cuesta. Imprimir en Atocha. Con algunos datos sobre bibliografía material», Edad de Oro, 28, 2009, pp. 303-327.

Reyes Gómez, Fermín de los, y Silvia González-Sarasa Hernáez, «El taller de Juan de la Cuesta y la impresión del Quijote», en La primera salida de «El ingenioso hidalgo don Quijote de la Mancha» (Madrid, Juan de la Cuesta, 1605). La historia editorial de un libro, ed. Víctor Infantes, Alcalá de Henares, Centro de Estudios Cervantinos, 2013, pp. 293-351.

Rico, Francisco, «El primer pliego del Quijote», Hispanic Review, 64, 1996, pp. 313-336.

Rico, «Historia del texto», en Miguel de Cervantes, Don Quijote de la Mancha, ed. Francisco Rico, Barcelona, Instituto Cervantes/Crítica, 1998, 2ª ed. corr., pp. cxcii-ccxlii.

Rico, Francisco, El texto del «Quijote» Preliminares a una ecdótica del Siglo de Oro, Valladolid, Centro para la Edición de los Clásicos Españoles/Universidad de Valladolid, 2005a.

Rico, Francisco, «Don Quijote, Madrid, 1604, en prensa», en El Quijote. Biografía de un libro 1605-2005, ed. Mercedes Dexeus, Madrid, Biblioteca Nacional, 2005b, pp. 49-75.

Rico, Francisco, «Los nuevos textos del Quijote», en Los textos de Cervantes, ed. Daniel Fernández Rodríguez, Madrid, Centro para la Edición de los Clásicos Españoles, 2013, pp. 55-74.

Riquer, Martín de, Aproximación al «Quijote», Barcelona, Salvat, 1970.

Rojo Vega, Anastasio, «El duque de Béjar, Cervantes y Juan de Navas», en El mecenazgo literario en la Casa Ducal de Béjar durante la época de Cervantes, ed. J. Ignacio Díez, Burgos, Instituto Castellano y Leonés de la Lengua, 2005, pp. 211-262.

San José Lera, Javier, «Tomé de Burguillos o el triunfo del Quijote. Una lectura de las Rimas humanas y divinas del licenciado Tomé de Burguillos de Lope de Vega», Criticón, 100, 2007, pp. 167-199.

Sieber, Harry, «Clientelismo y mecenazgo: hacia una historia cultural literaria de la corte de Felipe III», en Actas del IV Congreso Internacional de la AISO (Alcalá de henares, 22-27 de julio de 1996), eds. María Cruz García de Enterría y Alicia Cordón Mesa, Alcalá de Henares, Universidad de Alcalá de Henares, 1998, I, pp. 95-113.

Simón Díaz, José, «Las dedicatorias», El libro español antiguo. Análisis de su estructura, Madrid, Ollero y Ramos, 2000, pp. 133-150.

Stoopen, Maria, «El prólogo y la dedicatoria del Quijote de 1615: la autoría enmascarada y la lectura cómplice», en Actas del III Congreso Internacional de la Asociación de Cervantistas (Cala Gadana, Menorca, 20/25 de octubre de 1997), ed. Antoni Bernat Vistarini, Palma, Universitat de les Illes Balears, 1998, pp. 305-312.

Suárez Figaredo, Enrique, «¿Cuándo se escribió el Quijote de Avellaneda?», Lemir, 13, 2009, pp. 9-32.

Torres Corominas, Eduardo, Literatura y facciones cortesanas en la España del siglo xvi. Estudio y edición del «Inventario» de Antonio de Villegas, Madrid, Polifemo, 2008.

Vega, Lope de, El peregrino en su patria, ed. Juan Bautista Avalle-Arce, Madrid, Castalia, 1973.

Inicio de página

Notas

1 «La serie formada por la dedicatoria [al duque de Béjar] y los sonetos I-IV [al mismo sujeto] es de un desolador carácter tópico, pero justamente esa redundancia en el gélido y tímido lugar común es lo que nos dice de la relación entre un poeta áureo y su poderoso patrón» (Garrote Bernal, 2005, pp. 131-132).

2 La palmaria excepción se encuentra en Góngora, por su peculiar transmisión y porque «es imposible leer las Soledades sin empezar» por la dedicatoria a Béjar (Jammes en Góngora, Soledades, ed. 1994, pp. 73-74).

3 No está en el hecho de que haya «de ser breve y sucinta», ni en evitar al dedicatario «traerle a la memoria, no solo las hazañas de sus padres y abuelos, sino las de todos sus parientes, amigos y bienhechores», pero sí en ponerla «debajo de su protección y amparo, porque las lenguas maldicientes y murmuradoras no se atrevan a morderlas y lacerarlas» (Cervantes, Novelas ejemplares, p. 21).

4 Cervantes, Novelas ejemplares, p. 22; «el deseo que tengo de servir a VE como a mi verdadero señor y firme y verdadero amparo» (Teatro completo, p. 13); «como criado que soy de Vuestra Excelencia» (Don Quijote de la Mancha, p. 623); «y sepa que tuvo en mí un tan aficionado criado de servirle, que quiso pasar aun más allá de la muerte mostrando su intención [...] y con ellas, fin de la Galatea, de quien sé está aficionado vuesa Excelencia» (Persiles, pp. 45-46).

5 Alvar, 2007, p. 3267.

6 En los «dos modelos» de dedicatoria que distingue Martín Morán (y el segundo se inicia con las Ejemplares) la del Quijote de 1605 pertenece al primer grupo por descarte: Béjar «ha perdido la fisonomía individualizada de Ascanio Colona y se ha transformado en el epítome del mecenas (su despersonalización podría ser un indicio más a favor de la tesis del apócrifo)» (2009, pp. 58 y 66), aunque «parece absurdo suponer que quien en 1613 tenía ideas tan precisas sobre la forma y función de la dedicatoria recurriera en 1605 a la copia por “desgana”» (Carrascón, 1991, p. 174). Es extraño que junto a la «despersonalización» de la dedicatoria del Quijote de 1605, en la colocada al frente de la segunda parte se dé también «un paso más en la despersonalización del mecenas, el conde de Lemos» que «es poco más que un soporte económico» (Martín Morán, 2002, p. 66). Por otro lado, una variación cervantina de mucho interés se ofrece en la mínima dedicatoria y en el escueto prólogo (aunque sea «notable la ironía de este prologuito», como dice Rivers) del Viaje del Parnaso (pp. 54-55).

7 Trato siempre del Quijote de 1605 a menos que se indique otra cosa.

8 La aprobación de Antonio de Herrera ha sido rescatada por Bouza en 2008 (puede verse en Bouza y Rico, 2009, p. 15 y en Bouza, 2012, p. 12).

9 Tampoco aparecen en la dedicatoria de las Flores de poetas ilustres, compiladas por Pedro de Espinosa y publicadas en 1605, ni en la de las Soledades de Góngora. Por otro lado no deja de resultar cuando menos curioso que el nombre del duque, don Alonso, sea también el nombre «de pila de un ocioso hidalgo rural y manchego» (Garrote Bernal, 2005, p. 138).

10 Cervantes, Novelas ejemplares, p. 2. En la segunda parte del Quijote el nombre aparece solo en la cubierta, mientras la dedicatoria se encabeza más simplemente «al conde de Lemos» (Cervantes, Don Quijote de la Mancha, p. 622). La fuente del plagio cervantino de 1605, las Anotaciones de Herrera, utiliza nombre y apellidos y títulos en la portada: «Al ilustrísimo y excelentísimo señor don Antonio de Guzmán, marqués de Ayamonte […]» (ed. 2001, p. 165: como en el resto de las citas, modernizo el texto).

11 Herrera, Anotaciones, pp. 174-176 (la cursiva y la numeración son mías). Hartzenbusch (1874, p. 4) reproduce la dedicatoria completa y marca las frases plagiadas por Cervantes.

12 Herrera, Anotaciones, p. 194 (la cursiva y la numeración son mías).

13 Cervantes, Don Quijote de la Mancha, pp. 7-8 (la cursiva y la numeración son mías). Se retocan además dos expresiones de Herrera: «recibir y acoger agradablemente» y «osará parecer» («le reciba agradablemente» y «ose parecer»).

14 Carrascón, 1991, p. 168.

15 «El maestro Francisco de Medina a los lectores» (Herrera, Anotaciones, pp. 187-203). La frase seleccionada de Medina se encuentra en la primera de las cuatro causas que explican por qué ha «sido tan difícil a nuestra lengua henchir los números de la perfección que se halla en otras»: «La primera y más general es la dificultad que tienen las cosas de importancia y esta en particular […] y sobre todo habiendo sido nuestros príncipes y repúblicas tan escasas en favorecer las buenas artes, mayormente las que por su hidalguía no se abaten al servicio y granjerías del vulgo […]» (pp. 193-194).

16 En el cotejo de las variantes que ofrece el plagio cervantino sobre la dedicatoria de Herrera y el prólogo de Medina algunas se explican para evitar repeticiones («hace Vuestra Excelencia», en vez de «favorece V. Excelencia», porque se copia de Medina «favorecer las buenas artes»; «nobleza» por «hidalguía», porque confluye con el título), pero otras son más difíciles de valorar: «toda suerte de libros» (por «todas las obras de ingenio»), «componen» (por «crían»), «suelen condenar» (por «condenan»), y «trabajos» (por «errores»), entre otras. Sí resulta muy significativo el cambio del posesivo en «conteniéndose… su» (por «conteniéndome… mi»), pues supone el salto desde la (falsa) modestia de Herrera a la acusación de «ignorancia» en «algunos» receptores: la distancia que va de la revisión personal a la acusación a los otros.

17 Herrera, Anotaciones, p. 200.

18 Rico, 2005a, p. 416. Más adelante, cuando el mero discurrir de las páginas convierte en verdad esta hipótesis, tampoco hay una explicación: «como no aparecía la dedicatoria de Cervantes “Al Duque de Béjar”, Francisco de Robles se las ingenió para procurarse una saqueando los preliminares de las Obras de Garcilaso de la Vega con anotaciones» (p. 466, la cursiva es mía). En el prólogo de Cervantes al Quijote de 1605 el amigo recomienda copiar un «abecedario» de autores y ponerlo al final del libro, «que puesto que a la clara se vea la mentira, por la poca necesidad que vos teníades de aprovecharos dellos, no importa nada […] y cuando no sirva de otra cosa, por lo menos servirá aquel largo catálogo de autores a dar de improviso autoridad al libro. Y más, que no habrá quien se ponga a averiguar si los seguistes o no los seguistes, no yéndole nada en ello» (Cervantes, Don Quijote de la Mancha, p. 17, la cursiva sigue siendo mía).

19 En la hipótesis de Rico se salva este escollo por delegación, pues «no debemos entender, sin embargo, que quien confeccionó el collage fuera personalmente el mismo Robles: ni se le conocen aficiones literarias, ni las muestra su catálogo, ni hay rastro alguno de que le interesaran otras cosas que los negocios y el juego» (Rico, 2005a, pp. 466-467, la cursiva es mía).

20 Riquer, 1970, p. 42.

21 MacCurdy y Rodríguez, 1981, p. 170.

22 La idea sobre una supuesta dedicatoria perdida se formula en Rico, 1996 (recogida como «excurso 3» en Rico, 2005a, pp. 401-433) y se retoma en varios lugares: «el primer pliego del Quijote muestra un excepcional desahogo tipográfico, con blancos insólitos, que hacen evidente que en el momento de componerlo no se disponía de todos los textos preliminares que era usual incluir en cabeza de los libros. Una y otra circunstancia llevan a pensar que el mismo accidente que provocó el extravío de esos otros textos (en particular, licencia y aprobaciones) hizo también que no se tuviera a mano la dedicatoria escrita por Cervantes y, en la urgencia por acabar la impresión, el editor, Francisco de Robles, con un proceder muy propio de su oficio, recurriera a improvisar otra, enteramente ajena a Cervantes, con fragmentos de Herrera y Medina» (Cervantes, Don Quijote de la Mancha, p. 7). Micó, muy prudentemente, se había limitado a notar el contraste entre «la generosa disposición tipográfica del primero» y «la densidad del pliego de a ocho que contiene, completos, el prólogo y los poemas […] parece indicar que el material preliminar […] no se concibió ni se trató tipográficamente de manera conjunta y simultánea; cuando se requería más de un pliego, lo normal era lo contrario: que esos materiales se repartiesen equilibradamente en el espacio disponible» (1994, p. 834).

23 «¿Quién reconocerá a nuestro escritor en esas cláusulas incoloras, inodoras e insípidas? […] Al entrar en el Quijote, por el contrario, nada vemos de la entonación biográfica, las salidas ingeniosas, la vanidad que no ofende, los desplantes castizos, la respetuosa cordialidad, nada, en suma, de la agilidad de pensamiento y la singularidad de planteamiento que distinguen a las dedicatorias de Cervantes entre las infinitas de la época […]. La fisonomía estrepitosamente no cervantina de la dedicatoria, se tome donde se tome, la denuncia en el acto como apócrifa» (2005a, pp. 417 y 425). Compárese con «la extraña circunstancia de haber Cervantes encajado por dedicatoria un hilván de otras que andaban en manos de todos en aquellos momentos, como si él no tuviese ingenio para hacerla […]. Ni su extensión, ni la humildad casera y servil de que va impregnada, son señales ni caracteres propios de la condición de Cervantes, que pecó siempre de confiado en el mérito de lo que ofrecía a sus protectores» (Díaz de Benjumea, 1878, pp. 189 y 240).

24 «Quizás el duque la consultó con alguno, que pensó de ella mal, creyendo que envolvía alusiones desfavorables a personas de su cariño; y hecho el reparo a Cervantes, recurrió él a un arbitrio ingenioso: tomó palabras (de otro autor y otro tiempo), cuya intención y espíritu no pudieran tacharse de sospechosos; dijo así cuanto quiso, y apareció no ser él quien hablaba de suyo» (Hartzenbusch, 1874, p 4).

25 Rico, 2005a, p. 403, la cursiva es mía.

26 Interesante es el reaprovechamiento del soneto «A la grandeza del duque de Béjar» de Juan López del Valle, en las Flores de poetas ilustres, para componer otro soneto elogioso a la duquesa de Medina Sidonia, por Juan de Guzmán (Molina Huete, 2005, pp. 114 y 126-127) e interesante es el caso de Antoine Vérard (Chartier, 1996, pp. 91-92).

27 Reyes Gómez, 2005, p. 20. Los ejemplares vallisoletanos quizá iban destinados «a los miembros del Consejo de Castilla » (Moll, 2005, p. 47).

28 «Que estaba prevista la inclusión de otros textos (aprobación por ejemplo) es evidente cuando se observa el desahogado espacio que ocupan la tasa y la fe de erratas, tan solo la mitad de la plana», aunque «tal vez lo escueto del texto, parco en elogios, pudo influir en la decisión de no reproducirlo, ya que desde el punto de vista tipográfico había espacio de sobra para su inclusión» (Reyes Gómez, 2005, p. 21 y 2009, p. 320). Que la aprobación podía ser brevísima lo prueba la del Inventario de Villegas en la edición de 1565 («Vi este libro intitulado Inventario de Antonio de Villegas. No contiene cosa alguna contra nuestra santa fe católica. En Madrid, trece de junio de mil quinientos y sesenta y cinco», Torres Corominas, 2008, p. 476; por cierto, el Inventario carece de tasa y de fe de erratas). Esta aprobación es aún más breve que la del Doctor Cetina al Viaje del Parnaso (Viaje del Parnaso, p. 49). En agudísimo contraste la aprobación del licenciado Márquez Torres al Quijote de 1615 se autoconsidera «un poco larga» y «alguno dirá que toca los límites lisonjeros del elogio» (Cervantes, Don Quijote de la Mancha, p. 613).

29 «[…] y antes adelantaban el trabajo de composición dejando en blanco la página que debía ocupar ese texto […] Robles, haciendo gala una vez más de la prisa manifestada en sacar el libro a la venta lo antes posible, envió allí algunos ejemplares del libro —sin encuadernar— y con el primer pliego impreso a falta de incluir la Tasa en el espacio reservado para ello en el recto del segundo folio» (Martínez Pereira, 2013, pp. 206-207).

30 Micó, 1994.

31 Reyes Gómez y González-Sarasa, 2013, pp. 306-307. La segunda edición no se hace con tanta prisa como supone Rico (marzo), sino uno o dos meses después (p. 307).

32 Rico, 1998, p. cc. Aunque las dedicatorias de Robles las escriban otros es él quien las firma (Rico, 2005a, p. 424). Sobre los preliminares de la poesía de Diego Hurtado de Mendoza véase ahora Díez, 2015b. Sobre la afirmación de que la dedicatoria, el prólogo y el índice «se encargan siempre o casi siempre al impresor o al librero que corre con los gastos de la edición. Raramente se trata de un hombre culto, de manera que comete muchos errores en cada apartado» (Caramuel, Arte Typographica, p. 89; agradezco a Fermín de los Reyes la referencia), conviene recordar que las demás dedicatorias cervantinas y todos sus prólogos son suyos: quizá Caramuel se refiere a los libros no literarios, pues la cita permite una duplicidad que no se corresponde con la factura del prólogo del Quijote («En cuanto a los prólogos, ya estén escritos por el autor o por el impresor […]», p. 89). Lo más interesante para mí es que Caramuel distingue con mucho acierto quién firma la dedicatoria («Sin embargo, mientras veo que todos los libros van dedicados a los príncipes, bien por el autor o por el impresor o por algún otro […]», p. 87).

33 Andrés Escapa et al., 2000, p. 45., solo citan el «tratado médico de Luis Mercado [núm. 38], cuyo impreso carece de licencia y el original contado por el componedor está sin rubricar».

34 Simón Díaz, 2000 (anexos sobre «intercambio de aprobaciones y poesías laudatorias», pp. 236-245).

35 Reyes Gómez, 2009, p. 320.

36 Rico dice que los autores solían llevar tarde los preliminares a la imprenta (como ocurre con el Marco Bruto de Quevedo: Rico, 2005a, pp. 415 y 465-466, nota 3). Aunque las anomalías en el primer pliego demuestren que se imprimió el último («Que se elabora aparte y después de ¶¶ implica que los textos que debiera contener y no contiene no estaban a mano o no existían», p. 432), eso no prueba que la dedicatoria se perdiera, ni que no se pudo localizar a Cervantes para escribir otra, ni que la impresa la haya compuesto un amigo de Robles, ni que este sujeto supuesto en vez de escribir una nueva y tópica dedicatoria decidiera adaptar otra con una frase de un prólogo a pesar de que es un esfuerzo infinitamente superior. ¿No proceden esas anomalías de la impresión de la tasa y del espacio reservado a las aprobaciones?

37 Reyes Gómez, 2009, p. 319.

38 «[…] el comportamiento habría resultado ofensivo; y no menos claro es que la cosa no le afectó lo bastante como para redactar una dedicatoria propia que sustituyera la que Robles había improvisado para la princeps […]. Ahora, al comprobarse que falta una pieza tan ineludible (y no simplemente porque el nombre del duque está en la cubierta), tal vez [Cervantes] anda por Valladolid, o por Esquivias, o Robles y Cuesta lo saben tan poco como nosotros» (Rico, 2005a, pp. 154 y 415).

39 Fermín de los Reyes recoge («parece») la hipótesis del extravío y el plagio, aunque propone una suerte de enmienda más o menos enmascarada cuando reflexiona que «quizá por tal circunstancia y aunque ocupa la cuarta hoja, es muy breve, al contrario de lo que se acostumbra. Claro que para la segunda edición de 1605, y no digamos para la de 1608, hubo tiempo de reconstruirlo y no se hizo. ¿No será porque Cervantes quería que fuese así?» (Reyes Gómez, 2005, p. 22). ¿Se ofendería el duque con una nueva dedicatoria, más personal, más larga, que agradeciera su mecenazgo en las ediciones siguientes de la obra? No lo creo. Pero si la dedicatoria es de Cervantes ¿por qué cambiarla? Es importante recordar la revisión de Cervantes de la segunda edición (Rico, 2013, p. 58).

40 «[…] hubo tiempo para modificarlo [el texto de la dedicatoria] en la segunda edición y no se hizo» (Reyes Gómez, 2006, p. 178).

41 En la edición de la Pícara Justina de 1608 se escamotea la dedicatoria y el escudo de armas de Rodrigo Calderón y en su lugar aparece «dedicada por su editor a don Alonso Pimentel y Esterlicq» (Bataillon, 1964, p. 275). Las Academias Morales de las Musas, de Antonio Enríquez Gómez, fueron dedicadas hasta en siete ocasiones a dedicatarios diferentes, cuyos nombres se recogen en piezas cuidadosamente firmadas o por el autor o por alguno de los distintos editores (Díez, 2015a, pp. 86-92). «La prueba de que la dedicatoria no se convertía en una pieza inseparable de la obra la aporta el hecho de que cuando tenía éxito y era reeditada con frecuencia la sustituían por otras, ya el autor, ya el costeador o el impresor» (Simón Díaz, 2000, p. 142; la cursiva es mía). La de Cervantes no cambia, pero sí lo hacen las de las distintas ediciones de Juan Mosco, Prado espiritual (1578): «la de Valladolid 1614 se sustituye por otra del impresor Francisco Fernández de Córdoba a una persona distinta. Otro tanto hace en la de Madrid 1674 el librero Gabriel de León que la costeó» (Simón Díaz, 2000, p. 142).

42 «[…] no de cervantista, que ni lo soy ni quiero serlo» (Bouza y Rico, 2009, p. 19).

43 «Es frecuente, por ejemplo, que las dedicatorias o los poemas nuncupatorios que hallamos impresos al comienzo de los libros no figuren en el manuscrito original. Sabemos que estos inicios, junto con los textos legales, se imprimían en último lugar y se relegaban al primer pliego. Sabemos también que estas hojas preliminares no son objeto de la revisión final del corrector general, cuyo cometido es corroborar la identidad del manuscrito y del impreso. Pues bien, tales dedicatorias, que tradicionalmente y sin precaución alguna se vienen atribuyendo al autor, pueden ser obra de editores o libreros [y citan a Rico…]. Podemos, pues pensar, que cuando una dedicatoria ocupa un cuaderno no preliminar y está sancionada por el escribano es, con bastante probabilidad, obra del autor. En otro caso, cuando ocupa los preliminares, no es posible afirmar nada respecto a su autoría» (Andrés Escapa et al., 2000, pp. 40-41; la cursiva es mía). Pero en el Persiles «¿cómo explicar asimismo que Cervantes redactara la dedicatoria al Conde de Lemos y, sobre todo, esa magnífica pieza que es el prólogo destinado al “lector amantísimo”, cuando este tipo de textos solo se escribe una vez acabada la obra para la que se redactan?» (Montero Reguera, 2003, p. 72).

44 Bataillon propuso una academia o cenáculo como autoría colectiva de las décimas de Urganda y de las poesías que cierran el volumen («las poesías finales de esta Primera Parte, a las que, a decir verdad, no se refiere el Prólogo, sugieren la idea de una mistificación colectiva procedente de un cenáculo quijotizante de Valladolid» y se inclina porque dos de los preliminares puedan ser de Lasso de la Vega», 1964, p. 297). Creo, con Martín, que «to rob Cervantes of authorship of the preliminary verses and the epitaphs is unnecessary […]. Given the lack of factual evidence, we should rely on the most logical conclusion» (1991, p. 131). También Suárez Figaredo se interroga sobre la dedicatoria y el prólogo del Viaje del Parnaso, pues «el laconismo y sosería de la dedicatoria y el prólogo hacen dudar que sean suyos» (2009, p. 29). Suponer tiene un especial atractivo, claro está, aunque se precisa «factual evidence».

45 Dadson, 2006, pp. 226 y 228 (la cursiva es mía).

46 Díez, 2003, pp. 78-80. Las aprobaciones van al final.

47 Robles fue el autor intelectual, pero el muñidor de la dedicatoria pudo ser un autor de la casa o incluso el corrector, pues se considera un trabajo poco complicado: «una labor de taracea, un minúsculo opus tessellatum, que supone un cierto trajín. Tendría que haber razones de bastante más peso que el hecho (o, mejor, el percance) de encontrarla en el anómalo pliego ¶, para que concediéramos que Cervantes prefiriera meterse en esos enjuagues a escribir un texto propio. Pero tales razones no sabemos que existan» (Rico 2005a, p. 422; luego propone que para «una chapucilla como extractar unos fragmentos de Herrera y Medina podía confiarse incluso al corrector de Cuesta (los correctores eran la élite de la tipografía, y todas las decisiones a propósito del primer pliego tuvieron que tomarse a pie de imprenta» p. 467; la cursiva es mía). Compárese con «parece evidente que esa cuidadosa taracea de frases ajenas y propias expresa también una clara e irónica indicación del desprecio que Cervantes sentía ya por la alabanza hueca y exorbitada que constituía el tópico central del subgénero de la dedicatoria» (Carrascón, 1991, p. 174).

48 Rico 2005a, pp. 316-317 y 141.

49 Conde Mora, 2012, opta por considerarlo el VI duque de Béjar. La razón de los cambios de ordinal en García Hernán, 2006 (que prefiere verlo como el VII duque).

50 Molina Huete, 2005, p. 98.

51 Bataillon, 1964, p. 292.

52 García Hernán, 2006, pp. 1235 y 1236.

53 Garrote Bernal, 2005, p. 138.

54 Sobre el sentido del humor de algunos nobles puede recordarse la dedicatoria de «A la zanahoria», de Diego Hurtado de Mendoza al duque de Sessa, en un poema de cuidadosa transmisión manuscrita (Hurtado de Mendoza, Poesía completa, pp. 22-26 ). Véase el cuento chino que inserta Cervantes en la dedicatoria del Quijote de 1615 al conde de Lemos (pp. 622-623), que demuestra un esperable sentido del humor en el receptor y, en el caso de Cervantes, la porosidad de sus dedicatorias. Para un ejemplo de noble «seguramente divertido» con una dedicatoria, véase también San José Lera, 2007, p. 178.

55 Solo nueve de los volúmenes que menciona se pudieron comprar en vida del duque, además del Quijote y las Flores de poetas ilustres (Lasso de la Vega, 1952, pp. 13-14).

56 Al mismo duque de Béjar le dedica Pedro Espinosa sus Flores de poetas ilustres, Cristóbal de Mesa sus Rimas, Góngora sus Soledades y Juan de Pineda sus Advertencias (1615), al tiempo que Lope de Vega lo menciona en varios poemas y Francisco de Rioja le escribe un epitafio. García Hernán (2006, p. 1236) razona de manera circular cuando afirma que «lo que es más significativo para nosotros es que solo con eso [con la dedicatoria de Cervantes], que era una figura lo suficientemente importante como para ser objeto de una dedicatoria por parte del más inmortal de nuestros escritores»: si tiene una dedicatoria de Cervantes es porque es importante y si es importante debe tener una dedicatoria… de Cervantes.

57 Una visión crítica en Matas Caballero, 2005, pp. 69-70: en la relación con Góngora «nada preciso y exacto se deduce […] una relación que pudo oscilar entre la expectativa y el desencanto, pues nada parece indicar que no terminara como siempre acabaron sus relaciones con los grandes: tiempo y esfuerzo malgastados y la bolsa vacía» (p. 71). «Sobre don Alonso Diego se desplomaron todas las deudas adquiridas e impagadas por la casa de Béjar durante décadas» (Rojo Vega, 2005, p. 230).

58 Colón Calderón, 2005, p. 76. Para un estado de las valoraciones oscilantes que ha recibido el duque, véase Molina Huete, 2005, pp. 99-102. «Rodríguez Marín, tras aplicarle el desprecio de no investigarlo, despachó con desagrado al personaje; por el contrario, Jammes presupone la cara amable de don Alonso y construye otra novella probable» (Garrote Bernal, 2005, p. 138).

59 Ponce Cárdenas, 2005, p. 201.

60 «Don Alonso Diego fue un alejado de bullicios, de pocas ambiciones porque no podía tenerlas, porque no podía vivir en la Corte, porque no tenía los recursos necesarios para presentarse en ella con la calidad que el honor exigía a un noble y grande de España. Por dicha razón su vida debió ser bastante melancólica» (Rojo Vega, 2005, p. 229).

61 Sieber, 1998, p. 95.

62 Barnés, 2009, p. 64; además «los versos de cabo roto, recién incorporados a la métrica española por la vanguardia poética sevillana, iban asociados a lo chulesco, lo marginal y lo humorístico» (Garrote Bernal, 2005, p. 140). La estrofa del poema de Urganda donde se contiene la mención a Béjar (vv. 13-22) está «plagada de frases hechas» aunque Cervantes puso algo suyo, «el referido procedimiento de apropiación y asimilación de fuentes, haciendo suyos los materiales extraños» (Gaos, 1987, p. 17). En el mismo poema hay otro plagio, cuando en los versos 39-43 se copian «cuatro versos de fray Domingo de Guzmán contra fray Luis de León, parodiando a la vez otros anónimos en que se ridiculizaban los romances de Lope y empedrando realmente toda la composición de frases hechas y reminiscencias librarias» (Gaos, 1987, p. 14).

63 « [...] la referencia a Alejando Magno es, cuando menos, ambigua, porque la tradición no presentaba solo al macedonio como generoso, sino también como borracho y lujurioso» (Garrote Bernal, 2005, p. 140).

64 Simón Díaz, 2000, p. 144.

65 Simón Díaz, 2000, p. 146.

66 Béjar «parece que no poseía la riqueza más importante de aquel momento: la riqueza simbólica del poder, de un lugar cerca del rey […]. En la nueva corte no bastaba ser grande para obtener lo que se deseaba» (Sieber, 1998, pp. 97 y 98).

67 La ausencia de nombres y apellidos en la dedicatoria inducen a Lasso de la Vega a pensar que no (1952, p. 7).

68 Anastasio Rojo relaciona a Cervantes con el duque a través del casero del primero, Juan de las Navas y su hijo del mismo nombre, que eran «alcaldes del palacio de los duques de Béjar en Valladolid» (2005, p. 259). «El propio Cervantes podría haber servido en los papeleos de los pleitos del duque […]. Quizás Cervantes dedicó el Quijote a Alonso Diego, duque de Béjar, para mostrarle su agradecimiento por haberle dado cobijo en las casas de su mayordomo y quizás, también, por darle trabajo como “hombre de negocios” en los innumerables memoriales, crecimientos de censos y pleitos de la Casa» (pp. 260-261).

69 A esta luz carecen de sentido los miedos y suposiciones tradicionales, que comparte Rico: «Después de tan heterodoxas y desafiantes afirmaciones de originalidad, ¿podía exponerse al ridículo de que lo pillaran saqueando a Fernando de Herrera? Después de derrochar inventiva y talento en las décimas de Urganda y cuanto las sigue, ¿iba a faltarle aliento para escribir una dedicatoria sólita o insólita, en serio, en broma o como le diera la gana?» (Rico, 2005a, p. 421).

70 Martínez Mata, 2001. Cervantes es «el manco sano, el famoso todo, el escritor alegre y finalmente el regocijo de las musas» para el estudiante del prólogo en el Persiles (p. 48).

71 Díaz Migoyo, p. 542. «[…] la crítica no ha dejado de destacar la contribución suplementaria de estos paratextos a la comprensión del texto, resaltando el valor literario de la imbricación de unos en otros» (p. 539).

72 Redondo, 2006, p. 15.

73 Martínez Mata, 2008, p. 17.

74 «Adentrándose en los dominios del prólogo, la dedicatoria [de La Circe de Lope] afirma asimismo la posición castiza de Lope frente a las jerigonzas culteranas, su opinión en el debate sobre la nueva poesía. En el prólogo Lope recuerda al conde duque su obligación de mecenazgo e incluye su alabanza, pues, como la dedicatoria, es el espacio de una transacción» (Güell, 2009, p. 27). Entre la «ficcionalización de los materiales protocolarios» del Tomé de Burguillos se incluye junto al prólogo y algún poema (además de las dos aprobaciones, una de Valdivielso y otra de Quevedo) la dedicatoria al duque de Sessa (San José Lera, 2007, pp. 179-180).

75 Redondo, 2006, p. 31.

76 Martín, 1991, p. 173.

77 Martín Jiménez une los tres preliminares como respuesta al prólogo de El peregrino en su patria, de Lope (2006, p. 327).

78 Díez, 2005.

79 «En suma; siendo prólogo y versos burlescos y de finísima intención satírica, creo que encaja la dedicatoria en el mismo plan, y tiene el mismo sello de familia, si bien dirigiéndose a un noble, no podía tomar otro camino que amontonar retazos de oratoria o elocuencia mendicante con toda la seriedad posible» (Díaz de Benjumea, 1878, p. 240), aunque, como se ha visto, no toda la dedicatoria es un plagio. «¿Cómo se hace parodia de una dedicatoria literaria? Las opciones son, efectivamente, limitadas» (MacCurdy y Rodríguez, 1981, p. 170).

80 Muy interesante es el enlace del prólogo de las Novelas ejemplares con la dedicatoria, justo antes de la misma: «pues yo he tenido la osadía de dirigir estas Novelas al gran Conde de Lemos [...]» (p. 20). Lo mismo, aunque algo antes, ocurre en el prólogo del Quijote de 1615 cuando ante la «amenaza» de Avellaneda de «quitar la ganancia con su libro», Cervantes opone el «viva el gran conde de Lemos, cuya cristiandad y liberalidad, bien conocida, contra todos los golpes de mi corta fortuna me tiene en pie» (Don Quijote de la Mancha, p. 620).

81 Sobre la relación de prólogo y dedicatoria en 1615, véase Stoopen (1998, p. 306), que considera que esta dedicatoria es «la más original de las escritas por Cervantes» y «es una continuación del prólogo en varios sentidos», aunque, según ella, la posición de la dedicatoria en 1605, antes del prólogo, la distancia de este modelo (p. 312). Por otro lado las intensas relaciones de los preliminares se dan también en las Novelas ejemplares y en el Viaje del Parnaso. «Los prólogos y dedicatorias de Cervantes tienen un especial interés porque se salen de las convenciones del género para resolver el compromiso con habilidad y grandes dosis de ironía […]» (Martínez Mata, 2008, p. 17). ¿No subraya, además, la dedicatoria cervantina de 1605, al fundir en uno la dedicatoria y el prólogo de las Anotaciones, la conexión de las dos piezas?

82 Redondo, 2001, p. 532.

83 Precisamente porque «tenía que causar perplejidad la evidencia de que se trata de un zurcido que resultaría ininteligible incluso en un escritor de segunda categoría, aunque solo sea porque fabricarlo conlleva un esfuerzo muy superior al de redactar una docena de líneas análogamente convencionales» (Rico, 2005a, p. 428), hay que preguntarse por el sentido de tal esfuerzo. Ya lo había indicado Gaos, por otra parte: «es ingenuo suponer que a Cervantes, ni a nadie, pudiera costarle trabajo pergeñar cuatro frases estereotipadas. Lo difícil, en todo caso, pudo ser componer un texto trenzado de expresiones propias y ajenas» (citado en Carrascón, 1991, p. 168).

84 «Tras leer el prólogo de El peregrino en su patria, Cervantes compuso, de cara a su publicación, los preliminares de la primera parte del Quijote (dedicatoria, prólogo y poemas laudatorios de naturaleza burlesca), en los que se burló de las prácticas del Fénix en otras de sus obras impresas de carácter no dramático (como la Arcadia, el Isidro, La hermosura de Angélica o El peregrino en su patria)» (Martín Jiménez, 2006, p. 310). La burla de La Arcadia, el Isidro y El peregrino en su patria, empedrado de citas y con referencias a la ignorancia («¿Cómo hay tantos que se atreven a juzgar lo que no entienden? Hay muchos que por la opinión de otros condenan lo que ignoran y sin ellos no hablan, como los relojes, que no pueden dar, si otro no les sube la cuerda, o como los instrumentos, que la destreza se debe a la mano ajena y a ellos las voces solas», Lope de Vega, El peregrino en su patria, p. 55) se compadece muy bien con la alusión de Cervantes en el prólogo a los que citan a Aristóteles y Platón: Lope cita a uno seis veces y a otro una en El peregrino en su patria (Martínez Mata, 2008, p. 38).

85 Fernández de Avellaneda, El ingenioso hidalgo don Quijote de la Mancha, p. 7.

86 «[…] al rechazar el peso de las Autoridades —como se señala en el prólogo—, en un momento en que, con la Contrarreforma, triunfa el principio de autoridad, y al darle al lector una suprema autonomía, se creaba un espacio de libertad y se invertía radicalmente la orientación de la lectura al uso» (Redondo, 2001, p. 526). Cervantes se dirige a un lector «desocupado y hastiado por los tópicos de los preliminares y la retórica de la autoridad» (Martín Morán, 2009, p. 77).

87 Un análisis muy detallado del prólogo en Fernández Nieto, 2007.

88 Redondo, 2001, pp. 528 y 532.

89 Rico, 2005a, p. 407.

90 «Pero si la pérdida de las aprobaciones, fiadas a recortes, a hojas volanderas, se me ofrece como explicación aceptable para el yermo en que paró el folio ¶ 2 vuelto, al mismo azar y a las mismas ignotas razones que lo produjeran habrá que atribuir que la dedicatoria se perdiera también» (Rico, 2005a, p. 414).

91 Rico, 2005a, pp. 415 y 417: «No me consta que ninguno lo haya afirmado expresamente, pero tengo la convicción de que muchos cervantistas se lo han recelado». Más tarde se trata de otra cosa: «Puesto que a nadie se le ha pasado por la cabeza la posibilidad de que la pieza no fuera genuinamente cervantina […]» (p. 427).

92 «[…] solo quisiera dártela monda y desnuda, sin el ornato de prólogo, ni de la innumerabilidad y catálogo de los acostumbrados sonetos, epigramas y elogios que al principio de los libros suelen ponerse» (Cervantes, Don Quijote de la Mancha, p. 10).

93 Cervantes, Don Quijote de la Mancha, p. 17.

Inicio de página

Para citar este artículo

Referencia en papel

Ignacio Díez, « La dedicatoria de Cervantes «Al duque de Béjar» », Criticón, 124 | 2015, 29-51.

Referencia electrónica

Ignacio Díez, « La dedicatoria de Cervantes «Al duque de Béjar» », Criticón [En línea], 124 | 2015, Publicado el 28 agosto 2015, consultado el 30 marzo 2017. URL : http://criticon.revues.org/1837 ; DOI : 10.4000/criticon.1837

Inicio de página

Autor

Ignacio Díez

Universidad Complutense
J. Ignacio Díez es Catedrático de Literatura Española en la Universidad Complutense de Madrid. Ha sido Visiting Scholar y Visiting Professor en la Universidad de California en Berkeley (USA). Ha dedicado numerosos trabajos a la literatura de los Siglos de Oro (sobre Diego Hurtado de Mendoza, Garcilaso de la Vega, Miguel de Cervantes, Vicente Espinel, Francisco de Quevedo, Antonio Enríquez Gómez, etc.) y a la literatura del siglo xx (sobre Rafael Alberti, Luis Cernuda, Francisco Umbral, Gonzalo Torrente Ballester, Javier Marías, etc.). Entre los temas que más le interesan se encuentran la literatura erótica (es autor de La poesía erótica de los Siglos de Oro), Cervantes, Gracián, Francisco Umbral, el canon y el mercado editorial.
igdiez@ucm.es
Dirección profesional: Dpto. de Filología Española II, Facultad de Filología, edificio D, despacho 01.340. Universidad Complutense 28040 Madrid
Dirección personal: C/ Luis Vélez de Guevara, 9, 3º 17, 28012 Madrid

Inicio de página
  • Logo Presses universitaires du Midi
  • Logo ENS de Lyon
  • Logo IHRIM - Institut d'Histoire des Représentations et des Idées dans la Modernité
  • Logo Labex COMOD - Université de Lyon
  • Logo Instituto Cervantes
  • Revues.org