Navegación – Mapa del sitio

Laudatio

Jean Croizat-Viallet
p. 5-10

Texto completo

1Querida Dominique:

2Ese es un ejercicio al que no estoy acostumbrado y pido disculpas anticipadas a nuestros amigos españoles si no sale como mis ganas de complacerte y las de no aburrir al respetable lo prometían. Es la primera vez que me dirijo en español a una asistencia de universitarios todos hispanohablantes para pronunciar lo que se llama aquí la laudatio y en Francia llaman hommage, homenaje. La costumbre se ha perdido en el ámbito universitario francés, por lo que lo que voy a hacer se asemeja a un mixto entre las dos tradiciones. Deseo tan solo que sepas que lo hago gustoso y porque también es un honor para mí.

  • 1 Laudatio leída en el marco del Coloquio «Recreaciones quijotescas y cervantinas en las artes. Homen (...)

3Quisiera desovillar mi ovillo siguiendo el hilo de nuestros encuentros, porque si es verdad que nuestro vivir es una continuada separación, también es la suma de muchos encuentros: encuentros con seres humanos entrañables, excepcionales en algunos casos; encuentros con lugares, paisajes; encuentros con lenguas y con libros, esos amigos mudos de los que habla Quevedo en un soneto. Por eso, si tomo la palabra hoy en nombre de todos tus amigos de en deçà y de au-delà del Pirineo, es porque tuve la gran suerte de encontrarte por lo menos dos veces en mi vida y porque estos encuentros me marcaron lo suficiente como para agradecértelos ahora. Estos encuentros los contaré luego; llegarán en su momento, «con sus pasos contados», «[en un capítulo] que trata de lo que verá el que lo leyere y lo oirá el que lo escuchare leer», como diría el autor que nos reúne y convoca hoy en Pamplona1.

4La trayectoria universitaria de Dominique es un buen ejemplo de lo que mejor se hace en Francia en cuanto a formación académica. Una mezcla de cultura humanista y de raciocinio que dicen nos brinda de facto una buena hada alumna de Descartes al nacer. Quiero decir que después del consabido baccalauréat de letras que sacaste en la ciudad de Enghien cerca de París, te formaste en la Escuela Normal Superior de Cachan, una de las tres escuelas normales superiores del sistema universitario francés, puro producto del humanismo, el laicismo y el jacobinismo francés. Muchos y de los mejores te precedieron, como aquel joven, más helenista que hispanista, que allá, en los años de 1915-1918, viajó a España para estudiar el fondo griego de la biblioteca del Escorial, descubrió a Hernán Núñez de Toledo y, como se dice en francés, «de fil en aiguille» a un tal Erasmo. Este joven era Marcel Bataillon. Esta es la filiación que nos une, Dominique, y a la que quiero asociar, cómo no, al profesor Jean Canavaggio, aquí presente, ex-alumno de l’École Normale Supérieure.

5En estas escuelas, después de una pruebas muy selectivas, los jóvenes de ambos sexos de toda la nación tienen la oportunidad, hechos ya funcionarios del Estado —y cobrando por eso un sueldo— de cursar sus estudios de filología, de literatura, filosofía o historia. Esas condiciones son las mejores para preparar la licenciatura y luego las oposiciones a cátedra de instituto, que constituye todavía hoy en día en Francia el «Ábrete, Sésamo» de una carrera en la enseñanza superior.

6Además del sueldo y de la estancia en la misma escuela como pupilos de una casa que nada tiene que ver con la del Dómine Cabra pero sí mucho con la Abadía de Thélème de François Rabelais, son cuatro años de tranquilidad financiera y, sobre todo, de contactos fructíferos con jóvenes de otras disciplinas que se forman en un ambiente de sana emulación. A esto se añade el estar en la ciudad de París, norte y cuna de los estudios en Francia, con sus bibliotecas, sus cines, su Quartier Latin ya no tan latinista como antes, y, cómo no, la Sorbona, Paris IV, su Institut Hispanique de la rue Gay-Lussac, donde se imparten las clases de español de dicha universidad.

7Tu primer encuentro decisivo en París, fue, en aquel entonces, Maurice Molho. Maurice Molho era una autoridad para quien quería acercarse a la literatura del Siglo de Oro y a la lingüística. Era una persona fascinante, muy culta, apasionada por todo lo español, que echaba mano de todo lo que leía, se lo apropiaba libando en las flores de todas las praderas. Por lo demás, era bajito, y cojeaba tanto que todos le sacábamos cierto parecido con el diablo cojuelo. Algo diabólico tenía también, me parece. Con él tuve la suerte de iniciarme en los estudios del Siglo de Oro, porque dirigió mi tesina sobre La Gatomaquia de Lope. Así pues, querida Dominique, tuvimos al mismo mágister en la Sorbona, que contaba con excelentes profesores, la verdad. Molho te introdujo en el mundo de Cervantes por la puerta nueva de la onomástica. Defendiste la tesis en 1979 y, al año siguiente, pudiste publicarla en la colección que fundara Charles-Vincent Aubrun. La colección se titulaba «Thèses, Mémoires et Travaux». Era el año de 1980. En 1983, yo hacía mis pinitos en el hispanismo y compré tu libro porque lo vendían en el mismo Institut Hispanique, rebajado de precio. Tenía un número no excesivo de hojas y el título me intrigaba. Primer encuentro, lo calificaría de libresco, entre Dominique y yo, pero me place porque es de los encuentros que a Cervantes seguramente le habría gustado.

8Pero, antes de Maurice Molho, antes de la agrégation que aprobaste en 1975, antes que Cervantes, hubo en tu vida un encuentro decisivo. Quiero referirme al doble encuentro con un país, España, y con una lengua, el español. Los encuentros que más cuentan en la vida de cada uno suelen ser misteriosos, inexplicables en gran parte. Y lo mejor quizás sería correr el velo…. Porque, ¿cómo pudo una joven francesa, sin raíces hispanas conocidas, decidir en 1973 viajar a España y pasar un año entero en la ciudad de Toledo; volver transformada y con el empeño de prolongar esta experiencia vital y asimilar lo aprendido, lo visto, lo amado de tal forma que se convirtiera en una trayectoria intelectual, en parte esencial de su vida?

9Toledo para ti fue un encuentro seminal y fructífero. Allí, pusiste tus pasos en los de un hombre de edad desconocida (porque no lo dice), lector compulsivo, que, un día indefinido, en las postrimerías del reinado de Felipe II, recorriendo las calles del Alcaná, encontrara entre papeles varios el manuscrito en arábigo de las aventuras de un andante caballero…

10También, visitando las admirables sinagogas de la ciudad imperial, Santa María la Blanca y la sinagoga del Tránsito, empezaste a tejer una relación profunda y fecunda con el pasado cultural judío de España. Seguramente fue este pasado lo que te incitó a estudiar un poco después, hacia 1988-1989, el hebreo bíblico en el Institut Catholique de París. Te licenciaste en esta disciplina. Tus trabajos universitarios posteriores son un elocuente testimonio de este interés. Doy los siguientes títulos, algunos publicados en esta tan acogedora universidad de Navarra, bajo los auspicios de Ignacio Arellano y el GRISO:

«Topónimos hebreos y memoria de la España judía en el Siglo de Oro»;

«La voz judío en el Tesoro de la Lengua Castellana o Española de Sebastián de Covarrubias y en su Suplemento»;

«Cuando Covarrubias arrimaba el hebreo a su castellano»;

«Escenificación del deicidio en los autos sacramentales de Calderón (elementos teatrales del antijudaísmo español)»;

«Contribución al estudio de las imágenes identitarias judías en el teatro del Siglo de Oro: emergencia del tema de la expulsión en La desgraciada Raquel de Mira de Amescua»;

«Hacia una interpretación del elemento lingüístico hebreo en los autos sacramentales de Calderón»;

«Redescubrimiento de una suma hebraica del Siglo de Oro. El Globus Linguae Sanctae de Fray Luis de San francisco»;

y un artículo que personalmente me gustó mucho sobre los discursos oficiales con motivo del aniversario de la expulsión de 1492: «Séfarad des rois d’Espagne. Du discours d’exclusion au discours de réintégration (1492-1992)».

11En Toledo aprendiste el castellano hablado, que no era desde luego el español un poco chapado a la antigua, el español libresco de París. Más que todo, aprendiste a quererlo. Aquí, amigos de Francia, que todos vosotros supláis mis palabras por las vuestras, recordando vuestras experiencias, cuánto amor pusimos en este amor, cuánto dolor a veces, cuántas alegrías y admiraciones nos dio este estudio aplicado, tozudo de la lengua castellana. Vincent Reyre, tu esposo, no para de admirarse oyendo cómo Dominique disfruta y todavía se admira de la belleza de tal o cual palabra: «Es como si disfrutaras saboreando un pastel» —dice.

12Naturalmente, después de tus estudios en París, te dedicaste a enseñar el español en el sistema público francés, concretamente en lo que se llaman classes préparatoires o propedéuticos para la continuación y ampliación de estudios antes de ir a la universidad. Durante más de diez años fuiste profesora en el Lycée Gustave Monod de Enghien. Fue para ti una experiencia maravillosa. El contacto con los estudiantes era tu razón de ser, y este sentido profundo de la pedagogía lo seguiste manifestando cuando, en 1993, el Departamento de Filología Hispánica e Iberomericana de Toulouse-Le Mirail te eligió como profesora titular. Impartiste clases de traducción, en especial de traducción clásica, que consiste en verter al francés textos de las mejores plumas del Siglo de Oro, como Cervantes, Quevedo, Santa Teresa de Jesús. También diste clases de muy alto nivel para los estudiantes que se preparaban para las temibles oposiciones a cátedra de instituto. El temario de estas oposiciones cambiaba cada dos años y te tocó manifestar y divulgar tu entusiasmo sobre los temas siguientes: Carlos Quinto, la Monarquía católica de
Felipe II, los validos, los jesuitas. Algunos de tus alumnos siguieron tus huellas y se convirtieron en tus colegas. Es el caso de nuestra amiga Françoise Gilbert, actual directora de nuestro equipo de siglodoristas CLESO, cuya
Habilitation fue dirigida por ti hace pocos años. Siempre resulta esperanzador ver cómo nuestro amor de toda la vida, el Siglo de Oro, sigue vivo en algunos de nuestros alumnos. La transmisión es una tarea difícil pero, Dominique, eres una mujer tozuda y apasionada. Nunca perdiste la fe en el significado profundo de la enseñanza y la transmisión de los saberes humanistas.

13En el entretanto, te habías casado con Vincent. En 1977 nacía tu hija Aurélie, que te ha dado siete nietos. Pienso que una vida conseguida y llena es la que ha sabido armonizar lo que nos depara la Providencia: la inteligencia, la cultura, la afectividad, los accidentes de la vida componen la partitura. Como Santa Teresa de Ávila, sabes perfectamente que las exigencias de la espiritualidad más elevada se enraízan en los condicionamientos más terrenales, más terre à terre. Sabes que Dios o, para otros, las ideas, lo espiritual, anda también entre los pucheros.

14En tu vida conociste muchas pruebas, en especial la enfermedad. La afrontaste con una fuerza, una resistencia continua y discreta que, a todos los que te conocen, no deja admirados. «Mulierem fortem quis inveniet? Longe super gemmas pretium eius» (Proverbios 31, 10). «Mujer fuerte, ¿quién la hallará? Porque su estima sobrepuja largamente a la de piedras preciosas». De esta cita sacaste la materia de un artículo sobre los modelos de vida en el Siglo de Oro, que fue anteriormente una ponencia pronunciada en la Casa de Velázquez, cuando su director era Jean Canavaggio.

15Tu llegada a Toulouse en 1993 supuso un gran cambio para tu familia. Primero dejaste el Norte, París, que es una ciudad gris, y te afincaste en el Sur. En Toulouse, que es una ciudad color de ladrillo, te acogió quien iba a ser el segundo encuentro decisivo de tu vida universitaria. Me refiero al profesor Marc Vitse, que hoy no puede estar con nosotros por razones de salud. Es una pena que sentimos todos, porque Marc es mucho más que un profesor y un especialista en Calderón. Es un gran amigo, generoso como nadie, que te ayudó desde el principio para configurar lo que iban a ser los ejes de tu investigación futura: la onomástica cervantina, ya iniciada con tu tesis y prolongada con un estudio onomástico del Persiles; pero también lo hebreo en el teatro calderoniano, la cultura judía en el Siglo de Oro, la hagiografía y, sobre todo, la lexicografía con tus trabajos sobre el Tesoro de Sebastián de Covarrubias, que te une también y de forma duradera con Ignacio Arellano. Con Marc, digo, Dominique, entraste en un equipo de investigación muy peculiar por la calidad y simpatía de quienes lo integraban entonces. Me refiero al LESO («Literatura Española del Siglo de Oro»), que ahora se llama CLESO («Civilización y Literatura del Siglo de Oro») y coorganiza con nuestros amigos del GRISO este coloquio y este homenaje. Muchos “esos”, la verdad. El LESO funcionaba de forma muy eficiente en base a unos criterios que no han cambiado y que quienes aprecian la revista Criticón conocen de sobra: mucho, mucho trabajo filológico como punto de partida; un respeto casi supersticioso hacia las fuentes utilizadas, el deseo de transmitir en las mejores condiciones los textos antes que el necesario pero siempre secundario y quizás en parte prescindible comentario. ¡Qué escuela aquella, y qué maestro! Hemos de confesar, Dominique, que no siempre las sesiones del LESO eran une partie de plaisir para quien sometía un trabajo, un proyecto de artículo a los lectores, pero siempre salía uno más sabio, y un poco más humilde.

16Marc te acogió en este equipo y fue tu director. Con él acabaste tu Habilitation en el año 2000 y te eligieron al año siguiente Profesora catedrática. Seguiste en la Universidad de Toulouse-Le Mirail (hoy Toulouse-Jean Jaurès) hasta tu jubilación. Durante estos últimos años, no paraste de enseñar y publicar. Te invitaron a dar clases y conferencias en el mundo entero, aquí, en Pamplona, en Nueva York, y en especial en Israel, en la Hebrew University. Con Marc, formaste parte de varios proyectos científicos relevantes, entre los cuales cabe destacar un coloquio internacional en octubre de 2002, La hagiografía entre historia y literatura.

17A partir de este coloquio, parte de tu investigación gira entorno a la hagiografía y concretamente sobre uno de los mejores prosistas del Siglo de Oro. Me refiero a fray José de Sigüenza y su Vida de san Jerónimo, obra celebrada si mal no recuerdo por Unamuno. En el LESO, se planteó incluso la posibilidad de publicar esta obra maestra y recuerdo que fuimos un día con Marc a cotejar dos copias manuscritas de la obra conservadas en El Escorial. Momentos entrañables aquellos.

18Antes de concluir, quisiera, querida Dominique, contar mi segundo encuentro contigo. El primero fue tu libro. Ahora es tu encuentro en una cafetería de la universidad de Alcalá, durante el congreso de la AISO en julio de 1996. Salí a tomar un café después de la conferencia plenaria de un amigo ya fallecido, miembro del LESO de aquellos tiempos, Francis Cerdan. Estabas tú en dicha cafetería. Empezamos a hablar y creo que, desde entonces, no hemos parado de mantener una conversación placentera y entrañable, que reanudamos siempre que nos vemos con gratitud. Gracias por tu amistad, Dominique.

19Ahora vives en esta soledad habitada que es el castillo de Festes, en esta parte del Languedoc-Roussillon que es el departamento del Aude. Yo entiendo que Festes viene de festivo. Que Festes sea una fiesta. Trajiste de Aragón un olivar entero que te recuerda tu lealtad transpirenaica. Algunos amigos plantaron contigo otros olivos. Cualquiera pensaría que no tienes la fuerza suficiente para ocuparte de un jardín. Pero no eres hortelana de un solo jardín, Dominique, sino de varios. El último, el jardin de rocailles, lo exhumaste literalmente del monte con la pica y la pala y allí conviven ahora plantas olorosas como la jara, el tomillo, que no saben si son signos olfativos de Palestina o de España. Otro es la imitación de un jardín de monjes contemplativos, con simples y hortalizas.

20Decía yo que Festes era una soledad habitada. Lo es de seres queridos: tu esposo, tus amigos a los que invitas, tus libros. Que sigas disfrutando mucho tiempo de este lugar tan encantador, Dominique. Ya sabes cuánto te queremos en Toulouse y aquí en Pamplona, que es, gracias a Ignacio Arellano y a Carlos, como una segunda casa.

21En la obra de Montaigne, un coetáneo de Cervantes, la palabra rencontre (‘encuentro’) era masculina y significaba ‘combate, lid’. Pero en la mente de Montaigne se trataba de la confrontación amistosa de los puntos de vista, del debate de ideas. A este debate de ideas acerca de Cervantes y su obra nos convida el día de hoy. Que este debate de dos días sea también causa y motivo de muchos encuentros de personas. Os deseo a todos y a ti en especial, Dominique, una fructífera y apacible estancia en Pamplona.

Inicio de página

Notas

1 Laudatio leída en el marco del Coloquio «Recreaciones quijotescas y cervantinas en las artes. Homenaje a Dominique Reyre», Pamplona, 11-12 de diciembre de 2014.

Inicio de página

Para citar este artículo

Referencia en papel

Jean Croizat-Viallet, « Laudatio », Criticón, 124 | 2015, 5-10.

Referencia electrónica

Jean Croizat-Viallet, « Laudatio », Criticón [En línea], 124 | 2015, Publicado el 28 agosto 2015, consultado el 22 noviembre 2017. URL : http://criticon.revues.org/1825

Inicio de página

Autor

Jean Croizat-Viallet

Universidad de Toulouse-Jean Jaurès

Inicio de página
  • Logo Presses universitaires du Midi
  • Logo ENS de Lyon
  • Logo IHRIM - Institut d'Histoire des Représentations et des Idées dans la Modernité
  • Logo Labex COMOD - Université de Lyon
  • Logo Instituto Cervantes
  • Revues.org