Navegación – Mapa del sitio

¿Qué se cuece en tahonas entretenidas? Notas para la enmienda de un pasaje graciano (Criticón, III, 2, C6r)

Álvaro S. Octavio de Toledo y Huerta
p. 133-166

Resúmenes

El presente trabajo aborda la necesidad de considerar el proceso entero por el que un original de imprenta se trasladaba a letras de molde en el Siglo de Oro a la hora de postular criterios más firmes para sustentar enmiendas ope ingenii. Tomando como ejemplo la crisi segunda de la tercera parte de El Criticón de Baltasar Gracián (Madrid, Pablo de Val, 1657), ofrecemos varios ejemplos de series de enmiendas para las que puede postularse una base común material que, una vez confirmada, permite a su vez aventurar nuevas propuestas de intervención. Y finalmente nos centramos, empleando este método, en una nueva propuesta para un pasaje particularmente oscuro que continúa sin corregirse hoy día en la gran mayoría de las ediciones modernas: la presencia de unas extrañas tahonas entretenidas junto a una serie de animales de significado alegórico en la descripción del palacio de la Alegría.

Inicio de página

Notas del autor

Este trabajo ha podido realizarse merced al apoyo del proyecto de investigación FFI2013-45222-P («La escritura historiográfica en español de la Edad Media al Renacimiento: variantes y variación»), que dirige la profesora Lola Pons Rodríguez en la Universidad de Sevilla. A ella y a Javier Rodríguez Molina les agradezco sus valiosos comentarios a una primera versión de este trabajo, que quisiera dedicar a la memoria de Emilio Octavio de Toledo y Ubieto (1948-2013), lector y conterráneo (entusiasta, en ambos casos) de Gracián, con el agradecimiento de quien pudo vivir de cerca su agudeza y arte de ingenio, si antes amables, ahora memorables.

Texto completo

Muchos borrones toparàs […], para su enmienda
te dexo las margenes desembaraçadas
(Gracián, Criticón, III, «Al que leyere», ¶7v)

Un alfabeto vivo recorre las páginas de El Criticón entre silencio y voces, cifrando misterios que exigen del lector no solo una labor receptiva, sino creadora.
(Egido, 1993, p. 131)

  • 1 Ultima ahora una edición de estas características un proyecto dirigido por Aurora Egido en la Unive (...)
  • 2 «[U]na edición rigurosa debiera implicar la utilización, y cotejo por ello, de todos los ejemplares (...)
  • 3 Es notorio el debate en torno al papel que puede desempeñar la filología material en el esclarecimi (...)

1 No disponemos aún, a día de hoy, de una edición verdaderamente crítica del Criticón, vale decir, una que tenga en cuenta todos los ejemplares tempranos disponibles1. Es este, por lo demás, un mal de muchos que afecta a buena parte de los clásicos españoles del Siglo de Oro, al menos a aquellos transmitidos principalmente a través de una tradición impresa2. Bien puede ser que el cotejo de las variantes contenidas en los diversos ejemplares conservados de una princeps depare, en no pocas ocasiones, escasas sorpresas o ninguna3. En el caso de la tercera parte del Criticón, en cambio, dicho cotejo se impone como una tarea ecdótica insoslayable.

  • 4 La cita es de Moll, 1997, 120; ver también Moll, 2001, pp. 91-92.
  • 5 El testimonio madrileño de la Biblioteca Marqués de Valdecilla perteneció a Julio Cejador y procede (...)
  • 6 Son conocidos desde hace tiempo los dos ejemplares de 1657 en la Bibliothèque Nationale de France ( (...)
  • 7 Cuesta 1955, p. 20.

2 Para El Criticón. Tercera parte: en el invierno de la vejez (Madrid, Pablo de Val, 1657), los editores modernos —me refiero aquí, claro está, solo a aquellos que han consultado directamente los testimonios y especifican cuáles— se han basado en uno u otro de estos dos ejemplares: el de la Biblioteca Histórica de la Universidad Complutense (FFL res 852) y el de la Biblioteca Nacional de Madrid (R/34751, olim 5/5276); pero este segundo —lo sabemos desde hace más de quince años— «es de edición distinta», contrahecha en fecha incierta4, aunque sin duda no lejana de la primera edición, y textualmente representa, como veremos inmediatamente, un aberrante descriptus a plana y renglón que suma a los numerosos errores observables en el otro ejemplar una considerable porción de descuidos propios; las ediciones filológicamente recomendables, pues, remiten todas por ahora a un exemplar unicum5, aunque hay unos cuantos más, conocidos y por conocer, que aguardan consideración crítica6 para que podamos acercarnos al desiderátum formulado hace ya sesenta años por Cuesta: «Labor previa, absolutamente precisa, […] es cotejar minuciosamente todos los ejemplares conservados de las primeras ediciones»7.

  • 8 Cuesta, 1955, pp. 19-20.
  • 9 Referidos, por lo demás, no a las primeras ediciones, sino a la del jesuita Ismael Quiles para la c (...)
  • 10 Ver, respectivamente, Sánchez Laílla, 2001a y Egido, 2009.
  • 11 Figuran subrayados algunos casos adicionales que he podido comprobar directamente sobre el ejemplar (...)

3 Como ejemplo característico del modo en que las lecturas incorrectas «se adensan en tupidísima maraña» en El Criticón, Cuesta menciona precisamente dos capítulos o crisis de la Tercera parte: la segunda, «El estanco de los vicios», con hasta 73 errores «de todos los tamaños», según él; y la tercera, «La verdad de parto», con nada menos que 90 errores8. Con independencia de la sustantividad de tales recuentos9, este autor parece haber sido ya consciente de la particular indolencia con que se imprimió originalmente la última parte del tríptico graciano. La confirma el manejo del que, hasta el momento, es el único instrumento ordenado de que disponemos para adentrarnos en la varia lectio de los ejemplares fechados (auténticamente o no) en 1657: el valioso trabajo de Sánchez Laílla que reúne los errores del ejemplar de la BNE, que ahora pueden contrastarse cómodamente con el facsímil del testimonio complutense editado por Egido10. La siguiente tabla recoge el fruto de esa comparación para el breve espacio de algo menos de dos cuadernillos, o las apenas 28 páginas que componen la segunda crisi11.

Pasaje

BNE

UCM

[B6r] 27, 24

confusiion

confusion

[B6v] 28, 1

con dificul-/tad [B6v] tan grande

con dificul- /tad [B6v] tad grande

[repite correctamente el reclamo]

[B6v] 28, 19

Hizo [sc. el vino] siempre apostatas / los sabios, no dixo quantos, porque los mas

dixo

[lo correcto es aquí digo]

[B6v] 28, 23

maniantial

manantial

[B7r] 29, 6

Reynas, y Reynas

Reyes, y Reynas

[B7r] 29, 17

las seueras leyes [...], que para / vnos fueros fauores, si rigores para otros

para vnos fueron fauores

[lee correctamente]

[B7r] 29, 26

muhos años

muchos años

[B7v] 30, 13-14

Diràn mal de lo que / precede mal

D. m. de lo que / parece mal

[B8v] 32, 19

no procederà de / cansado, sino de pausados, y prudentes

no p. de cansados, sino de p., y p.

[C1r] 33, 11

elles

ellos

[C1v] 34, 24

los qua huelen a mortaja

los que huelen a m.

[C2r] 35, 23

Que anden llorando por / fuerça, los que vieron muy de grado

vieron

[lo correcto es rieron]

[C2v] 36, 21-22

entregò a vn baculo a Critilo

ídem

[C3r] 37, 11-12

esti-/riquez

esti-/tiquez

[C3v] 38, 13

el era farau-/te vniuersal, lengua de ferro, sino testano, el / bello dezitore, sino el feo palabrista

ídem

[lo correcto es lengua de f., si no testa; no el b. d., sino el f. p.: cf Sánchez Laílla 2001b: 168]

[C3v] 38, 29

Que Palacio serà este, / le preguntaua el mismo?

idem

[debe ser se preguntaba, o quizá les preguntaba, pues están presentes Andrenio y Critilo]

[C4r] 39, 21

Serallo

Serrallo

[C5r] 41, 3

brindandose a todos sin distin-/cion en bellissimas razones, vnos de oro los mas altos, otros de plata

en bellissimos tazones

[C5r] 41, 25-26

vna gran Princesa, si / dixera Lansgrauia, ò Palatina

ídem

[debe ser se dixera]

[C5v] 42, 8

os osseguro

os asseguro

[C6v] 44, 10

fundauan credito en hazer la ra-/zon, quando mas deshazian

quando mas la deshazian

[C8r] 47, 9

maricage

maridage

[C8v] 48, 18

frodoso

frondoso

[C8v] 48, 28

En / viendo a Critilo […] començó a propinarse con instancia el eno-/joso licor: reusaua Critilo el empeño

ídem

[lo correcto parece propinarle, dado que, como señala Romera, 1940, p. 76, n. 214, el licor se da «con instancia» y Critilo lo rechaza]

[D1r] 49, 12

recipe […] vna onça de vino, y / mezclense con vna de agua

y / mezclese con vna de agua

[D1r] 49, 14

Otros refieren, que no / se permita vender

O. r., que no / se permitia vender

[D2v] 52, 6-7

Deste modo han pro-/proseguido todas estas naciones

D. m. han pro-/seguido t. e. n.

[D2v] 52, 10

aguachrirle

aguachirle

[D2v] 52, 21-22

ferniente

ferniente [por ferviente]

[D3r] 53, 1

Acroceraumio

Acroceraumnio

[D3r] 53, 19

bachilleria Esfinge

bachillera Esfinge

[D3v] 54, 27

orra

otra

  • 12 Salvo el tipo volcado en ferviente (52, 21-22; en negritas y subrayado). Aunque no existieran otros (...)
  • 13 Romera Navarro, 1940 advierte de varios de ellos (bualuen, estes, agradablle, ohogados, prouechoios(...)

4 Como puede observarse, ambos ejemplares comparten un pequeño conjunto de errores de lectura o textuales (en negritas), pero no los desmanes tipográficos12: también el volumen de la UCM trae, aunque menos numerosos (la mitad, prácticamente), los suyos propios, ausentes en cambio del de la BNE13; he aquí una lista:

Pasaje

BNE

UCM

[B6v] 28,21

embriaguez

embrieguez

[B6v] 28, 24

anomala

a no mala [mal segmentado]

[B7r] 29, 6-7

ferocidad

serocidad

[C1r] 33, 16

bueluen

bualuen

[D3v] 54, 5

estos

estes

[C5r] 41, 7

agradable

agradablle

[C6v] 44, 5

ahogados

ohogados

[C6v] 44, 13

haziendole

hazienole

[D1v] 50, 8-9

Y / otro dize

Y / y otro dize

[D1v] 50, 23

provechosos

prouechoios

[D2r] 51, 1

referido

reserido

[D3v] 54, 23-24

es empleo de los desocupados y / ocupacion de los entendidos

es empleo de los desocupados y / y ocupacion de los entendidos

  • 14 Lo mismo ocurrió, por ejemplo, en atrancar las puertas (UCM, G2v, 100, 25), transformado en arranca (...)

5 La conclusión parece fácil: sobre un verdadero ejemplar de la princeps similar al complutense (quizá con algunas variantes de estado), el taller que imprimió el de la BNE perpetró una apresurada reproducción línea por línea sin el menor esmero, corrigiendo, eso sí, sobre la marcha los desvíos más evidentes de su antígrafo, pero sin parar en barras respecto al contenido de las frases que copiaba: baste observar el cambio de bellísimos tazones en bellísimas razones (C5r, 41, 3) por confusión de los tipos semejantes r / t14, lectura precipitada que deja una oración manifiestamente discordante, pues siguen inmediatamente los distributivos masculinos unos ... otros. El ejemplar de la BNE, por tanto, no debe tenerse en cuenta en primer término para el establecimiento del texto crítico del Criticón; sus errores, sin embargo, no carecen de interés, pues son los propios de una edición descuidada en la imprenta manual del Siglo de Oro y arrojan luz sobre la clase de problemas que se esconden detrás de las malas lecturas compartidas por ambos testimonios.

  • 15 «[E]n 1653, cuando apareció en la Segunda el índice de la Tercera Parte, el jesuita pudo tener ya d (...)
  • 16 Para la relación con Lastanosa a esas alturas, ver Egido, 2011, p. 335; para la figura del mecenas (...)
  • 17 Véase Egido, 2009, p. xvii. También en 1653 editó este librero la segunda edición del Oráculo manua (...)
  • 18 De sus prensas había salido, en efecto, el Guzmán de Alfarache en 1641 (a costa de Pedro García Sod (...)
  • 19 Si los libros de Gracián que él pudo ver impresos en vida fueron, por lo general, «pobres y meninos (...)
  • 20 «Las erratas son tan numerosas en esta Tercera Parte, y de tal carácter muchas de ellas, que parece (...)
  • 21 Así lo sugiere la segunda edición de la Primera parte (1658), que encargó la viuda de Lamberto (Mol (...)

6 Y es que tampoco el volumen complutense revela en absoluto una labor editorial atenta, sino presurosa y plagada de descuidos, situación que condice bien con lo que sabemos de sus circunstancias de producción. En 1657, Gracián tiene prisa por dar a luz una Tercera parte que lleva largo tiempo anunciando y en la que ha trabajado morosamente15; desvinculado ya por entero de Lastanosa, su antiguo valedor, y acosado por sus superiores, decide publicarla fuera de Aragón, en Madrid16; recurre para ello a Francisco Lamberto, que ya había participado en la edición y distribución de la Segunda parte de 1653 y se había hecho con el privilegio para imprimir las obras del jesuita17; Lamberto encomienda la realización del libro a Pablo de Val, quien tenía ya cierta experiencia en la impresión de clásicos contemporáneos por encargo18; el impresor siguió el modelo —muy modesto y, por ende, barato— de la Segunda parte, aunque economizando aún algo más19; y el producto final, con un autor alejado, urgido por las circunstancias y que difícilmente pudo intervenir en la supervisión del proceso20, fue una edición no poco desastrada, pues tanto el editor como el impresor encontraban sin duda mayor interés en hacer su trabajo rápido que con primor21.

  • 22 Para la función y las características de los originales de imprenta manuscritos, véanse sobre todo (...)
  • 23 Era cosa frecuente en la manuscritura: «En general, la confusión de s y l, por la semejanza de amba (...)
  • 24 Cito por el ejemplar de la UCM, aunque todos los casos de (1-5) traen el pronombre en cuestión de i (...)

7 Los dos ejemplares, pues, se realizaron aprisa y desmedradamente. Los errores propios de cada uno, aunque muy abundantes, son por lo general textualmente triviales; en cambio, los fallos comunes de lectura revelan, por parte de la princeps, malas interpretaciones del original de imprenta manuscrito22, que fueron indetectables para la edición contrahecha, cuyos artífices no se molestaron en revisar el texto que copiaban. En ese manuscrito, la ese alta debía tener un trazo bastante similar al de la ele23. En la mayoría de los casos, la identificación del lexema permitía desambiguar sin dificultad la lectura, pero las cosas se volvían más complejas con elementos gramaticales como los clíticos pronominales, a los que no siempre se supo asignar el referente correcto: el error de C8v, 48, 28 (propinarse por el indudablemente correcto propinarle) se repite en otros lugares del impreso (1), lo mismo que la confusión contraria (le donde el original debía traer se), que solo en la primera crisi ya presenta tres ejemplos (2)24.

(1) a. A pocos passos descubrieron vn empinado monte, con toda propiedad soberuio, y començò a celebrarse el desuanecido, dandose todos los epictetos de grandeza. Mirad, dezia, que excelencia, que eminencia, que Alteza! (M3r, 181, 6-10)
b. Riòlo mucho Andrenio, y serenòse el inmortal, diciendole: trocaràs la risa en admiracion (X4v, 328, 25-27)

(2) a. Mirad aquella hembra que mala cara haze, y quanto mas và, peor, viendole ya prendida de mas años que alfileres (A4v, 8, 11)
b. la primer noche que entrò a seruirle, llegando a desnudarle, començò el tal amo a despojarle de vestidos, y de miembros; toma allà, le dixo, essa cabellera, y quedòse en calauera (A6r, 11, 16-20)
c. vieron no pocos, que ellos mismos le venian a dexarse cautiuar de vejecia (A7v, 14, 25-26)

  • 25 Ya enmendó así Romera, 1940, p. 61, a pesar de que todas las ediciones consultadas por él traen le. (...)

8 Ante trueque tan extendido, se antoja preferible optar por la correción se preguntaba en lugar de les preguntaba en C3v, 38, 29 (3), que por lo demás se corresponde mejor con la ironía graciana: el desaforado hablador de la lengua horadada es tan parlero que se formula preguntas para responderlas él mismo después25.

(3) oy os he de introducir en el Palacio mayor del mundo [...], de todos deseado, y de raros hallado. Que Palacio serà este, le preguntaua el mismo? y despues de muchos misterios […] les dixo muy en secreto: este es el de la alegria (C3v, 38, 39)

  • 26 Para la primera interpretación, ver Romera, 1940, p. 76; para la segunda, Sánchez Laílla, 2001b, p. (...)
  • 27 Con esta corrección, la sintaxis del pasaje pasa a no tener nada de especial: tanto la duplicación (...)
  • 28 «El cajista era, simplemente, un copista; realizaba las mismas funciones que la persona que escribí (...)

9 Y también se impone corregir le en se apenas unas líneas más arriba, en un pasaje hasta ahora, por lo que sé, no modificado por los editores (4) cuyo sentido es claro: quien confía en un malsín se ve expuesto a la vergüenza pública (con toda evidencia, no es al murmurador, sino al murmurado, a quien se «descuartiza»). Este mismo error, en fin, pudiera estar detrás de uno de los pasajes más oscuros de la crisi segunda (5a), que se ha resuelto, creo que de manera poco satisfactoria, interpretando un tónico superfluo (5b) o dividiendo la secuencia en dos parlamentos, con elipsis muy forzada del verbo dicendi (5c)26. Si suponemos, en cambio, que le está por se y que, según la enmienda de (3), el hablador es proclive a dirigirse en alta voz a su propia persona, podríamos pensar que Gracian quiso escribir en realidad se decía a sí (5d)27 y que la preposición fue eliminada haplológicamente, probablemente en el proceso por el que el cajista memorizaba —en ocasiones, como aquí, sin entenderla— la frase que acababa de leer en el original antes de componerla en el molde28.

(4) desgraciado del que se le confiaua, que luego le topaua en medio de las plaças, a la verguença, y aun hecho quartos (C3v, 38, 8)

(5) a. He, que no se puede passar por otro (le dezia) si su farsante camarada en ley de cortesano
b. —¡Eh!, que no se puede pasar por otro —le decía, sí, su farsante camarada— en ley de cortesano.
c. —¡Eh!, que no se puede pasar por otro —le decía.
    —¡Sí! —su farsante camarada—, en ley de cortesano.
d. —¡Eh!, que no se puede pasar por otro —se decía [a] sí su farsante camarada, en ley de cortesano.

  • 29 Hace ya mucho tiempo que Traube, 1900, p. 113 defendió que una conjetura no es mejor por ser paleog (...)
  • 30 La erre, sobre todo en posición inicial, se escribía con frecuencia muy abierta en el siglo xvii, c (...)
  • 31 En (6b), el cajista seguramente pensó —y lo sugiere también la puntuación— que vire era un término (...)

Esta última propuesta es ciertamente algo arriesgada, pero no me interesa aquí tanto la pertinencia de la enmienda como la del método. Una corrección con fundamento material (paleográfico, en este caso) tiene muchos más visos de resultar acertada29. Pero, además, la aparición repetida de un error material permite formular para cada testimonio concreto una «norma del error», esto es, un conjunto de transformaciones del original que se producen de manera relativamente frecuente en dicho testimonio y que pueden funcionar, con carácter heurístico, como instrumento de detección de nuevos desvíos y de formulación de conjeturas en pasajes menos transparentes. Veamos otro ejemplo: la tabla primera muestra en el ejemplar de la UCM (que es, de los dos aquí analizados, el que verdaderamente interesa a efectos de la constitutio textus) un error por mala lectura de una erre como uve (6a)30 que, una vez más, tampoco fue advertido al imprimir el de la BNE. Algunos pasajes de otras crisis exhiben el mismo yerro en ambos ejemplares (6b-d)31.

(6) a. Que anden llorando por fuerça, los que vieron muy de grado (C2r, 35, 23)
b. hazte viejo temprano, esto es vire, a la Italiana (A8r, 15, 26)
c. se prohiue el dezir, mas valen amigos en plaça, que dineros en arca, lo vno porque donde se hallauan verdaderos, y fieles (L5r, 169, 24)
d. que dixeran si boluieran oy a Roma? [...] Si passeauan por estas calles, y las hallàran ocupadas de coches [...], si vieran [...] esta perdicion? (R5v, 266, 5)

  • 32 Ver Romera, 1940, p. 59, n. 74; LESO, 1988, p. 217.
  • 33 Cf. ya, en idéntico contexto, la traducción por fray Vicente de Burgos (Tolosa, Enrique Meyer, 1494 (...)

10 Conocido el tipo de error y su frecuencia notable, puede aplicarse la regla a la resolución de loci hasta ahora poco claros. La misma crisi segunda, al tratar de los habladores incansables, pondera su garrulería señalando que para soltar la lengua no precisan de remitivo (7). Los editores se han esforzado en encontrar alguna definición válida para esta palabra que no han podido documentar en otros textos, y para ello han acudido a la idea de un tecnicismo médico emparentado con remisivo, voz a la que se atribuye el valor de ‘laxante’ o ‘emoliente’32; pero tal supuesto uso técnico no parece figurar tampoco en texto alguno. Creo que lo más acertado es pensar en el mismo error de (6) y suponer que el original traía vomitivo, que el cajista leyó como romitivo y transformó en remitivo quizá sobre el modelo del inmediato retentivo, que sí era voz fisiológica33. En este caso, por suerte, la enmienda tiene además un apoyo textual: Gracián, como en tantas otras ocasiones, está parafraseando un pasaje suyo de otra obra, aquí una máxima del Oráculo manual (8) en que recomienda usar de la prudente astucia «política» de un aparente escepticismo (ya sea mediante contradicción o fingido desconocimiento, esto es, afectada ignorancia) para forzar al interlocutor a explayarse, sacándole las palabras como con un emético o una devanadera (torcedor); con el charlatán de esta crisi, ya se ve, no es necesaria tal treta, pues vomita palabras por sí solo: ni puede contenerlas en el buche, ni es capaz de retener su estómago. La corrección, difícil de concebir siquiera sin el apoyo paleográfico, permite aquí enviar un hápax potencialmente dañino al limbo apacible de los fantasmas léxicos.

(7) a estos, lo que por ambas orejas les entra, por la lengua al mismo punto se les và, con tal facilidad de boca, que no les para cosa en el buche […], singularmente quando llega a calentarseles la boca con alguna passion de colera, ò alegria, sin ser necessario darles el remitiuo politico de la afectada ignorancia, ni el vnico torcedor de la mañosa contradicion, porque este no tenia retentiuo en cosa, confessando èl mismo, que no podia mas con su estomago, ni recabarlo con su lengua (C3r, 37, 14-25)

(8) Saber contradecir. Es gran treta del tentar, no para empeñarse, sino para empeñar. Es el único torcedor, el que hace saltar los afectos; es un vomitivo para los secretos la tibieza en el creer, llave del más cerrado pecho (Oráculo, CCXIII, p. 272)

  • 34 Empinada «como el codo de los bebedores», según apunta LESO, 1988, p. 217.

11 Esta clase de argumentación es la que resulta más adecuada, a mi entender, para afrontar la que posiblemente sea la crux más desconcertante de esta segunda crisi, a saber, la mención de unas tahonas entretenidas entre los decadentes y vinolentos moradores del palacio de la alegría. Conducidos por su guía de lengua horadada, Andrenio y Critilo se aproximan a una casa no sublime, pero bien empinada (C5v, 42, 27-28)34:

  • 35 Quizá ‘adamadas’ lleve, en este contexto, el significado adicional de ‘gruesas’: «[Ermitaño] ¡Cómo (...)

(9) Ibanse acercando a la gran puerta, siempre de par en par, assi como la casa de bote en bote, y notaron, que assi como a la del furor suelen estar encadenados tigres, a la del valor leones, a la del saber aguilas, a la de la prudencia elefantes, en esta assistian lobos soñolientos, y tahonas entretenidas: resonauan muchos juglares [...]. Bullian ninfas nada adamadas35, pero muy coloradas, y fresconas, a la Flamenca (C6r, 43, 20-29)

12 No hay editor moderno, empezando por Romera Navarro, que no haya reparado en que el sintagma tiene mal acomodo en este entorno. La crítica se ha dividido entre quienes buscan, a pesar de todo, un sentido de tahona que pueda cuadrar en el pasaje y quienes suponen que esa palabra oculta, por error de lectura, el nombre de la raposa, la loba o la mona. En (10) vemos sintetizadas ambas posturas:

(10) La palabra tahona no encaja en el contexto. Si es errata, se puede quizá suplir por mona (mejor que por loba o raposa, que propone R[omera] N[avarro]). Si no es errata, hay que suponer una relación, no registrada por los léxicos, entre tahona y borrachera: relación posible, si se tiene en cuenta que la diferencia entre el molino y la tahona es que aquél quiere agua y ésta no: la tahona «es un molino seco, que se usa donde no hay agua», según la propia definición de Autoridades (LESO, 1988, p. 217)

  • 36 Ver Correa, 1971, vol. 3, p. 57, n. 10 y Vaíllo, 2001, p. 341, n. 20. La definición procede de Cova (...)
  • 37 La propuesta de LESO sugiere que tahona llevaría al lector a la idea de una entidad sin agua, y est (...)
  • 38 Es opinión prácticamente unánime, de Romera, 1940, p. 69, n. 164 (quien alude, con un apunte erudit (...)

13 Es poco creíble que Gracián escribiera realmente tahonas, principalmente porque no resulta fácil entender qué próposito tendría aquí romper la serie alegórica de animales. Correa Calderón acudió al Tesoro de Covarrubias para recoger la extensión metonímica desde el contenido ‘molino de tracción animal o humana’ al de «oficio y ocupación de pesadumbre que se repite hoy y mañana y siempre, como hace la bestia del atahona»; le sigue Vaíllo36; pero no se ve en qué sería monótona y pesada la vida de los alegres habitantes de este palacio, los cuales —frente a la sugerencia del grupo LESO— tampoco están precisamente en seco, sino que «blandian vistosos cristales en sus mal seguras manos, llenas del generoso nectar» (C6r/v, 43,29-44,2)37. Al mismo Correa le fue forzoso reconocer en esa nota que tahonas «aquí parece equivaler a ‘rameras’»38; y no parece sencillo sustentar semánticamente esa correspondencia.

  • 39 Los pámpanos aluden, claro está, al vino, mientras que «la yedra es symbolo de la ramera» (Sebastiá (...)
  • 40 Según el guía, «bien puede secarse Chipre, y ahorcarse los Pensiles, con que no falta aqui su Babil (...)
  • 41 El citado emblema 120 del Alciato traducido por Daza representa a la meretrix magna, como quiere el (...)
  • 42 Aun así, se trataría aquí de un error esporádico, pues, como hemos dicho, la erre del original debí (...)
  • 43 Según ha comentado Navarro, 2009, pp. 265-267. Ver también Mañero, 2011, pp. 419-420, que añade apo (...)
  • 44 Así, por ejemplo, la de Köhler al alemán, quien traduce aquí wachere Füchsinnen (Köhler, 2001, p. 6 (...)

14 Lo más razonable es pensar que tras tahonas se esconde un animal identificado con la lascivia, contenido presente, por lo demás, de principio a fin en la descripción de este «palacio del plazer, coronado en vez de jazmines, y laureles, de pampanos frondosos, y todas sus paredes felpadas de hiedras» (C5v/C6r, 42, 29-43, 3)39, anunciado por el guía como «serrallo» (C4r, 39, 21) y que acaba por ser guarida de una reina caracterizada como la gran prostituta de Babilonia40, a la que acompañan «sirenas lascivas», sátiros y faunos (D3r/v, 53-54)41. La propuesta más aceptada es que se trate de raposas, pues monas y lobas podrían tener sentido contextual —tanto pensando en los efectos del vino como en la lujuria—, pero son materialmente muy difíciles de justificar: ¿cómo explicar que un cajista pasara la vista sobre esas palabras y leyera tahonas? Raposas, al menos, comparte el número de letras y las tres vocales, y el error consistente en leer <t> por <r> o viceversa es muy común en todo tiempo, pues basta con que el trazo vertical se acorte un poco y el horizontal se incline levemente para que ambas puedan confundirse en una lectura rápida42, como parece haber ocurrido en otros impresos del siglo xvii: en el pasaje de (11), los ejemplares de la princeps de La pícara Justina interpretaron e imprimieron arto pa (esto es, «harto pan») donde el original leía sin duda arropan, y dieron en la misma piedra cuando, al parecer, transformaron unas aves parleras en temibles pantheras43. Puesto que es mejor enmienda que las demás propuestas (y conviene subrayar que lo es por cuanto resulta materialmente más plausible), raposas se ha impuesto hasta el punto de que la adoptan las traducciones recientes a otras lenguas44 y parecen darla por supuesta en sus publicaciones más recientes especialistas en Gracián de la talla de Aurora Egido (12).

(11) La [tela] que es propio ornato para tapicería es la que tiene figuras, porque estas tienen mucho provecho y gusto. En ivierno, arropan; en soledad, acompañan; en tristeza, divierten; en necesidad, adornan (López de Úbeda, Pícara Justina, I, 3, 4, p. 827)

(12) Su entrada [de Andrenio y Critilo] al palacio de la Alegría [...] les mostrará que, pese a la aparente alegría que se respira en ella, el vicio del beber la ha llenado de lobos y raposas (Egido, 2014b, p. 306)

  • 45 Véanse, sin afán de exhaustividad, la «sagaz vulpeja» de la Agudeza (XXXVIII, p. 614), la «vulpeja (...)
  • 46 La zorra es ya en Plinio «animal alioqui sollertia dirum» (VIII, 42, p. 90), y Gessner dice de ella (...)
  • 47 Y también, claro está, la loba (cf. lupanar), equiparación ya plautina («divortunt mores virgini lo (...)

15 Ahora bien: si raposas es mejor solución que otras, no por eso es una enmienda óptima. Por un lado, queda por explicar cómo se habría pasado de la <p> del original a una <h>, y de la ese (con el trazo que se quiera) a una <n>, transformaciones ambas nada evidentes; por otro lado, conviene preguntarse por qué el componedor se confundió al leer un lexema perfectamente corriente en la época, tanto que figura tres veces más —dos de ellas, en la forma masculina raposo— sin error alguno en ese mismo volumen (F6r, 91, 27; K2v, 148, 26; K3r, 149, 24). Existe un tercer problema, quizá no tan evidente: Gracián introduce con cierta frecuencia en sus escritos zorras (llamadas por él siempre raposas o vulpejas), pero estas nunca representan otra cosa que la astucia y buen sentido, la mañería o el disimulo, y desde luego carecen de asociaciones venéreas45. En esto, el usus scribendi del jesuita aragonés sigue la tradición clásica, esto es, la culta de su tiempo, la de las zorras de Esopo que serán poco más tarde las de La Fontaine, y que se retratan en las historias naturales, las polianteas y la emblemática de manera uniforme: llenas de doblez y matrería, taimadas y hasta dañinas si se quiere, pero no libidinosas o busconas46; ese papel corresponde a otros animales, entre ellos la víbora (13)47.

(13) El león de un poderoso, con quien no ay poderse averiguar, el tigre de un matador, el lobo de un ricazo, la vulpeja de un fingido, la víbora de una ramera, toda bestia y todo bruto han ocupado las ciudades (El Criticón, I, 6, p. 190)

  • 48 De nuevo, <h> y <b> se asemejan tambien como tipos de imprenta, de modo que en algunos casos pudieron con</b></h> (...)
  • 49 En último término, solo es imprescindible suponer el error de lectura h / b para que el cajista ley (...)
  • 50 Ver Covarrubias, Tesoro, s. v. derrabar / s. v. rabo, p. 679b / p. 1391b.
  • 51 Existe un deslizamiento semántico por el que rabón acaba equivaliendo sin más a ‘corto’, principalm (...)
  • 52 La colección de Refranes o proverbios en romance del «Comendador Griego» Hernán Núñez (en la edició (...)
  • 53 Explica la base literal del juego de palabras este pasaje del Examen de ingenios de Huarte de San J (...)
  • 54 Los romances editados por Hidalgo, con su vocabulario germanesco como apéndice (de donde procede la (...)

16 En mi opinión, los interrogantes podrían despejarse si atendemos a otro error material registrable en la princeps de la Tercera parte y en otras primeras ediciones áureas. Me refiero a la confusión consistente en leer <h> por <b>, por la que la forma verbal basta del original figura erróneamente como hasta en nuestros dos ejemplares (14a), del mismo modo que en el taller de Juan de la Cuesta se interpretó anchas donde evidentemente el original de imprenta del Quijote de 1604 traía ambas (14b)48. Si pensamos que el mismo yerro pudo cometerse en tahonas, podemos reconstruir, acudiendo igualmente a la fácil confusión de <r> y <t>, una forma rabonas que cumple, a mi entender, con todos los requisitos formales (esto es, materiales) y semánticos exigidos por el contexto49. Por un lado, la rabona es un animal: no uno en particular, sino el derrabado, esto es, «el animal que le han cortado la cola, como mula rabona»50 y, en general, el de rabo corto51; en los textos de la época afloran, en efecto, mulas, yeguas o gatas rabonas (15). Se trata, además, de un animal impúdico, pues la hembra rabicorta (ya sea por amputación o por su propia naturaleza, como la mona o la cabra) deja al descubierto sus genitales (16). Pero, además, para cualquier hablante de la época era evidente la asociación con rabo, que en germanía designaba, entre otras cosas, el trasero y el sexo de la mujer, como muestran los refranes52 y las obras que recrean el lenguaje de la mancebía (17). De ahí que rabona poseyera una connotación claramente negativa (cf. 15c) y sirviera de apelativo para mujeres de dudosa reputación (18a)53, pues finalmente podía interpretarse en el mismo sentido de una palabra con idéntica raíz, rabiza (18b)54, por lo que el uso de rabona, incluso en su sentido prístino, podía provocar una pudorosa disculpa por atentado al decoro (18c).

(14) a. El que hasta hacer sombra a todos los anfiteatros del Orbe (X4v, XII, 328, 5-6)
b. y el le puso anchas manos en los pechos (Cervantes, Quijote, I, 42; Kk5r, 261r, 6-7)

(15) a. otra yegua rucia muy poderosa, que llamábamos «la rabona», muy revuelta y de buena carrera (Díaz del Castillo, Historia Verdadera, XXIII, p. 123)
b. Allí era el alcachofar el alma y regraciar mi vista con tanto del meneo, que parecían sus rostros colas de mula rabona, ya ojialegres, ya elevados, ya hacia un lado, ya hacia otro (López de Úbeda, Pícara Justina, IV, 3, Bbb2v, 935)
c. ¿Necia Aurora? ¿Aurora necia? […] / Si lo fuera, yo confieso / que miento, y soy un bellaco, / y que no sé lo que digo, / que cojeo y que me llaman / gata rabona, y que soy / tuerto, zurdo, zambo y calvo (Lope, Acertar, III, 59b)

(16) Mal se cubre la cabra con el rabo (Hernán Núñez, Refranes, apud CORDE)

(17) Más manda la mala con su rabo que el rey con su reinado (Hernán Núñez, Refranes, apud CORDE)
Ya no quiero andar tras el rabo de putas (Delicado, Lozana, III, 41, p. 172)

(18) a. porque me han puesto mas trauas / que a Marina la rabona (chacona «Vida bona», en Arias, Primavera [1621], 84r, vv. 43-44)
b. Rabiza. Muger de la mancebia, de las tenidas en poco («Vocabulario», en Hidalgo,Romances de germanía [1609], s. v. rabiza)
c. Rabonas (sea lícito hablar como solían) decían a las mulas sin cola (Jiménez Patón, Elocuencia [1604], VII, p. 336)

  • 55 La palabra está presente en América desde los primeros tiempos de la colonización: además de (15a), (...)
  • 56 Este dato ha pasado desapercibido hasta ahora, según creo (no se menciona esta obra en el reciente (...)
  • 57 Ya el nombre, claro está, es bastante elocuente: en la Oficina de Ravisio Textor, vol. 1, p. 203, s (...)
  • 58 Para la importancia de la biblioteca de Lastanosa en la obra de Gracián, ver Cantarino, 2002 y Egid (...)
  • 59 La noción procede de Egido, 1997, pp. 40-45. «Como cualquier lectura, cualquier conversación, cualq (...)

17 En tiempos de Gracián, pues, rabona había adquirido el significado germanesco que esta voz conserva hoy día en América, de México a Perú (19a), en consonancia con la preservación —al menos en México— de los significados de rabo (19b) y del adjetivo rabona ‘corta, insuficiente’ (19c, con juego de palabras que conecta corto ‘necio’ y rufián a través de rabonas, a la vez ‘insuficientes’ y ‘prostituidas’)55. Pero, además, el belmontino pudo inspirarse en una fuente concreta, la Lena de Velázquez de Velasco, obra celestinesca a la que tuvo acceso en la edición barcelonesa de 1613 que se hallaba en la biblioteca lastanosina56. En ella hay un pasaje en que dos de los personajes tratan de convencer a un tercero de que acoja en su casa a la protagonista, la celestina Lena57. A la pregunta de si la mujer «trae cola» (esto es, séquito o acompañamiento) se responde con un alusivo equívoco en el que rabona vale al tiempo ‘rabicorta’, en su sentido literal, y ‘mujer dedicada al lenocinio’, como se trasluce de las frases que siguen (20). Esta «agudeza», sorprendida quizá en ese «emporio de la más agradable y curiosa variedad» (Agudeza, XII, 405) que fue la casa de Lastanosa para quien, como Gracián, no encontraba «gusto como el leer, ni centro como una selecta librería» (El Criticón, II, 4, 165)58, pudo pasar a engrosar el amplísimo «cartapacio graciano» la suma ingente de los materiales librescos y eruditos que acopiaba59, para aflorar en el pasaje de la crisi segunda del Criticón que aquí comentamos.

(19) a. Rabona. Amér. Mujer que suele acompañar á los soldados en las marchas y en campaña (Real Academia Española, Suplemento al DRAE [1899], 1050a, s. v., apud NTLLE)
b. Dales la vuelta, / cógelas del rabo (chillen, putas), / azótalas, / dales azúcar en la boca a las rejegas (Octavio Paz, «Las palabras», vv. 1-4; en Libertad bajo palabra, p. 125)
c. Cabe señalar que el juez Hiradier Huerta denunció ante el Vaticano al obispo Raúl Vera, porque le ocasionó «graves daños» a su investidura de jurista al emitir opiniones en su contra durante el proceso penal contra militares presuntos violadores de sexoservidoras en Castaños, al llamarlo en los medios de comunicación «un juez corto, que emite sentencias rabonas, y un juez rufián» (Vanguardia [Saltillo, Coahuila], 21.01.2008)

(20) [Ramiro] Mas, de veras, ¿a quién me quieren dar vuesas mercedes? [...] [Damasio] Ahora yo os lo quiero decir. Aparejá la colación. [Ramiro] Sepamos antes si lo vale. [Damasio] Vale un Perú: a Lena Corcuera de Cienfuegos (y aun Valverde), la corredora. [Ramiro] Mucha gente es esa para tan pobre despensa como la mía, y más si trae cola. [Damasio] No, que es rabona, y una fénix que nunca ha parido, y fuera de ser honrada cuanto otra de su manera, es la mesma diligencia para haceros de oro en poco tiempo (Velázquez, El celoso [1602], V, 3, p. 342)

18 La propuesta de que tras las inexplicables tahonas haya, en realidad, rabonas entretenidas no es solo materialmente más defendible que otras, por cuanto permite explicar el error de lectura del cajista tanto letra por letra como globalmente (pues tahonas, como término de la vida cotidiana, es solución claramente facilior o trivializadora con relación a rabonas); tiene, también, pleno sentido en su contexto como agudeza que, al fin de una serie de animales con contenido alegórico convencional, introduce una novedosa relación entre el plano zoológico y el orgiástico en que se desenvuelve toda la crisi; y se ve, en fin, avalada por una posible fuente textual concreta. Se logra, así, una asociación innovadora, no dependiente de la tradición, como reclamaba el propio Gracián en la Agudeza (21):

(21) Grande humildad y aun flojedad de nuestros modernos, darse a traducir, o cuando más parafrasear ajenas y rozadas antiguallas, pudiendo aspirar a inventarlas con ventaja (Agudeza, LVI, p. 711)

19 Gracián se refiere aquí a la forma narrativa de la metamorfosis ovidiana, pero para él no existe gran diferencia entre esta y otras formas de la «agudeza compuesta fingida»; el discurso LVI de la Agudeza reúne la fábula animal con el apólogo y el cuento, pero también con emblemas, jeroglíficos o parabolas, pues «[p]ara Gracián todo era, en definitiva, fábula» (Egido, 2008b, p. 134, n. 50). De ese modo —como señala a continuación Egido— «la unión y equiparación de epopeya, alegoría, metamorfosis y apólogo […] sería básica a la hora de configurar El Criticón como una manera moderna de dar vida a las formas clásicas. El mito se integraba así en la alegoría para formar parte de la invención» (pp. 137-138). Todos juntos conforman «un inmenso corpus mnemotécnico en el que elegir y sobre el que discurrir» (p. 141), «un fondo susceptible de engendrar agudezas […] partiendo de una relación de semejanza que […] fundamenta la invención fingida» (p. 133). Y la inventio graciana se orienta con frecuencia, como en Quevedo, a la desautomatización satírica de las formas y contenidos transmitidos convencionalmente por la tradición, de forma que las referencias clásicas se someten «a un amplio proceso satírico y desmitificador en el careo con el presente» (p. 142). Estos conceptos nuevos son de aplicación instantánea y única, creados ad hoc para un pasaje concreto, según una mentalidad muy barroca: «esa viveza conceptual se engarza con la propia finitud y el carácter efímero de la agudeza, porque, al igual que en la historia de la humanidad, determinado tipo de conceptos florecen en un momento dado para luego desaparecer y ser sustituidos por otros» (Egido, 2008c, p. 44).

  • 60 Cito por la edición de 1760, prologada por Mayans. Pedro Simón Abril enseñó en Zaragoza (1574-1576) (...)
  • 61 En la Tabla de Cebes (traducida igualmente por Pedro Simón Abril en 1586), los peregrinos «hallan a (...)
  • 62 Era fábula muy conocida, como muestra el romance «Todo se murmura» de Góngora: «Ríese la zorra, / b (...)
  • 63 En efecto, las fábulas de Esopo —en latín o romance— son, con diferencia, la más frecuente de las o (...)
  • 64 En las Historiae animalium de Gessner (I, p. 981) se habla de un animal mixto de zorra y mona, la s (...)
  • 65 Habla aquí la Moral Filosofía, quien a continuación hace con las fábulas de Esopo una guirnalda con (...)

20 Por lo demás, la enmienda rabonas en cierto modo no excluye las asociaciones establecidas por raposas, sino que podría englobarlas, al menos en la medida en que también este último vocablo es evocado por la base rabo, relación transparente, por ejemplo, para Nebrija (21a). Cierto es que la raposa no es rabona sino, más bien, el animal rabudo por excelencia. Pero existe, sin embargo, una famosa zorra desrabada: la de la fábula esópica (la número 17 en la edición estándar de Hausrath) en que, perdida la cola en una trampa, una vulpeja intenta convencer a las demás de cortarse también la suya (21b ofrece la versión de Pedro Simón Abril, que Gracián debió conocer)60. Como ella, las mujeres «coloradas y fresconas» del palacio de la alegría buscan, ofreciendo vino —y ofreciéndose ellas mismas— a los peregrinos, «encubrir su afrenta con la comunidad del mal»61. La cola de la raposa es un elemento central en otra fábula aún más difundida, la de la zorra y la mona (primera del Apéndice de Perotti): la mona rabicorta, avergonzada de su impudicia, le pide a la zorra parte de su cola para cubrirse, y esta se niega (21c, en la versión del Ysopo valenciano de 1520)62. Quizá la mención del genérico rabonas evocaba entre los lectores (más que acostumbrados a la lectura de las fábulas atribuidas a Esopo)63 el descaro de la zorra sin rabo o la vergüenza de la mona que quisiera uno más largo, o ambas cosas a la vez64. Y ningún eco esópico debe descartarse en Gracián, para quien en las fábulas «hablan las bestias para que entiendan los hombres» (El Criticón, II, 4, p. 157)65.

(21) a. de rabo, raposa muda la b en p (Nebrija, Gramática, I, 7, 13r, p. 36)
b. Aviendo una raposa caido en un cepo, y escapado de alli con la cola cortada, pareciale, que no avia de vivir de pura verguenza. Determino pues persuadir lo mismo a las demas raposas, para encubrir su afrenta con la comunidad del mal. Juntando pues todas las raposas a concejo, aconsejavales, que se cortassen las colas, como miembros, que no solamente eran deshonestos; pero aun pesos, que en balde les colgavan. Pero una de las otras respondiole diciendo: Hola tu, si lo que tu nos aconsejas no te cumpliera a ti, nunca tu nos lo aconsejaras (Pedro Simón Abril, Aesopi fabulae, VII, p. 12)
c. La mona rogava a la raposa que, pues tenía tan gran cola, y vía que ella no tenía nada, que le partiesse un pedaço para que sus nalgas muy torpes cobriesse con ella, ca no aprovecha a ella mesma cosa la demasía del rabo, antes le era carga y impedimento que le arrastrava por el suelo. A la qual, se dize aver respondido la raposa: — Solamente porque no te cubriesses para ser más honesta y fermosa recibiendo de mí alguna cosa, yo dessearía de la tener más larga (Vida de Ysopo, III, 17, ff. 31v-32r)

  • 66 Como explica Bègue, 2008, pp. 35-36 en referencia al periodo inmediatamente posterior a Gracián, «c (...)
  • 67 Véase Gorsse y Jammes, 1988, p. 109.
  • 68 En nuestro ejemplo, el lector, dada la equivalencia entre una serie de animales y sus correspondien (...)
  • 69 Egido, 2014b, p. 301.

21 Se podría objetar a la enmienda rabonas la vulgaridad misma del término, que no parece corresponder a la dignitas y ornato propios de la prosa culta; pero conviene recordar que Gracián no solo no rehúye, sino que en ocasiones busca intencionadamente la ruptura del decoro —tendencia, por lo demás, muy barroca66— mediante la inclusión de voces «soeces, improprias, humildes, ásperas, bárbaras, inusitadas, obscenas y agrestes», como las definió Matheu en su Crítica de reflexión67; en esta misma crisi, sin ir más lejos, censura Matheu sabandijón, fatiguillas (ambas humildes) y punchoneros (bárbara, por dialectal) además de broma, Cucaña y reumas, «extremos de impropiedad». También podría resultar poco convincente la inespecificidad de rabonas (cualquier hembra sin rabo) frente a la concreción del resto de animales de esa serie (tigres, leones, águilas, elefantes, lobos); pero la propia indefinición semántica de rabonas obliga al lector a abandonar la cómoda correspondencia biunívoca de la alegoría (para cada animal, un significado convencional) y asignarle por cuenta propia a ese significante uno o varios referentes potenciales, esto es, a activar una búsqueda mental de asociaciones en diversos ámbitos que permitan dar pleno sentido al vocablo, despejar su incógnita, resolver el enigma. En este sentido, rabonas abre posibilidades mucho más amplias que raposas, monas o lobas, pues plantea al lector una tarea hermenéutica más compleja68, muy acorde con la estética y los propósitos gracianos (22), como culminación de los cuales «la tercera parte de El Criticón rizaría el rizo de la sátira unida a la alegoría»69.

(22) La agudeza enigmática, como la de los problemas, debía basarse, según el jesuita, en preguntas difíciles. […] El jesuita analizó los enigmas en el discurso XL de la Agudeza, entendiendo que los mejores eran aquellos que contenían una enseñanza moral [...]. Pero él no se conformaba con enigmas sencillos, sino llenos de contrariedades y oscuridades para que el lector agudizara su ingenio, tanto como el autor al escribirlos (Egido, 2014b, p. 154)

  • 70 «El Criticón transformó al lector en descifrador de letras y en peregrino de la lectura y de la vid (...)
  • 71 «Durante mucho tiempo se ha tenido a Gracián por oscuro, laberíntico, ininteligible. Requieren sus (...)
  • 72 «Dejar con hambre. Hase de dejar en los labios aun con el néctar. Es el deseo medida de la estimaci (...)

22 En Gracián, como apuntó el censor de esa Tercera parte, «cada letra parece un parto estudioso de su mayor atención» (¶5v, 21)70. Es lástima que muchas de esas letras nos hayan llegado deturpadas por la incuria de los impresores. Aplicando un sencillo método de generalización a partir de errores detectados en el ejemplar de la princeps analizado, es posible proponer enmiendas que, si no dejan de ser ope ingenii, tienen al menos un respaldo material, que hemos tratado de completar con apoyos textuales. Ya Azorín consideraba que las supuestas oscuridades gracianas podían resolverse, simplemente, mediante una lectura atenta71. Pero no es cosa tan sencilla: la tarea de restablecer las palabras originalmente concebidas por Gracián implica en parte la resolución, al menos tentativa, de los complejos enigmas que encierran. Solo en parte, naturalmente, pues finalmente no hay nada más propio del autor aragonés que —de acuerdo con la última máxima del Oráculo manual72— dejar a su intérprete lo bastante insatisfecho como para quedar con hambre de pasar más adelante en la explicación de sus misterios.

Inicio de página

Referencias bibliográficas

Alonso, Santos (ed.), Baltasar Gracián, El Criticón, Madrid, Cátedra, 1980.

Alonso Hernández, José Luis, Léxico del marginalismo del Siglo de Oro, Salamanca, Universidad de Salamanca, 1976.

——, «Burlas y marginalidad en el Siglo de Oro», en Tiempo de burlas. En torno a la literatura burlesca del Siglo de Oro, eds. Javier Huerta Calvo, Emilio Peral Vega y Jesús Ponce Cárdenas, Madrid, Verbum, 2001, pp. 13-35.

Álvarez Pérez, Xosé Afonso, «À vaca que não tem rabo, abana-a Deus. Designações para a vaca rabela na Galiza», Signum, 12, 2009, pp. 11-34.

Arce de Otálora, Juan de, Coloquios de Palatino y Pinciano, ed. José Luis Ocasar Ariza, Madrid, Turner, 1995, 2 vols.

Arias Pérez, Pedro (comp.), Primavera y flor de los mejores romances, ed. facsímil de José Fernández Montesinos, Valencia, Castalia, 1954.

Arredondo, María Soledad, «Prosa de ficción (novela y otros géneros) en bibliotecas particulares», en Díez Borque y Bustos Táuler (eds.), 2012, pp. 77-99.

Azorín (Martínez Ruiz, José), «Baltasar Gracián», en Lecturas españolas, Madrid, Espasa Calpe (Austral), 1938, pp. 54-58.

Ballesteros Estrada, Silvia, Guillermo Morales Romero y Pavel Cedillo Pérez, «Los problemas de identificación de caracteres OCR para la recuperación de texto en el libro antiguo: un análisis de caso en el Fondo Antiguo de la Biblioteca Central, UNAM Biblioteca», Biblioteca Universitaria 15, 2012, pp. 25-34.

Bastardas Rufat, María-Reina, «Nota sobre los procedimientos de formación de los eufemismos: el caso de los nombres de la zorra en las lenguas románicas», Parole, 2, 1989, pp. 121-128.

Batllori, Miguel, Gracián y el Barroco, Roma, Edizioni di Storia e Letteratura, 1958.

BDEH = López Poza, Sagrario (coord.), Biblioteca Digital de Emblemática Hispánica [en línea], <http://www.bidiso.es/EmblematicaHispanica/>.

Blanco, Emilio (ed.), Baltasar Gracián, Obras completas, Madrid, Biblioteca Castro, 1993, 2 vols.

Blanco, Mercedes, «Gracián reescritor: un análisis comparativo de Arte de ingenio y Agudeza y arte de ingenio», en Baltasar Gracián IV Centenario (1601-2001), eds. Aurora Egido, María del Carmen Marín Pina y Luis Sánchez Laílla, Zaragoza/Huesca, Institución Fernando el Católico/Instituto de Estudios Altoaragoneses, 2004, pp. 97-131.

Blecua, Alberto, Manual de crítica textual, Madrid, Castalia, 1983.

Blecua, José Manuel, «El estilo de El Criticón, de Gracián», Archivo de Filología Aragonesa, 1, 1945, pp. 5-32.

Bohnenkamp, Anne, «Textkritik und Textedition», en Grundzüge der Literatur- und Sprachwissenschaft, eds. Heinz Ludwig Arnold y Heinrich Detering, Múnich, DTV, 1996, pp. 179-203.

Botta, Patrizia (ed.), Filologia dei testi a stampa (area iberica), Modena, Mucchi Editore, 2005.

—— y Francisco Lobera, «El texto de La Celestina», conferencia leída en el IV Seminario del Centro para la Edición de los Clásicos Españoles: La Celestina, Soria, Fundación Duques de Soria, 24-28.07.1995.

Boyd-Bowman, Peter, Léxico hispanoamericano del siglo xvi, Londres, Támesis, 1972.

Bremer, Kai, y Uwe Wirth, «Die philologische Frage: Kulturwissenschaftliche Perspecktiven auf die Theoriegeschichte der Philologie», en Texte zur modernen Philologie, eds. Kai Bremer y Uwe Wirth, Stuttgart, Reclam, 2010, pp. 7-47.

Calvo Carilla, José Luis «Azorín y su clásico connivente», Boletín de la Fundación Federico García Lorca, 29-30, 2001, pp. 209-221.

Camões, Luis Vaz de, Los lusíadas, trad. de Enrique Garcés, Madrid, Guillermo Drouy, 1591.

Cantarino, Elena, «Justo Lipsio en la biblioteca de Lastanosa. Apuntes para las fuentes de Gracián», en Memoria de la palabra. Actas del VI Congreso de la Asociación Internacional Siglo de Oro, eds. Francisco Domínguez Matito y María Luisa Lobato, vol. 1, Madrid/ Frankfurt am Main, Iberoamericana/Vervuert, 2004, pp. 457-465.

—— (ed.), Baltasar Gracián, El Criticón, Madrid, Espasa Calpe (Austral), 1998.

Cantera Ortiz de Urbina, Jesús, «La zorra en las fábulas de La Fontaine y en el refranero (francés y español)», Estudios Románicos, 4, 1989, pp. 171-180.

Cayuela, Anne, «“He visto gustosamente divertido...”: la literatura ante la censura previa en el siglo xvii», conferencia leída en el X Congreso de la Asociación Internacional Siglo de Oro, Venecia, Università Ca’ Foscari, 14-18.07.2014.

Cela, Camilo José, Enciclopedia del erotismo, Madrid, Grupo Libro, 1994.

Cervantes, Miguel de, Don Quijote de la Mancha, ed. Francisco Rico, Barcelona, Instituto Cervantes/Crítica, 1998.

Chamorro, Inés, Tesoro de villanos. Diccionario de germanía, Barcelona, Herder, 2002.

CORDE = Real Academia Española, Corpus Diacrónico del Español [en línea], <http://corpus.rae.es/cordenet.html>.

Correa Calderón, Evaristo (ed.), Baltasar Gracián, El Criticón, Madrid, Espasa-Calpe (Clásicos Castellanos), 1971, 3 vols.

Correas, Gonzalo, Arte de la lengua española castellana, ed. Emilio Alarcos García, Madrid, Anejos de la Revista de Filología Española, 56, 1954.

Covarrubias Horozco, Sebastián de, Tesoro de la lengua castellana o española (1611), eds. Ignacio Arellano y Rafael Zafra, Madrid/ Frankfurt am Main, Iberoamericana/Vervuert, 2006.

Cuartero Sancho, María Pilar, «La fábula en Gracián», en Baltasar Gracián, IV Centenario (1601-2001), eds. Aurora Egido, Fermín Gil Encabo y José Enrique Laplana, Zaragoza, Institución Fernando el Católico/Instituto de Estudios Altoaragoneses/Gobierno de Aragón, 2003, pp. 135-174.

Decimator, Heinrich, Sylvae vocabulorum et phrasium sive nomenclator, vol. 3, Leipzig, Michael Latzenberger, 1596.

Delicado, Francisco, La lozana andaluza, ed. Bruno Damiani, Madrid, Castalia, 1969.

Díaz del Castillo, Bernal, Historia verdadera de la conquista de la Nueva España, ed. Miguel León-Portilla, Madrid, Historia 16, 1984.

Díez Borque, José María, Literatura (novela, poesía, teatro) en bibliotecas particulares del Siglo de Oro español (1600-1650), Madrid/Frankfurt am Main, Iberoamericana/Vervuert, 2010.

——, y Álvaro Bustos Taúler (eds.) Literatura, bibliotecas y derechos de autor en el Siglo de Oro, Madrid/Frankfurt am Main, Iberoamericana/Vervuert, 2012.

Egido, Aurora, «La letra en El Criticón», Bulletin Hispanique, 95, 1993, pp. 557-586 (ahora en La rosa del silencio. Estudios sobre Gracián, Madrid, Alianza Editorial, 1996, pp. 101-132).

—— (ed.), Baltasar Gracián, El discreto, Madrid, Alianza, 1997.

——, «Gracián y sus libros», en Libros libres de Baltasar Gracián: catálogo de la exposición bibliográfica, ed. Ángel San Vicente, Zaragoza, Gobierno de Aragón, 2001, pp. 51-86 (ahora en Egido, 2014a, pp. 144-169).

——, «Gracián en el alba de su IV Centenario», en Actas del XIV Congreso de la Asociación Inernacional de Hispanistas, eds. Isaías Lerner, Robert Nival y Alejandro Alonso, vol. 2, Newark (Delaware), Juan de la Cuesta, 2004a, pp. 195-203 (ahora en Egido, 2014a, pp. 473-485).

——, «Cuatro aprobaciones y una dedicatoria de Baltasar Gracián», en Siglos dorados. Homenaje a Augustin Redondo, ed. Pierre Civil, vol. 1, Madrid, Castalia, 2004b, pp. 385-398 (ahora en Egido, 2014a, pp. 170-191).

——, «Los jardines de Gracián», en Arkadien in den romanischen Literaturen, eds. Roger Friedlein, Gerhard Poppenberg y Annett Volmer, Heidelberg, Universität Heidelberg, 2008a, pp. 405-419 (ahora en Egido, 2014a, pp. 82-104).

——, «Mitografía e historia literaria. La agudeza de Gracián ante el panteón clásico», en Zwischen dem Heiligen und dem Prophanen. Religion, Mythologie, Weltlichkeit in der spanischen Literatur und Kultur der frühen Neuzeit, eds. Wolfram Nitsch y Bernhard Teuber, Múnich, Fink, 2008b, pp. 93-117 (ahora, con el título «La “agudeza” ante la mitología clásica», en Egido, 2014a, pp. 105-143).

——, «Bodas de arte e ingenio», en Hommage à Francis Cerdan, ed. Françoise Cazal, Toulouse, Université de Toulouse-Le Mirail, 2008c, pp. 261-279 (ahora en Egido, 2014a, pp. 21-49).

—— (ed.), Baltasar Gracián, El Criticón: tercera parte, Zaragoza, Institución Fernando el Católico/Gobierno de Aragón, 2009.

——, «Gracián y Lastanosa: universalidad compartida y paradojas morales», en El inquiridor de maravillas: prodigios, curiosidades y secretos de la naturaleza en la España de Vincencio Juan de Lastanosa, eds. María del Mar Rey Bueno y Miguel López Pérez, Huesca, Instituto de Estudios Altoaragoneses, 2011, pp. 59-112 (ahora en Egido, 2014a, pp. 291-363).

——, Bodas de arte e ingenio: estudios sobre Baltasar Gracián, Barcelona, Acantilado, 2014a.

——, La búsqueda de la inmortalidad en las obras de Baltasar Gracián, Madrid, Real Academia Española, 2014b.

Eisenberg, Daniel, «Que nos falta una edición crítica del Quijote», en Palabra crítica (Estudios en homenaje a José Amezcua), eds. Serafín González García y Lillian von der Walde, México, Universidad Autónoma Metropolitana/Fondo de Cultura Económica, 1997, pp. 302-314.

Enguita Utrilla, José María, «Observaciones lingüísticas en torno a los textos gracianos», en Baltasar Gracián: estado de la cuestión y nuevas perspectivas, eds. Aurora Egido y María del Carmen Marín Pina, Zaragoza, Gobierno de Aragón/Institución Fernando el Católico, 2001, pp. 129-147.

Estebanillo González, eds. Nicholas Spadaccini y Anthony N. Zahareas, Madrid, Castalia, 1978, 2 vols.

Ferrario de Orduna, Lilia, «Variantes de edición y variantes de emisión y estados en impresos del siglo xvi», en Siglo de Oro: actas del IV Congreso Internacional de AISO, eds. María Cruz García de Enterría y Alicia Cordón, vol. 1, Alcalá de Henares, Universidad de Alcalá, 1998, pp. 579-585.

Frago Gracia, José Antonio, «El aragonesismo lingüístico en Gracián», en Gracián y su época: actas de la I Reunión de Filólogos Aragoneses, Zaragoza, Institución Fernando el Católico, 1986, pp. 333-364.

Garza Merino, Sonia, «La cuenta del original», en Rico (ed.), 2000, pp. 65-95.

——, «El “original” de imprenta. el diseño del libro antiguo impreso según su autor», Ecdotica, 3, 2006, pp. 153-185.

——, «Vida de San Jerónimo: el texto en proceso de constitución», Edad de Oro, 28, 2009,
pp. 105-142.

Gaylord, Kathleen Sue, The medieval bestiary in the Golden Age: allegory and emblem in Gracián’s «El Criticón» (tesis doctoral inédita), Urbana-Champaign, University of Illinois, 1986.

Gessner, Johann Conrad, Historia animalium, Zúrich, Christoph Froschauer, 1551.

Gil Encabo, Fermín, «Perfiles de Lastanosa, ciudadano de Huesca y mecenas de Gracián (estado de la cuestión)», en Mecenazgo y humanidades en tiempos de Lastanosa. Homenaje a Domingo Ynduráin, eds. Aurora Egido y José Enrique Laplana, Zaragoza, Institución Fernando el Católico, 2008, pp. 193-252.

González Roldán, Aurora, «El Criticón: materiales y materia infinita», Archivo de Filología Aragonesa, 68, 2012, pp. 337-349.

Gorsse, Odette, y Robert Jammes, «La Crítica de reflexión de Lorenzo Matheu y Sanz. Edición índice y notas», Criticón, 43, 1988, pp. 73-188.

Gracián, Baltasar, El Criticón, ed. Miguel Romera Navarro, Filadelfia, University of Pennsylvania Press, 1938-1940, 3 vols.

——, El discreto / Oráculo manual / Agudeza y arte de ingenio / El comulgatorio, en Obras completas, vol. 2, ed. Emilio Blanco, Madrid, Turner, 1993.

Gutiérrez, Jesús, «El celoso, entre La Celestina y El decamerone», en Actas del X Congreso de la Asociación Internacional de Hispanistas, ed. Antonio Vilanova, vol. 1, Barcelona, PPU, 1992, pp. 233-240.

Hausrath, August (ed.), Corpus fabularum aesopicarum, Leipzig, Teubner, 1940-1956.

Hidalgo, Juan (ed.), Romances de germanía, Barcelona, Sebastián de Cormellas, 1609.

Huarte de San Juan, Juan, Examen de ingenios para las ciencias, ed. Guillermo Serés, Madrid, Cátedra, 1989.

Huerta, Jerónimo de, Historia natural, Madrid, Luis Sánchez, 1599.

Jiménez Patón, Bartolomé, Elocuencia española en arte, ed. Francisco J. Martín, Barcelona, Puvill, 1993.

Köhler, Hartmut (ed.), Das Kritikon, Zúrich, Ammann Verlag, 2001.

Lacarra, María Jesús, «Fábulas y proverbios en el Esopo anotado», Revista de Poética Medieval, 23, 2009, pp. 297-329.

Laplana Gil, José Enrique, «Noticias y documentos relativos a la biblioteca de la Compañía de Jesús en Huesca», Voz y Letra, 9, 1998, pp. 123-140.

——, «Gracián y Morales, Baltasar», Diccionario Filológico de Literatura Española. Siglos xvi y xvii, eds. Pablo Jauralde, Delia Gavela, Pedro Rojo y Elena Varela, vol. 1, Madrid, Castalia, 2010, pp. 612-624.

——, «Baltasar Gracián y la cultura de su tiempo. Presentación del proyecto», en Saberes humanísticos y formas de vida: usos y abusos, eds. Aurora Egido y José Enrique Laplana, Zaragoza, Institución Fernando el Católico, 2012, pp. 241-247.

LESO (Grupo de Investigación), «Trescientas notas para una mejor comprensión literal del Criticón (segunda y tercera parte)», Criticón, 43, 1988, pp. 189-245.

López Poza, Sagrario, «La Tabla de Cebes y los Sueños de Quevedo», Edad de Oro, 13, 1994, pp. 85-101.

——, «El Criticón y la Tabula Cebetis», Voz y Letra, 12, 2001, pp. 63-84.

——, «La emblemática en el Criticón de Baltasar Gracián», en Los días del Alción: emblemas, literatura y arte del Siglo de Oro, eds. Antonio Pablo Bernat Vistarini y John T. Cull, Palma de Mallorca, Universitat de les Illes Balears, 2002, pp. 353-374.

López de Úbeda, Francisco, La pícara Justina, ed. David Mañero Lozano, Madrid, Cátedra, 2012.

Lucero Sánchez, Ernesto, «Relevancia ecdótica de la bibliografía textual: el caso del Marcos de Obregón», Edad de Oro, 28, 2009, pp. 143-176.

Lucía Megías, José Manuel, Aquí se imprimen libros: la imprenta en la época de Cervantes, Madrid, Ollero & Ramos, 2005.

Mañero Lozano, David, «La edición príncipe de La pícara Justina: análisis de estados textuales», Revista de Literatura, 73, 2011, pp. 407-426.

—— (ed.), Francisco López de Úbeda, La pícara Justina, Madrid, Cátedra, 2012.

Márquez Villanueva, Francisco, Orígenes y sociología del tema celestinesco, Barcelona, Anthropos, 1993.

Martin, Josef, Antike Rhetorik: Technik und Methode, vol. 2:3, Múnich, C. H. Beck, 1974.

Martín Abad, Julián, Los primeros tiempos de la imprenta en España (c. 1471-1520), Madrid, Laberinto, 2004.

McKerrow, Ronald B., An introduction to bibliography for literary students, Oxford, Clarendon Press, 1927 (Introducción a la bibliografía material, trad. Isabel Moyano Andrés, Madrid, Arco Libros, 1998).

Micó, José María et al. (eds.), Todo Góngora [en línea], <http://www.upf.edu/todogongora/>, 2013.

Moll, Jaime, «Problemas bibliográficos del libro del Siglo de Oro», Boletín de la Real Academia Española, 59, 1979, pp. 49-107.

——, «Correcciones en prensa y crítica textual: a propósito de Fuente Ovejuna», Boletín de la Real Academia Española, 62, 1982, pp. 159-171.

——, «Las ediciones madrileñas de las obras sueltas de Gracián», Archivo de filologia aragonesa 52-53, 1997, pp. 117-124.

——, «Notas para la bibliografía de Gracián. Las primeras ediciones madrileñas de las Obras», en Sobre agudeza y conceptos de Baltasar Gracián (Simposio filosófico literario, 16 y 17 de abril de 1999), Zaragoza, Diputación Provincial de Zaragoza, 2000, pp. 77-82.

——, «Hacia una bibliografía estructurada de las obras sueltas de Baltasar Gracián (1637-1665)», en Libros libres de Baltasar Gracián. Catálogo de la exposición bibliográfica, ed. Ángel San Vicente, Zaragoza, Gobierno de Aragón, 2001, pp. 87-93.

——, Problemas bibliográficos del libro del Siglo de Oro, Madrid, Arco Libros, 2011.

Navarro Durán, Rosa, «Acerca del verbo brincar, de una pantera con alas y otros casos: problemas en la edición de textos picarescos», Edad de Oro, 28, 2009, pp. 249-268.

Nebrija, Antonio de, Gramática sobre la lengua castellana, ed. Carmen Lozano, Madrid, Real Academia Española, 2011.

NTLLE = Real Academia Española, Nuevo Tesoro Lexicográfico de la Lengua Española [en línea], < http://ntlle.rae.es/ntlle/SrvltGUILoginNtlle>.

Ocasar Ariza, José Luis, La lucha invisible: estudio genético-literario de los «Coloquios de Palatino y Pinciano» de Juan de Arce de Otálora, Valladolid, Universidad de Valladolid, 2008.

Orduna, Germán, «Variantes gráficas, fonéticas, morfológicas y de léxico en dos manuscritos del siglo xv (Rimado de Palacio, mss. N. y E.)», en Homenaje a Alonso Zamora Vicente, vol. 1, Madrid, Castalia, 1988, pp. 191-208 (ahora en Fundamentos de crítica textual, eds. Leonardo Funes y José Manuel Lucía Megías, Madrid, Arco Libros, 2005, pp. 295-307).

Palma, Ricardo, Papeletas lexicográficas, Lima, Imprenta La Industria, 1903.

Paz, Octavio, Libertad bajo palabra, ed. Enrico Mario Santí, Madrid, Cátedra, 1988.

Pérez de Moya, Juan, Philosophía secreta de la gentilidad, ed. Carlos Clavería, Madrid, Cátedra, 1995.

PERSEUS = CRANE, Gregory R. (ed.), Perseus Digital Library [en línea], <http://www.perseus. tufts.edu/hopper/ >.

Pierio Valeriano, Hyeroglifica, Basilea, Michael Isengrin, 1556.

Plinio, Gayo (Plinio el Viejo), Storie Naturali (libri VIII-XI), ed. Francesco Maspero, Milán, BUR Rizzoli, 2011.

Poniatowska, Elena, La noche de Tlatelolco: testimonios de historia oral, México, Era, 1971.

Pons Rodríguez, Lola «Las construcciones imitativas del Accusativus cum infinitivo: modelos latinos y consecuencias romances», Revista de Historia de la Lengua Española, 3, 2008, pp. 117-148.

Prinqeps1605 (González-Sarasa, Silvia / Martínez Pereira, Ana / Infantes de Miguel, Víctor / Torné, Emilio / Urbina, Eduardo), «Censo de ejemplares de la primera edición de El ingenioso hidalgo don Quijote de la Mancha (Madrid, Juan de la Cuesta, 1605)», Anuario de Estudios Cervantinos 6, 2010, pp. 23-70; 7, 2011, pp. 25-52.

Ravisio Textor, Officinae Ioannis Ravisii Textoris epitome, Lyon, apud Sebastianum Honoratum, 1572.

Remiro de Navarra, Baptista, Los peligros de Madrid, Zaragoza, Pedro Lanaja, 1646.

Rico, Francisco (ed.), Imprenta y crítica textual en el Siglo de Oro, Valladolid, Universidad de Valladolid, 2000.

——, En torno al error: copistas, tipógrafos, filologías, Madrid, Centro para la Edición de los Clásicos Españoles, 2004.

——, El texto del «Quijote». Preliminares a una ecdótica del Siglo de Oro, Barcelona, Destino, 2005.

Romera Navarro, Miguel (ed.), Baltasar Gracián, El Criticón, Filadelfia, University of Pennsylvania Press,1938-1940, 3 vols.

Sánchez-Prieto Borja, Pedro, «Problemas lingüísticos en la edición de textos medievales (sobre la relación entre crítica textual e historia de la lengua)», Incipit, 16, 1996, pp. 19-54.

Sánchez Laílla, Luis, «Las ediciones príncipes de Baltasar Gracián. Inventarios», Archivo de Filología Aragonesa, 57-58, 2001a, pp. 269-337.

——, «A propósito de la puntuación de El Criticón», Criticón, 83, 2001b, pp. 165-176.

Santos, Francisco, El escándalo del mundo y piedra de la justicia, Pamplona, Martín de Zabala, 1696.

Santos Capuano, Joseph de, Zumbas con que el famoso Juan de Espera en Dios, hijo de Millán, y sobrino de Juan de Buen Alma, acude a dar vayas, bregas y chascos […] a la melancolía, Madrid, Blas Román, 1788.

Selig, Karl-Ludwig, The library of Vincencio Juan de Lastanosa, patron of Gracián, Ginebra, Droz, 1960.

Sevillla Arroyo, Florencio, «La “cuenta del original” en el primer Quijote: consecuencias textuales», Anuario de Estudios Cervantinos, 4, 2008, 69-104.

Simón Abril, Pedro, Aesopi fabulae, Valencia, José Tomás, 1760.

Talavera Cuesta, Santiago, La fábula esópica en España en el siglo xviii, Cuenca, Universidad de Castilla-La Mancha, 2007.

Timpanaro, Sebastiano, La genesi del metodo del Lachmann, 2a ed., Padova, Liviana, 1981.

Totaro, Pina (dir.), Archivio di Testi per la Storia dello Spinozismo (ATSS) [en línea], <http://www.iliesi.cnr.it/perl/pagina_xhtml.pl?scelta=11>, 2007.

Traube, Ludwig, Perrona Scottorum: ein Beitrag zur Ueberlieferungsgeschichte und zur Palaeographie des Mittelaters, Múnich, Bayerische Akademie der Wissenschaften, 1900 (recogido en Kleine Schriften, ed. Samuel Brandt, Múnich, C. H. Beck, 1920, pp. 95-119).

Urbina, Eduardo, «Misterios de la imprenta manual: cotejo y análisis de variantes en la hiperedición variorum del Quijote», Edad de Oro, 28, 2009, pp. 449-461.

Vaíllo, Carlos (ed.), El Criticón, Barcelona, Galaxia Gutenberg, 2001.

Valle-Inclán, Ramon del, Tirano Banderas: novela de tierra caliente, ed. Alonso Zamora Vicente, Madrid, Espasa Calpe (Austral), 1993.

Vega Carpio, Lope de (atr.), Acertar errando, en Obras dramáticas, vol. 3, ed. Emilio Cotarelo, Madrid, Real Academia Española, 1917.

Velázquez de Velasco, Diego Alfonso, El celoso, ed. Jesús Sepúlveda, Roma, Bulzoni, 2000.

Vida de Ysopo, Valencia, Juan Joffré, 1520 (ahora en ed. Diego Romero Lucas, LEMIR, 5, 2001 [en línea], < http://parnaseo.uv.es/Lemir/textos/Ysopo/indexpar.htm>).

Wilkinson, Alexander S., Iberian books: books published in Spanish or Portuguese or on the Iberian Peninsula before 1601, Leiden, Brill, 2010.

Ynduráin, Francisco, «Gracián, un estilo», en Homenaje a Gracián, Zaragoza, Institución Fernando el Católico, 1958, pp. 163-188.

Inicio de página

Anexo

I. La meretrix magna (Los emblemas de Alciato, Lyon, Guillermo Rovilio, 1549, emblema 120) y Escila (Emblemata, Padua, Petro Paulo Tozzi, 1621, emblema 68)

II. Ilustraciones de la fábula de la zorra rabona en el «Esopo de los Médici» (New York Public Library, Spencer 50) y el Phryx Aesopus de Osius (Frankfurt, Kilian Han, 1574)

III. La simivulpa de Gessner (Historia animalium , Zúrich, Christoph Froschauer, 1551) con el comentario del autor desautorizando la representación rabicorta del animal

IV. Doble página autógrafa (22v-23r) de la España defendida de Quevedo (Madrid, RAH)

Inicio de página

Notas

1 Ultima ahora una edición de estas características un proyecto dirigido por Aurora Egido en la Universidad de Zaragoza (ver Egido, 2009, pp. xxxi, xliii; Laplana, 2012; González Roldán, 2012, p. 346; Egido, 2014a, p. 474, n. 1). Hasta su aparición, seguirá siendo cierto que, de las obras de Gracián, el Criticón es «el hijastro que reta a mayores desafíos», pues su edición «debe ser continuada y perfilada con nuevos límites y metas, sobre todo los que reclama actualmente la crítica textual» (Egido, 2004a, p. 483).

2 «[U]na edición rigurosa debiera implicar la utilización, y cotejo por ello, de todos los ejemplares existentes» (Ferrario, 1998, p. 579), pues, como ya advertía Blecua, 1983, p. 173, «es frecuente hallar ejemplares de una misma edición con diferencias incluso muy notables», ya que «cada ejemplar de una determinada edición es en sí un testimonio diferente de sus compañeros salidos ese mismo día de la misma imprenta» (Botta y Lobera, 1995, p. 24; ver Botta, 2005, p. 148): para un amplio conjunto de ejemplos del Siglo de Oro español, ver Rico, 2000; Botta, 2005; Lucía, 2005; Moll, 2011. Pero ni siquiera para el Quijote se ha hecho hasta fecha muy reciente «el trabajo editorial básico de realizar un censo de los ejemplares de las princeps en existencia» (Urbina, 2009, p. 457; véase ya el llamamiento de Eisenberg, 1997); para dicho censo, véase ahora PrinQeps1605, 2010-2011.

3 Es notorio el debate en torno al papel que puede desempeñar la filología material en el esclarecimiento de loci critici del Quijote: véase, frente al entusiasmo de Rico, 2005, el escepticismo de Urbina, 2009, pp. 455-457, o de Sevilla, 2008. Y poco fruto se obtiene, por ejemplo, del cotejo de los ejemplares tempranos del Marcos de Obregón, lo que ha llevado a algún autor a cuestionar incluso la relevancia ecdótica de la bibliografía textual, pues «[l]a utilización de las técnicas del arte [tipográfico, se entiende] no se puede someter a sistema» (Lucero, 2009, p. 174).

4 La cita es de Moll, 1997, 120; ver también Moll, 2001, pp. 91-92.

5 El testimonio madrileño de la Biblioteca Marqués de Valdecilla perteneció a Julio Cejador y procede, como indica una anotación en su portada, de una «librería del combento de Logroño» (Egido, 2009, p. xxx). Puesto que el Catálogo Colectivo del PatrimonioBibliográfico registra otros ejemplares de 1657 en San Millán de la Cogolla (B 174/16) y en el antiguo colegio de agustinos calzados de Ágreda (P-84), es de creer que existió una cierta difusión de la obra por bibliotecas conventuales, quizá más localizada en territorios no muy distantes del triángulo Zaragoza-Calatayud-Tarazona, donde la fama del jesuita debió ser mayor en un principio. Esta Tercera parte, no obstante, pronto llegaría lejos, como muestra su presencia en el inventario (de 161 entradas) de la biblioteca de Baruch de Spinoza realizado a la muerte del filósofo en 1677 (ver Totaro, 2007).

6 Son conocidos desde hace tiempo los dos ejemplares de 1657 en la Bibliothèque Nationale de France (signaturas Y2.40084 y Z.13265; Moll, 2001 los considera auténticos representantes de la princeps) y el de la British Library de ese mismo año (signatura 08407.e.8 de la colección general; en la Library of Congress de Washington, bajo la signatura Z1012 .M6 1950 no. 156, existe una fotocopia de este testimonio ya mencionada —y posiblemente consultada— por Romera, 1938, p. 62). Los tres se citan en Laplana, 2010, p. 622, pero no el emilianense y el agredano aludidos en la nota anterior ni el que figura en el catálogo de la Nationalbibliothek de Viena (*48.W.59), igualmente mencionado por Romera, 1938, p. 62. Norberto Cuesta Dutari poseía un ejemplar, adquirido en Gerona, que no figura en el catálogo electrónico de la Universidad de Salamanca, a la que cedió su biblioteca: pudo cotejarlo con el de la Nacional de Madrid y con uno de los de París, observando la afinidad con este frente a aquel (Cuesta, 1955, p. 23). Como este último, otros ejemplares aún podrían emerger: el 9 de octubre de 2012, por ejemplo, Encuadernaciones Ex-Libris, S. L. (La Coruña) remató en 9.000 euros un lote con las tres principes de las respectivas partes del Criticón, esto es, con agrupación semejante al adquirido por Cuesta o por la British Library.

7 Cuesta 1955, p. 20.

8 Cuesta, 1955, pp. 19-20.

9 Referidos, por lo demás, no a las primeras ediciones, sino a la del jesuita Ismael Quiles para la colección Austral (Madrid, 1948).

10 Ver, respectivamente, Sánchez Laílla, 2001a y Egido, 2009.

11 Figuran subrayados algunos casos adicionales que he podido comprobar directamente sobre el ejemplar de la BNE. He destacado en negritas los casos en que yerran los dos ejemplares, añadiendo en la última columna alguna aclaración entre corchetes en los ejemplos más necesitados de ella. He descartado algún caso aducido por Sánchez Laílla, 2001a, en que no creo necesario interpretar que hay error: así ocurre, por ejemplo, con farfante (D3v, 54, 17), adjetivo aplicado al guía «de la lengua horadada» que traen los dos ejemplares y que no es necesario corregir en farsante (por mucho que también se le denomine «farsante guia» en C7v, 46, 26), pues farfante ‘fanfarrón, presuntuoso’ aparece en otras obras del periodo y, sobre todo, dos veces más en la tercera parte del Criticón, una de ellas con aprovechamiento muy graciano del trueque de vocablos y grafías (ese alta por efe): «aurà dicho alguna chancilla de las que se vsan, algun farfante» (VII, M4v, 184, 15-17); «el Rey Francisco el primero de la Francia, estendiendo a la par ambas reales manos a los Sabios, y a los valerosos, y no a los farfantes, ni farsantes» (VI, K8v, 160, 6-9). Prescindo también de los casos, recogidos en lista separada por Sánchez Laílla, 2001a, p. 316, en que falta o no resulta bien visible algún carácter en el ejemplar de la BNE, pero no en el de la UCM (mo[ç]os, 33,19; despe[j]ar, 37, 2; J[au]ja, 40, 22; so[b]re, 48, 7); existen casos a la inversa, en que solo el ejemplar complutense delata un tipo que saltó del molde o estaba insuficientemente entintado: pred[i]quen (35, 3); verid[i]cos (41, 21-22).

12 Salvo el tipo volcado en ferviente (52, 21-22; en negritas y subrayado). Aunque no existieran otros indicios de que no nos hallamos ante ejemplares de una misma edición, las discrepancias en el error no textual son aquí demasiadas, y las semejanzas demasiado escasas en tan poco espacio, como para pensar en divergencias debidas a sucesivos estados de impresión de los pliegos (para la noción de «variante de estado», ver ya Moll, 1979; Moll, 1982): es cierto que Mañero, 2012, pp. 973-984 recoge hasta 34 variantes en uno de los pliegos (el G) de la Pícara Justina: pero, de un lado, se trata de un caso extremo, pues la gran mayoría de los pliegos presentan entre ninguna y diez diferencias entre sí en el amplio conjunto analizado (11 ejemplares de la princeps de 1605: ver también Mañero, 2011); y, por otra parte, no es de esperar que sea siempre el mismo ejemplar el que presente los estados más antiguos, pues «a la diferencia […] del número de ejemplares corregidos o sin corregir de cada pliego, habrá que añadir las posibilidades de combinación de los mismos al encuadernar los volúmenes» (Moll, 1979). Desde ambos puntos de vista, la constancia sostenida en el error del ejemplar de la BNE, que parece acumular decenas de yerros en cada uno de sus cuadernillos, resultaría chocante, pues se trataría —rarissima avis— de un ejemplar compuesto exclusivamente por pliegos correspondientes a un estado muy primario.

13 Romera Navarro, 1940 advierte de varios de ellos (bualuen, estes, agradablle, ohogados, prouechoios) en sus notas al pie, lo que indica sin género de dudas que manejó como base de su edición un ejemplar afín al complutense.

14 Lo mismo ocurrió, por ejemplo, en atrancar las puertas (UCM, G2v, 100, 25), transformado en arrancar las puertas (BNE).

15 «[E]n 1653, cuando apareció en la Segunda el índice de la Tercera Parte, el jesuita pudo tener ya dispuesto el diseño de la misma, pero […] debió de irla escribiendo y reescribiendo», en un proceso de «escritura o reescritura compuesta […] que nos recuerda, en parte, el de los cambios operados con la Agudeza de 1648 respecto al primer Arte de ingenio, publicado seis años antes» (Egido, 2009, p. xxxvi). Un hito en ese proceso fue el envío de unas crisis a Lastanosa y Uztarroz en 1655 (Egido, 2004b).

16 Para la relación con Lastanosa a esas alturas, ver Egido, 2011, p. 335; para la figura del mecenas oscense, ver Gil, 2008. Gracián, como narró magníficamente Batllori, 1958, topó en sus últimos años con la oposición manifiesta del general de los jesuitas, el alemán Goswin Nickel, acompañada de una vigilancia estrecha por parte de sus inmediatos superiores provinciales. De ahí que, aunque seguía en Zaragoza, se creyera «mejor comprendido fuera de su Compañía y de su tierra» y prefiriera situar la publicación «lejos de la vigilancia de los superiores zaragozanos», recurriendo al «apoyo de los libreros que siempre tuviera […] en la corte» (Egido, 2009, p. xxv, p. xxix). Gracián recelaba, sin duda, el descontento que detonaría en la Compañía la aparición de la parte final del Criticón (y no se equivocaba, a juzgar por el severísimo castigo que recibió, con la privación de cátedra y el destierro a Graus), por lo que quizá temía maniobras que dificultasen su aparición y tenía interés, por consiguiente, en publicar sin demora.

17 Véase Egido, 2009, p. xvii. También en 1653 editó este librero la segunda edición del Oráculo manual, y debió ser igualmente «en 1653, o poco después» cuando quiso Lamberto «ampliar su oferta de obras de Gracián, a espaldas del autor o con su anuencia», para lo cual hizo imprimir, falsificadas, ediciones anteriores del El político y El discreto (Moll, 1997, pp. 122-123). Lamberto, además, había casado con la hija de Roberto Lorenzo y heredado con ello el negocio de este otro librero, con quien Gracián había trabajado desde que Lorenzo (de origén francés, como Lamberto) costeó la edición de 1642 del Arte de ingenio (ver para todo ello Moll, 1997).

18 De sus prensas había salido, en efecto, el Guzmán de Alfarache en 1641 (a costa de Pedro García Sodruz) y, en 1653, la Quinta parte de comedias escogidas de los mejores ingenios de España (a costa de Juan de San Vicente). Más adelante imprimiría, por encargo del librero Santiago Martín Redondo, los Autos al nacimiento del Hijo de Dios de Cosme Gómez de Tejada (1661), otro Guzmán (1661), la biografía de Quevedo por Pablo Antonio de Tarsia (1663) y —lo que es aquí de mayor interés— las Obras de Gracián en 1664 (ver Moll, 2000). A lo largo de su carrera, que se eclipsa en 1666, realizaría muchos encargos semejantes, particularmente por comisión de los libreros Domingo Palacio y Villegas, Juan de Valdés y Antonio de Riero y Tejada, familiar del Santo Oficio. Fue asimismo el impresor de las primeras obras de Francisco Santos.

19 Si los libros de Gracián que él pudo ver impresos en vida fueron, por lo general, «pobres y meninos en su materialidad y formato» (Egido, 2014a, p. 12), con la consiguiente «baja calidad del papel y de la tinta» (Egido 2001, p. 146), esta última princeps del Criticón, con «solo una mayúscula enmarcada en un dibujo que adorna la inicial de la primera crisi», resulta de «fábrica aún más modesta, si cabe, que las anteriores» (Egido, 2009, p. xxxvii). El cuidado de los oficiales en la producción de la obra probablemente corrió parejas con su escasa calidad libraria. Por otro lado, también la ausencia de anotaciones marginales en esta parte, frente a las dos primeras, pudo tener su origen último en la premura y la reducción de costes y esfuerzo editoriales. Si así fue, Gracián supo hacer, desde luego, de la necesidad virtud, reconvirtiendo los márgenes vacíos en espacios escriturales libres a través de los que establecer un diálogo con su lector (véanse la cita del prólogo que encabeza este artículo y Egido, 2014b, pp. 326-327).

20 «Las erratas son tan numerosas en esta Tercera Parte, y de tal carácter muchas de ellas, que parece imposible escapasen a la mirada del autor. En comparación, la Parte Primera resulta casi impecable. Por ello me inclino a creer que Gracián no vió las pruebas de imprenta de 1657, sin duda por fuerza mayor» (Romera, 1940, p. 13, n. 72d; véase en el mismo sentido Egido, 2009, p. lxv). Cosa distinta es que Gracián pudiera intervenir sobre el original de imprenta manuscrito (la copia en limpio de su autógrafo sobre la que trabajó el impresor), corrigiéndolo tras su transcripción y añadiendo indicaciones para la imprenta, lo que resulta probable: podría explicarse así, en autor tan sabidamente puntilloso con sus producciones, el efecto icónico que sugiere Egido, 2001, p. 161, precisamente en la crisi segunda de la Tercera parte, donde, en las pp. 33-34 del impreso, coincide un acto de lectura ficcional en que se pasa una página con el final efectivo de la hoja: «boluiendo la hoja, y […] esforçando la voz, / le- [C1v] leyò desta suerte: […]». Como se ve, la ubicación del pasaje en el impreso, justamente al término de la primera plana que se compuso en ese pliego, favorece la hipótesis. No sé si es más o menos casual la repetición casi idéntica de este efecto en la edición de Blanco, 1993, pp. 465-466, en la que el cambio de página se produce tras el sintagma de esta suerte.

21 Así lo sugiere la segunda edición de la Primera parte (1658), que encargó la viuda de Lamberto (Moll, 1997, p. 120), quizá ya sin conocimiento siquiera de Gracián, al mismo Pablo de Val y que «salió llena de erratas» (Egido 2009, p. xxvii).

22 Para la función y las características de los originales de imprenta manuscritos, véanse sobre todo Garza, 2000, 2006 y 2009.

23 Era cosa frecuente en la manuscritura: «En general, la confusión de s y l, por la semejanza de ambas grafías en los manuscritos, es errata muy común en los libros de aquel siglo» (Romera,1940, p. 26, n. 71). También las copias manuscritas cometían este error: el ms. L (Londres, British Library) de los Coloquios de Palatino y Pinciano de Arce de Otálora tuvo por antígrafo el ms. Z (Zaragoza, Universidad); donde Z lee «con tres razones buenas y enteras dizen vna necedad por contrapeso» (40v, 23-24), L copió, sin entender el texto, «por contrapelo» (para este texto, su génesis y sus variantes, ver Ocasar, 2008).

24 Cito por el ejemplar de la UCM, aunque todos los casos de (1-5) traen el pronombre en cuestión de igual forma en el de la BNE. Las diversas ediciones dieciochescas del Criticón ya advirtieron y enmendaron estas confusiones —como señala Romera, 1940 en los pasajes correspondientes— en todos los casos citados en (1-2), salvo el último, que corrige Romera. También se rectificó, ya desde 1683, este otro pasaje de la segunda crisi: «Desdichado del paje que en esto se descuyda, que al mismo punto se despiden»; en efecto, le me parece preferible, y la interpretación de se despiden como pasiva refleja que propone Romera, 1940, p. 62, n. 105, muy forzada en términos de continuidad referencial; sin embargo, no veo imposible —aunque tampoco probable— una lectura reflexiva de se (cf. Si le dices esa barbaridad a tu jefe, te estás despidiendo).

25 Ya enmendó así Romera, 1940, p. 61, a pesar de que todas las ediciones consultadas por él traen le. Otros editores prefieren les, corrección desde luego posible (que un cajista olvide una ese final no tiene nada de extraordinario); pero la enmienda en se encuentra apoyo, como puede verse, en todo un conjunto de errores semejantes, incluido uno casi inmediato (cf. 4), y ofrece, además, una solución retóricamente más rica, ya que permite interpretar el pasaje como una forma de ratiocinatio que sin duda contribuye a la caracterización del hablistán como tal, pues lo propio de tal figura, según la Rhetorica ad Herennium, es que el orador, mediante una pregunta que él mismo contesta, «animum auditoris retineat attentum cum venustate sermonis, tum rationum exspectatione» (ver Martin, 1974, pp. 286-287).

26 Para la primera interpretación, ver Romera, 1940, p. 76; para la segunda, Sánchez Laílla, 2001b, p. 168.

27 Con esta corrección, la sintaxis del pasaje pasa a no tener nada de especial: tanto la duplicación del objeto pronominal (sea sí) como el uso autónomo de la anáfora de identidad (frente a sí mismo) están sobradamente documentados en el propio Criticón (cito por la edición de Romera, 1938-1940): «Háblese a sí y dígase la verdad, que ningún otro se la dirá» (I, 11, p. 340); «mátanse de hambre a sí y a sus familias» (II, 3, p. 110); «cada uno se mirava a sí y enmudecía» (II, 11, p. 338), etc. Creo que la interpretación queda también algo más clara: la «ley de cortesano» o acomodadiza que muestra aquí el hablador consiste en ese decirse a sí mismo que no existe otro remedio (no se puede pasar por otro, donde otro vale ‘otra cosa’, es frase hecha, cf. I, 10, p. 306: «Andrenio, como moço, […] pidió le atassen con flores […]; mas Critilo, viendo que no podía passar por otro, dixo que le atassen a él con cintas de libros»). La interjección (he, en los impresos) posiblemente se ha interpretado por la crítica moderna como marca de interpelación a un interlocutor, y así funciona a veces en la prosa de Gracián; pero, en otras ocasiones, carece de contenido interpersonal, y expresa simplemente —como creo que ocurre en (5)— un estímulo animoso que el locutor se dirige a sí mismo, o bien la aceptación resignada de algo que produce disgusto, de modo parecido a los actuales ea o hale: «Gentil modo de meter el pie en un mundo, laberinto común, forjado de malicias y mentiras, donde cien atenciones no bastan. ¡Eh!, que no estuvo esto bien dispuesto, llamémonos a engaño y procúrese el remedio» (III, 1, p. 17).

28 «El cajista era, simplemente, un copista; realizaba las mismas funciones que la persona que escribía un texto manuscrito tomándolo de un modelo, aunque el resultado inmediato no era exactamente el mismo. En el trabajo de ambos observamos idéntica secuencia: la lectura de un fragmento del texto en el original, la memorización temporal de ese fragmento del texto y su escritura a continuación» (Martín Abad, 2003, p. 21). Nótese que en C2v, 36, 21-22 (véase la primera tabla) se produce un error por anticipación (entregó a un baculo a Critilo) que responde igualmente a este proceso general de copia por pericopas, no letra a letra. Por perseveración, en cambio, quizá pueda explicarse otro pasaje opaco de la crisi segunda: «mas porque todo se diga, y no me quede con escrupulos de estomago, no pocos se persuaden, y lo andan mascando entre dientes, que son ver[i]dicos, y vn alegre eficaz veneno» (C5r, 41, 19-22). Romera, 1940, p. 66, n. 136 supone es verídico en el original, pero los «verídicos» son sin duda los que dicen la verdad, que no se proclama a boca llena, sino mascada, como ya había explicado Gracián en otro lugar: «[Doctor] Es la verdad una doncella tan vergonzosa cuanto hermosa, y por eso anda siempre atapada. [Autor] Descúbranla los príncipes con galantería, que han de tener mucho de adivinos de verdades y de zahoríes de desengaños. Cuanto más entre dientes se les dicen, es dárselas mascadas, para que mejor se digieran y entren en provecho» (Gracián, El discreto, p. 124). Quizá el cajista retuvo en este caso la conjunción copulativa que precede a lo andan mascando y la reprodujo de nuevo al inicio del siguiente fragmento de copia en lugar de otra palabra del original, tal vez el infinitivo ser, de modo que podría editarse: «no pocos se persuaden (y lo andan mascando entre dientes, que son verídicos) [ser] un alegre eficaz veneno». La construcción de accusativus cum infinitivo con la cópula ser (cuyo sujeto es aquí ‘el vino’) resulta aún usual en este tiempo (Pons, 2008): cf. por ejemplo «Y alabarlo todo, y no dar nada, que con esto […] se persuaden ser aquello verdadero» (Remiro de Navarra, Los peligros de Madrid, f. 102r).

29 Hace ya mucho tiempo que Traube, 1900, p. 113 defendió que una conjetura no es mejor por ser paleográfica, y desde luego no es correcta solo por ser paleográficamente posible («Eine Konjektur wird dadurch doch nicht besser, daß man sie paläographisch begründen kann; und gewiß wird sie dadurch noch nicht richtig, daß sie paläographisch im besten Fall möglich ist»); como señala Rico, 2004, p. 29, aceptar lo primero es querer dar comunión con ruedas de molino; lo segundo, sin embargo, como bien apunta Timpanaro, 1981, p. 92, no deja de ser cierto, pues, al fin, se trata de conjeturas, y una conjetura no puede ser verdadera, sino más o menos verosímil (una «plausible Vermutung [...] zur Verbesserung des Textes», en definición de Bohnenkamp, 1996, p. 183): para los problemas que acarrea esta característica epistemológica de la ecdótica, véanse las reflexiones de Bremer y Wirth, 2010, pp. 14-15. En todo caso, como trataremos de mostrar, no es cierto que la paleografía sea cosa enteramente prescindible cuando se trata de la enmienda de un único error («Die Paläographie ist ja auch für die Heilung eines einzelnen Fehlers etwas sehr Entbehrliches», Traube, 1900, p. 113).

30 La erre, sobre todo en posición inicial, se escribía con frecuencia muy abierta en el siglo xvii, como puede verse, por ejemplo, en el manuscrito autógrafo de la España defendida de Quevedo: cf., en la imagen reproducida en el apéndice, raçon (22v, línea 7) o recreazion (22v, 16) con vezino (22v, 3) o vease (22v, 14).

31 En (6b), el cajista seguramente pensó —y lo sugiere también la puntuación— que vire era un término italiano para un «viejo temprano». En (6c-d) se da un caso parecido al de la confusion se / le: en general debió ser relativamente fácil interpretar la grafía del original en las bases léxicas, pero los morfemas del verbo (en 6c el correcto es el de futuro, en 6d la forma en -ra) planteaban más dificultades. De nuevo, nadie en el taller que produjo la princeps se molestó demasiado en releer los pliegos, al menos no más allá de la comprobación de que contenían palabras existentes en el idioma, sin detenerse en si contextualmente hacían sentido. Enmendó ya todos estos pasajes —aunque sin argumentación paleográfica— Romera,1940, acogiendo correcciones de las sucesivas ediciones antiguas.

32 Ver Romera, 1940, p. 59, n. 74; LESO, 1988, p. 217.

33 Cf. ya, en idéntico contexto, la traducción por fray Vicente de Burgos (Tolosa, Enrique Meyer, 1494) del De propietatibus rerum de Bartolomé Anglico (XVII, 106, f. 232v-a): «quita el gomito que viene por dificultad de la virtud retentiua».

34 Empinada «como el codo de los bebedores», según apunta LESO, 1988, p. 217.

35 Quizá ‘adamadas’ lleve, en este contexto, el significado adicional de ‘gruesas’: «[Ermitaño] ¡Cómo pesa el mal logrado! / [Marqués] Pues bien adamado era / el pobre, antes que muriera. / [Ermitaño] Debe de haber engordado» (Jerónimo Cáncer, La muerte de Valdovinos [1651], apud CORDE). Se establece así una relación múltiple muy graciana: gruesas y coloradas, «a la Flamenca», estas «ninfas» recuperan la mención, unas líneas antes, de los «dibuxos del Rubens» (ver Egido, 2009, p. xciv); y anticipan, de paso, la obesidad desmesurada de la reina del palacio (que a su vez se relaciona con la representación de Baco en el emblema XXV de Alciato y en las pinturas de Velázquez: ver Egido, 2009, pp. xcvi-xcvii).

36 Ver Correa, 1971, vol. 3, p. 57, n. 10 y Vaíllo, 2001, p. 341, n. 20. La definición procede de Covarubias, Tesoro, p. 239b, s. v. atahona.

37 La propuesta de LESO sugiere que tahona llevaría al lector a la idea de una entidad sin agua, y esta a su vez, por contraste, a la de un individuo que prefiere al agua el vino. Veo este doble salto conceptual muy alambicado sin la presencia explícita del agua (que sería la base de la relación) en toda la secuencia. Por lo demás, esa interpretación de tahona dejaría el simbolismo del palacio restringido al ámbito del vicioso apetito del vino (encarnado ya en los lobos soñolientos), con exclusión del de la lujuria: no parece ser esa, como veremos, la intención de Gracián, que esmalta la crisis de referencias evidentes al desenfreno carnal. En realidad, el encaje de tahona sería algo más fácil en la medida en que este instrumento se relacionase ya entonces preferentemente con la panadería (i), pues el pan, los bollos, los hornos y hasta las «cruzadas panaderas» tenían una larga tradición dentro de la poesía jocosa y erótica; pero no encuentro ningún ejemplo firme del aprovechamiento de tal relación hasta el siglo siguiente:
(i) palabra no le he de hablar / aunque le encuentre en la calle, / ni de comer a manteles / molletes de la atahona (Jerónimo Cáncer, La muerte de Valdovinos [1651], apud CORDE)
(ii) En mi tiempo el pan del novio / le bastaba a una casada; / y hoy, de tahona en tahona, / muchas van buscando hogaza (La España antigua. Tonadilla a solo [1785], apud CORDE)

38 Es opinión prácticamente unánime, de Romera, 1940, p. 69, n. 164 (quien alude, con un apunte erudito, a «las rameras que había en los bodegones») hasta Cantarino,1998, p. 558, n. 70 («puede estar por ‘rameras’») pasando por Sánchez Laílla, 2001a, p. 319, n. 117 o Alonso, 1980, p. 576, n. 69 («Errata tiene el texto […]. Se trata, sin duda, de raposa, ‘ramera’ […], siguiendo la relación de animales y pensando que entretenida es ‘prostituta’»). En efecto, como indica este último editor, el adjetivo entretenida se empleaba ya en el sentido de ‘(amante) mantenida’: ver por todos el romance final del Estebanillo González: «El fin de mis caravanas / anhela y pide pecunia, / que es la bella entretenida / sanguisuela que la chupa» (XIII, p. 519). Y el propio Gracián, en la obra que compuso inmediatamente antes que la tercera parte de El Criticón, relaciona entretenida con perdida en un pasaje donde ambos adjetivos parecen referirse a quien se distrae o abandona en el pecado: «Contempla cómo la simple ovejuela, engañada de su antojo y llevada de su gusto, se aparta del rebaño, se aleja de su pastor, perdida cuando más entretenida, apacentando sus apetitos en los verdes prados de sus deleites» (Gracián, Comulgatorio, XXII, 1, p. 819).

39 Los pámpanos aluden, claro está, al vino, mientras que «la yedra es symbolo de la ramera» (Sebastián de Covarrubias, Emblemas morales, I, 37, f. F1v, apud BDEH), esto es, de su «falsa amistad», que consume lo que abraza (Juan de Horozco, Emblemas morales, III, 18, f. 136r, apud BDEH).

40 Según el guía, «bien puede secarse Chipre, y ahorcarse los Pensiles, con que no falta aqui su Babilonia» (C6r, 43, 17-19). Chipre es conocido por el vino y más aún por ser patria de Venus; también por sus jardines, que se maridan aquí (como, más adelante, en XII, Y6r, 347, 9-12) con los de Babilonia (ver Egido, 2008a,
pp. 92-93), al tiempo que anuncian a la vinosa reina, que aparece brindando «vn bernegal de buen tamaño a todos quantos llegauan» (C8v, 48, 19-20), como la apocalíptica meretriz de Babilonia en el emblema 6 de Alciato (La fingida religión), al que acompaña este texto en la versión española de Bernardino Daza (1549): «Vna ramera en vn sillon sentada / en señal de honrra de grana vestida / a todos da à beuer de una labrada / y llena taza, y cabe ella tendida / està gran multitud emborrachada» (emblema 120, p. 118, apud BDEH). Venus y Baco van, pues, de la mano, como en el romance: lo sugieren igualmente los tonos «rojo encendido», «de finos granates», «de preciosos rubis» (C7r, 45, 3-7) propios del vino tinto, pero también de la carnalidad, pues «el rojo al amador / y a la ramera conviene», como explica el emblema de Alciato sobre el simbolismo de los colores (169, p. 210): y cf. de nuevo la meretriz babilónica «de grana vestida».

41 El citado emblema 120 del Alciato traducido por Daza representa a la meretrix magna, como quiere el Apocalipsis (17:3), sobre una bestia de siete cabezas, iconografía que recuerda poderosamente a la de Escila, monstruo cuya parte inferior forman cabezas de perro (ver las imágenes en el apéndice). El emblema 200
(p. 244) es precisamente un grabado de Escila, imagen de la «desvergüença» (impudentia), y quizá esto ayude a entender que la reina de esta crisi pueda convocar no solo una fiera, sino también «vn infame acroceraumnio», siguiendo probablemente en esta asociación a Camões (Lusíadas, VI, 82, vv. 1-4) en la traducción española de Enrique Garcés (1591), que poseía Lastanosa: «Si tengo nueuos miedos peligrosos / de otra Scylla, y Charibdis ya passados, / otras Sirtes, y baxos arenosos, / otros Acroceraunios infamados» (para el origen horaciano de los infames scopula Acroceraunia, ver Romera, 1938, p. 319, n. 7). Escila y Caribdis (ambas convocadas por la reina en D3r, 53, 26-29) tienen en común con los montes Ceraunios su carácter de elevados escollos junto al mar, y son por eso mismo otros tantos monstruos que acechan al hombre en su navegación vital: no creo que haya aquí «chiste de colegio» (LESO, 1988, 218). Gracián aprovecha, eso sí, para citarse a sí mismo una vez más: «Y no son todos hombres los que vemos, que ay horribles monstruos y aun acroceraunios en los golfos de las grandes poblaciones: sabios sin obras, viejos sin prudencia, moços sin sugeción, mugeres sin vergüença [...]» (El Criticón, I, 11, p. 319).

42 Aun así, se trataría aquí de un error esporádico, pues, como hemos dicho, la erre del original debía confundirse sobre todo con uve, como en la manuscritura de Quevedo. En la muestra quevedesca del apéndice, precisamente, puede apreciarse que la <t> sí guarda cierta semejanza con la erre alta inicial, y más aún con la que se agrupa para formar <tr> o <ti>: cf. Reyes (23r, 3) o Rio (23r, 11) frente a tierra (22v, 2) y otro en la secuencia por otro nombre (23r, 6).

43 Según ha comentado Navarro, 2009, pp. 265-267. Ver también Mañero, 2011, pp. 419-420, que añade apoyos materiales a esta enmienda. Menos seguro es que estemos también ante un error de lectura del original, como cree Mañero, en despetnaran por el correcto despertaran: la <r> y la <t> de imprenta eran sumamente parecidas, de modo que sus tipos podían confundirse al tacto o acabar ocupando el cajetín equivocado (McKerrow, 1927, pp. 268-277), lo que favorece el trueque de estas consonantes. Hay muchos casos de este tipo en el ejemplar de la BNE de la Tercera parte de El Criticón que no tienen correspondencia en el ejemplar complutense (a los de la primera tabla pueden añadirse 123, 29: inrencionado; 128, 19: carras; 202, 26: catatros ‘catarros’; 24,10: quanro; 245,21: senrir; 331,12: suerre), todos en palabras que debían resultar fácilmente reconocibles para el cajista, lo que sugiere que se trata de errores mecánicos; pero podría haber error de lectura (del segundo impreso sobre el primero) en estiriquez por el correcto estitiquez ‘estreñimiento’ —que posiblemente no formaba parte de léxico accesible a un cajista medio— y en otros casos ya señalados, como arrancar por atrancar. La distinción r / t en los impresos del xvii, en cualquier caso, es tan peliaguda que sigue constituyendo hoy día una de las mayores dificultades para los programas de reconocimiento automático de caracteres aplicados a textos de esa época (ver Ballesteros, Morales y Cedillo, 2012, p. 29).

44 Así, por ejemplo, la de Köhler al alemán, quien traduce aquí wachere Füchsinnen (Köhler, 2001, p. 638), valido sin duda de la anotación de Romera, 1940.

45 Véanse, sin afán de exhaustividad, la «sagaz vulpeja» de la Agudeza (XXXVIII, p. 614), la «vulpeja que a todos engaña» de El discreto (XXIII, p. 174) o las alusiones a la piel de raposa como indicio de astucia política (Oráculo, CCXX, p. 275; El Criticón, I, p. 232; y, a propósito de este ultimo pasaje, López Poza, 2002), relación confirmada en el híbrido de «político y raposo» (El Criticón, III, 123) y en la adaptación de diversas fábulas que subrayan la mañosa inteligencia del animal (ver Cuartero, 2003). No puedo aquí comentar estos pasajes individualmente: en la gran mayoría se parafrasea o alude a fábulas, emblemas (singularmente el 188 de Alciato, que figura con el número 48 en la traducción de Daza) y sententiae clásicas fácilmente reconocibles (vulpes non iterum capitur laqueo, por ejemplo: cf. «parando laços a los raposos viejos» en El Criticón, II, p. 291).

46 La zorra es ya en Plinio «animal alioqui sollertia dirum» (VIII, 42, p. 90), y Gessner dice de ella que «in exuperantiam infinitae tum malitiae, tum fraudis progreditur, nihil ut non & malitiose, & dolose agat» (Historia animalium, s. v. vulpes, p. 1085), de modo que no es extraño si «[p]er eam utique vafrum, callidum, astutumque hominem, ac dolis omnibus instructus significari tradunt» (PierioValeriano, Hyeroglifica, XIII,
p. 97). Todas estas fuentes estaban disponibles en la biblioteca de Lastanosa (en el caso de Plinio, en la traducción italiana de Landino), lo mismo que la Historia natural de Jerónimo de Huerta, donde la raposa es animal «engañoso y astuto» (Huerta, XXVIII, f. 199r). Había, además, aprovechamientos cultos de esta correlación que seguramente no escaparon a la atención de Gracián: «Desde la difusión de Il Principe de Maquiavelo, se había hecho lugar común identificar la astucia con la raposa» (López Poza, 2002, p. 363). Era, en fin, un tropo de lo más común (ver Cantera, 1989): «El tropo es trueco i traslado de la dizion [...] en otra conzerniénte metaforica i alegorica, hecho por eleganzia, ó maior espresion, como llamar generazion de bivoras á los matadores de sus padres, zorra al astuto, doblado al finxido, cuero al beodo, lebron, ó milano, ó gallina al cobarde» (Correas, Arte grande, LXXX, p. 404). Por otra parte, el empleo de zorra / raposa / vulpeja en relación con el trato carnal o la mancebía es difícil de documentar en el Siglo de Oro y, allá donde surge (como en el pasaje del Marcos de Obregón citado por Autoridades), parece guardar más relacion con la idea de engaño o fraude que con la concupiscencia: «En la fábula de Céphalo y Procris [...] [e]l dardo [...] mata la deshonesta lascivia, [...] que es una raposa, porque el amor deshonesto siempre anda con engaños, como la zorra» (Pérez de Moya, Philosophía secreta, IV, 54, p. 564).

47 Y también, claro está, la loba (cf. lupanar), equiparación ya plautina («divortunt mores virgini longe ac lupae»: Epidicus, III, 3, 22; apud Perseus) y recogida en diccionarios como el Nomenclator de Decimator, p. 306: «Lupa Hisp. Loba ò la puta del burdel ò ramera». Avalado por la tradición, Gracián usa el vocablo en El Criticón para aludir a la lascivia (asociada, en el segundo ejemplo, a la bebida): «Todo esso es nada —dixo uno— con el prevalecer contra las mismas sirenas y transformarlas en matronas, aquel convertir en tórtolas las lobas; y lo más que se puede imaginar, que de una Venus bestial hizo una virgen vestal» (I, 8, p. 247); «— ¿Y en qué transformava [el vino] las gentes? — Los hombres en gimios, y las mugeres en lobas. Él era un raro veneno que apuntava al cuerpo y hería el alma, al vientre y pegava en la mente» (II, 8, p. 273). Recuérdese, no obstante, que lobas resulta injustificable como origen de la lectura tahonas; podría, si acaso, pensarse en lobonas, pero no encuentro documentación de la época que corrobore el uso de este derivado y, en todo caso, el tránsito de <l> inicial a <t> seguiría siendo cosa ardua.

48 De nuevo, <h> y <b> se asemejan tambien como tipos de imprenta, de modo que en algunos casos pudieron confundirse mecánicamente y en otros es difícil averiguarlo: mecánico parece el error se huelbe por el correcto se buelve en La pícara Justina (II, 1, 1, f. I7v), y pudo ser mecánico o de lectura el que comete el ejemplar de la BNE al poner ahogados donde el de la UCM trae —correctamente— abogados (O2v, 212, 3). En el caso de (14a), creo que favorece la interpretación como mala lectura la compañía del infinitivo, que invita a leer la secuencia como una subordinada temporal introducida por preposición, lección claramente facilior en este contexto frente a bastar ‘ser suficiente’.

49 En último término, solo es imprescindible suponer el error de lectura h / b para que el cajista leyera, a partir de la forma rabonas del original, un incomprensible rahonas y lo cambiara en tahonas. El error h / b también justificaría, en principio, una forma inicial rabosas que revelaría un dialectalismo aragonés, ya presente en las traducciones de Fernández de Heredia: «en dos maneras puede seyer fecha iniuria ad alguno, esto es, ho por fuerça, assin como a leon, o por enganyo, assin como rabosa» (Libro de actoridades [1376-1396], apud CORDE; traduce a Cicerón, De officiis, I, 13, apud Perseus: «cum duobus modis, id est aut vi aut fraude, fiat iniuria, fraus quasi vulpecuale, vis leonis videtur»). Los regionalismos menudean en el Criticón (ver Ynduráin, 1958; Frago, 1986; Enguita, 2001), como prueba en la misma crisi segunda de la Tercera parte la voz punchoneros ‘incordiosos’ (C4v, 40, 12), pero lo cierto es que Gracián emplea siempre la forma raposa, nunca rabosa; y, además, quedaría por explicar el cambio de <s> por <n> para llegar a tahonas.

50 Ver Covarrubias, Tesoro, s. v. derrabar / s. v. rabo, p. 679b / p. 1391b.

51 Existe un deslizamiento semántico por el que rabón acaba equivaliendo sin más a ‘corto’, principalmente, al parecer, con aplicación a las prendas de ropa. Se documenta desde el siglo xvii a fines del xix en España y, todavía hoy, en México o Guatemala: «vna beata con vn habito penitente, cien medallas, y rosario largo, fruncido el rostro con toca rabona, ojos tiernos, y boca de documentos» (Santos, El escándalo del mundo, p. 111); «¿Por qué andas tan rabona? Además, no sabes sentarte. Yo me moriría antes que usar una falda así» (Poniatowska, Tlatelolco, I, p. 23). Regionalmente pueden darse otros sufijos: para rabo(n)a, rabena y rabela referidos a la vaca en Galicia, por ejemplo, ver Álvarez, 2009.

52 La colección de Refranes o proverbios en romance del «Comendador Griego» Hernán Núñez (en la edición de Salamanca, 1578) formaba parte de la biblioteca de Lastanosa.

53 Explica la base literal del juego de palabras este pasaje del Examen de ingenios de Huarte de San Juan: «ya se comienza a descubrir el entendimiento, el cual tiene con la dialéctica la mesma proporción que las trabas que echamos en los pies y manos de una mula cerril, que, andando algunos días con ellas, toma después cierta gracia en el andar» (III, p. 227). Las trabas de (18a) son, probablemente, las cadenas impuestas a Marina por ejercer de rabona. El sufijo despectivo -ona no es infrecuente en la época para prostitutas y terceras, como la famosa Margaritona madrileña de cuyo proceso en 1656 da cuenta Jerónimo de Barrionuevo (ver Márquez Villanueva, 1993, p. 161, n. 396). El apelativo tuvo cierto recorrido: en un texto costumbrista de 1788 se lee que «la tia Rabona la escribana no lo hizo mal en engullir y guardar» (Santos Capuano, Zumbas, 87, p. 259); dicha «tía Rabona» comparte escena con otras mujeres del común, como la tía Melena, la tía Holgachona y la tía Escolástica.

54 Los romances editados por Hidalgo, con su vocabulario germanesco como apéndice (de donde procede la definición de 18b), estaban en la biblioteca de Lastanosa en las ediciones zaragozanas de 1644 y 1654 (si es que no se trata de la misma, con error del inventario). La voz rabiza (para más ejemplos áureos, ver Chamorro, 2002, s. v.) tiene en principio un significado distinto al de rabona, pues indica más bien un cabo o punta flexible (según otra de las acepciones comunes de rabo, ‘apéndice, colgajo’), y lo mismo ocurre con rabosa, que en principio significa ‘rabilarga’ (ver Alonso Hernández, 1976, p. 653a, s. v., con ejemplo de la Tragedia policiana [1547]: «no hay mayor rabosa en el reyno»); pero poco importan estas diferencias, pues es el significado tabuizado de la base rabo el que induce la misma interpretación en los tres casos. Para otras formaciones con esta base, como rabicaliente y caliente de rabadilla, ver Alonso Hernández, 2001, pp. 18-19. Y para estos usos de rabo en general, con abundancia de ejemplos, Cela, 1994, vol. 5, pp. 79a-81a.

55 La palabra está presente en América desde los primeros tiempos de la colonización: además de (15a), véase Boyd-Bowman, 1972, p. 871b, s. v. sobremano: «tres mulas para la carga … la una prieta, rabona». Al DRAE llegó a través de los Neologismos y americanismos (1896) de Ricardo Palma, quien en sus Papeletas lexicográficas definía así la voz soldadera: «En México y repúblicas centroamericanas, se llama soldadera a la mujer que, en el Perú, Ecuador y Bolivia, es rabona o compañera del soldado» (Palma, 1903, p. 258). El primer autor español en hacerse eco de esta voz es posiblemente Valle-Inclán (la «chola rabona» de Tirano Banderas, II, 3, 5, p. 91).

56 Este dato ha pasado desapercibido hasta ahora, según creo (no se menciona esta obra en el reciente y exhaustivo estudio de Arredondo et al., 2012), pero no puede ser otro el libro que aparece en el fol. 4r del inventario de los libros del prócer oscense bajo la siguiente mención: «Alfonso Uz de Velasco. Barcelona año 1613. 16º». Aparecido con el título original de La lena en Milán en abril de 1602, se reeditó en la misma ciudad en septiembre de ese año, ya con el título de El celoso que adoptó Sebastián de Cormellas para la edición barcelonesa (ver Gutiérrez, 1992, p. 233).

57 Ya el nombre, claro está, es bastante elocuente: en la Oficina de Ravisio Textor, vol. 1, p. 203, se dedicaba un epígrafe, por ejemplo, a los más famosos alcahuetes, es decir, a los «lenones et lenae».

58 Para la importancia de la biblioteca de Lastanosa en la obra de Gracián, ver Cantarino, 2002 y Egido, 2008b, p. 110, n. 10, además de la profusión de fuentes localizables en esa «librería» que invoca ahora Egido, 2014b. El catálogo fue publicado por Selig, 1960, donde he localizado las obras que cito como presentes allí. No fue esta la única biblioteca a disposición de Gracián, claro está (ver por ejemplo Laplana, 1998), pero sí el «culto museo» (El Criticón, II, 4, p. 123) que debió acercarse más a la condición de «centro» para él. Era, ciertamente, una biblioteca escogida: la Lena (o El celoso) no se encuentra en ningún otro de los cerca de 150 inventarios de bibliotecas del siglo xvii analizados en Díez Borque, 2010 y Díez Borque y Bustos Táuler, 2012. Que Gracián no despreciaba en absoluto la lectura de obras de entretenimiento profano lo muestra, entre otras cosas, el eco en su obra de un pasaje del Don Diego de noche de Salas Barbadillo (véase Egido, 2011, pp. 320-322).

59 La noción procede de Egido, 1997, pp. 40-45. «Como cualquier lectura, cualquier conversación, cualquier buen sermón eran susceptibles de aportar nuevos ejemplos, no cesaría de crecer el fichero, índice o cartapacio, clasificado segun las “especies” de agudeza o concepto» (Blanco, 2004, p. 101).

60 Cito por la edición de 1760, prologada por Mayans. Pedro Simón Abril enseñó en Zaragoza (1574-1576) y fue catedrático allí desde 1583. En Zaragoza, en 1575, apareció la primera edición de su traducción de Esopo (con el texto latino enfrentado), que Gracián pudo manejar en sus años de formación, y muy probablemente conoció la reedición zaragozana de 1647. La fábula de la «zorra rabona» (de la que pueden verse dos ilustraciones en el apéndice) no está en todas las colecciones esópicas (cf. Lacarra 2009), y es de hecho Simón Abril quien la introdujo en España; pero debía estar bastante difundida en la segunda mitad del siglo xvii, pues la glosará Feijoo (nacido en 1676) en un par de ocasiones (Teatro crítico universal, II, 6, 14 y VIII, 5, 35: ver Talavera, 2007, pp. 189-191).

61 En la Tabla de Cebes (traducida igualmente por Pedro Simón Abril en 1586), los peregrinos «hallan a una mujer hermosa con un vaso en la mano del que todos beben [...]. Lo que han bebido es el error y la ignorancia, proporcionado por la Mala Persuasión o Engaño [...]. Enseguida encuentran a un grupo de mujeres rameras que son las Opiniones (Doxai), Apetitos (Epizymiai) y Deleites (Hedonai). Ellas se lanzan a los caminantes, los saltean, seduciéndolos, los separan del camino que seguían» (López Poza, 1994, pp. 90-91). El paralelo con la crisi que aquí tratamos es más que evidente (ver también López Poza, 2001), lo que refuerza la idea de que el contenido principal de la palabra oculta tras el error tahonas debe aludir al contenido ‘rameras’.

62 Era fábula muy conocida, como muestra el romance «Todo se murmura» de Góngora: «Ríese la zorra, / búrlase la mona, / de que le falte cola, / de que le sobre cola» (Micó et al. [eds.], 2013, romance 417). Su moraleja tradicional es la crítica de la avaricia del rico frente al pobre desnudo, pero ya en Góngora tiene una modulación distinta. En la Lena de Velázquez de Velasco aparece, apenas dos escenas después del pasaje de (20), en combinación con la máxima vulpes non iterum capitur laqueo: «Este es el primer sermón que ha hecho pollo a raposa, que no se hallará en Esopete. Estoy por reírme sin gana. Ha, ha, ha. Ahora digo que también se toman zorras viejas de las que han otras veces dejado la cola en el lazo» (Velázquez, El celoso, V, 5, p. 346). En el monólogo inicial de la obra, por otra parte, Lena presume de su experiencia comparándose con una gata de cola pelada: «Mas a fe que tiene que hacer con gata que trae pelada la cola» (I, 1, p. 238). Como se ve, pues, la ausencia o merma del rabo en animales astutos y díscolos es una analogía caracterizadora de esta tercera a lo largo de toda la obra.

63 En efecto, las fábulas de Esopo —en latín o romance— son, con diferencia, la más frecuente de las obras de ficción en prosa en las bibliotecas de la primera mitad del siglo xvii (Díez Borque, 2012, pp. 24-26), y siguen estando muy presentes en la segunda mitad (Arredondo, 2012, pp. 85-86, pp. 93-94). Para Esopo en Gracián, ver con carácter general Cuartero, 2003.

64 En las Historiae animalium de Gessner (I, p. 981) se habla de un animal mixto de zorra y mona, la simivulpa, cuya descripción compendia así Jerónimo de Huerta: «Criase otro animal en la región de Payra, y en la prouincia de Panama, llamado Semiuulpa, que del medio cuerpo adelante es semejante a raposa, y del medio atras tiene la forma de Simia» (Huerta, Historia natural, LIV, f. 296r). Al parecer, se trata de un didélfido, animal de larga cola que, sin embargo, en la iconografía de la época se suele representar fantasiosamente como una hembra rabicorta (así ocurre, por ejemplo, en la propia obra de Gessner, a pesar de su advertencia explícita: puede verse la imagen en el apéndice). Aunque sea llevar las cosas algo lejos, la simivulpa de Gessner y Huerta (ambos presentes, recuérdese, en la biblioteca de Lastanosa) evoca los monstruos híbridos y «diptongos» semihumanos (cf. El Criticón, III, pp. 122-124) tan frecuentes en Gracián, que sirven para «la personificación de una idea» (Blecua, 1945, p. 17). En todo caso, es evidente que «Gracián presenta un bestiario curioso que merecería consideración aparte» (Egido, 2008b, p. 113, n. 14; véase en este sentido Gaylord, 1986), y que «los ejemplos del bestiario […] le servirán para establecer una red de analogías conceptuales […] que son correlativas a la propia mecánica de la misma agudeza» (Egido, 2008b, p. 111). Quizá a Gracián, que debía tener noticia de la simivulpa, le rondara también esta imagen por la cabeza como correlato adicional evocado por el término rabonas.

65 Habla aquí la Moral Filosofía, quien a continuación hace con las fábulas de Esopo una guirnalda con que se corona. «También cita Gracián a Esopo en los discursos XXV y LV [de la Agudeza], recreándolo e imitándolo en El discreto y en El Criticón, ya desde el prólogo a la Primera parte» (Egido, 2008b, p. 124, n. 31). Pero Gracián no se contenta con imitar; también aspira a idear «una fábula suya de nuevo cuño, sintiéndose como un moderno Esopo, capaz de fundir a Ovidio con Apuleyo, Boccalini y Salas Barbadillo, para crear así una nueva invención fabulística» (Egido, 2008b, p. 134). O de fundir a Esopo mismo con la Lena y los «dibuxos del Rubens» para lograr un motivo más dentro de la «rica fusión de temas mitográficos desarrollados en tapices, emblemas y pinturas» que ofrece el jesuita en esta crisi, fiel a un principio constructivo e interpretativo en el que «la exégesis mítica andaba de la mano con la tradición esópica» (Egido, 2008b, p. 136, n. 53).

66 Como explica Bègue, 2008, pp. 35-36 en referencia al periodo inmediatamente posterior a Gracián, «con la progresiva difusión del estilo llano en el siglo xvii, la rota Virgilii cojea hasta romperse y quedar hecha pedazos. La escritura de las últimas décadas del siglo xvii y primeras del xviii es una escritura de transición, todavía llena de formulas gongorizantes confrontadas con otras, triviales, sencillas, hasta vulgares, pero cuyo contraste con las primeras resultaba altamente significativo. […] [S]entimos prefigurarse ya una poética de lo común, de lo “llano”, de lo “sencillo”, de lo familiar, de lo cotidiano».

67 Véase Gorsse y Jammes, 1988, p. 109.

68 En nuestro ejemplo, el lector, dada la equivalencia entre una serie de animales y sus correspondientes características morales, debe asignar valor al último término de la serie; y, para ello, debe indagar, partiendo de él, en una intrincada maraña de motivos y alusiones sobre los que deberá meditar para, de retorno, poder dotar al término enigmático de un sentido enteramente nuevo; es este procedimiento, en última instancia, el que justifica y motiva la erudita taracea de referencias, que no son peso muerto sino instrumento y guía de la interpretación del texto, el cual solo revela su sentido una vez que se ha desentrañado correctamente esa densa malla de significados: «El acarreo de fuentes […] se hace casi inagotable […], pero el arte de su autor al llevar a término la imitación compuesta es tan sutil y complejo, que siempre acaba por desconcertarnos hasta llegar al asombro. No en vano su diseño retórico y la forma en la que todo se somete a un ejercicio de metamorfosis, hacen que finalmente cualquier parecido con el original termine perdiendo sus destellos primigenios para brillar por cuenta propia» (Egido, 2009, p. clxix). El empleo de enigmas literarios tiene su correspondencia en la concepción de la naturaleza como mundo en cifra (cf. Egido, 2014b, p. 152).

69 Egido, 2014b, p. 301.

70 «El Criticón transformó al lector en descifrador de letras y en peregrino de la lectura y de la vida, mostrándonos una forma de leer que es también un modo de andar y hasta de navegar, en el sentido más moderno, a través de las grafías, avanzando por ellas en busca de un destino» (Egido, 2001, p. 164).

71 «Durante mucho tiempo se ha tenido a Gracián por oscuro, laberíntico, ininteligible. Requieren sus trabajos una lectura detenida; pero no hay en la prosa de Gracián nada que falte ni que sobre para su comprensión total» (Azorín, 1938, p. 54). Para la fascinación de Azorín por Gracián, véase Calvo, 2001.

72 «Dejar con hambre. Hase de dejar en los labios aun con el néctar. Es el deseo medida de la estimación. Hasta la material sed es treta de buen gusto picarla, pero no acabarla» (Gracián, Oráculo, CCXCIX, p. 303). Tiene el lector de Gracián, así, la misma sensación que describió el belmontino, proyectándose a su vez como lector, en su aprobación al Entretenimiento de las musas (1654) de Francisco de la La Torre Sebil: que «de tal modo fue entrando en comer, que queda picado para otras muchas obras de su ingenioso autor» (cit. en Cayuela, 2014).

Inicio de página

Para citar este artículo

Referencia en papel

Álvaro S. Octavio de Toledo y Huerta, « ¿Qué se cuece en tahonas entretenidas? Notas para la enmienda de un pasaje graciano (Criticón, III, 2, C6r) », Criticón, 123 | 2015, 133-166.

Referencia electrónica

Álvaro S. Octavio de Toledo y Huerta, « ¿Qué se cuece en tahonas entretenidas? Notas para la enmienda de un pasaje graciano (Criticón, III, 2, C6r) », Criticón [En línea], 123 | 2015, Publicado el 04 mayo 2015, consultado el 25 marzo 2017. URL : http://criticon.revues.org/1554 ; DOI : 10.4000/criticon.1554

Inicio de página

Autor

Álvaro S. Octavio de Toledo y Huerta

Álvaro S. Octavio de Toledo y Huerta es profesor (Juniorprofessor) de Lingüística Románica en la Universidad de Múnich. Se doctoró en Lingüística Románica por la Universidad de Tubinga, tras haber estudiado en la Complutense de Madrid, la Sorbona y la UNAM. Ha colaborado igualmente en cursos y seminarios con las universidades de Cambridge, Harvard o Lovaina, entre otras. Su investigación se centra en la historia lingüística del español, con particular interés por la sintaxis histórica y el aprovechamiento lingüístico de variantes textuales (Alvaro.Octavio@romanistik.uni-muenchen.de).

Inicio de página
  • Logo Presses universitaires du Midi
  • Logo ENS de Lyon
  • Logo IHRIM - Institut d'Histoire des Représentations et des Idées dans la Modernité
  • Logo Labex COMOD - Université de Lyon
  • Logo Instituto Cervantes
  • Revues.org