Navegación – Mapa del sitio

Poesía y poder en la la España postbarroca: Gabriel Álvarez de Toledo en la Casa de Montellano (1689-1714)

Javier Jiménez Belmonte
p. 79-103

Resúmenes

Gabriel Álvarez de Toledo (1662-1714) fue uno de los intelectuales españoles más destacados en el paso de los siglos xvii al xviii. Aunque su lugar oficial en el campo cultural de la época vino determinado por su labor como erudito, concretamente como historiador de la Iglesia, la práctica poética amateur fue una constante durante toda su vida y desempeñó un papel importante en la construcción de una exitosa carrera labrada a la sombra de la relación clientelar del autor con la poderosa Casa de Montellano. Este estudio propone un nuevo acercamiento a la producción poética de Gabriel Álvarez de Toledo, tanto la impresa (en vida y póstuma, a través de la edición de 1744 de las Obras póstumas poéticas a cargo de Diego de Torres de Villarroel) como la inédita. El objetivo es devolverla a sus contextos originales de producción y uso, y contribuir con ello a un mejor entendimiento del autor pero también del estrecho vínculo entre prácticas poéticas y prácticas políticas típico de la España postbarroca.

Inicio de página

Texto completo

Introducción

  • 1 La referencia bourdieuana es consciente y pretende dar una idea del marco teórico que, de modo bast (...)
  • 2 Véanse Simón Díaz, 1988, Sieber, 1998, y Feros, 2000.
  • 3 Sobre el concepto de sociabilidad en la literatura aurisecular, véase Albert, 2013.
  • 4 Véase Bègue, 2008.

1 No fueron sólo parnasos y modelos poéticos lo que el campo literario de la España postbarroca heredó del Siglo de Oro1. La continuación de ciertos modelos (gongorinos, pero también quevedianos, argensolinos, lopescos) fue también una continuación del tipo de prácticas poéticas en las que esos modelos se forjaron, del tipo de valor distintivo asignado a esas prácticas y de su capacidad para confirmar e incluso definir ciertos paradigmas sociales. Las relaciones de mecenazgo y la constitución de diversas redes clientelares, tan importantes en la constitución y funcionamiento del campo literario barroco2, continuaron modelando la práctica de la poesía y su significado social hasta bien entrado el siglo xviii (por no decir durante todo el siglo), ampliando incluso su impacto sobre lo literario y produciendo una suerte de desequilibrio entre lo que podríamos denominar, grosso modo, su ‘sociabilidad’ y su ‘literariedad’, a favor, por supuesto, de la primera3. Si la poesía postbarroca parece agotarse en su ocasionalidad y deleitarse en su prosaísmo4, tal vez no sea por la falta de ingenio, ‘gusto’ o sensibilidad lírica de sus poetas, sino porque, siguiendo y acentuando una de la señas de identidad de la poesía barroca (la ocasionalidad, precisamente), su verdadero objetivo se consumaba en la ocasión y en lo efímero, en su funcionalidad social.

  • 5 En 1719 Miguel José Vanhufel recopiló y copió alrededor de treinta y cuatro composiciones líricas d (...)
  • 6 La mejor clasificación de la obra impresa y manuscrita de Álvarez de Toledo la ofrece Bègue, 2011, (...)
  • 7 Sobre este punto, véase Jiménez Belmonte, 2012.
  • 8 Véase Galbarro García, 2009.
  • 9 Álvarez de Toledo, Obras, p. [xviii].

2 Este fue el caso del poeta que protagoniza las siguientes páginas y que, en gran medida, podría servirnos de ejemplo para entender la situación de lo poético en la España de entresiglos: Gabriel Álvarez de Toledo Pellicer y Tobar. Nacido en Sevilla en 1662 en el seno una familia de la baja nobleza urbana, su paso a la historia literaria española se consumó cuando en 1744, tres décadas después de su muerte, Diego de Torres Villarroel decidió compilar y editar la mayor parte de su producción poética bajo el título de Obras póstumas poéticas con La Burromaquia5. Solo una porción mínima de esa producción había visto la luz de la imprenta en vida del autor6, el cual, como la mayoría de los poetas contemporáneos, continuadores del modelo aúlico del poeta aficionado y amateur, concebía la poesía como una práctica colateral de prestigio, como una suerte de excedente del verdadero ingenio, por lo general manifestado en empeños políticos, religiosos y eruditos de mayor calibre y relevancia social7, caso de la ambiciosa Historia de la Iglesia y del mundo, única obra de embergadura publicada en vida por Álvarez de Toledo justo un año antes de su muerte, acaecida en 1714. Tanto la dispositio textus de la edición de Villarroel8, como el prólogo al lector que la encabezaba, venían a confirmar, precisamente, ese esfuerzo auto-representativo de Álvarez de Toledo como poeta aficionado, subrayando una voz poética eminentemente moral y religiosa que se hacía eco de la fama de erudito, leal súbdito y modélico cristiano, que el autor había cultivado durante las últimas tres décadas de su vida, si bien dilantándola hasta el terreno de lo hagiográfico: «solo diré que fue un capuchino entre las profanidades del siglo —afirma Villaroel en su prólogo—, un cartujo entre las bachillerías de la corte, un anacoreta entre las confusiones y estorbos del mundo, y un ejemplar de cómo deben ser todos los virtuosos y sabios»9.

  • 10 Los primeros acercamientos a la obra poética de Álvarez de Toledo (si descontamos el prólogo de Tor (...)
  • 11 La novedad aquí no consiste en el acercamiento en sí, sino en el hecho de practicarse por primera v (...)

3 Los escasos estudios sobre Gabriel Álvarez de Toledo se han enfocado, fundamentalmente, en probar su pertenencia a las nuevas corrientes intelectuales protagonizadas por los novatores, o en analizar el impacto de los modelos poéticos barrocos (Góngora y Quevedo, sobre todo) en su poesía10. Sin desestimar los hallazgos y conclusiones de esos trabajos precedentes, este ensayo propone una nueva vía de acceso a la poesía de Gabriel Álvarez de Toledo a partir de una re-contextualización de la práctica poética del autor que permita devolverla a sus contextos de producción y uso originales y, al hacerlo, cuestionar y determinar su lugar en la trayectoria cortesana del sevillano11.

  • 12 Álvarez de Toledo, Obras, pp. 108-110.

4El mismo paratexto de la edición de Villarroel indica ya de forma muy clara la dirección a seguir. El título nobiliario de Montellano, al que se alude en la dedicatoria de Villarroel al conde de Saldueña, biznieto del primer duque de Montellano, y que luego se repite en numerosos lugares de los prolegómenos e incluso en el textus mismo («A los años del duque de Montellano»)12, se impone como una referencia ineludible en la construcción, in vita y póstuma, de la persona poética de Álvarez de Toledo. De hecho, considero que una comprensión adecuada de la poesía de este autor no puede llevarse a cabo sin prestar atención a la intensa relación clientelar que mantuvo, durante toda su vida, con la Casa de Montellano, principalmente con su fundador, José de Solís y Valderrábano, conde de Montellano desde 1681 y duque a partir de 1705. El análisis vis-à-vis de la carrera política de este noble con la carrera de Álvarez de Toledo no sólo revela la continuidad de este tipo de vínculos sociales (y de los modelos socioliterarios a través de los cuales esos vínculos solían manifestarse), sino que también da cuenta de la necesidad de reconsiderar la poesía postbarroca española desde su consciente maridaje con las prácticas políticas de la época. Se persigue así un entendimiento más claro del posicionamiento de los actores políticos y literarios postbarrocos alrededor del prestigio de lo poético, y se intenta contribuir con ello a una comprensión más cabal de la historia de ese prestigio.

5La parte principal de este estudio se centra en los años 1700 a 1714, es decir, el período que cubre la Guerra de Sucesión, ya que la activa participación del duque de Montellano y de Álvarez de Toledo en la nueva corte borbónica contribuyó particularmente a intensificar la trabazón entre estrategias políticas y poéticas. Sin embargo, para entender cabalmente ese período será necesario remontarse a los inicios de la relación clientelar Montellano-Álvarez de Toledo durante las dos últimas décadas del siglo xvii, poniendo atención, primero, en una etapa inicial que tuvo como principal núcleo geográfico a la ciudad de Sevilla, entre mediados de la década de los ochenta y 1695, aproximadamente, y pasando, en segundo lugar, a la breve pero definitiva estancia en la isla de Cerdeña, entre comienzos de 1696 y finales de 1699, justo antes del cambio de dinastías y del inicio de la Guerra de Sucesión con el nuevo siglo.

Sevilla, fin de siglo: poesía a la sombra de Montellano

  • 13 Para una sucinta pero útil biografía de los Álvarez de Toledo-Pellicer, véase Oliver, 1995, pp. 81- (...)

6 En la familia de Gabriel Álvarez de Toledo confluían el brillo político de la rama paterna (Francisco Álvarez de Toledo, caballero de origen portugués, fue miembro del Consejo de Hacienda de Felipe IV a partir de 1675) y el prestigio cultural de la materna (Luisa María de Pellicer era hija del Cronista Real de Aragón, el erudito José Pellicer), y esa confluencia tuvo que marcar los años formativos de nuestro autor y su lugar en la sociedad de Sevilla, en donde se habían establecido sus padres13. De esa primera etapa sevillana, probablemente salpicada de visitas a la corte madrileña, su primer biógrafo destaca un momento que, desde la publicación de las Obras póstumas poéticas, se establece como un acontencimiento definitorio en la trayectoria vital del personaje: la muerte precoz de los padres y el desamparo y descarrilamiento del hijo. Afirma Torres Villarroel:

  • 14 Álvarez de Toledo, Obras, p. [xiv].

Determinaron sus padres dirigirlo a los estudios de la Gramática Latina, y cuando vivían con las mejores esperanzas de ver continuados los adelantamientos de su agudeza y aplicación les faltó la vida, y a don Gabriel el consuelo, la crianza y todos los medios para proseguir la educación de un hombre de bien. Solo, desamparado y puesto todo en los arbitrios de su voluntad y su niñez, lo cogió una pereza medrosa, una flojedad desconsolada y una desconfianza discreta que le propuso imposible aprender sin maestro las reglas de la Latinidad, sin las cuales parece locura querer introducirse a los países de las Ciencias Superiores.14

  • 15 En esta fecha dio poder para testar en favor de su esposa y de su hijo Gabriel (Oliver, 1995, p. 82 (...)
  • 16 Álvarez de Toledo, Obras, p. [xv].
  • 17 Álvarez de Toledo, Obras, p. [xv].

7Sabemos, sin embargo, que el padre de nuestro autor no pudo morir antes de octubre de 169015, es decir, cuando Gabriel tenía 28 años y, con toda seguridad, contaba ya con una considerable formación intelectual y era bien conocido en los círculos literarios y cortesanos de la Sevilla del momento. Torres Villarroel hace coincidir este episodio con una fase poética de iuventute ocupada en la disipación cortesana y en la «hermosura deshonesta de los poemas»16: «Empezaron a ser bien vistos sus versos, —nos dice—, a dibujarse con buena opinión sus cortesanos papeles, y las damas de Sevilla a dar en el chiste de celebrar sus donaires, su ingenio y sus modestas cortesanías y expresiones»17. Esa primera etapa, cortesana y profana, sin duda existió, aunque seguramente mucho antes de los que nos cuenta su primer biógrafo y, con toda probabilidad, paralela a una formación intelectual mucho más programática de lo que nos dice su prólogo y orientada al desempeño de un rol social en absoluto frívolo. Por otra parte, ambas actitudes (cortesanía y formación civil) no eran incompatibles en la época, sino más bien las dos caras de una misma moneda.

  • 18 Álvarez de Toledo, Obras, p. [xvii].

8La orfandad prematura de Gabriel Álvarez de Toledo podría considerarse entonces como la primera de una serie de licencias narrativas en el prólogo de Torres de Villarroel. Desde el punto de vista de la construcción del personaje, el peligro de la disipación del talento natural ante el vacío de autoridad y de modelos de comportamiento amplía el dramatismo de los dos episodios con que el biógrafo elige continuar su relato: la conversión del joven poeta tras el encuentro con un misionero en Sevilla y, sobre todo, la incorporación del conde de Montellano a la narración como nueva figura paterna, protector del (no tan joven) huérfano: «Desde los principios de su venturosa conversión, hasta el último día de su envidiable muerte, vivió don Gabriel a las órdenes y a la protección del excelentísimo señor duque de Montellano, habiéndolo recogido en su casa este excelentísimo Grande en todas clases»18.

  • 19 Felices de la Fuente, 2013, pp. 161-162.

9 La meteórica carrera política de José de Solís y Valderrábano, conde de Montellano a partir de 1681, tomó vuelo durante las dos últimas décadas del reinado de Carlos II. Descendiente de una familia noble sevillana, de 1687 a 1692 ejerció como Maestre de Campo y Asistente de Sevilla, para pasar de 1693 a principios de 1695 a desempeñar el cargo de presidente de la Casa de la Contratación de la misma ciudad y acabar, durante ese mismo año y hasta comienzos de 1696, como gobernador de la Casa de Indias19. Los años de mayor actividad política de Montellano en Sevilla coinciden, por tanto, con la muerte del padre de Gabriel Álvarez de Toledo, con la supuesta conversión del autor (de lo profano a lo moral y religioso) y con su recogimiendo bajo la protección del conde. Si volvemos la vista a la escasa producción poética impresa in vita de Álvarez de Toledo descubriremos otra coincidencia más: gran parte de ella también se puede datar entre los años 1689 y 1694. Aunque se trata de poemas de temática moral y religiosa (acordes, por tanto, con ese cambio vital que Villarroel apunta en su prólogo), también es cierto que denotan una considerable actividad social (todos, como veremos, forman parte de obras colectivas o se insertan en prolegómenos de obras de otros autores) que contrasta con la imagen de sabio anacoreta, alejado de la vida pública, que Villarroel quiere ofrecer al lector de las Obras póstumas poéticas.

  • 20 Álvarez de Toledo, Obras, p. [xvii].

10 Dejando a un lado las elucubraciones sobre la capacidad inventiva de Villarroel, lo que estas coincidencias dejan claro es que a partir de finales de la década de los ochenta las relaciones entre el conde de Montellano, cabeza de una de las familias nobles más influyentes de Sevilla, y nuestro autor, segundón de una familia de la baja nobleza sevillana, se estrecharon. Me atrevería a afirmar que la relación entre ambos personajes tenía raíces familiares y que, dada la diferencia jerárquica entre ambas familias, esa protección que Montellano tendió hacia Gabriel posiblemente formara ya parte de la dinámica de esos vínculos interfamiliares, de naturaleza clientelar. Montellano, por su edad y estatus social, pasó a ocupar en la vida de nuestro autor una suerte de papel paterno-mecénico, aunque no creemos que se tratara de un papel improvisado, sino de una relación prevista para la que Álvarez de Toledo se venía preparando desde que sus padres decidieron dirigir su educación, como nos indica Villarroel, al estudio de la Gramática Latina. La protección de un noble de la talla de Montellano proporcionaría a Álvarez de Toledo los instrumentos necesarios para ampliar su formación y convertirse en el erudito políglota que nos pinta Villarroel en su prólogo, pero esa erudición, creo, fue mucho más prágmática que contemplativa, ya que serviría, por una parte, para que Álvarez de Toledo se convirtiera en uno de los intelectuales españoles mejor posicionados en la futura corte de Felipe V y, por otra, para que su señor, el conde de Montellano, prestigiara su Casa con un reputado erudito que hacía las veces de secretario personal y de poeta privado. En este sentido, y como veremos a lo largo de estas páginas, esta relación que comienza en Sevilla y se continúa hasta la muerte de Montellano en 1713, marcaría para los dos una línea de ascenso paralela y directamente proporcional a su paulatina proximidad al futuro rey de España, Felipe V: «Siguió y sirvió don Gabriel —nos recuerda Villarroel en su prólogo— al excelentísimo señor duque de Montellano en todas las jornadas y empleos con que honró y distiguió el Rey a su gran persona»20.

  • 21 Álvarez de Toledo, «[Muerte, de tu injusta acción]», [1689].
  • 22 Los Cantos fúnebres de los cisnes del Betis se incluyeron en ocho folios en octavo que muy probable (...)

11Hasta donde he podido saber, los nombres de Montellano y Gabriel Álvarez de Toledo aparecen unidos públicamente por primera vez con ocasión de las exequias que la ciudad de Sevilla (como otras muchas ciudades de España) celebró por la muerte de la reina María Luisa de Borbón en 1689. Nuestro autor es uno de los «cisnes del Betis» que participan (con la glosa «Muerte, de tu injusta acción» y cuatro décimas incluidas posteriormente en las Obras póstumas poéticas, [p. 121])21 en los Cantos fúnebres de los cisnes del Betis, compilados y adjuntados al final de dos volúmenes que se imprimieron en Sevilla para la ocasión: una Breve relación de las exequias a cargo de la ciudad de Sevilla, propuesta por un consejo presidido por el conde de Montellano, y una Sucinta descripción de la exequias patrocinada por el Tribunal de Contratación de las Indias, cuyo presidente no era otro que el mismo Montellano22. La nómina de autores que contribuyen con nombre propio a la colección posibilita un primer acercamiento al círculo de poetas e intelectuales cercanos a la Casa de Montellano, y que nuestro autor hubo de tratar durante esta etapa sevillana: José Agustín de Angulo Pulgar y Monsalve, Feliciano de Caravajal, Cristóbal Báñez de Salcedo, Martín Leandro de Costa y Lugo, y Antonio Dongo Barnuevo, entre otros.

  • 23 Las Obras póstumas ofrecen un interesante testimonio de esta convivencia generacional en torno a la (...)

12Alrededor del poder de la Casa de Montellano se aglutinan así diferentes generaciones literarias (la de Báñez Saldeco y Costa y Lugo, activa ya en la década de los sesenta, y la de Álvarez de Toledo y Dongo Barnuevo, que hubo de comenzar a inicios de los ochenta) a las que también une el uso distintivo (socialmente hablando) de un mismo lenguaje poético de claras reminiscencias gongorinas23. Aunque Álvarez de Toledo fuera ya un ‘cisne’ del Betis antes de 1689, su inclusión en las exequias reales, con el patrocinio de Montellano, le ofrece una proyección social de la que antes carecía y que servirá para marcar la superación de una primera etapa de iuventute (caracterizada por composiciones amorosas y cortesanas que nunca, como solía ser normal en la época, llegaron a la imprenta) y el ingreso en otra de madurez (que Villarroel extiende, de forma exagerada y sin matices, hasta la muerte) construida alrededor de la creciente autoridad moral e intelectual del personaje.

  • 24 Álvarez de Toledo, «Elogios», 1692.

13La participación de Álvarez de Toledo en los prolegómenos del Segundo volumen de las obras de sor Juana Inés de la Cruz publicado en Sevilla en 1692 con la aprobación del Asistente de la ciudad, el conde de Montellano, ayudarían a cimentar esa autoridad. Nuestro autor participó con el romance heróico «Elogios a la madre sor Juana Inés de la Cruz»24 que luego fue incluido, con el mismo título, en las Obras póstumas poéticas (pp. 50-53). Junto a Álvarez de Toledo volvemos a encontrar aquí los nombres de Báñez de Salcedo, censor de la obra, Costa y Lugo, y Dongo Barnuevo, quienes participan con sendos romances heróicos muy similares, en tono y tema, al de nuestro autor. De nuevo, el campo literario sevillano aparece representado por cuatro componentes que se sitúan en los extremos de una misma corriente lírica en torno a los códigos del gongorismo tardío (revitalizados ahora por sor Juana) y que gravitan hacia el mismo centro de poder: el conde de Montellano.

  • 25 El tomista Francisco Polanco acuñó el término en su Dialogus physico-theologicus contra Philosophia (...)
  • 26 Juana Inés, Segundo volumen de las obras, [p. vii].
  • 27 Díaz Díaz, 1983, p. 601.

14La participación de Álvarez de Toledo en el Segundo volumen de las obras de sor Juana nos permite, además, apreciar el paulatino acercamiento de nuestro autor y de su protector hacia ciertos sectores del campo literario (andaluz, pero también nacional) en los que comenzaba a urdirse la modernización del pensamiento español. Nos referimos, obviamente, a los novatores, término en su origen peyorativo que, merece la pena recordar, estuvo asociado desde el inicio a la publicación de la Historia de la Iglesia y del mundo de Álvarez de Toledo25. Si bien la adhesión al atomismo que se exhibe en esta obra fue la instancia más clara de la filiación de Álvarez de Toledo al movimiento novator, su interés por posiciones intelectuales renovadoras, provenientes sobre todo de Francia, se puede advertir ya en la etapa sevillana. En este sentido, la trascendencia del Segundo volumen de las obras de sor Juana (centrada, sobre todo, en el «Sueño», que el censor Juan Navarro Vélez señala como verdadero corazón del libro y culmen del ingenio de su autora)26, excede el discurso poético y apunta a otro intelectualmente mucho más amplio y complejo (en el que filosofía y matemáticas se mezclan con mitología y retórica) que coincide con el proyecto de renovación asumido por varios de los intelectuales que firman los elogios del volumen. Así, junto a Álvarez de Toledo encontramos también a José Pérez de Montoro, relacionado con los novatores gaditanos bajo la protección del conde de Frigiliana, y sobre todo, a su compañero de generación, Antonio Dongo Barnuevo, a quien volveremos a encontrar de nuevo acompañando a Gabriel al final de su vida en la fundación de la Biblioteca Real y de la Real Academia Española, y apoyando en 1716 la piedra de choque del movimiento novator, los Diálogos filosóficos en defensa del atomismo de Juan de Nájera27.

  • 28 El soneto también fue incluido por Villarroel en las Obras póstumas poéticas con el título de «En e (...)
  • 29 «Siguióse a ésta —dice Zapata a propósito de la tertulia madrileña del marqués de Mondéjar— la que (...)

15La inclusión en 1694 del soneto de Álvarez de Toledo «De Esculapio las formas escamosas» en los prolegómenos del Apolíneo caduceo del doctor Cristóbal Luque (un libro que, alineándose con la perspectiva galenista de los doctores de la Universidad de Sevilla, desacreditaba las nuevas investigaciones y prácticas médicas propuestas desde ámbitos no universitarios y directamente ligadas a planteamientos novatores) parecería contradecir ese espíritu reformista apenas señalado28. Merece la pena recordar, sin embargo, que Dongo Barnuevo también participó en este volumen y que también otros novatores convencidos como Diego Mateo de Zapata (por continuar en el ámbito médico) habían comenzado defendiendo posturas galenistas. De hecho, este mismo Mateo de Zapata sería el encargado de recordar el lugar preeminente de Álvarez de Toledo (y, con él, el de la Casa de Montellano) en la historia del movimento novator español en su censura de 1716 a los ya citados Diálogos filosóficos en defensa del atomismo de Nájera29.

  • 30 Álvarez de Miranda, 1993, pp. 274, 283-284.

16Por tanto, el apoyo de Álvarez de Toledo al Apolíneo caduceo tal vez no sea aquí tan significativo como el hecho de su activa participación, representando a la Casa de Montellano, en una de las polémicas intelectuales más sonadas del período postbarroco. La polémica, de hecho, apenas acababa de comenzar. Hubiera sido interesante saber qué posición habría tomado nuestro autor durante los años más candentes del debate, los últimos del siglo, que llevarían, con el apoyo de Carlos II, a la transformación de la Veneranda Tertulia Hispalense en la pionera Regia Sociedad de Medicina y demás Ciencias de Sevilla30. Me atrevo a sugerir que su posición inicial se habría, cuando menos, matizado. Si Álvarez de Toledo no se pronunció en ese momento tal vez fuera porque para finales de 1696 se encontraba ya lejos del mundillo intelectual sevillano. El veintinueve de febrero de ese mismo año Carlos II nombraba virrey de Cerdeña al conde de Montellano, y nuestro autor partía hacia la isla mediterránea en calidad de secretario personal del nuevo virrey.

  • 31 Álvarez de Toledo, Varias poesías, p. 86.

17 Que durante esta primera etapa de servicio a la Casa de Montellano la persona poética de Álvarez de Toledo se manifestara públicamente y a través de la imprenta dentro siempre de los límites del poeta moral o religioso, desinteresado de la vida cortesana, no significa que la práctica poética del sevillano se restringiera ni a esa plataforma impresa ni a esos tonos morales y elevados. En las poesías manuscritas copiadas en 1719 por Miguel José Vanhufel hallamos al menos una composición que podría datarse de esta primera etapa de servicio a Montellano y que prueba la coexistencia de una vertiente poética pública, moral e impresa, y de otra más privada, de tono satírico-burlesco, que nunca trascendió los márgenes de las tertulias palaciegas ni de los folios manuscritos. Me refiero al soneto titulado «A la acción de la República de Génova, yendo su dux y dos senadores a pedir perdón de su resistencia al rey Luis XIV, después de bombardeada la ciudad por su armada», una recreación burlesca de la sonada humillación del duque de Génova, Lescari, ante Luis XIV en 1685, en la que Álvarez de Toledo deja entrever su simpatía por Luis XIV (que luego se revelará fundamental para la Casa de Montellano durante la Guerra de Sucesión) mezclando la risa con la sátira política y evocando al Quevedo más mordaz: «Y remojando en él su lengua seca, —concluye el segundo terceto— / reconocen después de haber besado / que en culo paga, quien en culo peca»31.

  • 32 Rafael Bonilla Cerezo y Ángel Luis Luján Atienza preparan una edición crítica de La Burromaquia (Bo (...)

18Como veremos en la siguiente sección, esta vena burlesca de Álvarez de Toledo no sólo se continuaría durante la estancia en Cerdeña (complementando, desde lo privado, la labor letrada del sevillano en la corte virreinal de Montellano), sino que además se intensificaría, en esfuerzo y ambiciones poéticas, hasta el punto de alentar su composición más ambiciosa, de casi mil doscientos versos: La Burromaquia32.

Cerdeña: de asnos y bufones

19 La estancia de Gabriel Álvarez de Toledo en Cerdeña no aparece mencionada en ningún estudio sobre el poeta, a pesar de que una de las alabanzas anónimas que encabezan las Obras póstumas poéticas la menciona explícitamente al repasar la historia del servicio del poeta al conde de Montellano:

  • 33 Álvarez de Toledo, Obras, p. 1.

Tú, a quien elogios tributó Neptuno
cuando con aquel sabio presidente
te vio su imperio entre tesoros ricos,
perla más fina en concha más agreste;
tú, que embarcado en golfo más instable,
que a envidias calma lo que a silvos mueve,
para salvarte, con ingenio docto,
de los escollos fabricaste puentes;
tú, por cuyos perfumes elegantes,
de sabios linces, doctos caracteres,
cambió Cerdeña a aromas de discursos
el renombre infeliz de pestilente.33

  • 34 Véase Manconi, 2008, pp. 429-464.
  • 35 Véase Catani y Ferrante, 2004, pp. 30-31.
  • 36 Manconi, 2008, p. 516.

20La isla de Cerdeña, vinculada administrativamente al Reino de Aragón, se había ganado la fama de «pestilente» tras las numerosas epidemias de peste que habían azotado la isla desde comienzos del siglo xvi. La precaria situación de la colonia se agravó hacia mediados del siglo xvii a raíz de una nueva epidemia que desembocó en una crisis demográfica y económica, provocada por las malas cosechas de cereales (único ingreso de la isla) y el cuño de moneda falsa, que arrastró a la isla a una crisis política interna y a un conato de sublevación anti-española tras el asesinato del virrey Camarasa en 166834. El peligroso declive de la isla sirvió de llamada de atención a la Corona, la cual intentaría, entre otras medidas, reactivar su economía, reformar sus leyes y perseguir el bandidaje surgido al amparo de un sector de la nobleza sarda semifeudal y anti-metropolitano. El panorama que el conde de Montellano presentó a Carlos II tras su llegada a Cerdeña era el de un territorio despoblado, lastrado por un sistema económico de supervivencia, por las deudas internas, y con un estamento nobiliario al que las tensiones sucesorias en Madrid habían escindido entre un bando filoborbórnico y otro filoaustríaco35. A pesar del poco halagüeño panorama, Montellano puso en marcha un ambicioso programa de reformas que, si bien no consiguió sacar a la isla de la deriva económica, sí logró para la colonia, y sobre todo para él mismo, una inusual atención por parte de la Corona36. En este sentido, Cerdeña representó un importante paso adelante en la carrera política de Montellano hacia el corazón mismo de la corte madrileña.

  • 37 Catani y Ferrante, 2004, p. 336.
  • 38 Catani y Ferrante, 2004, p. 459. Cabe señalar aquí que en las actas del Parlamento del virrey Monte (...)

21Ni que decir tiene que nuestro poeta salió igualmente beneficiado de la visibilidad política que su señor consiguió desde Cerdeña. La centralidad del intelectual sevillano en el virreinato sardo se hace manifiesta en la primera reunión del Parlamento que Montellano convoca con todos los estamentos de la isla, ministros y consejeros reales en la catedral de Cagliari en febrero de 1698: «a dextris suae excellentiae nobili —relata Diego Liliu, secretario de la Real Audiencia— don Gabriele Albarez de Toledo Pellicers secretario status et belli praesentis regni»37. En calidad de secretario personal del virrey se le encarga a nuestro autor la lectura de la carta real en la que se le confería a Montellano la autoridad para celebrar Cortes. 1500 liras fueron el sueldo por su participación en el Parlamento38.

22Si me detengo en estos detalles es para demostrar que la relación entre Montellano y Álvarez de Toledo se intensificó considerablemente durante la estancia sarda, hasta el punto de que el intelectual sevillano pasó a desempeñar el cargo de secretario de Estado del ahora virrey. Del mismo modo, el estrechamiento de los vínculos entre Montellano y la clase dirigente de la isla también beneficiaría a Álvarez de Toledo, tanto política como intelectualmente. Como solía ocurrir en los núcleos virreinales, es de suponer que el palacio de Montellano (cuyas estancias peninsulares, por otra parte, eran conocido punto de reunión de académicos y literatos) también dio cabida entre sus muros a alguna suerte de corte intelectual o que, cuando menos, fue escenario de reuniones esporádicas que servirían para acentuar, desde la práctica literaria, la identidad prohispánica de la nobleza letrada insular. También es de suponer el protagonismo de Álvarez de Toledo en esas probables reuniones.

  • 39 Catani y Ferrante, 2004, p. 452.
  • 40 Felices de la Fuente, 2013, p. 209.
  • 41 Este nieto de Montellano, futuro tercer duque de Montellano, también formó parte del séquito del vi (...)
  • 42 Bacallar y Sanna, Los Tobías, p. [xvi]; luego incluido por Villarroel en las Obras póstumas poética (...)
  • 43 Bacallar y Sanna, Los Tobías, pp. [xvii-xxiii].
  • 44 En los prolegómenos de Los Tobías encontramos a otro futuro miembro fundador de la Real Academia, P (...)
  • 45 Sobre esta polémica póstuma en torno a la Historia de Álvarez de Toledo, veánse Pérez Magallón, 200 (...)

23Fue precisamente en Cerdeña donde Álvarez de Toledo entró por primera vez en contacto con un miembro de la clase alta sarda que acabaría convirtiéndose en uno de los más firmes defensores del sevillano durante los últimos años de su vida: Vicente Bacallar y Sanna. El pistoletazo de salida de la carrera política de Bacallar y Sanna fue, de hecho, su participación en el Parlamento de Montellano de 1698 al que me he referido anteriormente39. El apego de Bacallar y Sanna a la Casa de Montellano y su apoyo a la causa borbónica durante la Guerra de Sucesión le valdrían el título de marqués de San Felipe en 1709, año en que una rebelión del bando austracista sardo lo forzó a exiliarse en España40. Justo este mismo año José de Solís y Gante, marqués de Castelnovo y nieto de Montellano, mandaba imprimir el poema heroico-religioso del flamante marqués, Los Tobías, con dedicatoria al duque de Montellano41. La sección de elogios poéticos a la obra la cerraban un soneto de Gabriel Álvarez de Toledo42 y un extenso romance heroico de otro conocido integrante del círculo de Montellano, Antonio Dongo Barnuevo43. No sorprende, por tanto, que cuatro años más tarde los nombres de Bacallar y Sanna, Dongo Barnuevo y Solís y Gante figuren, junto con el de Álvarez de Toledo, en la lista de los primeros académicos de la recién fundada Real Academia Española44, ni que en 1714, muerto ya Álvarez de Toledo, Bacallar y Sanna saliera a la palestra, con el pseudónimo de Encio Anastasio Heliopolitano, a defender con su Palacio de Momo la Historia de la Iglesia y del mundo de las acusaciones vertidas por Luis de Salazar y Castro en su apócrifa Carta del maestro de niños45.

  • 46 Solo Garau Amengual menciona este dato (1994, p. 381).

24Pero el impacto de Cerdeña en Álvarez de Toledo no se tradujo sólo en relaciones político-literarias; donde mejor se aprecia ese impacto tal vez sea en su composición poética más ambiciosa, dejada incompleta por el autor pero colocada acertadamente por Villarroel en el centro de su edición: el poema heroico-burlesco La Burromaquia, donde se canta, siguiendo la tradición de La Gatomaquia de Lope y, sobre todo, de La Mosquea de José de Villaviciosa, la guerra entre Grandasno, rey de la isla de Asinara, y Jumentorvo, rey de Formentera. No es éste el lugar para entrar en profundidad en un análisis de esta extensa composición consciente y paródicamente gongorina, pero sí me parece necesario llamar la atención sobre su estrecha relación con la experiencia sarda, ya que en ella reside gran parte de la clave hermenéutica del poema. Sorprende, de hecho, que esa relación no se haya puesto antes en evidencia, pues el mismo poema la manifiesta abiertamente al ubicar parte de la acción en Asinara, una pequeña isla junto a la costa noroeste de Cerdeña46 conocida, precisamente, por su colonia de burros albinos.

  • 47 Álvarez de Toledo, Obras, pp. 108-110.
  • 48 Álvarez de Toledo, Obras, pp. 119-120. Quizás, por el tono del romance y por el hecho de que el aut (...)

25Me parece evidente que tanto las tensiones políticas de los burros de Asinara como las plagas, bandidos y caristías que asolan Formentera (también, por cierto, famosa en la época por sus burros salvajes) son una máscara carnavalesca de la realidad política, social y económica por la que atravesaba la colonia española. Aunque desconocemos la fecha exacta de su composición, me atrevería a afirmar que el poema se escribió durante los años sardos como una suerte de válvula humorística por la que aliviar y exorcizar los problemas a los que se enfrentaba el gobierno de Montellano, y que con esa doble finalidad, (auto)crítica y atenuante, se leyó en alguna de las academias improvisadas en el palacio virreinal. De hecho, La Burromaquia no es la única prueba de esta faceta “bufonesca” de Álvarez de Toledo con respecto a la Casa de Montellano; ahí está también el romance jocoso «A los años del duque de Montellano»47, que habría que datar en 1696, también durante la estancia sarda, y otro romance de similar traza, «A los cinco cazadores que salieron a un soto y se volvieron sin hacer caza y andubieron diez leguas, reventaron cuatro mulas que llevaron el coche, y el señor marqués de Castelnovo (uno de los cazadores) mató de tres tiros un cabrito»48.

26En cualquier caso, de lo que no cabe duda es que la distancia de Cerdeña, en términos de práctica poética, ofreció a Álvarez de Toledo la posibilidad de ejercitarse en una vena, la burlesca, a la que su persona pública le impedía el acceso. El sevillano, sin duda, supo aprovechar esa oportunidad. Las pocas ocasiones en las que ofrecería su poesía a la imprenta a su regreso de Cerdeña sería para afianzar la persona poética que se había venido forjando desde Sevilla bajo la protección de Montellano, es decir, la del poeta moral y religioso, fiel súbdito y modélico cristiano.

En la corte de Felipe V: poesía como glosa política

  • 49 Para un útil resumen de las intrigas políticas en la Corte borbónica de Felipe V durante la Guerra (...)

27 El regreso del conde de Montellano a España en 1699 coincidió casi con la muerte de Carlos II, por lo que sus primeros años en la Península estuvieron marcados por una fuerte actividad política dirigida a reclamar un puesto de autoridad en la corte de Felipe V. Ésta se encontraba sumida en una trama de intrigas palaciegas que enfrentaron durante la primera década del siglo a los ministros franceses con los nobles españoles y a éstos entre sí, y de la que el conde de Montellano, después de un primer momento de fortuna política a la sombra de la Casa de la Reina, no iba a salir indemne49. Gabriel Álvarez de Toledo, como ya había ocurrido antes en Sevilla y en Cerdeña, se haría eco de esa actividad política desde su posición de secretario-poeta del noble sevillano.

  • 50 Kamen, 1969, pp. 44-45.
  • 51 Felices de la Fuente, 2013, p. 162.

28El nombramiento del conde de Montellano en 1702 como Primer Mayordomo de la Casa de la Reina colocó al noble sevillano en el centro de las intrigas palaciegas al ponerlo en relación directa con la persona más influyente de la Corte: Marie Anne de La Trémoille, princesa de Ursinos y Camarera de la Reina. El tremendo poder político de la princesa de Ursinos (delegado en ella por el mismo Luis XIV) había irritado tanto a los primeros embajadores franceses, que se vieron desplazados y desautorizados ante los reyes de España y de Francia, como a un gran sector de la Grandeza española, obligado a negociar su posición en la Corte con la noble francesa50. De la relación con la de Ursinos Montellano conseguiría el puesto de presidente del Consejo de Castilla, un asiento en el Gabinete del Rey y, tras su intervención en favor del regreso de la francesa a la corte madrileña en 1704, una Grandeza de segunda clase a comienzos de 170551. Sin embargo, y a pesar de estos influyentes cargos, la situación de Montellano en la corte borbónica estuvo siempre sujeta a la inestabilidad política de un país en guerra cuyo centro de poder, además, pasaba por un importante cambio dinástico y dependía en gran medida de los intereses y decisiones de ministros extranjeros. Como muestra de esta frágil situación de la que hablo basten las siguientes palabras que el ministro Michel-Jean Amelot, aliado de la de Ursinos, enviaba en 1705 a Luis XIV a propósito de la elección de Montellano como miembro del Gabinete de Felipe V:

  • 52 Girardot 2012, p. 207.

no creo que convenga al rey de España admitir al duque de Montellano en el despacho sin que haya junto a él algún otro español que goce de consideración; la del duque de Montellano no es aún lo suficientemente grande para dejarle solo en este puesto, incluso si su fidelidad, de la cual creo que hay muchas dudas, no estuviese sometida a sospecha.52

  • 53 Kamen, 1969, p. 93.
  • 54 Kamen, 1969, p. 114.
  • 55 Coxe, 1815, p. 457.

29En septiembre de 1705 Montellano dejó su puesto de presidente del Consejo de Castilla53, y aunque conservó hasta 1709 su puesto en el Gabinete del Rey, este organismo había perdido ya casi toda su capacidad ejecutiva y había pasado a constituir otra forma más de control de los nobles españoles por parte de Amelot54. El rechazo a la política de Amelot y de la princesa de Ursinos terminaría por convertir las famosas tertulias del palacio de Montellano en «the resort of all who were discontented with the government»55.

  • 56 Cueto, 1952, p. 2.
  • 57 Álvarez de Toledo, Obras, p. [xvii].
  • 58 Bacallar y Sanna, Los Tobías, p. [xv].
  • 59 Álvarez de Toledo, Historia, p. [iii].
  • 60 Álvarez de Toledo, Historia, p. [vi].

30Importan estas intrigas cortesanas porque su eco se escucha claramente en la trayectoria cortesana y en la producción poética de Álvarez de Toledo, y porque nos obligan a replantearnos la imagen de sabio anacoreta, alejado del mundanal ruido que, desde la edición de Villarroel de 1744, se ha venido aceptando mecánicamente. En realidad, la carrera de Gabriel Álvarez de Toledo en la recién estrenada corte borbónica siguió una trayectoria ascendente muy similar a la descrita por la Casa de Montellano. En este sentido, gran parte de la producción lírica de Álvarez de Toledo entre 1700 y 1714 podría leerse como una suerte de glosa poética al andamiaje político que mantuvo a Montellano en el candelero cortesano durante la primera década del siglo xviii. A partir de 1703, año en el que a Álvarez de Toledo se le conmutó el hábito de Santiago por el de Alcántara56, el ascenso del conde de Montellano en la nueva corte procuró para su secretario personal el cargo de secretario de la Presidencia de Castilla y un paulatino acercamiento al rey que Villarroel se encargaría de recordar (tal vez inflándolo) en su prólogo al lector: «Tuvo mucha parte su dictamen en las máximas y resoluciones de la Monarquía en los primeros años del reinado de su Majestad el señor don Felipe Quinto»57. Es un hecho que Álvarez de Toledo firmó como «secretario de su Majestad» el soneto con el que contribuyó a la impresión de Los Tobías de Vicente Bacallar y Sanna en 170958, y que la censura de Juan de Ferreras y la licencia de Isidro de Porras a su Historia de la Iglesia y del mundo lo reconocían, respectivamente, como «secretario de su Majestad y su primer bibliotecario»59, y como «oficial de Estado»60, por lo que resulta obvio que Álvarez de Toledo no sólo medró en la corte a la par que su señor, sino que incluso logró mantener su posición de prestigio cuando el duque de Montellano, a partir de 1709, se retiró de la palestra política. A ello contribuyó, sin duda, su capacidad para hacerse, desde su estratégica posición de mediador entre el campo cultural y el político, con un considerable capital moral que conjugaba una modélica sujeción civil a la política borbónica con el cultivo de una autoridad religiosa y erudita, manifiestamente anticortesana. El paso de Álvarez de Toledo a la historia de la literatura española como ejemplar honnête homme de la España del xviii confirma el éxito de esa estrategia auto-representacional patente en muchos de los poemas incluidos en los Obras postumas poéticas pero también en otros que quedaron inéditos.

  • 61 Relación, p. 23. La relación de Álvarez de Toledo con la famosa academia catalana no terminó con es (...)
  • 62 El romance se publicó suelto en Madrid y fue incluido luego por Villarroel en las Obras póstumas po (...)
  • 63 Corrijo el enoier (por envier) y el ee (por ce) del texto impreso; también incluyo en la frase fran (...)

31Esta estrategia se puso en marcha inmediatamente tras el regreso de Cerdeña. En 1701 tuvieron lugar en Barcelona las bodas reales entre Felipe V y María Luisa de Saboya, sin duda el mayor evento social y político del año, y la famosa Academia de los Desconfiados celebró una sesión especial para celebrarlo. La Casa de Montellano no perdió la ocasión de capitalizar la importancia simbólica de esa sesión académica, colocando en su presidencia al joven José de Solís y Gante, nieto de Montellano, y consiguiendo el cargo de secretario para Gabriel Álvarez de Toledo61. Tal vez fuera en esta academia, o en algunas de las muchas que se habían celebrado en Madrid a lo largo de 1701 con motivo de la llegada del nuevo rey, donde se escuchó por primera vez el romance pro-borbónico de Álvarez de Toledo «Exhórtase a España a que deje el llanto del rey nuestro señor don Carlos Segundo (que goce de Dios) y celebre la venida de su sucesor el rey nuestro señor don Felipe V», dado a la imprenta ese mismo año62. En este ambiente celebrativo y dentro de la misma estrategia posicional ante la llegada de Felipe V a España, podríamos también enmarcar el soneto en francés «La Langue Françoise sans envier les felicites d’Espagne contribue aux eloges du Roy Catholique dans ce sonet»63, incluido posteriormente en las Obras póstumas poéticas como muestra, tal vez, del celebrado don de lenguas del autor (pp. 14-15).

  • 64 Además de una edición madrileña de 1701, esta composición también se editó en Sevilla dos veces, un (...)
  • 65 Para un estudio pormenorizado de esta antología, véase Osuna, 2009. Compárese el comienzo del roman (...)

32 No creo que fuera casualidad que 1701 y Madrid fueran también el año y el lugar de publicación de otro de los escasos poemas dados a la imprenta por nuestro autor: los «Afectos de un moribundo hablando con Cristo crucificado»64. Se trata de un romance de temática religiosa en la tradición del ars moriendi que recuerda poderosamente, y creo que de forma consciente, a otro romance del famoso abuelo del autor, José Pellicer, incluido en uno de los best-sellers de la poesía religiosa del xvii, la antología Avisos para la muerte, recopilada en 1634 por Luis Ramírez de Avellano y editada hasta catorce veces a lo largo del siglo65. De este modo, Álvarez de Toledo no sólo entroncaba con una tradición poético-religiosa reconocible y canónica, sino que además complementaba la ejemplaridad política (patente en el romance «Exhórtase a España») con la religiosa. Como demuestran los numerosos poemas religiosos incluidos de las Obras póstumas poéticas, caso del romance de 1712 a la canonización de san Andrés Avelino («la postrera obra del autor», nos avisa Villarroel [p. 106]), Álvarez de Toledo seguiría cultivando esta voz poética religiosa como parte importante en la construcción de un prestigio personal dentro de la corte borbónica hasta desembocar, en el momento álgido de su autoridad, en la Historia de la Iglesia y del mundo en 1713. Pero no todo, desde luego, fue devoción religiosa.

  • 66 Álvarez de Toledo, Obras, pp. 11-12.
  • 67 Álvarez de Toledo, Obras, p. 11.

33En 1702 tendríamos que fechar el soneto «Al túmulo de Guillermo, Rey de Inglaterra»66, una suerte de vanitas político quevedesco en el que Álvarez de Toledo recuerda la muerte de Guillermo III, enemigo principal de Felipe V al inicio de la Guerra de Sucesión, para condenar, implícitamente, la causa austracista y reivindicar, para él y para Montellano, la borbónica. No sabemos si el soneto que comienza «Cuando Febo sus flechas luminosas»67, a propósito del nacimiento de Felipe V bajo el signo de Sagitario, fue compuesto inicialmente por Álvarez de Toledo como antítesis triunfal al soneto anterior, pero la disposición consecutiva de estas dos composiciones en la edición de Villarroel sin duda apunta a ese tipo de interrelación temática.

  • 68 Álvarez de Toledo, Obras, p. 111. Sabemos por el manuscrito de 1719 que ese gentilhombre fue el duq (...)
  • 69 Álvarez de Toledo, Varias poesías, p. 87.
  • 70 En las Obras póstumas poéticas este soneto pasó a formar pareja con «A Roma destruida» (p. 8). Sobr (...)
  • 71 Cañizares, España llorosa, pp. 73-76. La composición sería incluida posteriormente en las Obras pós (...)
  • 72 Cañizares, España llorosa, p. 64.

34Alrededor de 1702 habría también que fechar otra composición incluida en las Obras póstumas y referida a la batalla en la italiana Luzzara entre las tropas borbónicas y las austracistas en agosto de ese mismo año: el romance burlesco «Al gentilhombre que despachó el Rey a la Reina con la noticia de la batalla de Luzzara, que tardó muchísimo tiempo en llegar»68. A esa misma batalla se alude también en el soneto inédito «A la feliz victoria que tuvieron las armas del Rey, nuestro señor, en Italia, con muerte de seis mil alemanes»69. Otros dos sonetos más, incluidos en las Obras póstumas poéticas, ensalzan las victorias borbónicas en tierras italianas y centroeuropeas entre los años 1702 y 1703, «Al Rey, nuestro señor, en ocasión de la victoria que han logrado sus armas» (pp. 9-10) y «Al Rey, nuestro señor, en ocasión de la victoria que han tenido las armas de Su Majestad cristianísima en Alemania, con alusión a las de Su Majestad en Italia» (p. 10). En este mismo grupo de composiciones de ensalzamiento de la política borbónica tendríamos también que incluir el soneto «A la quema de Játiva», compuesto alrededor de 1707 tras la decisión de Felipe V de incendiar, a modo de ejemplo para otras ciudades austracistas, la ciudad valenciana70. La última composición pro-borbónica de Álvarez de Toledo debió de ser su romance a la muerte, en 1711, del padre de Felipe V, Luis de Francia, el Gran Delfín. También debió de ser ésta su última composición poética impresa en vida, ya que el poema se incluyó entre los elogios añadidos a la relación de las exequias madrileñas por la muerte de Luis de Francia redactada por José de Cañizares71. En el banco de nobles que atendieron a las pompas fúnebres madrileñas se pudo ver a su antiguo señor, el primer duque de Montellano, probablemente en lo que fue su última aparición pública importante antes de su muerte en 171372.

  • 73 Álvarez de Toledo, Varias poesías, p. 88.
  • 74 Bacallar y Sanna menciona este preciso episodio en sus Comentarios de la guerra de España (p. 98). (...)
  • 75 Coxe, 1815, p. 266.

35Mención aparte merecen dos sonetos que quedaron fuera de la edición de Villarroel, pero que se conservan en el volumen manuscrito de 1719 y en su copia de 1741. Se trata de «A la heroica propuesta de la Reina, nuestra señora, en la Junta, consultando por dos veces si iría a Andalucía, cuando estaba invadido del inglés»73, cuya fecha de composición, por el título, habría que situar en torno a 1702, durante el intento de invasión anglo-holandesa de Cádiz74; y, sobre todo, el titulado «En elogio de la gloriosa victoria del duque de Baviera, en ocasión de haber resuelto no ausentar de España mi señora la princesa de los Ursinos», en el que el autor une en una misma alabanza la victoria de las tropas borbónicas dirigidas por Maximiliamo Manuel II, duque y elector de Baviera, con la permanencia en la corte madrileña de la princesa de Ursinos. Me atrevería a fechar este último hacia finales de 1704, tras la famosa batalla de Höchstädt, a la que creo se refiere el soneto, y cuando Luis XIV, ante la presión de María de Saboya y con el ambiguo apoyo de Montellano75, ordenó el regreso de la princesa de Ursinos a la corte española. Merece la pena copiarlo aquí:

Triunfó Baviera, ¡qué valiente empresa!
Madama se nos queda, ¡qué amorosa!
¡Oh, cómo queda Italia victoriosa!
¡Oh, cómo estima España tu fineza!

Erige monumento a las proezas
de aquel valor el Rin, ¡oh acción gloriosa!.
Teatro es esta Corte venturosa
de ese admirable amor de la Princesa.

Impulso de la diestra es la victoria;
bella pasión del alma, es el amarte.
Haz paralelo España, y luego advierte

  • 76 Álvarez de Toledo, Varias poesías, p. 89.

cuál de los dos merece mayor gloria:
o el amor de madama en no dejarte,
o el valor de Baviera en defenderte.76

  • 77 Bacallar y Sanna, Comentarios, p. 183.
  • 78 Esta misma ambigüedad posiblemente fue la que cerró al soneto las puertas de la imprenta: si se tra (...)

36Una primera lectura invita a entender el poema obedeciendo al título, esto es, como una alabanza de la política borbónica durante la Guerra de Sucesión particularizada en dos de sus protagonistas, el duque de Baviera y la princesa de Ursinos, los cuales se presentan en el soneto como manifestaciones contemporáneas de Marte y Venus. Una lectura más profunda, sin embargo, revoca la intención declarada en el título y reconduce su tono heroico hacia el terreno opuesto de la sátira. Porque, ¿a qué victoria se puede referir aquí Álvarez de Toledo cuando lo que invocaba el nombre del duque de Baviera en la Europa de comienzos del xviii era más bien derrotas? Bajo su mando, de hecho, se libró la batalla de Höchstädt, el fracaso más sonado de las tropas borbónicas durante la Guerra de Sucesión, «la primer desgracia que vio Luis XIV —en palabras de Bacallar y Sanna— después de medio siglo de continuadas glorias», el «origen de tantas pérdidas»77. Si la «valiente empresa» de Baviera en el soneto de Álvarez de Toledo no es, como creo, victoria sino derrota, ¿qué puede ser el «admirable amor» de Ursinos sino la máscara irónica de los odios e intrigas que se tejían en la corte madrileña alrededor de su persona? El mérito del soneto consiste, por tanto, en que puede funcionar en ambas direcciones, la heroica y la burlesca, emulando, disimulando, la ambivalente situación por la que pasaba la Casa de Montellano por esos mismos años. No es difícil imaginar su lectura en alguna de las tertulias de Montellano ni tampoco la complicidad de muchos de los asistentes a esa tertulia con la doble intencionalidad de los versos78.

  • 79 En 1788, Francisco Antonio de Escartín da a la estampa una nueva traducción del polémico catecismo (...)

37 Pero el gran logro de Gabriel Álvarez de Toledo consistió en mantener el prestigio acumulado durante la primera década del siglo una vez que su principal representante ante la Corte, el duque de Montellano, se retiró de la escena política en 1709. De hecho, es a partir de 1709 cuando ese capital simbólico acumulado ofrece realmente sus mejores frutos y cuando la carrera del sevillano alcanza su clímax confirmando al personaje como una fuente de prestigio propio. Aunque ese clímax se manifiesta de forma pública e impresa a través de la Historia de la Iglesia y del mundo, es interesante observar que nuestro autor continuó en estos años ejerciendo su autoridad y expresando su opinión sobre diversos asuntos concernientes al ámbito intelectual-cortesano también desde el espacio académico, privado, y a través de la sátira en verso, lo que desdice, de nuevo, el anacoretismo del que lo vestiría luego el prólogo de Villarroel. Prueba de ello son las décimas inéditas, con ecos quevedianos, «Al traductor del catecismo de Montpellier», donde Álvarez de Toledo acusaba de molinosismo a un traductor al castellano de las Instructions générales en forme de catéchisme, el conocido como ‘catecismo de Montpellier’ del francés François Aimé Pouget, y que no podía ser otro que Manuel de Villegas Piñateli, quien tradujo la obra del francés en 171079.

  • 80 Abellán, 1981, pp. 361-362; Hill, 2002, pp. 104-120.
  • 81 Véanse García Morales, 1974, y García Ejarque, 1995.
  • 82 Real Academia Española, Diccionario, pp. ix-x.

38A mediados de 1713 llegaría la verdadera consagración de Álvarez de Toledo con la publicación de la Historia de la Iglesia y del mundo a cargo de Librería del Rey. En la obra, el sevillano se presentaba como una autoridad moral y religiosa capaz de terciar entre las fuerzas renovadoras (en su defensa del atomismo) y la ortodoxia (en su visión más bien contrarreformista de la Iglesia y del mundo)80. El considerable impacto de la Historia en el campo intelectual español pone de manifiesto la autoridad y centralidad alcanzada por Álvarez de Toledo en dicho campo hacia el final de su vida. Esa centralidad, además, se vio confirmada por otros dos acontecimientos que prepararon y ampliaron, respectivamente, la consagración procurada por la imprenta: el nombramiento de Álvarez de Toledo, a instancias del confesor del rey, Pierre Robinet, como bibliotecario real en 171281, y su participación en 1713, a instancias de Juan Pacheco, marqués de Villena, en la fundación de la Real Academia Española82.

Prestigios póstumos

  • 83 Magallón, 2002, p. 317.
  • 84 Martín Gaite, 1982, pp. 113-114.
  • 85 Álvarez de Toledo, Obras, p. 1.
  • 86 Álvarez de Toledo, Obras, p. [iii].
  • 87 Álvarez de Toledo, Obras, p. [v].

39 Que Álvarez de Toledo ocupara este lugar de prestigo en la corte borbónica al final de la Guerra de Sucesión significa que contaba con el beneplácito de algunos de los personajes que acabaron contribuyendo al arrinconamiento político del duque de Montellano, caso, como ya hemos visto, de la princesa de Ursinos, o de Melchor de Macanaz, uno de los máximos responsables de la creación de la Biblioteca Real junto con Robinet83, y cuya oposición a los fueros lo había enfrentado a gran parte de la Grandeza, incluido el propio duque84. Significa, también, que el escenario político de la época era extraordinariamente voluble y que las alianzas cambiaban de dirección a tenor de las necesidades. Y significa, para efectos de este estudio, que el prestigio cultural podía llegar a convertirse en un aval estable, en una suerte de patrimonio simbólico del prestigio social y político de una Casa noble. Desde este punto de vista habría que entender la defenición del autor como «perla más fina en concha más agreste» que hallamos en una de las alabanzas de las Obras póstumas poéticas85, y desde este punto de vista habría que entender también las palabras que tanto Villarroel como Juan de la Concepción dedicaron al celo que los sucesores del primer duque de Montellano pusieron en la conservación de la poesía del antiguo secretario: «no se pueden llamar póstumas —explicaba Villaroel al destinatario de las Obras y biznieto de Montellano— porque siempre tuvieron en Vuestra Excelencia padre, protector, y patrono”86; «porque estas obras no yacían, —escribía Juan de la Concepción en su censura—, descansaban hasta este tiempo, logrando, a fuer de tesoro, la protección sublime de un Monte excelso, en que su memoria duraba sin peligro, y su crédito, sin el menor estorbo, corría Llano»87.

  • 88 Garau Amengual, 2013, p. 38.
  • 89 García Galbarro, 2009, p. 200.
  • 90 Garau, 2013, p. 40.
  • 91 Alvarez de Toledo, Obras, p. [xiii]. Me refiero aquí a la purga inquisitorial que sufrió la Vida na (...)

40 Diego de Torres Villarroel, quien ya se había pronunciado muy favorablemente a propósito del autor de la Historia de la Iglesia y del Mundo en sus Visiones y visitas de Torres con don Francisco de Quevedo por la Corte de 172888, supo entrever ese prestigio latente en los poemas manuscritos de Álvarez de Toledo y usarlo a su favor. Como propone Galbarro García, la edición de las Obras póstumas poéticas en 1744 no puede desvincularse del intento del salmantino por congraciarse con los Álvarez de Toledo más poderosos del momento, los de la Casa de Alba, a través de la primera duquesa de Alba, María Teresa Álvarez de Toledo, a quien también había dedicado en 1743 su Vida89, pero también de su hijo Fernando Silva Álvarez de Toledo, a quien dedicaría en 1744 sus Juguetes de Talía. Por otra parte, como afirma Garau Amengual siguiendo a Guy Mercadier90, la edición de la poesía de uno de los fundadores de la Real Academia Española tampoco podía ser ajena a las aspiraciones que tenía su editor de convertirse en miembro de esa misma academia. Pero a estas razones podríamos además sumar otras, como la posibilidad que se le presentaba a un Villarroel acuciado por las purgas de la Inquisición de relacionar su nombre con un devoto erudito «de inalterable conducta»91, tal y como él mismo afirmaba en su prólogo y subrayaba en la selección y disposición de los poemas editados, o de parangonarse, en su labor editorial, de construcción del canon poético contemporáneo, con su mayor modelo, Quevedo, quien también había llevado a cabo una similar tarea de rescate con las poesías de fray Luis de León y, sobre todo, de Francisco de la Torre.

41 Fueran una o varias las razones que movieron a Torres Villarroel a editar y a dar a la imprenta las obras poéticas de Gabriel Álvarez de Toledo, lo que está claro es que es su labor tenía como fin reactivar un prestigio acumulado durante años sobre la base de una cuidada trayectoria personal y de una intensa relación con el crédito político. El hecho de que ese prestigio, reactivado, pudiera servir a Torres Villarroel para posicionarse con respecto al poder político (de la Casa de Alba), al cultural (de la Real Academia Española y del campo literario en general) o al religioso (de la Inquisición), demuestra la necesidad de acercarse al estudio de la poesía postbarroca española desde una perspectiva heterogénea e inclusiva que intente superar los prejuicios estéticos románticos y que la devuelva, como se ha procurado hacer aquí con la poesía de Álvarez de Toledo, a sus contextos originales de producción, expresión y uso.

Inicio de página

Referencias bibliográficas

Abellán, José Luis, Historia crítica del pensamiento español. Del Barroco a la Ilustración (Siglos xvii y xviii), Madrid, Espasa-Calpe, 1981, t. 3.

Aguilar Piñal, Francisco, Bibliografía de autores españoles del siglo xviii, Madrid, Centro Superior de Investigaciones Científicas, 1981, vol. 1.

——, Temas sevillanos, Sevilla, Universidad de Sevilla, 2002.

Albert, Mechthild (ed.), Sociabilidad y literatura en el Siglo de Oro, Madrid/Frankfurt, Iberoamericana/Vervuert, 2013.

Álvarez de Miranda, Pedro, «Las academias de los novatores», en De las academias a la Enciclopedia: el discurso del saber en la modernidad, ed. Evangelina Rodríguez, Valencia, Edicións Alfons El Magnànim, 1993, pp. 265-300.

Álvarez de Toledo Pellicer, Gabriel, [«Muerte, de tu injusta acción», glosa y décimas], en Cantos fúnebres de los cisnes del Betis en la muerte de la reina nuestra señora doña María Luisa de Borbón, que sea en gloria, pp. [xxix-xxx], en Breve relación de las exequias que la muy noble y muy leal ciudad de Sevilla dedicó a su reina doña María Luisa de Borbón, que sea en gloria, en el día 30 de marzo de 1689, Sevilla, por Juan Francisco de Blas, [1689]; y Sucinta descripción de las exequias que a su reina la señora doña María Luisa de Borbón consagró el Regio Tribunal de la Contratación de las Indias de esta muy noble y muy leal ciudad de Sevilla, el día primero de abril del año de 1689, Sevilla, por Juan Francisco de Blas, [1689].

——, «Elogios a la madre sor Juana Inés de la Cruz», en Segundo volumen de las obras de sor Juana Inés de la Cruz…, Sevilla, por Tomás López de Haro, 1692, pp. [lxiv-lxvii].

——, [«De Esculapio las formas escamosas»], en Apolíneo caduceo … [d]el doctor don Cristóbal Francisco de Luque, Sevilla, por Lucas Martín de Hermosilla, 1694, p. [xxxiii].

——, «Afectos de un moribundo hablando con Cristo crucificado», Madrid, por Francisco de Villa-Diego, 1701.

——, «Afectos de un moribundo hablando con Cristo crucificado», Sevilla, por Juan Francisco de Blas, [s. a.].

——, «Afectos de un moribundo hablando con Cristo crucificado», Sevilla, por Francisco de Leefdael, [s.a.].

——, Historia de la Iglesia y del mundo, Madrid, por José Rodríguez y Escobar, 1713.

——, Varias poesías de don Gabriel Álvarez de Toledo y Pellicer. Juntólas don Miguel José Vanhufel, 1719, Nueva York, The Hispanic Society of America, M/B 2416.

——, Poesías varias de Gabriel Álvarez de Toledo y Pellicer, bibliotecario mayor de Su Majestad, recogidas por Miguel José Vanhufel, 1741, Madrid, Biblioteca Nacional de España, M/1581.

——, Obras póstumas poéticas con La Burromaquia de don Gabriel Álvarez de Toledo Pellicer y Tobar, caballero del Orden de Alcántara, secretario de Su Majestad y su bibliotecario mayor, sácalas a la luz el doctor don Diego de Torres Villarroel, Madrid, Convento de la Merced, 1744.

Bacallar y Sanna, Vicente, Los Tobías, su vida escrita en octavas, [Madrid], [1709].

——, Comentarios de la guerra de España e historia de su rey Felipe V … Génova, Matheo Garviza, [1726], t. 1.

Bègue, Alain, «“Degeneración” y “prosaísmo” de la escritura poética de finales del siglo xvii y principios del xviii: análisis de dos nociones heredadas», en La literatura española en tiempos de los novatores (1675-1726), eds. Alain Bègue y Jean Croizat-Viallet, Criticón, 103-104, 2008, pp. 21-38.

——, «Poetas de la segunda mitad del siglo xvii», en Diccionario filológico de Literatura española, siglo xvii, dir. Pablo Jauraldo Pou, Madrid, Castalia (Nueva Biblioteca de Crítica y Erudición, 31), 2011, vol. 2, pp. 707-741.

——, La poésie espagnole de la fin du xviie siècle: José Pérez de Montoro (1627-1694), membre d’un Parnasse oublié, Sarrebruck, Éditions Universitaires Européenes, 2010, 4 vols.

——, «Hacia la modernidad: nuevas actitudes del yo lírico en la poesía española entre Barroco y Neoclasicismo», Cuadernos AISPI (Associazione di Ispanisti Italiani), 1, 2013, pp. 63-88.

——, «El oficio del poeta: claves para el estudio de la figura del poeta a finales del siglo xvii», en «Hilaré tu memoria entre las gentes»: Estudios de literatura áurea, eds. Alain Bègue y Antonio Pérez Lasheras, Zaragoza/Poitiers, Prensas Universitarias de Zaragoza (Humanidades, 108)/ CELES XVII-XVIII-Université de Poitiers, 2014, vol. 2, pp. 41-84.

Bonilla Cerezo, Rafael, «Neoclásica y disidente: La Fábula de Polifemo de Francisco Nieto Molina», Revista de Literatura, 74/147, 2012a, pp. 207-248.

——, «La Perromaquia de Pisón y Vargas: épica burlesca, novela, comedia, fabulosa», Criticón, 115, 2012b, pp. 193-218.

Cañizares, José de, España llorosa sobre la funesta pira, el augusto mausoleo y regio túmulo que a las sacras, ilustres, generosas cenizas de su serenísimo padre Luis de Borbón, Delfin de Francia … mandó construir … don Felipe Quinto, Madrid, 1711.

Catani, Giuseppina, y Carla Ferrante (eds.), Il Parlamento del Viceré Giuseppe de Solís Valderrábano, conte di Montellano. Atti del Parlamento (1698-1699), Cagliari, Editori Consorziati Sardi (Acta curiarum Regni Sardiniae 23), 2004, vol. 1.

Coxe, William, Memoirs of the Kings of Spain of the House of Bourbon, from the accession of Philip V to the death of Charles III, Londres, Longman, Hurst Rees, Orme, y Brown, 1815, vol. 1 (segunda edición).

Cueto, Leopoldo Augusto de, y Antonio Ferrer del Río, «Noticias biográficas y juicios críticos» en Leopoldo Augusto de Cueto, Poetas líricos del siglo xviii, Madrid, Atlas (Biblioteca de Autores Españoles, 61), 1952, pp. 1-5.

Díaz Díaz, Gonzalo, Hombres y documentos de la filosofía española, Madrid, Centro de Investigaciones Científicas, 1983, vol. 2.

Escartín, Francisco Antonio de, «Prólogo al lector», en Instrucciones generales en forma de catecismo, escritas en francés por el padre Francisco Amado Pouget, Madrid, por Benito Cano, 1788, pp. vii-xxxi.

Felices de la Fuente, María del Mar, Condes, marqueses y duques. Biografías de nobles titulados durante el reinado de Felipe V, Madrid, Ediciones Doce Calles, 2013.

Feros, Antonio. Kingship and Favoritism in the Spain of Philip III, 1598-1621, Cambridge, Cambridge University Press, 2000.

Galbarro García, Jaime, «Gabriel Álvarez de Toledo y la dispositio textus de las Obras pósthumas poéticas (Madrid, 1744)», en Tras el canon. La poesía del Barroco tardío, ed. Ignacio García Aguilar, Vigo, Editorial Academia del Hispanismo, 2009, pp. 217-229.

Garau Amengual, Jaime, «La poesía solemne de Gabriel Álvarez de Toledo», Archivo Hispalense, 74-225, 1991, pp. 147-180.

——, «La parodia de la épica culta en el declinar de la estética barroca: La Burromaquia de Gabriel Álvarez de Toledo», Revista de Literatura, 56-112, 1994, pp. 371-390.

——, «Torres Villarroel, editor de Gabriel Álvarez de Toledo. Nuevas notas sobre la poesía de uno de los fundadores de la Real Academia», Criticón, 119, 2013, pp. 35-49.

García Ejarque, Luis, «La Real Librería Pública de Madrid bajo la breve gestión de su primer bibliotecario mayor, el sevillano Gabriel Álvarez de Toledo», en De libros y bibliotecas: homenaje a Rocío Caracuel, coord. Sonsoles Celestino Angulo, Sevilla, Universidad de Sevilla, 1995, pp. 139-150.

García Morales, Justo, «Don Gabriel Álvarez de Toledo, primer Bibliotecario Mayor de la Librería Real», en Homenaje a Guillermo Guastavino: miscelánea de estudios en el año de su jubilación como Director de la Biblioteca Nacional, Madrid, Asociación Nacional de Bibliotecarios, Archiveros y Arqueólogos, 1974, pp. 55-76.

Girardot, Auguste-Théodore, barón de, Correspondencia de Luis XIV con M. Amelot, su embajador en España. 1705-1709, eds. José María Iñurritegui y Julen Viejo, Alicante, Universidad de Alicante, 2012.

Gutiérrez, Carlos M., La espada, el rayo y la pluma: Quevedo y los campos literario y de poder, West Lafayette, Purdue University Press, 2005.

Hazañas y la Rúa, Joaquín, La imprenta en Sevilla, Sevilla, Imprenta de la Revista de Tribunales, 1892.

Hill, Ruth, Sceptres and Sciences in the Spains. Four Humanists and the New Philosophy (ca. 1680-1740), Liverpool, Liverpool University Press, 2000.

Jiménez Belmonte, Javier, Las «Obras en Verso» del Príncipe de Esquilache: amateurismo y conciencia literaria, Woodbridge, Tamesis, 2007.

——, «Amateurs preclaros de la España postbarroca: nostalgias de un modelo socioliterario», Calíope, 18/1, 2012, pp. 78-101.

——, «Parnasos de ocasión: Gabriel Álvarez de Toledo desde el “Romance a romance en latín” de Martín Leandro de Acosta y Lugo», en prensa.

Juana Inés de la Cruz, sor, Segundo volumen de las obras…, Sevilla, por Tomás López de Haro, 1692.

Kamen, Henry, The War of Succession in Spain 1700-15, Bloomington, Indiana University Press, 1969.

Luque, Cristóbal Francisco de, Apolíneo caduceo…, Sevilla, por Lucas Martín de Hermosilla, 1694.

Manconi, Francesco, Un reino de la Corona de Aragón bajo los Austria, Valencia, Publicacions de la Universitat de València, 2010.

Martín Gaite, Carmen, Macanaz, otro paciente de la Inquisición, Barcelona, Destino, 1982.

Nájera, Juan de, (Alejandro de Avendaño), Diálogos filosóficos en defensa del atomismo…, Madrid, 1716.

Oliver, Juan Manuel, «Los matrimonios de José Pellicer (Noticias de su vida familiar y descendencia)», Criticón, 63, 1995, pp. 47-88.

Osuna, Inmaculada, «Los Avisos para la muerte de Luis Ramírez de Arellano», Revista Via Spiritus: Pregaçao e Espaços Penitenciais, 16, 2009, pp. 45-82.

Pérez Magallón, Jesús, «Hacia un nuevo discurso poético en el tiempo de los novatores», Bulletin Hispanique, 103/2, 2001, pp. 440-479.

——, Construyendo la modernidad. La cultura española en el tiempo de los novatores (1675-1725), Madrid, Centro Superior de Investigaciones Científicas (Anejos de la Revista de Literatura, 54), 2002.

——, «Los umbrales del Ramillete poético de Tafalla y Negrete», en El libro de poesía entre Barroco y Neoclasicismo (1651-1750), ed. Alain Bègue, Criticón, 119, 2013, pp. 23-34.

Real Academia Española, Diccionario de la lengua castellana…, Madrid, por Francisco del Hierro, 1726.

Relación sucinta del feliz arribo a Barcelona de los serenísimos don Felipe de Borbón y doña María Luisa Gabriela de Saboya, monarcas de las Españas, nuestros reyes y señores (que el cielo guarde y prospere) y de sus reales bodas, Barcelona, por Rafael Figueró, 1701.

Rocha Carvalho, Erivelto da, La idea de Providencia en el siglo xviii español, Tesis Doctoral, Universidad de Salamanca, Departmento de Literatura Española e Hispanoamericana, 2010, pp. 22-51. [http://hdl.handle.net/10366/76556].

Rodríguez-Moñino, Antonio, y María Brey Marino, Cátologo de los manuscritos poéticos castellanos existentes en la Biblioteca de The Hispanic Society of America, siglos xv, xvi y xvii, Nueva York, The Hispanic Society of America, 1965-1966, vol. 1.

Sánchez Mariana, Manuel, «Se han cumplido los 450 años de la muerte de Gabriel Álvarez de Toledo», en Centro de Estudios Biográficos, Real Academia de la Historia, 2014. [http://blgrah.rah.es/2014/03/10/gabriel-alvarez-de-Toledo-y-pellicer-de-tovar-poeta-filosofo-y-bibliotecario/].

Sebold, Russell P., «Un “Padrón inmortal” de la grandeza romana: en torno a un soneto de Gabriel Álvarez de Toledo», en Studia Hispanica in Honorem R. Lapesa, Madrid, Gredos, 1972, tomo 1, pp. 525-530.

Sieber, Harry, «Clientelismo y mecenazgo: hacia una historia cultural literaria de la corte de Felipe III», en Actas del IV Congreso de la Asociación Internacional Siglo de Oro, eds. María Cruz García de Enterría y Alicia Cordón Mesa, Alcalá de Henares, Universidad de Alcalá, 1998, vol. 1, pp. 95-113.

Simón Díaz, José, «El mecenazgo en la España de los Austrias», en Le livre dans l’Europe de la Renaissance. Actes du XXVIIIe Colloque International d’Études humanistes de Tours, eds. Pierre Aquilon y Henri-Jean Martin, Paris, Promodis, 1988, pp. 112-121.

Torres Villarroel, Diego de, Vida, ed. Manuel María Pérez López, Salamanca, Edifa (Biblioteca de Torres, 1), 2005.

Viala, Alain, Naissance de l’écrivain, Paris, Minuit, 1985.

Wright, Elizabeth, Pilgrimage to Patronage : Lope de Vega en the Court of Philip III, 1598-1621, Lewisburg, Bucknell University Press, 2001.

Inicio de página

Notas

1 La referencia bourdieuana es consciente y pretende dar una idea del marco teórico que, de modo bastante general, he seguido en la elaboración de estas páginas. La aplicación de conceptos como “campo literario” o “capital cultural y simbólico” al estudio de la cultura española (y francesa) del xvii se viene practicando desde el pionero libro de Alain Viala, Naissance de l’écrivain, en la década de los ochenta, por lo que no me parece relevante volver a citar aquí todos los estudios (que no son pocos) que se han valido de estos instrumentos teóricos en las últimas tres décadas. Para efectos de este artículo se entiende como “campo literario” la red de estrategias, posicionamientos, normas y relaciones que generan y validan las prácticas literarias, sus productos y, de forma general, su prestigio, en continuo contacto con las prácticas políticas y sociales contemporáneas

2 Véanse Simón Díaz, 1988, Sieber, 1998, y Feros, 2000.

3 Sobre el concepto de sociabilidad en la literatura aurisecular, véase Albert, 2013.

4 Véase Bègue, 2008.

5 En 1719 Miguel José Vanhufel recopiló y copió alrededor de treinta y cuatro composiciones líricas del sevillano en un único volumen dedicado a su señor, el marqués de Cuéllar, primogénito del duque de Alburquerque (Álvarez de Toledo, Varias poesías, 1719). Para una descripción de este manuscrito, que se encuentra actualmente en la biblioteca de la Hispanic Society of America, véase Rodríguez-Moñino y Brey Mariño, 1965, pp. 53-56. En 1741 se efectuó una copia de este manuscrito, actualmente en la Biblioteca Nacional de España (Álvarez de Toledo, Poesías varias, 1741). Galbarro García, 2009, p. 223, apunta la posiblidad, creo que atinada, de que Torres de Villarroel contara con esta segunda copia para realizar su edición en 1744. En este estudio uso el manuscrito original de 1719 de la Hispanic Society y el ejemplar impreso de las Obras póstumas poéticas conservado en la Biblioteca Nacional de España, signatura 3/21254. Modernizo su grafía y puntuación, así como las de los demás textos y manuscritos de la época.

6 La mejor clasificación de la obra impresa y manuscrita de Álvarez de Toledo la ofrece Bègue, 2011, pp. 708-710.

7 Sobre este punto, véase Jiménez Belmonte, 2012.

8 Véase Galbarro García, 2009.

9 Álvarez de Toledo, Obras, p. [xviii].

10 Los primeros acercamientos a la obra poética de Álvarez de Toledo (si descontamos el prólogo de Torres Villarroel) fueron las tres «Noticias biográficas y juicios críticos» de Leopoldo Augusto de Cueto y Antonio Ferrer del Río que abrían la selección de poemas del sevillano incluida por Cueto en el tomo sexagésimo primero de la Biblioteca de Autores Españoles (1952, pp. 1-5). La antología, fuertemente editada por Cueto para acercar la poesía de Álvarez de Toledo a un ideal más “diocechesco” (esto es, menos gongorino), determinó la recepción de este poeta en los siglos posteriores. Ha de contrastarse esta visión con los siguientes estudios sobre el autor y su obra publicados a partir de los años 70: Sebold (1972), García Morales (1974), Garau Amengual (1991, 1994, 2013), García Ejarque (1995), Hill (2000), Pérez Magallón, 2001, pp. 470-471, Galbarro García (2009), Rocha Carvalho (2010), Bègue (2011, 2013), y Sánchez Mariana (2014).

11 La novedad aquí no consiste en el acercamiento en sí, sino en el hecho de practicarse por primera vez para abordar, de modo general, la trayectoria socio-poética de Álvarez de Toledo. No son ya pocos los estudios sobre poesía aurisecular y postbarroca que han partido de este tipo de acercamiento. Véanse, por ejemplo, Wright, 2001, para Lope de Vega, Gutiérrez, 2005, para Quevedo, Jiménez Belmonte, 2007, para el príncipe de Esquilache, Bègue, 2010, 2014, para José Pérez de Montoro, y Pérez Magallón, 2013, para Tafalla y Negrete.

12 Álvarez de Toledo, Obras, pp. 108-110.

13 Para una sucinta pero útil biografía de los Álvarez de Toledo-Pellicer, véase Oliver, 1995, pp. 81-86. Merece la pena hacer aquí un breve inciso sobre uno de los hermanos mayores de Gabriel, Ignacio, marqués de Salmerón, nacido en 1660 y también poeta aficionado como él, ya que en ocasiones se ha confundido la obra de ambos (Sánchez Mariana, 2014). Aguilar Piñal, por ejemplo, da a Gabriel los títulos de marqués de Salmerón y duque de Alburquerme y le atribuye erróneamente seis obras de su hermano Ignacio (1981, pp. 221-222).

14 Álvarez de Toledo, Obras, p. [xiv].

15 En esta fecha dio poder para testar en favor de su esposa y de su hijo Gabriel (Oliver, 1995, p. 82).

16 Álvarez de Toledo, Obras, p. [xv].

17 Álvarez de Toledo, Obras, p. [xv].

18 Álvarez de Toledo, Obras, p. [xvii].

19 Felices de la Fuente, 2013, pp. 161-162.

20 Álvarez de Toledo, Obras, p. [xvii].

21 Álvarez de Toledo, «[Muerte, de tu injusta acción]», [1689].

22 Los Cantos fúnebres de los cisnes del Betis se incluyeron en ocho folios en octavo que muy probablemente también fueron impresos por Juan Francisco de Blas, quien aparece en la portada de los dos títulos principales. Véase Álvarez de Toledo, «[Muerte, de tu injusta acción]», [1689], para la referencia bibliográfica completa.

23 Las Obras póstumas ofrecen un interesante testimonio de esta convivencia generacional en torno a la herencia gongorina a través del diálogo intertextual que se establece entre el «Romance al martirio de San Blas» de Álvarez de Toledo (pp. 25-29) y el «Romance a un romance en latín” (pp. 116-118). La crítica ha atribuido esta segunda composición a Álvarez de Toledo (Hill, 2013, p. 98; Galbarro, 2009, p. 222; Garau, 2013, 44-46; Bègue, 2013, pp. 66-67), aunque la lectura contrastada de ambos poemas parece indicar que su autor fue otro poeta sevillano de la generación inmediatamente anterior a la de Álvarez de Toledo, Martín Leandro de Costa y Lugo. Véase, sobre esta cuestión, Jiménez Belmonte (en prensa). El señor don Blas al que Costa y Lugo dirige su romance («Señor don Blas, yo no entiendo / el romance a vuestro Santo» [Álvarez de Toledo, Obras, p. 116]) no puede ser otro que Juan Francisco de Blas y Quesada, quien heredó el título de impresor mayor de Sevilla tras la muerte de su padre Juan Gómez de Blas en 1667 (Hazañas y la Rúa, 1892, pp. 17-18), y quien seguramente tuvo un papel importante en el círculo literario cercano a Montellano.

24 Álvarez de Toledo, «Elogios», 1692.

25 El tomista Francisco Polanco acuñó el término en su Dialogus physico-theologicus contra Philosophiae Novatores, sive thomista contra atomistas, en el que se atacaba, entre otros cartesianos, al Álvarez de Toledo en de la Historia de la Iglesia y del mundo (Abellán, 1981, p. 397).

26 Juana Inés, Segundo volumen de las obras, [p. vii].

27 Díaz Díaz, 1983, p. 601.

28 El soneto también fue incluido por Villarroel en las Obras póstumas poéticas con el título de «En elogio del Apolíneo caduceo, obra que escribió el doctor don Cristóbal Luque sobre la disputa de si convienen en las enfermedades las juntas de médicos» (pp. 12-13).

29 «Siguióse a ésta —dice Zapata a propósito de la tertulia madrileña del marqués de Mondéjar— la que cotidianamente se tenían en casa del excelentísimo y eruditísimo señor duque de Montellano, Grande de España, presidente vigilantísimo de Castilla, del Gabinete y Consejo de Estado de su Majestad, en cuya presencia se conferían los sistemas filosóficos de Cartesio y Maignan, en que todos los doctos que asistían discurrían puesta siempre la indispensable atención en la pureza de nuestra Santa Fe. Pero siendo españoles y tales, ¿cómo sin temeridad se podía sospechar otra cosa? Bien acredita esta verdad la doctísima y eruditísima obra o Historia de la Iglesia y del mundo de don Gabriel Álvarez de Toledo, caballero del Orden de Alcántara y primer bibliotecario que fue de su Majestad. En la cual está brillando la Moderna Filosofía, y en particular la de Maignan …» (Nájera, Diálogos, p. [xlii]).

30 Álvarez de Miranda, 1993, pp. 274, 283-284.

31 Álvarez de Toledo, Varias poesías, p. 86.

32 Rafael Bonilla Cerezo y Ángel Luis Luján Atienza preparan una edición crítica de La Burromaquia (Bonilla Cerezo, 2012a, p. 212, n. 8). Sobre esta composición, véase Garau Amengual, 1994. Sobre la épica burlesca postbarroca y neoclásica, véase Bonilla Cerezo, 2012b.

33 Álvarez de Toledo, Obras, p. 1.

34 Véase Manconi, 2008, pp. 429-464.

35 Véase Catani y Ferrante, 2004, pp. 30-31.

36 Manconi, 2008, p. 516.

37 Catani y Ferrante, 2004, p. 336.

38 Catani y Ferrante, 2004, p. 459. Cabe señalar aquí que en las actas del Parlamento del virrey Montellano publicadas por Catani y Ferrante aparace también un Antonio Álvarez de Toledo Pellicer con el cargo de «oficial mayor» de la secretaría de su excelencia, es decir, como subordinado directo de Gabriel Álvarez de Toledo (Catani y Ferrante, 2004, pp. 279 y 460). Oliver, 1995, no lo cita como hermano del autor, aunque sin duda pertenecía a su misma familia, lo que corroboraría la relación clientelar entre la Casa de Montellano y los Álvarez de Toledo de Sevilla mencionada anteriormente.

39 Catani y Ferrante, 2004, p. 452.

40 Felices de la Fuente, 2013, p. 209.

41 Este nieto de Montellano, futuro tercer duque de Montellano, también formó parte del séquito del virrey en Cerdeña, tal y como puede comprobarse en las actas del Parlamento del primer duque: «et a tergo dicti excellentissimi praesidis veniebat admodum nobilis et lectissimus don Iosephus de Solis et Gante, nepos dicti excellentissimi praesidis et capitaneus custodiae illius.» (Catani y Ferrante, 2004, p. 335). El título de «lectissimus» no es, en este caso, simple adulación, ya que este personaje mostró siempre bastante interés por el mundo de las letras y fue él mismo un poeta aficionado.

42 Bacallar y Sanna, Los Tobías, p. [xvi]; luego incluido por Villarroel en las Obras póstumas poéticas
(p. 12).

43 Bacallar y Sanna, Los Tobías, pp. [xvii-xxiii].

44 En los prolegómenos de Los Tobías encontramos a otro futuro miembro fundador de la Real Academia, Pedro González de Barcia. Suya es la aprobación de la obra del escritor sardo.

45 Sobre esta polémica póstuma en torno a la Historia de Álvarez de Toledo, veánse Pérez Magallón, 2002, pp. 222-226, y Sánchez Mariana, 2014.

46 Solo Garau Amengual menciona este dato (1994, p. 381).

47 Álvarez de Toledo, Obras, pp. 108-110.

48 Álvarez de Toledo, Obras, pp. 119-120. Quizás, por el tono del romance y por el hecho de que el autor se refiere al marqués de Casltenovo como «diestro joven» (p. 119), podríamos datar también esta composición durante los años del virreinato de Montellano.

49 Para un útil resumen de las intrigas políticas en la Corte borbónica de Felipe V durante la Guerra de Sucesión, véase Kamen, 1969, pp. 83-139.

50 Kamen, 1969, pp. 44-45.

51 Felices de la Fuente, 2013, p. 162.

52 Girardot 2012, p. 207.

53 Kamen, 1969, p. 93.

54 Kamen, 1969, p. 114.

55 Coxe, 1815, p. 457.

56 Cueto, 1952, p. 2.

57 Álvarez de Toledo, Obras, p. [xvii].

58 Bacallar y Sanna, Los Tobías, p. [xv].

59 Álvarez de Toledo, Historia, p. [iii].

60 Álvarez de Toledo, Historia, p. [vi].

61 Relación, p. 23. La relación de Álvarez de Toledo con la famosa academia catalana no terminó con esta sesión. En 1702 arropó con una breve pero elogiosa carta la Disertación histórica por la patria de Paulo Orosio de uno de los miembros más importantes de la academia, Pablo Ignacio de Dalmeses y Ros (Oliver, 1995, p. 84), haciendo ya gala de la autoridad erudita que cristalizaría en 1713 en la Historia de la Iglesia y del mundo.

62 El romance se publicó suelto en Madrid y fue incluido luego por Villarroel en las Obras póstumas poéticas (pp. 33-36).

63 Corrijo el enoier (por envier) y el ee (por ce) del texto impreso; también incluyo en la frase francesa la palabra sonet que va destacada en el impreso a modo de encabezamiento del soneto.

64 Además de una edición madrileña de 1701, esta composición también se editó en Sevilla dos veces, una a cargo de Juan Francisco de Blas, dedicada al caballero de Calatrava Luis de Briones Llarena por José Gerardo de Sandier, y la otra en la imprenta de Francisco Leefdael por encargo de Manuel de Anero Puente. El hecho de que en esta última aparezca Álvarez de Toledo con el título de bibliotecario de su Majestad hace suponer que se imprimió después de 1712, tal vez en 1714, con motivo de la muerte del autor. En cuanto a la primera, posiblemente se imprimió después de 1717, fecha en la que el impresor cambió su imprenta a la Casa del Correo Viejo (Aguilar Piñal, 2002, p. 32), donde efectivamente se imprime esta edición de los «Afectos».

65 Para un estudio pormenorizado de esta antología, véase Osuna, 2009. Compárese el comienzo del romance de José Pellicer («Antes, Señor, que la muerte / con el sangriento cuchillo / violentamente desate / el vital estambre mío;» [Osuna, 2009, 62]) con el de Álvarez de Toledo («Antes, antes que se cambie / (soberano Jesús mío) / en la nada del no ser / la nada del haber sido» [Álvarez de Toledo, Obras, p. 94]).

66 Álvarez de Toledo, Obras, pp. 11-12.

67 Álvarez de Toledo, Obras, p. 11.

68 Álvarez de Toledo, Obras, p. 111. Sabemos por el manuscrito de 1719 que ese gentilhombre fue el duque de Béjar (Álvarez de Toledo, Varias poesías, p. 18).

69 Álvarez de Toledo, Varias poesías, p. 87.

70 En las Obras póstumas poéticas este soneto pasó a formar pareja con «A Roma destruida» (p. 8). Sobre éste último, véase Sebold, 1972.

71 Cañizares, España llorosa, pp. 73-76. La composición sería incluida posteriormente en las Obras póstumas con importantes variantes (pp. 38-40).

72 Cañizares, España llorosa, p. 64.

73 Álvarez de Toledo, Varias poesías, p. 88.

74 Bacallar y Sanna menciona este preciso episodio en sus Comentarios de la guerra de España (p. 98). El soneto no pasó a la edición de Villarroel, probablemente por los malos recuerdos que debía de traer la bochornosa pérdida de Gibraltar tras el tratado de Utrech de 1714.

75 Coxe, 1815, p. 266.

76 Álvarez de Toledo, Varias poesías, p. 89.

77 Bacallar y Sanna, Comentarios, p. 183.

78 Esta misma ambigüedad posiblemente fue la que cerró al soneto las puertas de la imprenta: si se trataba de un elogio, porque convenía echar tierra al estrecho vínculo que había existido entre la Casa de Montellano y la princesa de Ursinos (desterrada de España por la nueva reina en 1714); y si se trataba de una sátira, porque no casaba con el poeta moral, anticortesano, que Villarroel se había empeñado en construir para sus Obras póstumas poéticas.

79 En 1788, Francisco Antonio de Escartín da a la estampa una nueva traducción del polémico catecismo del religioso francés. En su prólogo al lector hace referencia a la traducción castellana de Villegas de 1710, y a una supuesta reimpresión en 1713. Aunque el nuevo traductor no habla de molinosismo, sí se refiere a la prohibición del original francés y de su traducción por la Inquisición en 1747, así como a las numerosos fallos y elisiones que, a su juicio, contenía la traducción que Álvarez de Toledo critica en sus décimas (Escartín, «Prólogo al lector», pp. xxvii-xxiv). Villegas Piñateli debió de frecuentar los mismos círculos cortesanos y académicos que nuestro autor ya que en 1714, el mismo año de la muerte del sevillano, pasó a ser miembro de la Real Academia Española (Real Academia Española, Diccionario, p. xxxi).

80 Abellán, 1981, pp. 361-362; Hill, 2002, pp. 104-120.

81 Véanse García Morales, 1974, y García Ejarque, 1995.

82 Real Academia Española, Diccionario, pp. ix-x.

83 Magallón, 2002, p. 317.

84 Martín Gaite, 1982, pp. 113-114.

85 Álvarez de Toledo, Obras, p. 1.

86 Álvarez de Toledo, Obras, p. [iii].

87 Álvarez de Toledo, Obras, p. [v].

88 Garau Amengual, 2013, p. 38.

89 García Galbarro, 2009, p. 200.

90 Garau, 2013, p. 40.

91 Alvarez de Toledo, Obras, p. [xiii]. Me refiero aquí a la purga inquisitorial que sufrió la Vida natural y católica de Villarroel en 1743, según nos cuenta el propio autor en el tramo quinto de su Vida (Torres Villarroel, 2005, pp. 208-211).

Inicio de página

Para citar este artículo

Referencia en papel

Javier Jiménez Belmonte, « Poesía y poder en la la España postbarroca: Gabriel Álvarez de Toledo en la Casa de Montellano (1689-1714) », Criticón, 123 | 2015, 79-103.

Referencia electrónica

Javier Jiménez Belmonte, « Poesía y poder en la la España postbarroca: Gabriel Álvarez de Toledo en la Casa de Montellano (1689-1714) », Criticón [En línea], 123 | 2015, Publicado el 04 mayo 2015, consultado el 22 mayo 2017. URL : http://criticon.revues.org/1521 ; DOI : 10.4000/criticon.1521

Inicio de página

Autor

Javier Jiménez Belmonte

Javier Jiménez Belmonte es licenciado en Filología Hispánica por la Universidad de Sevilla y doctorado en literatura española por la Universidad de Colombia (New York). Profesor titular de literatura española en Fordham University (New York) desde 2007. Cuenta con diversas publicaciones sobre poesía del Siglo de Oro y postbarroca, historiografía medieval y renacentista, quijotismo y gitanismo en revistas como La Corónica, Calíope, Hispanic Review y Cervantes. Es autor de Las Obras en Verso del príncipe de Esquilache: amateurismo y conciencia literaria (Tamesis, 2007). (jimenezbelm@fordham.edu)

Inicio de página
  • Logo Presses universitaires du Midi
  • Logo ENS de Lyon
  • Logo IHRIM - Institut d'Histoire des Représentations et des Idées dans la Modernité
  • Logo Labex COMOD - Université de Lyon
  • Logo Instituto Cervantes
  • Revues.org