Navegación – Mapa del sitio
Artículo-Reseña

Masculinidades ansiosas en tratadistas ibéricos de conducta áulica (Siglo de Oro)

Ignacio Arellano
p. 193-212
Referencia(s):

José Antonio Rico Ferrer, Los tratadistas ibéricos de conducta áulica: representación, masculinidad y colaboración auriseculares, Vigo, Academia del Hispanismo, 2011, 312 p.(ISBN 978-84-15175-11-7)

Texto completo

Exordio (para su justificación posterior): nuevas teorías y disciplinas tradicionales

1Al hilo de la lectura de José Antonio Rico Ferrer (RF) surgen ciertas preguntas y reflexiones que podrían aplicarse en distinta medida a toda una gama de estudios frecuentes en los ámbitos del hispanismo más in, entre ellos los dedicados al examen de las «masculinidades» —y sus «crisis»—, propicios en ocasiones —como esta que me ocupa— a la prescindencia de cualquier perspectiva filológica «tradicional», la cual se configura en el imaginario teórico que rige dichos estudios como un enemigo o como un instrumento rancio superado por las novedosas construcciones posmodernas.

2En estos casos el resultado, naturalmente, es catastrófico desde el punto de vista de la ciencia, de la verdad, de la utilidad y de la belleza. El libro de RF es un buen ejemplo de esta modalidad, radicalmente alejada de las humanidades, inmersa en un territorio indefinible en el que resulta difícil argumentar en confrontación con un discurso ajeno a la racionalidad y a los datos objetivos de unos textos arrojados a un espacio marginal para que no osen estorbar las lucubraciones del sedicente crítico.

3Resulta patético ver cómo estudiosos y estudios que podrían ofrecer enseñanzas de interés, como sin duda lo son los de enfoque “cultural”, masculinistas, feministas, antropológicos varios, etc. se empeñen en enfrentarse a la «filología tradicional», que debería ser su punto de partida y su aliada. Ignorando sus disciplinas, cuando no insultándola, las consecuencias no pueden ser otras que el desvarío y la vacuidad.

4Este libro, como se intentará mostrar en lo que sigue, es completamente inútil —para el lector. Quien nada sepa de los tratadistas áulicos del Siglo de Oro nada sabrá al terminar de leer este tratado moderno. Resulta especialmente frustrante porque sin duda RF tiene habilidad y le ha dedicado al tema esfuerzo suficiente para haber escrito un libro razonable, pero sin duda impulsos ajenos al objetivo del saber y la comprensión le han llevado por otras derrotas.

5¿Para qué se escriben «estudios» de esta categoría si no enseñan nada sobre el objeto de observación? La respuesta se advierte nítida si se considera el complejo jergal que conforma su insustancial sustancia textual. Con claridad meridiana —no necesariamente percibida por el propio autor— se advierte que todo el libro es una evocación especular de la agenda propia, que en figura de los tratadistas y escritos observados reflejan el escrito (Los tratadistas ibéricos...) y tratadista (RF) observadores.

6Traducido en términos tradicionales: según RF el objetivo principal de los tratadistas de conducta áulica sería construir una imagen de prestigio que les permita integrarse en la esfera del poder y confirme sus masculinidades en crisis, lo que a su vez denuncia la ansiedad provocada por esa misma crisis, crisis y ansiedad que intentan contrarrestar mediante el apoyo de un círculo colaborativo (otros lectores afectos del núcleo cortesano, las academias literarias, las tertulias de discretos, los amigos y compañeros de empresas intelectuales...). Pues bien, esto es precisamente lo que revela el discurso de RF, dirigido a confirmar en un círculo académico de iniciados una masculinidad que intenta contrarrestar el sentimiento de crisis apelando a la colaborativa aquiescencia del sector intelectual que cultiva este tipo de discursos, creando una burbuja protectora que estriba en el lenguaje de la tribu.

  • 1 Pero a diferencia del ghetto tradicional, estas aproximaciones posmodernas no se definen por la mar (...)
  • 2 RF aduce a Lacan para señalar que aunque uno es mirado desde todas partes solo mira desde una. Pued (...)

7El discurso crítico de este libro, en efecto, se orienta —de manera análoga al funcionamiento que describe para los tratadistas auriseculares— a un objetivo sin relación con la verdad, ni con la razón, ni con el texto; constituye un mecanismo de supervivencia y de poder, que pretende lograr un prestigio intelectual y socioacadémico y que revela en su mismo sometimiento a la «opinión pública» —bien que reducida al ghetto tribal1— la feminización o desmasculinización —por usar su arsenal teórico— del propio discurso, construido no a partir de los textos supuestamente observados —ausentes casi por completo de las páginas de RF— sino a base de la combinación aleatoria de un léxico y un repertorio conceptual de limitadísimos alcances, aunque con pretensiones de proyección universal2.

8Intentaré justificar este exordio con algunos comentarios de los que me interesa extraer ciertas conclusiones de valor general sobre los métodos de alejamiento del texto literario y sobre el rechazo de la «filología» por parte de algunas corrientes teóricas actuales.

La jerga tribal como instrumento sintomático

9Penoso es el entusiasmo con que se adopta el léxico que se considera adecuado para dicho objetivo o, dicho en términos usados por RF, el entusiasmo con que se negocia la agenda léxica posmoderna. Tal adopción parece un mimetismo relacionado con la estrategia protectora de un mecanismo victimario: el chivo expiatorio —léase a René Girard— está marcado por algún rasgo peculiar que concita sobre él la mirada de la tribu: el rasgo que en el microuniverso de las (anti)humanidades posmodernas identifica al chivo expiatorio es el de la “tradicionalidad”. Es preciso, por tanto —sobre todo si ronda el miedo de una posible exclusión—, evitar cualquier peligro, manejando sin fisuras la jerga tribal —no importa que esta resulte ininteligible al común de los mortales ajeno al círculo de la casta, ni aun al mismo círculo, pues la comunicación nunca fue su propósito.

  • 3 Quevedo, Prosa festiva completa, p. 458.

10Quevedo, en clave paródica3, denuncia en La culta latiniparla —catecisma de vocablos para instruir a las mujeres cultas y hembrilatinas— la jerga afectada que maneja una reducida sarta de vocablos con los que fabrican cualquier conversación. La culta (o el culto) en apuros

se ha de valer del laberinto de las ocho palabras que nunca se acaban. Las ocho palabras son estas: si bien, ansí, de buen aire, descrédito, desaseada, cede, aplaudir, anhelar.
Dánseles por aforro y acompañadas las siguientes: Galante, fino, sazón, emular, lo cierto es, esfuerzos, ejemplos, aunque.

Incipit cultigratia
Hilván perpetuo de dislates, sin salir de las ocho palabras en todas materias, cuando la doña Tal Latiniparla suelta la tarabilla y dice así:
«Aunque ceda el descrédito, es galante la fineza si aplaudida anhela; si bien emular es desaseo de poca sazón así, mas no deja de ser galante por fino; y lo cierto es así, que no se está de buen aire en el descrédito; así por aplausos de la emulación así cedida a los esfuerzos desacreditados en lo galante, de mejor aire, si bien desacreditan esforzados así».
Y con volver a «lo cierto es», que es coyuntura de todos los desatinos, y sembrar la plática de «ansí es», irá la buena culterana salpicando de necedades por dondequiera que hablare.

11El laberinto de las ocho palabras y algunas más de aforro, en el caso de RF, es este: agenda, agencia, capital intelectual, hegemónico, mercado, masculinidad, ansiedad, colonial, insularidad, negociación, dominante, narrativas, automodelación...

12Pueden manejarse así:

el punto de referencia sobre automodelación continúa siendo Stephen Greenblat, para apreciar la agenda subjetiva que los escritores cortesanos articulan por medio de sus narrativas...
(pp. 18-19).

La consiguiente negociación de estas cuestiones conduce a su lucha por la auto-imagen [...] Su automodelación consigue conjuntar una masculinidad dominante, pero que se halla expuesta a una continua ansiedad (p. 19).

  • 4 En nota 18, p. 20, aclara más esta cuestión apelando a la dualidad hegeliana de maestro/esclavo, a (...)

[los tratadistas] confirman de forma variada su masculinidad dominante como creadores de un discurso masculino hegemónico [...] los elementos que permiten al escritor construir su auto-imagen de tratadista en posesión de una masculinidad dominante constituyen la dialéctica de su trabajo textual, su auto-reconocimiento y su reconocimiento por parte de sus «iguales»
(p. 20)4

Su recurso a comunidades masculinas, para legitimar su representación y su masculinidad dominante, replantea el rol que el pensamiento comunal y corporativo mantiene en los procesos de autorización y asignación de la autoría. (p. 21)

  • 5 Se supone que la pulsión escópica remite también a Lacan, quien enseña por ejemplo que la esquizia (...)

13El desprecio hacia el propio instrumento expresivo no solo se manifiesta en estas formulaciones carentes de sentido. La adopción de una jerga cuyo valor radica en su signo de pertenencia a la tribu, independiente de su conexión con los referentes —los textos, los datos históricos, el mundo cultural del Siglo de Oro, las tradiciones literarias...— e independiente de su articulación racional, hace innecesario cualquier requisito de rigor estilístico. Se puede escribir entonces de cualquier modo. Y así estas páginas aparecen sembradas de voquibles extravagantes como patronaje (p. 20), incrementalmente (p. 22), exclusionaria (p. 24), practicalidad (p. 62), pigmalianismo (p. 63), pervasivo (p. 73), objetificación (p. 107), uxorial (p. 123), monogamizar (p. 129), intracodicológica (p. 132), concubinaje (p. 145), homosocialidad (p. 165), fisicalidad
(p. 165), despliegue sartorial ‘vestimentario’ (p. 165), validaje (p. 199), burocracia ebulliente (p. 218); oposicionalidad (p. 222), escópicamente (p. 230)5... Algunos, como sartorial, son anglicismos brutales; otros casos son más enigmáticos: así el uso de glauco para calificar a los intersticios de la página («intersticios glaucos de la página», p. 253): ¿se refiere a intersticios verde claro? ¿o a intersticios «moluscos gasterópodos marinos, sin concha, de cinco a seis centímetros de largo, con cuerpo fusiforme, cuatro tentáculos cortos y tres pares de branquias en forma de aletas, con las que respira y nada el animal, que es de color azul con reflejos nacarados» (DRAE)?

  • 6 ¿Qué quiere decir cuando afirma que los tratadistas «proveen las necesidades de realizar negocios e (...)

14Abundan anacolutos y malas concordancias («protegerse a sí mismos y a sus escritos del vulnus que autoridades renacentistas tienen incrementalmente el poder para infligir», p. 22; «el uso de imágenes denigrantes y la descripción visual [...] resulta ciertamente poderosa», p. 173); cacofonías y redundancias triviales («la acogida que le dispensan los reyes [...] es acogedora», p. 135; «Evidentemente, si efectivamente...», p. 136; «necesaria para una incorporación corporal», p. 157); y en fin, frases ininteligibles6 por la misma ambigüedad semántica o sintáctica, o difícilmente pronunciables por su entidad fónica: «reconoce realísticamente la no aplicabilidad de sus reglas» (p. 158); «las reglas del juego cortesano se ven afectadas sustancialmente en un proceso conducente a la producción de una hibridación...» (p. 178)...

  • 7 Quevedo, Sueños, pp. 318-319.

15Páginas enteras desarrollan perífrasis cuya sustancia es una afirmación banal. En el Sueño de la muerte escribe Quevedo de los boticarios7:

¡Y luego ensartan nombres de simples que parecen invocaciones de demonios: buphthalmos, opopanax, leontopetalon, tragoriganum, potamogeton, senipugino, diacathalicon, petroselinum, scilla, rapa. Y sabido qué quiere decir esta espantosa barahúnda de voces tan rellenas de letrones, son zanahoria, rábanos y perejil [...] y como han oído decir que quien no te conoce te compre, disfrazan las legumbres porque no sean conocidas y las compren los enfermos.

16En la botica de RF, leer un tratado y reflexionar sobre el tratadista se convierte en un «análisis del generador del código cortesano», lo cual es

  • 8 Copio solo un fragmento del pasaje más extenso, que va acompañado de varias notas con referencias a (...)

una empresa crítica de raíz foucaultiana, al ocuparse desde dentro de los procesos de los «regímenes de conducta» y de los «sistemas de exclusión» y al emplazar al artífice mismo del código cortesano dentro de la ecuación poder/conocimiento (p. 22)8.

  • 9 Podría decirse, por ejemplo: los escritores de tratados áulicos necesitan quillotrar su espacio; su (...)

17En el libro de RF todo se negocia, todo es negociación: se trata de términos ómnibus que equivalen exactamente al quillotro, quillotrar de los pastores bobos de la comedia9:

la consiguiente negociación de estas cuestiones... (p. 19);
los escritores de tratados áulicos necesitan negociar su espacio (p. 42);
su automodelación negocia los escollos que la asedian (p. 44);
la masculinidad del escritor está expuesta y que debe continuamente negociar (p. 47);
la negociación que realiza el tratadista con los distintos campos (p. 48);
lucha por su auto-imagen por medio de la negociación de su poder (p. 53);
cómo negociar la relación con sus propios modelos (p. 64);
reclamo de autoridad al negociar las relaciones entre el poder y su texto normativo (p. 77);
El autor negocia diversas narrativas de autoridad y de masculinidad (p. 158);
Además el autor negocia su genealogía patriarcal... (p. 175);
un modelo en el que hay que negociar la agenda femenina (p. 204)
movimiento de la esfera de la madre a la del padre, que se negocia por y a través del iniciado masculino (p. 205);
Quevedo negocia con el poder su situación (p. 210);
Por su negociación de la ansiedad generada por la crisis del masculinismo, los aforismos del Oráculo... (p. 252).

18Etc.

19Pues bien, con este laberinto de las ocho palabras y media ¿cómo negocia RF su agenda crítica?

La Introducción

20La misma introducción (pp. 11-38) resulta sospechosa en su proliferación de citas y autoridades para cuestiones banales como la existencia de envidias y rivalidades en el seno de la corte. Pero más grave es el yerro de partida al creer que estas rivalidades y su séquito de mecanismos de disimulo, fórmulas de cortesía, etc. constituyen un «cambio de paradigma» que caracteriza a la corte moderna y al «discurso masculino hegemónico» que relaciona con la imprenta y la «incipiente autoridad del mercado» (p. 17).

21Poco hay que reflexionar para darse cuenta de que las rivalidades, envidias, disimulos y luchas por el poder y el favor no caracterizan especialmente a las cortes modernas, las cuales, por cierto, no desarrollan el discurso masculinista —sea esto lo que fuere— de manera exclusiva. RF considera como características propias de su campo de estudio rasgos que en ningún caso le son específicos, y en esa percepción errónea inserta sistemática y arbitrariamente el masculinismo y su crisis.

  • 10 Cambiando masculinismo por ortodoxia, o heterodoxia, por ejemplo, este libro se podía haber escrito (...)

22Pues a la adopción de la jerga de moda se suma la del masculinismo como espacio único de observación —exclusivo y excluyente— según la doctrina de la mirada única de Lacan anteriormente aludida. En estas páginas asiste el «lectorado» [sic] a una multiplicación de ansiedades masculinistas o masculinidades ansiosas en todos los «huecos glaucos de la página»: el conceptismo es masculinista, la traducción es feminizadora, el vocablo valido es falócrata, el aforismo exhibe una evidente hipermasculinidad...10

23El libro de RF se propone estudiar a los tratadistas de conducta áulica (Castiglione, Quevedo, Vives, Gracián Dantisco, Baltasar Gracián), sus masculinidades y auto-representaciones, y también sus estrategias para hacer frente a las crisis de masculinidad... Se afirma que el tratadista áulico quiere integrarse en la esfera del poder, en un acto de afirmación masculinista, pero su misma subordinación al poderoso lo enfrenta al riesgo de afeminación (p. 27).

24Se parte, pues, de una asimilación (¿machista?) del poder con el masculinismo y de la dependencia con la afeminación. El subordinado queda feminizado, lo que produce ansiedad masculinista.

  • 11 Los ejemplos que siguen son deducciones mías; no pertenecen a RF.

25Desde esta perspectiva no habría acción, objeto, texto, que no se relacionen con el masculinismo (y su envés, la feminización)11: el juez sería, por ejemplo masculinista, el reo afeminado (pero masculinista en relación con la víctima del delito); el confesor masculinista, el penitente afeminado; el proveedor (comerciante, vendedor...) masculinista en cuanto satisface con su “poder” el deseo del cliente, aunque en tanto se subordina a ese deseo y además recibe dinero por su producto, podría considerarse como una figura afeminada prostituida...

  • 12 Aunque mirado de otro modo, la inquietud de Yahvé por la construcción de la torre (Génesis, 11, 6) (...)

26¿Qué sentido tiene todo esto? A mi juicio ninguno. Es el discurso de la torre de Babel, imagen fálica, por otra parte, emblema del proyecto masculinista fracasado por la acción de Yahvé, que —no hace falta explicitarlo— se halla en la cima de la hipermasculinización12, y que provocaría la enorme crisis masculinista de los babilonios.

27Después de la Introducción el libro se distribuye en dos partes; la primera sobre el mundo de la corte, el poder transnacional y la constitución de la masculinidad cortesana; la segunda sobre la esfera literaria, el poder absolutista y la crisis de la masculinidad. Glosaré alguno de sus capítulos.

La masculinidad de Castiglione. «Il Cortegiano»

28Castiglione, dice RF en el primer capítulo, intenta negociar un espacio propio en el ámbito cortesano. De acuerdo, pero ¿por qué «busca así confirmar su masculinidad» (p. 43) y no obtener beneficios económicos, prestigio, fama, etc.?

29Sencillamente porque toda inclinación a una posición dominante se identifica aquí con la masculinidad. De manera que masculinidad es el nombre que la jerga aplica al deseo de medro, integración social, asentamiento en la corte, poder, influencia, etc.

30Ahora bien, el tratadista Castiglione —o cualquier otro sujeto que desee triunfar de cualquier modo— puede encontrar dificultades o fracasar en su empeño: observación trivial, que propone RF con una terminología de altos vuelos teóricos, como si de un descubrimiento admirable se tratara:

  • 13 Cumple añadir que, quiéralo Bourdieu o no, el riesgo de fracaso no depende solo —no depende nada, d (...)

Según Bourdieu, al incorporar el sujeto dominante masculino dentro de sí la porción dominada, por someterse a las constricciones de su propia dominación, incurre en el riesgo de no estar a la altura de dichos estándares, con el peligro de ser confinado al campo de los hombres dominados y por tanto a ser asociado a las mujeres en los márgenes de las estructuras de poder social. En concreto una semblanza de afeminamiento es un riesgo al que, en su condición de cortesano, el tratadista es especialmente vulnerable. (p. 49)13

31Semejante argumento implica la imposición del análisis masculinista sin mayor justificación contextual ni lógica. Más adelante se insiste:

la importancia de Castiglione [...] proviene de su agudo sentido de las relaciones de poder, a las que debe someterse, o del marco social y colaborativo de sus diálogos en el diseño de la figura idealizada del «perfetto cortegiano», con la consiguiente exclusión simbolizadora de las mujeres, mientras que paralelamente avanza hacia una posición de facto vulnerable y feminizada del cortesano ante el poder... (p. 65)

  • 14 Claro que RF podría argumentar que al tomar esa postura las mujeres adoptan una perspectiva masculi (...)

32Sin embargo, podría adoptarse —con permiso de Lacan— otra mirada sobre los márgenes sociales, pues no solo las mujeres se sitúan en el margen de las estructuras de poder social: villanos, judíos, moriscos, negros, gitanos, bajos oficios, pícaros, extranjeros de baja clase social, mendigos, herejes y otras variedades de sujetos pertenecen a estos márgenes. En realidad la mayor parte de la población (masculina y femenina) estaría, en términos de su cercanía o lejanía de la corte, fuera del ámbito del poder. El discurso que RF llama hegemónico es masculinista, pero no solo: las mujeres del Siglo de Oro pueden adoptar perfectamente las variantes hegemónicas monárquico nobiliarias, católicas, patrióticas, xenófobas, antisemitas... etc.14

33La presentación que hace RF de dos únicos polos (masculinista/feminizante) sobre los que gira todo el universo humano es harto simple y forzada. Tal como se plantea, la tarea del artista es afirmar su masculinidad, vulnerable por su propia condición subordinada al poder. Para ello necesita la colaboración de aliados que conforten su inseguridad:

Siguiendo a Connell, se aprecia cómo, en el campo de la actividad inter-subjetiva, las relaciones de complicidad entre hombres ayudan a mantener el discurso hegemónico de la masculinidad cortesana (p. 51)

  • 15 Cierto que RF añade al peligro de las posiciones femeninas el de otras posiciones masculinas domina (...)

34Si en vez de seguir a Connell para apoyar una afirmación evidente —aunque parcial— hubiera seguido a Castiglione, posiblemente el lector aprendería algo más. Pero es sintomática la ausencia de los textos y la apelación, en todo caso, a los paratextos —dedicatorias, cartas nuncupatorias, etc.— como referencias privilegiadas. La marginación de los textos (los tratados áulicos objeto del libro) permite la arbitrariedad de la pseudoargumentación propuesta: de las rivalidades y envidias cortesanas —tema tópico por cierto en la poesía aurisecular— apreciadas en la Introducción, se salta a la colaboración masculinista, que mal se compadece con la competitividad que caracteriza el microuniverso cortesano. En realidad nada de extraño tiene el hecho de que en la corte se organicen facciones, y se alternen apoyos y ataques, rivalidades y favores: lo extraño es que tales alianzas se presenten a RF como frente unido contra el peligro femenino para «poder afrontar la lucha por la dominación con las posiciones femeninas» (p. 51)15.

35Las mujeres en realidad no constituyen ningún peligro para este itinerario cortesano: se mencionan porque son indispensables para mantener la «perspectiva» de la crisis masculinista y la jerga de la secta. Su gratuidad se intenta contrarrestar con una estrategia presente en todo el volumen: la aducción de autoridades falsificadas y los conectores lógicos vacíos de sentido.

La autoridad impertinente, la lógica inexistente. Excurso

36Autoridad impertinente es la cita que se aduce como apoyo sin que tenga relación con lo discutido: carece de valor, pero comunica una falsa sensación de control de la materia por parte del ensayista. Pondré solo un ejemplo entre decenas. Al pasaje de la página 69

Su carácter [del tratadista áulico Castiglione] de actuante entre la naturalidad y la afectación, entre espontaneidad y disimulo lo convierte en figura de masculinidad ambivalente...

corresponde una nota (46): «Sobre este tema léase por ejemplo Rebhorn, Javitch (Poetry), Frank Whigham, Berger, Jr. Hay una buena revisión en Arditi. Para un acercamiento feminista léase Finucci, y Constance Jordan sobre discursos sobre las mujeres en general». Pero ¿cuál es el tema a que se refiere esa nutrida bibliografía: afectación, naturalidad, espontaneidad, disimulo, ambivalencia masculinista?

37Esta aportación de autoridades funciona como refuerzo y máscara de la arbitrariedad del discurso, lo mismo que la proliferación de conectores lógicos vaciados de su sentido: en consecuencia, por lo tanto, en testimonio de lo dicho... En un pasaje de las pp. 132-133, por ejemplo, se acumulan expresiones como de hecho, en consecuencia, por lo tanto, de hecho, de esta manera, así, de este modo, de hecho... sin relación con un trazado lógico ni causal. Paradójicamente, el abuso de conectores lógicos para un discurso que repudia toda argumentación racional revela la necesidad instintiva de lógica a la vez que disimula su negación: parece otra variedad más de crisis masculinista traducida en términos de retórica.

Boscán y Garcilaso desmasculinizan a Castiglione

38El capítulo 2 indaga en la «Política de género y colaboración en la traducción al castellano de Il Cortegiano». La confusión posmoderna de fuentes, datos y acepciones opera de nuevo para formar un magma de paradojas y afirmaciones seudoapodícticas.

39Se parte del hecho de que Garcilaso envía desde Nápoles un ejemplar de Il Cortegia-no a Boscán con recomendación de traducirlo. De ahí salta a afirmar una colaboración de intensa carga de género [sic]:

Aunque la colaboración entre escritores no es inusitada en la época, es destacable la intensidad de la carga de género que se advierte en su traducción y en la amistad que la enmarca (p. 80)

  • 16 No se verá nada de esto.

40Dicha amistad produciría una dinámica «homosocial y homografésica que, como se verá16, a) convierte a Castiglione en el punto ciego de su tratamiento de la figuración autorial por medio de su acción concertada, b) contrasta las mujeres del prólogo de ambos...», etc. (p. 81). Es decir, que los amigos españoles desafían la autoridad de Castiglione, intentan suplantar su posición dominante en un proceso preñado de semas ambivalentes.

41El proceso lo describe RF —con la ayuda de Lori Chamberlain— más o menos así: la labor traductora, en tanto posterior y subordinada a su original, es primeramente feminizada, según revela el paralelo con nuestros primeros padres:

Este concepto está basado en el paralelo de la imagen Adán/Eva pues la obra de Boscán problematiza el sesgo masculinista del género en su figuración autorial, porque, como propusiera Howard R. Bloch, en este contexto la traducción se percibe como una actividad similar y coetánea con las características de «la perversidad de Eva», dentro del lenguaje misógino... (p. 87)

42Se establece, asegura, «de este modo» la asociación entre traducción y mujer, con connotaciones de decepción y desorden. Pero, curiosamente, el traductor, también según descubrió Chamberlain, «se embarca en una operación fálica, por la cual traducir es como escribir, y en consecuencia, una actividad creativa» (p. 87), es decir, que desde esta nueva perspectiva «se pasa de la feminización de Boscán» a la feminización de Castiglione (pp. 87-88).

43Que la tarea de traducir tenga connotaciones de la perversión de Eva, y que la operación fálica del traductor feminice a su modelo es algo bien extraordinario. Parecería a un lector ingenuo —y hasta a un filólogo estándar tradicional— que el hecho de dedicar tiempo y esfuerzo a traducir un libro considerado de especial interés y valor revela respeto, admiración y aprecio: en cambio, lo que ve en esta operación RF es, por parte de Boscán, una «agenda de género y protonacional [...] donde ambas requieren el desprecio/descuido de la figura de Castiglione» (p. 101).

44La traducción expresa además otros curiosos objetivos. La comunicación del texto desde Nápoles por parte de Garcilaso es convertida por Boscán en un «comercio entre los dos amigos sobre la naturaleza tanto del cuerpo textual como de su mutuo deseo por el texto. El texto se transforma de esta manera en el reflejo y el espejo del deseo de ambos» (p. 92). RF no parece referirse al deseo de ambos por un tercer ente (el texto), ya que, si el deseo es mutuo, se interpreta recíproco, de uno por otro y viceversa, de manera que establece una «maniobra de homografesis» (p. 90). Es decir, se sugieren pulsiones homoeróticas entre Boscán y Garcilaso, deducidas de que uno envía un libro y el otro lo traduce.

45Poco de fiar son estas disquisiciones fantásticas y más sospechosas se hacen al comprobar que, cuando RF se sale del discurso nebuloso y entra en interpretaciones más concretas, yerra sistemáticamente. Dos ejemplos nada más.

46Boscán alude a los obstáculos de la traducción con el chistecillo de quien, hallando a Valerio Máximo en romance, revolvía gran rato las hojas, y preguntándole otro qué buscaba respondió que «a Valerio Máximo» (p. 105). RF cree que el nombre del latino supone un «asalto nominal al autor» y que «frente a la auctoritas de valor o fuerza máxima nada menos, del autor latino, Boscán se apresura a aclarar que...» (p. 105). No ha entendido el chiste, que funcionaría igual con Salustio, Tito Livio o Cicerón, y que significa simplemente que el libro está tan mal traducido que no se halla a su autor original en él.

47En la dedicatoria al obispo de Viseu, Castiglione se refiere a la marquesa de Pescara, que a pesar de haberle prometido no hacerlo, había repartido copias de Il Cortegiano, «ne avea fatto transcrivere una gran parte», frase que, en la versión de Boscán, resulta «había, quebrándome su palabra, hecho trasladar dél ya muy gran parte». Se empeña RF en que el verbo trasladar «no se refiere a la labor del copista o escriba, como en italiano, sino a la más libre e incontrolada actividad del traductor» (p. 106), de lo que deduce una transferencia de su propia labor traductora, etc. Pues no. Trasladar «vale algunas veces interpretar alguna escritura de una lengua en otra; y también vale copiar y este se llama traslado» (Covarrubias, Tesoro de la lengua castellana). Y lo que hace la marquesa no es mandar traducir al libro de Castiglione sino mandar copiarlo. En el contexto de referencia trasladar es ‘copiar’, y no hay ninguna alusión a la traición del traductor.

48La última parte del capítulo olvida ya sin escrúpulos la traducción del libro italiano para centrarse en la amistad de Boscán y Garcilaso. ¿Cómo relacionar ambos asuntos, el libro y la amistad? Concediendo a la «colaboración en la traducción» una función impulsora de la agenda común homografésica:

La colaboración entre Boscán y Garcilaso es biográfica pero, en lo relativo a su escritura, resulta homografésica [...]. La relación yuxtapuesta entre los cuerpos textuales de ambos produce la intersección de la amistad personal con el deseo textual y a su vez este deseo por producir el texto en castellano es lo que conduce a ambos amigos a leer erróneamente [sic] a Castiglione y sintomáticamente [sic] al rol jugado por las mujeres dedicatarias (p. 118).

49Garcilaso habita en el texto traducido por Boscán, texto que se convierte en el habitat preferido de Garcilaso. Tal cosa es posible porque Garcilaso corporaliza su deseo «convirtiendo su cuerpo en parte de la escritura al autoinscribirse en este» (p. 119). ¡Extraordinaria metamorfosis!

El caso de la masculinidad incestuosa, endogámica e intracodicológica de Vives

50Pero no cesan ahí las ocurrencias extraordinarias que ofrece RF. Vives escribe primero su Institutio foeminae christianae (1523) y más tarde el De officio mariti (c. 1528), obra más breve que nace de la anterior, de modo que en la «relación intertextual se está gestando una textualidad/corporalidad incestuosa en la que Vives usa y abusa, al reescribirlo, su texto anterior» (p. 131).

51Unas veces se declara que la mayor atención que Vives presta a la mujer «refleja la superioridad simbólica» del marido (cosa rara, p. 131); y otras se explica, por el contrario, que al definir al marido en relación al personaje de «la mujer» se compromete la imagen del hombre autónomo y se feminiza este (p. 143), y además —no se advierte de qué manera— se feminiza el propio Vives (p. 141).

52Este capítulo de Vives resulta especialmente rico en metaforizaciones ininteligibles. La textualidad de los tratados de Vives además de incestuosa es «endogámica, intracodicológica» (p. 132). Su relación intertextual parece reproducir la metáfora de la creación de Adán y Eva según el Génesis (p. 133): si Eva sale de una costilla de Adán, el Officio sale de un capítulo de la Institutio, como si de una costilla del primer texto saliera el segundo: «De hecho, su equivalente masculino [el Officio] parece surgir de un solo capítulo del manual femenino, casi como un apéndice, una costilla. De esta manera se invierte la narrativa bíblica» (p. 133). ¿Invierte la narrativa bíblica? Sí, porque el tratado masculino es ahora el que sale de la costilla del femenino. De esta manera se salta de lo que podía ser un chiste levemente grotesco y una frialdad poco ingeniosa a la inversión nada menos que de la narrativa del Génesis, con todo lo que ello implica de subordinación del Adán-marido a Eva...

  • 17 Otra evidencia de la obsesión unilateral que impide ver el contexto: María se niega a jurar el Acta (...)
  • 18 ¿Por qué citar aquí a san Pablo? La subordinación femenina se da en culturas no cristianas en térmi (...)

53La obra de Vives se enmarca en la corte inglesa de Enrique VIII y RF relaciona las cuestiones matrimoniales tratadas por el humanista con las circunstancias históricas del matrimonio de Enrique y Catalina. La exclusión de María Tudor la explica como «efecto de represión antifeminista» (p. 137)17, explicación que —añado yo— fallaría completamente para Isabel, a pesar de que la negativa de esta al matrimonio resultaría —desde la perspectiva de este libro— un ataque gravísimo a la masculinidad, que precisamente utilizaría el matrimonio —según Chinca, p. 143— como una institución «donde la mujer es sometida al hombre según las enseñanzas bíblicas de san Pablo»18.

54Resulta chocante por otra parte que estas circunstancias inglesas —cuyos rasgos, desde luego, no son exclusivamente característicos de Inglaterra— que pretenden justificar los comentarios de RF sobre Vives, se olviden completamente en el capítulo de la Política de Dios (ver infra) donde, siguiendo un camino errado de Ruth el Saffar (p. 187), se atribuye la represión femenina a la «postura ideológica del imperio español», basada en la ortodoxia católica y la separación de roles sexuales. ¡Como si solo en el Siglo de Oro español se produjera la segregación o marginación de las mujeres! La falta de una visión coherente de los problemas produce de nuevo interpretaciones arbitrarias.

55Arquetípico del modo de describir la imagen de los tratadistas es el epígrafe «La lengua del consejero» (pp. 145-152). Tras componer la Institutio en latín, algunos amigos incitan a Vives a continuar la obra con un tratado sobre los maridos, especialmente su compañero de alojamiento en Londres, Álvaro de Castro, que desconocía el latín. Con estos mimbres, bastante sencillos de comprender, RF construye una nueva fantasía: Vives y Castro cohabitan, viven en concubinaje (p. 145), tienen una «alianza de carácter íntimo», que es el marco en que se produce el texto del Officio. El idioma castellano correspondería así «con las emociones y deseos masculinos de sus amigos, pero sobreponiendo el latín como lengua superior de organización y de comunicación culta. Se marca de este modo la generación de ansiedades masculinistas que conectan con este quasi contubernio a cuestiones de índole lingüística, política y de roles de género» (p. 146).

56Al final Vives usa el latín, lo que resulta a RF «sorprendente o cuando menos chocante» (p. 148), sorpresa injustificada si se tiene en cuenta que Vives es un humanista y que el latín es un vehículo absolutamente natural para él, aunque en este caso implique el fracaso del deseo masculino de sus amigos y la generación de una tremenda ansiedad masculinista.

El «Galateo español»

57Saltaré el último capítulo de la primera parte, dedicado al Galateo español de Gracián Dantisco, donde disminuyen las masculinidades en crisis y las ansiedades, aunque reaparecen en la conclusión parcial, que tiene, como de costumbre, poca relación con el desarrollo previo.

58Pero me interesa más, por la envergadura del texto y del tratadista, el capítulo sobre la Política de Dios.

Quevedo, Olivares y el rey, un laberinto de masculinidades

59El título que RF asigna a este capítulo incluye el primer abuso crítico: «Colaboraciones peligrosas: el consejo y su imparable alquimia crítica en la Política de Dios». El abuso consiste en que se presenta el encarcelamiento de Quevedo en San Marcos de León como efecto imprevisto y fracasado de su tratado político, cosa que desmiente la cronología: la Política aparece en 1626 y la prisión de San Marcos de 1639. Median trece años y las razones de la prisión de Quevedo siguen ignoradas: no parece que la propuesta de RF, atribuyéndola a la Política de Dios, tenga visos de verosimilitud.

60Pero ese detalle sería lo de menos. El capítulo es de una excepcional extravagancia, que se beneficia seguramente de no haber leído la Política de Dios, cosa que bien se le puede excusar al ensayista, aunque en ese caso hubiera sido mejor no escribir sobre ella.

61El entusiasmo masculinista arranca en la misma consideración de la poética conceptista: «Quevedo se alinea como abanderado del masculinismo en el uso conceptista del lenguaje» y «presenta un control y dominio sobre la materia femenina del lenguaje» (p. 179). ¿Cuál es esa materia femenina del lenguaje? ¿Por qué el dominio del lenguaje es masculino?

  • 19 No se comprende en este caso cómo una obra de las características que RF le atribuye pudiera llevar (...)
  • 20 Ver Arellano, 2008. RF podría haber completado sus observaciones echando una mirada a los “espejos (...)

62La confusión es la regla del capítulo. La recurrencia, por ejemplo, a la imagen totalitaria del monarca absoluto, no corresponde a la realidad histórica, pero sobre todo está negada explícitamente —no defendida, como asegura RF— por la Política de Dios. Es absolutamente falso que «la obra muestra a un Quevedo de incondicional filiación absolutista» (p. 182)19. Más bien lo que muestra es un Quevedo empeñado —a menudo con gran impertinencia— en poner condiciones al absolutismo del rey, postura común en la época20. Por lo demás ignora completamente otras piezas quevedianas que podrían ser importantes en este contexto, como el Discurso de las privanzas o la comedia Cómo ha de ser el privado.

63Coincide Quevedo, por ejemplo, con Saavedra Fajardo cuando explica que el rey se debe a la justicia y la ley:

Por una sola letra dejó el rey de llamarse ley. Tan uno es con ella que el rey es ley que habla y la ley un rey mudo. Tan rey que dominaría sola si pudiese explicarse (Política, p. 359).

64Dicho de otro modo: el rey es solo la voz de la ley: «sobre las piedras de las leyes, no de la voluntad, se funda la verdadera política» (Saavedra, Empresas políticas, p. 359). No es otra cosa la tiranía, afirma Saavedra Fajardo, que el desconocimiento de la ley, atribuyéndose el príncipe su autoridad (p. 360). En suma, el rey no puede hacer cualquier cosa: solo puede hacer lo lícito: «Solo, señor, se puede lo lícito, que lo demás no es ser poderoso, sino desapoderado» (Política de Dios, p. 94). Etc.

65Dejo aparte la abusiva lectura que hace RF del texto de Fray Benito de Peñalosa, Cinco excelencias del español que despueblan a España, haciendo decir al fraile lo que el fraile nunca pensó (que «la crisis afecta a toda la representación masculina castellana», p. 189), ya que dicho texto no hace al caso para el examen de la obra quevediana.

66No puedo entrar en todos los detalles de un análisis que multiplica exponencialmente los errores a cada página. Daré solo algunas muestras, empezando por el demorado comentario del vocablo valido, en el que advierte RF un juego semántico relevante (pp. 192 y ss.).

Implicaciones masculinistas del vocablo «valido»

67Según RF, «la agenda masculinista de Quevedo se inscribe en la palabra con que se designa al hombre fuerte del régimen», es decir valido, que exhibe un mecanismo homofóbico (p. 192), pues proviene de valor, «una palabra de filiación masculinista en la época» (p. 193). Tal filiación masculinista se afirma porque no existe —siempre argumenta RF— una palabra valida que establezca paralelo, mientras que privado tiene privada, que significa ‘barragana’ y ‘favorita’ de connotaciones sexuales. «Evidentemente la misoginia de Quevedo avala esta elección semántica, pero en tal caso sorprende que la filología tradicional haya eludido documentar la palabra, más aún dado su “viril” origen» (p. 193).

  • 21 Afirmación que es directamente ridícula: Olivares alcanza su puesto y desarrolla su estatus con la (...)

68Al decidir RF que la elección misógina y masculinista de Quevedo opta por valido, en vez de privado, le surge un problema: pues al afirmar también que Olivares no consigue sus honores por méritos guerreros sino por cuidar del cuerpo del rey21, lo que supone una feminización de Olivares a la que sería improcedente el término valeroso y masculinista de valido, no tiene más remedio que considerar la dislocación del nombre/personaje nombrado como retorcida denuncia quevediana de la crisis masculinista de Olivares.

69Todo lo anterior sustentado por RF es falso. Basta, para desmontarlo, apuntar que la elección léxica predominante de Quevedo no es la de valido, como asegura capricho-samente RF, sino la de privado.

70Algunos datos: en la poesía, según los índices de Mosquera y Azaustre, valido se documenta una vez y privado o palabras de su familia, 13 veces. En la comedia Cómo ha de ser el privado (no «el valido») usa valido 10 veces y privado 16. En el Discurso de todos los diablos las ocurrencias de valido y privado son 4/16. En la Política de Dios, valido, validos 16 frente a privado, privados 49. En el Discurso de las privanzas (no valimientos), se ignora totalmente el vocablo valido, mientras se reitera privado en 81 ocasiones y privanza, privar 26 más. En el elenco de muestra mencionado valido sale en total 31 veces, frente a 201 de privado o variaciones. En tantos por ciento privado se elige en el 86,60 % de los casos y valido el 13, 40 %.

71Conclusión: la elección léxica de Quevedo no es valido, sino privado.

72Observación complementaria: ciertamente existe la palabra valida. Algunos ejemplos extraídos del CORDE:

Mejor plaza es la de perrito faldero en casa de una mujer poderosa que de criada valida (Zabaleta).

Dejaba el gobernador [...] la impiedad contra la Religión; dejaba aquella muy valida con el poder (Francisco Combés).

se justificará la acción y el poder del valido. Por esta voz (que también anda muy valida), pretenden subjetos de importancia entrar desde luego por secretarios de Su Excelencia (Diego de Amburcea)

          hace al menos
más descansado el papel
de valida, que se aprende
en la cátedra cortés
de su amo (Hurtado de Mendoza)

     Del mayor rey valida
logró la gracia (Vicente Sánchez)

     cuando no celos de amor,
celos me dais de valida.
Idos muy presto a Toledo
y dejadme en paz vivir
[...]
Tu esposa bella,
de rayos de sol vestida,
y tu absoluta valida (Fernández de Mesa)

73No entro en este lugar a discutir la agenda masculinista de Quevedo. Me limito a se-ñalar que todas las disquisiciones de RF son erróneas por ignorar la filología tradicional, es decir, la filología sin más. No se puede afirmar que valida no existe cuando sí existe; no se puede decir que Quevedo elige valido y no privado cuando en realidad elige privado y no valido, etc.

74Con esto queda respondida también la denuncia de RF, quien acusa falsamente a «filología tradicional» de haber eludido la documentación del vocablo valido (p. 193), que ha documentado perfectamente sin ninguna reticencia. Lo que no se puede documentar es la serie de fantasías de RF: es imposible documentar la preferencia de valido en Quevedo; es imposible documentar la virilidad de valido acudiendo a la inexistencia de valida, porque valida existe; y es imposible aceptar la afirmación de que Olivares ganara sus honores cuidando el cuerpo físico del rey, por lo cual «valido se instituye [...] o bien en un significante sin significado o bien en un vocablo con un significado que resulta “no propio”, desplazado, fantasmagórico» (p. 193).

  • 22 Al parecer la crítica que llama tradicional es partidaria del sistema monárquico absolutista del si (...)

75Esta supuesta fantasmagorización que advierte RF en el uso de valido (viril, valeroso, etc.) «implica consecuencias potencialmente muy graves para la imagen de Olivares, y por añadidura del rey. La posibilidad de que el rey se encuentre en un medio de dudosas características masculinas entraña un potencial de feminización de la representación real. La amenaza simbólica al masculinismo del sistema monárquico absolutista resulta demasiado directa para que la crítica tradicional la reconozca» (p. 194)22.

76El caso es que no hay amenaza ni uso desplazado de valido ni nada. Porque lo que usa mayoritariamente Quevedo, como se ha dicho, es privado.

77¿Devolvemos entonces al privado y al rey su masculinismo? Si RF hubiera utilizado con algo más de inteligencia la filología «tradicional», podía haber argumentado directamente, sin tantos retorcimientos y paradojas, que privado, vocablo preferentemente elegido por Quevedo, aludiría a los «favores privados» —relaciones feminizantes de Olivares con el rey o viceversa— y sería más amenazador para la masculinidad y más útil para las disquisiciones de RF: pues Olivares sería de este modo privado de virilidad, privado de masculinidad, privado de todo lo que se quiera... sin contar con el que el femenino privada significaba también ‘letrina’, de modo que la feminización del privado lo conectaría con el mundo escatológico de máxima degradación. Si Quevedo quería poner en evidencia la crisis masculinista de Olivares, llamarlo privado y no valido, resulta mucho más eficaz, según los mismos argumentarios posmodernos de RF, quien maneja tan perfunctoriamente su propio instrumento lingüístico que ni siquiera reconoce las posibilidades de fantasmagoresis que le brinda el léxico aurisecular.

78Tal precariedad de conceptos, lenguaje y conocimiento del Siglo de Oro no le impiden remontarse a mayores alturas cuando analiza la «crisis de masculinidad en el modelo cristológico» de la Política de Dios.

79Podemos considerar un hecho que el libro de Quevedo es un espejo de príncipes que pone a Cristo por modelo, e insiste en que el rey debe gobernar y el privado ser solo instrumento del rey. La obsesión de Quevedo por limitar la autonomía del privado, y la prolijidad de sus constantes consejos y admoniciones habrían de resultar molestas a cualquier poderoso, pero estas serían las únicas «evidencias literales de la problemática relación ab ovo de Quevedo con el valido, que contradicen la figuración pro-olivarista de Quevedo» (p. 198). RF no explicita, ni podría hacerlo, cuáles son esas evidencias literales, porque en un principio Quevedo es sin duda pro-olivarista, dato que cualquier indagación filológica «tradicional» le habría aclarado. RF encuentra el medio de complicarse, mezclando géneros sexuales, feminizaciones, cuerpos de mujer, comercio interruptus, falocentrismos y ansiedades diversas, y escribe:

la Política presenta una estructura simbólica sobrecargada por la figura del valido, lo que des-automatiza la pretensión de objetividad del sistema de género sexual en que se basa. El comercio tripartito entre estos hombres implica un triángulo homosocial que según Sedwick se articula normalmente sobre el cuerpo de una mujer [...]. […] el libro es el objeto y a la vez el objetivo del comercio interruptus entre estos hombres, y por lo tanto deviene el sujeto que hay que controlar [...]. En concreto el falocentrismo de la obra experimenta una crisis de representación latente en el desplazamiento que la representación del elemento político novedoso, el validaje, produce tanto para el código masculinista cortesano como para el monárquico absolutista. Olivares resulta un elemento que interfiere [...]. Su posición media interrumpe igualmente la economía falocéntrica del modelo cristológico (p. 199).

  • 23 Es figura legítima siempre que se mantenga en sus límites. Pierde legitimidad cuando usurpa las fun (...)

80El libro incurre ya en el caos total: Olivares es cuerpo extraño, que denuncia la disarmonía que instaura el modelo político de origen divino (p. 200); luego RF entiende mal y cita mal un pasaje de Lorenzo van der Hammen que atribuye también al propio Quevedo; asegura erróneamente que para Quevedo el privado es figura ilegítima23; apunta que Quevedo hace «una lectura en el vacío de la monarquía de Felipe IV» (p. 205), proponiendo al rey un modelo hipermasculinista del falo, y presentando a Felipe IV «la tesitura de adherirse al nivel simbólico del modelo fálico de Cristo o quedarse en el nivel material del pene y no escapar de la dependencia de la figura poderosa del valido» (p. 206); valido que sería «la parte activa», mientras que el rey asume la «parte pasiva» en un contexto en el que RF aporta el detalle de que Olivares duerme en el palacio y que las connotaciones de feminización, por tanto «no son solo figurativas» (p. 206); Olivares, en fin, es la madre castradora que distorsiona el código falocéntrico e impide la transición del pene al falo, del príncipe al rey... (p. 207).

81Pero todo esto ¿tiene algo que ver con la Política de Dios? Poco, pero es explicable porque de hecho RF sostiene la imposibilidad del género cortesano: el internamiento del escritor, aduce, «indica la imposibilidad del género cortesano inscrita en su cuerpo y en su texto, ambos secuestrados y exiliados por el poder» (p. 211).

82Si el género cortesano es imposible, harto mérito tiene RF en escribir todo un libro sobre una imposibilidad.

La hipermasculinidad del aforismo de Gracián

83Entre todos los textos más o menos posibles que se observan en estas páginas, el Oráculo manual de Gracián representa, según RF, el texto/cuerpo hipermasculinizado. Al estar escrito en forma de aforismos, representa un lenguaje virilizado hasta el extremo, todo músculo —«puro músculo, cincelado estilísticamente por la energía intelectual masculina», p. 229— sin ningún signo de «debilidad estilística» (p. 217). Claro que se advierte también (RF advierte cosas extrañas constantemente) una hiperconsciencia de su vulnerabilidad, pues el proceso comunicativo de los aforismos está lleno de ansiedad «que encuentra en la estrategia discursiva de la disimulación la clave constituyente del sujeto» (p. 217).

  • 24 Sic. No parece errata, porque el Oráculo realmente es un libro pequeño.

84En ningún momento se explica por qué el aforismo es más viril que los matachines, ni de dónde procede la hiperconsciencia de la vulnerabilidad, ni por qué provoca ansiedad, ni sobre todo se explica por qué representa este Oráculo la culminación de un proceso hipermasculinizador «por su pequeño tamaño» (p. 217)24.

  • 25 No se especifica realmente de qué esquema se trata.
  • 26 RF complica a menudo las cosas triviales y simplifica otras más complejas. El Oráculo de Gracián es (...)
  • 27 «Oyeron que la concisión es una virtud y tienen por conciso a quien se demora en diez frases breves (...)

85El ingenio y el conceptismo se consideran porque sí (¿machismo?) masculinistas «en este esquema»25 (p. 218) y la «economía de concisión léxica» como exhibición de un «cuerpo textual hipermasculinizado con evidente inversión libidinal en su despliegue de la potencia mental» (p. 223)26. Ahora bien, como señala Borges27, mucho mejor lector que RF, Gracián no es realmente conciso. Si la concisión estriba en la economía de medios, Gracián es más bien lo contrario: dirá que lo bueno si breve dos veces bueno, pero seguirá reiterando la idea, como hace el aforismo 105 del Oráculo:

Suele ser pesado el hombre de un negocio y el de un verbo. La brevedad es lisonjera y más negociante; gana por lo cortés lo que pierde por lo corto. Lo bueno, si breve, dos veces bueno; y aun lo malo, si poco, no tan malo. Más obran quintas esencias que fárragos; y es verdad común que hombre largo raras veces entendido, no tanto en lo material de la disposición cuanto en lo formal del discurso. Hay hombres que sirven más de embarazo que de adorno del universo, alhajas perdidas que todos las desvían. Excuse el discreto el embarazar, y mucho menos a grandes personajes, que viven muy ocupados, y sería peor desazonar uno de ellos que todo lo restante del mundo. Lo bien dicho se dice presto.

86Para elogio de lo breve parece excesivo el gusto por la variación redundante.

87Si se acepta esta interpretación gárrula de Gracián se le despoja de su hipermasculinidad y se evidencia mejor su sentimiento de crisis y ansiedad; por no haber caído en esto debe buscar RF la razón de la ansiedad feminizante en los enemigos que tiene Gracián alojados en los «intersticios glaucos de la página, en la vacuidad del deseo por una sustancia insustancial que no puede decir su nombre» (pp. 252-253). Pues confieso que yo tampoco puedo decir el nombre de semejante sustancia.

Paradójicas paradojas y final

88Quizá el capítulo más útil sea el final, dedicado a las Paradojas racionales de López de Vega. Paradójicamente esa utilidad procede del mayor uso de técnicas tradicionales, como la glosa del texto. No muy original, pero más informativo. Menos eficaz seguramente para el objetivo subyacente en todo el libro, de exhibir el dominio del código de pertenencia a la tribu. Parece como si al final del volumen la tensión por mantener controlada la ansiedad masculinista cediera a una lectura cuasi tradicional de una obra por otro lado poco relevante si se compara con la Política de Dios.

89Algunas líneas de la conclusión general vuelven a evidenciar el objetivo tácito antedicho que construye el libro de RF, objetivo que se muestra claramente sustituyendo la figura del tratadista áulico por la de su analista, la del cortesano por el profesor, el tratado áulico por el ensayo crítico, y la corte por el círculo académico o intelectual:

el escritor muestra una auto-representación ansiosa de su masculinidad. El escritor demuestra las tensiones de su masculinidad frente al poder, pues su relación se halla marcada por un desequilibrio evidente de estatus que se materializa en la subordinación como cortesano al príncipe, potencialmente feminizadora [...]. […] debido a las características de la figura del cortesano, y a las necesidades retóricas del autor de tratados de conducta cortesana, se aprecia en ambos ansiedades sobre su construcción de la masculinidad... (p. 284)

90Las estrategias retóricas para lograr el éxito pasan por la asunción de una red de conceptos y términos aceptables para la corte receptora, y que configuran un conjunto de manierismos cuya ilación, racionalidad, valor referencial o relación con los textos, no desempeñan papel alguno en la perspectiva posmodernista de repulsa de las humanidades y predominio de Babel.

Final

91La carga mágica de las divinas palabras funciona habitualmente por contraste con el lenguaje común. Si todo el discurso se construye con divinas palabras, pierden estas su capacidad; y restan como divinas solo las de Yahvé; las de los babilonios no pasan de algarabía:

Todo el mundo era de un mismo lenguaje e idénticas palabras. [...] se dijeron el uno al otro [...] vamos a edificarnos una ciudad y una torre con la cúspide en los cielos, y hagámonos famosos, por si nos desperdigamos por toda la haz de la tierra. Bajó el Señor a ver la ciudad y la torre que habían edificado los humanos, y dijo el Señor: «He aquí que todos son un solo pueblo con un mismo lenguaje, y este es el comienzo de su obra. Ahora nada de cuanto se propongan les será imposible. Ea, pues, bajemos, y una vez allí confundamos su lenguaje, de modo que no entienda cada cual el de su prójimo». Y desde aquel punto los desperdigó el Señor por toda la haz de la tierra, y dejaron de edificar la ciudad. Por eso se la llamó Babel; porque allí embrolló el Señor el lenguaje de todo el mundo... (Génesis, 11).

92Pues al parecer Yahvé no lo embrolló lo suficiente. Siempre fue un tradicionalista.

Inicio de página

Referencias bibliográficas

Aksenchuk, Rosa, «Esquizia de la mirada y pulsión escópica en Lacan», Observaciones filosóficas, 5, 2007, http://www.observacionesfilosoficas.net/ezquiziadelamirada.html

Arellano, Ignacio, «Bances Candamo, poeta áulico. Teoría y práctica en el teatro cortesano del postrer Siglo de Oro», Ibero Romania, 27/28, 1988, pp. 42-60.

——, Calderón y su escuela dramática, Madrid, Laberinto, 2001.

——, «El poder político y sus límites en la obra de Quevedo», La Perinola, 12, 2008, pp. 17-33.

Borges, Jorge Luis, Discusión, en Obras completas, Madrid, Ultramar, 1977.

CORDE, Corpus diacrónico del español, de la Real Academia Española, http://corpus.rae.es/cordenet.html

Covarrubias, Sebastián de, Tesoro de la lengua castellana o española, eds. Ignacio Arellano y Rafael Zafra, Madrid, Iberoamericana, 2006.

Fernández Mosquera, Santiago, y Antonio Azaustre Galiana, Índices de la poesía de Quevedo, Barcelona, PPU, 1993.

Gracián, Baltasar, Agudeza y Arte de ingenio, ed. Evaristo Correa Calderón, Madrid, Castalia, 1969, 2 vols.

Hidalgo Serna, Emilio, El pensamiento ingenioso en Baltasar Gracián, Barcelona, Anthropos, 1993.

Quevedo, Francisco de, Cómo ha de ser el privado, en Teatro completo, eds. Ignacio Arellano y Celsa Carmen García Valdés, Madrid, Cátedra, 2011.

——, Discurso de las privanzas, ed. Eva M. Díaz Martínez, Pamplona, EUNSA, 2000.

——, Política de Dios, ed. James Crosby, Madrid, Castalia, 1966.

——, Prosa festiva completa, ed. Celsa Carmen García Valdés, Madrid, Cátedra, 1993.

——, Los sueños, ed. Ignacio Arellano, Madrid, Cátedra, 2007.

Saavedra Fajardo, Diego, Empresas políticas, ed. Sagrario López Poza, Madrid, Cátedra, 1999.

ARELLANO, Ignacio. «Masculinidades ansiosas en tratadistas ibéricos de conducta áulica (Siglo de Oro». En Criticón (Toulouse), 123, 2015, pp. 193-212.

Inicio de página

Notas

1 Pero a diferencia del ghetto tradicional, estas aproximaciones posmodernas no se definen por la marginación, sino que exhiben un propósito hegemónico. Su proclamado relativismo no expresa una apertura intelectual abierta a cualquier estrategia posible, sino su capacidad de mímesis proteica en tanto mecanismos de ascenso, integración y conquista de un espacio de poder ideológico y académico. De ahí la pretensión de elevar su mirada hiper-reducida y monocular al rango de mirada universal.

2 RF aduce a Lacan para señalar que aunque uno es mirado desde todas partes solo mira desde una. Puede ser, pero aunque se mire desde un solo punto se puede mirar a muchos salvo que tenga uno la cabeza sujeta por un cabestro férreo. RF solo mira desde un punto y hacia un punto: su confuso concepto de «masculinidad».

3 Quevedo, Prosa festiva completa, p. 458.

4 En nota 18, p. 20, aclara más esta cuestión apelando a la dualidad hegeliana de maestro/esclavo, a las teorías de Kojève, a la fluidez y volatilidad del yo, a la influencia del placer y del sadomasoquismo en textos de la época —léanse a Cynthia Marshall y a Catherine Bates, proporcionando esta, según RF, «una lectura que incluye masculinidades perversas y pasivas que escapan a esta dinámica hegeliana».

5 Se supone que la pulsión escópica remite también a Lacan, quien enseña por ejemplo que la esquizia entre mirada y visión permite agregar la pulsión escópica al repertorio de las pulsiones, etc. Ver Aksenchuk, 2007. Calderón, por boca de Segismundo, expresaba con mayor claridad que Lacan la pulsión escópica de los ojos hidrópicos, pero no es el caso de entrar ahora en ello.

6 ¿Qué quiere decir cuando afirma que los tratadistas «proveen las necesidades de realizar negocios en la corte» (p. 23), o que algo —que no se sabe muy bien qué es— resulta «signo de la mecánica exclusionaria étnica intrínseca a los nuevos proyectos nacionales» (p. 24).

7 Quevedo, Sueños, pp. 318-319.

8 Copio solo un fragmento del pasaje más extenso, que va acompañado de varias notas con referencias a Foucault, Archer, Baker, Wright, Tylus, McLean, Berger, Scholz, etc. La idea básica del texto es que el tratadista está en un círculo cortesano del que quiere extraer por medio de su obra honor y favor. En esto hay que estar de acuerdo con RF, pero no hace falta tanta catecisma.

9 Podría decirse, por ejemplo: los escritores de tratados áulicos necesitan quillotrar su espacio; su automodelación quillotra los escollos; cómo quillotrar la relación con sus propios modelos; etc.

10 Cambiando masculinismo por ortodoxia, o heterodoxia, por ejemplo, este libro se podía haber escrito igual.

11 Los ejemplos que siguen son deducciones mías; no pertenecen a RF.

12 Aunque mirado de otro modo, la inquietud de Yahvé por la construcción de la torre (Génesis, 11, 6) revelaría una inquietud implicadora de ansiedad feminizante...

13 Cumple añadir que, quiéralo Bourdieu o no, el riesgo de fracaso no depende solo —no depende nada, diría yo— de la incorporación dentro del sujeto de una porción dominada, sino de muchas circunstancias, entre otras el mayor poder de los rivales, o quizá de la dispepsia del poderoso que debiera fungir de mecenas...

14 Claro que RF podría argumentar que al tomar esa postura las mujeres adoptan una perspectiva masculinista. Cómo se podría, en este caso, formular la crisis masculinista de las mujeres —si la hubiera— nos llevaría a terrenos de una complejidad que no me siento capaz de abordar.

15 Cierto que RF añade al peligro de las posiciones femeninas el de otras posiciones masculinas dominadas, feminizadas, por tanto. Más bien, creo yo, el peligro procederá de otras posiciones masculinas dominantes, es decir, de los rivales y enemigos más poderosos. A este propósito la nota 20 de p. 51 no acaba de convencerme: «Breitenberg privilegia el binarismo masculino/femenino [...]. […] se deben examinar además las provisiones masculinistas que el tratadista áulico encuentra en su complicidad y colaboración con otros agentes masculinos. Estos actúan como un gesto recurrente de semejanza y de exclusividad que contribuye a la posición dominante del tratadista, pues por un lado desplaza a las mujeres, pero simultáneamente establece diferencias entre hombres privilegiados o no, que siguen las normas dominantes o no. La eficacia de este gesto a nivel intrapsíquico depende de cada tratadista y de su particular uso en su contexto de autorización». Me parece dudoso.

16 No se verá nada de esto.

17 Otra evidencia de la obsesión unilateral que impide ver el contexto: María se niega a jurar el Acta de Supremacía, cosa que no tiene que ver con masculinismos o represiones antifeministas.

18 ¿Por qué citar aquí a san Pablo? La subordinación femenina se da en culturas no cristianas en términos a menudo más radicales: Islam, hinduísmo, culturas precolombinas y otras muchas que no son matriarcales.

19 No se comprende en este caso cómo una obra de las características que RF le atribuye pudiera llevar a Quevedo a la cárcel, a menos que el rey fuera enemigo de la ideología monárquico nobiliaria.

20 Ver Arellano, 2008. RF podría haber completado sus observaciones echando una mirada a los “espejos de príncipes” o modelos de privados y reyes en el teatro, especialmente en algunos dramaturgos como Calderón o sobre todo Bances Candamo, dramaturgo específicamente áulico. Ver Arellano, 1988, para Bances, y Arellano, 2001, para Calderón en general.

21 Afirmación que es directamente ridícula: Olivares alcanza su puesto y desarrolla su estatus con la acción política y la gestión de gobierno, no «cuidando el cuerpo físico del rey», ni «en el cultivo de sus favores privados» (p. 193) que sugieren inevitablemente favores sexuales. Y aunque en este pasaje y otros se feminiza a Olivares, se insiste luego en la subordinación del rey feminizado (que desempeñaría la parte pasiva) al valido poderoso, parte activa que le impide a Felipe IV hacer la transición del pene al falo... En suma, un verdadero embrollo.

22 Al parecer la crítica que llama tradicional es partidaria del sistema monárquico absolutista del siglo xvii, y por eso resulta interesadamente ciega para advertir los riesgos explosivos para la masculinidad hegemónica que tiene el uso de la palabra valido en Quevedo, etc.

23 Es figura legítima siempre que se mantenga en sus límites. Pierde legitimidad cuando usurpa las funciones del rey.

24 Sic. No parece errata, porque el Oráculo realmente es un libro pequeño.

25 No se especifica realmente de qué esquema se trata.

26 RF complica a menudo las cosas triviales y simplifica otras más complejas. El Oráculo de Gracián es ingenioso —y si el ingenio es masculinista, es masculinista—, pero habría que señalar que en la concepción del mismo Gracián la obra dedicada al ingenio es la Agudeza y arte de ingenio, mientras que el Oráculo manual y arte de prudencia correspondería fundamentalmente al juicio, que es otra facultad mental, distinguible del ingenio, como escribe Gracián en el prólogo de la Agudeza: «He destinado algunos de mis trabajos al juicio, y poco ha el Arte de prudencia; esta dedico al ingenio». «El juicio es el trono de la prudencia y el ingenio la esfera de la agudeza», dice Gracián. Ver Hidalgo Serna, 1993. Ignoro si el juicio es más o menos masculinista que el ingenio, pero convendría matizar el comentario del Oráculo.

27 «Oyeron que la concisión es una virtud y tienen por conciso a quien se demora en diez frases breves y no a quien maneje una larga. (Ejemplos normativos de esa charlatanería de la brevedad, de ese frenesí sentencioso, pueden buscarse en la dicción del célebre estadista danés Polonio, de Hamlet, o en el Polonio natural, Baltasar Gracián» (Discusión, en Obras completas, p. 202).

Inicio de página

Para citar este artículo

Referencia en papel

Ignacio Arellano, « Masculinidades ansiosas en tratadistas ibéricos de conducta áulica (Siglo de Oro) », Criticón, 123 | 2015, 193-212.

Referencia electrónica

Ignacio Arellano, « Masculinidades ansiosas en tratadistas ibéricos de conducta áulica (Siglo de Oro) », Criticón [En línea], 123 | 2015, Publicado el 04 mayo 2015, consultado el 29 mayo 2017. URL : http://criticon.revues.org/1598

Inicio de página

Autor

Ignacio Arellano

Ignacio Arellano es catedrático de la Universidad de Navarra, especialista en literatura del Siglo de Oro. Ha publicado unos ciento cincuenta libros y cerca de cuatrocientos artículos en revistas especializadas. Es autor también del blog El jardínde los clásicos (iarellano@unav.es)

Artículos del mismo autor

Inicio de página
  • Logo Presses universitaires du Midi
  • Logo ENS de Lyon
  • Logo IHRIM - Institut d'Histoire des Représentations et des Idées dans la Modernité
  • Logo Labex COMOD - Université de Lyon
  • Logo Instituto Cervantes
  • Revues.org